Rock de Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rock argentino
Orígenes musicales rock and roll, blues, country & western, R&B, doo wop, boogie woogie, swing.
Orígenes culturales mediados de los años 1950.[Nota 1]
Instrumentos comunes
Popularidad
  • mainstream en Latinoamérica en general, y muy alta en particular en Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela Colombia, Panamá y México.[2][3]
  • algunas bandas y artistas cuentan con popularidad en España, Brasil y Estados Unidos.
  • Fecha de origen 5 de diciembre de 1955[Nota 2]
    Fusiones
    tango, blues, progresivo, metal, punk, trova rosarina, barrial, rolinga

    El rock argentino (en Argentina también llamado "rock nacional") es una denominación musical muy amplia, aplicada a cualquier variedad de rock and roll, blues rock, jazz rock, pop rock, punk rock, new wave, garage rock, ska punk, rock psicodélico, hard rock y heavy metal, entre otros estilos musicales.

    Argentina fue el primer país del ámbito iberoamericano que después del anglo-sajón (Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, sus lugares de origen), combinó los diversos géneros derivados del rock and roll con elementos autóctonos, desarrollando así un rock de identidad propia, que recibió el nombre de "rock nacional". También fue el primero en utilizar una lengua que no fuera el inglés para comunicar y describir temáticas afines a su idiosincrasia y abundantes referencias a la geografía local, convirtiéndose así en precursor del rock en habla hispana y el que logró inicialmente mayor éxito comercial fuera de sus fronteras.

    El rock en Argentina comenzó a interpretarse en la segunda mitad de los años 50. En esta época comenzó a formarse un género musical que fue denominado primero "Beat", más tarde "música progresiva" y finalmente "rock nacional", cuando varios grupos underground empezaron a componer canciones en español sobre asuntos que preocupaban a los jóvenes de ese momento. Desde fines de los años 50, los grupos locales se dedicaban a cantar en español y en inglés canciones de rock and roll, originales o covers de éxitos internacionales, sin conferirles identidad musical propia. Pero a partir de la mitad de la década del 60, el rock argentino inició una evolución constante que durante las décadas de 1970 y 1980, y especialmente tras la Guerra de las Malvinas, cristalizó en un movimiento de características estéticas bien definidas y reconocimiento internacional. Desde sus orígenes, el rock argentino fue creando un repertorio de expresiones artísticas y movimientos musicales que forman parte la historia de la música de América Latina. Desarrolló una identidad y una esencia inequívocamente propia, ya que no se limitó a versionar de temas de bandas estadounidenses o británicas. Fue pionero en incorporar el español en el rock and roll, lo que le permitió tematizar sobre su idiosincrasia, referenciar la geografía local e incluir elementos culturales locales como la jerga y el lunfardo. Estos componentes le dieron origen a una forma de hacer rock única e irrepetible en el planeta.[5][6][7][8]​ El rock argentino es destacado y reconocido en toda Latinoamérica, por la gran popularidad de las bandas y artistas, que cosecharon récords en ventas de álbumes y en asistencias a recitales.

    Llegada del rock a Argentina y sus consecuencias (1955—1967)[editar]

    Los orígenes del rock de Argentina se remontan a la segunda mitad de la década de 1950, cuando llegó al país como parte de la explosión internacional que estaban teniendo las bandas de rock and roll estadounidenses. Este ritmo bailable y novedoso pronto hizo que se formaran las primeras bandas de rock en el país, pero a lo cual se ha argumentado constantemente que el ´rock nacional´en castellano y con canciones propias recién nació a fines de los 60. Sin embargo, esto es falso. Ya en febrero de 1956 se publicó un tema de rock en castellano en partitura, que luego fue grabado en disco en mayo del mismo año; se trataba del Rock con Leche.[5]​ Pero no fue una excepción o un caso aislado de rock en castellano de factoría autóctona: entre 1955 y 1964 es bastante arduo hallar grabaciones de músicos que hayan cantado en inglés. Eddie Pequenino, la orquesta Los Comandantes, Los Rocklands, Los Mac Ke Mac´s en su primer álbum y la orquesta de Osvaldo Norton son algunas de las pocas excepciones.[9]​ Por lo tanto, es inargumentable afirmar que el ´rock nacional ´ haya nacido a fines de los 60 como se suele repetir.

    Diversos músicos hicieron las primeras experiencias e intentos de rock en Argentina en tiempos donde todavía predominaban en el país el tango (tango de vanguardia) y el folcklore argentino. Estos conjuntos y solistas de un temprano rock argentino animaban al baile y a la fiesta, influenciados por nombres como Bill Haley, Chuck Berry, Elvis Presley, Little Richard, Chubby Checker y Bo Diddley, entre otros. Naturalmente, estos primeros exponentes del rock argentino tenían diversos estilos por consecuencia de imitar los diversos estilos estadounidenses: algunos como Eddie Pequenino y su banda Mr. Roll y sus Rockers estaban más inclinados al estilo swing de Bill Haley & His Comets, otros como Los Cinco Latinos eran adeptos a los grupos vocales de doo wop como The Platters, y había otros como Sandro que estaba claramente inspirado en la fusión con country de Elvis Presley. Al llegar los años 60, aparecerían más bandas y solistas de perecida temática, ahora con influencias de nuevas bandas se fueron sucediendo los géneros de twist, nueva ola, surf y garage a medida que avanzaba la década, como así también serían de gran impacto en la música argentina las invasiones británicas y uruguayas. Por supuesto, sería injusto decir que eran meros imitadores ya que poseían composiciones propias y todos los grupos argentinos han imitado a bandas extranjeras: véase la influencia del merseybeat británico en Los Gatos o The Rolling Stones en Ratones Paranoicos.

    A fines de los 60 aparecieron bandas más influenciadas por el merseybeat británico. Centros de reunión como La Perla de Once o el Instituto Di Tella serían los núcleos de esta nueva corriente artística. En 1967 se editó la canción '"La Balsa" de Los Gatos, que con su rotundo éxito y popularidad con 250.000 copias vendidas se convirtió en el primer éxito masivo del merseybeat argentino en español.[10]

    El contexto de la escena musical argentina[editar]

    La escena musical en Argentina de los años '50 tenía, entre sus principales géneros,[11][12]​ el tango (establecido desde aproximadamente 1880 como el principal género urbano), el foklore (que vivía un boom con la migración interna), la música melódica tanto de Francia e Italia (el Festival de la Canción de San Remo, iniciado en 1951, era muy popular en la sociedad argentina de la época) como de Estados Unidos (como Frank Sinatra y Tony Bennett), los géneros de otros países latinoamericanos (como el bolero, el mambo, el merengue y la cumbia) y el jazz (que desde aproximadamente los años '20 se había establecido en la escena porteña).[13]​ Justamente, este último género sería crucial en el nacimiento del rock en Argentina.

    Desde aproximadamente los años '30 se producía el fenómeno de la migración interna en Argentina. La llegada al poder en 1945 de Juan Domingo Perón influyó en grandes cambios en varias áreas, entre ellas la música argentina. En 1949 Perón dictó el Decreto 3371/1949 "de Protección de la Música Nacional", el cual establecía que en lugares públicos debía haber un 50% de música hecha por artistas argentinos. En 1950 el folklore ya daba muestras serias de poder competir de igual a igual con el tango: «El rancho 'e la Cambicha», una canción de folklore, se convirtió en la primera canción argentina que llegó a la cifra de 1.000.000 de ventas por su sencillo; en el total de simples lanzados ese año, 21% eran de tango y 17% de folklore; y en el total de partituras lanzadas ese año, 30% eran de tango y 25% de folklore.[14]​ Por lo que ya para los años '50 el tango comenzaba a dar señales de ceder su puesto de único líder de la escena musical argentina.

    La Revolución Libertadora de 1955 inició grandes cambios en varias áreas del país, y como consecuencia la escena musical argentina cambió sustancialmente.[15]​ El tango fue seriamente afectado: la crisis económica bajo el gobierno de facto llevó a locales bailables a reducir sus presupuestos, y a las orquestas y conjuntos a reducir su cantidad de integrantes.[16]​ El régimen militar persiguió artistas por sus ideas políticas, prohibió eventos con gran concentración de gente (lo que le quitó a la música argentina un espacio de difusión), derogó las leyes peronistas de protección musical y estableció medidas que favorecieron la difusión de música extranjera.[15][17]

    El rock and roll surgió como género musical en los Estados Unidos en los años 50, producto de la fusión entre diversas corrientes musicales tales como el folk, el hillbilly, el bluegrass, el country, el western y el rhythm & blues, ganando rápidamente popularidad nacional e internacional a través de artistas como Elvis Presley, Bill Haley y Alan Chaile. En Argentina, la difusión de sus temas a través de radios y discos despertó en muchos músicos el interés por emular los novedosos sonidos y marcados ritmos que lo caracterizaban.

    Fue entonces que a mediados de los años 50 llegó el rock and roll a Argentina, con éxitos estadounidenses por parte de cantautores como Bill Haley & His Comets, Elvis Presley, Chuck Berry, Buddy Holly y Gene Vincent que se hicieron mundialmente populares, junto con los estrenos en los cines argentinos de la trilogía fundacional de películas del rock and roll: Blackboard Jungle, Rock Around The Clock y Don't Knock The Rock (traducidas en Argentina como Semilla De Maldad, Al Compás Del Reloj y Celos Y Revuelos Al Ritmo Del Rock, respectivamente). Las películas de rock and roll tuvieron tal repercusión entre los adolescentes y jóvenes que se ponían a bailar este ritmo novedoso en los pasillos del cine, las calles, plazas, o incluso en el obelisco de Buenos Aires. Comenzó las ventas de discos de rock and roll en las disquerías (llamadas por entonces casas de música o casas de discos) y la difusión del ritmo en las radios con emisoras publicitando como Radio Splendid, Radio Mitre y su programa Melodías de rock'n'roll con César Lazaga, y Radio Excelsior con Rock and Belfast con Jorge Beillard, ocasionalmente reemplazado por Miguel Ángel Merellano.[11][12]

    En cuanto a las radios, predominaban las estaciones AM, a pesar de que la FM (inventada en EE. UU. en 1933) ya había tenido su primer caso en Argentina, con la transmisión en febrero de 1945 de la estación LU3A.[18]​ No obstante, no funcionaba como una FM como se las conocería 4 décadas más tarde: esta transmisión era experimental, funcionaba en determinados horarios del día y tuvo interrupciones a través de los años. En los años '50, continuarían los experimentos con las FM argentinas.[19]

    Orígenes a mediados de los '50: rock and roll estadounidense[editar]

    Eddie Pequenino tuvo un lugar protagonista en el origen del rock and roll en Argentina. Con su banda, Mr. Roll y sus Rockers, publicó en 1956 la primera canción original de rock argentino en español ("Rock con leche"), publicó el primer álbum de rock argentino en 1957 y participó en el mismo año de la primera película de rock argentino, Venga a bailar el rock.

    El 5 de diciembre de 1955 nació el rock argentino, con la primera grabación de rock hecha por artistas argentinos, un cover de «Rock Around the Clock» hecho por la orquesta de jazz del trompetista Roger Santander.[20]

    El cantante y trombonista Eddie Pequenino, oriundo del jazz (en los años 40 y aun siendo adolescente formó la Jazz Los Colegiales junto a Ricardo Romero) y del R&B (a principios de los años 50 había formado Eddie Parker y su Rhythm Band) armó en 1956 el conjunto Mr. Roll Y Sus Rockers, la primera banda de rock en Argentina, contando con un joven Lalo Schifrin como pianista. La banda interpretaba tanto temas propios como canciones de grupos estadounidenses, siendo Bill Haley & His Comets su gran influencia con su estilo orientado al swing. Estas interpretaciones fueron registradas en un LP del grupo publicado en 1957 por la discográfica multinacional CBS, siendo este el primer álbum de rock argentino de la historia. Fue tal el éxito que tuvo el conjunto, que sus grabaciones con las versiones de las canciones de Bill Haley se vendieron más que las originales. Pero además de haber hecho el primer álbum de rock en Argentina, Eddie Pequenino fue protagonista de la primera canción original argentina de rock cantada en español: "Rock con leche", una canción de tono humorístico hecha en colaboración con el cómico argentino Délfor Dicasolo. Con el gran éxito obtenido por Eddie Pequenino y su banda, se rodó la película Venga a bailar el rock, estrenada el 29 de agosto de 1957 y con la actuación de Mr. Roll Y Sus Rockers y los actores Eber Lobato, Nélida Lobato, Alfredo Barbieri y Pedrito Rico. La película incluía dos composiciones propias en inglés de Pequenino, y un rock en español titulado como la película, creado por Éber Lobato.[21]​ En mayo de 1958 Bill Haley visitó Argentina con su conjunto, realizando presentaciones en el Teatro Metropolitan, y eligió como banda telonera a Mr. Roll Y Sus Rockers.[11][12]

    Inmediatamente comenzaron algunas polémicas en torno al rock, cuando ciertos medios sensacionalistas y amarillistas argumentaban que los jóvenes "enloquecían" en las salas de cine a causa de las películas roqueras, causando en algunos casos destrozos, y levantaban la guardia ante la llegada de Bill Haley diciendo que el rock and roll era música extranjerizante. Por otro lado la revista Antena publicó un número en donde aparecía Bill Haley usando un poncho y tomando mate, como gesto de conciliación cultural.[11][12]

    La llegada del novedoso fenómeno musical y la formación de Mr. Roll y sus Rockers, llamó la atención a la industria discográfica musical argentina de que existía un nuevo segmento social que hasta entonces no había sido explorado por la música, el de los adolescentes y jóvenes, y a través de este descubrimiento se marcaría que había un nuevo mercado para ser comercializado con bandas y solistas de música juvenil, lo cual dejaría un cambio clave en el posterior desarrollo de la música argentina en su totalidad sin distinción de género y contenido ideológico.

    En 1958 y continuando con el éxito que tuvo la visita a principios de ese año de Bill Haley & His Comets, se formaron más bandas de rock and roll que interpretaban tanto temas propios como las canciones de sus pares roqueros estadounidenses, varios de los miembros de esas agrupaciones musicales contaron con integrantes que años más tarde serían populares cantantes pop de la llamada "nueva ola" argentina en los años 60. También comenzaron a aparecer programas de radio de rock and roll como en Radio Libertad (hoy AM del Plata) y Radio El Mundo. La revista Jazzlandia había tomado nota de la explosión del rock and roll en la escena musical argentina y comenzó a publicar artículos, letras, partituras y reseñas de rock, igualmente hacía la revista Estrellas. El disc-jockey del programa Música en el aire, Rodríguez Luque, creó el sello Disc-Jockey desde el cual editó a los roqueros nacientes. En abril del citado año se estrenó Loving You, tercera película de Elvis Presley, traducida en el país bajo el título La mujer que yo adoro, tuvo una promoción en los medios a diferencia de las dos anteriores entregas, el resultado fue un boom en la estética de Elvis.[12]

    Se formó The Paters, con el cantante Lalo Fransen (futuro miembro de El Club del Clan) quien por entonces se hacía llamar Danny Santos, sus dos cortes de difusión eran grabaciones de "A White Sport Coat (and a Pink Carnation)" de Marty Robbins y "I Forgot to Remember to Forget" de Elvis Presley. También aparecieron los Los Modern Rockers, cuyo integrante Luis Aguilé —el cual interpretaba temas propios como Los Iracundos y versiones de artistas como Pat Boone— también se destacaría años después, cuando fue contratado por el sello Odeón, y con su guitarra y el apoyo de la orquesta de Armando Patrono grabó el bolero "Mirá qué luna", pero también uno de los primeros temas de rock creado de forma original en Argentina, esto es, por un artista argentino y cantado en español "La Balanza".[12]

    Acompañado por la orquesta de Lucio Milena, las canciones versionadas que grabó en castellano Billy Cafaro, "Pity, pity" de Paul Anka y "Personalidad" tuvieron un considerable éxito. No obstante cuando hizo una interpretación en castellano del éxito alemán Kriminal Tango, resultó ser muy in-popular entre los tangueros quienes malinterpretaron la canción y lo toman como una ofensa al tango. Billy Cafaro sufrió reiteradas agresiones por parte de los tangueros, por ello se marchó a España. Oriundo de este país Andy Maciá registró temas propios en castellano como "Rock del vaquero", "Tú eres mi luna" y "Una motoneta" —este último se trataba de un jingle publicitario para las motonetas Siam-Lambretta, y posiblemente se trate del primer jingle publicitario de la historia argentina— ayudado por la orquesta de Horacio Malvicino que en aquel entonces se hacía llamar Don Nobody, más tarde al volcarse al tango en Europa adoptaría otro seudónimo, Alain Debray.[12]

    Para 1960, el grupo Los Teen Tops alcanzó gran popularidad entre los oyentes argentinos, este conjunto mexicano cantaba éxitos del rock and roll estadounidenses, pero con letras traducidas al español. Su estilo enérgico influenció al hermano de Eber Lobato, Rocky Pontoni, que incursionó al mercado discográfico con temas propios de la talla de Dulce Amor Mío, Edad, Gracielita , María Cristina, Mi Presentimiento, Noche de Luna y Rumor del Viento; e interpretaciones de "Stupid Cupid" de Neil Sedaka, "Adam and Eve" de Paul Anka y "I'm On a Merry Go-Round" de Teddy Randazzo. Pontoni siempre cantó en castellano. Lo siguió Luis Bastián con sus versiones en castellano de Jailhouse Rock de Elvis Presley e "Itsi, bitsi, tiny winy yellow polka dot bikini" de Brian Hyland. Apoyado por el sello Orfeo —subsidiario de CBS— surgió Johnny Carel —cuyo nombre real era José Roberto Gentile— con temas propios de country rock en español como Sácala a Bailar o su versión en castellano de "Let's think about living" de Bob Luman, cuyos éxitos hicieron que sean editados en otro países como Perú, Venezuela, Ecuador, Colombia, México y España.[12]

    En ese momento apareció otro futuro miembro de la nueva ola y de El Club del Clan dentro de la banda de rock and roll Los Platos Voladores la cual luego se llamaría The Rocklands, este era Norberto Fago que luego usaría el seudónimo de Nicky Jones. Grabó una versión de Runnaway de Del Shannon y fue uno de los pocos artistas que cantó en inglés en esa época. También surge Johnny Allon dentro de su grupo Los Tammys, quienes grabaron en castellano temas propios como Las Viejas Molestan y varias versiones de grupos de surf y beat de los años 60. En la provincia de Tucumán apareció Nery Nelson que había versiones de canciones de Elvis Presley, quién era promocionado por el sello Discofonia, llegó a editar un sencillo sin repercusión alguna, entonces se decidió por cambiarle el apodo por el de Palito Ortega. El mismo sello lanza a otro joven llamado Martín Meyer que cuenta con el apoyo musical del compositor Aldo Legui y lanza un LP cantado en castellano muy vendido, El millonario del disco.[12]

    A principios de los años 60 varios músicos estadounidenses del mainstream de la época como Johny Ray, The Platters, Paul Anka (que en su presentación en el teatro Opera cantó teniendo a una orquesta local dirigida por el batero Enrique Corriale como acompañante), Dion DiMucci, Brenda Lee, Neil Sedaka y Chubby Checker visitaron el país. Este último y su estilo twist sirvieron de inspiración para una banda local llamada Los Jets, cuyo miembro Jorge Jackie Álvarez, formaría Jackie y los Ciclones. Ambos grupos cantaban en castellano tanto composiciones propias como covers. En 1961 Tony Vilar lanza su LP con el sello CBS con canciones de rock cantadas en castellano como "Quince años tiene mi amor", "Diablito", "Rock del Fuego" y "Rock del Abuelo".[22][23][12]​ Temas como Rock del Fuego eran de su propia autoría.

    En julio de 1961, la discográfica multinacional RCA había conseguido a un muchacho que usaba el seudónimo de Balder y se había presentado en el programa Justa del Saber de Canal 7, acto seguido le publicó al joven un sencillo de 45 RPM con su rock and roll en castellano compuesto por él mismo: "El rock del tom tom". Al poco tiempo se editó también su composición en castellano "Zapatos de pom pom"; el cantante se trataba de Alberto Felipe Soria, ahora conocido como Johnny Tedesco, con muchas influencias de Elvis. Se ha dicho que hasta la compañía le pagó un viaje a Estados Unidos para que conociera a su ídolo, y este le hizo un autógrafo en uno de sus LP. Pero Tedesco ha desmentido esta información: "Me hubiera muerto ahí. Yo creo que el corazón no me hubiera bancado, hubiera sido algo muy fuerte para mí", aseveró.[24]​ El álbum vendió medio millón de copias en muy poco tiempo, convirtiéndose además en un éxito en las radios. Tedesco desarrolló un estilo muy influenciado por Elvis Presley que era una mezcla de rock, rockabilly y country y se impuso como intérprete en castellano de sus propias composiciones y de éxitos de rock internacional. "Presumida", "Un montón de amor", "Preciso tu amor esta noche", "Ocho días a la semana", "Coqueta" (composición propia) y "La plaga" son algunas de sus interpretaciones que ayudaron a consolidar el género rock en Argentina.[12]

    En agosto de 1961, la multinacional CBS, para contrarrestar y contraponer el éxito y la figura de Tedesco, promociona y lanza a su nuevo artista Tony Vilar, que con temas propios en castellano como el rockabilly Rock de Fuego y Bailando, o versiones del Dúo Dinámico como "Quince años tiene mi amor" o "Diablito" de Neil Sedaka. Tony representaba al típico hijo de inmigrantes italianos de la juventud del momento. Su segundo LP se editó en 1962, que terminó por sellar su carrera y se vinieron éxitos en sencillos como "Despeinada", "Nada vale sin amor" y "Acomplejada", baladas de rock lento de tono intimista con la orquesta de Frank Ferrer (pseudónimo de Waldo de los Ríos) y solos de guitarra electroacústica. Si bien su éxito fue efímero -pero contundente- fue rápidamente eclipsado por la vertiginosa aparición del Club del Clan que apostaba a lo masivo, quedando esos discos de Tony Vilar como piezas de culto de los comienzos del Rock.[12]

    En ese momento habían surgido Los Pick Ups, banda de Horacio Ascheri que hacían canciones propias como "Mi promesa" y Es La Locura (versionada por Los Twist en los 80) y versiones, todo en castellano. . Radio Antártida el nombre que tenía por entonces la Radio América, presentaba una programación de rock and roll todo el día de principio a fin, a lo largo de las horas iban transcurriendo los programas Una ventana al éxito con Antonio Barrios, La discoteca de Juan José con Juan José May, Whiskeria de Johnny Carel con el roquero ya citado y Círculo musical con Héctor Larrea.[12]

    Sandro, quien en sus inicios tocaba rock and roll influyó decisivamente en el nacimiento del rock argentino. Es notable su estética Elvis.

    En 1963, el grupo Los de Fuego —o Sandro y los de Fuego— grabó temas propios de rock en castellano (Peggy Peggy) y música beat (No Puedo Esperarte Más Nena), así como versiones de temas de rock clásico y beat cantadas en castellano tales como "Te conseguiré", "Anochecer de un día agitado", "My bonnie" y "El dinero no puede comprarme amor", convirtiéndose en una de las bandas de mayor éxito comercial del momento. Más tarde ya disuelto el grupo, su cantante Sandro empezó a cambiar radicalmente su estilo, abandonando el rock and roll clásico en castellano, para diseñar un repertorio más popular, siendo uno de los pioneros de la balada romántica latinoamericana, derivada del bolero, que se convertiría en el género pop latino por excelencia en las siguientes décadas.[25]​ Sandro le aportó temáticas, poses y ritmos extraídos del rock and roll, que la hicieron provocativa y atractiva para los jóvenes de los sectores más populares de las comunidades latinas de América, y muy especialmente para las mujeres. Aunque rechazado en general por el mundo del rock y tildado de "grasa", a partir de los años noventa el rock nacional revalorizó a Sandro y varias bandas incluyeron sus temas en el repertorio, siendo algunos de ellos importantes éxitos, como "Dame fuego".[26]​ Su famosa canción "Tengo" ha sido colocada en el puesto n.º 15 entre las 100 mejores canciones de la historia del rock argentino, por la cadena MTV y la revista Rolling Stone de Argentina.[27]​. El grupo Los Búhos, con los hermanos Merlo al frente, fue la primera banda que en aquellos años podía considerarse beatle, así como Los Tammys, del cantante Johnny Allon.

    Influencia del rock mexicano y chicano[editar]

    La banda mexicana Los Teen Tops tocando en Argentina en 1962. A través de la innovación de hacer covers en español de éxitos del rocanrol estadounidense, fueron una influencia importante en el desarrollo de una escena argentina.

    Los músicos chicanos y mexicanos de rock a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta ejercieron una importante influencia sobre el naciente rock argentino. En 1957, el chicano Ritchie Valens logró el primer éxito mundial en castellano gracias a "La Bamba", en tanto que las bandas mexicanas Los Teen Tops, Los Blue Caps y Los Locos del Ritmo realizaron exitosas adaptaciones en español de temas de Elvis Presley, Chuck Berry, Little Richard y Buddy Holly que se convirtieron en clásicos latinos, tales como "La Plaga" y "Popotitos". Mientras tanto en Argentina hacían sus primeros éxitos locales Billy Caffaro y Tony Vilar con un estilo más internacional pero adaptado a los modismos locales comenzando a diferenciar a las producciones Argentinas del resto, Tony fue el primer argentino en interpretar los llamados rock lentos o baladas slow, y su pieza más importante en este género fue el rock lento en castellano "Y los cielos lloraron" con Frankie y su conjunto (seudónimo de Waldo de Los Ríos). Muchos artistas de esa época señalan que las bandas mexicanas influenciaron a grupos del rock argentino como Los Gatos y Los Dukes entre otros, así como a casi todos los grupos similares de los demás países de habla hispana.[28][29][30]

    Litto Nebbia contó en su libro Música progresiva argentina que se unió a una banda en 1961 en Rosario y que en ese momento existían muchos grupos influenciados por el rock mexicano. Las bandas estadounidenses eran la fuente de la música y las mexicanas las que tomaban ese sonido y lo exportaban a los demás países del ámbito hispanohablante.

    Nueva ola y El Club del Clan[editar]

    LS10 Radio Libertad, presentó a principios de los años 60 un programa de radio que daría lugar a la nueva ola, un estilo de pop mezclado con twist, beat y rock que tuvo gran popularidad en Latinoamérica y Europa en aquella época. El término se les había ocurrido por el del nuevo cine francés, la nouvelle vague. En los estudios de la emisora pasaban muchos de los artistas y bandas anteriormente mencionados y si bien no eran bien remuneradas, el medio les permitió hacerse conocer y llegar a tener cierta popularidad al presentarse en los clubes de barrio los fines de semana. Se sumaron al programa Johnny Tedesco, Lalo Fransen, los Pick Ups, Ricky Montana, Joe Twist, Gasparino —luego Indio Gasparino y más tarde Facundo Cabral—, Danny Palma (que grabó en Odeón "Muñeca rota", éxito de Johnny Halliday versionado al castellano), Raúl Lavié (sin barba ni Pinky, cantando en castellano éxitos de Paul Anka), Jolly Land, Los Jets y el dúo Los Novarro (de donde surgiría años después el solista Chico Novarro), entre otros. El actor y cómico Dino Ramos compuso junto con Ramón Ortega un rock frenético y al ver su éxito y el potencial de un público juvenil, convenció a los dirigentes de Canal 11 de hacer un programa que se dirigiera a ese público, así se gestó Ritmo y juventud, que más tarde sería conocido como La cantina de la guardia nueva, que se transmitía los domingos de 19:30 a 20:30. La multinacional RCA-Victor terminó por presionar para sacar a sus artistas del programa, por lo que Dino Ramos los reemplazó con otros de la nueva ola como Johnny Carel, Jerry y los HI-FI; Pablo Danielo, Ricardo Roda, Jim & Jerry (uno de ellos era Juan Marcelo), Danny Palma, Chicote López, Los Tammys, Ricky Montana, Beto Espinosa, Roxana, Donald y Juan Ramón (quién cantaba los recientes éxitos que surgían en Francia, Italia o Estados Unidos). Fue también un punto de resistencia a una multinacional como RCA-Victor, la fuerza de la discográfica CBS que se apoyó en Sandro y lograron promocionarlo, inclusive, sacando una película Convención de vagabundos con Ubaldo Martínez donde el gitano desplegaba sus habilidades musicales cantando una versión en castellano de Rit Up de Little Richard.[31]

    Comandados por el ecuatoriano Ricardo Mejía, este armó un programa de televisión que revolucionara la escena musical juvenil latinoamericana: El Club del Clan, los sábados a las 20:30. Formaron parte de su programa diversos artistas que venían de bandas de rock and roll y que adoptaron seudónimos, vestuarios y personalidades llamativas: Johnny Tedesco, Nicky Jones, Lalo Fransen, Raúl Lavié, Chico Novarro, Rocky Pontoni, Galo Cárdenas, Perico Gómez, Horacio Molina, Raúl Cobián bajo el seudónimo de Tanguito (no tiene nada que ver con quién posteriormente también se conoció como Tanguito, cuyo nombre real era José Alberto Iglesias), Pino Valenti y Palito Ortega, y entre las mujeres Jolly Land, Violeta Rivas y Cachita Galán. Apoyados por este programa televisivo fue de gran repercusión el grupo Los Red Caps, probablemente la primera dream band o supergrupo en la música argentina moderna, formada por Johnny Tedesco, Lalo Fransen, Nicky Jones y Palito Ortega. Una de las claves del éxito de El Club del Clan fue su estrategia de venta, sus LP recopilatorios, que en verdad costaban $626, eran vendidos a $160 y así todos los hogares conocían a los artistas.[31]

    Por problemas de negocios, el programa terminó y su sucesor a donde fueron a parar los artistas fue Sábados continuados en Canal 9. Aparecieron también competidores que no llegaron a los mismos niveles de popularidad que el Club del Clan, programas como el ya mencionado Ritmo y Juventud que era apoyado por la discográfica Dis-Jockey y donde estaban Chicote López, Chiquita Saldi, Haydée Warren, Eduardo, Ricardo Roda, Chico Miranda, Tony Vilar, Ricky y los Solitarios, Los Wonderfulls, Los Five Rockers, Los Flamantes, The Lonely Boys, Los Jaque Mate, Sósimo y los Demonios, Tony Maara, Juan Ramón (uno de los que sobresalieron, apareciendo en películas como El galleguito de la cara sucia). Por su parte, CBS promocionaba a una nueva estrella para competir con Palito Ortega en el rol de chico común, se trataba de Leopoldo Dante Tévez, natural de Atamisqui, un pueblo de Santiago del Estero, se lo conoció con el seudónimo de Leo Dan. CBS también lanzó otros cantantes de perfil más humilde como Larry Moreno y Yaco Monti.[31]

    Con el paso del tiempo se produjo un repudio generalizo contra el Club del Clan y todo lo que representaba, nació el término de "música complaciente" para calificar la propuesta "popera" carente de todo compromiso ideológico. Daniel Colao y Rafael Abud en declaraciones a la revista Rock Superstar en 1978, hacían un análisis atribuyendo el ánimo despreocupado de la nueva ola y El Club del Clanal vendía que tenías un buen pasar económico de Argentina. Ediciones mal intencionadas de este artículo han reproducido citas totalmente descontextualizadas para probar una supuesta complicidad entre ´sistema´ y el show televisivo. Pero los autores solo buscaban probar que las letras del Clan hablaban de temas cotidianos , como el servicio militar pero también el hogar.

    Si bien El Club del Clan y aledaños fueron la máxima representación del pop, justamente este hecho hizo que lo popular fuera calificado de mersa. Con el tiempo, comenzaron a dividirse los gustos entre lo nacional y lo extranjero. La beatlemania estaba llegando y los jóvenes que no se sentían Identificados por el tipo de temática despreocupada comenzaron a calificar esta música como "complaciente". Sin embargo, no por nada tuvo la popularidad que tuvo. Era un época de bonanza económica y los jóvenes no se preocupaban más que por salir y bailar. No es que los temas no fueran los que eternamente preocupaban a la juventud sino que los matices eran diferentes como lo son en diferentes épocas.[31]
    La desilusión amorosa: "Y ese amor que hasta ayer nos quemaba, hoy el hastío ya le dio sabor a nada" ("Sabor a nada" - Palito Ortega).[31]

    El hogar: "Mirando en el mapa veo montañas y ríos y mil caminos que pasan, pero mi pueblo y mi casa ¡ay caramba! no figuran en el mapa". ("El mapa" - Palito Ortega).[31]​ La escuela: 'De qué me sirve el latín, no sé, no sé; quisiera saber qué puedo decir mejor en latín que en mi lengua natal, si a mi me gusta más el twist que el latín'. "De qué me sirve el latin" - Violeta Rivas.[31]​ La familia: "Qué suerte que tengo una madre tan buena, que siempre vigila mi ropa y mi cena: qué suerte mi padre callado y sereno, qué suerte el amor, qué suerte la escuela, qué suerte escuchar la voz de la abuela". ("Qué suerte" - Violeta Rivas).[31]

    El servicio militar: "Aprovecha a bailar que te van a pelar. Ya cumpliste los 20, ni cuenta te has dado, muchacho ten presente que ya eres soldado". ("Twist del recluta" - Palito Ortega y los Red Caps).[31]
    Citados por Daniel Colao y Rafael Abud.

    El Club del Clan fue criticado por "complaciente" hacía la dictadura del general Juan Carlos Onganía, llegando a ser acusado de querer imponer un etilo de vida "sumiso" a la juventud.[32]​ Pero esta crítica no se apoya en la realidad, ya que Onganía gobernó desde junio de 1966, fecha en la cual el Club del Clan ya estaba disuelto. Sin vindicar ni defenestrar al Club del Clan, es absurdo pensar qué canciones como "De qué Me Sirve el Latín" de Violeta Rivas" eran temas a favor de la estupidización, ya que es una versión de Che Me Ne Faccio Il Latino?, canción italiana clásica del repertorio de Gianni Morandi.[33]​ La música juvenil de la época solía criticar al colegio o al menos referirse a él de forma humorística, sin que eso haya suscitado acusaciones que vean intenciones encubiertas. Es el caso de "School Days" de Chuck Berry,[34]​ Sacre Charlemagne de France Gall,[35]​ Pitagora de Adriano Celentano,[36]​ Laisse tomber les filles de la ya mencionada Gall,[37]​ o "Matemáticas" de Los Teen Agers[38]​ y "Banco de Colegio" de Los Tammys.[39]​ Los dos últimos temas son otras canciones de rock en español compuestas por bandas argentinas previas a 1967.

    Invasiones británicas y uruguayas[editar]

    La banda beat Los Shakers fue una de las más destacadas de las «invasiones uruguayas».
    El grupo uruguayo Los Mockers en 1965. Este grupo formarían parte del movimiento de las «invasiones uruguayas».

    Anteriormente Los TNT oriundos de Uruguay gracias a su estilo de rock and roll adolescente y enérgico, habían cosechado el suficiente éxito a fines de los años 50 y principios de los 60 a tal punto de llegar a probar suerte en Europa. Su éxito les permitió expandir su carrera en España, por lo que se fueron de la escena local. Pero aquella experiencia había mostrado que las bandas uruguayas podían llegar a copar Argentina.[12]

    En 1964 al igual que en el resto del mundo el fenómeno The Beatles tuvo una fuerte repercusión en la Argentina. El rock internacional empalmó con una generación (nacida aproximadamente entre 1945 y 1960), politizada y movilizada a través de organizaciones estudiantiles y sindicales, que comenzaba a enfrentarse en la calle a las dictaduras militares (sobre todo a partir de 1966), con una activa participación de los jóvenes, tanto varones como mujeres, de la extensa clase media del país.[40]​ Esa generación simbolizó su identidad con el rock y la revolución sexual, que opusieron como ruptura radical al tango y a la doble moral machista de sus padres.[41]

    The Beatles comenzaban a remontar gran popularidad en el país, además de su música, su estética y sus desafiantes peinados tildados frecuentemente de "melenudos. La discográfica EMI-Odeón en su LP compilado El monstruo despierta los llamaba Los Grillos. Cuando en 1964 Canal 9 anunció la venida del grupo a la Argentina, una multitud juvenil fue a recibirlos al aeropuerto de Ezeiza y la transmisión televisiva llegó a 63 puntos de ráting, para encontrarse con la sorpresa de que no eran The Beatles, sino The Beetles, The American Beetles; pese a ello el grupo estadounidense desencadenó una euforia masiva equivalente a la que podrían haber desencadenado John, Paul, George y Ringo, tocaron en varios teatros y realizaron un recital en el microestadio de Huracán.[42]​ The Beatles en Argentina al igual ue en varias partes del mundo fueron una sensación popular muy grande, y se terminaron de imponer por sobre aquellos que pretendían seguir con Paul Anka, Neil Sedaka, Rita Pavone, Edoardo Vianello, Richard Anthony y Trini López.[31]

    En 1966, Sam (Santiago Malnati) frecuentaba La Cueva de Pueyrredon y cantaba todas las noches, junto con Tony Osanah, Billy Bond, Javier Martínez, y muchos otros músicos de la época. Fue cuando tuvo la oportunidad de grabar en RCA Victor "Paint in Black" y "Wild Thing" con su dúo SAM & DAN, guitarra y bongo, salió en marzo de 1966 y en junio se editó el segundo sencillo en español con "Que culpa tenemos nosotros" música de protesta y "El Ultimo Tren a Clarksville". En diciembre iba a salir la tercera y última placa de Sam & Dan con "La Nueva Generación" y "Te quise Te quiero y te querré", ambas de autoría de Sam. En los carnavales de 1967 se realizaron cuarenta shows en Buenos Aires acompañados por el grupo Los Gatos. Sam después como solista canto junto a Pappo en el álbum de Almendra la canción "Figuración". Y también con Sam y su grupo participó del primer festival BA ROCK en el Velódromo de Palermo. En 1970 Sam fue a trabajar como productor en la Odeon Pops de Argentina, donde produjo a Trio Galleta, Sociedad Anónima, Sucesso —con la música de Sam "Se mete Se mete"—, Los Bárbaros, Los Blue Caps, Los No, Madera Tallada, The Gipsys, Gamba Trio, Freedom, The Tasaday y Las Mini Shorts. En 1973 se fue a vivir al Brasil donde produjo a Gretchen, Domino, Nahim, Lady Lu, Black Juniors, y otros artistas.

    En la Argentina la llamada "invasión británica" (con bandas como The Beatles y The Rolling Stones, que influyen a bandas argentinas hasta el día de hoy), fueron tan influyentes como la ola de rock & roll clásico estadounidense, tanto para el gusto juvenil inicial por el rock & roll internacional como para el surgimiento del merseybeat argentino en español.[43][44][45][46][47][46]

    Pero fueron las notables «invasiones uruguayas» entre 1964 a 1965 las que contribuyeron decisivamente en Argentina para que se comenzara a tocar música beat en el país. Inspirados en el nuevo rock británico, muchos músicos jóvenes uruguayos comenzaron a emular sus sonidos. Tres bandas, Los Shakers, Los Mockers y Kano y Los Buldogs[48]​ tomaron el estilo de The Beatles y The Rolling Stones, respectivamente, cantando en inglés y así pasaron a Buenos Aires.

    A mediados de los años sesenta y durante pleno auge de la invasión británica, las bandas beat uruguayas alcanzaron cierta popularidad en Sudamérica..[49]​ De entre todos los grupos uruguayos, Los Shakers se destacaron en particular. Si bien eran un grupo beat inspirado abiertamente en The Beatles su sonido se destacó con un estilo propio, una notable calidad musical en sus interpretaciones y originalidad en muchas de sus composiciones.[50]​ Los Shakers comenzaron a presentarse en vivo en muchos programas de televisión de Uruguay, Argentina y demás países. Debido a su decisión de no desarrollar las letras de sus canciones en castellano, su popularidad decayó.

    Música beat en inglés y español pre-«La balsa»[editar]

    La banda rosarina Los Gatos Salvajes —precursora de Los Gatos— en 1965

    A fines de los 60, apareció la llamada música beat en Argentina enrolando tanto a grupos que cantaban en inglés como los que preferían el español. Los Gatos y Almendra fueron algunos de los grupos más populares de esta movida, que pese a lo afirmado por la historiografía tenía raíces en el viejo rock and roll. Luis Alberto Spinetta dio sus primeros pasos con su grupo The Hammers, un conjunto similar Los Teen Tops y vestidos como el protagonista de la serie de televisión Mike Hammer.[12][cita requerida] Del mismo modo, en 1963 en Rosario se habían formado los Wild Cats, una banda con influencias a Elvis Presley, pero en 1964 su cantante tuvo que abandonar el grupo para hacer el servicio militar obligatorio, por lo que en su reemplazo trajeron a Litto Nebbia, de apenas quince años de edad. Pese a su temprana edad Nebbia era compositor y con su incorporación pasó a llamarse Los Gatos Salvajes.

    Hacia 1965 el rock experimentó un rápido desarrolló en Argentina con la aparición de numerosas agrupaciones tales como: The Seasons con Carlos Mellino y Alejandro Medina, Los Vip's grupo de Charly Leroy, Los In, banda de Francis Smith y Amadeo Álvarez que interpretaba algunos temas propios, Sam & Dan duo de la RCA que entraría con el nuevo sello "VIK La Nueva Generación", Los Bestias (antecedente de Los Blue Men), Los Bishops y Los Jerks (génesis de La Joven Guardia), Los Knacks, Los Interrogantes, Telmo y Los Stones, Los Comanches, el Cuarteto Sir John, Billy Bond y el Lew Cuarteto, el Gamba Trío en Odeon Pops, los Larkins (cuyo integrante más conocido actualmente sería Luis Alberto Spinetta) y muchos otros que solían presentarse en el programa La Escala Musical, competencia del Club del Clan. Sam y Dan y Billy Bond cantaban en español, aunque a veces recurrían al inglés. El resto de los grupos poseía composiciones propias aunque cantara en inglés.

    Los Gatos Salvajes también fueron parte de esa generación, alcanzando repercusión gracias a la promoción de su compañía discográfica Music Hall, que les dio apoyo logístico y económico y les consiguió presentaciones en programas y multitud de fiestas. En 1965 grabaron su álbum debut con influencias de bandas modernas de los años 60 como The Rolling Stones y The Kinks, y que incluía el éxito "Bajo la rambla", una versión de "Under the boardwalk" de The Drifters que también fue un éxito en la música mainstream argentina de la época. Su disco debut poseía nueve temas propios en español, un instrumental propio y dos covers de los cuales uno solo estaba cantado en inglés.

    Pero sería en la escena underground de Buenos Aires donde las piezas fundamentales del rock argentino de fines de los 60 comenzaron a emerger. Un reducido grupo de roqueros comenzó a encontrarse en espacios como "La Cueva", un local musical nocturno ubicado en Pueyrredón 1723, cercano a Plaza Francia, el Auditorio del Instituto Di Tella (Florida al 900) y bares que no cerraban durante la madrugada como la legendaria pizzería "La Perla" de plaza Once. En ese pequeño núcleo inicial se encontraban jóvenes músicos que luego se volverían famosos, como los rosarinos Litto Nebbia y Ciro Fogliatta, los uruguayos Hugo Fattoruso y su hermano Osvaldo, los porteños Mauricio Birabent (luego conocido como Moris), Pajarito Zaguri, Javier Martínez, Sam (Santiago Malnati), Francis Smith, Claudio Gabis, Pappo Napolitano, Carlos Mellino, Alejandro Medina, Daniel Irigoyen (Los Mentales) y los bonaerenses Miguel Abuelo y Tanguito, entre otros, así como los poetas Pipo Lernoud y Miguel Grinberg.

    Estos estaban también fuertemente influenciados por la música moderna internacional,como el merseybeat británico. Eran seguidores de la música de autores y bandas como The Beatles, The Rolling Stones, Bob Dylan, Joan Báez, Jimmy Hendrix, Crosby, Stills, Nash & Young y Frank Zappa.[51]

    Los Beatniks, grupo del cual Moris, Zaguri y Martínez eran miembros (todos nombres importantes para el rock argentino) grabaron algunos de los primeros temas de beat en español con temática de protesta. Formados en Villa Gesell, una playa de la costa atlántica, grabaron en 1966 el sencillo "Rebelde" con "No finjas más", considerado incorrectamente el primer corte de difusión de rock argentino;[52]​ ya hemos visto cómo el rock en castellano existía desde 1956. Este sencillo no tuvo mucha repercusión, y se llegaron a vender solo 200 copias.

    Lanzamiento de «La balsa» y sus consecuencias (1967—1976)[editar]

    A partir del éxito rotundo del sencillo "La Balsa" de Los Gatos la corriente sumaría más adeptos probando que el merseybeat en castellano podría ser un éxito masivo. Otra vez, se debe aclarar como se dijo antes que el rock argentino en español existía desde fines de los 50, por lo que es absurdo afirmar que éste nace a fines de los 60.

    Se formaría pronto la trilogía fundamental del rock argentino de fines de los 60: Los Gatos, Almendra y Manal, cada uno con estilos propios e inclinaciones particulares, pero que eran claramente distintos a todo lo visto anteriormente en el naciente género. Junto a estas bandas influenciadas por la música psicodélica y la contracultura de los años 60 aparecerían los primeros medios del rock nacional, las primeras revistas, programas de radio, los primeros festivales y las primeras películas centradas en este fenómeno.

    Pero pronto las bandas de esta trilogía se separarían y sus integrantes formarían nuevos grupos, y así se daría una evolución artística con exponentes como Pescado Rabioso, Vox Dei y Aquelarre. Surgieron estilos que marcarían la época como el rock pesado y el acústico, y durante los años 70 se comenzó a experimentar con fusiones de folklore, blues, tango y canción de protesta entre otros estilos.

    El sencillo «La balsa»[editar]

    Los Gatos en su primera formación (de izquierda a derecha): Kay Galiffi, Oscar Moro, Litto Nebbia, Ciro Fogliatta y Alfredo Toth. Su primer sencillo «La balsa» estableció la viabilidad comercial del rock en español y lo convirtió en un fenómeno juvenil masivo.

    El 3 de julio de 1967 se lanzó el sencillo «La balsa» de la banda Los Gatos, abriendo una nueva era en la historia del rock argentino. «La balsa» se convirtió en un fenómeno que arrasó con toda la escena tal y como se conocía hasta ese entonces. El sencillo obtuvo un éxito descomunal que shockeó a propios y extraños: vendió 250.000 copias.

    «La balsa» estableció un nuevo modelo de hacer canciones en la escena del rock argentino: cantadas en español en lugar de en inglés, composiciones originales en lugar de covers, con inclusión de elementos argentinos como su jerga, y con temáticas relacionadas a ideologías contraculturales.

    «La balsa» dio origen a toda una escena de música beat contracultural (conocida en su momento como "música progresiva"), y el género pronto contó con sus propios sellos discográficos, revistas, festivales, películas y programas de radio y televisión.

    Por otro lado, también empezaron a establecerse diferencias entre la misma música beat: los seguidores de su ala contracultural comenzaron a llamar despectivamente como "música complaciente" al otro ala de la música beat, que tenía canciones sin compromisos ideológicos.

    El impacto de «La balsa» fue tan fuerte, que se consolidó en el imaginario colectivo el mito que el rock argentino nació recién en 1967 cuando Los Gatos compusieron «La balsa» en el baño de la Perla del Once. Toda actividad de rock en Argentina previa a «La balsa» pasó a ser negada, menospreciada o tildada de "no ser verdaderamente rock argentino". Esta visión se trasladó incluso a los trabajos académicos y formales, como los libros de la historia del rock argentino que salieron a lo largo de las décadas siguientes: todos comienzan sus cronologías en los años '60. Solo a partir de los años 2010 surgió una nueva camada de historiadores del rock argentino que empezaron a cuestionar a los historiadores clásicos, investigando y publicando acerca de toda la actividad de rock en Argentina pre-«La balsa».


    Primeros festivales de rock[editar]

    Jorge Álvarez fue el productor más importante del rock argentino de fines de los 60. Junto a Pedro Pujó, Rafael López Sánchez y Javier Arroyuelo, fundó el sello independiente Mandioca y más tarde dirigió Talent, etiqueta roquera perteneciente a la discográfica nacional Microfón, a través de los cuales lanzó álbumes de artistas como el trío Manal, Vox Dei, Almendra, Tanguito, Sui Generis, Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll, Claudio Gabis, Pappo's Blues, Miguel Abuelo y Los Abuelos de la Nada, y Moris, entre otros.[53][54][55]
    Moris en 1970, interpretando "El Oso" en vivo.

    Fue fundamental el éxito que tuvo la música beat en el público joven, ya que dio lugar a que la discográfica CBS, la principal promotora de este género, venciera a su rival RCA que hasta entonces había dominado la industria musical argentina.[31]​ Comenzó así una contracultura que escandalizaba por lo revolucionaria que era su propuesta en la sociedad argentina de la época. La Joven Guardia promovía este nuevo sentir de la música beat con su éxito "El extraño de pelo largo", que llevaría a que con ese nombre se hiciera nada menos que una película y con Lito Nebbia actuando en ella. Del mismo modo, su otro éxito "La extraña de las botas rosas" también tuvo mucha repercusión cuando fue usada en una publicidad de Coca-Cola filmada en República de los Niños. Los nombres de los conjuntos también llamaban la atención, en ciertos casos por lo bizarros que eran: Los In, Carlos Bisso, Conexión N°5 (de los que cantaban en inglés), Pintura Fresca (hacían versiones en inglés de canciones que componían en español los argentinos), Los Walkers, Trocha Angosta, Los Tíos Queridos, Los Banana, Piel Tierna, Kano y Los Bull Dogs, Solvente. El grupo uruguayo Los Iracundos también estaban dentro del beat, y Los Pick Ups que ya venían de principios de los años 60 y habían hecho el cambio de sonido.[31]

    Desde los principales medios empezaba a lanzarse esta nueva música beat. Por radio, Modart en la noche con la música de Ricardo Kleiman y conducción de Pedro Aníbal Mansilla, y Música con Thompson y Williams, mientras que por televisión se transmitía Sótano Beat, Alta Tensión y Música en Libertad. Los medios también usaban la música beat para la publicidad, como "Verano naranja" de Donald que era usado en una publicidad de la gaseosa Crush, y "Tiritando" que era usada en una publicidad de cigarrillos donde aparecía una niña de 17 años fumando Liliana Caldini. En ese momento en la música beat no se hacían distinciones entre bandas que tuvieran temáticas ideológicas y las que no. Mientras Donald, Tormenta, Juan y Juan, Sabú, Heleno, Raúl Padovani, Silvestre, Quique Villanueva y Cacho Castaña pertenecían al beat más comercial, Arco Iris, Piero, Pedro y Pablo a menudo hacían música con algún mensaje, sumados a una nueva corriente con nuevas revistas como JV, Baño, Pinap, Cronopios, La bella gente y la clásica Pelo.[31]

    En 1968 se fundó la primera discográfica independiente en Argentina llamada Mandioca con el eslogan "la madre de los chicos". Entre sus creadores se encontraban Jorge Álvarez, Pedro Pujó, Javier Arroyuelo y Rafael López Sánchez, el sello fue creado como una tentativa a terminar con el mercado dominante que tenían las grandes productoras discográficas. Álvarez sería el cazatalentos principal, habiendo descubierto a músicos y bandas tales como Manal, Vox Dei, Almendra, Tanguito, Sui Generis (bajo el consejo de Claudio Gabis), Pappo's Blues, Miguel Abuelo y Moris.[56][55]

    Poco tiempo después del cierre del sello Mandioca, Álvarez fundó una subempresa de Microfón, llamada Talent (o a veces Talent Microfón), cuyos lanzamientos incluyeron al álbum doble compilatorio de Manal, primer disco de David Lebón, Artaud (con una forma exclusiva), Vida, Confesiones de invierno y Pequeñas anécdotas sobre las instituciones de Sui Generis, como también el primer disco de Invisible.[57]

    Al año siguiente se publicó el primer número de la revista de rock Pinap. En 1969 cuatro grandes festivales de música beat se llevaron a cabo: los conciertos June Sunday, Festival Nacional de Música Beat, Festival Pin Up y Festival de Música Joven.

    Durante este periodo se formaron Almendra, grupo integrado por Luis Alberto Spinetta (voz, guitarra), Edelmiro Molinari (voz, guitarra), Emilio del Guercio (voz, bajo) y Rodolfo García (voz, batería) y Manal —trío influenciado por la música Afroamericana, considerado el primer grupo de blues cantado en castellano— integrado por Javier Martínez (batería y voz), Claudio Gabis (guitarra, piano, armónica) y Alejandro Medina (bajo y voz). Junto con Los Gatos, estas tres bandas son consideradas como la trilogía fundacional del rock argentino de fines de los 60.[58]​ Sin embargo, ninguno de estos grupos tendría una historia muy larga, ya que los tres se disolvieron a principios de los años setenta.

    En 1969 Manal grabó la banda sonora para la película Tiro de gracia. El film además de ser un temprano documento del movimiento roquero es también, el primero con una banda sonora grabada por un grupo de rock argentino.[59]

    El ala de la música beat más inclinada hacia lo comercial y que carecía de mensaje ideológico continuaría hasta el año 1973, ya que el director de la CBS, Francis Smith supo hacerse con los últimos días de la música comercial. Su sello representó nombres como Los Náufragos, Safari, Industria Nacional, y en una veta más melódica Leonardo Favio, Sergio Denis, Salako y Sandro.[31]

    Palito Ortega declaraba, a raíz de la polémica de la Ley del 75% que se pretendía promulgar en Argentina y que perjudicaría al rock nacional:

    Su gran contrariedad actual es la famosa ley "del 75 por ciento", de inminente sanción, en cuanto declararía al rock (de alguna manera hay que llamar a la hibridez de ritmos actuales) música extranjera. "Antes que marginar así —deplora Palito—, habría que seguir el mucho más coherente ejemplo del Brasil: todas las inversiones hechas allí para grabar música nacional, son deducibles de réditos". De los 700 millones de pesos que SADAIC facturó en 1972 por edición de temas nacionales, el mayor porcentaje no correspondió ni a tango ni a folklore, sino a lo que, para la nueva ley, sería música foránea.[51]

    Manal y el blues en español[editar]

    El trío Manal precursor del blues en español y el rock pesado: arriba Claudio Gabis, abajo Javier Martínez y Alejandro Medina, foto circa 1970.

    Manal entró en contacto con Jorge Álvarez (un empresario que había tenido gran éxito en el negocio editorial),[60]​ en una fiesta organizada en la casa de Piri Lugones (cuys hijos eran amigos de los manales) hecha con el objetivo de que la banda conociese a sus futuros productores. Fue en esa fiesta donde Claudio Gabis le enseñó a Javier Martínez un borrador con unas líneas para armar la lírica de una futura canción, y una base musical que había armado. Martínez terminó allí mismo la canción en menos de una hora, se trataba de "Avellaneda Blues". El grupo le cantó este tema a Álvarez, quién quedó impresionado por la misma, convenciendose de que tenía que producir al grupo.[61]

    Álvarez recuerda de ese momento:

    En una reunión de cumpleaños los conocí como tipos, no como músicos. Un mes después Pedro [Pujó] me llevó a la casa de Alejandro [Medina], donde el trío ensayaba, y cuando los escuché me caí muerto, era realmente espectacular como tocaban. Les pregunto que pensaban hacer , me dijeron que no querían entrar en el engranaje comercial, que eso era una porquería, que querían hacer las cosas con libertad y todo eso [...] Hacemos el primer simple en el estudio TNT y me voy con las cintas a CBS. Se lo hago escuchar a John Lear, el presidente, y me dice que eso no sirve, que es una burda imitación de lo que sucede en Estados Unidos y que eso no venderá jamás en la Argentina, que a él no le interesa. Mando a un amigo a otra grabadora y nos patean.

    Luego del fallido intento en CBS, Álvarez juntó a Pedro Pujó, Rafael López Sánchez y Javier Arroyuelo fundaron Mandioca en 1968, con el eslogan "la madre de los chicos", primer sello del rock argentino,[62]​ como una alternativa para aquellos grupos nacientes de rock que eran marginados por los grandes sellos discográficos.[60]​ La idea de Álvarez era, además de que las bandas pudieran grabar su trabajo con libertad, que las mismas tocasen en teatros, ya que ese momento no existían los conciertos de rock en Argentino, los grupos tocaban únicamente en clubes para que el público pudiera bailar.[63]

    El 12 de noviembre de 1968 día del lanzamiento del sello Mandioca y debut de Manal en el Teatro Apolo de la Avenida Corrientes.

    A finales de 1968, Mandioca editó su primer material al mercado, se trataba del primer sencillo de Manal: "Qué pena me das" con "Para ser un hombre más" como lado B que había sido grabado en octubre del mismo año.[64]​ Se trataba de un corte extraño para la época, pues los temas superaban ampliamente el límite de tres minutos de duración impuesto por las radios y el sobre que lo contenía era un costoso tríptico de elaborada gráfica, cuyo autor era el dibujante Daniel Melgarejo.[65]​ Pero este primer trabajo discográfico fue recibido por los medios con escepticismo, se difundió poco y la prensa criticó especialmente el uso del castellano en las letras. En su segundo sencillo publicado a mediados de 1969, "No pibe" con "Necesito un amor",[65]​ la banda logró un sonido más depurado y blusero, evidenciando una clara evolución técnica y de estilo en su interpretación.

    Las sesiones de grabación para Manal, su primer álbum de estudio, iniciaron a mediados de 1969, prolongándose hasta los primeros meses de 1970. Se registraron nueve temas, dos de los cuales fueron descartados, aunque luego se incluyeron en el álbum doble editado en 1973 por el sello Talent, llamado también Manal. Manal recibió críticas elogiosas y fue uno de los álbumes fundacionales del rock argentino de fines de los 60,[66]​ además de ser el primero de blues en castellano en todo el mundo.[67]​ Pese a los críticos que padeció en su momento, Manal rompió con el mito que no era posible componer blues en castellano.[68]​ Una encuesta organizada por la revista Rolling Stone, situó al álbum Manal en el puesto n.º 3 en su lista de «Los Mejores 100 discos de Rock argentino».[69][63]

    Así sintetizaba la naciente revista Pelo en su primer número de 1970 el momento de la música popular en Argentina:

    Este año, después de tanto tiempo de utilizables confusiones y música complaciente, aparenta ser el definitivo para que se produzca el necesario decantamiento de la música popular argentina. La etapa parece iniciarse con la aparición de tres importantes long plays: el de Los Gatos, Almendra y Manal, tres elementos claves para prever la furura música nacional. A ello se agrega el renacimiento del grupo Piel Tierna, de un sonido sencillo pero bueno, y el triunfo de un conjunto nada complaciente, Arco Iris, en el festival realizados en Mar del Plata. Tal vez todas estas pautas sean premonitorias de la alborada de una música popular más honesta, a pesar de la inevitable comercialización; pero realizada con mayor seriedad y estudio e integrada a la Argentina real.
    Pelo, 1970.[70]

    Disolución de Los Gatos, Almendra y Manal[editar]

    Almendra y Manal en un afiche de la revista Pelo, circa 1970. El éxito de Los Gatos en 1967 dio lugar a la aparición y éxito de ambas bandas a comienzos de la década de 1970. De esencia porteña, sintetizaban dos aspectos de Buenos Aires: uno más sofisticado y otro más tanguero. Sus fanáticos crearon una rivalidad entre ambas bandas al estilo de The Beatles y The Rolling Stones.[71]

    Después de la separación de Almendra en 1970, Spinetta formó el cuarteto Pescado Rabioso y Edelmiro Molinari el trío Color Humano (ambos interpretando un hard rock de inspiración hippie), y Rodolfo García y Emilio del Guercio el grupo Aquelarre, cuya estética musical ya tendía a la fusión progresiva.

    A principios de la nueva década, se destacó el grupo Vox Dei oriundos de Quilmes, integrado por Ricardo Soulé (voz, guitarra y violín), Willy Quiroga (bajo y voz), Rubén Basoalto (batería) y Carlos Godoy (guitarra y voz). Con una mezcla de hard rock y melodías sutiles, esta banda amplió el espectro musical del movimiento y le sumó importantes audiencias en el área suburbana que circunda a la capital argentina, en tanto que su álbum La Biblia fue uno de los trabajos discográficos más ambiciosos y reconocidos de comienzos de la década.[72]​ Por su parte, el trío La Cofradía de la Flor Solar, surgido de la comunidad alternativa homónima establecida hacia 1967 en la ciudad de La Plata e integrado originalmente por Kubero Díaz (guitarra y voz), Morci Requena (bajo y coros) y «Manija» Paz (batería), generó la obra musical más destacada de la estética psicodélica argentina, grabando un solo álbum —también producido por el sello Mandioca— en el cual colaboró, entre otros, el guitarrista Skay Beilinson, futuro integrante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Más tarde participaron en la banda músicos de notable trayectoria posterior, como el violinista Jorge Pinchevsky.

    Esta primera escena del rock argentino estuvo caracterizada por una gran cantidad de cambios en las formaciones de las bandas, y hasta intercambios de miembros entre ellas, o miembros de diferentes grupos formando agrupaciones nuevas.

    Durante los años setenta se produjo un recambio generacional,[73]​ en donde la nueva generación de bandas de rock diversificaron aún más al género, tomando cada vez más independencia creativa del rock estadounidense y británico.

    Estado de las radios[editar]

    Aunque aún se seguía en la etapa experimental de las radios FM, empezaban a hacerse pasos firmes para que las estaciones FM fueran como lo que serían tiempo más tarde.

    El 9 de julio de 1967 comenzó a transmitir por FM Radio Nacional Córdoba.[19]

    En 1968 Radio Mitre comenzó a usar la frecuencia modulada, más que nada por necesidad: les cortaban los cables y eso interrumpía la señal.[74]

    En 1970 Radio Municipal fue pionera en Argentina en transmitir en FM estereofónica.[19]

    En 1975 se da un paso crucial en la historia de las radios FM: hasta ese momento los proyectos de señales FM transmitían en un segmento determinado del día y quedaban interrumpidos después de un tiempo. A partir de ese año se establecieron señales FM que serán regulares tanto en horario como en continuidad a través de los años, las primeras en seguir esta modalidad fueron Radio del Plata y Radio Rivadavia.[19]

    Primera mitad de los años 70: rock pesado y acústico[editar]

    A comienzos de los años setenta algunas bandas comenzaron a tocar rock más pesado, mientras que en el mundo surgía el heavy metal. Entre estas bandas estaban Pescado Rabioso, Vox Dei, Pappo's Blues y Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll. De todas ellas, Pappo's Blues sería una de las que más trascendencia cobraría, llegando a obtener reconocimiento en el exterior, cuando Pappo toco en el Madison Square Garden con B.B. King en la ciudad de Nueva York.

    Junto con el surgimiento del rock pesado aparece una de las primeras tribus urbanas de Argentina: los firestones. Estos deben su nombre a un cartel publicitario de la compañía Firestone que está ubicado en la rotonda de Llavallol en el Camino de Cintura. Formada por seguidores de bandas como Pappo's Blues, Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll, Vox Dei y Orions, solían tener una actitud de rebeldía, anti-hippies, les gustaba andar en motos y los autos de carreras, la cerveza, el asado y las fiestas. La tribu urbana de los firestones sería un antecedente de lo que décadas más tarde sería conocida como la tribu urbana de los rolingas.[75][76][77][78][79][80][81][82][83][84][85][86][87][88]

    Por otro lado, el primer festival B.A. Rock contó con varios de los artistas y bandas que encabezaron el movimiento acústico del rock: Gustavo Santaolalla formando Arco Iris; León Gieco que combinaría el rock y el folk; Sui Generis y el comienzo de la carrera musical de Charly García; Raúl Porchetto y Pedro y Pablo, entre otras bandas. Estos grupos no solo se inclinaron hacia el folclore argentino en busca de inspiración, sino también hacia otros sonidos latinoamericanos.

    No obstante, también en ese B.A. Rock I de 1970 hubo algunos de los primeros episodios de violencia en la escena del rock argentino, con peleas entre la barra de Vox Dei y la barra de Los Gatos, además de amenazas y patoteadas de la barra de Katunga.[89]

    A raíz del Festival de Woodstock de 1969, que había reunido 500 mil personas, pronto se despertó el interés de repetir una experiencia similar en territorio argentino. Fue entonces que el locutor radial Edgardo Suárez organizó con el apoyo de Coca-Cola y la municipalidad de Lobos el Primer Festival de la Música Joven de 1970. Este estaba programado para los días 19, 20 y 21 de septiembre (a modo de coincidir con el inicio de la primavera), a realizarse en un predio de 75 hectáreas del Country Club al lado de la Laguna de Lobos. Fue el primer intento de armar un megafestival en Argentina (algo que recién volvería a intentarse el 27 de diciembre de 1988 con el Festival tres días por la democracia, que juntó 150 mil personas en la avenida 9 de Julio): se armó una megaestructura nunca antes vista en Argentina, preparada para recibir a 200 mil personas, se pusieron 80 baños portátiles y un gigante escenario que albergaría artistas de tango, folklore y el plato fuerte del festival, los artistas de la música joven beat: La Barra de Chocolate, Manal, Los Gatos, Miguel Abuelo y La Cofradía de la Flor Solar. Hacia el 19 ya se habían juntado 30 mil personas dispuestas a tener buenas ubicaciones para ver un megafestival sin antecedentes en Argentina. Pero entonces, el gobierno militar bajo el dictador Levingston se aterró y canceló el megafestival antes de que pudiera realizarse. Argentina se quedaba así sin una oportunidad histórica de tener una experiencia como la que había sido el Festival de Woodstock, o como la que sería el año siguiente en México el Festival de Avándaro. Décadas más tarde se hicieron hallazgos en los documentos de mensajería de la Policía bonaerense:

    El informe deja ver que la policía se topaba con un fenómeno sin precedentes. Piden el apoyo del intendente porque la realización del evento “aparejaría una responsabilidad enorme para las autoridades, ya que no se cuenta con experiencias de estos festivales”.
    [90]

    En el B.A. Rock Sam y su grupo estaba constituido por: Héctor Starc, Nacho Smilari, Geraldo Bass, Black Amaya e Sam cantando. La proliferación de estas bandas y su creciente popularidad, sumado al hecho de que a comienzos de la década se dio el auge del movimiento hippie en la Argentina, llevaron al "Acusticazo" de 1972.[91]

    En ese año murió Tanguito, arrollado por un tren. La película Tango feroz: la leyenda de Tanguito se inspiraría en su vida, aunque su correspondencia histórica ha sido muy criticada por testigos y especialistas, afirmando que poco tiene que ver la personalidad que le dieron al personaje a la del músico original. El citado año trajo una ola de violencia en algunos recitales, como el que ocurrió en el Luna Park en octubre, cuando la policía irrumpió en un recital a reprimir. Billy Bond comenta que:

    "Eran momentos de represión, eran momentos en que el sistema estaba apretando mucho, era una cosa muy pesada, el rock and roll, era una cosa absolutamente marginal, era una cosa que era de otro mundo y te trataban como si fueras guerrillero".[91]

    El 20 de octubre de 1972, Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll participó en el fallido festival de rock en el cual resultaron dañadas las instalaciones del estadio Luna Park, debido al enfrentamiento entre la policía y el público. Los incidentes comenzaron antes del recital y se desataron cuando La Pesada, único grupo que aceptó salir al escenario en tales circunstancias, inició su actuación. Algunos medios atribuyeron los desórdenes a la conducta de Billy Bond en el escenario. En un artículo publicado en Clarín el 21 de enero de 2006, el guitarrista del grupo Claudio Gabis, que estuvo al momento de los desórdenes describe así la situación:

    "Nuestra agonía, la de La Pesada, comenzó esa tan nombrada noche del Luna Park en que los chicos, provocados por las Fuerzas del Orden y los matones de Lectoure, arrasaron con las instalaciones del pugilístico estadio. Fuera de contexto, la famosa frase de Billy 'rompan todo' puede parecer una infeliz provocación, pero en su verdadero contexto, pasó que Billy —y todos nosotros— vimos como toda la gente que estaba allí se enfrentaba irracionalmente y como no había nada que hacer con ellos. ¡Estaban completamente chiflados, estaban muy mal!. Lo que Billy grito desesperadamente cuando vio que la violencia y la estupidez eran irrefrenables, fue algo así como: ¡Esta bien, idiotas. Si todos ustedes son tan locos y tontos, entonces rompan todo!. Ni hacía falta decirlo... Como lamentablemente se comprobó poco después, en Argentina había muchos locos, demasiados tontos, y ya estaba todo roto..."
    Claudio Gabis.[92]
    Vivencia en 1975, dúo de folk de la década de 1970.

    Varias bandas de rock acústico ganaron popularidad, como Vivencia, Pastoral y Alma y Vida.

    En el transcurso de los años 70 el rock acústico continuó como estilo popular en el país.[93]​ Y por primera vez en su historia, el rock argentino comenzó a aparecer en el exterior, cuando Sui Generis y Pastoral ganaron popularidad en Latinoamérica y el segundo grupo hasta llegó a editar un EP en Japón.[94]

    En 1972 apareció Orion's Beethoven con su placa debut Superángel, una banda de rock y blues progresivo encabezada por los hermanos Ronán y Adrián Bar; teniendo su momento de fama ocho años después con su único éxito "Toda la noche hasta que salga el sol".

    En 1973 se estrenó el primer documental destinado al género musical, Rock hasta que se ponga el sol.

    Sui Generis (integrado por Charly García y Nito Mestre) hizo una transición de un rock clásico y acústico a un sonido más eléctrico y visceral. En la escena underground argentina había bandas nuevas con un sonido diferente del rock acústico y pesado, influenciadas por un sonido acústico más experimental, el tango y el rock progresivo inglés. El rock progresivo argentino alcanzaría su pico de popularidad en 1975. En ese año, Charly y Nito terminaron con el grupo, dando dos conciertos conocidos como Adiós Sui Generis en el Luna Park el 5 de septiembre de 1975. En un principio las once mil localidades se habían agotado en dos semanas, por lo que se agregó una función, según Mestre fue el primer concierto multitudinario de rock en Argentina.[95][96]​ Se grabó una película a color con el mismo nombre sobre aquellos conciertos, en donde se pudo escuchar por primera vez canciones como "Bubulina", "Nena" y "El blues del levante". La película fue prohibida para menores de 18 años: los integrantes de la banda no podían verla.[97]

    Se sugiere que los conciertos de Sui Generis fueron el punto final de la tendencia hacia el formato acústico predominante en la escena, el rock acústico se fue disolviendo y las bandas se separarían o cambiarían su sonido, las que conservaron su estilo perdieron popularidad.[98]

    A partir de 1976, el rock argentino pasó a una etapa de mayor sofisticación, experimentación y una música más conceptual. Sin embargo, unas pocas bandas acústicas como Pastoral y Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre siguieron teniendo éxito.

    Poco después de la separación de Sui Generis, ocurrió un nuevo golpe de Estado, que dio inicio a una dictadura militar, este sería un hecho que cambiaría la vida argentina por completo y, por consiguiente, al rock nacional.

    Golpe de Estado del Proceso y sus consecuencias (1976—1982)[editar]

    León Gieco, uno de los músicos con más éxito durante la última dictadura militar argentina.

    El 24 de marzo de 1976 se da inicio a una nueva etapa en la historia del rock argentino, con el golpe de Estado ocurrido en dicha fecha. A partir de ese momento el cepo al rock, que ya venía siendo bastante duro en los años anteriores, se agravaría. El gobierno militar calificaría al rock como «indeseable» y a sus seguidores como «subversivos», «melenudos» y «peligrosos». Varios artistas serían investigados, puestos en listas negras, detenidos u obligados a exiliarse, esto último reflejado en el éxodo de artistas argentinos a otros países, como México, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, pero, fundamentalmente, España.

    Esto no quiere decir que la dictadura militar haya eliminado al rock, este siguió existiendo, aunque de una forma mucho más acotada y censurada. Hubo incluso bandas que llegaron a tener gran popularidad durante aquellos años, como Serú Girán (probablemente la banda insignia de este periodo) y Riff, el cual de hecho contó con la difusión estatal por medio del canal de televisión pública argentina, ATC (Argentina Televisora Color).

    En resumidas cuentas, las principales tendencias musicales que hubo en el rock argentino entre los años 1976 y 1982 fueron de estilos intelectuales, cerebrales, con música compleja y letras de ánimo poco alegre que lanzaban críticas (disimuladamente y por medio de metáforas e indirectas, para saltear la censura) a la dictadura, la clase política y el conjunto de la sociedad. Dichas tendencias musicales fueron: el rock acústico, el rock progresivo, el jazz rock, el tango rock, el blues rock y el rock de fusión latinoamericana.

    No obstante, ya a principios de los '80, en los últimos años de la dictadura, se empezaba a notar que el rock argentino había quedado estancado en lo musical y le estaba dando la espalda a las nuevas tendencias que estaban explotando en Estados Unidos y Reino Unido. Esto dio lugar a un clima de insatisfacción entre los músicos argentinos, en especial de la generación joven, y se creó un incipiente movimiento de bandas de heavy metal, new wave, post punk y reggae que explotarían en el siguiente periodo.

    Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976[editar]

    El 24 de marzo de 1976, el gobierno democrático de María Estela Martínez de Perón fue derrocado por un golpe de Estado cívico-militar que se autodenominó Proceso de Reorganización Nacional, abriendo uno de los períodos más oscuros de la historia argentina, marcado por la represión, censura y la masiva desaparición forzada de personas. El rock argentino, al igual que la sociedad en su totalidad, sufrió el período de mayor censura de su historia. El rock era percibido como de carácter subversivo por los militares, y en un discurso de 1976 el almirante Emilio Massera, denunció a sus músicos y fanáticos como potenciales subversivos. Paradójicamente, entre fines de los '70 y principios de los '80, surgieron una gran cantidad de bandas de enorme calidad. Antes del fin de la década se popularizó el underground en la escena del rock.[99]​ Varios músicos y bandas argentinas dejarían el país e irían a Estados Unidos[94]​ o, sobre todo, a Europa; especialmente a España -donde su legado influyó en el devenir del rock en ese país-.[100][101][102][103]

    Entre los músicos que se exiliaron se encuentran Moris, Aquelarre, Crucis, Edelmiro Molinari, Gabriela, Gustavo Santaolalla, Arco Iris, Tomás Gubitsch, Miguel Cantilo y Roque Narvaja, e inclusive el productor Jorge Álvarez. Ya en el exilio Ariel Rot y Alejo Stivel fundaron Tequila, grupo de gran éxito en España durante, sobre todo, los años 80.

    Música progresiva[editar]

    Hacia 1973 la banda Contraluz combinó el rock con matices progresivos y folk. Este sería uno de los grupos más influyentes en los años previos al surgimiento del rock progresivo y sinfónico.[104]

    Uno de los primeros grupos de rock sinfónico y progresivo fue Crucis. Su música atrajo seguidores en la escena underground, para luego comenzar a tocar en lugares más grandes. Hacia 1975 su música comenzó a tener más éxito, al punto de que el mismo Charly García fue a ver uno de sus conciertos para "comprobar su perfomance", ofreciéndose a producir su primer álbum.[105]

    La banda Espíritu formada en 1973 fue un grupo de la última parte del apogeo del rock sinfónico. Su primer álbum Crisálida, es citado como su mejor trabajo.[cita requerida] La banda El Reloj, proveniente del heavy metal exploró el rock progresivo con su placa homónima de 1975.

    En 1976 surgió la banda sinfónica Alas con artistas como Rodolfo Mederos, Gustavo Moretto, Carlos Riganti y Pedro Aznar en su formación. El músico y poeta Luis Alberto Spinetta encabezó su tercera banda Invisible, en ese año. El power trío de hard rock progresivo se convertiría en un cuarteto para su último álbum, orientado más hacia la canción y con matices de música autóctona (como la presencia de un bandoneón). Reino de Munt, otra banda de rock progresivo, contaría con Raúl Porchetto y Alejandro Lerner en sus filas.[94]

    Luego de disolverse Sui Generis, Charly García formó La Máquina de Hacer Pájaros, otro exponente de rock progresivo. En esa época se formaron otros grupos sinfónicos y progresivos como Tórax, Ave Rock, Anacrusa y Materia Gris. En este contexto, Arco Iris continuó expandiendo su folk/rock jazzero-progresivo. Junto con Contraluz sería el mayor exponente del subgénero.

    A pesar de esto, la música continuaría su desarrollo. Grupos como Vox Dei y Pappo's Blues mantuvieron su popularidad. Otra banda de heavy metal como Plus, hizo su debut en 1976 y mantuvo una importante influencia a finales de la década.

    Fines de los años 70[editar]

    El rock argentino continuó con su sonido sinfónico durante el fin de la década; sin embargo, los años 1977 y 1978 estuvieron marcados por la separación de varias bandas. Crucis y Espíritu se convirtieron en dos de los grupos más conocidos del período. La Máquina de Hacer Pájaros también contó con popularidad, siendo su primer álbum un gran ejemplo del rock progresivo de la época. En 1977 Crucis se separó, al igual que Pappo's Blues. Aquelarre retornó de España, pero luego de una gira se disolvió.

    En 1977 comenzó a tocar una banda oriunda de La Plata llamada Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Con su particular música y los extraños atuendos con los que se presentaban a tocar, Los Redondos (como más tarde se los conocería) se convertirían con el paso del tiempo en una de las bandas más importantes del rock argentino moderno, llegando a convocar miles de personas en sus conciertos.

    El grupo Soluna conformado por Gustavo Santaolalla grabó Energía Natural, con participación de Charly García en teclados. Si bien no logró gran éxito comercial, sí se ganó la aprobación de la crítica.[106]​ Ninguna de estas bandas logró mantener su popularidad y Soluna se disolvió en 1977.[106]

    En 1978 se inauguró el Estadio Obras Sanitarias, que con el correr del tiempo se ganaría el apodo de el templo del rock argentino, por su crucial importancia: llegar al primer Obras como número propio era para las bandas un certificado de que se habían convertido en uno de los números principales de la escena argentina de rock. El primer recital en Obras, aunque prácticamente un ensayo con invitados, fue de Banda Spinetta, sin embargo el primer recital oficial fue el 3 de noviembre con Serú Girán.

    A fines de la década se disolvieron varios grupos: luego de dos exitosos álbumes, el grupo de Charly García, La Máquina de Hacer Pájaros, se separó, al igual que Invisible. También Pastoral, que era uno de los pocos grupos acústicos que todavía seguían activos se separó en 1978. Alejandro De Michele formaría su nueva agrupación Merlín, al igual que Alas. El rock argentino sufrió una de las peores crisis desde su concepción y los medios hablaban abiertamente de la "muerte del rock nacional".[106]​ Sin embargo, durante ese periodo el rock argentino fue testigo de la aparición de la primera superbanda exitosa, Serú Girán, cuando los músicos Charly García, Oscar Moro, David Lebón y Pedro Aznar lograron con Serú Girán cosechar una gran popularidad con su propio estilo de rock, llegando al público de las clases bajas tanto como a los de los sectores mediosaltos.[107]​ Esto sucedió en gran parte gracias al sonido que el grupo captó por su estadía de tres meses en el nordeste de Brasil, el primer álbum de la banda estuvo claramente influenciado por la música brasileña, combinada con el rock progresivo y el jazz.

    Durante el primer concierto de la banda para promocionar el álbum se dio una de las anécdotas más peculiares del rock argentino: en el recital, los fanáticos no entendieron los extraños trajes que la banda usaba (completamente blancos, excepto por Charly, que estaba con una chaqueta negra y zapatos); y luego cuando el grupo tocó "Disco Shock", una sátira de la música disco, la respuesta de la gente fue muy negativa, llegando a silbar y abuchear al grupo. Con los fanáticos clamando por canciones de Sui Generis. La gente no había captado el mensaje satírico que quiso dar la banda.[107]

    Serú Girán lanzó su segundo disco, intitulado La Grasa de las Capitales en 1979. El álbum fue bien recibido por la prensa especializada y cimentaría su lugar como la mejor banda de la época.

    Comienzos de los años 1980[editar]

    Vox Dei, durante 2007.

    Hacia comienzos de los años 80, el país todavía se encontraba bajo control militar. Al inicio de la década Serú Girán seguía siendo una de las bandas más populares, aunque ya sus composiciones no eran tan pretenciosas. El tercer álbum del grupo, Bicicleta editado en 1980, fue recibido tibiamente al principio, pero con el tiempo se convirtió en uno de los clásicos del grupo. Tanto este como su anterior trabajo, La Grasa de las Capitales editado en 1979 se van alejando del rock sinfónico del primer álbum, mientras que el panorama musical argentino en general se vuelve más visceral y "simple", con menos arreglos. Serú Girán no se mantendría al margen de estos cambios, mientras en el rock argentino comenzaba a disolverse las composiciones sinfónicas y progresivas. Vox Dei entró en su tercera década de existencia y la popularidad de León Gieco como solista siguió creciendo.

    Una de las últimas bandas importantes del período del rock progresivo fue Tantor, liderada por el guitarrista Héctor Starc fue un grupo más alejado del rock sinfónico y más experimental y progresivo, con influencias del jazz.[108]

    Serú Girán se fue de gira a Brasil en 1980, donde la recepción que tuvieron fue de tal magnitud que los organizadores les pidieron que volvieran a tocar al día siguiente, pero junto con el grupo de jazz-rock Weather Report, entre otros. Posteriormente, en Buenos Aires, tocaron en La Rural, ante cerca de 60 000 personas y coreando "No se banca más", en alusión al gobierno militar. También tocaron junto al proyecto de Spinetta: Spinetta Jade. Este nuevo proyecto de Spinetta era una combinación entre jazz y rock, bastante infrecuente en el país en ese momento. Hacia los dos últimos álbumes su sonido se fue volcando más hacía el pop y con más influencias de la música electrónica, empleando samplers y sintetizadores.

    En diciembre de 1980 fue la visita de The Police, que tocó en la discoteca New York City (14), el Estadio Obras Sanitarias (15) y el teatro Radio City de Mar del Plata (16). En el de Obras sucedió un episodio que se convirtió en legendario en el ambiente del rock argentino: una fan que estaba cerca del escenario fue golpeada por un policía y se la iban a llevar detenida, y el guitarrista Andy Summers, que había visto la escena, reaccionó pateando al policía para que la soltara. Los policías intentaron parar el recital pero el productor Grinbank apareció y los convenció de que dejaran que el recital se completara y ahí recién metieran preso a Summers. Grinbank y la embajada británica presionaron exitosamente y Summers salió a las pocas horas.[109]​ A largo plazo, la visita de The Police dejó contundentes efectos en la escena argentina de rock: quedaba claro que en el resto del mundo estaban sonando otros sonidos, muy distintos a los de una escena local aún muy apegada a los sonidos progresivos y hippies, y aunque la adopción de la new wave se dio con bastante lentitud en los años siguientes, ya estaba asentado el precedente de que ocurriría un cambio en el sonido de la escena argentina.

    Serú Girán lanzó su cuarto álbum, Peperina en 1981, pero a finales del año Pedro Aznar decidió unirse al Pat Metheny Group en los Estados Unidos. El 6 y 7 de marzo de 1982, Serú Girán tocó por última vez en el Luna Park. Un momento muy destacado fue la primera y única interpretación de la canción "No llores por mi Argentina" (sin relación con el musical Evita).

    Mientras tanto en la escena under tomo destacada relevancia el grupo Arsis con un estilo más pesado pero elaborado, fusionando ritmos e influencias tanto clásicas como del blues, rock y folklore local. Desde sus inicios Arsis realizó numerosos recitales y comenzó a participar en diversos festivales compartiendo escenario, entre otros, con Litto Nebbia, integrantes de Vox Dei, Los Jaivas, logrando gran aceptación del público.[110]​ Pero fue a partir del lanzamiento de su sencillo «Alborada» en diciembre de 1981 el grupo tuvo una mayor y destacada repercusión. Aunque Arsis agotó sus dos ediciones del disco simple, fortalecidos por la convocatoria que lograban en sus recitales, rechazo propuestas de compañías y productores discográficos eligiendo definitivamente su rol de banda independiente y subterránea.

    A comienzos de 1982, Gustavo Santaolalla editó su álbum Santaolalla, acompañado por una banda integrada por Alfredo Toth (bajo), Willy Iturri (batería), Alejandro Lerner (teclados), Rubén Rada (congas), Oscar Kreimer (saxo), Osqui Amante (percusión) y Mónica Campins (coros). El álbum ha sido considerado «el primer disco de rock moderno de la Argentina».[111]

    Guerra de Malvinas y sus consecuencias (1982—1989)[editar]

    No más intelecto, sólo quiero afecto.
    ¡Vamos a cantar ya lo que el pueblo necesita escuchar!
    Cuando el cuerpo se siente mal, nene hay que pararlo,
    ¡pero mientras el cuerpo se sienta bien, nene hay que vivirlo!
    Sube que te sube, baja que te baja,
    el corazón es fuerte y trabaja más,
    ¿hasta cuando más?,
    ¿por qué no mandás todo camino a Singapur?
    María Rosa Yorio - Camino a Singapur (1982)

    En 1982 el rock argentino agonizaba entre la falta de promoción, la censura militar, la falta de renovación de propuestas y un estancamiento musical donde se le daba la espalda a las nuevas corrientes musicales que estaban explotando en Estados Unidos y Reino Unido, como la new wave, el synthpop, el post punk y el NWOBHM. No obstante, la Guerra de Malvinas de ese año le dio un empujón inesperado al rock argentino: el gobierno militar estableció la censura a la música en inglés, pero esta acción produjo como contrapartida un gran fomento a las bandas nacionales, que ahora sí eran pasadas en las radios. De la noche a la mañana, se produjo una explosión de popularidad en el rock argentino, y comenzó a desarrollarse en Argentina una escena vibrante del rock con un nuevo circuito de bares, boliches, estadios, discográficas y medios de difusión. Pero donde más se notó el cambio fue en el nuevo estilo que presentaban las bandas nuevas, el cual era completamente distinto al de la década anterior.

    Estas bandas proponían estilos musicales que eran nuevos en Argentina, como la new wave (Sumo), que rescataba la energía y la rapidez del rock original, en contraposición al estilo progresivo y cerebral de las bandas de la anterior década; el tecno (Los Encargados), que presentaba sonidos de avanzada que incorporaban lo más moderno en tendencias musicales y tecnológicas en el planeta, además de dar nacimiento a la escena de la música electrónica en Argentina; y el heavy metal (V8) que llevaba la potencia y el tonelaje de la música hasta el máximo, con riffs pesados, baterías machacantes y voces aulladoras.

    Necesito mirar caras frescas,
    sentarme en la calle, reirme con ganas,
    y no es que me olvide que hay muchos problemas,
    sólo es que quisiera tener la respuesta.
    Necesito comunicarme
    con la generación de la cual formo parte,
    me pasa que quizás hemos sido olvidados,
    ¿o será que otros nos han ocultado?
    Abrelatas - Energía para compartir (1984)

    En sus letras, algunas de estas bandas nuevas exhibían letras picarescas donde se burlaban ácidamente de la política y la sociedad argentina (Los Twist, Viuda e Hijas de Roque Enroll), otras bandas animaban a disfrutar de la vida libre en la nueva democracia (Virus, Miguel Mateos/ZAS), otras bandas con su letra y música animaban al baile (GIT, Soda Stereo) y otras bandas exhibían letras comprometidas socialmente y criticando la injusticia y la desigualdad, pero desde el marco de una propuesta moderna y con música que podía bailarse en boliches y discotecas (Identi-Kit, Suéter).

    La escena roquera argentina fue muy fértil y productiva, con bandas como Soda Stereo, Virus, Miguel Mateos/ZAS, Los Abuelos de la Nada, Enanitos Verdes y GIT que en muy pocos años pasaron de estar tocando en pubs y bares del under argentino a triunfar en toda Latinoamérica, algo impensado allá por 1982. En los años siguientes a dicho año, el rock argentino anduvo cosechando a lo largo y a lo ancho de Latinoamérica records de ventas de álbumes y de asistencias a recitales.

    Resurrección con la Guerra de Malvinas[editar]

    La economía argentina se encontraba en plena recesión hacia 1982, y el descontento contra el gobierno militar iba en aumento. El 2 de abril el gobierno de facto inició un desembarco de tropas militares en las Islas Malvinas (territorio históricamente reclamado por Argentina), más tarde dando inicio a la Guerra de las Malvinas, como un intento desesperado por mantenerse en el poder mediante la manipulación del apoyo popular a través de una reivindicación que data de hace más de cien años. Miles de jóvenes fueron mandados a la guerra mal entrenados, y sin equipamiento ni abrigo correspondientes. Luego de cientos de bajas en las filas argentinas, los británicos finalmente lograron retener su control sobre las Islas Malvinas. Tras el estrepitoso fracaso en la contienda por parte de la junta militar, el gobierno llamó a elecciones tras siete años de dictadura. Si bien la guerra de Malvinas fue uno de los episodios más trágicos de la historia argentina reciente, tuvo el paradójico efecto de revitalizar el rock argentino. Mientras la guerra se desarrollaba, se prohibió la música en inglés, lo que dio todavía mayor impulso a la música en castellano.

    En mayo de 1982 el Festival de la Solidaridad Latinoamericana juntó a algunas de las bandas más destacadas de ese momento. El recital tuvo el objetivo de apoyar a las tropas que luchaban en las islas, aunque era también una forma encubierta de protesta contra la guerra y un llamado a la paz.[112]​ Paralelamente, el rock en inglés era censurado en las radios y los programadores debían llenar el espacio que dejaba el rock en inglés con rock argentino.[113][114]

    Etapa new wave, punk y dark[editar]

    Nylon en 1983. Esta banda fue liderada por la artista Diana Nylon.
    Fotografía de Suéter para la revista Pelo, en julio de 1983. De izquierda a derecha: Jorge Minissale, Juan del Barrio, Miguel Zavaleta y Gustavo Donés.
    Los Twist en 1985.
    Viuda e Hijas de Roque Enroll (septiembre de 1986).

    También aparecieron una serie de bandas más enfocadas en el aspecto «humorístico» de la música, como Los Twist, Suéter y las Viuda e Hijas de Roque Enroll.[115]​ Los Twist interrumpieron en la escena con canciones de contenido político, pero con toques de humor como «Pensé que se trataba de cieguitos» y «Tomá, matate». Viuda e hijas de Roque Enroll fue el primer grupo de rock formado exclusivamente por mujeres. Sus composiciones «Lollypop», «La silicona no perdona» y «Las familias argentinas» introducen canciones con ritmos bailables, fueron muy irradiadas. Suéter por su parte también tendría su lado cómico con letras bailables como «Mamá planchame la camisa», «Métodos» y «Ciudadano ilustre». Pero a diferencias de las dos primeras agrupaciones se caracterizaron por su lado más serio y llegaron a lo más alto del pop rock de la década con temas como «Amanece en la ruta», «Vía México» y «Él anda diciendo».

    Argentina entró en diciembre de 1983 en una nueva etapa de su historia, con la inauguración del gobierno democrático de Raúl Alfonsín. Entrar en democracia significó la desaparición del aparato represivo y de censura del gobierno militar, por lo cual la libertad de expresión volvió a florecer. Las canciones que criticaban al gobierno militar se multiplicaron, algunas con letras alegóricas, como «Tiempos Difíciles» de Fito Páez (cantada por Baglietto), «Maribel se durmió» de Spinetta (dedicada a las Madres de Plaza de Mayo[116]​), «Puede verme» y «Ángel del pasado» de Ignacio Copani, «Sólo le pido a Dios» de León Gieco o «Los dinosaurios» de Charly García. Críticas más directas contra el gobierno militar provinieron de bandas punk como Los Violadores (con canciones como «Represión») y de Heavy Metal como V8.

    Paralelamente, Almendra y Manal se volvieron a juntar. Charly García y Luis Alberto Spinetta continuaron con sus carreras solistas y Moris retornaría de España. Finalmente, sectores del rock nacional comenzaron a pasar del sonido «solemne» y progresivo del rock sinfónico a una música más irreverente y accesible, lo cual ayudaría al rock nacional a expandirse en el exterior.

    En los últimos días del rock sinfónico, un gran número de bandas influenciadas por los últimos géneros musicales mundiales post-punk y new wave comenzaron a aparecer. Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota fue ganando escala nacional a partir de su política de independencia frente a las empresas discográficas y sus particulares letras. En 1979, en La Plata, los hermanos Julio, Marcelo, y Federico Moura, formaron una banda pionera del género new wave llamada Virus. Mientras tanto, aparecieron las primeras influencias de la nueva ola del heavy metal británico en el continente; Pappo, influenciado por este nuevo género —desde donde surgían bandas como Black Sabbath y Judas Priest— luego de su viaje a Europa, fundó Riff, que si bien adoptaba la estética del metalero —basado en la estética de personajes del metal como Rob Halford— su sonido es a veces más comparado al del hard rock que al del propio heavy metal. Para ese entonces, la banda V8 sería la que definiría al heavy metal en Argentina, principalmente para el comienzo ya de los años 1981 a 1982 y finales de la dictadura.

    En Buenos Aires, tres jóvenes influenciados por el pospunk británico comenzaron a intercambiar ideas, armando una banda con el nombre de Soda Stereo, que se convertiría en la banda más popular del rock iberoamericano. En ese tiempo el circuito del Café Einstein le da espacio al punk y dark rock, presentando grupos como Sissi Hansen y Geniol con Coca, entre otros.

    En 1980 apareció una de las primeras bandas de punk rock en Argentina, Los Violadores. Si bien ya existían bandas del género como Los Baraja, se toma a Los Violadores como el primer grupo de punk por ser los primeros en editar un álbum. Miguel Abuelo retornó de Europa e ingresó en Los Abuelos de la Nada, que contaría con Andrés Calamaro. Los Abuelos de la Nada durante los años 80 marcaron el comienzo del estilo pop-rock, gracias a las composiciones de Calamaro, que incorporaron sonidos más modernos y bailables que llamaba la atención de los jóvenes.

    V8, pionera del Heavy Metal argentino, en su formación clásica de 1983.

    En 1981, Miguel Mateos, luego de hablar con Freddie Mercury, ganó la oportunidad de telonear a Queen en su show en Buenos Aires, con su banda Zas. En la Provincia de Mendoza, surgiría una corriente denominada Rock de Mendoza y la agrupación más representativa sería una banda de pop rock llamada Los Enanitos Verdes; que comenzarían a tocar como un trío hacia el año 1979. En 1981 un italo-escocés educado en Escocia llamado Luca Prodan llega a Argentina y se instala en Traslasierra en Córdoba escapando de su adicción a la heroína para terminar formando la banda Sumo. En 1984 aparecería otra banda de Mendoza, Alcohol Etílico; autores del mega éxito «Lamento boliviano» (que años después seria interpretado por sus Los Enanitos Verdes en su álbum Big Bang de 1994).

    También surgirían varios solistas que lograron consagrarse y mantener su popularidad hasta el día de hoy. Algunos de estos son Juan Carlos Baglietto (que tenía confianza en un joven músico rosarino llamado Fito Páez), Alejandro Lerner, Lalo de los Santos y Celeste Carballo.

    En 1982 Omar Chabán, abrió el Café Einstein, por donde tocaron en sus comienzos bandas como Sumo, Soda Stereo y Los Twist, y performances como las de las Bay Biscuits y Geniol con Coca. Sumo contaba con una formación ligeramente diferente en sus primeros días, en la batería se desempeñaba la británica Stephanie Nuttal, quien debió volver a su país natal luego del estallido de la Guerra de las Malvinas.[117]​ También en 1982 Charly García lanzó su disco debut como solista Yendo de la cama al living. En esta etapa (1982 - 1985), surgirían grupos que tendría una existencia efímera, como Púrpura, Metrópoli, Cosméticos y Nylon.

    En 1984 Patricia Sosa y su banda de heavy La Torre fueron votados como banda del año, Del 63 de Fito Páez como álbum del año y el sencillo «Solo quiero rock and roll» como la canción del año.[118]

    A otra banda con una chica en la voz, Los Twist, también les estaba yendo bien, pero sufrió un gran golpe con la partida de Fabiana Cantilo. Ésta a su vez lanzó su primer álbum solista titulado Detectives que contó con la producción de Charly García. Músicos de la talla de Fito Páez, Luis Alberto Spinetta y León Gieco participaron en la grabación. El disco fue presentado un año después debido a la internación de Fabiana por motivos de adicción y no haber dormido durante varios días. En ese año se formaría en el Barrio de Flores, una banda post punk llamada Don Cornelio y la Zona, llegaron a las estaciones de radio con su hit: Ella Vendrá; canción compuesta por su líder Palo Pandolfo. Al igual que Don Cornelio y La Zona; surgirían a mediados de los ochentas, otras agrupaciones ligadas al género del dark, entre ellos Fricción, El Corte y La Sobrecarga.

    Incursiones del rock argentino en el exterior[editar]

    La era dorada del rock de Argentina quedó claramente marcada al comenzar las bandas y solistas sus campañas de expansión y giras internacionales, batiendo récords de ventas de álbumes y asistencia en recitales en varios países del continente americano.

    A medida que la década fue avanzando, se hizo más notorio que las nuevas bandas no se parecían en nada a lo que se había hecho antes:[119]Los Violadores fueron pioneros del punk en Argentina; Virus sorprendió con su sonido new wave y synthpop; Sumo, por otra parte, con su rara mezcla de reggae, rock y punk, terminaría siendo una banda de culto dentro del rock argentino,[120]​ a pesar de que Luca Prodan cantaba principalmente en inglés, lo que dificultó su llegada al público; y Soda Stereo, con su sonido new wave y pospunk se convertiría en una de las bandas más importantes del rock argentino. Los Abuelos de la Nada y G.I.T. hallaron cierto éxito en el exterior.

    Hacia 1985, año en que se formó Los Fabulosos Cadillacs, varias bandas nacionales comenzaron a recibir atención por parte de radios latinoamericanas. Por ese entonces surgirían grupos de pop rock efímeros como Cosméticos y Alphonso s'entrega, ambas bandas de éxito pasajero. El rock nacional comenzó a «escalar» los Andes: primero Chile, luego Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, etc. Zeta Bosio, de Soda Stereo, comentó acerca del fenómeno:

    «Nosotros salimos de Argentina y empezamos a ir a Chile, a Perú, empezamos a subir y en algunos países daba la casualidad de que llegábamos nosotros y nunca había ido una banda de Rock... nos decían que acá eso era una cosa del otro mundo y no iba a funcionar... ahora es una alegría ver que funciona y que tiene fuerza propia...»[121]

    Muchos de los roqueros argentinos firman con las transnacionales y esto les garantiza distribución latinoamericana. A fines de ese año se produce la separación de los Abuelos de La Nada, y comienzan a ganar popularidad grupos con más estética en la imagen, como Soda Stereo.

    Soda Stereo es una de las bandas más exitosas e influyentes del rock en castellano que desató un movimiento de adhesión masiva en América Latina conocido como «sodamanía».[122][123]​ En sus comienzos, la banda estuvo influenciada por bandas de new wave como The Police (generalmente se los conoce como los «Police argentinos»)[cita requerida] , Talking Heads y The Cure. Con su primer álbum, intitulado simplemente Soda Stereo (1984), lograron el éxito nacional; sin embargo, se los acusó de frívolos,[124]​ al igual que a Virus.[125][126]​ Su segundo disco, Nada Personal, fortaleció la popularidad de la banda, con hits como «Nada personal» y «Cuando pase el temblor», abriéndoles las puertas al mercado latinoamericano. En 1986 Soda Stereo lanzó Signos, que consagraría su popularidad con éxitos como «Persiana americana». Los miembros se embarcaron en una gira latinoamericana y grabaron el álbum en vivo Ruido Blanco. Con la gira de Signos, los Soda Stereo se convirtieron en estrellas internacionales. El grupo continuaría con su éxito hasta su separación, y luego de esta se convertiría en una banda mítica del rock argentino.

    En 1985 hizo su debut discográfico la banda under Sumo, tras haber sido vistos en vivo por un productor de la CBS. La placa se llamó «Divididos por la felicidad», en referencia a uno de los grupos preferidos de Luca, Joy Division. Este primer trabajo vendió 15 000 copias e incluyó el hit «La rubia tarada» (titulado originalmente «Una noche en New York City»), así como «Mejor no hablar de ciertas cosas» con letra del Indio Solari, cantante de los Redonditos de Ricota.

    La pequeña onda se convirtió en una ola hacia 1986, y para comienzos de ese año se convirtió en un fenómeno continental, alcanzando América Central, México y cruzando el atlántico hacia España. Los Enanitos Verdes con su pop-rock enérgico lograron un gran éxito. Los Fabulosos Cadillacs, con su mezcla de ritmos latinos, ska y rock se convirtieron en estrellas en su país y eventualmente en Latinoamérica. 1986 fue el clímax de una ola de inesperado éxito para el rock argentino. Sissi Hansen, desde el under, llega al Perú, donde consigue tres hits con su primer disco Mi Religión (Producido por Stuka).

    Este movimiento ayudó a revitalizar al rock latinoamericano ya qué le probaría a los productores y sellos discográficos de otros países que el rock en castellano funcionaba y era rentable. En México, las bandas argentinas eran promocionadas por medios como Televisa bajo la frase «Rock en tu idioma».[127]​ En Perú, las bandas argentinas fueron un catalizador que llevó al rock peruano hacia un público aún mayor, convirtiéndose en mainstream.[128]​ En Chile, donde ya existían algunas bandas (como Los Prisioneros), la ola de bandas argentinas inspiraría e influiría a las bandas locales, hasta el día de hoy.[129]​ El estallido del rock colombiano se puede rastrear hasta los años ‘80, con muchas bandas locales citando bandas argentinas como influencias directas.

    1988 comenzó con las agrupaciones argentinas más importantes (Soda Stereo, Los Enanitos Verdes, Charly García, Miguel Mateos, GIT, Virus) girando por América, Europa y hasta países de Asia. Ya por este tiempo, la ola de bandas argentinas comenzó a «apaciguarse», pero su legado dejaría las puertas abiertas del rock argentino al éxito masivo. También siguieron por la carretera del rock otras personalidades importantes, pero menos exitosas como es el caso de Fito Páez y Andrés Calamaro quien ya había grabado dos discos solistas muy buenos, pero poco aclamados por la popularidad.

    Fin de los años 80's[editar]

    Man Ray en concierto, el 15 de diciembre de 2013. Formados en 1988, alcanzarían el éxito en la década siguiente con las canciones «Extraño ser» (de Miguel Zavaleta) y «Sola en los bares».

    1987 probaría ser un año bastante violento para el rock en Argentina, con sucesivos incidentes en recitales a lo largo del año.

    A inicios de 1987 se realizó una edición del festival de rock La Falda que fue particularmente negativa. A causa de la mala organización, lluvias torrenciales y un público agresivo (que tuvo incidentes con la policía), quedó en la historia como uno de los peores episodios del rock argentino. En el recital de Miguel Mateos/ZAS, por ejemplo, en un momento el cantante se cansó de los que le arrojaban choclos y empezó a insultarlos duramente, mientras abajo un punk con navaja en mano y cigarro en la boca aterrorizaba al público.[130]​ También Charly García insultó al público, que le arrojaba choclos, lo que provocó que también dijera "¡no me maten en este lugar, yo quiero morir en Hollywood!"[131]

    El episodio negativo en el festival La Falda 87 provocó que Miguel Mateos decidiera dejar de lado el mercado argentino y comenzara a priorizar los mercados mexicano y estadounidense, donde cosecharía los mejores éxitos de su carrera y donde su prestigio sería tan alto que sería únicamente comparable al de las bandas argentinas más populares internacionalmente (Soda Stereo, Enanitos Verdes, Fabulosos Cadillacs).

    Pero, fundamentalmente, el escándalo del festival La Falda 87 fue un duro golpe a realización de festivales federales de rock. La idea se volvió prohibitiva para los productores a partir de ese episodio, lo que llevó a que durante largos años no se volviera a hacer un festival federal de rock en Argentina. Recién en 1992 con el Festival Argentino de Música Contemporánea de La Falda, publicitado con el eslogan "renace el mito" a modo de despejar dudas y traumas, volvió a hacerse uno: fue un éxito y no hubo incidentes.[132]​ Sin embargo, esto no significó que se asentara la idea de los festivales federales, ya que no tuvo regularidad en los años siguientes. En noviembre de 1996 se realizó en Córdoba la tercera edición del festival Nuevo Rock Argentino, con las bandas del rock alternativo del momento.[133]​ En 2000 se realizó el festival Buenos Aires Vivo (que era itinerante y tocaba en distintas provincias),[134]​ y se repitió al año siguiente. Pero fundamentalmente, en 2001 con la primera edición del Cosquín Rock, se asentó definitivamente la idea de hacer un festival masivo de rock en las provincias: logró tener regularidad en los años siguientes.

    El 4 de febrero de 1987 los Ramones tocaron por primera vez en Argentina, con un lleno total en Obras. Aunque también tuvo un lado negativo: hubo gente que se infiltró sin pagar entrada, dejando afuera a gente que sí la había pagado,[135]​ y además hubo destrozos de vía pública, heridos y detenidos en una pelea con la policía, que por entonces era habitual que quedara emplazada en recitales de rock para llevarse una cuota de detenidos hacia la comisaría (práctica que solo terminaría en 1991 con el caso Bulacio).[136]​ A largo plazo, los efectos de ese recital de los Ramones en el '87 fueron que el punk tomaría un gran despegue en Argentina, y para la siguiente visita de la banda en 1991 ya estaría instalado como uno de los géneros más masivos del país. Como muestra, una gran cantidad de bandas punk se formó en los años siguientes a 1987, como Attaque 77, Dos Minutos y Flema. Un éxito tan grande solo se pudo conseguir atrayendo a un público crossover que incluía a los amantes del pop, ahí fue fundamental que el primer álbum de los Ramones editado en Argentina fuera Pleasant Dreams (1981),[135]​ uno de los más melódicos y pop de su carrera (con un sonido muy influenciado por las bandas de pop rock de los '60 que los miembros escuchaban durante su adolescencia), y que a su vez dejaría su huella en las bandas locales, por ejemplo: los primeros hits de Attaque 77, como «Hacelo por mí» y «Espadas y serpientes».

    El 17 de marzo de 1987 en el show de The Cure en Ferro (y con La Sobrecarga como teloneros) hubo incidentes por hordas que entraron al estadio sin pagar entrada, infiltrándose a través de techos vecinos, y que luego una vez en el campo se pusieron a pelear con los empleados de seguridad y sus perros. Los propios músicos sufrieron agresiones mientras tocaban, aunque el recital nunca se canceló. Hubo rumores acerca que productoras rivales enviaron barras bravas como venganza hacia el organizador del recital, Grinbank. El saldo de los incidentes fue de 20 heridos, 100 detenidos y 1 muerto (un vendedor de panchos que trabajaba en el estadio y tuvo un paro cardíaco).[137]

    El 2 de mayo de 1987 en el recital de Soda Stereo en la discoteca Highland Road de San Nicolás de los Arroyos un balcón se derrumbó, dejando un saldo de 5 muertos y 110 heridos. El recinto, habilitado para 1500 personas, tenía 2500 esa noche.[138]​ A causa del incidente, el siguiente recital en Obras de la banda se hizo en tono sobrio, sin decoraciones, a modo de conmemoración a las víctimas.

    En 1987 el álbum Signos de Soda Stereo pasó a tener un lugar destacado en la historia de la industria discográfica argentina: ese año se convirtió en el primer álbum de un artista argentino en ser lanzado en formato de CD. Debió ser fabricado en Holanda, ya que aún no habían máquinas en Argentina para fabricar CD, y de ahí fue enviado a toda Latinoamérica. Este episodio es una de las muestras de cómo Soda Stereo era una banda vanguardista, siempre a la caza de los últimos adelantos tecnológicos y artísticos. Por otro lado, el lanzamiento en 1987 en formato CD de Signos marcó el inicio del retroceso del vinilo y el casete en Argentina frente a los CD, una tendencia que continuaría en los años siguientes.

    En 1987 se produjo la muerte de otra figura del rock local: Luca Prodan, líder de Sumo, fue encontrado muerto el 22 de diciembre en su habitación, víctima de una cirrosis hepática.[139]​ Su fallecimiento provocó conmoción entre sus fanáticos y en la escena del rock argentino. Luego de la muerte de Prodan, Sumo se separaría y sus miembros formarían dos nuevas bandas, Divididos (con Ricardo Mollo y Diego Arnedo) y Las Pelotas (con Germán Daffunchio, Alejandro Sokol y Alberto Troglio). De las dos, Divididos lograría mayor éxito comercial, contando con un sonido potente y ganándose el apodo de «La aplanadora del rock». Las Pelotas, por otra parte, contaría con un éxito comercial más moderado, y transformándose en una banda más underground. En 1988, Fricción editaría su último álbum Para terminar dándole un cierre a la etapa pospunk del rock argentino.

    En ese mismo año, perdería otro artista de gran renombre: Miguel Abuelo, fundador de Los Abuelos de la Nada, fue diagnosticado de sida. Murió el 26 de marzo de 1988 de un paro cardíaco a poco días de haber cumplido 42 años.

    El líder de Virus, Federico Moura, también fue notificado de tener sida. Moura murió de una insuficiencia cardiorrespiratoria el 21 de diciembre de 1988, justo un día antes de cumplirse el primer aniversario de la muerte de Prodan. Sin embargo, Virus sobrevivió a la muerte de su líder, ya que varios meses antes de su muerte, Federico le ordenó a su hermano, el tecladista y corista de la banda Marcelo Moura, que ocupara su lugar. La banda continúa activa hasta la actualidad, como una banda de pop-rock con influencias del synthpop y el electropop.

    Tres tendencias principales definieron el rock argentino a fines de los ochenta. La primera fue la consolidación de las bandas de recepción internacional y su paso a una etapa de mayor madurez. Algunas comenzaron a experimentar con la world music en los dos últimos años de los ochenta. Por ejemplo, Charly García se reunió con su viejo compañero de Serú Girán, Pedro Aznar y grabaron Tango 4. Antes de la muerte de Moura, Virus también había comenzado a experimentar con la música brasileña para su álbum Superficies de placer.

    Muchas bandas continuarían su búsqueda de experimentación pero desde un lugar más underground. Entre ellas estaban: Todos Tus Muertos (liderado por Horacio Villafañe), Don Cornelio y la Zona (posteriormente Los Visitantes), Los Brujos, Fun People, Los 7 Delfines (liderado por Richard Coleman ex Fricción) y finalmente Babasónicos, una de las bandas argentinas más importantes en la actualidad. Todas estas bandas formarían parte de la del «nuevo rock argentino» de comienzos de los 90.

    Hermética dominaba los gustos populares, aún en otros países latinoamericanos, junto con Rata Blanca, JAF y Horcas. La escena del metal era muy saludable, aún para un género que nunca atrajo a grandes masas como lo hacían otros estilos. Una banda importante del underground fue Nepal, Apocalipsis, Tren loco una de las pioneras del thrash-heavy metal. Formada en 1984, fue parte de la primera generación de músicos de thrash, y ganó prominencia a fines de la década. Por otra parte, el género contaba con varias revistas dedicadas solo al metal, como Madhouse, Metal, Riff Raff, Revista Epopeya, etc.

    Los finales de los 80's también fue un período de constante crecimiento para Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Su popularidad aumentaba e iban camino a convertirse en un clásico del rock argentino moderno, reuniendo masas de seguidores y ganándose la posición de banda de culto para sus fanáticos y la prensa. También fueron conocidos por mantener una postura indie con respecto al negocio de la música.[140][141][142]​ Sin embargo, un aspecto polémico de la banda fueron sus recitales de finales de los '90, conocidos por ciertos episodios de violencia[143][144][145]​ que culminaron con las muertes de varios fanáticos.[146]​ En 1985 editaron su primer disco Gulp!, con la participación del pianista clásico Lito Vitale. El tránsito a la escena musical establecida implicó también el abandono del estilo circense original y la consolidación de un estilo más convencional de espectáculo de rock; de esta época data la máxima de tocar 'solos y de noche', con la que Solari justificó su reiterada negativa a presentarse en festivales.

    También fue durante este período cuando Ratones Paranoicos empezaron a crear el subgénero «rolinga», «rock chabón» o «rock barrial». El subgénero rolinga tiene como principal influencia a los The Rolling Stones, una de las bandas extranjeras más populares en la Argentina y formadora de todo un culto.

    En 1987 surgió la banda de punk Attaque 77 grabando demos y canciones "adolescentes". En 1988 se formó el grupo La Renga (aunque su primer disco se lanzó en 1991), que tendría éxito masivo a partir de fines de los años noventa. En ese mismo año, se formaría el dúo Man Ray; integrado por la fotógrafa Hilda Lizarazu y Tito Losavio.

    En el año 1989, La Torre regresa de una exitosa gira internacional por la Unión Soviética y otros países, de regreso en Argentina Patricia Sosa abandona el grupo para comenzar su carrera como Solista. Con la pérdida de su vocalista, esta banda, consagrada, se disuelve.

    Finalmente, Divididos, con su potente sonido de guitarras y su «noise melódico» seguía aumentando su popularidad entre el público. En general, los años ochenta cerraban como una de las mejores décadas para el rock argentino, con grandes bandas ya consagradas a escala nacional e internacional, una saludable escena underground, y una búsqueda y experimentación a todos los niveles.

    El 11 de diciembre de 1987 el músico británico Sting realizó un masivo recital en el estadio de River Plate en Buenos Aires, haciendo subir al escenario a las Madres de Plaza de Mayo, donde hicieron su ronda mientras sonada "They dance alone", un gesto que no había tenido ninguna banda de rock argentina. Músicos como León Gieco y Luis Alberto Spinetta han comentado la vergüenza que sintieron y al mismo tiempo el efecto de toma de conciencia que tuvo el acto.[147][148]​ Carlos Polimeni ha reflexionado sobre el impacto de aquel hecho sobre la historia del rock argentino:

    Fue a partir de ahí que el ideario de los músicos argentinos de rock se fue poblando de relación con la lucha por los derechos humanos. Lo que hoy resulta más o menos normal para docenas de grupos y solistas, hasta el gesto de Sting no estaba en el parámetro de la cultura local de rock.
    Carlos Polimeni[148]

    El 27 de diciembre de 1988 se dio un hito en el rock argentino: por primera vez tuvo un megafestival, algo que se concretó con la realización del Festival Tres Días por la Democracia que juntó a 150.000 personas, una cantidad nunca antes vista en la escena y que la ponía al nivel de las mayores escenas del mundo. El festival se realizó en la avenida 9 de Julio y que tuvo entre sus números a La Torre, Ratones Paranoicos, Enanitos Verdes, Fito Páez, Charly García, Luis Alberto Spinetta y como plato fuerte de la noche a Soda Stereo.[149]​ De esta forma se cumplió aquel anhelo de hacer un megafestival de rock en Argentina, algo que se había intentado frustradamente en 1970 con el Primer Festival de Música Joven en Lobos; quedaba claro que ahora sí estaban dadas las condiciones y contexto en Argentina para emprender un proyecto de este tipo.

    El retorno de la democracia y el estallido de la new wave produjeron una inclinación de las radios FM hacia lo musical, y es a partir de esta época en que se establece en Argentina el modelo de las FM tal como se las conoce globalmente, con sus típicos formatos, programaciones y códigos.[19]

    El 23 de enero de 1985 el empresario Daniel Grinbark logró que comenzara a transmitir la Rock & Pop, radio que tendría tanto éxito que establecería un modelo de programación y locución enfocado en la música que sería seguido por los siguientes proyectos de FM, además que daría lugar a una revista, festivales y discos con su nombre.

    Un gran aluvión de radios FM comenzó a emitir por aquella época: La 100, Horizonte, Inolvidable, Láser FM, EMFOK 97½, San Isidro Labrador, FM Z95 y Nativa. Sin embargo, recién en 1989 comenzó a emitir la primera FM completamente de tango: FM Tango.

    En 1989 en Rosario comenzó a emitir la primera radio en Argentina con programación completamente dedicada al rock argentino: Red TL.[19]

    Hiperinflación y sus consecuencias (1989—2004)[editar]

    Estallido de la hiperinflación[editar]

    El 14 de mayo de 1989 estalló la hiperinflación argentina cuando, en medio de una recesión económica, las elecciones presidenciales efectuadas ese día arrojaron como resultado que el partido radical dejaría el gobierno y que asumiría el peronismo con Carlos Menem como nuevo presidente de la nación. Como consecuencia, se aceleraron las tendencias previas de caída económica, explotaron los saqueos y disturbios por todo el país, y diversos sectores empezaron a presionar para que el traspaso de mando no fuera en diciembre sino que se diera anticipadamente, cosa que se concretó el 8 de julio. No obstante, la hiperinflación fue larga y continuó con el nuevo gobierno, teniendo coletazos hasta abril del año siguiente.

    La hiperinflación afectó severamente la escena musical argentina. Las bandas consagradas y con mayor poder adquisitivo pudieron en cierto modo sortear la crisis, haciendo giras internacionales donde pudieran recaudar los tan necesitados dólares.[150]​ Sin embargo, las bandas chicas que recién estaban empezando corrieron otra suerte: debido a que la industria de la música se vio severamente afectada por la crisis, varios proyectos quedaron en pausa o directamente descartados, lo que afectó las carreras de diversas bandas y solistas que venían en crecimiento.

    Uno de los efectos a largo plazo de aquella hiperinflación fue que, mientras que fueron desapareciendo las bandas chicas del pop rock y new wave que seguían el modelo de unirse a una gran discográfica, fue creciendo un modelo alternativo de autogestión y de grabar producciones de forma independiente, y de hecho entre fines de los '80 y principios de los '90 nacieron varias bandas contraculturales, del rock alternativo y del género luego conocido como rock barrial. Incluso si hubieran buscado usar la vía de las grandes discográficas, las bandas emergentes se hubieran encontrado con las puertas cerradas, tanto por la crisis económica como por reticencias de los sellos, que con el cambio de formato de vinilo al CD prefirieron ir al negocio seguro de reeditar placas de artistas consagrados, en vez de arriesgar por editar artistas nuevos. Al respecto de esta época comentó años más tarde el músico Fernando Samalea, en su libro autobiográfico Mientras otros duermen: una larga vigilia del rock (2017):

    Sucedían tiempos particulares para la industria musical. El cambio del vinilo al CD había hecho que la mayoría de las compañías grandes apostasen más a reediciones que a proyectos actuales. Como consecuencia, en Argentina surgieron radios alternativas, sellos independientes, compilados (...) y bandas (...) [que] mostraban otra escena alternativa.

    Como muestra de que en ese periodo se vivió una baja del pop rock y un repunte de los géneros más duros del rock, basta con ver que en esa época fueron los debuts en Obras de numerosas bandas de los géneros duros: el 25 de noviembre de 1989 fue Ratones Paranoicos, el 2 de diciembre de 1989 fue Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (y el 29 de ese mismo mes repitió en la cancha de hockey del club para 25.000 personas, algo que shockeó a propios y extraños, ya que normalmente el paso de tocar de la cancha de básquet a la cancha de hockey de Obras tomaba años de crecimiento en popularidad), el 14 de julio de 1990 fue Rata Blanca, el 5 de octubre de 1991 fue Attaque 77, el 23 de mayo de 1992 fue Divididos y el 3 de julio de 1993 fue Memphis la Blusera.[152]

    La industria musical posterior[editar]

    Con respecto al estado de la industria discográfica, recién en 1991, con una cierta estabilidad económica, sin inflación pero también sin mucho poder adquisitivo, las discográficas pudieron lanzar los primeros y segundos álbumes de numerosas bandas emergentes, álbumes que en algunos casos estaban pendientes desde hacía 2 años.[153]​ Algo que motivó críticas del productor Daniel Grinbank fue que durante la crisis las discográficas no hicieron muchos esfuerzos para exportar las bandas argentinas, y por eso en 1991 acusó a las discográficas de una falta de creatividad ejecutiva.[154]​ En 1992 continuó la mejoría y se produjo un repunte de las ventas de discos y asistencia a recitales, y aunque las productoras aún veían complejo hacer giras por las provincias, sí veían con buenos ojos volver a enviar bandas a tocar a otros países.[155]​ Como muestra de la mejoría económica y mayor poder adquisitivo, a partir de ese 1992 estallaron las visitas de bandas y artistas internacionales, que fueron aprovechadas por las bandas locales haciendo de teloneras.

    Hacia 1993 estaba asentándose el modelo "multitarget" de radios FM, con rankings del tipo "los 40 principales" que no seguían un género en particular sino que simplemente seguían un criterio de popularidad: los oyentes votaban las canciones y las más elegidas eran pasadas. De modo que en una radio podían pasar por igual artistas tan diferentes como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Julio Iglesias y Michael Jackson.[156]​ Tal era la programación de, por ejemplo, FM 100.[157]​ Sin embargo, en paralelo estaba surgiendo otra movida más roquera: el Condon Clú establecía cada fin de semana recitales en distintos locales, a donde tocaban números como Las Pelotas, Los Piojos, Memphis la Blusera, Bersuit Vergarabat, Pappo y Juanse.[156]​ Esta movida sería un importante eslabón en el posterior estallido del rock barrial.

    No obstante, ya para 1994 las excelentes ventas de discos y de entradas a recitales no volvieron a repetirse, y en el ambiente se hablaba de una baja estimada en un 20-30%.[158]​ Grinbank reflexionaba que tal vez fue un error depositar a fines de 1993 una gran concentración de megaestrellas internacionales como Michael Jackson, Madonna y Guns N' Roses, y declaraba que "la industria había llegado a su dimensión real".[158]​ Para sortear la baja, empezó a realizar recitales con duplas de artistas internacionales: Ramones-Motörhead, Kiss-Black Sabbath, Sting-James Taylor, etc. Los artistas nacionales continuaron aprovechando estas visitas para ser teloneros.[158]

    Las siguientes tendencias reflejaron el poco poder adquisitivo del público, por ejemplo, en el verano de 1996 hubo poca actividad de recitales en la costa argentina debido a ese factor.[159]​ Varios años más tarde, Grinbank se refirió a estos problemas:

    Cuando me dicen "para vos la época del 1 a 1 fue fantástica" digo que no, porque podía comprar baratos los artistas, pero la gente no tenía plata para pagarlos y, además, no era muy buena la situación que se vivía.
    Daniel Grinbank, La Nación, 31 de enero de 2016.[160]

    En 1996 tuvo lugar en Estados Unidos un acontecimiento que tendría grandes consecuencias a largo plazo en la industria musical global, cambiando la evolución de la música estadounidense y, por tanto, de todo el mundo: se aprobó la Telecommunications Act, una ley cuyo principal argumento era desregular el mercado de telecomunicaciones para que cualquier compañía pudiera comprar sin límites espacios mediáticos, y que entre otros resultados favoreció el avance de monopolios en la radiodifusión, llevó a una mayor homogeneización de sonidos y perjudicó la difusión de artistas nuevos o independientes.[161]

    1999 fue el año del pico máximo histórico de ventas de la industria discográfica global, con un récord de U$28.900.000.000 generados, en gran medida gracias al formato del CD, que también llegó ese año a su apogeo.[162]

    No obstante, el 1 de junio de ese mismo 1999 se fundó Napster, compañía dedicada a descargas online de música. A partir de ese momento, en los años siguientes se produciría una caída sin interrupciones en las ventas de formatos físicos, y un aumento sostenido en las descargas digitales.[163]​ Aunque también hubo voces que argumentaron que tradicionalmente solo un 20% del público compraba música, y con la llegada de las vías digitales apareció en escena el otro 80%.[162]

    La crisis económica argentina de 2001-02 provocó que se repitiera un patrón que ya se había visto en la hiperinflación argentina de 1989-90, con bandas y artistas argentinos que se fueron a tocar en giras por el exterior para buscar los tan necesitados dólares, aunque esta vez no fueron únicamente los artistas consagrados sino también otros en ascenso y con popularidad menor.[164]

    La mejora económica se sintió en la reanudación de las visitas internacionales, la primera en llegar tras la larga crisis fue Iron Maiden, que tocó el 11 de enero de 2004 en Vélez con Horcas y O'Connor de teloneros.[165]

    Megafestivales[editar]

    El gran éxito del megafestival Tres Días por la Democracia de 1988 (juntó 150 mil personas) había sugerido la idea que en la escena argentina se establecerían los megafestivales; sin embargo, la hiperinflación hizo que la idea quedara en pausa y que el gobierno no hiciera un megafestival en 1989.

    No obstante, ya para diciembre de 1990 la situación económica se había recompuesto lo suficiente como para que se reflotara la idea de los megafestivales, y el 14 de diciembre de 1990 se realizó el festival Mi Buenos Aires Rock en la avenida 9 de Julio, con 100.000 personas y teniendo entre sus números a La Portuaria, Fabiana Cantilo, Luis Alberto Spinetta y Charly García.[166]

    La experiencia de dicho megafestival tendría continuidad en los siguientes años, por lo que en los años '90 el rock argentino mostraría una tendencia de un aumento exponencial de su poder de convocatoria con respecto al nivel que tenía en la anterior década. Del panorama de los años '80, donde los recitales eran mayoritariamente en teatros y estadios chicos, con muy pocos episodios de recitales masivos, en los '90 pasó a ser usual que se realizaran recitales masivos: el festival Mi Buenos Aires Querido II en la avenida 9 de Julio en 1991 (250.000), el festival Rock de Corazones Solidarios en el mismo lugar en 1992 (100.000), los dos River de la reunión de Serú Girán en 1992 (120.000). Además, a partir de 1992 se le sumaría otro espacio masivo al rock argentino: ese año comenzó la costumbre de incluir recitales en el tradicional festival anual de aniversario de La Plata, realizado típicamente en noviembre en la Plaza Moreno.[167][168][169]​ La primera edición de 1992 tuvo como números centrales a Horacio Fontova, Luis Alberto Spinetta y Fito Páez.

    Por otro lado, el 30 de noviembre de 1991, en otra fecha del festival Mi Buenos Aires Querido II, se realizó en la avenida 9 de Julio un recital de tango. En una sección, artistas del rock argentino se sumaron y cantaron tangos emblemáticos; participaron los rockeros: JAF, Celeste Carballo, Horacio Fontova, Fabiana Cantilo, Roque Narvaja, María Rosa Yorio, Moris, Litto Nebbia, Silvina Garré, Alejandro Lerner, Patricia Sosa y Juan Carlos Baglietto. Este recital de tango tuvo una asistencia de 40.000 personas.[170][171]

    El 3 de marzo de 1999 se estaba realizando el festival Buenos Aires Vivo III en Costanera Sur, cuando en los shows de Caballeros de La Quema y Divididos sucedieron hechos lamentables: dos fanes de 21 años llamados Raúl Lumille y Diego Aguilera murieron electrocutados al tocar un alambrado que se había electrificado con cables sueltos, además hubo un apagón que fue aprovechado por hordas de delincuentes para robar al público y acuchillarlos, en total hubo 25 heridos. Estos hechos provocaron que fueran canceladas las últimas dos fechas del festival, que iban a contar con mensajes de Amnesty International por los 50 años de los derechos humanos y artistas a tono (León Gieco y Mercedes Sosa). Pero fundamentalmente, sembraron serias dudas de cara al futuro acerca de que el gobierno volviera a hacer recitales masivos de rock.[172]

    Sin embargo, el gobierno quería continuar realizando recitales de rock, así que tras los incidentes replanificó todo el formato para el año siguiente: en 2000 se realizó el Festival Argentina en Vivo, ahora ya no solo en capital sino con conciertos a lo largo y ancho del país, y exclusivamente en recintos cerrados (más fáciles de vigilar que los espacios abiertos de la anterior vez). Ahí sí se pudo hacer la fecha especial de Amnesty que había sido planeada originalmente para el año anterior.[173]​ El Argentina en Vivo 2000 fue un éxito, y volvería a tener una edición al año siguiente, pero fundamentalmente fue importante para volver a convencer a empresarios y organizadores de que era posible hacer festivales en las provincias (una idea que había quedado descartada tras el trauma de los incidentes en La Falda Rock '87), y que en 2001 desembocaría en el nacimiento del Cosquín Rock.

    El 4 de abril de 2000 el rock argentino conquistó un récord: por primera vez en la historia mundial se hizo un recital de rock en Antártida, con la presentación de León Gieco en la Base Marambio como parte del itinerante Argentina en Vivo.[174]

    En octubre de 2003 un nuevo festival apareció en la escena del rock argentino: el Quilmes Rock. La principal premisa del Quilmes era convertirse en el primer festival argentino que alojara distintas temáticas, a la manera de los más importantes festivales anglosajones, por eso ya en su primera edición los artistas fueron ubicados en fechas según su estilo (por ejemplo, el 10 de octubre fue un día pop con Gustavo Cerati y Emmanuel Horvilleur, y el 11 de octubre fue un día de rock barrial con Ratones Paranoicos y La Mancha de Rolando).[175]

    Medios[editar]

    En los años '90 habrían cambios sustanciales en la escena de radios argentinas, con el inicio de emisión de radios como la FM Hit, Metro 95.1, NRG 101, y FM Panda.

    El 24 de abril de 2000 se produjo un hito en la radiodifusión del rock argentino: comenzó a emitir la Mega 98.3, radio FM que ya desde su eslogan (puro rock nacional) dejaba en claro su contenido: 100% de música de artistas del rock argentino. Si bien ya habían habido casos de radios argentinas que pasaran solo rock argentino (Red TL en 1989 y FM La Boca en 1993), era la primera vez que sucedía con un megaemprendimiento de la capital. Apenas empezada la radio conquistó un récord: en menos de 30 días ya se había convertido en la radio más escuchada, con un 15,03% del share. Sin embargo, sus organizadores tenían claro desde antes que sería un éxito: un estudio preliminar de mercado había arrojado que gran parte del público argentino quería una radio que pasara solo rock nacional, y que incluyera a artistas que habían quedado casi olvidados en las radios argentinas, como Sandra Mihanovich, Miguel Mateos y Juan Carlos Baglietto.[176][177]

    El 1 de abril de 2004 comenzó a emitir FM Kabul, un nuevo proyecto de Daniel Grinbank ideado para difundir bandas emergentes e independientes. Con un enfoque opuesto, el mismo día comenzó a emitir Pop Radio 101.5.

    Ley de discotecas[editar]

    En junio de 1996 surgió un obstáculo para la escena: el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde, promulgó una ley que restringía las actividades de las discotecas de la provincia, por ejemplo, establecía las 04:00 de la madrugada como horario máximo de actividad.[178]​ La ley había surgido como respuesta a episodios recurrentes de violencia en las discotecas, y al avance de las drogas en Argentina. Pero por otro lado, esta medida suponía un golpe a la actividad de las bandas en la provincia, y especialmente en el conurbano (uno de los circuitos de rock más importantes en el país). Como consecuencia, hubo artistas que compusieron canciones criticando la medida, como Kapanga con «El mono relojero» y Bersuit Vergarabat con «Se viene el estallido». No obstante, en la práctica la medida fue bastante inefectiva: al ser tan impopular, casi nadie hizo esfuerzos por hacerla valer.[179]​ Otro flanco débil para ejercerla fue la falta de coordinación con la capital, donde simplemente no atendieron la ley.[179]​ Los empresarios estuvieron entre quienes más sufrieron la medida, y 100 discotecas quebraron,[179]​ por lo que libraron batallas legales para conseguir recursos de amparo y contrarrestar una ley que, en su entender, era contraria al espíritu de libertad de negocio.[179]​ A causa de la medida, Duhalde perdió el apoyo del sector de votantes más jóvenes, algo que lo perjudicó en las elecciones de 1999.[179]​ Con el cambio de gobierno tras estas elecciones, el nuevo gobernador provincial, Carlos Ruckauf, derogó la ley a principios de 2000, estableciéndose que cada municipio arreglaría su actividad de discotecas.[180][179]

    Recrudece la violencia[editar]

    Los Redonditos serían particularmente perjudicados por la violencia recurrente en sus recitales. Comenzó el 19 de abril de 1991 con el recital en Obras que desembocó en 73 detenidos, uno de los cuales murió por heridas de golpes en la comisaría, iniciando un largo juicio (el caso Bulacio). Los dos de diciembre de 1994 en Huracán dejaron 28 heridos y 60 detenidos. El del 23 de mayo de 1998 en Villa María (Córdoba) dejó 1 muerto, 30 heridos, 20 detenidos y un móvil de Crónica TV destruido. Los de junio de 1999 en el Patinódromo de Mar del Plata dejaron 1 muerto, 100 heridos, 500 detenidos, 3 autos incendiados y numerosos comercios saqueados y destrozados. Los de abril de 2000 en River dejaron 1 muerto, 150 heridos y 39 detenidos. Finalmente, su último recital, el 4 de agosto de 2001 en el Chateau Carreras, dejó 1 muerto y 2 heridos.[181]

    A partir de la muerte de Bulacio el 26 de abril de 1991 y del juicio que le siguió, se terminó la práctica, común desde hacía décadas, de que la policía estuviera emplazada en los recitales con órdenes de llevarse una cuota de detenidos para las comisarías, en grandes operativos que incluían autobuses vacíos para llenarlos de detenidos.[136]​ Por otro lado, se dio la casualidad que también terminó ese año otra modalidad policial común desde hacía décadas: la de secuestros, tras la caída de la banda de comisarios que el 24 de agosto secuestró a Mauricio Macri. En suma, en 1991 el rock argentino se deshizo del último vestigio de represión que quedaba de la época dictatorial, el de la represión y acoso policial. En los años siguientes, los recitales argentinos se hicieron en un clima de mayor libertad y holgura, y con la policía ya no emplazada para hacer detenciones arbitrarias, sino simplemente como seguridad de eventos con gran concentración de gente.[136]​ Aunque también la menor actividad policial en el rock llevó a que se volviera común que, ante el surgimiento de algún incidente, la policía tardara en llegar y restablecer la seguridad (algo que se evidenció en 1996 en los incidentes de Florida y Lavalle, causados por una promoción de entradas para los Ramones).[136]

    El 1 de diciembre de 1992 se tenía planeado hacer el festival por el Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA en la avenida 9 de Julio, anunciando que tocarían Fito Páez, Charly García y Soda Stereo. Cuando ya estaban reunidas 45 mil personas, se anunció que finalmente no tocarían esos artistas, lo que provocó que la multitud se enfureciera y hubieran saqueos de negocios y 200 heridos.[182]

    El 18 de febrero de 1994 Hermética estaba tocando en la discoteca Morón 90 cuando una descarga eléctrica mató a un fan de 16 años llamado José Luis Damián. Sin embargo, a continuación sucedió algo inédito, que no había sucedido en los casos anteriores de muertes en recitales de la escena (y que tampoco sucedería en los casos futuros): la banda decidió, a modo de disculpa con la familia de Damián, pagar el entierro y realizar un recital en la discoteca Stadium destinando todo lo recaudado hacia la familia.[183]​ No obstante, la familia igual hizo juicio a la banda, y allí los miembros argumentaron que eran empleados del bajista y letrista Ricardo Iorio así que quedaban libres de culpa. Iorio sería el único penado por este juicio, ya que le embargarían su cuenta de SADAIC (algo que recién se levantaría en 2012). Como consecuencia de este evento, los miembros quedaron seriamente enfrentados y Hermética entró en su recta final. La banda pasaba por su mejor momento y el 12 de noviembre tuvieron su primer Obras propio, pero igual se separó el 18 de diciembre de ese mismo año en la discoteca Go! de Mar del Plata.[184]

    También habría muertes con las visitas internacionales. El 4 de diciembre de 1992, un día antes del recital de Guns N' Roses, una fan de 16 años llamada Cynthia Tallarico se suicidó de un disparo a raíz de que su padre le prohibió ir al recital, el padre también se mató al ver el cuerpo de su hija.[182]​ El 3 de septiembre de 1994 en el recital de Kiss murieron los fanes Edgardo Pereyra (23 años) y Carlos Clavero (25 años), ambos por caídas desde gran altura; la banda se enteró y estuvo a punto de no tocar, pero finalmente los convencieron de cumplir sus compromisos.[183]​ El 14 de octubre de ese mismo año, en las filas de la boletería para el recital de los Rolling Stones en febrero del año siguiente, un fan de 22 años llamado Fabián Maldonado fue asesinado de un corte en el cuello con una botella rota; el caso se resolvió con la condena del agresor, Raúl Zarza, a 9 años de prisión.[183][185]

    Sin muertes, pero igualmente con incidentes fueron las visitas de The Exploited (20 de marzo de 1993, hubo una batalla campal entre punks y skinheads), Poison (agosto de 1993, se presentaron en el programa de televisión Ritmo de la noche y destrozaron el estudio) y Ramones (marzo de 1996, una promoción de canje de entradas por tapas de gaseosa termina siendo un desastre y provoca saqueos y destrozos en pleno microcentro porteño).[109]

    El 8 de mayo de 2004 en la visita de Motörhead al boliche Hangar sucedió algo ominosamente profetizador: una horda de violentos ingresó golpeando a los patovicas y luego, ya en el recital, uno prendió una bengala, lo que quitó el oxígeno dentro del boliche y provocó que los miembros de la banda empezaran a sentirse mal y decidieran dar por terminado el recital tras solo 50 minutos. Esto encendió la ira del público, que destrozó el boliche y los equipos de la banda.[186]

    Solistas[editar]

    Charly García, en el ciclo de recitales oficiales realizados en la Casa Rosada, 2005.

    Los artistas solistas como Charly hacia tiempo que estaban establecidos como grandes figuras del mundo del rock nacional. Las dos grandes estrellas desde los años 1970 fueron Charly García y Luis Alberto Spinetta. Charly disfrutó de unos prolíficos años ochenta, editando varios álbumes y con sus canciones convirtiéndose en clásicos absolutos del rock argentino. Sin embargo, también atravesó dos internaciones tras un par de colapsos nerviosos. Pero nada pudo pararlo: en 1992 se reunió con Serú Giran, llegando a llenar el estadio de River en dos ocasiones y grabando el álbum doble en vivo Serú ‘92. En los años 1990 Charly comenzó con su eslogan «Say No More», que con el paso del tiempo se convertiría en su «marca registrada». Spinetta tuvo una carrera algo más desigual, pero siempre contó con el cariño del público. Pappo continuaba sacando discos mezclando blues y heavy.

    En diciembre de 1990 Charly García tocó una versión rock del «Himno nacional argentino» ante 100.000 personas reunidas en un festival público organizado en la Avenida 9 de Julio por la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires. La interpretación generó un amplio debate, e incluso denuncias penales y una descalificadora crítica de la esposa del presidente Carlos Menem.[187][188]

    A fines de febrero de 1999, durante el festival Buenos Aires Vivo 3, organizado por el Gobierno de la Ciudad (con entrada libre y gratuita), Charly García sorprendiendo a todos realizó un espectacular concierto en Puerto Madero, convocando entre 130 000 y 300 000 personas (según la fuente).[189][190]

    Miguel Mateos seguía siendo popular y reconocido en Latinoamérica, aunque casi desapareció del panorama local debido al éxito obtenido en los Estados Unidos, que lo hizo tomar la decisión de radicarse en la ciudad de Los Ángeles, California desde 1989, luego de dar el primer concierto de rock en español en «The Palace» y hacer giras en ese país ya sin ZAS, y con una banda formada por su hermano y reconocidos músicos estadounidenses como Stuart Mathis y Jennifer Batten (guitarrista de Michael Jackson) y codeándose con bandas anglosajonas como Bon Jovi hasta 1994 que regresa para grabar el álbum «Pisanlov», considerado el mejor de su carrera hasta ahora, pero irónicamente censurado por las disqueras locales, debido a su alto contenido de crítica social. León Gieco, mezclando folclore, música popular, rock y letras comprometidas socialmente, continuaba con su éxito.

    Celeste Carballo fue dejando atrás sus épocas de punk y se empezó a dedicar a experimentar con el blues tradicional, el Indie, los ritmos folclóricos e incluso el tango. Mantiene una prolífica carrera, siendo una de las representantes del rock nacional que más aportes ha hecho al inconsciente colectivo argentino.

    La carrera de Fito Páez siguió remontando vuelo. A comienzos de 1990, Páez hace pública su decisión de irse del país y sus palabras causan revuelo nacional. En 1992 lanzó El amor después del amor, álbum argentino que se convertiría junto a rockas vivas de la banda Zas de Miguel Mateos, en uno de los discos de rock más vendidos de todos los tiempos.[191]​ El título del disco tal vez no es casualidad: Fito acababa de finalizar una relación con la roquera Fabiana Cantilo, y estaba conociendo a la actriz Cecilia Roth. Con su álbum Páez se confirmó como estrella nacional e internacional.

    En 1996 Fito Páez fue protagonista de un momento histórico: por primera vez el rock argentino llegó al teatro Colón, habitualmente destinado a la presentación de óperas y orquestas de música clásica. Sucede que el pianista Miguel Ángel Estrella le ofreció a Páez que se le uniera en una gira junto a la Camerata Bariloche, para la Fundación Música Esperanza. A pesar de algunas críticas de sectores puristas y conservadores de la música clásica, que no querían que su habitual espacio fuera ocupado por el rock argentino,[192]​ el recital fue un éxito y recibió muy buenos elogios de los medios.[193][194]

    Mientras tanto, Andrés Calamaro disfrutaba de cierta popularidad como solista, pero hasta entonces no había logrado un éxito masivo. Calamaro dejó la Argentina y se fue a España, donde junto con Ariel Rot y otros conforman Los Rodríguez en 1991. Dos años después, el hit «Sin documentos» le dio finalmente a Calamaro un éxito internacional que haría despegar su popularidad en España y, sobre todo, en la Argentina. Con este disco Los Rodríguez logran conquistar Latinoamérica, especialmente Argentina, y Calamaro se convierte en el roquero argentino con más popularidad internacional. La banda hispanoargentina permaneció desde 1990 hasta 1996 y fue la que más veces lleno las instalaciones de la Plaza de los Toros, llamada Las Ventas, en Madrid.

    En 1999 Andrés Calamaro publica Honestidad brutal, que según la prensa especializada en el tema es el mejor disco del cantante, y también de los años noventa. Sin embargo ese disco marcó el inicio de una etapa en la que el artista comenzó a sufrir un colapso tóxico, que lo alejó de los escenarios por más de cinco años.


    Luego de lanzar el LP Doble vida, que mostraba un marcado sonido funky y soul estadounidense, Soda Stereo se instaló en el estudio junto a su nuevo productor Daniel Melero, para grabar su quinto LP, Canción animal. Este álbum provocó un gran impacto en el rock nacional y latino, siendo considerado como el segundo mejor álbum de la historia del rock iberoamericano alternativo, según el ranking realizado en 2006 por J.L. Mercado y publicado por la revista norteamericana Al Borde[195]​ y el noveno según la revista Rolling Stone.[196]​ La canción más destacada del álbum, «De música ligera», ha sido considerada como la cuarta mejor canción del rock latino en el ranking de Satélite Musical,[197]​ mientras que en Argentina es considerado también como la cuarta mejor por el sitio Rock.com.ar.[198]

    La Avenida 9 de Julio, en Buenos Aires. Allí Soda Stereo realizó un histórico recital gratuito para presentar su disco Canción Animal, ante 250 000 personas, el 14 de diciembre de 1991; la mayor cantidad jamás reunida en el país para escuchar música.

    Canción animal confirmó que estaba bien que el rock argentino volviera a una actitud más potente, siendo las guitarras eléctricas las estrellas del show. De ese álbum, el sencillo «De música ligera» se convirtió en un clásico del rock nacional.

    Canción animal permitió que bandas como Los Brujos, Peligrosos Gorriones y Massacre lograran salir del underground, tomando su sonido fuertemente guitarrero y haciéndolo popular a medida que comenzaba 1991. Hasta grupos de pop-rock como Los Enanitos Verdes tomaron estas influencias hacia principios de los 1990, particularmente en su álbum Big Bang.

    Soda Stereo, en 2007, durante la gira de regreso tras la separación de 1997.

    En el año 1995 apareció el último material de estudio de Soda Stereo: el tranquilo y casi chillout Sueño Stereo, un álbum por momentos mucho más electrónico que roquero, lo que sería un preludio de los primeros tiempos de Cerati como solista. Soda Stereo hizo su última gran gira internacional a través de los Estados Unidos y Latinoamérica, agotando las entradas en dondequiera que se presentara.[199]​ Su último concierto en Buenos Aires, fue el 20 de septiembre de 1997, donde llenaron el estadio de River Plate, al que concurrieron aproximadamente 80 000 personas, fue lanzado luego como un álbum en directo doble. La banda se despidió de su público tocando su famosa canción «De música ligera», con sus últimas líneas: «Nada más queda...» repitiéndose una y otra vez y con Cerati diciendo a todo su público una frase que se convirtió en legendaria: «¡Gracias... totales!»

    La separación en 1997 de Soda Stereo marca el fin de la era dorada del rock nacional. La despedida de la banda insignia de la conquista argentina en los años '80 de todo el continente de América, sumado al avance del rock rolinga y barrial, cierra una época brillante y magnífica en la historia de la música argentina. A lo largo de 15 años desde la Guerra de Malvinas, el rock argentino había estado en la vanguardia de la música en Latinoamérica y había dejado una estela repleta de éxitos y logros por todo el continente. Se terminaba una época legendaria que sería recordada por siempre como un hito glorioso en la historia de la música argentina.


    En 1993 Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota realizaron dos conciertos para la presentación de su nuevo álbum Lobo Suelto, Cordero Atado, en la cual llegaron a atraer unas 80 000 personas en una fecha doble en el estadio de Huracán. Debido a una serie de incidentes en ambos conciertos, la banda decidió empezar a tocar solo en el interior del país. No obstante, cambiarían de parecer, y en 1998 volvieron al Gran Buenos Aires, para tocar en el estadio de Racing Club en Avellaneda. Aún más, en 2000 llevaron 140 000 personas en dos noches en River Plate, lo convirtió en uno de los shows pagos más exitosos de Argentina y marcó, quizás, la cima de su celebridad. Sin embargo, en el 2002, tras prolongadas especulaciones sobre el futuro de la banda, se oficializó la separación de la banda con la presentación del primer trabajo como solista del guitarrista Skay Beilinson, A través del mar de los sargazos.

    Luego de la muerte de Luca Prodan, Sumo, banda que influenció al género, se había separado, generando dos nuevas bandas: Divididos y Las Pelotas. Esta última sería, de las dos, la banda más relacionada con el rock underground por mantenerse con un éxito y masividad relativa. El tercer álbum de Divididos, La era de la boludez (1993), hizo que la banda fuese considerada por ciertos medios como el «lado A» de la herencia de Sumo,[200]​ opinando que Las Pelotas era el lado B. Manteniendo una rara autonomía y un estilo furioso y melódico similar a otras bandas generacionalmente similares como Patricio Rey, a comienzos de los años 2000 entra como tecladista Sebastián Schachtel (de La Portuaria) y luego de su éxito «Será», la popularidad de Las Pelotas fue en ascenso, particularmente entre un grupo etario más joven. Por su parte, Alejandro Sokol, uno de sus cantantes, desarrolla un tímido proyecto paralelo donde recrea canciones de Luca Prodan, Genesis o David Bowie, se aleja de la banda en 2008 y ocurre su desventurada muerte a comienzos de 2009. En febrero de 1999 dos personas murieron electrocutadas en el festival multitudinario Buenos Aires Vivo II, donde tocó Divididos.

    Rock latino[editar]

    El rock tropical, fusión y de influencias latinas siguió creciendo, 1992 fue el año de «La Pachanga»: el sencillo de los rosarinos, Vilma Palma e Vampiros. Su popularidad invadió las radios a comienzos de los años 1990.

    Bandas como Los Auténticos Decadentes, que tuvieron un gran éxito en 1990 con «Loco (tu forma de ser)», y Los Pericos reflejaron la tendencia. Otra banda surgida afines de los ochenta fue La Sonora de Bruno Alberto; creadores del mega éxito «Tirá la goma», cuyo título marcaría como referencia en doble sentido al acto de felación muy popular y «La Canoa», cuya melodía se empezó a utilizar en las canchas de fútbol de toda la Argentina.

    Los Fabulosos Cadillacs, tuvieron un desplome a comienzos de los 1990, después de haber cosechado elogios a finales de los 1980, pero regresaron en 1993 con su disco Vasos Vacíos, que contaba con el megahit «Matador». El sencillo ganaría alcance internacional, ganando los Premios MTV a vídeo del año 1994[201]​ y logrando el puesto n.º 3 de los mejores 100 videos MTV.

    También a comienzos de la década comenzó a tocar una agrupación caracterizada por su mezcla de rock tropical, algo de cumbia, una gran cantidad de miembros y un carismático líder calvo: Bersuit Vergarabat. Esta banda, se caracterizaría por tener un nombre sin significado alguno y usar pijamas en el escenario, que es en sí, un homenaje a los internos del Hospital Municipal José Tiburcio Borda y una respuesta contraría al atuendo de cuero, que usan los grupos normalmente vinculados con el rock y heavy metal. Tras tres discos de mediano éxito: Bersuit Vergarabat y punto! (1992), Asquerosa alegría (1993) y Don Leopardo (1996); el reconocimiento nacional y mundial, lo alcanzarían a su cuarto trabajo discográfico, titulado Libertinaje (1998). Tras el éxito masivo de este material, visitarían España, Estados Unidos, México, Chile, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Uruguay, Bolivia, Perú, Nicaragua, Guatemala, Ecuador y Puerto Rico.

    La Mosca Tsé-Tsé, también mostraría el crecimiento del género con su salto a la popularidad hacia fines de los 1990, dando una gran presencia del género en la llegada del tercer milenio. En 1992, se forma Las Manos de Filippi, grupo de rock fusión liderado por Hernán de Vega, un músico callejero que militaba en el Partido Obrero. En sus letras se encontraban canciones contra el capitalismo y al orden establecido, como también letras graciosas. Sus mayores éxitos fueron la cumbia «El himno del Cucumelo» (popularizada posteriormente por Rodrigo Bueno) y «Sr. Cobranza», (popularizada por Bersuit Vergarabat).

    En la escena del rock fusión o rioplatense, Bersuit Vergarabat se confirmó como la banda más importante del género y una de las más importantes de la Argentina. Su disco de 1998, Libertinaje, los catapultó a la fama y a giras por Europa, Estados Unidos y el resto de Latinoamérica. Su seguidor, Hijos del culo (2000) fue doble-platino.

    Por el lado del reggae-pop, Los Pericos y Los Cafres dominaron la escena. Aunque la renovación del género se vea impulsada por festivales y bandas nuevas de diferente capacidad de convocatoria y creatividad. El Ska tenía a La Mosca, Los Calzones y Kapanga como las versiones más comerciales con importante éxito nacional e internacional, pero Los Fabulosos Cadillacs seguían siendo la banda más famosa del género, mezclando rock, ska, rap, reggae y música latina, hasta su separación. Las bandas ska más underground que nacieron en los años ochenta inspiradas el rock steady británico han desaparecido en su totalidad. Inspiradas en la creatividad y el estilo brit-fussion de Sumo, los estilos del ska, el reggae y el punk no trascendieron los años ochenta con la fuerza alternativa que las caracterizaba. Solo Dancing Mood, Mimi Maura, Cienfuegos o La Portuaria suponen un intento de ese espíritu creativo para un público de las clases medias sensible a la fusión contemporánea con ritmos latinos.

    Una banda nueva del género es Karamelo Santo, de la ciudad de Mendoza (al igual que Los Enanitos Verdes). La banda cuenta con un sonido bastante nuevo de rock, punk, ska, reggae y cumbia que le ganó la atención de la crítica. El grupo pasó la mayor parte del período 2001 a 2007 haciendo giras por Europa y América[202]​ y es la única banda que ha tocado en el Roskilde Festival de Dinamarca.[128]


    Rock sónico y alternativo[editar]

    En 1992 Soda Stereo presentó su sexto disco, Dynamo, uno de sus álbumes más experimentales hasta ese momento. El álbum tomó a los fanáticos por sorpresa, y fue el menos vendido de los discos del grupo (tampoco ayudó que en el medio de todo esto la banda cambió de compañía discográfica: Sony no promocionaría a una banda que se iba y BMG no promocionaría el álbum de otra compañía).[203]

    Durante la primera mitad de los años 1990 surgen en la escena del rock nacional una nueva generación de bandas que habían tomado contacto con estilos internacionales como el grunge, rock alternativo, shoegaze e indie rock.

    Estas y otras bandas como Todos Tus Muertos, Babasónicos y Los Visitantes (segunda banda de Pandolfo) fueron denominadas como el «nuevo rock argentino». Un término que fue usado poco después para bandas difíciles de catalogar como el neo-surf pop de los Los Súper Ratones (de Mar del Plata) y el pop alternativo de la La Portuaria. El nuevo rock fue la forma dominante en el panorama musical de la Argentina hasta mediados de los años 1990, cuando lo desplazó el rock suburbano. De esa escena, también surgiría grupos como Vetamadre, liderado por Julio Breshnev; quién había tenido un breve éxito a mediados de los años ochentas con Cosméticos.

    El género del nuevo rock argentino se fortaleció con la visita de su principal referente internacional, Nirvana, el 30 de octubre de 1992 en Vélez, contando como teloneros a las Calamity Jane y a los locales Los Brujos. No obstante, el público reaccionó hostilmente contra las Calimity Jane, y esto encendió la ira de Kurt Cobain, que al principio no quiso salir a tocar. Lo convencieron de cumplir su compromiso, pero decidió mantener su venganza y trollear al público argentino: a lo largo del recital hizo constantes amagues de tocar el gran hit de la banda, «Smells Like Teen Spirit», para luego desembocar en canciones poco conocidas; el recital terminó siendo un rejunte de temas menores.[109]

    Una banda que logró en 1992 su primer gran éxito fue Babasónicos, que lanzó en ese año el hit «D-Generación», a partir del cual comenzó a recorrer el camino que los llevaría a la cima del rock nacional y que definiría el sonido del rock sónico.[204]Juana La Loca era otra banda de la autodenominada escena sónica, qué comenzó a tocar a principios de los años 1990 pero que se hizo famosa unos años después. Los Brujos también tuvieron un buen año en 1992, con su sencillo «Kanishka» se convirtió en todo un éxito. Los Visitantes igualaron el éxito de Los Brujos al año siguiente con su disco Salud Universal, una combinación de rock guitarrero y tango. Todos Tus Muertos era una respuesta punk al rock argentino de finales de los años 1980, eligiendo ser mucho más directos y explícitos en su sonido y en sus letras. La banda ganó gran popularidad con la aparición del nuevo rock, y se convirtió en una de las favoritas de esos tiempos. Lentamente el grupo pasaría de su sonido punk inicial a un estilo más heterogéneo que incluía ritmos afro-latinos. También a principios de los años noventa surge El Otro Yo una banda de Temperley que de manera lograría salir del under para convertirse poco a poco en la insignia del rock alternativo.

    Un grupo raro apareció a comienzos de los años 1990 fueron los llamados Illya Kuryaki and the Valderramas (aunque también se los conoce como Illya Kuryaki). Más raperos que roqueros, el grupo logró dejar su marca en la escena del rock nacional, ya que combinó el rap con el rock nacional y los ritmos latinos. Dante, uno de sus miembros, es el hijo de Luis Alberto Spinetta.

    Del mismo modo, bandas como Martes Menta, Demonios de Tasmania y Los 7 Delfines también se sumaban a la oleada sónica y se convertían en exponentes del nuevo rock argentino de la primera mitad de los '90.

    Tras la explosión del rock rolinga y la desaparición del nuevo rock argentino de la primera mitad de los '90, el rock alternativo y post grunge continuó como sucesor. Formado por una generación más joven estaba fuertemente influenciado indistintamente por bandas originales de los años 1980 como Sumo o Virus, pero fundamentalmente por el éxito de bandas estadounidenses como Nirvana, Red Hot Chilli Peppers o Faith No More. El éxito inicial de Los Brujos desapareció con la disolución de la banda, por su parte Illya Kuryaki and the Valderramas, con dos importantes discos juveniles que mezclaban el hip-hop con nuevas tendencias estéticas se separaron en 2001.

    Algunas bandas del movimiento 'alternativo' eran Perdón Amadeus, Martes Menta (con Carca que continua una original carrera solista), los platenses Peligrosos Gorriones, Massacre, Babasónicos (que estaba en camino a ser una de las bandas de primera línea del rock nacional) y Juana La Loca. El último grupo ganó popularidad con su disco de 1997 Vida Modelo; mientras que el primero fue ganando más seguidores con cada nuevo álbum, hasta llegar a su disco Jessico (2001), calificado unánimemente como el mejor disco de 2001.[205]

    En la escena alternativa, Yemenita y El Otro Yo siguió ganando seguidores; al igual que un grupo llamado Catupecu Machu, que continuaría escalando posiciones. Santos Inocentes a pesar de no llegar a la primera línea del rock nacional, mantendría sus fanáticos en la escena under. Los Súper Ratones, de la ciudad de Mar del Plata, volvieron a la escena alternativa con su disco de 2001, nominado al Grammy: Mancha Registrada, con su éxito «Como estamos hoy, eh?».

    Del mismo modo, bandas muy cercanas al punk y al hardcore como Shaila y Fun People rotaban continuamente en el circuito under, mientras que otras que alcanzarían el mainstream de la siguiente década, como Catupecu Machu y Árbol hacían sus primeras experiencias.

    Metal[editar]

    Almafuerte en un Concierto en Willie Dixon, Rosario

    La última década del milenio fue muy productiva para el heavy metal argentino. En la Argentina ya había bandas con un sonido pesado, como Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll, en los año 1960; Pescado Rabioso y Pappo's Blues, en los años 1970; V8, Riff y otras bandas en los años 1980. Pero, excepto Riff, estas nunca habían estado en el circuito mainstream del rock argentino, sino que generalmente eran eclipsadas por otros géneros, y se mantenían en el undergound. Esto cambió en los años 1990.

    A comienzos de la década, las bandas de heavy metal Hermética, Rata Blanca, Horcas y Logos ya tenían carreras destacables dentro del rock nacional. Esa década también representó el surgimiento de ANIMAL (Acosados Nuestros Indios Murieron Al Luchar). En sus canciones defendían a las comunidades aborígenes y al nacionalismo, mientras que también criticaban al actual orden mundial.[206]​ Su sonido combinaba con el hardcore punk, el heavy metal y el thrash. La desaparición de Hermética, dio como resultado el surgimiento de Almafuerte, una de las bandas más populares de la actualidad.

    Otros grupos importantes de la década (en el underground) fue Tren Loco (quienes viajaron a Japón), Lethal, Nepal, Imperio, Jeriko, Jason, Malón y O'Connor.

    En la escena del metal, Hermética se separó en 1995, dando origen a Almafuerte (el bajista Ricardo Iorio, Claudio Marciello y Claudio Cardaci) y Malón (el resto de los ex-Hermética). Con un sonido más actualizado, Almafuerte pasó a la cabeza del metal nacional, junto con A.N.I.M.A.L. y Rata Blanca. Este último grupo continuó grabando y girando intermitentemente por países de Latinoamérica.

    O'Connor, exponente del metal clásico, salió del underground a comienzos de 2000, junto con Cabezones (banda de influencias darks) y Carajo. Los Natas originalmente un grupo de stoner rock, en sus últimos álbumes fue pasando a un sonido más experimental y estridente con una propuesta cercano a la psicodélica, inspirada en The Doors, los primeros álbumes de Black Sabbath o Led Zeppelin. Se diferencias estiliticamante del maistream del 'metal' local, aunque reconocen en Pappo's Blues o Color Humano una fuente creativa.[207]

    Punk[editar]

    Attaque 77, la banda punk de mayor éxito comercial en Argentina.

    El punk argentino, contaría con una nueva ola de artistas en los años 1990. Los Violadores habían dominado el punk de los 1980, pero en los años 1990 servirían como inspiración para los punks de Attaque 77, 2 Minutos y Flema. La llegada de Attaque 77 a la masividad, vendría de la mano de su clásico «Hacelo por mí», hit del año '90, del disco El cielo puede esperar (uno de los más importantes del grupo, ya que provocó el salto a la fama de la banda). Flema nunca fue masivo, pero se convirtió en una banda de culto dentro de la escena del punk underground, entre otras cosas, gracias a su carismático líder Ricky Espinosa. 2 Minutos, estaban identificados con el denominado Punk barrial; ya que en sus letras hablaban de la realidad del barrio. Poco a poco Attaque 77 se convertiría en una de las bandas más escuchadas de la escena del rock nacional, sobre todo gracias a su combinación de punk con melodías pop y algunas baladas. Otra banda del movimiento que surgió en los 1990 es Dos Minutos, con un sonido punk enérgico. Otra banda de la escena seguía siendo Todos Tus Muertos. Fun People combinó el hardcore melódico con el punk y una actitud indie y anti-machista, además de contar con letras en su mayoría en idioma inglés, algo de muy infrecuente en el rock argentino. Las She Devils fueron pioneros de la escena Queercore en el país. Cienfuegos, (liderada por Sergio Rotman de Fabulosos Cadillacs) una banda de punk que venía tocando desde los 1980, finalmente produjo algunos álbumes hacia mediados de la década.

    Rock barrial[editar]

    Un fenómeno musical, cultural y social nacido en los años 1980 se hizo popular y dio un vuelvo al rock nacional, influenciando a la música argentina a mediados de los años 1990: el rock barrial (también denominado rock cabeza o rock chabón).[cita requerida]

    El origen cronológico del rock barrial, por lo tanto, se pierde en la oscuridad, ya que muchos elementos estaban presentes desde hacía largo tiempo. El rock argentino desde sus orígenes tuvo mucho de underground, de marginal y de barrial. A lo largo de décadas, bandas de características tan diversas como Manal, Pappo's Blues, V8, Riff, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Sumo, Comando Suicida, Flema y Dos Minutos habían alimentado un movimiento marginal distinto a la música mainstream argentina. El estilo de "relatar la realidad de las calles" bien podría tomarse como de protesta o contestatario, por lo que los elementos del rock barrial podrían rastrearse hasta los orígenes mismos del rock nacional. No sería sin embargo hasta los años '80 que, por oposición a las bandas que estaban triunfando en todo el continente americano, aparecerían las primeras identificaciones concretas: bandas como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Sumo eran clasificadas en el libro "Historia del rock argentino" de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz (1986) como «rock marginal».[208]​ Otras de las características que según el libro, se destacaba de ambas, eran su crecimiento a pesar de la falta de apoyo de producción y la capacidad para haberse «hecho desde abajo», convirtiéndose en representantes del circuito underground.[cita requerida]

    Los Piojos, banda clave en el rock rolinga.

    Una banda fundamental para el desarrollo posterior del mismo fue Ratones Paranoicos, surgida en 1984, que dio origen al rock rolinga (concepto surgido anteriormente al de rock barrial pero luego incluido dentro del mismo). Esta banda, con fuertes influencias de The Rolling Stones, también había sido clasificado como parte del «rock marginal» en dicho libro[209]​ al igual que como una banda underground. El libro también destacaba que, al tiempo que la banda había tenido varios cambios en su formación, «su nombre aparecía pintado en infinidad de paredes de Buenos Aires». Entre fines de los '80 y principios de los '90 se formarían varias de las bandas que acompañarían el ascenso implacable del rock rolinga: en 1988 se formaron Los Piojos, en 1989, Viejas Locas, y en 1993, Jóvenes Pordioseros. También, manteniéndose siempre en el circuito underground, en 1988 se formó Blues Motel. Por otra parte, con nula o poca influencia de The Rolling Stones pero igualmente dentro de esta corriente de rock barrial por su lírica, se formaron, en 1986, Flema; en 1987, Dos Minutos; en 1988, Bersuit Vergarabat; en 1989, La Renga; y en 1990, Caballeros de la Quema.[cita requerida]

    Un factor que motivó el crecimiento del rock barrial fue el caso de Walter Bulacio, un adolescente de 17 años que el 19 de abril de 1991 fue a un recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota pero fue detenido por la policía, y que posteriormente el 26 murió debido a heridas por golpes. Sucede que a raíz del caso Bulacio se empezaron a realizar marchas y festivales en reclamo de justicia, y, aunque los propios Redonditos no participaron de ningún reclamo, a esos festivales se sumaron bandas que por entonces estaban empezando: en el de mayo de 1994 en el obelisco tocaron La Renga, Los Piojos y Caballeros de la Quema;[210]​ en el de mayo de 1995 en el obelisco (cuando ya los medios empezaban a hablar de un cierto rock chabón, rock suburbano, rock viejita o rock stone/rolinga)[211]​ volvieron a tocar dichas bandas;[212]​ y en el de abril de 1996 en Parque Rivadavia también tocó La Renga (junto a bandas relevantes de otros géneros, como Dos Minutos y Actitud María Marta), sin embargo en este recital hubo peleas entre distintas tribus urbanas con saldo de un muerto y varios heridos, lo que provocó que no se volvieran a realizar estos festivales.[213]​ El diario Página/12 comentó acerca de la relación Bulacio-rock barrial:

    Cierto espíritu de cuerpo del rock nacional (que no incluye a los Redondos, claro) tomó a Bulacio como bandera. Las bandas ricoteras (y las de La Renga, Los Piojos, la Bersuit, etc.) patentaron eso de “matar un rati para vengar a Walter” y se hicieron (por iniciativa de la Correpi, la mayoría de las veces) festivales en su memoria.
    Página/12, 11 de marzo de 1999.[214]

    El rock barrial también consiguió importante difusión uniéndose a otras causas sociales. Por ejemplo, en 1998 se realizó un festival en conmemoración de la dictadura de 1976-83, donde entre la grilla estuvieron La Renga y Caballeros de la Quema.[215]​ También, el 1 de enero de 1998 en la Carpa Blanca Docente frente al Congreso, en protesta a la baja de presupuesto para la educación, se presentó La Renga.[216]

    En 1995, The Rolling Stones llegaron a la Argentina como parte de su Voodoo Lounge Tour, eligiendo como teloneros a Ratones Paranoicos y Las Pelotas. Este hecho marcaría la llegada implacable a la masividad del rock rolinga pero también del rock barrial, y todas aquellas bandas que desde hacía unos años venían creciendo, como Los Piojos y Caballeros de La Quema, alcanzaron un despegue definitivo, logrando grandes ventas discográficas, presentaciones con entradas agotadas en los más grandes estadios de fútbol, consiguiendo alta rotación en las radios, siendo sus canciones usadas en cortinas de programas (Vicio, de Ratones Paranoicos, se convirtió en la canción de apertura del programa televisivo de mayor audiencia, Videomatch), entre otros logros. Hacia finales de la década, la subcultura que mayor identificación tuvo con el rock barrial fue la rolinga, que ya existía desde la década del '80, con el comienzo del rock rolinga.[cita requerida]

    También fue causante de crecimiento de los géneros contraculturales en el rock argentino (incluido el rock barrial) que a partir de 1995 Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota empezara a hacer recitales en distintas localidades a lo largo y a lo ancho del país (con la idea de eludir los recurrentes incidentes que había en sus recitales en Capital, el conurbano y La Plata). Lo que sorprendió a propios y extraños fue que los seguidores de la banda empezaron a hacer peregrinaciones masivas para ir a esos recitales, como si fueran partidos de fútbol.[211]​ El primero de estos recitales fue el 19 de agosto de 1995, en San Carlos (provincia de Santa Fe), localidad que vio su infraestructura turística completamente desbordada por la llegada de los fanes ricoteros. Tras los Redonditos, numerosas bandas siguieron sus pasos de hacer giras por todo el país para promocionarse, y como consecuencia de estas giras se fue difundiendo y popularizando por todo el país el ala contracultural del rock argentino, ya sea con bandas como los Redonditos como con bandas de rock barrial.[211]

    Del mismo modo, el rock rolinga influenció estilos mixtos con el reggae que algunos medios llamaron reggae stone.[217]​ Inclusive, solistas del rock nacional adoptaron elementos del rock barrial, y es así que Andrés Calamaro tomó un giro en su carrera artística hacia la de un poeta urbano con discos con omnipresentes metáforas populistas, y Charly García publicó su álbum El Aguante que ya desde el título reflejaba la huella del rock barrial.

    Tales consecuencias del auge del rock rolinga no pasaron inadvertidas, y a pesar de gozar un éxito masivo, a poco de haber llegado al estrellato las críticas hacia el rock rolinga y todo lo que representaba no se hicieron esperar, recibiendo críticas por parte de representantes fundacionales del rock argentino,[218][219]​ de la conquista argentina de América,[220][221]​ del rock alternativo,[222][223]​ el punk, el reggae,[224][225]​ la prensa especializada,[226][227]​ y los portales en línea de música.[228]

    La Renga, en 1992, tras grabar Esquivando charcos, su primer trabajo discográfico.

    A fines de los años 1990 el rock rolinga recibía por igual manera, de la prensa especializada, elogios tibios y críticas frías: había sido calificado por la revista Rolling Stone de Argentina, al cubrir un show de Los Piojos, como un género que llegaría a fines de siglo como el único fenómeno musical que acaparara la atención,[229]​ aunque en la misma revista en la crítica del disco No Security de la banda de Mick Jagger, declaraba que era un trabajo que no aportaba nada que no se haya visto anteriormente en la música.

    A finales de los años 1990 bandas como La Renga, Bersuit Vergarabat, Los Piojos, Los Ratones Paranoicos, Attaque 77, La Mancha de Rolando, Caballeros de la Quema, Viejas Locas, Callejeros y otras bandas barriales dominaban la escena musical.

    Pero este género tan característico, aficionado a las melodías simples, la instrumentación de rock and roll rudimentaria y la estética de los Rolling Stones, pronto comenzaría a ver los primeros cuestionamientos a sus mandamientos, nada menos que por las propias bandas del género. Uno de esos mandamientos era el de mantener un sonido de rock and roll básico y elemental, bajo el argumento que desviarse hacia formas más elaboradas de tocar, o aún peor, otros estilos musicales, era representativo de volverse careta y de haberse vendido haciendo música más comercial y vendible. Pero fue así que ya en 1998 en pleno auge del rock rolinga, una de las bandas clave que habían preparado el camino para la llegada del rock barrial, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, publicaba Último bondi a Finisterre, un álbum con marcado uso de la música electrónica. Del mismo modo, Los Piojos también comenzaron a centrarse en otros estilos, como el candombe, el tango y el funk y Las Pastillas del Abuelo. En el 2000 Viejas Locas se separó y cuando su líder Pity Álvarez formó su siguiente banda, Intoxicados, decidió nombrar su segundo álbum como No es solo rock&roll, mostrando desde el vamos un interés premeditado en los demás estilos musicales.


    Ya llegando a los finales del auge del género, en abril de 2004, el grupo La Renga realiza un multitudinario concierto en el estadio del Club Atlético River Plate ante aproximadamente 74 000 espectadores,[230]​ y la gran convocatoria fue lograda prescindiendo de publicidad en los medios masivos de comunicación, apelando al «boca en boca» y el anuncio en su sitio oficial.

    Tragedia de Cromañón y sus consecuencias (2004—2016)[editar]

    A partir del incendio ocurrido en Cromañon el 30 de diciembre de 2004 se abrió otra etapa en el rock nacional. Luego de la tragedia, la repercusión y el escándalo que se produjo tanto hacía Callejeros como a Chabán duró varios años. A partir de la tragedia se cerraron decenas de lugares no habilitados para funcionar, y el rock underground perdió lugares para tocar. El rock en general sufrió una parálisis dado el aumento en las medidas de seguridad y en la clausura de locales.[231][232]​ Por otra parte, el rito de prender bengalas en los recitales se convirtió en un tabú que en la actualidad cuenta con una presencia prácticamente nula. Esto, sumado a la progresiva decadencia de las bandas de rock stone[233]​ produjo un recambio en la escena nacional, donde las bandas de pop rock y alternativas como Babasónicos, Árbol, Cielo Razzo, Catupecu Machu, Los Tipitos, Carajo, Guasones, Las Pastillas del Abuelo, El Bordo, Salta La Banca, Eruca Sativa y otras bandas uruguayas que se masivisaron en Argentina pasaron al estrellato gracias a estas nuevas actitudes de la sociedad adoptadas pos-Cromañon. Con los locales clausurados surge el boom de los grandes festivales de rock nacional al aire libre, entre ellos el Cosquín Rock, el Personal Fest, el Quilmes Rock y el Pepsi Music, donde las bandas recién nombradas adquierieron primordial importancia.

    Tragedia de República Cromañón[editar]

    Santuario situado a metros de República Cromañón, con fotos de las numerosas víctimas.

    En la noche del 30 de diciembre de 2004 el rock nacional vivió la tragedia más letal en su historia. Esa noche, el boliche bailable República Cromañón se incendió como consecuencia de una bengala que se enredó en una tela de media sombra, mientras tocaba la banda de rock barrial Callejeros. El combo fatal de las bengalas, la media sombra, el sobrepasado de la capacidad del local (hubo sobreventa de entradas, que hizo que hubiera más gente en el local que la legalmente permitida), las puertas de emergencia que fueron macabramente cerradas (lo cual provocó una trampa mortal para las personas que intentaban escapar, que murieron sofocados por la estampida humana y por el inhalamiento de gas venenoso), la falta de ventilación del local (lo que provocó que durante el incendio se convirtiera esencialmente en una cámara de gas), el hacinamiento de bebés en los baños a modo de guardería, la negligencia y desidia de la clase política que no atendió las necesidades de la sociedad, la corrupción de los inspectores que debían chequear el estado del local, y la inconsciencia del público del rock barrial encendiendo elementos pirotécnicos en un espacio cerrado, fueron todos factores que fueron sumándose y que resultaron en el desencadenamiento de una tragedia mortal. El incendio del boliche Cromañón significó la mayor tragedia del rock nacional en sus más de cuarenta años de vida, ya que dejó un saldo de 194 muertos, además de ser la mayor tragedia no natural de la historia argentina. Entre las víctimas fatales además de los jóvenes que habían ido a ver el recital, también fallecieron familiares y amigos de los miembros de la banda. En los años posteriores, la tristeza, el síndrome de estrés postraumático y las enfermedades también fueron matando a sobrevivientes y a familiares de los fallecidos.

    Cromañón era administrado por Omar Chabán, artista y hombre de negocios estrechamente relacionado con el mundo del rock, y que era dueño de otro local importante para el rock en general, y para el metal y el punk en particular: Cemento. Tras la tragedia, Chabán fue detenido, procesado y encarcelado. Durante su periodo en la cárcel, Chabán entró en tristeza y depresión y su salud fue progresivamente desmejorando, razón por la cual eventualmente contrajo cáncer. En 2014, por su delicado estado de salud, fue sacado de la cárcel para ser tratado en un hospital, pero continuó desmejorando y murió el 17 de noviembre de 2014, cuando faltaba poco más de 1 mes para cumplirse 10 años de la tragedia. Aunque hubo voces que lo criticaron al enterarse de su muerte, el clima generalizado en el rock nacional cuando se produjo su fallecimiento fue de respeto, condolencias, y agradecimiento a un hombre que le dio espacios al rock nacional para que creciera, y que fue el primero que confió en bandas que luego serían destacadas.[234]

    Además de Chabán, fueron llevados a juicio el intendente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, quien fue destituido de su cargo, los responsables de la inspección del local, los empleados del local que cerraron las puertas de emergencia la noche del incendio provocando una trampa mortal, y los músicos de Callejeros. Con distinta suerte, algunos fueron absueltos, mientras que otros fueron encarcelados.

    Callejeros continuó tocando en los años siguientes a la tragedia, pero su campo de acción se fue estrechando y cada una de sus presentaciones se veía rodeada de polémicas y protestas. El baterista de Callejeros, Eduardo Arturo Vázquez, sería luego protagonista de un crimen de femicidio, cuando en febrero de 2010 asesinaría a su pareja Wanda Taddei prendiéndola fuego, crimen por el cual fue condenado a prisión perpetua y que aceleró la separación definitiva de Callejeros.

    Desde fines de los años 80 se habían dado un conjunto de condiciones que habían llevado a la decadencia cultural y al nacimiento del rock rolinga o barrial: el fin del riguroso control militar en la vida cotidiana trajo la libertad pero, paradójicamente, también el desamparo y una desidia absoluta por la seguridad de la población de parte de los nuevos gobiernos de la democracia. El abandono que sufrió la sociedad produjo una decadencia en la escala de valores y en la moralidad que fue desatendida por los sucesivos gobiernos, la calidad de las escuelas empeoró, los hospitales y otros servicios públicos se volvieron precarios, así como también aumentó la pobreza y la delincuencia. La violencia en el fútbol con el aumento de las barra bravas se estableció gracias al apoyo de las dirigencias de los clubes y del poder político. También había surgido el narcotráfico.

    Todos estos factores que se gestaron desde finales del alfonsinismo, pasando por toda la década menemista, el delarruismo, la crisis de 2001 y principios del kirchnerismo, siguieron sucediendo sin que se tomaran medidas preventivas, y que desembocarían en la tragedia de Cromañón.

    Avance de las plataformas online[editar]

    Es la era en que empiezan a incorporarse en la sociedad argentina las nuevas tecnologías digitales, y el uso de internet sobre todo abre nuevas posibilidades para el mundo del rock nacional, a lo largo de la era se irían sucediendo distintos espacios digitales que ayudarían al rock nacional como Blogspot, Fotolog, Myspace, Facebook, Twitter, Spotify y Bandcamp.

    En la misma línea, se profundizó el avance de sitios web con gran cobertura de la escena musical, como 10Musica.com, Terra, Rock.com.ar, y los sitios web de Rolling Stone Argentina, de los suplementos (Clarín) y No (Página 12), y de radios como FM Hit, Mega 98.3, Rock & Pop y La 100.

    Como parte de estos cambios tecnológicos, distintas bandas (tanto consagradas como nuevas) se abren al nuevo escenario y crean sus páginas web oficiales con las que difunden sus actividades.

    Ayudados por la llegada de la banda ancha, el público también comienza a usar los medios digitales y se produce un intercambio de información revolucionario como nunca antes visto en la historia de la música argentina.

    Babasónicos se convirtió el 25 de febrero de 2009 en la primera banda argentina en llegar al millón de visitas en su perfil de Myspace.[235]

    Revitalización del rock alternativo e indie[editar]

    Babasónicos, dominadores de la escena en los años 2000, desde el Pop rock.
    Massacre, formados en 1985 como «Massacre Palestina» e integrantes de la renovación estética del «nuevo rock argentino».

    En 2007 Massacre lanzó a la venta su álbum El mamut. El álbum brindó el punto de partida de la nueva etapa en la carrera del conjunto. Otra banda que explotó este género es Infierno 18, pero desde un sonido más comercial y pop. Este fue también el año del regreso de Soda Stereo, cuyo rotundo éxito comercial no tardó en evidenciar la vigencia del rock alternativo.

    Durante este período se produjo el surgimiento de la mayor cantidad de bandas indie en la Argentina, por consecuencias que deja la tragedia de República Cromañón. Todos estos grupos salen a la luz producto del avance de internet y las redes sociales, boliches underground y centros culturales. Este tipo de bandas comenzó a tomar gran importancia en la escena local a principio de la década de los 2010, ejemplo de esto son: Eruca Sativa, Connor Questa, Él Mató a un Policía Motorizado, Mustafunk, Usted Señalemelo, Sewer, Perras on the beach, Guauchos, Sig Ragga, Cirse, Huevo, Los Espíritus, Octafonic, Banda de Turistas, Caballo, Bicicletas, Sur Oculto, Científicos del Palo, y otras más, todas pertenecientes a distintos sub-géneros que van desde el rock más puro a fusiones con el funk, el jazz, la música electrónica, el rock progresivo y hasta el reggae.

    En el año 2017 vuelve a tomar fuerza el Indie Rock con el lanzamiento de discos como La Síntesis O'konor de Él Mató a un Policía Motorizado y Agua Ardiente de Los Espíritus colocándose en el centro de la escena alternativa.

    Megafestivales y las visitas internacionales[editar]

    En la primera mitad de la década, se incrementaron notablemente, tanto la cantidad de festivales dedicados completamente al rock nacional, como la visita de bandas internacionales. Si bien desde sus comienzos el rock nacional tuvo festivales masivos, eventos como el «Pepsi Music» o el «Cosquín Rock» han aumentado considerablemente tanto su público como sus propuestas. Por ejemplo, el Pepsi Music constaba con más de diez días dedicados casi completamente al rock nacional (agrupado en días temáticos como el día reggae, el día metalero, el día punk, etc).[236]

    En realidad tanto los megafestivales como las visitas internacionales eran dos tendencias que venían creciendo desde antes de Cromañón, teniendo fundamentalmente que ver con la recuperación económica del país a partir de la asunción el 25 de mayo de 2003 de Néstor Kirchner como presidente. Por ejemplo, el festival Cosquín Rock se venía realizando desde 2001 con cada vez más éxito a pesar de la crisis, el Quilmes Rock desde 2003 y el Personal Fest desde noviembre de 2004. En cuanto a las visitas internacionales, ya el 11 de enero de 2004 habían sido retomadas, cuando en la cancha de Vélez tocó Iron Maiden.[165]

    Al mismo tiempo, una vez superada la crisis de Cromañon, la Argentina ha vuelto a ver la visita de bandas internacionales del calibre de los The Rolling Stones, Queen, The Strokes, Oasis, Deep Purple, Coldplay y Roger Waters, entre otros. Aunque sigue siendo un tema de controversia el alto precio de las entradas, consecuencia de la devaluación.[237]

    El 19 de noviembre de 2006 en el festival de aniversario de La Plata, Catupecu Machu logró algo inédito en la historia del rock argentino: su recital provocó un sismo registrado por el Observatorio de la Universidad Nacional de La Plata.[169]

    El 8 de diciembre de 2007 en el Personal Fest un sujeto agredió con arma blanca a otros dos, lo que provocó que una estampida de gente huyera pisoteando todo a su paso.[238]

    Las visitas internacionales no estuvieron exentas de incidentes: con los Rolling Stones en febrero de 2006 hubo hordas de infiltrados que dejaron afuera a gente que había pagado su entrada, con Iron Maiden en marzo de 2008 hubo hordas que pelearon con la policía y dejaron un oficial herido, y con Guns N' Roses en marzo de 2010 se frustró un intento de hordas de infiltrados y esto dejó 5 detenidos.[109]

    En 2010 tuvo lugar la primera edición del Festival de Rock Progresivo de la Ciudad de La Plata, que volvió a colocar a esta ciudad a la cabeza de la convocatoria sinfónica y progresiva del país.

    En 2011 comenzó a realizarse el Movistar Free Music,[239]​ un festival que con el correr de los años iría cambiando de época del año y ganando cada vez más espacio.

    En octubre de 2009 sucedió una ruptura en el ámbito de la realización de recitales. A causa de las recurrentes quejas de los vecinos por los problemas de los recitales (altos niveles de contaminación sonora, falta de seguridad, deterioro de la vía pública), el gobierno de la ciudad de Buenos Aires ordenó que se clausuraran varios estadios donde se solían realizar recitales: River Plate, GEBA, Club Ciudad, Obras, Club Hípico y Defensores de Belgrano.[240]​ Esta medida planteó a los empresarios un nuevo desafío acerca de buscar otros espacios para continuar con las actividades musicales. Los clubes mencionados corrieron distinta suerte en la realización de reformas de infraestructura para ajustarse a las normas de aislamiento acústico, algunos volvieron a dar algunos recitales pero inmediatamente volvieron a ser cerrados. De modo que perdieron su regularidad y previsibilidad, y pasaron a ser otros los espacios principales en la escena.

    Por otro lado, a partir de la re-inauguración del Estadio Único de La Plata el 17 de febrero de 2011 cambiaron los escenarios elegidos por los empresarios para hacer los festivales y las visitas internacionales. Por un lado, el Único de La Plata era muy distinto a los estadios de fútbol argentinos hasta ese momento: presentaba una infraestructura moderna, cumpliendo las normas de los estadios de fútbol europeos, con amplio uso de elementos tecnológicos modernos como cámaras, y (un detalle de peso) era el primer estadio techado del fútbol argentino.[241]​ Pero, fundamentalmente, lo que terminó de convencer a los empresarios de realizar los recitales más importantes en el Único de La Plata en lugar de continuar haciéndolo en el Estadio de River Plate fue el tema de la seguridad y el problema de las barras bravas, que traía varios inconvenientes: perder dinero al otorgarle entradas gratis a los barras, liberación de molinetes, trapitos en las inmediaciones de las canchas, falta de prevención a episodios de violencia, y venta no autorizada de bebidas.[242]​ A raíz de estos factores, los empresarios empezaron a decantarse por espacios que no estuvieran en poder de clubes, sino que estuvieran bajo la órbita del gobierno municipal o provincial, como el mismo Estadio Único de La Plata, el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba y el Estadio José María Minella de Mar del Plata.[243]​ El cambio en las tendencias se evidenció en los recitales de los Rolling Stones en febrero de 2016: se realizaron en el Único de La Plata, siendo que en todas las anteriores visitas la banda había tocado en River; resulta que los organizadores de la gira de los Rolling Stones querían hacerlo en River, pero Grinbank los convenció de lo contrario al mostrarles videos del ataque con gas pimienta en el Superclásico de la Copa Libertadores 2015.[244]

    En 2014 la escena argentina de festivales experimentó cambios drásticos. Por un lado, ya no se realizarán los festivales Pepsi Music y Quilmes Rock (que tuvieron sus últimas ediciones en 2013), por el otro, aparece el Lollapalooza. Este fenómeno en particular fue analizado en una nota del 8 de marzo de 2014 en el diario La Nación, donde se advirtió la ausencia de anuncios para las ediciones del Pepsi y el Quilmes, que tradicionalmente ocupaban los espacios del otoño y la primavera.[245]​ En la nota se reportaron los argumentos de los empresarios acerca de las dificultades para organizar los festivales: por un lado, en su entender la música quedaría opacada en un año mundialista, por el otro, la creciente inflación durante el gobierno de Cristina Kirchner les dificultaba hacer planes.[245]​ No obstante, los empresarios afirmaban que los cañones apuntaban a la segunda mitad del año, lo que sugería que el Pepsi y el Quilmes se harían en la primavera.[245]​ Las cosas finalmente se sucedieron de una manera muy distinta: el Lollapalooza se realizó en el otoño, el espacio de la primavera fue ocupado por el Movistar Free y el Personal Fest, y el Pepsi y el Quilmes desaparecieron.

    En 2014 se comenzó a realizar en Argentina el mundialmente famoso Lollapalooza, realizado una vez al año en dos jornadas que albergan la participación de músicos de la escena alternativa tanto nacionales (tales como IKV, Eruca Sativa, Él Mato a un Policía Motorizado, Sig Ragga, Onda Vaga o Babasónicos) como internacionales (Robert Plant, Red Hot Chili Peppers, Nine Inch Nails, Soundgarden, Eminem, entre otros).

    Durante 2015 se realizó la primera edición del Rock en Baradero, segundo festival organizado en la ciudad (su antecesor fue el Baradero Rock) después de casi ocho años de no realizarse ningún evento similar allí. Desde entonces se consagró como el festival más importante de la provincia de Buenos Aires,[246]​ contando con la participación de bandas consagradas como Almafuerte, Kapanga, La 25, Las Pelotas, Guasones, entre otros.

    Fines de 2000 y principios de 2010: reuniones y separaciones[editar]

    En 2007, Soda Stereo anunció su regreso para una gira americana que incluyó seis fechas totalmente agotadas en Argentina, en el estadio River Plate. Aproximadamente un millón de personas presenciaron la gira, en países de Latinoamérica y en Estados Unidos. En el citado año, Andrés Calamaro llenó dos veces el estadio Club Ciudad de Buenos Aires, congregando a 70 000 personas en dos noches. En esos conciertos presentó el álbum La Lengua Popular.

    Se produce una oleada de reuniones, varias bandas que se encontraban separadas deciden volver a juntarse, tal decisión tomaron tras la reunión de Soda los ex integrantes de los Fabulosos Cadillacs.

    Con respecto al punk argentino, uno de sus principales exponentes se volvió a reunir a cinco años de la muerte de su líder. Así, Flema volvió en 2007 a los escenarios, manteniéndose en actividad hasta la actualidad. Por otro lado, 2011 es el año en que Los Violadores deciden disolverse definitivamente. De todas formas, en 2015 anuncian un regreso con su formación original.[247]

    «El underground y la subcultura son muy grandes allá [en Argentina]. Tanto que ya no parece ser una subcultura cuando vas a una farmacia y está sonando The Ramones. Eso nunca pasaría en Europa. The Ramones serían considerados algo muy raro».
    Molly Nilsson artista y productora musical.[248]

    Estas separaciones y reuniones se hicieron presentes también en el rock barrial de los '90. En el año 2008, Intoxicados (una de las bandas más importantes de la década del 2000) comenzó a disolverse, dando fin a su carrera en la edición de 2009 del Cosquín Rock (aunque ya la mitad de la banda no estaría presente en dicha presentación).[249]​ Jóvenes Pordioseros se aleja de los escenarios en 2008, aunque en 2011 vuelve al ruedo con una formación diferente de la que contaba al momento de su separación. A fines de 2008 Ciro Pertusi (líder de Attaque 77) propuso un descanso de la banda por un año. Esa propuesta fue denegada por los tres integrantes restantes por lo que el 18 de marzo de 2009 (mismo día en el que cumplía 41 años) Pertusi anunció su desvinculación de la banda. El 30 de mayo de 2009 se produjo la separación de Los Piojos. Su último concierto se hizo ante 70 000 personas en el estadio de River con un show que repasó toda la historia del grupo por más de tres horas. Por otra parte, Ratones Paranoicos, fundadores de la música stone argentina, dio a conocer la noticia de su separación definitiva en agosto de 2011.[250]

    En 2010, luego de varias controversias arrastradas desde la tragedia de Cromañon, Callejeros comienza a disolverse. A partir de la salida de casi todos los miembros, su bajista y su líder deciden fundar Casi Justicia Social, grupo que contaba con los músicos reemplazantes del Callejeros de su última etapa. A partir de entonces comenzaron a trabajar en nuevas canciones, y en 2014 (luego de un largo proceso judicial que mantuvo a los músicos de Callejeros privados de su libertad) el grupo fue renombrado como Don Osvaldo, que ya cuenta con un álbum propio.

    Ya en 2011, los miembros de Bersuit Vergarabat deciden volver a juntarse luego de realizar una pausa en la carrera de la banda para dedicarse cada uno a distintos proyectos solistas. A la reunión no se sumó su líder Gustavo Cordera, quien decidió poner su carrera solista por sobre la nueva etapa de Bersuit.[251]​ Este mismo año, otra banda exponente del rock fusión latinoamericano, Todos Tus Muertos, se disuelve a causa de la muerte de su guitarrista y fundador: Gamexane. No obstante, en 2015 Fidel Nadal se reúne con los demás miembros de TTM y anuncian un regreso a los escenarios para 2016.[252]

    Respecto del metal, luego de algunos largos períodos de separaciones, el grupo Malón realiza en 2011 su reunión definitiva, reunión que los mantiene en actividad hasta el presente.[253]

    El 30 de octubre de 2012 se presentó La Tolva (junto al músico de jazz Omar Garayalde y el músico de tango Walter Slongho) en la Base Marambio, Antártida Argentina, como parte de la campaña de promoción para la creación del INAMU y la sanción de la Ley de Música.[254]​ El rock argentino volvía a tocar en Antártida después de una ausencia de 12 años, desde el recital de León Gieco como parte del festival Argentina En Vivo 2000.

    Crisis en el rock barrial tras Cromañón[editar]

    La tragedia de Cromañón fue un duro golpe para el género del rock barrial, deslegitimó sus causas y provocó que la sociedad lo mirara negativamente. Según el diario Página 12:

    Cromañón le arrancó la inocencia y expuso todo su potencial peligroso. Lo convirtió en un factor maléfico, en un profanador de cunas sobre las que lloran aquellos padres dueños de un dolor en eterna procesión.
    Página 12, 31 de diciembre de 2009[255]

    Tal vez por la inercia con que las bandas de rock barrial venían grabando y tocando desde años anteriores, en los primeros años luego de Cromañón estas bandas continuaron teniendo buena adhesión de público y el respaldo del mercado discográfico.[256]​. Hacia fines de la década de 2000 las bandas del rock barrial aún continuaban siendo partícipes relevantes en la escena, el diario Página 12 decía: "un rock barrial que sigue vigente pese a los embates del tiempo, aunque bajo condiciones cada vez más severas y excluyentes".[255]

    Sin embargo, Cromañón ya había sentenciado que a largo plazo la tendencia fuera que el rock barrial cayera. Con el correr del tiempo y a medida que se iban haciendo distintas reflexiones sobre los vicios del rock barrial, Cromañón se fue haciendo un estigma cada vez más pesado y las bandas de la corriente barrial fueron separándose.

    A causa de la tragedia, en la ciudad de Buenos Aires se clausuraron varios locales o pubs donde tocaban bandas, medida que las bandas intentaron sortear realizando sus conciertos en el cordón del gran Buenos Aires, ya que las medidas no se aplicaban ahí y podían continuar tocando cerca de la capital. Por otro lado, en ciertos festivales quitaron de sus grillas a las bandas del género.

    Claramente el género que tuvo gran repercusión en los años 1990 tuvo grandes bajas para mediados de la década del 2000,[257]​ momento en que la escena del rock argentino giró hacia un sonido pop y limpio.[256]

    Para mediados de la década de 2010, o casi una década después de la tragedia, bandas propias del género como Guasones y Los Gardelitos resurgieron con un público masivo, en el caso de la última, llegaron en mayo de 2010 por primera vez al viejo templo del boxeo, mientras que La 25 reunió a 25.000 personas en Tecnópolis.[257]​ Fue el surgimiento de otras bandas como Las Pastillas del Abuelo, Don Osvaldo (con dos miembros de la disuelta Callejeros), El Bordo y La Beriso (aunque esta última, mucho más apoyada en los sellos internacionales, algo raro en el género), para los especialistas se trata del resurgimiento del género.[258]

    Con la separación de Intoxicados, Viejas Locas volvió a juntarse en noviembre de 2009, dando un recital en el estadio de Vélez ante 42.000 personas, que sin embargo tuvo enormes fallas de organización y desembocó en el asesinato a manos de la policía de Rubén Carballo, de 17 años. En 2010 comenzaron a alejarse los pocos miembros originales con los que contaba el grupo, terminando por dejar solo a su líder en la banda en 2012, quien desde entonces realiza una "gira de despedida" usando el nombre de Viejas Locas.[259]

    Muy poco tiempo después de la muerte de Rubén Carballo, el rock barrial volvió a sufrir otro golpe, con la muerte de Melisa La Torre, de 20 años, en el recital de Las Pastillas del Abuelo en Ferro el 5 de diciembre de 2009, lo que provocó que la banda cancelara sus compromisos siguientes.[260]


    La Ley de Medios[editar]

    Uno de los problemas que venía arrastrándose desde la hiperinflación de 1989-90 era que los grandes sellos discográficos preferían quedarse con los artistas consagrados, en lugar de apostar por artistas emergentes poco conocidos.[151]​ Esto llevaba a que, desde aquella época, hubiera cierto estancamiento al menos en las escenas mainstream y pop de Argentina, y que fueran bastante lentos los movimientos de recambio generacional, como ascensos de nuevas bandas y solistas. Las bandas del rock barrial, por ejemplo, se habían consagrado en popularidad masiva en los '90 a pesar de las grandes discográficas, no gracias a ellas.[261]

    Debido a esta situación, la mayoría en la escena del rock argentino apoyó el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (conocida popularmente como "ley de medios"), propuesta en 2009. Uno de los sectores que más estuvo al frente del activismo por la aprobación de la ley fue la Unión de Músicos Independientes (UMI),[262]​ fundada en 2001 y que tenía como presidente al músico Cristian Aldana (guitarrista de la banda de rock alternativo El Otro Yo). El UMI también apoyaría otras medidas de la época relacionadas a la actividad musical.[263]

    Entre los motivos que despertaban esperanzas por La Ley de Medios estaba que su artículo 65 establecía que el 30% de la música transmitida en las radios debería ser nacional, y de ese porcentaje la mitad debería ser de música independiente.[262]

    Sin embargo, el proyecto de ley no estuvo exento de polémicas y rechazos: hubo sectores que interpretaron que su verdadera intención no era democratizar los medios, sino destruir el poder del Grupo Clarín, y otorgarle el poder de los medios al oficialismo.[264]​ A pesar de ello, la ley fue aprobada el 10 de octubre de 2009.

    No obstante, en los años siguientes la ley fue encontrando obstáculos de parte de los principales grupos de multimedios, que se lanzaron en campañas legales para establecer medidas cautelares para hacer tiempo hasta la fecha límite de presentación de un plan de descapitalización, que era el 7 de diciembre de 2012. La estrategia de los grupos de multimedios fue exitosa.[264]

    A partir de la asunción como presidente de Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015, la Ley de Medios fue desarmada a través de distintos decretos.[264]​ Aún más, se tomaron medidas que abrieron paso a eventos como la fusión de Telecom y Cablevisión, que luego influyó en el desarrollo de los festivales de música argentinos.

    10 años después de su sanción, quedaba muy poco en pie del proyecto original de la Ley de Medios.[264]​ El candidato a presidente Alberto Fernández, que había sido uno de los pocos miembros del kirchnerismo que se habían opuesto a la ley, argumentó en una nota con Tiempo Argentino que el fracaso de la iniciativa se debió a que las organizaciones sin fines de lucro no deben manejar proyectos comerciales:

    Si el Grupo Clarín, como consecuencia de esto, tiene alguna posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor. Y esas son las leyes que tenemos que utilizar para ver si el Grupo Clarín incumple algunas de esas cosas. Pero no se resuelve eso con la ley de Medios. La Ley de Medios puede ser una gran herramienta si es que queremos multiplicar voces, y si queremos promover algo que, recuerdo, en esencia es un negocio. Porque ese fue uno de los errores de la Ley. Cuando la Ley dice que un tercio del espectro debe estar en manos de ONGs y de entidades sin fines de lucro. Porque no podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso. (...)

    El error es pensar que puede una ONG tener una radio y competir con una radio que tiene una capacidad de contratación de locutores, de periodistas, de músicos, infinitamente mayor. Porque entonces nosotros creamos dos radios pero hay una que concentra la atención del público. Eso es el resultado de no advertir que los medios de comunicación son negocios. En la sociedad moderna son un negocio. (...) La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir.
    Alberto Fernández, 26 de mayo de 2019.[265]

    Ley de Nocturnidad[editar]

    La idea de una ley que restringiera las discotecas volvería a ser reflotada en 2009, cuando el entonces gobernador provincial Daniel Scioli la volvió a proponer, volviendo a argumentar acerca del descontrol de los jóvenes en los boliches por el alcohol y las drogas, aunque esta vez flexibilizó ligeramente el alcance de la ley, estableciendo el horario límite en 05:30.[179]​ Nuevamente, los que más protestaron fueron los empresarios dueños de los boliches.[266]​ No obstante, logró la aprobación, en noviembre de 2009, bajo la figura de Ley 26.370 "de Nocturnidad".[267]​ Aunque esta vez la ley logró consolidarse a través de los años y distintos gobiernos, igualmente se repitió el problema de su antecesora de ser ignorada en la práctica: por ejemplo, en 2014 en la provincia protestaron que la violencia en los boliches crecía debido al nulo acatamiento,[268]​ y en el verano de 2018 un informe reveló que en la costa atlántica ningún boliche se ajustaba a los horarios.[269]​ El problema de los boliches en Argentina es un tema recurrente con tragedias donde en cada caso se repitió un patrón: controles severos al principio, para luego volver a dar paso a la desidia tiempo después cuando los casos habían decaído en la opinión pública, hasta que volviera a ocurrir otra tragedia.[270]

    Éxitos de los solistas[editar]

    En 2006, muchos solistas se consagraron como Andrés Calamaro (quien grabó durante este año un disco en compañía de Litto Nebbia), quien recibió la consagración definitiva por su carrera, lanzó dos álbumes, grabó dos discos tributo, brindó recitales repletos de público, se reunió con Ariel Roth como homenaje a Los Rodríguez, fue invitado por el Indio Solari a compartir escenario en un recital de La Plata, y ganó el Gardel de oro y otros homenajes durante esos años.[271][272]

    Por otra parte, 2006 fue el año del retorno discográfico de Gustavo Cerati, con su trabajo Ahí Vamos. El nuevo disco fue un gran éxito para Cerati, dándole numerosos premios y nominaciones a lo largo del continente, como lo fueron sus premios Grammy Latino al Mejor álbum 2006, Mejor canción 2006 (Crimen) y Mejor canción 2007 (La excepción); su premio MTV Video Music Awards Latinoamérica al Mejor artista sur 2006; sus premios Rock & Pop Awards al Mejor solista nacional 2006 y Mejor cantante nacional 2006; su premio en la encuesta del suplemento Sí! del diario Clarín al Solista del año 2006; sus premios Premios Carlos Gardel 2007 al Álbum del año, Mejor álbum de rock, Canción del año (Crimen) que también fue Interpretación del año y Videoclip del año; y el Premio Carlos Gardel 2008 al Mejor DVD del año (Ahí Vamos Tour). Con Ahí Vamos llegó la consagración internacional definitiva de Cerati como solista, que hasta entonces no había conseguido despegarse de la imagen de Soda Stereo, y le dio una solidificación y consolidación como uno de los mejores solistas de la historia del rock nacional.[cita requerida]

    En el 2009, se produce la vuelta de Charly García, luego de una larga internación por sus problemas de adicciones, vuelve a los escenarios de Latinoamérica.

    Luego de un mes del regreso de Charly García en Vélez, Luis Alberto Spinetta hace un megarecital titulado Spinetta y las Bandas Eternas, en donde durante más de cinco horas tocó con todas las bandas que tuvo a lo largo de su carrera: Almendra, Pescado Rabioso, Spinetta Jade, Invisible y Spinetta y los Socios del Desierto, así como con los principales músicos a nivel local, incluyendo a Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati y Pedro Aznar. Dicho recital fue considerado posteriormente como el «Recital de la Década», y quizá el más importante de la historia del rock argentino.

    A partir de 2010 el Indio Solari experimentó un crecimiento exponencial en la asistencia a sus recitales en los siguientes años, batiendo cada año sus propios records personales. Comenzó en su recital del 13 de noviembre de 2010 en el Hipódromo de Tandil, siendo su único show en el año, en el cual batió su récord personal de cantidad de público hasta ese momento, con 80.000 espectadores.[273][274]

    En 2011 el Indio realizó tres recitales en el marco de la presentación de El perfume de la tempestad. El 26 de marzo en el Estadio Padre Ernesto Martearena de Salta (35.000 personas),[275]​ el 3 de septiembre en el Autódromo Eusebio Marcilla de Junín (100.000 personas, batiendo su récord personal)[276]​ y el 3 de diciembre en el Hipódromo de Tandil (80.000 personas).[277]

    Tras un alejamiento de más de un año, regresó en el recital del 14 de septiembre de 2013 en el autódromo Jorge Ángel Pena en San Martín, Provincia de Mendoza, con 150 000 espectadores (batiendo su récord personal).[278][279]

    El 12 de abril de 2014 dio un show presentando Pajaritos, bravos muchachitos ante más de 170 000 espectadores en Gualeguaychú, Entre Ríos, batiendo su récord personal. No obstante, recibió críticas por el mal estado del suelo del hipódromo.[280]

    El 13 de diciembre del mismo año volvió a dar un recital en el Autódromo Miguel Ángel Pena de San Martín, en Mendoza. La organización esperaba a 50 000 personas, pero las expectativas fueron superadas y asistieron 120 000 personas.[281][282]​ No obstante, la violencia recurrente en sus recitales volvió a aparecer, con peleas entre seguidores y la policía. Además, se le criticó que el sonido fuera bastante bajo.

    Luego de otro alejamiento de más de un año, se presentó nueveamente el 12 de marzo de 2016 en un recital en Tandil. La venta de entradas fue más prudente que en recitales anteriores, porque no se dieron a conocer hasta el día de su venta para prevenir entradas falsificadas. La asistencia finalmente fue de 200 000 personas,[283]​ lo cual no solo batió el récord personal del músico sino que a la vez se convirtió en el recital pago con más gente en la historia del rock argentino.

    En 2008 se produjo un hito en la radiodifusión del rock argentino con la primera FM del gobierno dedicada al rock argentino, Radio Nacional Rock, que además contaba entre sus principales premisas difundir a bandas emergentes e independientes.

    En 2012 Mario Pergolini, tras haber abandonado la Rock & Pop después de 25 años trabajando en ella, inauguró su megaproyecto Vorterix, que incluía una radio, transmisiones de video online y hasta un teatro (el ex Teatro Colegiales) para hacer recitales.

    Ola de denuncias y sus consecuencias (2016—2020)[editar]

    La primera denuncia[editar]

    El 15 de abril de 2016 José Miguel del Pópolo, cantante de la banda de indie rock La Ola que quería ser Chau, fue denunciado por violación a través de un video subido a Youtube donde la víctima, Mailén Frías, contaba a la cámara el hecho.[284]​ Al día siguiente el mismo canal de Youtube subió otro video, con el testimonio de Rocío Márquez, exnovia del cantante, donde contaba haber vivido lo mismo.[285]​ Los videos se viralizaron rápidamente y el caso generó gran repercusión en los medios,[286]​, numerosas bandas emitieron comunicados por Twitter y Facebook en repudio a del Pópolo y en solidaridad a las víctimas.[287]​ Como resultado del escándalo, la banda decidió no presentarse ese fin de semana en un festival indie,[286]​ un recinto canceló el recital que había agendado con la banda,[287]​ y dos de sus miembros anunciaron su alejamiento.[287]​ En efecto, la carrera de La Ola que quería ser Chau estaba acabada.

    La denuncia a del Pópolo es de suma importancia histórica, abrió camino a más denuncias en el rock argentino que pronto aparecerían masivamente.[288]

    Se generó así un movimiento llamado Ya no nos callamos más, destinado a denunciar estas conductas en el rock argentino, y que tuvo su primera marcha en el Obelisco de Buenos Aires el 20 de mayo de 2016.[289]​ Por ende, el movimiento Ya no nos callamos más fue pionero en el planeta,[288]​ se adelantó 1 año y medio al estallido global del Me Too el 5 de octubre de 2017, cuando se denunció públicamente por abusos al productor hollywoodense Harvey Weinstein.[290]

    Para 2017, era claro que había comenzado una nueva etapa en el rock argentino. El sitio web Rock and Ball publicó que se estaba ante un nuevo Cromañón que instauraba un cambio en el paradigma, y dijo:

    Una vez más, el Rock nacional afronta un "punto de quiebre". Desde ahora, ya nada será lo mismo. (...) Es cierto, esto pasaba y se decía desde hace mucho tiempo. Pero un día pasó de lo privado a lo público y ahora es el momento de actuar. Así como todos sabíamos que había bengalas en el rock, pero hasta que no sucedió “Cromañón” nadie actuó en consecuencia. Bueno, esto es lo mismo. Una vez más, el Rock queda en un lugar incómodo, del que volver no le será fácil. Habrá que afrontar acusas de demonización, gente hablando sin saber y mecanismos de degradación. Pero como aquella vez, el Rock podrá defenderse y seguir. Pero porque el Rock no es bengalero, el rock no es abusador, el rock no mata. Sí las personas que lo integran. Ojalá el propio Rock (sus integrantes) sean capaces de volver a interpelarse, de juzgarse, de volver a cambiar las reglas del juego. Aquella vez, todos salimos beneficiados: sin bengalas, todo se volvió un lugar más seguro. Imagínense si el rock madura de una vez y entiende que una pibita de 16 años, por más “buena que esté”, por más fan que sea, por más “provocadora” que se presente, no es un trofeo, ni una conquista, ni una medalla. Una vez más, saldremos todos beneficiados y nuestro rock volverá a sanar.
    Rock and Ball, 29 de septiembre de 2017.[291]

    En la misma línea, la revista en línea Arcadia publicó el 6 de julio de 2018:

    Dos años después de aquel momento de quiebre (...) Estas violencias son el cimbronazo más grande que el rock argentino haya sufrido desde el incendio de Cromañón durante un recital de Callejeros, que se llevó la vida de al menos 194 personas a fines de 2004. Lo sucedido aquella noche, donde se violaron protocolos de seguridad por parte de la organización del concierto, provocó una serie de clausuras y restricciones a los recitales que impactó duramente en la escena underground. Las leyes del negocio cambiaron, así como la relación de los fans con su artistas preferidos. Se les empezó a exigir que cuidaran de su público; ahora, se les pide que se pongan a tono con el creciente cuestionamiento al statu quo patriarcal.
    Arcadia, 6 de julio de 2018.[292]

    El sitio web La Primera Piedra declaró, el 14 de septiembre de 2017 en una nota con la cronología de las denuncias: "En 2016, las denuncias (...) generaron un quiebre en la escena del rock argentino".[293]

    La revista Sudestada, en su edición bimensual de julio-agosto de 2018, dijo: "2016 se convirtió en un hito para la cultura del rock".[294]

    El diario Página 12 comentó el 19 de julio de 2019: "La condena a 22 años de cárcel por corrupción de menores a Cristian Aldana (...) es otro peldaño de una era que comenzó en 2016, cuando Mailén Frías denunció por violación a Miguel del Pópolo, de La Ola que quería ser Chau. A partir de ahí, nada sería igual".[295]

    Ola masiva de denuncias[editar]

    El caso del Pópolo generó una onda expansiva que arrasó con toda la escena del rock argentino.[296]

    La banda de rock alternativo El Otro Yo había emitido comunicados respaldando a las víctimas de del Pópolo, pero en respuesta empezaron a aparecer denuncias contra Cristian Aldana, cantante de la banda, por reiterados abusos contra adolescentes menores de edad.[296]​ Las denuncias fueron publicadas en un formato que se haría popular en los siguientes casos: un blog y autores anónimos. Aldana ya venía siendo investigado desde 2010, pero a través de los años todas las iniciativas naufragaban; solamente con la llegada de un cambio de época empezó a ser procesado con mayor profundidad. En mayo quedó formalizada la denuncia en el sistema judicial.[297]​ El 22 de diciembre quedó en prisión preventiva.[298]​ Tras un largo juicio, el 12 de julio de 2019 fue condenado a 22 años de prisión, convirtiéndose en el primer roquero argentino condenado por abuso.[299]

    Se acusó a Yamandú Rodríguez, guitarrista de la banda punk Loquero, lo que provocó que la banda suspendiera sus fechas (aunque meses más tarde volverían a tocar).[296]

    También, por esos días, Walas, cantante de la banda de hardcore Massacre, hizo unos comentarios irónicos con respecto al caso del Pópolo que no cayeron bien en el público, razón por la cual debió disculparse públicamente.[296]

    A poco de las denuncias contra del Pópolo y Aldana, en las redes sociales reflotaron una entrevista de 1997 a Ciro Pertusi, excantante de Attaque 77 y de Jauría, que le hizo la revista Inrockuptibles, donde hacía declaraciones sobre sentir atracción por chicas menores de edad. Esto no cayó bien en el ambiente y provocó que se disculpara públicamente.[296]​ No obstante, debido a su cáncer de garganta, Ciro Pertusi ya estaba desde hacía un tiempo alejado de los escenarios, dedicado únicamente a recuperarse.

    El 25 de julio de 2016 se denunció por violencia a Alan Eric Martensen, cantante de Tarantos y bajista de Drogadictos.[300]

    El 10 de agosto de 2016 se armó un enorme escándalo por las declaraciones de Gustavo Cordera en una charla con alumnos de periodismo de TEA Arte. Le habían preguntado su opinión sobre los casos de denuncia a del Pópolo y Aldana, a lo que él contestó:

    Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger. (...) Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente
    Gustavo Cordera, 10 de agosto de 2016.[301]

    A raíz de estas declaraciones, Gustavo Cordera fue denunciado por incitación pública a la violencia, ciertas radios dejaron de pasar sus canciones y ciertos recintos cancelaron sus presentaciones programadas.[302]​ La carrera de Cordera estaba prácticamente acabada. Tras un largo tiempo, el 3 de abril de 2019 el juicio contra él finalmente se resolvió aceptando la propuesta que hizo el propio Cordera: no irá a la cárcel, pero deberá filmar un video disculpándose y publicarlo, dar dos recitales a beneficio en donde subirán al escenario activistas feministas, y deberá hacer un taller de igualdad de género.[303]​ Tras esto, la carrera de Cordera (que tras el escándalo se alejó un largo tiempo de los escenarios) volvió a activarse, publicando canciones como «Sueños de libertad».

    El 6 de noviembre de 2016 denunciaron a Pity Alvarez, cantante de Viejas Locas, por haber golpeado y encerrado a dos trabajadoras de prensa durante un show de Viejas Locas en Florencio Varela.[304]​ Pronto hubo repercusiones: ese mismo noviembre Viejas Locas tenía un recital en Tandil donde harían de teloneros los locales Forasteros Blues, pero estos se bajaron del show en solidaridad con las mujeres.[305]​ La carrera de Pity sin embargo continuó (el músico ya era una imagen habitual en las páginas policiales por sus recurrentes problemas con la ley, de los que siempre salía), y solo llegó a su fin el 12 de julio de 2018 por un caso que nada tuvo que ver con la violencia de género: asesinó de cuatro tiros a un dealer del barrio y lo metieron preso.[306]

    El 13 de julio de 2017 los grupos feministas lograron que se suspendan los shows del humorista Yayo Guridi (caracterizado por un humor repleto de malas palabras y temperamento irascible) programados en Punta Alta y Bahía Blanca, lo cual sembró dudas acerca del futuro de la carrera de Yayo, que dependía fuertemente de un humor agresivo.[307]

    El 20 de septiembre de 2017 inició una seguidilla de denuncias particularmente intensa: en 7 días se publicaron 5 casos que circularon con fuerza por las redes sociales.

    La primera, el 20 de septiembre, fue una denuncia a Miguel Castillo, baterista de De Lo Ajeno, lo que provocó que la banda cancelara sus presentaciones programadas, a lo que siguió un largo silencio. La banda recién volvió a aparecer el 4 de junio del año siguiente, con un comunicado donde echaba a Castillo.[308]​ Poco después, la banda se separó.

    El 22 de septiembre de 2017 se denunció anónimamente a Pablo Spivak, bajista de El Bordo.[309]​ Spivak se comunicó públicamente en tono conciliador y el caso se cerró. Spivak continuó con su actividad habitual en la banda.

    El 23 de septiembre de 2017 se denunció anónimamente a Martín Marocco, bajista de Sueño de Pescado, lo que provocó que la banda lo echara.[310]

    El 27 de septiembre de 2017 dos adolescentes menores de edad se comunicaron con la banda de indie rock Utopians por unos videos de contenido sexual que les había mandado su guitarrista, Gustavo Fiocchi. A causa de esto, ese mismo día lo echaron de la banda, en un comunicado donde su cantante Barbi dijo:

    Yo, Barbi, como mujer antes que música, siempre hablo de esto e insisto en que sin importar las dudas siempre hay que pararse del lado de las pibas.
    Barbi, 27 de septiembre de 2017.[311]

    Tras este episodio, Utopians cumplió sus compromisos previos tocando en los festivales B.A. Rock y Personal Fest, y se separó el 12 de noviembre.[312]

    Un caso paradigmático: la denuncia a Santiago Aysine, sobreviviente de Cromañón[editar]

    El caso que más muestra el cambio de época es la denuncia a Santiago Aysine, cantante de la banda de rock neo-barrial Salta La Banca. Santiago Aysine es sobreviviente de la tragedia de Cromañón: tenía 20 años cuando estuvo en el mortal incendio, del que logró escapar herido. Luego de recuperarse de sus heridas, comenzó a componer canciones para expresar sus experiencias de vida al filo de la muerte. En 2007 formó la banda Salta La Banca, la cual no tardó en convertirse en referente del circuito under post-Cromañón.[313][314][315]​ Era lógico: Santiago Aysine había construido su legitimidad sobre su experiencia como sobreviviente de la desidia del Estado y como testimonio viviente de los peligros mortales de la corrupción, y participaba en causas sociales con una militancia activa.[313][314][315]​ Para 2017, Salta La Banca era uno de los números principales de la escena, y el 18 de marzo grababa un DVD en el Estadio Malvinas Argentinas.[316]

    Sin embargo, el 20 de septiembre de 2017 surgieron denuncias de acoso contra él en Twitter.[317]​ Como resultado, Salta La Banca canceló sus presentaciones en el Teatro Opera de La Plata y en el festival B.A. Rock.[318][319]​ La banda volvió a tocar el 30 de octubre en La Trastienda Club, donde al final del recital Santiago Aysine agradeció al público y anunció la separación de Salta La Banca.[320]

    El caso de Santiago Aysine revela el cambio de época en el rock argentino. Aysine construyó su carrera con posterioridad a la tragedia de Cromañón, evento que puso fin a una etapa de la historia del rock argentino (la del protagonismo del rock barrial) y dio inicio a otra. Durante la etapa post-Cromañón, la obra de Aysine fue celebrada y defendida por su ideología de resistencia frente al poder y su militancia por las causas sociales; en efecto, Aysine se había convertido en uno de los artistas con mayor legitimidad en su discurso.[313][314][315]​ No obstante, para 2017 esa cobertura había caído y ya no lo hacía inmune a denuncias: Aysine ya no era más una «vaca sagrada». El rock argentino había entrado en otra etapa.

    Segunda etapa de denuncias[editar]

    Los siguientes casos de denuncias en el rock argentino no tuvieron el mismo impacto, y en general los artistas pudieron continuar con su actividad normalmente.

    Puede deberse a varios factores: cierto backlash global contra el feminismo por sus posiciones más intransigentes y agresivas, que hizo que como respuesta creciera la imagen negativa del movimiento,[321]​ y que crecieran en popularidad las posiciones antifeministas;[322][323]​ la constante muestra a partir de octubre de 2017 de casos ya no argentinos sino internacionales, tras el escándalo hollywoodense de Harvey Weinstein;[288]​ el surgimiento en noviembre de 2017 del sitio web Tu ídolo es un forro, que también publicó constantemente denuncias contra figuras; la sobre-exposición de denuncias públicas y cierto desgaste en la sociedad de ver casos de alto impacto replicados por todas las redes sociales; el uso y abuso de este recurso en Argentina, especialmente en la semana del 20 de septiembre de 2017, donde hubo 5 denuncias consecutivas; y la derrota de los grupos pro-aborto en la votación del Senado en 2018, lo cual supuso un duro golpe al movimiento abortista. También hubo críticas al recurso de denunciar y lo denominaron como caza de brujas, alegando que: es una táctica desigual desde el anonimato contra personas públicamente conocidas, efectúa un daño gratuito a la reputación de artistas, falta al principio de presunción de inocencia, y usa métodos por fuera del sistema judicial.[291]

    El 28 de febrero de 2018 en la página de No nos callamos más se denunció por abuso a Guillermo "Doctora Muerte" Ruiz Díaz, baterista de Él Mató a un Policía Motorizado. La banda negó que hubiese sucedido tal cosa, pero adoptó una actitud conciliadora.[324]​ La banda continuó en actividad y para el 8 diciembre ya estaba tocando en Tecnópolis.[325]

    El 15 de marzo de 2018 en la página de No nos callamos más se denunció a Jean Deon, integrante de la banda del solista Diosque. Como resultado, el 24 de abril Diosque emitió un comunicado donde echaba a Jean Deon.[326]

    El 21 de abril de 2018 un blog denunció contra Franco Salvador, baterista de la banda de rock alternativo Pez, acusándolo de un abuso en marzo del año anterior.[327]​ Como resultado, un recital programado en Niceto Club fue cancelado, y renunciaron su mánager y productora.[328]​ La carrera de Pez parecía acabada. Pero decidieron respaldarse frente a las acusaciones y continuar. Los meses siguientes se alejaron de los escenarios e hicieron terapias grupales, y volvieron a tocar el 14 de septiembre.[329]​ Las siguientes canciones de Pez estuvieron teñidas de esas reflexiones y sobre la igualdad de género.

    El 5 de mayo de 2018 fue denunciado Joaquín Levinton, de Turf, en Ya no nos callamos más, por hechos ocurridos en 2013.[330]​ Sin embargo, el caso no siguió y el músico continuó con su actividad.

    El 7 de mayo de 2018 en la página de No nos callamos más se denunció a Juano Falcone, baterista de Don Osvaldo y de La Caverna, y nada menos que nieto de Estela de Carlotto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, y sobrino de María Claudia Falcone, activista adolescente desaparecida durante el Proceso de Reorganización Nacional. Por estos motivos, Falcone, al igual que Santiago Aysine, tenía gran legitimidad y respaldo en el ambiente: una «vaca sagrada». Un par de días después de la denuncia Falcone emitió un descargo y todo quedó ahí, el músico continuó con su carrera.[331]

    El 3 de julio de 2018 en Facebook fue denunciado Fidel Nadal por su exnovia, Carolina Alves, por un episodio donde el cantante la forcejeó.[332]​ El caso quedó ahí, y Nadal siguió con su actividad.

    El 13 de septiembre de 2018 Ricardo Iorio armó un revuelo en la escena cuando, en un programa del canal en línea TLV1, expresó duramente contra las feministas:

    Ellas, esas zurdas, saben que nunca encontraron un pater familias como yo, un macho proveedor, se lo perdieron. Entonces, en su resentimiento, se dejan adoctrinar y encima cobran. No puede ser que haya criaturitas de 15 y 16 años apoyando la muerte del no nacido. ¿Nadie les clava un destornillador acá atrás, en la oreja, a estos putos malvados? ¿Es tanta la hipocresía? ¿Puede ser? El hombre de bien no puede no emocionarse ante eso. Ahora bien, todos somos hijos del mismo Dios, porque Dios no es juez, es padre, pero yo no quiero a todos mis hermanos de la misma manera. El pobre no es igual a nosotros, tiene menos defensa, menos inteligentes, siente más el frío, el dolor y encima no tiene plata. El único tesoro que son los hijos. Hay que educar para el amor, hijos de puta.
    Ricardo Iorio, 16 de agosto de 2018.[333]

    Sus declaraciones fueron recibidas negativamente,[333]​ pero como Iorio ya venía desde hacía años haciendo declaraciones polémicas y altamente resonantes en los medios, pocos tomaron este caso en serio, y el músico continuó su carrera normalmente.

    El 2 de octubre de 2018 un blog denunció anónimamente contra músicos de la banda de rock latino Onda Vaga por hechos ocurridos 7 años antes.[334]​ La banda, que por entonces estaba en una gira europea, sufrió la cancelación de un show en Bruselas.[335]​ El blog fue cerrado, la banda emitió un comunicado conciliador un mes después de las denuncias, y retomó su actividad habitual.[336]

    El 9 de octubre de 2018 un blog denunció anónimamente contra músicos de la banda punk Cielo Razzo por hechos ocurridos 15 años antes.[337]​ A causa de esto, la presentación que la banda tenía en el Festival Bandera fue cancelada por los organizadores.[338]​ Sin embargo, a continuación sucedió algo inesperado, que no había pasado en ninguno de los anteriores casos de denuncia: los seguidores de Cielo Razzo se organizaron y se lanzaron masivamente al blog para defender a la banda, lo cual hizo que las autoras del blog lo cerraran.[339]​ Aún más: se creó otro blog, pero en apoyo a la banda, donde los seguidores en lugar de publicar anónimamente firmaban con su nombre completo y documento de identidad.[340]​ En cuanto a la banda en sí, el 20 de octubre volvieron a tocar y retomaron su actividad habitual.[341]

    El 2 de diciembre de 2018 dos mujeres denunciaron por Agencia Paco Urondo a miembros de Babasónicos por haberlas invitado a su camarín unos años antes.[342]​ El cantante de la banda, Adrián Dárgelos, fue cuestionado acerca de la denuncia durante un diálogo con el diario español El País, a lo que respondió "tienen que ir a la justicia, si no, no es serio".[343]​ Tras la denuncia, grupos feministas intentaron que se cancelara un show que la banda tenía contratado para el 17 de diciembre en Río Gallegos. El show transcurrió con normalidad y Babasónicos siguió con su carrera.[344]

    El 1 de marzo de 2019 un blog denunció por abuso a Maxi Prietto, de la banda de indie rock Los Espíritus. La banda canceló sus presentaciones para ese fin de semana en Niceto Club y echó a Prietto.[345]​ No obstante, el 17 la banda anunció la reincorporación de Prietto, medida que provocó que dos miembros renunciaran.[346]​ Sin embargo la banda continuó, con una formación distinta.

    Efecto de las denuncias en la cultura popular[editar]

    Retroactivamente empezaron a denunciarse casos de otras épocas bajo esta nueva mirada.

    El diario Página 12 así lo hacía, en una nota del 11 de agosto de 2016, donde hacía revisionismo de dos casos de denuncia: el de Juanse (cantante de Ratones Paranoicos), en julio de 2014 en Jujuy (donde incluso intervino el INADI por ciertos comentarios irónicos suyos); y el de Charly García en octubre de 1999, cuando el romance que tenía con una adolescente de 17 años finalizó y el músico armó una escena en la vía pública, peleándose incluso contra dos policías.[347]

    En la misma línea, el 10 de enero de 2018 se denunció a Pappo (muerto el 25 de febrero de 2005) por un intento de violación a la periodista Alicia Barrios en 1985 que el propio músico admitió en vida.[348]​ Seguidamente, hubo medios que reflotaron la historia de su noviazgo con la música de blues María Luz Carballo cuando esta tenía 14 años y Pappo, 41;[349]​ relación que terminó 3 años después cuando el padre de Carballo se enteró de la relación y realizó una tentativa de homicidio contra Pappo, con disparos de una pistola que el músico logró eludir milagrosamente.[350]

    El 5 de marzo de 2017 el portal en línea de noticias Infobae publicó una nota titulada «Condenable: canciones argentinas populares que instigan a la violencia de género», donde retrospectivamente denunciaba canciones argentinas populares de tango, folklore, rock y cumbia.[351]

    El diario Clarín continuó por esta senda con una nota, del 26 de junio de 2017, titulada «Diez canciones del rock argentino que hoy nadie escribiría», donde retrospectivamente denunciaba canciones populares como «Me gusta ese tajo», «Juego de seducción» y «La rubia tarada».[352]

    El 10 de noviembre de 2017 surgió el sitio web Tu ídolo es un forro, dedicado a incinerar públicamente figuras populares de todo el mundo, no solamente del rock en Argentina.[353]

    Tras la denuncia a Pez, una nota del 25 de abril de 2018 en Revista Anfibia escrita por una seguidora de la banda se preguntaba "¿No vamos a poder ver a ninguna banda más?", y se lamentaba por la imposibilidad de seguir escuchando las bandas que tanto le gustaban en los nuevos tiempos que corrían.[354]

    Del mismo modo, Agencia Paco Urondo en una nota del 28 de octubre de 2018 se preguntaba "¿Chau a los ídolos?", y reflexionaba sobre las conductas habituales del rock que ahora eran criticadas.[355]

    Surge el proyecto de ley de cupo femenino para festivales argentinos[editar]

    Aparte de las denuncias, el otro gran frente que tuvieron las mujeres en la escena del rock argentino fue el de la ley de cupo femenino en los festivales en Argentina.

    Todo empezó en la primavera de 2017, cuando comenzaron a aparecer discusiones en las redes sociales acerca de que los festivales de ese año en homenaje al rock nacional, como el B.A. Rock, no habían incluido casi ninguna artista mujer.[356][357]

    El 23 de enero de 2018, Día del Músico en Argentina, se llevó a cabo en Canal CM un programa de debate donde surgió la idea de establecer una ley de cupo femenino en los festivales musicales argentinos.[358]​ La idea se vio viable, sirviéndose de la ley existente en la política argentina que asignaba una cuota de 30% de mujeres en las listas electorales, y de medidas que estaban promulgándose en el mundo, como la que impulsaba, en los festivales en Norteamérica y Europa, llegar a un 50% femenino en cabezas de cartel, jurados y comisiones antes de 2022.[359]

    Tras el fin de su cargo como vicepresidenta en el INAMU el 3 de agosto de 2018, la música Celsa Mel Gowland (que cantó en álbumes de Metrópoli, Virus, Soda Stereo, Fricción, Fito Páez y Andrés Calamaro, entre otros) giró su atención hacia la elaboración de un proyecto de ley. Su primer paso fue juntarse con la investigadora del CONICET Mercedes Liska y la gestora del SINCA Alcira Garido[360]​ para realizar una investigación estadística sobre el estado de la participación de artistas femeninas en festivales latinos en general, y argentinos en particular. En dicha investigación, se encontró que en Argentina estaban registrados como músicos un 70% de hombres y un 30% de mujeres, pero que en los festivales había solo un 13% de bandas con al menos una integrante femenina, y en el principal festival de rock argentino esta cifra era de solo 10%.[361]​ Luego incorporó 18 colegas para redactar los fundamentos del proyecto de ley, entre ellos, garantizar que ese 30% de mujeres registradas se coincida con un 30% de participación de mujeres en festivales. Bautizó al grupo armado como Por más mujeres músicas en los escenarios. Una vez redactado el proyecto, buscaron alguna figura de la política que ayudara a ingresarlo en ese terreno. Se lo presentaron a Anabel Fernández Sagasti, senadora kirchnerista mendocina de 34 años, quien lo aceptó y promovió en la escena política.[356]

    El 2 de octubre de 2018 el grupo Por más mujeres músicas en los escenarios, encabezado por la senadora de 34 años Anabel Fernández Sagasti, presentó formalmente el proyecto de ley de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales,[362]​ cuya principal propuesta era establecer un 30% de artistas femeninas en festivales que presentaran un mínimo de 3 artistas,[363]​ y con multa de 6% de todo lo recaudado en el festival para los que no la cumplan.[363]​ Para promocionar la propuesta, el grupo realizó una militancia muy activa: dieron notas en los medios para dar a conocer sus fundamentos,[364][365][366][367][368][369][358][356]​ y utilizaron el INAMU para, desde el 30 de julio de ese año, hacer giras por las provincias, donde realizaron reuniones para difundir el proyecto.[370]

    El 16 de octubre se realizó el acto de presentación del proyecto de ley en el Senado argentino,[368]​ donde el proyecto de ley tuvo la firma de 15 legisladores, con 14 mujeres en esa cifra.[371]

    Opiniones sobre el proyecto de ley[editar]

    La escena comenzó a dar sus pareceres con respecto a la propuesta.

    El Indio Solari opinó el 12 de octubre en una nota en FM La Patriada "yo soy de salir poco, pero en general mis músicos me dicen que las mejores bandas del momento, las más originales, son las que están formadas por mujeres" y seguidamente declaró su apoyo a la propuesta.[372]

    Andrea Alvarez, una de las impulsoras, opinó en Twitter el 22 de octubre:

    Hay una frase que repiten ahora todes porque queda linda y es que la mujer va a salvar al rock. No es cierto por varias razones: la primera es que el rock no necesita que nadie lo salve y segundo porque la mujer no va a salvar a nadie ni a nada por el hecho de ser mujer, y esto es más que obvio. La mujer lo que sí va a dar es color a una escena desteñida e impuesta desde gente que prefiere las zonas de confort, que es lo opuesto a lo que se supone que esgrime el concepto de rock.
    Andrea Alvarez, 22 de octubre de 2018.[367]

    Otra impulsora, Patricia Sosa, profundizó sobre el alcance de la ley durante la presentación en el Senado el 16 de octubre, diciendo "Este proyecto apunta no solamente a las artistas, sino también a las que están en el armado de escenarios, las que hacen puesta de luces, las sonidistas".[368]

    El periodista y escritor Marcelo Fernández Bitar opinó el 9 de marzo de 2019 que estaba de acuerdo con la propuesta, y aprovechando su cercana relación con organizadores de festivales, como José Palazzo, los instó a que implementen la medida.[373]

    Aunque también hubo voces en contra, como la de Andrés Calamaro, que armó un revuelo al opinar el 31 de octubre de 2018 en Zenda que la propuesta tenía «cierto tufo medieval» y que «estos eran cambios culturales o comunicacionales con agresividad»; además se refirió (erróneamente) a que el proyecto daría un 50% de acceso a prostitutas. Calamaro entró en discusión por Twitter con gente a la que no le cayó bien sus dichos, y terminó reconociendo algunos de sus errores, en un tono conciliador.[374]

    También se expresó en contra José Palazzo, organizador del festival Cosquín Rock, que el 9 de febrero de 2019 en diálogo con el diario Los Andes dijo:

    Lo que planteo es que si yo tuviera que poner el 30%, tal vez no lo podría llenar con artistas talentosas y tendría que llenarlo por cumplir ese cupo. Esas artistas no estarían a la altura del festival y tendría que dejar afuera otro tipo de talentos.
    José Palazzo, 9 de febrero de 2019.[375]

    Palazzo fue duramente criticado por sus declaraciones, que no cayeron bien en el ambiente,[371][376][377][378]​ y 3 días después del episodio dio una nota en TN donde trató de explicar su visión.[379]​ Al día siguiente continuó defendiéndose, en Radio Mitre y la agencia de noticias Télam, donde acusó al escándalo de ser una caza de brujas y denunció que alguien difundió los teléfonos de él y de sus hijas y ahora estaban todos recibiendo amenazas; también dijo:

    Pido disculpas si alguna mujer se sintió ofendida por el malentendido que publicó un medio de comunicación que no respetó "el literal". Yo expresé que si hay una ley que exige el 30% y hay 140 bandas tocando, tengo que incluir 50 bandas de mujeres pero a lo mejor hoy no hay 50 bandas copadas de mujeres. Tendría que llamar a una tía que toca el güiro para cumplir el cupo o tendría que poner bandas que no tienen el talento que tratamos de poner en los escenarios. Utilicé la palabra "talento" como "contenido artístico" y no en relación a "la capacidad o la virtud que tiene una persona".

    Además, la organización se divide en presupuesto de Talento y presupuesto de Producción, si hablás con cualquier persona que trabaje en televisión, cine o espectáculos, va a decir eso. La próxima semana tendremos una reunión para armar un equipo de trabajo vinculado con la problemática de la mujer en los escenarios de rock.

    Solo quise decir que el cupo femenino va a ser un gran desafío y si esa cantidad crece en escena, no va a hacer falta ninguna ley. Lo que quise decir es que si existe una ley de cupo nuestro desafío es salir a buscar mujeres. Trabajamos en el Cosquín con equipos de producción y de programación, que buscan talentos, cosas que puedan enriquecer al festival. No tenemos gente que recorra el país y vea lo que pasa pero este año hicimos festival de selección de bandas en San Luis, San Francisco, Villa María, Rafaela, San Luis, Rosario y Buenos Aires, con inscripción libre, y el registro femenino fue menor al 10%. Yo estoy de acuerdo con la ley de cupo y vamos a salir a buscar bandas pero no sé si hay tantas bandas femeninas hoy para llenar el cupo, no quiero decir que no haya mujeres talentosas, sino que no hay tantas bandas de mujeres.

    Si elijo ser políticamente correcto hago un escenario femenino y se solucionan todos los problemas, pero la solución para el rock femenino no es poner a las mujeres juntas en un solo escenario sino integrarlas.

    Quiero que la gente vaya a ver las bandas de mujeres a los escenarios porque si eso no pasa la industria no se va a movilizar. Necesitamos que el apoyo no sea solo en las redes sino que vayan a verlas.

    Hice el festival más grande de la historia de la Argentina y de lo único que se habla es de eso. Hice un festival que reunió 110.000 personas, tocaron más de 100 bandas y fue seguido en todo Latinoamérica por las redes y esta parece ser la única noticia.

    La realidad es que hay muy buenas bandas de mujeres pero no hay tantas. La mujer no tuvo el espacio en los primeros años del rock porque había otra coyuntura y era hasta peligroso tocar rock, es lógico que recién ahora la mujer vaya creciendo en esos espacios.
    José Palazzo, 13 de febrero de 2019.[380]

    Como respuesta, la banda Eruca Sativa (de buena relación con el organizador, y conformada mayormente por mujeres) luego de su recital en el Cosquín realizó una conferencia de prensa, donde presentaron una lista del INAMU con más de 100 bandas integradas por mujeres, que a su juicio podrían tocar en el Cosquín sin problemas, y afirmando que por fuera de esa lista hay 100 bandas más.[381]

    Avance final del proyecto de ley[editar]

    El 22 de mayo de 2019 el proyecto de ley obtuvo media sanción, al ser aprobado en el Senado argentino, con 50 votos a favor y solo 1 en contra. Fue crucial el tener apoyo de las dos principales fuerzas políticas del país: Cambiemos y el peronismo.[382]​ Esto sorprendió a las propias impulsoras, que temían que las fuerzas políticas frenaran el proyecto en 2019 por tratarse de un año electoral.[356]

    Con sumo entusiasmo de cara al paso de la propuesta a la Cámara de diputados argentina, las propulsoras continuaron apareciendo en los medios y difundiendo la propuesta, como lo hizo el 10 de noviembre de 2019 Celsa Mel Gowland en una extensa nota para el programa radial El Jardín de los Presentes (FM Zoe 107.1) y Agencia Paco Urondo.[383]​ En su activismo también buscó convencer que la medida cerraba desde lo económico, tal como testimonió: "por el lado de los productores, tratamos de hacerles entender que estaban perdiendo la rentabilidad que las mujeres le pueden dar a la industria de la música por desidia, por pereza y por prejuicio".[384]

    El tema estuvo presente en la edición de ese año del festival anual de aniversario de la fundación de La Plata, celebrado el 19 de noviembre de 2019, que no tuvo ni siquiera una integrante femenina entre los grupos convocados. Nahuel Piscitelli, guitarrista de Cruzando el Charco, se pronunció sobre el escenario agradeciendo la oportunidad de estar con su banda en ese multitudinario evento, pero remarcando la falta de mujeres arriba del escenario,[385]​ y Los Totora también en medio de su recital se refirieron al tema: "apoyamos el derecho de más mujeres en los escenarios de La Plata, el país y el mundo".[386]​ Al día siguiente Diario Contexto publicó una nota acusando en duros términos a la organización del festival platense por no tener una sola mujer participante.[387]​ El gestor cultural de La Plata, Julio Garro, se justificó alegando que hubo una convocatoria abierta, a la que no se acercaron mujeres, pero buscó conciliar posiciones y las convocó a través de la prensa a mantener una reunión. La organización platense de músicas femeninas MUPLAR (Músicas Platenses en Red) respondió "Vamos a aceptar la invitación, vamos a ir como colectiva a plantearle nuestra situación como mujeres y disidencias en la música de La Plata".[387]

    Finalmente, el 20 de noviembre de 2019 fue aprobada la ley de cupo femenino en festivales en Argentina, en una sesión en la Cámara de diputados argentina donde hubo 133 votos a favor, 5 en contra y 6 abstenciones.[385]​ Este acontecimiento hizo historia a nivel global: fue la primera ley en todo el mundo que estableció un cupo femenino para eventos musicales.[357]​ El 18 de diciembre de 2019 la ley fue promulgada en el Boletín Oficial.[362]

    Consagración de las artistas femeninas[editar]

    Entre las que mejor aprovecharon el cambio de época estuvieron las hermanas Bertoldi, cuyos proyectos musicales cosecharon aclamación, y ambas se consagraron entre los principales números de la escena del rock argentino.

    Los Premios Gardel 2017 galardonaron los álbumes de ambas: Eruca Sativa, la banda de rock alternativo de Lula Bertoldi, ganó el premio "Mejor álbum grupo de rock" por su álbum Barro y fauna; mientras que Marilina Bertoldi como solista ganó el premio "Mejor álbum artista femenina de rock" por su álbum Sexo con modelos.[388]

    Los Premios Gardel 2019 premiaron a Marilina Bertoldi con el Gardel de Oro (el premio mayor de la ceremonia, dedicado al mejor álbum de todos los géneros) por su álbum Prender un fuego, que también recibió el premio "Mejor álbum artista femenina de rock". El Gardel de Oro para Marilina Bertoldi fue un acontecimiento histórico por varios motivos: desde el inicio de los Premios Gardel en 1999, solo una mujer había ganado el Gardel de Oro—Mercedes Sosa, en 2000—por lo que era la primera vez en 19 años que el Gardel de Oro iba para una mujer, pero además era la primera vez en toda la historia que iba para una artista femenina de rock, para una artista femenina underground, y (algo que personalmente celebró Marilina Bertoldi en su discurso) para una artista lesbiana.[389]

    Las hermanas Bertoldi sentaron posiciones distintas con respecto a Palazzo, el organizador del festival Cosquín Rock, cuando este hizo polémicas declaraciones en febrero de 2019 contra el cupo femenino. Marilina respondió anunciando que no tocaría nunca más en el Cosquín, e instó a sus colegas mujeres a tomar la misma medida.[390][378][381]​ En cambio, Lula declaró que Eruca Sativa seguiría presentándose en el Cosquín, argumentando que, en su visión, una vez que se conquista un espacio hay que utilizar todas sus facilidades en pos de difundir un mensaje.[381]

    En noviembre de 2018, cuando recién empezaba a tratarse la ley de cupo femenino en los festivales argentinos, solo había un festival en Argentina que se ajustaba a las normas establecidas por el proyecto de ley: el festival La Nueva Generación, que en su edición del 18 de noviembre 2018 incluso superó el número promovido, llegando a un 46% de artistas femeninas.[356]

    Al mes siguiente se hizo la primera edición del festival GRL PWR, con participación casi exclusiva de artistas femeninas. En poco tiempo el festival demostró ser un éxito, y a lo largo del siguiente año tuvo ediciones en las tres principales ciudades argentinas: Córdoba, Rosario y Buenos Aires.[391]

    Luego de promulgarse la ley de cupo el 18 de diciembre de 2019, fue celebrado que aparecieran los primeros festivales que se ajustaran a las nuevas normativas: el Fiesta Nacional del Chamamé,[384]​, el festival Rock en la Casa (San Luis),[392]​ y el Cosquín Rock.[361][384][393][390]​ No obstante, como la mayoría de los festivales del verano 2020 había establecido sus contratos a lo largo de 2019, cuando la ley todavía no había entrado en vigor, ese verano de 2020 la mayoría de los festivales continuaron teniendo cifras insuficientes de participación femenina.[393]

    Con respecto al Cosquín 2020, fue particularmente destacado, ya que en la edición de 2019 hubo polémica por ciertas declaraciones de su organizador Palazzo, cuando afirmó que no había el suficiente número de artistas femeninas para cubrir el cupo propuesto. Sin embargo, tras aquel episodio hizo un mea culpa, reconociendo su propia ignorancia sobre las artistas femeninas del momento, e hizo caso a los mensajes que le decían que buscara más mujeres. Se comunicó con Hilda Lizarazu, que por ser miembra de Por más mujeres músicas en los escenarios tenía acceso a información sobre artistas femeninas. Palazzo dedicó los siguientes meses a investigar artistas femeninas y comunicarse con ellas, y para la edición de 2020 logró programar la grilla con un 31,96% de mujeres—superando, de hecho, la norma promovida.[361][394]

    Aunque, una inquietud que surgió fue que ahora fueran las radios las que pasaran más bandas de mujeres, según opinó Rosario Ortega.[361]

    A inicios de 2020 y visto el panorama con la reciente sanción de la ley de cupo femenino, los críticos afirmaban que el próximo recambio generacional en el rock nacional se daría con rol protagónico de las mujeres. Había mucha expectativa hacia la temporada 2020, porque allí se comenzaría a ver quiénes serían las artistas mujeres que continuarían con la larga tradición del rock argentino.

    El festival Cosquín Rock se expande a otros países[editar]

    La nueva etapa del rock argentino fue particularmente dulce para el festival Cosquín Rock, que (en un hecho inédito en toda la historia del rock argentino) comenzó a ser exportado, a la manera de festivales internacionales como Lollapalooza y Rock in Rio.

    La primera versión en el exterior fue el Cosquín Rock México, realizado el 18 de febrero de 2017.[395]

    Le siguieron las primeras ediciones en Perú (14 de octubre de 2017),[396]Colombia (21 de octubre de 2017),[397]Bolivia (4 de noviembre de 2017),[398]Uruguay (6 y 7 de octubre de 2018),[399]Chile (6 y 7 de octubre de 2018),[400]Paraguay (24 de noviembre de 2018)[401]​ y Estados Unidos (13 de julio de 2019).[402]

    El 5 de enero de 2020 José Palazzo, organizador del Cosquín, afirmó que tenían en mente exportar el festival a España, Costa Rica, Francia y Portugal.[403]

    Los otros festivales[editar]

    Aparte del Cosquín, los otros 3 grandes festivales de la escena argentina (Lollapalooza, Movistar Free Music y Personal Fest) tuvieron espacios destacados.

    El de Movistar cambió su nombre a Movistar FRI Music, comenzó a hacer más de una edición por año (por ejemplo, en 2018 hicieron una temporada de verano con shows en Pinamar y Mar del Plata en enero y febrero,[404]​ y luego una edición en octubre en capital con diversas bandas homenajeando a Sumo)[405]​ y a partir de 2019 su edición veraniega pasó a convertirse en un megafestival: ese año 135.000 personas vieron a Ciro y los Persas, y en la del año siguiente 140.000 vieron a Divididos.

    Con respecto al Personal Fest, tras 14 años de actividad en la escena tuvo su última edición en 2018, y para 2019 fue reemplazado por el Flow Music XP, un proyecto multimedia de amplio despliegue tecnológico que inició con un recital de Muse en octubre de ese año en el Hipódromo de Palermo, y que tenía programado realizar distintos espectáculos musicales en distintos puntos del país en los siguientes 12 meses.[406][407]

    Las otras tendencias por fuera de la escena de mujeres[editar]

    Por fuera de la corriente de las bandas femeninas hubo también acontecimientos que marcaron tendencia en el rock argentino.

    El 16 de julio de 2016 en el recital de La Renga en la Plaza Añoranzas de Santiago del Estero, murió de un infarto un fan de 26 años llamado Sebastián Medina que tenía complicaciones cardíacas.[408]

    El 17 de diciembre de 2016 La Beriso tocó en el Estadio Monumental de River Plate ante 55.000 personas, consagrándose como uno de los números principales de la escena del rock argentino.[409]​ La Beriso entraba así en el selecto grupo de bandas de rock argentino que habían tocado en River como número propio, tras los casos de Serú Girán (1992), Soda Stereo (1997 y 2007), Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (2000), La Renga (2002 y 2004), Los Piojos (2003 y 2009), Bersuit Vergarabat (2007) y Los Fabulosos Cadillacs (2008).[410]

    El caso de La Beriso es paradigmático: originaria del rock barrial, en 2013 gracias a su nuevo contrato con la discográfica internacional Sony Music logró dar un salto respecto al género barrial, cuyas bandas hasta ese momento se habían limitado al mercado interno y prácticamente no habían tocado fuera de las fronteras argentinas, lo que había hecho que dichas bandas fueran casi desconocidas en el resto de Latinoamérica, en comparación con bandas argentinas muy populares internacionalmente como Soda Stereo, Enanitos Verdes y Los Fabulosos Cadillacs. La Beriso en cambio se convirtió en una banda de rock barrial que hacía giras internacionales dando recitales por Estados Unidos, México, España, Panamá, Colombia, Perú, Chile, Paraguay y Uruguay.[411][412]​ Según los críticos fue un gran acierto de La Beriso tomar de Callejeros (su obvia inspiración, ya desde el timbre de voz) lo mejor, descartar lo que no les servía, y salir del reducto del rock barrial, adoptando nuevos sonidos e inspiraciones y convocando participaciones de artistas de otros géneros.

    Para algunos críticos ya no se podía hablar de La Beriso como una banda de rock barrial sino de, simplemente, una banda de rock. Otros en cambio decían que La Beriso era parte de un movimiento llamado rock neo-barrial, que incluiría también otras bandas que le dieron un sonido más prolijo y limpio al género, como Salta La Banca.

    Con respecto a justamente esta banda, Salta La Banca, su carrera estaba en un momento muy bueno en las primerísimas partes de esta etapa del rock argentino. Tenía aclamación de la crítica, convocatoria creciente, y había filmado un DVD titulado Somos en un recital el 18 de marzo de 2017 en el Estadio Malvinas Argentinas. Además del Malvinas, Salta La Banca había tocado en otros importantes recintos, como el Gran Rex y el Luna Park. La legitimidad de la banda se había construido en que su cantante, Santiago Aysine, era sobreviviente de la tragedia de Cromañón, logrando que su lírica tuviera un peso mayor, y que fuera visto por sus seguidores como un testimonio viviente de los efectos mortales de la corrupción y la desidia del Estado.

    Sin embargo, tal como se mencionó anteriormente en otra sección, la denuncia del 20 de septiembre de 2017 contra Santiago Aysine por acoso puso fin a la prometedora carrera de la banda de rock neo-barrial, y a su vez demostró el cambio de época en el rock argentino: incluso las «vacas sagradas» como los sobrevivientes de Cromañón ya no tenían inmunidad de la crítica de los sectores de izquierda. Era otra muestra de que la etapa post-Cromañón del rock argentino había terminado y ya se estaba en otra etapa, con mayor repercusión de la actividad de las mujeres.

    El Indio Solari fue protagonista de un acontecimiento histórico en el rock argentino: el 11 de marzo de 2017 dio un recital en Olavarría ante 300.000 personas,[413]​ lo cual se convirtió en récord de asistencia a un recital de rock argentino, tanto pago como gratuito, en toda la historia.[414]​ Esta fue la cumbre de una tendencia que venía desde su recital en Tandil en 2010, donde año tras año batía su récord personal de asistencia.

    Sin embargo, en aquel recital volvió a aparecer la violencia recurrente en sus recitales. Hubo numerosas interrupciones en el recital por estampidas en el público.[415]​ En un momento el Indio Solari anunció "Ya no tengo más ganas de tocar", y, si bien siguió con el show tal como estaba programado, con esas palabras dejó bien claro cuál sería su futuro.[415]

    Los siguientes días el Indio fue el objeto de númerosas críticas y polémicas en el ambiente del rock argentino que se replicaron por todos los medios y redes sociales, ya que el recital dejó un saldo de 2 muertos por asfixia (Javier León, 42 años, y Juan Francisco Bulacio, 36 años), además de numerosos heridos y perdidos. Se crearon páginas para buscar personas que fueron al recital y que se encontraban desaparecidas. La salida del recital fue un completo desastre entre el lodazal, la oscuridad y el hacinamiento. Las rutas quedaron atascadas y los vehículos quedaron atrapados. Numerosas investigaciones dieron cuenta de cómo el sistema sanitario de la ciudad estuvo completamente colapsado.[416]​ Surgieron críticas contra el Indio por tocar para 300.000 personas, cuando el predio estaba previsto solo para 150 000—argumento que aludía a la tragedia de Cromañón, donde un público hacinado que desbordó la capacidad del recinto fue un elemento fatal para el desenlace de aquel incendio. Se supo que, al igual que anteriores recitales del Indio (y tal como sucedió en la época de los Redonditos), hubo miles que ingresaron, sin entrada, a la fuerza.

    Aquel recital en Olavarría en 2017 fue el último en la carrera del Indio Solari. Ya sea por las polémicas desatadas por las 2 muertes en el recital de Olavarría, que provocaron que fuera acusado en todos los medios y redes sociales, ya sea por los episodios recurrentes de violencia en sus recitales, que venían arrastrándose desde que estaba en los Redonditos de Ricota, ya sea porque buscaba retirarse en un buen momento, conquistando un récord histórico para el rock argentino que sería muy difícil de superar en los años venideros, ya sea por su avanzada edad, y fundamentalmente, por su mal de Parkinson, lo cierto es que el Indio Solari decidió abandonar los escenarios tras aquel recital. Sus siguientes trabajos serían lanzamientos de álbumes y de libros.

    Ciro y Los Persas también se unieron al selecto grupo de bandas que tocaron en el Estadio Monumental de River Plate como número propio, cuando se presentaron el 15 de diciembre de 2018 ante 55.000 personas.[417]​ Poco después, se presentaron el 28 de enero de 2019 en el que se convirtió en su recital con mayor cantidad de público: 135.000 personas en el festival Movistar Fri Music de Mar del Plata.[418]​ Este acontecimiento coronó una muy buena década para Ciro y Los Persas, que desde 2010 venían teniendo numerosos hits en la radio año tras año, como: «Antes y después», «Insisto», «Me gusta», «Mírenla», «Toaster (Give me back my)» y «Dice».

    Los Caligaris se convirtieron en otro de los conjuntos destacados de la era: no solo que se volvieron uno de los números principales de la escena argentina (por ejemplo, en los Premios Gardel 2016 fueron nominados a 4 categorías) sino que, sorpresivamente, se volvieron un fenómeno de multitudes en México solo comparable con el que tienen en el país azteca las bandas argentinas más populares internacionalmente, como Los Fabulosos Cadillacs, Los Enanitos Verdes o Soda Stereo. Esta historia había comenzado en el primer recital de Los Caligaris en México, el 17 de mayo de 2007.[419]​ Luego a lo largo de los años siguieron teniendo presentaciones en distintos países de Latinoamérica, Estados Unidos y España, pero siempre haciendo una escala en México. El 18 de marzo de 2017 tocaron para 50.000 personas en el festival mexicano Vive Latino, algo que tuvo gran repercusión en los medios tanto mexicanos como argentinos.[420][421]​ Y como coronación de la década, el 9 de noviembre de 2019 tocaron como número propio en el Foro Sol ante 60.000, llevando su show titulado La noche más feliz del mundo, con notable despliegue escénico y circense. Los medios se refirieron al recital como el show más importante de su carrera, e hicieron hincapié en que batió un récord histórico de show más convocante en todo el mundo para un artista o agrupación cordobesa.[422]

    Divididos agregó un hito a su historial que los confirmó como uno de los grupos más masivos de la era: el 25 de enero de 2020 se presentó en el festival Movistar Fri Music de Mar del Plata ante 140.000 personas en un show enérgico y muy elogiado en los medios, donde hasta tocó Rubén Rada como invitado.[423]​ Por cierto, este fue uno de los primeros festivales argentinos donde se aplicó la flamante de ley de cupo femenino: los tres números invitados fueron Científicos del Palo, Julieta Rada y Divididos.

    Airbag también se consolidó como una de las principales bandas de la escena. El caso es notable porque en sus inicios la banda recibió ciertas críticas del núcleo más duro del rock argentino, por ser chicos adolescentes que hacían pop rock y que tenían un público mayormente de colegialas: creían que eran un invento marketinero de la industria discográfica.[424]​ Sin embargo, en 2009 los Airbag iniciaron un conflicto con su mánager que provocó que renunciaran a su discográfica y estuvieran fuera de los escenarios los siguientes 2 años.[425]​ A partir de 2011, los Airbag decidieron hacer borrón y cuenta nueva con su carrera, y emprendieron una labor para hacerse de abajo. Una de sus nuevas iniciativas fue empezar a tener un mensaje comprometido socialmente en sus canciones y de participar en actividades de reclamo, por ejemplo, por la Tragedia de Once.[426]​ Luego de unos años su labor rendía frutos: fueron nominados en los Premios Gardel 2014 a "Mejor álbum de rock" por Libertad. En 2016 fueron elegidos para ser la banda de la re-apertura del templo del rock argentino, el Estadio Obras Sanitarias, que desde febrero de 2009 no presentaba recitales de rock.[427]​ La banda nunca había tocado en Obras, por lo que con este recital quedaban confirmados como uno de los números principales de la escena. El recital fue el 22 de diciembre de 2016 y con muy buena crítica.[428]​ Airbag también empezó a ser elegida como telonera de visitas internacionales: de Guns and Roses el 5 de noviembre de 2016 en el Estadio de River, de Bon Jovi el 16 de septiembre de 2017 en el Estadio de Vélez, y de Muse el 11 de octubre de 2019 en el Hipódromo de Palermo. El 15 de febrero de 2020 tocaron para 35.000 personas en el festival Rock en la Casa de Villa Mercedes (San Juan).[429]

    Destacable también fue el acontecimiento, inédito para una banda argentina, que el Cirque du Soleil le realizara un espectáculo en su honor: Soda Stereo fue la banda elegida. El proyecto había sido anunciado el 15 de junio de 2015,[430]​ revelándose que el espectáculo se llamaría Sép7imo Día - No Descansaré. Se dedicaron los siguientes 2 años para prepararlo. Para producir la parte sonora, los ex integrantes Zeta Bosio y Charly Alberti y el ex sonidista Adrián Taverna volvieron a juntarse y trabajaron con los masters de las canciones de la banda. El 9 de marzo de 2017 fue el debut del espectáculo, en el Luna Park de la capital argentina, con muy buenas críticas y asistencia.[431]​ Le siguió una gira que duró entre 2017 y 2018, presentándose en Chile, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Guatemala, México, Estados Unidos, Paraguay y nuevamente Argentina.[432]​ El espectáculo fue un rotundo éxito de público y de crítica en toda América: de hecho, Estados Unidos al principio no estaba en la gira, pero productores estadounidenses quedaron maravillados tras asistir a un espectáculo y lo contrataron para llevarlo a su país.[432]​ La despedida de Sép7imo Día - No Descansaré fue el 23 de septiembre de 2018, nuevamente en el Luna Park donde había iniciado, fue una muy emotiva presentación a la que asistieron los dos ex integrantes de la banda.[433]

    Este reencuentro con Soda Stereo caló hondo en Zeta Bosio y Charly Alberti, al ver lo vigente que estaba la banda en todo el continente. Comenzó a danzar la idea de volver a juntarse. Zeta así lo manifestaba el 4 de junio de 2018, en los últimos días de la gira del espectáculo de Cirque du Soleil: "Me haría muy feliz tocar los temas de Soda Stereo una última vez".[432]​ El 3 de octubre de 2019 las redes sociales se convulsionaron con un video subido a la cuenta oficial de Twitter de Soda, donde se veía a Zeta y Charly juntándose en un estudio y tocando «Hombre al agua».[434]​ Los rumores fueron creciendo, y el 3 de octubre se confirmaron: Zeta y Charly publicaron una emotiva carta anunciando la gira de regreso de Soda, bautizada Gracias Totales.[435]​ Sin Gustavo Cerati, fallecido el 4 de septiembre de 2014, la incógnita era quién los acompañaría en guitarra y voz. Por eso, los siguientes anuncios esclarecieron cómo sería el formato de los recitales: por un lado habrían numerosos artistas invitados de varios países (Chris Martin, Rubén Albarrán, Juanes, Adrián Dárgelos, Julieta Venegas, Mon Laferte, Gustavo Santaolalla, Andrea Álvarez, Fernando Ruiz Díaz, Álvaro Henríquez y León Larregui)[436]​ como homenaje a Gustavo, por el otro se utilizarían pistas con la voz de Gustavo mientras su imagen aparecería en pantallas. Luego se fue profundizando en cómo estaba todo planeado: no siempre estos invitados estarían disponibles para presentarse físicamente en los recitales, por sus propios compromisos, de hecho serían pocos los artistas que acompañarían completamente en la gira a Zeta y Charly. Por lo tanto, también con ellos se usarían pistas con sus instrumentos y voz, junto con proyecciones de sus imágenes por pantalla. Esto levantó ciertas críticas hacia el proyecto, que fueron respondidas por la banda.[437]​ La gira pasaría por: Colombia, Perú, Chile, México, Paraguay, Argentina, República Dominicana, Costa Rica, Panamá y Estados Unidos. El 29 de febrero de 2020, y en un clima muy emotivo, se dio el debut de la gira, presentándose en el Estadio El Campín de la capital colombiana.[438]​ La programación de la gira sufrió fuertes modificaciones: el recital de Chile pasó del 7 de marzo al 14 de mayo debido a las protestas en Chile de 2019-2020; en su fecha se programó un recital en la ciudad mexicana Tijuana, pero este a su vez fue cancelado por dificultades logísticas; y debido a la pandemia del coronavirus el 13 de marzo anunciaron la postergación de todas las fechas hacia el segundo semestre.[439][440]

    El 17 de enero de 2020 por primera vez un artista mainstream estadounidense usó samples de un artista del rock argentino, cuando el rapero Eminem lanzó la canción «Stepdad», que samplea «Petiribí» de Pescado Rabioso, lanzada originalmente en 1973 en el álbum Pescado 2. El hecho generó gran repercusión en los medios.[441]

    El 7 de marzo de 2020 sucedió algo inédito en la historia no solo del rock sino de toda la música argentina: el Indio Solari cantó en un recital sin estar en el mismo. Sucede que la banda que lo acompañaba, Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, siguió tocando tras su alejamiento de los escenarios, pero tuvieron la idea de, mientras tocar, mostrar un holograma 3D (toda una novedad en la escena musical no solo en Argentina sino en el mundo) con la figura del Indio Solari. El caso también fue pionero en el mundo, ya que, si bien ya habían antecedentes de uso en otros países, el holograma era siempre de artistas fallecidos: el de Solari era el primer caso con un artista que aún estuviera vivo. Este acontecimiento marcó un importante hito en la historia de la música argentina, sentando un precedente para que más artistas pudieran usar el recurso de los hologramas 3D en los recitales en los años venideros.[442]

    Coronavirus y sus consecuencias (2020—presente)[editar]

    Paralización de la escena[editar]

    El 12 de marzo el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó una conferencia de prensa anunciando que debido a la pandemia global del coronavirus, que empezaba a tener sus primeros casos fatales en Argentina, quedaban prohibidas las actividades con concentración masiva de público, entre ellas los espectáculos deportivos y musicales.[443]​ Esto llevó a que toda la actividad porteña de festivales que había sido programada quedara suspendida, incluyendo los recitales de Soda Stereo, Fito Páez y el Lollapalooza.[439]​ Con esta medida el gobierno porteño dio un giro rotundo con respecto a su posición 3 días antes, cuando había dicho en otra conferencia que no harían modificaciones en la programación de recitales y festivales masivos.[444]

    Las medidas se expandieron hacia todo el país poco después: el 20 de marzo a las 00:00 comenzó a regir la cuarentena a nivel nacional, anunciada por el presidente Alberto Fernández en una conferencia el día anterior.[445]​ En un principio estaba prevista para que durara hasta el 31 de marzo, pero con el correr de los días se hizo evidente que la cuarentena debería ser prolongada por tiempo indefinido.

    Así pues, desde ese 20 de marzo de 2020 la escena del rock argentino quedó paralizada. El panorama era que por un tiempo indeterminado no habría movimientos y quedarían en pausa las carreras de los artistas.

    Recitales vía streaming[editar]

    Para sortear el problema de no tocar debido al coronavirus, los artistas empezaron una nueva práctica: hacer recitales vía streaming (transmisión por internet).[446]​ Tan solo en marzo de 2020, durante el primer mes de la cuarentena, hubo recitales de artistas del rock argentino como Los Pericos (en dos oportunidades, la primera por Instagram y la segunda por Youtube), Airbag, Fito Páez, Pedro Aznar, Alejandro Lerner, Coti, Gabriel Pedernera, Diego Frenkel, Palo Pandolfo y Fabiana Cantilo.[446]​ También los artistas independientes, acaso los más necesitados de estar en actividad, se sumaron masivamente a los recitales vía streaming.[447]​ Los críticos comentaron que esta modalidad era una buena alternativa a la típica secuencia "composición-grabación-disco-gira".[446]

    Patrimonio cultural[editar]

    En octubre de 1996, como conmemoración de los 30 años del lanzamiento del sencillo Rebelde de Los Beatniks, el cual para algunos historiadores fue el inicio del rock argentino, se realizó en el Centro Municipal de Exposiciones el evento Rock Nacional 30 Años, con una gigantesca muestra de fotos y objetos pertenecientes a figuras del rock argentino, presentaciones de artistas de los primeros tiempos de la escena, una grabación internacional por teléfono entre Santaolalla (en Los Angeles) y Gieco (en Buenos Aires), y computadoras para navegar por internet, que en ese entonces era una gran novedad para el público argentino.[448]​ Acompañando el evento se lanzó un álbum doble compilatorio con canciones emblemáticas del rock argentino, un libro enciclopédico a modo de diccionario con las bandas y artistas, y un film documental con apoyo del canal MTV, todos productos titulados Rock Nacional 30 Años. En noviembre, la mayor parte de la muestra se trasladó al Centro Cultural Recoleta, donde continuaron habiendo recitales gratuitos hasta el verano del '97.[449]

    En 2006 nuevamente hubo homenajes por los 40 años de Rebelde: se lanzó el film Que sea rock y los documentales Argentina Beat: crónicas del primer rock argentino y Rock nacional: la historia, este último producido por el Pepsi Music y estrenado en la edición de ese año de dicho festival.

    En 2007 hubo homenajes por los 40 años del lanzamiento del sencillo La balsa, de Los Gatos, el cual para otro grupo de historiadores fue el inicio del rock argentino. De esta forma, en 2007 la revista Rolling Stone lanzó un ranking con los mejores 100 álbumes de la historia del rock argentino,[450]​ y el sitio Rock.com.ar lanzó uno con las mejores 100 canciones.[451]

    Entre el 21 y el 25 de mayo de 2010 se festejaron los 200 años de existencia de la República Argentina, en un evento que reunió a más de un millón de personas en un gran escenario apostado frente al Obelisco. En este multitudinario evento se presentaron algunos de los grandes artistas del rock nacional, tales como Lito Nebbia, Ricardo Soulé, Miguel Cantilo, Fito Páez, entre otros.

    El 23 de febrero de 2016 se anunció la recuperación de 1500 álbumes de rock, tango y folklore argentino pertenecientes entre otro al famoso sello Music Hall, entre otros subsellos. El INAMU compró los derechos de todos esos álbumes por 2.750.000 pesos.[452]

    El Instituto compró estos derechos, entre otras cosas, para permitir que los músicos, que durante todo este tiempo no pudieron trabajar con estos discos, ni percibir derechos de intérprete porque no estaban a la venta, sean quienes decidan cómo y cuándo reeditarlos, quedándose con los beneficios económicos que de ellos surjan.
    Diego Boris, músico y presidente de INAMU (Instituto Nacional de la Música).[452]

    En enero de 2017 cerró La Perla del Once para convertirse en una sucursal de la cadena de pizzerías La Americana. El hecho provocó consternación en el público roquero argentino, dándose fin a un lugar crucial en el nacimiento del rock argentino.

    En 2017 se realizaron diversos eventos para celebrar los 50 años del lanzamiento del sencillo La balsa. Por empezar, la edición de ese año del Cosquín Rock tuvo un escenario temático llamado "Rock 50 años", con presentaciones de artistas clásicos y consagrados del rock nacional.[453]​ El 2 de septiembre se realizó un recital homenaje en el predio Tecnópolis, que también sirvió de promoción al lanzamiento de un álbum compilatorio del rock nacional hecho por la radio FM 93.7 Nacional Rock.[454]​ Luego en octubre se realizó una nueva edición del festival B.A. Rock, aunque hubo polémicas por la organización, la grilla,[455]​ y las no inclusiones de Ricardo Iorio (quien en 1982 ya había sufrido un episodio negativo con el festival BA Rock cuando una patota de hippies agredió a su banda de entonces, V8, mientras tocaban), Salta La Banca, Héctor Starc, Los Twist y Horcas.[456]​ Luego tuvo otro homenaje en noviembre en la Plaza Moreno de La Plata, en el festival del 135° aniversario de la fundación de la ciudad; sin embargo, provocó polémicas en el ambiente del rock la inclusión de artistas con casi nula relación con el rock nacional como Lali Espósito, Agapornis y Soledad Pastorutti.[457]

    El 21 de noviembre de 2018 el diputado Mario Arce envió un proyecto de ley para que el rock argentino fuera declarado "de interés nacional".[458]​ Si la iniciativa tiene éxito, la UNESCO podría eventualmente declarar al rock argentino "Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad".

    A partir de mediados de la década de 2010 surge una nueva corriente dentro de la investigación histórica del rock argentino, su principal argumento es situar el inicio del rock argentino en los años '50, incluyendo a los artistas y registros discográficos que habían sido omitidos por los historiadores clásicos (pues estos habían considerado, como inicio, el lanzamiento del sencillo La balsa en 1967). En 2016 surge la publicación en línea Universo Epígrafe, la cual realizó avances al hallar y restaurar numerosos sencillos y álbumes de los años 50 y 60, elaborar nuevas cronologías, biografías y análisis, fundamentalmente con la forma en que el jazz argentino de los años '50 evolucionó naturalmente en el rock argentino.[459]​ En diciembre de 2018 se produce otro avance en esta nueva corriente, con el lanzamiento del libro Catálogo de vinilos de rock argentino 1958-1996, el cual incluye también a artistas hasta ese momento omitidos por los historiadores clásicos.[460]

    Libros, películas y bookazines[editar]

    A lo largo de las décadas en que ha transcurrido su vida, el rock argentino ha sido objeto de estudio en numerosas investigaciones, biografías y enciclopedias, las cuales se han publicado en formato de libros, películas o bookazines (ediciones especiales de revistas, fabricadas con mayor calidad y con contenido temático—por ejemplo, la carrera de Soda Stereo). Especialmente, a partir de la década de los 2010 aumentó enormemente la cantidad de lanzamientos de libros del rock argentino, fenómeno al que el diario Clarín le dedicó una nota, que el periodista Marcelo Fernández Bitar (autor de la obra más completa, 50 años de rock en Argentina) concluyó opinando "hoy, cuando entrás a las librerías, es una alegría ver que ahora tenés a la vista un estante que antes, ni siquiera existía".[461]

    Para comprender los primerísimos momentos del rock argentino a mediados de los años '50, es fundamental un libro, que en realidad trata sobre el jazz argentino, titulado Memorias del jazz argentino: décadas del '40 y del '50: músicos y orquestas argentinas de jazz, de Ricardo Rosetti, publicado el 13 de diciembre de 1994.[462]​ La importancia del libro radica en que los primeros artistas de rock and roll en Argentina provenían del jazz, y este es uno de los pocos testimonios escritos que han quedado de esas figuras. El sitio web Universo Epígrafe, que ha hecho numerosas investigaciones sobre el rock argentino, llegó a la conclusión que el rock argentino, en sus inicios en los '50, fue una evolución natural del jazz argentino. Victor Tapia, del sitio web Universo Epígrafe, comentó:

    Las orquestas de jazz argentinas tomaron al rock como un subgénero más (...) el rock formaba parte del acervo musical del jazz argentino de los 50. La revista Jazzlandia fue la primera en difundir al rock and roll, sintiéndose totalmente cómoda a la hora de poner en tapa tanto a Louis Armstrong como a Elvis Presley. Bailarines como José María Paniagua nos contaron que el baile del rock no los agarró desprevenidos, ya que la juventud que bailaba el boogie woogie fue la que abrazó al naciente género. Músicos como Oscar Linero nos indicaron que las orquestas tocaban dixieland cuando se les acababan los temas de rock, debido al ritmo acelerado que poseen en común ambas vertientes musicales. Jorge Mario Rodríguez, cantante de la orquesta de Lalo Schifrin e integrante del grupo vocal Los Gin Fizz, nos insistió en que todas las orquestas de jazz incorporaban un repertorio de rock para el cual se contrataba a cantantes específicos (...) Una nota de enero de 1961 rezaba: “El rock es un nuevo estilo de jazz (...) La extracción de músicos como Eddie Pequenino debería ser suficiente prueba para reconocerle a los jazzeros su papel en la creación del rock local. Sea por convicción o necesidad económica, los primeros músicos argentinos de rock eran jazzistas.
    Victor Tapia, 15 de febrero de 2018.[463]

    De esta época primigenia del rock argentino ha quedado como testimonio la película Venga a bailar el rock (1957), con participación de importantes figuras de los '50 como Eber Lobato, Alberto Anchart, Nélida Lobato, Eddie Pequenino, Pedrito Rico, Alfredo Barbieri y Amelita Vargas. Musicalizó el film Lalo Schifrin. Venga a bailar el rock es la primera película del rock argentino, de todo el rock en español, y muestra algunas de las primerísimas canciones originales creadas en idioma español en el rock, como la canción homónima, que es tocada dos veces en el film (la segunda, para la escena final) y que es cantada y bailada a dueto por Eber Lobato y Alberto Anchart.

    El primer libro que se lanzó sobre el rock argentino es Agarrate!!! Testimonios de la música joven en Argentina, de Juan Carlos Kreimer, publicado en 1970, es decir, ya en la escena post-«La balsa».[464]​ Nuevamente, el libro no trata solamente de rock, ya que en realidad habla de la escena contemporánea de la música beat argentina, que incluía también artistas pop. El libro, no obstante, es un trabajo hijo de su era, en que la sociedad argentina estaba altamente polarizada y politizada, por lo que Agarrate!!! queda teñido de sesgos ideológicos, y diferencia las dos vertientes del beat, denominando el ala contracultural como música progresiva y al ala pop como música complaciente. Como fue el primer libro que investigó el rock argentino, trabajos posteriores continuaron teniendo esta visión politizada, consideraron únicamente a los roqueros progresivos como los verdaderos creadores del rock argentino, y negaron toda actividad de rock en Argentina previo a «La balsa».

    El primer documental sobre el rock argentino post-«La balsa» es Rock hasta que se ponga el sol (1973), con filmaciones del festival B.A. Rock III, y con la participación de varios de los principales artistas de la escena de rock (Pappo's Blues, Pescado Rabioso, Vox Dei, etc.) e incluso Sui Generis, el dueto de folk rock que por entonces recién empezaba y era completamente desconocido.

    En 1977 se publicó un libro que sería la base de numerosas investigaciones posteriores: La música progresiva argentina (cómo vino la mano), de Miguel Grinberg, por editorial Convergencia. Más extenso y fácil de conseguir que Agarrate!!! (que nunca se re-editó), con entrevistas a artistas y varios pasajes con reflexiones de Grinberg, los investigadores del rock argentino posteriores se guiaron usando la historia contada en este libro. Y como Grinberg es de las mismas opiniones que Kreimer, se consolidó la posición de negar y ningunear todo el rock argentino pre-«La balsa». El libro tuvo varias reediciones, ya con el título de Cómo vino la mano a secas, y con cada vez más agregados: en 1985 por editorial Mutantia, en 1993 por editorial Distral, en 2008 por editorial Gourmet Musical, y en 2014 por la misma.[465]

    En 1983 se lanzó la película Buenos Aires Rock, con filmaciones del festival del mismo nombre que se realizó en el Estadio Obras en noviembre del año anterior. El film testimonia la primerísima escena del rock argentino post-revitalización con la Guerra de Malvinas: aún la escena estaba muy politizada, con artistas acústicos como Piero, León Gieco y Miguel Cantilo entre sus principales figuras; lo curioso ocurre con la inclusión en el film de V8, banda seminal del heavy metal argentino que por entonces era desconocida y no había grabado nada.

    En 1986 se publicó el primer libro enciclopédico del rock argentino: El rock en la Argentina: la historia y sus protagonistas, de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz.[466]​ La mayor parte del libro la ocupa un diccionario de bandas y artistas del rock argentino, formato que se repetiría con mayor amplitud en trabajos posteriores. El criterio de inclusión es el más flexible de entre todas las enciclopedias del rock argentino que se han escrito: entran todas las bandas, sin importar que hayan durado un par de semanas o que nunca se hayan presentado en un recital o que no hayan grabado ni un demo, y entran todos los subgéneros, haciendo importantes análisis en géneros por entonces underground en Argentina como el punk rock, el heavy metal, el ska y el proto-rock barrial, dejando así uno de los pocos testimonios que han quedado sobre esos géneros en esa época. El rock en la Argentina también tiene breves análisis de los distintos subgéneros, un resumen de la historia del rock argentino hasta ese momento, un listado con la discografía completa del rock argentino hasta la publicación del libro, listado de álbumes en conjunto y listado de festivales.

    En 1987 se publicó otro libro enciclopédico de enorme importancia: Historia del rock en Argentina: una investigación cronológica, de Marcelo Fernández Bitar, por editorial Distal. El enfoque es totalmente distinto a los anteriores: el libro se divide por años, y en cada uno relata los sucesos ocurridos ese año en el rock argentino, con profundidad y detallismo, algo que hizo que recibiera gran aclamación por la crítica. También le fue celebrada la acción de dejar asentado por escrito los hechos cuando aún eran recientes y estaban frescos en la memoria, ya que con el paso del tiempo se dificulta realizar investigaciones de estas características: los hechos quedan olvidados o distorsionados. El libro tuvo varias reediciones, cada vez con más años agregados: en 1992, 1997, 1999, y finalmente en octubre de 2015, ya con el título de 50 años de rock en Argentina, por editorial Sudamericana y con toda la historia desde 1964 hasta 2014. 50 años de rock en Argentina es un libro que satisfizo la intención del autor de modificar profundamente la estructura del libro, algo que la anterior editorial (Distal) le impedía, y que fue el motivo por el cual el libro no se re-editó durante muchos años. 50 años de rock en Argentina es, por tanto, un libro con una edición de lujo, con materiales de calidad superior, numerosos agregados como una galería de fotos a mitad del libro e imágenes de los álbumes en la sección de discografía de cada año, y un nivel de detallismo que es incluso superior al de las anteriores versiones, por lo que fue aclamado por la crítica como la obra más completa de investigación del rock argentino.[467]

    En 1992 Miguel Grinberg volvió a publicar un trabajo sobre rock argentino, el bookazine 25 años de rock argentino, por editorial Promundo. El bookazine sigue la misma línea que su anterior trabajo, Cómo vino la mano, pero es poco lo que agrega: Grinberg no logra actualizar sus análisis tras los sucesos de 1982 y casi ni habla de la evolución del rock argentino tras ese año.

    En 1993 se lanzó la película Tango feroz: la leyenda de Tanguito, cuyo argumento era un relato libre de la vida de Tanguito, uno de los emblemas del ala contracultural de la música beat argentina de los '60, y coescritor de la canción «La balsa». A pesar de polémicas sobre la exactitud de los hechos mostrados, Tango feroz fue un gran éxito de taquilla, su propio álbum de banda sonora fue un éxito de ventas, y revitalizó el interés por los roqueros de esa época. Como consecuencia de este boom por Tango feroz, se reactivaron las carreras de esos músicos, ya por reediciones de álbumes, ya por un crecimiento de ventas y de ofertas por presentarse. El boom del interés por la historia del rock argentino tuvo varios efectos: el diario La Nación lanzó una enciclopedia del rock argentino en fascículos, el diario La Razón lanzó otro titulado Loco - tu forma de ser (como la canción de los Auténticos Decadentes), la revista Gente sacó una edición titulada Historia viva del rock and roll, la radio FM La Boca empezó a transmitir 24 horas de solo rock argentino (primera vez que una radio lo hacía), y se abrió el Museo Rock en el barrio de San Telmo, tras un convenio con la Subsecretaría de la Juventud.[468]

    En 1993 también se publicó Heavy metal argentino, el primer libro que investigó dicha escena musical, con la clave de dejar testimonio de la misma cuando aún los hechos estaban frescos en la memoria. Escrito por Frank Blumetti y Carlos Parise, y publicado por ediciones Karma, tiene un estilo mixto: hay partes que relatan año por año los sucesos de la escena, hay análisis de bandas específicas, hay reportajes a figuras del género y hay un listado discográfico.

    En octubre de 1996 se realizó en el Centro Municipal de Exposiciones el evento Rock Nacional 30 Años, conmemorando los 30 años del lanzamiento del sencillo «Rebelde» de Los Beatniks (el cual algunos historiadores de ese momento señalaban como el inicio del rock argentino, por oposición a otros que tomaban como inicio a 1967 con «La balsa»). Tuvo una gigantesca muestra de fotos y objetos pertenecientes a figuras del rock argentino, presentaciones de artistas de los primeros tiempos de la escena, una grabación internacional por teléfono entre Gustavo Santaolalla (en Los Angeles) y León Gieco (en Buenos Aires), y computadoras para navegar por internet, que en ese entonces era una gran novedad para el público argentino.[469]​ De ese evento se lanzaron varios trabajos, todos con el nombre Rock Nacional 30 Años: un álbum doble compilatorio con canciones emblemáticas del rock argentino, un film documental dividido en 4 capítulos, y un libro enciclopédico a modo de diccionario con las bandas y artistas. El libro Rock Nacional 30 Años combina el formato de diccionario del libro de Marzullo y Muñoz con el detallismo y extensión del de Fernández Bítar: es de dimensiones grandes y en las entradas de las bandas y artistas, sin importar si lograron o no trascendencia, hay fragmentos de entrevistas e imágenes, que suman para conocer sus figuras. Como resultado, el libro es uno de los trabajos más logrados de todos los que analizaron el rock argentino. Fue por años el mejor libro de rock argentino, aún a pesar del paso del tiempo que dejaba su relato hasta 1996 cada vez más atrás. Solo cuando se publicó en 2015 la edición definitiva del de Fernández Bitar apareció un libro aún mejor.

    En 1996 también se lanzó el film documental Mejor hablar de ciertas cosas, por el canal de televisión MTV. El documental está dividido en 2 capítulos.

    En 1998 se lanzó la revista Rolling Stone Argentina, inaugurando toda una nueva saga en la investigación del rock argentino, con las ediciones especiales y bookazines que iría publicando. En marzo de 2002 lanzó una edición especial con una lista, elaborada junto al canal MTV, con las 100 mejores canciones del rock argentino. En abril de 2007 lanzó otra, con los 100 mejores álbumes del rock argentino (que reeditaría en junio de 2013, con algunas variaciones en los puestos, y ya con el formato bookazine que habían logrado consolidar). Justamente, su saga de bookazines con las carreras de bandas y artistas del rock argentino sería destacada, con números dedicados a: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (noviembre de 2012, reeditado en mayo de 2019 con el agregado de un Top 40 de sus canciones), Luis Alberto Spinetta (noviembre de 2013), Pappo (octubre de 2015), Charly García (agosto de 2016), Soda Stereo (febrero de 2017), Sumo (diciembre de 2017) y Gustavo Cerati (marzo de 2020).

    En diciembre de 2005 se publicó el libro enciclopédico Diccionario del rock argentino, publicado por Musimundo y teniendo como autores a: Javier Aguirre, Mariana Roveta, Martín Correa y Gabriela Tijman. El libro es un buen continuador de las enciclopedias anteriores, si bien no llega a la magnitud de aquellas, pero presenta una ventaja única: incluye entre sus entradas los escenarios y recintos del rock argentino.

    En 2006 se lanzó el documental Que sea rock, que ha quedado como testimonio de la primera escena del rock argentino post-Cromañón.

    En 2006 se lanzó el documental Argentina Beat: crónicas del primer rock argentino, relatando la escena del beat contracultural argentino de los años '60.

    En 2006 se lanzó el documental Rock nacional: la historia, hecho por el festival Pepsi Music, estrenado en la edición de ese año del festival, y dividido en 13 capítulos.

    En 2009 el canal Encuentro comenzó la serie de televisión documental Quizás porque, donde en cada capítulo explorarían las carreras de los artistas del rock argentino. En 2013 sacaron un nuevo formato, Quizás porque: Especiales, con mayor duración para repasar la obra de los artistas.

    En octubre de 2010 se publicó el libro Estadio Obras: el templo del rock, de Gloria Guerrero, por editorial Sudamericana. La importancia del libro radica en que, para las bandas y solistas, el primer recital en el Estadio Obras significaba la consagración como uno de los principales números de la escena. Ver qué artistas tocaban en Obras daba una idea de qué tendencias y qué cambios habrían en el rock argentino. Esto, por ende, ayuda a precisar con más exactitud la evolución del rock argentino y sus diversas tendencias a través de los años. El libro es de formato mixto: en partes cuenta los sucesos históricos del estadio desde su apertura en 1978, en otras presenta informes con los espectáculos, eventos y recitales que Obras tuvo en un año, y en otras muestra una entrevista a un artista.

    En diciembre de 2011 se publicó el libro Derrumbando la casa rosada: mitos y leyendas de los primeros punks en la Argentina, de editorial Piloto de Tormenta y teniendo como autores a: Daniel Flores, Alfredo Sainz, Adriana Franco, Diego Ladrón de Guevara, Patricia Pietrafesa, Leandro Uría y Marcelo Pocavida. El libro relata los primeros 10 años del punk argentino, desde 1978 hasta 1988, es decir, desde las primeras experiencias de los futuros miembros de Los Violadores hasta el lanzamiento del álbum compilatorio Invasion 88 que abrió una nueva etapa en la historia del punk argentino. Además de los relatos, cuenta con entrevistas a figuras que estuvieron en la escena.

    En la década de los 2010 las series de televisión volvieron a tener interés por el rock argentino: en 2012 se emitió Graduados, y entre 2014 y 2015 se emitió Viudas e hijos del rock and roll; ambas series tuvieron al rock argentino como elemento esencial de su temática y banda sonora, y ambas fueron un gran éxito en la audiencia argentina.

    En octubre de 2015 se publicó el libro Cuando éramos reyes: memoria del heavy argentino de los '80s, de Rubén Cañízares, publicado por Jedbangers. Desde el libro de Blumetti y Parise de 1993 no había uno de este tipo. Está dividido en capítulos donde se entrevista a figuras de la escena de la época, y presenta material fotográfico inédito ilustrando las notas. Como puntos negativos (debido al amateurismo del autor) la redacción es repetitiva, con frases sobre las dificultades de las bandas que se repiten capítulo por capítulo, y hay puntos flojos en los títulos de los capítulos y las conclusiones del autor al cerrar las notas.

    En 2015, y también en el ámbito del heavy metal, se lanzó el documental Sucio y desprolijo: el heavy metal en Argentina, investigando la historia del género desde sus inicios hasta 2015, pasando por las diversas bandas y subgéneros que tuvo la escena.

    En diciembre de 2018 se publicó el libro Catálogo de vinilos de rock argentino 1958-1996, de Claudio Zuccala y Fernando Brener. Muestra las portadas de los vinilos editados, siguiendo un orden alfabético tipo diccionario para los artistas, y a continuación un orden cronológico al mostrar los vinilos de estos. Pero lo que lo hace único es que incluye a los primeros artistas de rock and roll en Argentina, ninguneados y menospreciados por los historiadores clásicos. El libro es en definitiva hijo de una nueva corriente revisionista en el rock argentino, que cuestiona la creencia instalada que el rock argentino nació en 1967 con «La balsa».

    Canciones más destacadas del rock argentino[editar]

    Al Borde: las 500 mejores canciones del rock iberoamericano[editar]

    El 9 de marzo de 2006, conmemorando los 50 años del rock iberoamericano, la revista estadounidense Al Borde publicó una lista con las 500 mejores canciones del rock iberoamericano.[470]​ En ella hubo un total de 154 canciones argentinas.[471]​ A continuación, las 10 mejores canciones argentinas de la lista:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «De Música Ligera» Soda Stereo Gustavo Cerati y Zeta Bosio 1990
    «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993
    «Demoliendo Hoteles» Charly García Charly García 1984
    «Persiana Americana» Soda Stereo Gustavo Cerati y Jorge Antonio Daffunchio 1986
    «La Muralla Verde» Enanitos Verdes Marciano Cantero y Daniel Piccolo 1986
    13º «El Amor Después del Amor» Fito Páez Fito Páez 1992
    18º «Sin Documentos» Los Rodríguez Andrés Calamaro 1993
    23º «Rasguña las Piedras» Sui Generis Charly García 1973
    28º «Cuando Seas Grande» Miguel Mateos/ZAS Miguel Mateos 1986
    31º «La Leyenda del Hada y el Mago» Rata Blanca Walter Giardino 1990

    Rock en las Américas: las 120 mejores canciones del rock en español[editar]

    El 23 de octubre de 2009 el sitio web Rock en las Américas publicó una lista con las 120 mejores canciones del rock en español.[472]​ En ella hubo un total de 42 canciones argentinas.[471]​ A continuación, las 10 mejores canciones argentinas de la lista:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993
    «De música ligera» Soda Stereo Gustavo Cerati y Zeta Bosio 1990
    «Persiana Americana» Soda Stereo Gustavo Cerati y Jorge Antonio Daffunchio 1986
    11º «Sin Documentos» Los Rodríguez Andrés Calamaro 1993
    12° «Sr. Cobranza» Bersuit Vergarabat Mosky Penner y Hernán de Vega 1998
    13º «Cuando Pase el Temblor» Soda Stereo Gustavo Cerati 1985
    22º «En la ciudad de la furia» Soda Stereo Gustavo Cerati 1988
    25° «Vasos vacíos» Los Fabulosos Cadillacs ft. Celia Cruz Vicentico 1988
    27º «La Leyenda del Hada y el Mago» Rata Blanca Walter Giardino 1990
    28º «Muchacha ojos de papel» Almendra Luis Alberto Spinetta 1969

    Bello Magazine: las 100 mejores canciones del rock en español[editar]

    El 8 de noviembre de 2010 la revista Bello Magazine publicó una lista con las 100 mejores canciones del rock en español.[473]​ En ella hubo un total de 39 canciones argentinas.[471]​ A continuación, las 10 mejores canciones argentinas de la lista:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «Canción para mi muerte» Sui Generis Charly García 1972
    «Persiana Americana» Soda Stereo Gustavo Cerati y Jorge Antonio Daffunchio 1986
    «Una luna de miel en la mano» Virus Federico Moura y Eduardo Costa 1985
    «Mil horas» Los Abuelos de la Nada Andrés Calamaro 1983
    13° «Rasguña las piedras» Sui Generis Charly García 1973
    14º «Sin Documentos» Los Rodríguez Andrés Calamaro 1993
    15° «El genio del dub» Los Fabulosos Cadillacs Vicentico, Fernando Ricciardi, Sergio Rotman y Flavio Cianciarulo 1987
    16º «No me dejan salir» Charly García Charly García 1983
    17º «Cuando Seas Grande» Miguel Mateos/ZAS Miguel Mateos 1986
    20º «La Muralla Verde» Enanitos Verdes Marciano Cantero y Daniel Piccolo 1986

    E!: las 20 mejores canciones del rock en español[editar]

    En 2011 el canal de televisión E! publicó una lista con las 20 mejores canciones del rock en español.[474]​ Cabe destacar que, en esta lista, la mayoría de los puestos son de artistas argentinos, con 9,[471]​ estando en segundo puesto los mexicanos, con 5. A continuación, las canciones argentinas que entraron en la lista:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «Putita» Babasónicos Adrián Dárgelos, Diego Uma-T Tuñón y Mariano Roger 2003
    «Lamento Boliviano» Enanitos Verdes Dimi Bass y Natalio Faingold 1994
    «Abarajame» Illya Kuryaki and the Valderramas Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur 1995
    «El Amor Después del Amor» Fito Páez Fito Páez 1992
    12º «Cuando Pase el Temblor» Soda Stereo Gustavo Cerati 1985
    14° «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993
    16º «Fanky» Charly García Charly García 1989
    18º «Sin Documentos» Los Rodríguez Andrés Calamaro 1993
    20º «De música ligera» Soda Stereo Gustavo Cerati y Zeta Bosio 1990

    Satélite Musical: votación por usuarios de las 20 mejores canciones del rock en español[editar]

    En junio de 2006 el sitio web Satélite musical publicó una lista, hecha con los resultados de una votación de los usuarios de su sitio web, con las 20 mejores canciones del rock en español.[475]​ Cabe destacar que, en esta lista, la mayoría de los puestos son de artistas argentinos, con 8, estando en segundo puesto los mexicanos, con 6. A continuación, las canciones argentinas que entraron en la lista:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993
    «Lamento Boliviano» Enanitos Verdes Dimi Bass y Natalio Faingold 1994
    «De música ligera» Soda Stereo Gustavo Cerati y Zeta Bosio 1990
    «Mil horas» Los Abuelos de la Nada Andrés Calamaro 1983
    12º «En la ciudad de la furia» Soda Stereo Gustavo Cerati 1988
    14° «Rasguña las piedras» Sui Generis Charly García 1973
    16º «El Amor Después del Amor» Fito Páez Fito Páez 1992
    20º «Cuando Seas Grande» Miguel Mateos/ZAS Miguel Mateos 1986

    Listas 20 Minutos: votación por usuarios de las 125 mejores canciones del rock argentino[editar]

    El 7 de octubre de 2012 en el sitio web Listas 20 Minutos se publicó una lista con las 125 mejores canciones del rock argentino, donde los usuarios definirían los puestos votando sus favoritas.[476]​ Al 12 de marzo de 2020, estos son los 10 primeros puestos:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «De música ligera» Soda Stereo Zeta Bosio y Gustavo Cerati 1990
    «Jijiji» Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota Indio Solari y Skay Beilinson 1986
    «Persiana Americana» Soda Stereo Gustavo Cerati y Jorge Antonio Daffunchio 1986
    «Mujer Amante» Rata Blanca Walter Giardino y Adrián Barilari 1990
    «Juntos a la par» Pappo Yulie Ruth 2003
    «Mil horas» Los Abuelos de la Nada Andrés Calamaro 1983
    «En la ciudad de la furia» Soda Stereo Gustavo Cerati 1988
    «Prohibido» Callejeros Pato Fontanet 2004
    «Arrancacorazones» Attaque 77 Ciro Pertusi y Mariano Martínez 2003
    10º «Cuando Pase el Temblor» Soda Stereo Gustavo Cerati 1985

    Rolling Stone Argentina y MTV: las 100 mejores canciones del rock argentino[editar]

    En marzo de 2002 la revista Rolling Stone Argentina y el canal MTV publicaron una lista con las 100 mejores canciones del rock argentino.[477]​ A continuación los 10 primeros puestos:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «La Balsa» Los Gatos Litto Nebbia y Tanguito 1967
    «Muchacha ojos de papel» Almendra Luis Alberto Spinetta 1969
    «Rasguña las piedras» Sui Generis Charly García 1973
    «De música ligera» Soda Stereo Zeta Bosio y Gustavo Cerati 1990
    «Jijiji» Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota Indio Solari y Skay Beilinson 1986
    «Sólo le pido a Dios» León Gieco León Gieco 1978
    «Presente (El momento en que estás)» Vox Dei Ricardo Soulé 1970
    «Seminare» Serú Girán Charly García 1978
    «Y dale alegría a mi corazón» Fito Páez Fito Páez 1990
    10º «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993

    Rock.com.ar: las 100 mejores canciones del rock argentino[editar]

    El 7 de junio de 2005, en conmemoración de los 40 años del lanzamiento del álbum debut homónimo de Los Gatos Salvajes, el sitio web Rock.com.ar publicó una lista con las 100 mejores canciones del rock argentino.[478]​ A continuación los 10 primeros puestos:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «Cerca de la revolución» Charly García Charly García 1984
    «Muchacha ojos de papel» Almendra Luis Alberto Spinetta 1969
    «Mariposa Pontiac» Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota Skay Beilinson e Indio Solari 1996[479]
    «De música ligera» Soda Stereo Zeta Bosio y Gustavo Cerati 1990
    «La balsa» Los Gatos Litto Nebbia y Tanguito 1967
    «El 38» Divididos Diego Arnedo y Ricardo Mollo 1991
    «Pistolas» Los Piojos Los Piojos 1994
    «Yo vengo a ofrecer mi corazón» Fito Páez Fito Páez 1985
    «Eiti Leda» Serú Girán Charly García 1978[480]
    10º «Sólo le pido a Dios» León Gieco León Gieco 1978

    ATB: las 15 mejores canciones del rock argentino[editar]

    El 1 de febrero de 2019 el canal de televisión boliviano ATB publicó una lista con las 15 mejores canciones del rock argentino.[481]​ A continuación los 10 primeros puestos:

    Posición Canción Artista Autores Año
    «Prófugos» Soda Stereo Gustavo Cerati y Charly Alberti 1986
    «Mi sombra en la pared» Miguel Mateos/ZAS Miguel Mateos 1986
    «Es por amor» GIT Alfredo Toth y Osvaldo Marzullo 1986
    «Pronta entrega» Virus Julio Moura y Federico Moura 1985
    «No voy en tren» Charly García Charly García 1987
    «Por el resto» Enanitos Verdes Felipe Staiti y Marciano Cantero 1987
    «Cheques» Spinetta y Los Socios del Desierto Luis Alberto Spinetta 1997
    «Mil horas» Los Abuelos de la Nada Andrés Calamaro 1983
    «El amor es más fuerte» Ulises Butrón Daniel Martín y Fernando Barrientos 1993
    10º «La Leyenda del Hada y el Mago» Rata Blanca Walter Giardino 1990

    Bello Magazine: las 10 mejores canciones del rock argentino[editar]

    El 30 de julio de 2010 la revista Bello Magazine publicó una lista con las 10 mejores canciones del rock argentino.[482]

    Posición Canción Artista Autores Año
    «Canción para mi muerte» Sui Generis Charly García 1972
    «Persiana Americana» Soda Stereo Gustavo Cerati y Jorge Antonio Daffunchio 1986
    «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Flavio Cianciarulo 1993
    «Una luna de miel en la mano» Virus Federico Moura y Eduardo Costa 1985
    «Rasguña las piedras» Sui Generis Charly García 1973
    «Mil horas» Los Abuelos de la Nada Andrés Calamaro 1983
    «Sr. Cobranza» Bersuit Vergarabat Mosky Penner y Hernán de Vega 1998
    «La calle es su lugar» GIT Pablo Guyot 1984
    «De música ligera» Soda Stereo Zeta Bosio y Gustavo Cerati 1990
    10º «Demoliendo Hoteles» Charly García Charly García 1984

    La Nación: los 10 mejores videoclips del rock argentino[editar]

    El 1 de septiembre de 2011 el diario argentino La Nación publicó una lista con los 10 mejores videoclips del rock argentino.[483]

    Posición Canción Artista Director del videoclip Año de la canción Año del videoclip
    «En La Ciudad De La Furia» Soda Stereo Alfredo Lois 1988 1989
    «Los Calientes» Babasónicos Emiliano Ferrando 2001 2002
    «Abarajame» Illya Kuryaki and the Valderramas Alejandro Hartmann 1995 1995
    «Masacre en el Puticlub» Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota Guillermo Beilinson 1988 1988
    «El Matador» Los Fabulosos Cadillacs Pucho Mentasti 1993 1994
    «Cheques» Spinetta y Los Socios del Desierto Eduardo Martí 1997 1997
    «Hola Qué Tal» Las Pelotas Rodrigo Espina 1995 1995
    «Y lo que Quiero es que Pises Sin el Suelo» Catupecu Machu Gianfranco Quattrini 2000 2000
    «Somos» Los Auténticos Decadentes Pablo Armesto 2006 2006
    10º «Estadio Azteca» Andrés Calamaro Rafa Sañudo 2004 2004

    Álbumes más destacados del rock argentino[editar]

    Al Borde: los 250 mejores álbumes del rock iberoamericano[editar]

    En 2006, y junto con la anteriormente mencionada lista de 500 canciones, la revista estadounidense Al Borde publicó otra lista con los 250 mejores álbumes del rock iberoamericano.[484]​ En ella hubo un total de 78 álbumes argentinos.[471]​ A continuación los 10 mejores álbumes argentinos de la lista:

    Posición Disco Artista Año
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Clics Modernos Charly García 1983
    Vasos Vacíos Los Fabulosos Cadillacs 1993
    10° Almendra Almendra 1969
    15º Comfort y Música Para Volar Soda Stereo 1996
    16° Vida Sui Generis 1972
    20° Alta Suciedad Andrés Calamaro 1997
    26° Serú Girán Serú Girán 1978
    29° La Biblia Vox Dei 1971
    32° Infame Babasónicos 2003

    Rock en las Américas: los 250 mejores álbumes del rock en español[editar]

    El 24 de diciembre de 2010 el sitio web Rock en las Américas completó una lista (que venía publicando por partes desde el 9 de marzo de 2009) con los 250 mejores álbumes del rock en español.[485]​ En ella hubo un total de 77 álbumes argentinos.[471]​ A continuación los 10 mejores álbumes argentinos de la lista:

    Posición Disco Artista Año
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Clics Modernos Charly García 1983
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    12° Almendra Almendra 1969
    15º Dynamo Soda Stereo 1996
    16° Fabulosos Calavera Los Fabulosos Cadillacs 1997
    18° Alta Suciedad Andrés Calamaro 1997
    21° Jessico Babasónicos 2001
    24° Vida Sui Generis 1972
    26º Signos Soda Stereo 1986

    Rolling Stone EE. UU.: los 10 mejores álbumes del rock latinoamericano[editar]

    El 22 de noviembre de 2012 la revista Rolling Stone EEUU publicó una lista con los 10 mejores álbumes del rock latinoamericano.[486]​ A continuación, los álbumes argentinos que entraron en la lista:

    Posición Disco Artista Año
    Fabulosos Calavera Los Fabulosos Cadillacs 1997
    Sueño Stereo Soda Stereo 1995
    Infame Babasónicos 2003

    La música es del aire: los 109 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 17 de febrero de 2014 el programa radial argentino La música es del aire, de Radio Atomika, completó una lista (que venía publicando por partes desde el 12 de octubre de 2013) con los 109 mejores álbumes del rock argentino.[487]​ A continuación, los 10 primeros puestos:

    Posición Disco Artista Año
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    Almendra Almendra 1969
    Clics modernos Charly García 1983
    Manal Manal 1970
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Piano bar Charly García 1984
    El amor después del amor Fito Páez 1992
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Kamikaze Luis Alberto Spinetta 1982
    10º Pescado 2 Pescado Rabioso 1973

    Rolling Stone Argentina: los 100 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    En abril de 2007, en conmemoración de los 40 años del lanzamiento de la canción «La balsa», la revista Rolling Stone Argentina publicó una lista con los 100 mejores álbumes del rock argentino.[488]​ A continuación, los 10 primeros puestos:

    Posición Disco Artista Año
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    Clics modernos Charly García 1983
    Manal Manal 1970
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Divididos por la felicidad Sumo 1985
    Almendra Almendra 1969
    La era de la boludez Divididos 1993
    Treinta Minutos de Vida Moris 1970
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    10º Alta Suciedad Andrés Calamaro 1997

    Listas 20 Minutos: votación por usuarios de los 50 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 30 de abril de 2012 en el sitio web Listas 20 Minutos se publicó una lista con los 50 mejores álbumes del rock argentino, donde los usuarios definirían los puestos votando sus favoritos.[489]​ Al 12 de marzo de 2020, estos son los 10 primeros puestos:

    Posición Disco Artista Año
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Clics modernos Charly García 1983
    Signos Soda Stereo 1986
    Almendra Almendra 1969
    Superficies de placer Virus 1987
    Piano bar Charly García 1984
    Divididos por la felicidad Sumo 1985
    10º ¡Bang! ¡Bang! Estás liquidado Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1989

    Culto: los 20 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 25 de mayo de 2017, en conmemoración de los 207 años de la Revolución de Mayo, el suplemento Culto del diario chileno La Tercera publicó una lista con los 20 mejores álbumes del rock argentino.[490]​ A continuación los 10 primeros puestos:

    Posición Disco Artista Año
    Piano bar Charly García 1984
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    Serú Girán Serú Girán 1978
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Alta Suciedad Andrés Calamaro 1997
    Yendo de la cama al living Charly García 1982
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Clics modernos Charly García 1983
    El amor después del amor Fito Páez 1992
    10º Honestidad brutal Andrés Calamaro 1999

    Cusica Plus: los 11 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 17 de agosto de 2017, en conmemoración de los 167 años de la muerte de José de San Martín, el sitio web venezolano Cusica Plus publicó una lista con los 11 mejores álbumes del rock argentino.[491]​ A continuación los 10 primeros puestos:

    Posición Disco Artista Año
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Almendra Almendra 1969
    Divididos por la felicidad Sumo 1985
    Especial Viejas Locas 1999
    Locura Virus 1985
    La era de la boludez Divididos 1993
    71/75 Pappo's Blues 1996
    Vasos y besos Los Abuelos de la Nada 1983
    Signos Soda Stereo 1986
    10º Vida Sui Generis 1972

    Télam: los 10 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 29 de mayo de 2015, en conmemoración de los 50 años del lanzamiento del álbum debut homónimo de Los Gatos Salvajes, la agencia argentina de noticias Télam publicó una lista con los 10 mejores álbumes del rock argentino.[492]

    Posición Disco Artista Año
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    Manal Manal 1970
    Invisible Invisible 1974
    Divididos por la felicidad Sumo 1985
    La era de la boludez Divididos 1993
    Para los árboles Luis Alberto Spinetta 2003
    Vol.1 Pappo's Blues 1971
    Clics modernos Charly García 1983
    Yendo de la cama al living Charly García 1982
    10º Ahí vamos Gustavo Cerati 2006

    Rolling Stone Argentina: votación por usuarios de los 10 mejores álbumes del rock argentino[editar]

    El 3 de junio de 2007, y como continuación de la lista anteriormente mencionada, la revista Rolling Stone Argentina publicó otra lista, hecha con los resultados de una votación de los usuarios de su sitio web, con los 10 mejores álbumes del rock argentino.[493]

    Posición Disco Artista Año
    Oktubre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1986
    Canción Animal Soda Stereo 1990
    Artaud Pescado Rabioso 1973
    El amor después del amor Fito Páez 1992
    Alta Suciedad Andrés Calamaro 1997
    Clics modernos Charly García 1983
    La Biblia Vox Dei 1971
    Divididos por la felicidad Sumo 1985
    Honestidad brutal Andrés Calamaro 1999
    10º Almendra Almendra 1969

    Rolling Stone Argentina: los 10 mejores álbumes en vivo del rock argentino[editar]

    En octubre de 2007 la revista Rolling Stone Argentina publicó una lista con los 10 mejores álbumes en vivo del rock argentino.[494]

    Posición Disco Artista Año
    Rockas Vivas Miguel Mateos 1985
    Los Abuelos en el Ópera Los Abuelos de la Nada 1985
    Vivo Virus 1986
    En acción Riff 1983
    Ruido blanco Soda Stereo 1987
    Yo no quiero volverme tan loco Serú Girán 1981
    En Directo Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota 1992
    De la cabeza con Bersuit Vergarabat Bersuit Vergarabat 2002
    Exactas Luis Alberto Spinetta 1990
    10º Insoportablemente vivo La Renga 2001

    Los cien mejores guitarristas según la revista Rolling Stone[editar]

    En su edición de septiembre de 2012, la revista Rolling Stone realizó una lista sobre los 100 mejores guitarristas del rock argentino, donde votaron diferentes voces del género, como Carca, Flavio Cianciarulo, Juanse, Lito Nebbia, Gustavo Santaolalla, entre otros.

    1. Pappo (Los Abuelos de la Nada, Los Gatos, Pappo's Blues, Aeroblus y Riff).
    2. Ricardo Mollo (Sumo y Divididos).
    3. David Lebón (Pappo's Blues, Color Humano, Pescado Rabioso y Serú Girán).
    4. Luis Alberto Spinetta (Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Socios del Desierto).
    5. Claudio Gabis (Los Abuelos de la Nada, Manal y Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll).
    6. Skay Beilinson (La Cofradía de la Flor Solar, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Skay y Los Fakires).
    7. Gustavo Cerati (Soda Stereo).
    8. Claudio Marciello (Almafuerte).
    9. Ricardo Soulé (Vox Dei).
    10. Gustavo «Chizzo» Nápoli (La Renga).
    11. Edelmiro Molinari (Almendra y Color Humano).

    Véase también[editar]

    Notas[editar]

    1. Aunque se ha dicho que el rock en castellano ha comenzado recién a mediados de los años 60, éste se desarrollaba con composiciones propias desde febrero de 1956.[1]
    2. Fecha de la primera grabación de rock por artistas argentinos, un cover de «Rock Around the Clock» hecho por la orquesta de jazz del trompetista Roger Santander.[4]

    Referencias[editar]

    1. Tapia, Víctor (18 de noviembre de 2016). «Cuando todo era nada, él era el principio: Eddie Pequenino, el primer rockero argentino». Consultado el 11 de octubre de 2017. 
    2. Kleiman, Claudio (3 de octubre de 2003). «Uruguay exporta rock casi argentino». La Nación. «Nos interesa mucho empezar a ir regularmente, a mí particularmente por ser argentino, pero todos escuchamos desde siempre mucho rock de allá, como los Redondos, Sumo, Charly, Divididos.» ; «El Rock en Uruguay». Aulas Virtuales. «Los inicios del Rock en Uruguay se encuentran influenciados por el Rock internacional y por las experiencias latinas de México y sobre todo de Argentina... Hacia fines de los 60, varias bandas cambian sus formas de componer y modifican el idioma de sus canciones hacia el castellano para permitir su entendimiento. Esta migración fue coincidente con lo que pasaba con el Rock en Argentina... El movimiento rockero de fines de los 70 de la República Argentina, generó un resurgimiento en la necesidad de expresarse de los jóvenes a través del Rock... El embate del Rock argentino que llegaba con mucha fuerza o la música internacional, trajeron un descenso en la popularidad masiva de las bandas nacionales que sobrevivían a fuerza de ganas.» 
    3. «Cómo Soda Stereo marcó al rock latinoamericano». BBC Mundo. 4 de septiembre de 2014. ; «Grammy Latino 2016: el rock argentino brilla entre los nominados». La Nación. 21 de septiembre de 2016. ; Ramos, Sebastián (27 de diciembre de 2016). «El rock argentino celebrará en 2017 medio siglo de vida a puro festival». La Nación. «Queremos armar una ruta latinoamericana de festivales para que las bandas locales tengan la estructura y se les haga más fácil llegar a esos lugares. Porque una de las cosas que me impulsó a hacerlo es el gran respeto por todo el rock argentino que hay en América latina y, al mismo tiempo, la falta de presupuesto de las discográficas para llevar a las bandas a esos lugares. Eso generó un bache desde la época de Soda Stereo, Miguel Mateos, León Gieco, Charly García, Fito Páez y Los Fabulosos Cadillacs, grupos que habitualmente tocaban en todo el continente. A lo mejor, a través de Cosquín podemos ir por una revancha y volver a conquistar América latina.» ; Tapia, Carlos (6 de enero de 2016). «Litto Nebbia. El inventor del rock argentino». La Nación. «Hubo un momento que estuvimos (Los Gatos) primeros en el ranking de toda Latinoamérica.» 
    4. «62 años de rock nacional: hoy cumple años la primera grabación del rock argentino!», Universo Epígrafe
    5. a b Tapia, Víctor (18 de noviembre de 2016). «Cuando todo era nada, él era el principio: Eddie Pequenino, el primer rockero argentino». Consultado el 11 de octubre de 2017. 
    6. Gillespi. «El escurridizo Javier Martínez». Salsipuedes. Historias del rock argentino. Buenos Aires: Planeta. p. 71. ISBN 978-950-49-5328-9. «La vuelta de tuerca argentina consistió en que nosotros empezamos a componer, porque ellos (los mexicanos) hacían rock norteamericano traducido a una versión española muy bien hecha.» 
    7. Gillespi. «Emilio del Guercio, el arte del mensaje». Salsipuedes. Historias del rock argentino. Buenos Aires: Planeta. p. 323. ISBN 978-950-49-5328-9. «Ustedes (Almendra) junto a Manal y Los Gatos crean un nuevo lenguaje.» 
    8. Rozada, Natalia (19 de abril de 2005). «Ricardo Soulé repasó sus memorias con guitarra y violín: 'Lo lógico era que nos pasaran por la máquina a todos'». Rock.com.ar. Córdoba. Archivado desde el original el 13 de octubre de 2013. Consultado el 25 de marzo de 2017. «Hasta donde tengo yo entendido, la Argentina fue el primer lugar donde hubo un movimiento sólido y una consistencia a través de los años y respuesta del público. En un ambiente muy hostil porque se desarrolló en plena época de los militares. Entonces eso fue tema de discusión y tema de estudio. Es tema de estudio el por qué, siendo tan evidente el grito de libertad del roquero de la década de los '70s, en un medio tan hostil, cómo pudo sobrevivir si lo más lógico era que los pasaran por la máquina a todos. Y sin embargo no fue así... (Ricardo Soulé)». 
    9. Tapia, Víctor (29 de agosto de 2017). «A 60 años de la primera película argentina y sudamericana de rock: Homenaje de Universo Epígrafe a Venga a Bailar el Rock!!». Consultado el 11 de octubre de 2017. 
    10. «Página de Los Gatos en Discogs» (en inglés). Consultado el 11 de octubre de 2017. 
    11. a b c d "El rock en la Argentina", 1986, de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz, editorial Galerna.
    12. a b c d e f g h i j k l m n ñ «"De cómo y con quiénes empezó la cosa en nuestro país" Por DANIEL COLAO (Revista Rocksuperstar 1978)». 
    13. «La llegada del jazz a la Argentina», Animales del jazz
    14. «Tango, folklore y rock: apuntes sobre música, política y sociedad en Argentina», autor: Pablo Vila, año: 1987, publicación: Caravelle - Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien.
    15. a b «Tango, política y mal gusto», El Manifiesto
    16. Biografía de Horacio Salgán, Todo Tango
    17. «Tango y memoria», Café del Sur
    18. «LRA1 Radio Nacional Buenos Aires: Historia de sus servicios de FM», Grupo Radioescucha Argentino
    19. a b c d e f «Los locos de la azotea», Educ.ar
    20. «62 años de rock nacional: hoy cumple años la primera grabación del rock argentino!», Universo Epígrafe
    21. Tapia, Víctor (18 de noviembre de 2016). «La película maldita de nuestra música: Venga a Bailar el Rock, el film rockero de 1957». universoepigrafe.wordpress.com. Consultado el 13 de octubre de 2017. 
    22. «Billy Cafaro en Rock.com.ar». 
    23. 24 de julio de 2005. Diario Clarín
    24. «La Bandeja #27 - Entrevista a Carlos Rodríguez Ares y Johnny Tedesco - 12-11-2013». iVoox. Consultado el 15 de octubre de 2017. 
    25. «Transnacionalización y la balada latinoamericana (ver pág. 1), por Daniel Party, Universidad de Pensilvania, 2003.». Archivado desde el original el 11 de junio de 2009. Consultado el 10 de agosto de 2015. 
    26. «Sandro: Fire starter, Página/12, 2001». 
    27. «Iniciativa de la revista Rolling Stone y la señal de cable MTV. La noche de los 100 hits , La Nación, 3 de marzo de 2002». 
    28. «Los Iracundos. La historia de un mito» Archivado el 5 de febrero de 2007 en la Wayback Machine., entrevista a Juano de agosto de 1992, en el sitio web Iracundomanía.
    29. Luna, Humberto. «Entrevista a Litto Nebbia» Progresiva 70.
    30. 29 de julio de 2005. «La generación beat made in Rosario» Diario Clarín (Buenos Aires).
    31. a b c d e f g h i j k l m n «"El club del clan. el beat y esas cosas. por DANIEL COLAO Y RAFAEL ABUD"». 
    32. Juan Carlos Diez. Martropía, conversaciones con Spinetta 2006.
    33. MorandinoDoc (13 de junio de 2011), Gianni Morandi - Che me ne faccio del latino, consultado el 12 de octubre de 2017 
    34. Nick W (19 de junio de 2008), School Days - Chuck Berry, consultado el 12 de octubre de 2017 
    35. Guy Perron (30 de noviembre de 2012), Sacrè Charlemagne, consultado el 12 de octubre de 2017 
    36. max26111000 (30 de noviembre de 2010), Adriano Celentano Pitagora, consultado el 12 de octubre de 2017 
    37. Narek Tiraturyan (19 de julio de 2011), France Gall - Laisse tomber les filles 1964 HD (Tele Melody), consultado el 12 de octubre de 2017 
    38. «The Teen Agers, Matemáticas en 1963. | Matemolivares». matemolivares.blogia.com. Consultado el 12 de octubre de 2017. 
    39. «Los Tammys - banco de colegio». Canciones Del Ayer. Consultado el 12 de octubre de 2017. 
    40. En los años sesenta la clase media argentina representaba el 43 % del total de la población. Cosse, Isabella. Cultura y sexualidad en la Argentina de los sesenta: usos y resignificaciones de la experiencia transnacional (2007), Estudios Interdisciplinarios de América Latina y El Caribe. Buenos Aires, Tel Aviv University.
    41. Cosse, Isabella. Cultura y sexualidad en la Argentina de los sesenta: usos y resignificaciones de la experiencia transnacional (2007), Estudios Interdisciplinarios de América Latina y El Caribe. Buenos Aires, Tel Aviv University;
      Cirigliano, Gustavo; Ameghino, - Ana Zabala (1979). El poder joven, Buenos Aires, Librería de las Naciones;
      Sobre hippies y otras yerbas, Testimonios, Mágicas Ruinas
    42. «Historia de un día agitado: cuando los Beatles 'vinieron' a la Argentina». Clarín. 17 de febrero de 2017. 
    43. «El rock según Luis Alberto Spinetta». Gente (Buenos Aires). noviembre de 1972. Consultado el 10 de agosto de 2015. «— (A Carlos Cutaia) ¿Cómo te acercaste al rock? —Por Los Beatles... (Spinetta:) —Creo que los Beatles anticiparon todo ya. Es una cosa de la cual esta cultura tomó solamente una parte.» 
    44. Arias, Ronnie (1985). «El debut de Luis Alberto Spinetta, reportaje». Venus-Arte -reproducido en 1992 por la revista Ahora. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2015. Consultado el 10 de agosto de 2015. «En la época del Club del Clan, yo era muy fana de todo eso. Hasta que aparecieron Los Beatles». 
    45. Calligaris, Marcos (13 de marzo de 2010). «Entrevista a Litto Nebbia». Marcos Calligaris. «Ponete a pensar que en mi adolescencia lo mejor y más comercial eran The Beatles, calidad insuperable que nadie puede hoy discutir su vigencia.» 
    46. a b Enríquez, Mariana (26 de marzo de 1998). «Ser stone un sentimiento auténticamente argentino». Página/12. «Cuando los Stones llegaron a la Argentina, quienes los recibieron fueron los primeros rockeros de La Cueva. Era 1967, y Alejandro Medina de Manal recuerda que tocaban covers de temas como "Satisfaction" o "Honky Tonk Women". 'Eran populares', recuerda, 'pero no tanto como los Beatles. Eran más de entendidos, de gente que estaba en el rock, pero siempre los que se enganchaban más con la historia eran los pibes de barrio, como ahora, siempre fue así. Por algo a Almendra les decían los Beatles argentinos y a Manal nos equiparaban con los Stones'.» 
    47. Andrade, Juan. «Pappo, una leyenda de paternal». Jardín de Gente. Archivado desde el original el 31 de julio de 2018. Consultado el 18 de agosto de 2015. «Todo lo que aprendí lo saqué de Jethro Tull, Black Sabbath, Chuck Berry, Johnny Winter, John Mayall. Mucho después conocí a Muddy Waters, Albert King y B. B. King. A ellos llegué a través de Cream, porque recibimos primero la cultura rockera inglesa.» 
    48. Ver las entradas para las dos bandas en: Groups from Uruguay Archivado el 15 de octubre de 2007 en la Wayback Machine. (en inglés)
    49. Antonelli, Mario: «The Beat Years» Archivado el 4 de mayo de 2006 en la Wayback Machine., en The Magic Land. A guide to Beat, Psychedelic and Progressive Rock music between 1966 & 1977 in Argentina and Uruguay (en inglés).
    50. «Rock Uruguayo en los 70s» Archivado el 30 de noviembre de 2006 en la Wayback Machine., en Progresiva70s.
    51. a b «"Una década de música popular argentina (1963-1973)", Revista Panorama - agosto de 1973- por Luis Alberto Frontera». 
    52. «Los Beatnicks en Rock.com.ar». 
    53. Federico Scigliano. (12 de marzo de 2012). «Entrevistas Jorge Álvarez» Ni a palos. Consultado el 6 de mayo de 2012.
    54. Mecano Pop de los 80.
    55. a b «Jorge Álvarez ataca de nuevo Archivado el 20 de agosto de 2011 en la Wayback Machine
    56. «Álvarez básico»
    57. «Una muestra sobre el editor de Puig, de Almendra, de todos». 
    58. «Rock argentino en Argentina.gov». Archivado desde el original el 7 de marzo de 2007. Consultado el 22 de enero de 2007. 
    59. Matias Querol. Manal, los cimientos urbanos del blues en español Archivado el 13 de abril de 2014 en la Wayback Machine. Rock en Español. Consultado el 4 de marzo de 2014.
    60. a b Mandioca: la revolución de un visionario Diario Clarín.
    61. a b Manales Dos Potencias. Consultado el 25 de marzo de 2017.
    62. Álvarez, Jorge, 2013, p. 93.
    63. a b (26 de octubre de 2012). Rescate emotivo: "Avellaneda Blues" de Manal Archivado el 23 de abril de 2017 en la Wayback Machine. Rolling Stone. Consultado el 22 de abril de 2017.
    64. «Manal Archivado el 21 de enero de 2009 en la Wayback Machine.» Rock.com.ar Consultado el 25 de julio de 2010.
    65. a b Programa Elepé. Canal 7 TV Pública. Año 2009. 60 min.
    66. Casas, Fabián (6 de septiembre de 2007). Blues de la amenaza nocturna Diario La Nación. Consultado el 23 de abril de 2017.
    67. Kleiman, Claudio. 100 Mejores discos del Rock Nacional: sección Manal. Rolling Stone Argentina. Edición n.º 109.
    68. Ripol, Osvaldo Daniel (1970). «La última palabra». Pelo (Buenos Aires) (4): 43. 
    69. «Argentine Rock: 100 Best Albums - Rolling Stone Magazine» Rate Your Music. Consultado el 25 de julio de 2010.
    70. Ripol, Osvaldo Daniel (1970). «La música popular argentina». Pelo (Buenos Aires) (1): 1. 
    71. Neumeyer, Lily (Productora) (1996). Mejor hablar de ciertas cosas: Pequeñas historias del rock argentino (Documental televisivo). MTV (Latinoamérica). LSPE008. 
    72. «Vox Dei en Rock.com.ar». 
    73. «La historia del rock argentino, Cap.3». 
    74. «Mitre cumple 75 años: pequeñas anécdotas de los días de radio», Clarín
    75. «"30 AÑOS DE ROCK EN DEMOCRACIA", revista2010.com.ar». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    76. «"Capítulo 5: La Biblia y otras yerbas", lahistoriadelrock.com.ar». 
    77. «"Hoy: OESTE ALTERNATIVO", Sí». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    78. «"Cómo vino la mano", Radar». 
    79. «"Capitulo 28: 1983, Prensa y violencia", lahistoriadelrock.com.ar». 
    80. «"Top 5: Primavera de Rock Nacional"». 
    81. «"Cosquín Rock 2006: No se murió", rollingstone.com.ar». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    82. «"Ya no habrá ninguno igual", jardindegente.com.ar». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    83. «"La Pesada del Rock: Golpe a golpe, Verso a verso", revistaelabasto.com.ar». 
    84. «"MÚSICA Y SUBJETIVIDAD: EL ROL DE LA CALAMARIZACIÓN DEL ROCK CHABÓN EN LA CONSTRUCCIÓN IDENTITARIA DE LOS SUJETOS JÓVENES DE LAS CLASES POPULARES URBANAS ARGENTINAS CONTEMPORÁNEAS", redcomunicacion.org». 
    85. «"Teórico 1 2do 2014 - Seminario de Cultura Popular y Cultura Masiva"». Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2014. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    86. «"Todos rockeros ¿triunfaremos?", revistaelviaje.com.ar». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    87. «"Ningún hippie", Radar». 
    88. «"10 años sin Pappo", otracancion.com.ar». Archivado desde el original el 23 de junio de 2015. Consultado el 16 de mayo de 2015. 
    89. Fernández Bitar, 2015, p 60
    90. «La inteligencia policial sobre el Woodstock argentino», Archivo Infojus Noticias
    91. a b «La historia del rock argentino, Cap. 6». 
    92. «Artículo de Clarín Espectáculos del 21-01-2006». 
    93. «Rock Acústico / Heavy». Rock Acústico / Heavy. Consultado el 19 de mayo de 2020. 
    94. a b c «La historia del rock argentino, Cap. 9». 
    95. A 37 años de Adiós Sui Generis TN. Consultado el 4 de marzo de 2014.
    96. «Literaberinto.com». 
    97. Adiós Sui Generis (1975) Archivado el 9 de octubre de 2014 en la Wayback Machine. Rock.com.ar Consultado el 4 de marzo de 2014.
    98. «fin de sui generis. - bandas de rock». sites.google.com. Consultado el 19 de mayo de 2020. 
    99. Tucci, Javier. APM: Del pelilargo atrincherado al joven rockero «democrático»
    100. Puchades, Juan (23 de agosto de 2008). «La fiebre contagiosa del rock en español». El País-Babelia. 
    101. Casado, José Luis (11 de octubre de 2011). «Argentinos en España». Telemadrid.es - LaOtra. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 20 de marzo de 2016. 
    102. Ordovás, Jesús (1987). Historia de la Música Pop española. Alianza Editorial. ISBN 8420602248. 
    103. Márquez, Fernando (1981). Música Moderna. La Banda de Moebius. 
    104. «Contraluz en Rock.com.ar». 
    105. «Crucis en Rock.com.ar». 
    106. a b c «La historia del rock argentino, Cap. 11». 
    107. a b «Serú Girán en Rock.com.ar». Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2006. Consultado el 8 de febrero de 2007. 
    108. «Rock progresivo y sinfónico en Argentina». Archivado desde el original el 12 de febrero de 2007. Consultado el 17 de enero de 2007. 
    109. a b c d «Las visitas rockeras más polémicas», Infobae
    110. «http://www.rock.com.ar/bios/3/3994.shtml». 
    111. Pintos Víctor (1997). Santaolalla y el primer paso del rock moderno en la Argentina, Rock.com.ar
    112. Tucci, Javier. APM: Del pelilargo atrincherado al joven rockero «democrático» Prensa Mercosur.
    113. «Breve historia del rock argentino». Archivado desde el original el 3 de noviembre de 2006. Consultado el 17 de enero de 2007. 
    114. «Monografías.com: El rock durante la dictadura». 
    115. «Rincón del vago: Rock argentino». 
    116. Bittar, Marcelo Fernández. Luís Alberto Spinetta, el artista
    117. «La historia del rock argentino, Cap. 21». 
    118. «La historia del rock argentino, Cap. 34». 
    119. «La historia del rock argentino, Cap. 15». 
    120. «Diversica.com». Archivado desde el original el 20 de febrero de 2007. Consultado el 9 de febrero de 2007. 
    121. «Historia del rock en español». 
    122. Tomás Jara. «La Sodamanía ataca de nuevo». Cuarto Poder, 23 de octubre de 2007. Archivado desde el original el 27 de diciembre de 2007. Consultado el 17 de diciembre de 2007. 
    123. Soda Fans. «Curiosidades de la sodamanía». Soda Fans, 4 de noviembre de 2007. Archivado desde el original el 19 de diciembre de 2007. Consultado el 17 de diciembre de 2007. 
    124. «::La Hélice::». 18 de enero de 2009. Consultado el 9 de agosto de 2016. 
    125. «Sxd.com.cl». Archivado desde el original el 7 de marzo de 2007. Consultado el 20 de febrero de 2007. 
    126. «La historia del rock nacional». 
    127. Avant-Mier, Roberto: Rock en México
    128. a b «Página/12 :: no». Consultado el 2009. 
    129. «Influencias del rock argentino en Chile». 
    130. Fragmento del recital de Miguel Mateos/ZAS en La Falda 87, Youtube
    131. Fragmento del recital de Charly García en La Falda 87, Youtube
    132. Fernández Bitar, 2015, p 214
    133. Fernández Bitar, 2015, p 251
    134. «De Ushuaia a... Santa Catalina», Página 12
    135. a b «A 30 años del debut de los Ramones en la Argentina: un recuerdo en primera persona», Big Bang News
    136. a b c d «Ramones en Argentina: historia de una pasión inexplicable», Infobae
    137. «Por qué The Cure rompió su promesa y vuelve después de 26 años», La Nación
    138. «Muerte en recitales: la noche en que Soda Stereo vivió su propia tragedia», Infonews
    139. «Luca Prodan/Sumo». 
    140. «Rockeros argentinos». 
    141. «Desde abajo Web». Archivado desde el original el 3 de febrero de 2007. Consultado el 19 de febrero de 2007. 
    142. «Redonditos de Ricota.com.ar». Archivado desde el original el 30 de junio de 2007. Consultado el 19 de febrero de 2007. 
    143. «Diario Clarín: 24 de mayo de 1998». 
    144. «Diario Página 12: julio de 1999». 
    145. «Diario Clarín: 21 de junio de 1999». 
    146. «Diario Página 12». 
    147. Guerrero, Gloria (marzo de 1988). «Entrevista a Luis Alberto Spinetta: Si no deformo algo, no me quedo tranquilo». Revista Humor. Archivado desde el original el 25 de enero de 2016. Consultado el 22 de enero de 2016. «Yo lo vi a Sting por TV y a mí el mono me dio una lección. Porque hizo subir a las "Madres" y nadie de nosotros las haría subir... porque tienen miedo o por algo...» 
    148. a b Polimeni, Carlos (1 de enero de 2001). «Ellas ya no danzan tan solas». Página/12. «Muchos músicos argentinos sintieron alegría, envidia y vergüenza a la vez, luego de aquella noche del 11 de diciembre de 1987. "Lo que yo me pregunté -contó luego León Gieco- es que cómo era posible que nosotros no hubiésemos tenido el coraje de hacer algo con las Madres y por las Madres. Aquel tipo impecable, vestido como un dandy, que no tenía nada que ganar acá nos dio una lección de actitud."». 
    149. «A 30 años del histórico recital por la democracia en la 9 de julio», Diario Vivo
    150. Fernández Bitar, 2015, p 193
    151. a b Mientras otros duermen: una larga vigilia del rock, autor: Fernando Samalea, año: 2017, editorial: Sudamericana, ISBN: 950075942X
    152. Estadio Obras, el templo del rock, autora: Gloria Guerrero, editorial: Sudamericana, año: 2010, ISBN: 978-950-07-3286-4
    153. Fernández Bitar, 2015, p 207
    154. Fernández Bitar, 2015, p 208
    155. Fernández Bitar, 2015, p 219
    156. a b Fernández Bitar, 2015, p 224
    157. Lunardelli, 2002, p 75
    158. a b c Fernández Bitar, 2015, p 230
    159. Fernández Bitar, 2015, p 249
    160. «Daniel Grinbank: 'Los Stones saben que acá tienen el público más especial'», La Nación
    161. «How the Telecommunications Act of 1996 Brought Us Donald Trump», Medium
    162. a b «For the first time in decades, music sales are growing again. Guess why?», QZ
    163. «Report shows music sales peaked in 1999, vinyl still a fraction of sales in 2019», Punk News
    164. «Bandas en fuga», La Nación
    165. a b Fernández Bitar, 2015, p 315
    166. Fernández Bitar, 2015, p 204
    167. «https://www.eldia.com/nota/2000-10-31-los-recitales-del-19-de-noviembre-no-seran-en-plaza-moreno», El Día
    168. «LA PLATA ESPERA HOY A 100.000 PERSONAS PARA CELEBRAR SUS 115 AÑOS», Clarín
    169. a b «De Perón a Lali Esposito: Un repaso imperdible del aniversario de la ciudad de La Plata», InfoCielo
    170. «25 años de la muerte de Goyeneche: tango, noche y rock&roll», Clarín
    171. «El rock argentino le canta al Tango en la avenida 9 de Julio - 1991», Youtube
    172. «Divididos por el Dolor», La Nación
    173. «Argentina, en vivo», Clarín
    174. «Un recital a más de cuarenta grados bajo cero», Página 12
    175. «Ecos de los ochenta, con frío y glamour», Página 12
    176. Fernández Bitar, 2015, 281
    177. «No hagan payolas», Página 12
    178. «Por decisión de Duhalde limitan las matinés en la provincia», La Nación
    179. a b c d e f g «Duhalde y una restricción a medias», La Nación
    180. «Ruckauf deroga tope horario a boliches», El Día
    181. «Las otras tragedias de la "Misa Ricotera"», TN
    182. a b «Guns N' Roses en Argentina: el recital de las “fake news”, la histeria y una tragedia familiar», Clarín
    183. a b c «Historias de rock, locura y muerte», Página 12
    184. «Hermética: diez curiosidades a 30 años de su debut», La Izquierda Diario
    185. «Demanda millonaria», Clarín
    186. «El potencial Cromagnón que anticipó al verdadero», La Nueva
    187. Gavira, Mariano (11 de mayo de 2015). «La tarde que el pueblo impidió que cambiaran la canción patria». Clarín. Consultado el 5 de enero de 2016. 
    188. Ares, Carlos (6 de diciembre de 1990). «Protestas en Argentina por una versión rock del himno nacional». El País. España. Consultado el 5 de enero de 2016. 
    189. Roque Casciero (1 de noviembre de 1999). «Charly García en Buenos Aires Vivo». Rolling Stone Argentina. Archivado desde el original el 8 de noviembre de 2012. Consultado el 17 de diciembre de 2010. «buena música y una sensación de disfrute total para más de 300 mil personas». 
    190. «Charly García y una multitud tuvieron una fiesta en paz». Clarín. 28 de febrero de 1999. «Más de 130 mil personas de diferentes edades lo vieron abandonar el piano pintado con aerosol». 
    191. «Fito Páez en Rock.com.ar». 
    192. Fernández Bitar, 2015, p 250
    193. «La noche mágica en que se ofrendaron los corazones», La Nación
    194. «La buena Estrella sobre el cielo de Fito Páez», La Nación
    195. «250 Álbumes más Importantes del rock alternativo latinoamericano». 
    196. «100 Mejores Discos del Rock Nacional, revista Rolling Stone Argentina». 
    197. «Rock latino Top 20, Satélite Musical». 
    198. «Los 100 mejores temas de 40 años de rock nacional, Rock.com.ar». Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2011. Consultado el 24 de septiembre de 2007. 
    199. «Copesa.cl/Sodastereo». Archivado desde el original el 17 de marzo de 2007. Consultado el 17 de enero de 2007. 
    200. Revista Los Inrockuptibles N.° 75, enero de 2004
    201. «Página oficial de los Fabulosos Cadillacs». Archivado desde el original el 17 de enero de 2007. Consultado el 17 de enero de 2007. 
    202. «Karamelo Santo en Rock.com.ar». Archivado desde el original el 2 de septiembre de 2006. Consultado el 17 de enero de 2007. 
    203. «VH1: Soda Stereo». 
    204. «Babasónicos». 
    205. «Babasónicos en Rock.com.ar». 
    206. «Allmusicguide.com: Biografía de A.N.I.M.A.L.». 
    207. Reseña de Corsario Negro Allmusic.
    208. Páginas 143 y 173 de «Historia del rock argentino» (1986), de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz. Editorial Galerna.
    209. Página 115 de «Historia del rock argentino» (1986), de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz. Editorial Galerna.
    210. Fernández Bitar, 2015, 231
    211. a b c Fernández Bitar, 2015, 242
    212. Fernández Bitar, 2015, 239
    213. Fernández Bitar, 2015, 251
    214. «Historias de rock, locura y muerte», Página 12
    215. Fernández Bitar, 2015, p 264
    216. Fernández Bitar, 2015, p 263
    217. «Página/12 :: no». 
    218. «Entrevista a Pappo» Rock.com.ar
    219. «Página/12 :: radar». 
    220. «Yahoo! Entretenimiento - Gustavo Cerati hizo alarde de su rock «anti-chabón» en el «Pepsi Music 2006»». 
    221. «Fito acusó al «rock chabón» de cargar con 193 muertos - Infobae.com». 
    222. Revista Madhouse, N°98 (marzo de 1999).
    223. «CUENTOS BORGEANOS: El rock barrial es nefasto». Archivado desde el original el 8 de mayo de 2009. Consultado el 18 de octubre de 2008. 
    224. «Reggae sin congas - Rock.com.ar». 
    225. «Página/12 :: no». 
    226. «Nos vamos poniendo simples - Rock.com.ar». 
    227. «Una movida que surgió con las crisis sociales». Archivado desde el original el 15 de enero de 2012. Consultado el 18 de octubre de 2008. 
    228. «Sergio Marchi: «Con tres tonos no armás una banda» - Infobae.com». 
    229. Anuario 1998 de Rolling Stone (edición de Argentina).
    230. «Nota en Clarín del 19 de abril de 2004». 
    231. «Sadem.com.ar». Archivado desde el original el 25 de enero de 2007. Consultado el 24 de enero de 2007. 
    232. «Diario Clarín: 22 de mayo de 2005.». 
    233. «Página/12 :: no». 
    234. "El fin de un largo calvario: murió el empresario Omar Chabán", La Nación
    235. «Babasónicos, récord en MySpace», La Nación
    236. «Solesdigital/Pepsi Music 2005». 
    237. «Medios independientes: Creamfields 2006». 
    238. «Sobre los incidentes en el Personal Fest», La Nación
    239. «Movistar sube la apuesta por el negocio de la música y tendrá su propio festival», El Cronista
    240. «Prohibirán los recitales en el club Ciudad», La Nación
    241. «Se inaugura el Estadio Único de La Plata», MundoD
    242. "No trabajo más en los estadios de fútbol por los barras", Télam
    243. «Los grandes recitales se remontan a 1995, en época de Los Redondos», DERF
    244. «https://www.eldia.com/nota/2017-3-23-1-22-49-el-estadio-con-la-bendicion-de-grinbank», El Día
    245. a b c «Altas y bajas en los festivales de rock», La Nación
    246. «Medios independientes: Lluvia de bandas (Rock en Baradero 2015)». 
    247. «Vuelve el punk de Los Violadores». Mendoza. 27 de noviembre de 2015. Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    248. «Conciertos Perú». 
    249. «Intoxicados se despide». Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    250. «Se separaron Los Ratones Paranoicos». Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    251. «Cómo es Bersuit sin el Pelado Cordera». Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    252. «TTM está de regreso». Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    253. «Malón vuelve con todo». La Viola (www.TN.com.ar). 20 de octubre de 2011. Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    254. «Música al sur del sur», Río Negro
    255. a b «El otoño del chabón», Página 12
    256. a b "Ahora popular empieza con pop", Clarín
    257. a b Espósito, Sebastián (21 de septiembre de 2014). El rock barrial ataca de nuevo Diario La Nación.
    258. Con La Beriso y La 25 el rock barrial confirma su vigencia Diario La Nación.
    259. «Pity Álvarez contó por qué decidió no seguir con Viejas Locas». Consultado el 18 de marzo de 2016. 
    260. «Un recital con desenlace trágico», Página 12
    261. Alternatividad, divino tesoro: el rock argentino en los 90, autora: Laura Lunardelli, año: 2002, editorial: Biblos, ISBN: 9507863230
    262. a b «El peso de la Unión de Músicos Independientes en época de crisis», El Espectacular
    263. Unión de Músicos Independientes. «Lo colectivo funciona», Emprende Cultura
    264. a b c d «Ley de Medios: lo que queda y lo que piensa Alberto», Perfil
    265. "La comunicación es un negocio", Tiempo Argentino
    266. «Sigue el "ruido" por la restricción horaria», La Nueva
    267. Ley 26.370
    268. «Violencia en boliches: Denuncian que Provincia no aplica la ley que regula la habilitación de patovicas», Infocielo
    269. «¿Estado de excepción? En Pinamar, los boliches abren por fuera de los horarios de la ley», Infocielo
    270. «El otro lado del control», La Vaca
    271. Revista Los Inrockuptibles, N°110, diciembre de 2006
    272. «Encuesta 2006 de Rock.com.ar». 
    273. «Indio Solari en Tandil: su show más convocante», La Nación
    274. «Copia archivada». Archivado desde el original el 25 de marzo de 2010. Consultado el 24 de marzo de 2010. 
    275. «El Indio Solari se presentó en Salta», TN
    276. «El Indio Solari tocó para unas 100 mil personas en Junín», Infobae
    277. «El Indio Solari cerró el 2011 con su música en Tandil», La Nueva
    278. «El "Indio" Solari y su ceremonia en la tormenta rompieron todos los récords en Mendoza», Infobae
    279. Provéndola, Juan Ignacio (14 de septiembre de 2013). «El perfume de la tempestad mendocina». Página/12. Consultado el 1 de marzo de 2014. 
    280. «Indio Solari: récord y mala organización en Gualeguaychú». 
    281. «El Indio en Mendoza: la 'Gran Misa Ricotera' se disfrutó a pleno en San Martín», Los Andes
    282. «Una multitud vibró con un nuevo recital del Indio Solari en Mendoza». Télam. 14 de diciembre de 2014. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
    283. «El Indio Solari hizo estremecer 200 mil almas sedientas de rock», El Diario 24
    284. Denuncia de abuso sexual contra Migue de La Ola que quería ser chau, Youtube
    285. Denuncia de abuso sexual contra Migue de La Ola que quería ser chau 2do testimonio, Youtube
    286. a b «Una joven denunció haber sido violada por un cantante de rock», Infobae
    287. a b c «El mundo del rock, conmocionado por las denuncias de abuso sexual al cantante de La Ola Que Quería Ser Chau», Vos
    288. a b c «2017, el año en que el acoso y el abuso se instalaron en la agenda»
    289. «Cristian Aldana se vistió de monja y levantó polémica en un evento contra abusadores», Diario Registrado
    290. «Harvey Weinstein Paid Off Sexual Harassment Accusers for Decades», NTimes
    291. a b «Un nuevo Cromañón o el necesario cambio de un paradigma», Rock and Ball
    292. «A la violencia machista del rock argentino le llegó su #Time’sUp», Revista Arcadia
    293. “Ya no nos callamos más”: cronología de una lucha contra los abusos en el rock
    294. «Abusos y Rock. Las pibas no nos callamos más», Revista Sudestada
    295. «Ya no nos callamos más», Página 12
    296. a b c d e Cuando se destapa la olla, Clarín
    297. Cristian Aldana, el cantante de El Otro Yo, fue denunciado por varios casos de abuso sexual, Clarín
    298. Cristian Aldana, el cantante de "El Otro Yo" quedó detenido por denuncias de abuso sexual, Infobae
    299. Condenaron a Cristian Aldana, el líder de El Otro Yo, a 22 años de cárcel por abuso sexual, Clarín
    300. Denuncian a un músico golpeador: el desgarrador relato de su expareja, Diario Registrado
    301. «Ofensivas declaraciones de Gustavo Cordera sobre violaciones», Clarín
    302. «Cancelan shows de Gustavo Cordera en Chile tras campaña en su contra», Culto
    303. «Gustavo Cordera deberá hacer dos recitales a beneficio y cursar un taller sobre género», Infobae
    304. «Dos mujeres denunciaron a Pity Álvarez por violencia de género», Infobae
    305. «No serán teloneros de Pity Alvarez por las denuncias de violencia de género», Infonews
    306. «Así fue la noche de furia en la que el Pity asesinó a su vecino Cristian Díaz», Vos
    307. «Boicot para el show de Yayo Guridi en Punta Alta y Bahía Blanca», Clarín
    308. De Lo Ajeno, Twitter
    309. «El bajista de El Bordo habló sobre las denuncias por acoso sexual», Rock es compartir
    310. «Sueño de Pescado echó a su bajista acusado de acoso sexual», Diario Popular
    311. «La líder de Utopians echó a su guitarrista por denuncias de acoso sexual a menores», Clarín
    312. «Utopians anuncia su separación», La Nación
    313. a b c «Santiago Aysine, de Salta la Banca: el gran salto», Vos
    314. a b c «Salta La Banca: “No tenemos ‘amigos del campeón’“», Rock and Ball
    315. a b c «Salta La Banca: “Lo que no te puede pasar es ponerte tibio”», Clarín
    316. «Salta La Banca, la banda jóven con mayor proyección de los ultimos tiempos», Pronto
    317. «Santiago Aysine, cantante de Salta la Banca, acusado de abuso sexual en las redes sociales», La Nación
    318. «Tras las denuncias de abuso contra Santiago Aysine, Salta La Banca suspendió su próximo show», Clarín
    319. «B.A.Rock: polémica, bajas y una historia que sigue», La Nación
    320. «Acusado de abuso, Santiago Aysine anunció la separación de Salta la Banca», La Nación
    321. «El feminismo ideológico está boicoteando al movimiento feminista», Infobae
    322. «La polarización del discurso sobre el género: de las brechas reales a la involución de derechos», CIDOB
    323. «El pogo feminista más grande del mundo», Juventud Informada
    324. «El Mató a un Policía Motorizado responde a la acusación contra su baterista», La Nación
    325. «Santiago 'Motorizado', de Él mató a un policía motorizado: “Haber elegido el camino de la independencia nunca fue una actitud 'antisistema'”», Clarín
    326. «Diosque desvincula a Jean Deon de la banda tras las denuncias de abuso sexual», Indie Hoy
    327. «Acusan por abuso sexual al baterista del grupo Pez: el descargo de la banda», Infobae
    328. «Los integrantes de "Pez" admitieron que estuvieron con las mujeres que lo denunciaron por abuso sexual», Infobae
    329. «Pez vuelve a tocar después de las denuncias de abuso en su contra», Diario Popular
    330. «La respuesta de Joaquín Levinton tras ser acusado de abuso sexual», Infobae
    331. «El descargo de un músico de Don Osvaldo tras ser acusado por abuso sexual», Vos
    332. «Una joven denunció a Fidel Nadal por acoso y maltrato», Vos
    333. a b «Ricardo Iorio se despachó con exabruptos contra las feministas: "¿Nadie les clava un destornillador?"», TN
    334. «Un grupo de mujeres denuncia que fueron abusadas en su adolescencia por integrantes de la banda Onda Vaga», Infobae
    335. «Tras las denuncias por abuso, cancelaron un show de Onda Vaga en Europa», Infobae
    336. «El grupo Onda Vaga rompió el silencio tras las acusaciones de abuso sexual», Infobae
    337. «Denuncian en un blog a músicos de Cielo Razzo por abuso sexual», Rosario Plus
    338. «Cancelan el show de Cielo Razzo en el Festival Bandera», La Capital
    339. «Cerraron el blog de denuncias contra Cielo Razzo por abusos sexuales debido a la "agresión violenta" de las fans», Infobae
    340. «A una semana de las denuncias, eliminaron el blog contra Cielo Razzo y crearon uno a favor», Rosario Nuestro
    341. «Cielo Razzo tocó en vivo luego de las denuncias por abuso», Rosario Nuestro
    342. «Se está cayendo: Babasónicos», Agencia Paco Urondo
    343. “Cuando me llamaban homosexual no respondí. ¿Por qué debería hacerlo ahora con las acusaciones de acoso?”, El País
    344. «Quisieron bajarle un show a Babasónicos por denuncias sobre abuso sexual», Rosario Plus
    345. «Maxi Prietto, expulsado de Los Espíritus», Página 12
    346. «Renunciaron dos miembros de Los Espíritus tras la reincorporación de Maxi Prietto», Diario Popular
    347. «Un debate que crece», Página 12
    348. «El momento en el que Pappo confesó que acosó a Alicia Barrios», Diario Popular
    349. «Dos hechos públicos de abuso manchan la leyenda de Pappo», Los Andes
    350. «Sale a la luz una relación prohibida de Pappo con una menor de 14 años»
    351. «Condenable: canciones argentinas populares que instigan a la violencia de género», Infobae
    352. «Diez canciones del rock argentino que hoy nadie escribiría», Clarín
    353. «Sí, tu ídolo es un forro», Emergentes
    354. ¿No vamos a poder ver a ninguna banda más?, Revista Anfibia
    355. «¿Chau a los ídolos?», Agencia Paco Urondo
    356. a b c d e «¿Cerca de la revolución? Cupo femenino, la cuota pendiente de los festivales», Vos
    357. a b «Las músicas lograron que el Cupo Femenino sea ley», Página 12
    358. a b «Escenarios para todas», Página 12
    359. «El cupo femenino llegó a los festivales de música», TN
    360. «¿Cerca de la revolución? Cupo femenino, la cuota pendiente de los festivales», Vos
    361. a b c d «Cosquín Rock cumple 20 años y por ley tendrá su primera edición con cupo femenino: qué dicen las rockeras», Infobae
    362. a b Ley de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales, Senado.gov.ar
    363. a b Ley de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales
    364. «Presentan un proyecto de ley para que haya un cupo femenino en los espectáculos musicales», Soy Rock
    365. «Presentaron un proyecto de Ley de Cupo Femenino en la Música», Rock.com.ar
    366. «El debate de género sube al escenario», Página 12
    367. a b «Cupo femenino: un proyecto de ley pide por un piso de 30 por ciento de mujeres músicas en festivales, ciclos y shows», La Nación
    368. a b c «5 cosas que tenés que saber sobre la Ley de Cupo Femenino en la Música en Vivo», Filo News
    369. «Hilda Lizarazu habla de su nuevo disco homenaje al rock nacional y del proyecto de ley de cupo femenino en festivales», La Nación
    370. Agenda de género, INAMU
    371. a b «Palazzo dijo a Los Andes que no hay tanto talento femenino en rock y estalló la polémica», Los Andes
    372. «El Indio se metió en la polémica por la ley de cupo femenino en los festivales de rock», Diario Registrado
    373. «Marcelo Fernández Bitar contó detalles de su nuevo libro sobre rock nacional: "Luis Alberto Spinetta inventó el monitoreo en la Argentina"», Infobae
    374. «Calamaro se manifestó en contra de la Ley de Cupo Femenino en Festivales», Pogopedia
    375. «José Palazzo: la reinvención del alma máter del Cosquín Rock», Los Andes
    376. «El argumento misógino del organizador de Cosquín Rock para no cumplir con el cupo femenino», Diario Registrado
    377. «Cómo es el proyecto de ley que plantea el cupo femenino en los festivales de música», Vos
    378. a b «Rock de la mujer perdida», Cultura Caníbal
    379. «José Palazzo y la polémica por el cupo femenino en el Cosquín Rock: "Hoy la escena no tiene tantas bandas de mujeres"», TN
    380. «José Palazzo le pidió disculpas a las mujeres y aclaró sus dichos sobre el cupo femenino», Vos
    381. a b c «Lula Bertoldi: “Es urgente una deconstrucción en el rock”», La mañana
    382. «El Senado aprobó el proyecto de ley de cupo femenino en los festivales musicales»
    383. «Celsa Mel Gowland: "En el rock, que nació contracultural y transgresor, muy pocas mujeres se pueden subir a los escenarios"», Agencia Paco Urondo
    384. a b c “La ley de cupo no viene a castigar sino a cambiar un paradigma” El Territorio
    385. a b «Se aprobó la ley de cupo femenino en festivales: A partir de ahora deberá haber un 30 por ciento de mujeres en la grilla», Info Cielo
    386. «La galería fotográfica del 137º aniversario de La Plata», Pulso Noticias
    387. a b «La Plata sin cupo: el festival por los 137 años no tuvo mujeres en la grilla», Diario Contexto
    388. «Premios Gardel 2017: todos los ganadores», La Nación
    389. «Premios Gardel 2019: la lista de ganadores», La Nación
    390. a b «Cosquín Rock 2020: el festival va por su primera edición con cupo femenino», TN
    391. «El festival GRL PWR llega a Buenos Aires», Página 12
    392. «“Rock en la Casa” respetó la Ley de Cupo Femenino», Agencia San Luis
    393. a b «Cupo femenino: después de la ley, ¿qué pasa en los festivales cordobeses?», Vos
    394. «José Palazzo: “Hice un mea culpa, busqué mujeres y encontré”"», Silencio
    395. «https://www.diarionorte.com/article/147542/cosquin-rock-2017», Diario Norte
    396. «Cosquín Rock Perú: estas son las bandas que tocarán en el festival», RPP
    397. «Cartel Oficial Cosquín Rock Colombia 2017», Rockombia
    398. «Cosquín Rock Bolivia 2017: Aquí toda la información», Eju
    399. «Ya está la grilla del Cosquin Rock en Uruguay», Telenoche>
    400. «Cosquín Rock Chile anuncia cartel de artistas por día: esto costarán los tickets diarios», T13>
    401. «Cosquín Rock Paraguay ya tiene el horario de artistas», Ultima Hora
    402. «El Cosquín Rock aterriza por primera vez en los Estados Unidos», Clarín
    403. «De Cosquín al mundo: rock argentino de exportación», Clarín
    404. «El Movistar Fri Music llega a la playa con shows gratuitos», El Economista
    405. «Movistar FRI Music celebra a Sumo», Vuenoz Airez
    406. «Así será la "plataforma de shows en vivo" Flow Music XP», Silencio
    407. «Con un show de Muse comienza hoy un nuevo modelo de negocio musical en Argentina», Cronista