Rock latino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rock latino
Orígenes musicales Rock, rock & roll, rythm and blues, soul, funk, música latinoamericana, música caribeña
Instrumentos comunes Guitarra, bajo, batería, voz, teclado, sintetizador, timbales. conga, maracas, bongó, trompeta, saxo, trombón
Popularidad Muy alta en Estados Unidos y Latinoamérica. Media-alta en España. Media en el resto del mundo.
[editar datos en Wikidata]

Rock latino, traducción al español del término inglés Latin rock, es un término empleado por la prensa musical especializada en rock, que también usa la expresión "rock de fusión latina" en ocasiones, para definir un subgénero musical consistente en la fusión del rock con ritmos, motivos y sonidos de la música latinoamericana y caribeña.[1] [2] [3] [4] [5] Sin embargo, se popularizó en distintos medios de comunicación, principalmente de origen angloparlante, utilizar el término «rock latino» para referirse a cualquier tipo de rock realizado por músicos pertenecientes a países de habla hispana y portuguesa (o pertenecientes a etnias relacionadas con dichos idiomas) llevando esto a una controversia sobre el alcance geográfico-estilístico musical del término.

El rock latino no debe ser confundido con «rock latinoamericano» (que sería toda la música rock realizada en Latinoamérica, con independencia de su estilo y subgénero)[6] [7] [8] [9] ni con «rock en español» (que sería el realizado exclusivamente en ese idioma, también con independencia de su estilo).[10] [11] [12] Aunque sí guarda una estrecha relación con el movimiento conocido, desde principios del siglo XXI, como alterlatino o Latin Alternative Music (que sí incluye entre sus elementos definitorios la mezcla de los sonidos latinos con el rock, el pop, la electrónica, el indie o el hip hop).[13] [14] [15] [16] [17]

Historia[editar]

Los precedentes (años 50 y 60)[editar]

Sir Douglas Quintet fue una de las bandas estadounidenses que fusionaron el rock y el r&b con sonidos latinoamericanos y "fronterizos" durante los años 60

El nacimiento del rock se dio a partir de la fusión de distintos géneros, principalmente de los provenientes de la música negra norteamericana. En menor medida, la música tradicional latina también ejerció cierta influencia en ella. Ritmos caribeños como el calypso se dejaron notar en lo que sería conocido como surf music; y sobre la base de sonidos como el cha-cha-chá o el mambo se escribieron distintos temas de rock and roll, con un fin netamente bailable.[18]

El rock latino o Latin rock (aunque aún no se llamase así) nació como tal en los Estados Unidos[19] y sus antecedentes pueden remontarse a finales de los 50.[20] Ya en 1958 fue un éxito mundial el tema rock “La bamba”, adaptación de una canción tradicional mexicana realizada por Ritchie Valens, nombre artístico del cantante de origen chicano Ricardo Valenzuela.[21] Ese mismo año, el grupo de rock instrumental The Champs publican la canción "Tequila", que incorpora de forma evidente ritmos latinos (y que fue compuesta por el músico de origen chicano Danny Flores).

A lo largo de los años 60, hubo más ejemplos de fusiones y aportes de sonidos latinoamericanos en el rock estadounidense. Bandas como Thee Midniters, Question Mark & the Mysterians,[22] Sam the Sham and the Pharaohs[23] o Sir Douglas Quintet[24] incluyeron ritmos de origen latino en su música (que iba del rock and roll tradicional al rythm and blues, pasando por el garage rock). A eso se unió la explosión, en el sur de California (sobre todo en el área de la ciudad de Los Angeles) de lo que dio en llamarse chicano rock; aunque a ese respecto hay que aclarar que no todas las bandas y solistas que componían ese movimiento incorporaban elementos latinos a su música (ya que algunas practicaban estilos netamente anglosajones, sin otras influencias adicionales).[25]

Al mismo tiempo, en las escenas nacionales de algunos países latinoamericanos, hubo bandas y solistas que fusionaron, siquiera fuese de forma ocasional, la música rock con los sonidos locales. Pero dejando aparte casos aislados en Perú, Colombia o Argentina, el país iberoamericano donde se desarrolló el principal movimiento relacionado con lo que luego se conocerá como latin rock fue Brasil.[26] Allí aparece, durante la segunda mitad los 60, lo que se denominó Tropicalismo,[27] una corriente musical que fusionaba en mayor o menor medida el rock, la bossa nova, la psicodelia, los sonidos autóctonos del país y otros ritmos no estrictamente brasileños (incluyendo los afrocaribeños y los de otras partes del subcontinente)[28] y en la que destacan, como precedentes directos del género,[29] los primeros discos publicados entre 1967 y 1970 por grupos y solistas como Os Mutantes, Gal Costa y Caetano Veloso.[30]

El nacimiento del término «Latin Rock» (años 70)[editar]

El grupo estadounidense Santana (cuyo sonido dio lugar al nacimiento del término «Latin rock») en una imagen de 1971

Pero es en 1969 cuando, tras la publicación del primer Lp de la banda estadounidense Santana (liderada por el guitarrista mexicano-estadounidense Carlos Santana), el término latin rock aparece, por primera vez, en los medios musicales de Estados Unidos y del resto del mundo.[31] Con él se trata de definir el estilo que el nuevo grupo practica, y que es una fusión explícita de ritmos latinoamericanos, sonidos afrocaribeños, soul, jazz, funk, blues, psicodelia y rythm and blues sobre una base claramente rock.[32] [33] Al fin y al cabo, la propia expresión «latin rock» no es sino la traslación directa al ámbito del rock de la que venía utilizándose desde mucho tiempo antes en los ambientes jazzistícos para denominar a la mezcla del jazz con los sonidos iberoamericanos, brasileños y, sobre todo, afrocaribeños (latin jazz).

A Santana le siguen, por el mismo camino, otros grupos estadounidenses como Malo, Ocho, Mandrill, El Chicano, Eddie Palmieri's Harlem River Drive, War, Sapo o Azteca ya a principios de los años 70. Con todos ellos, el género se populariza enormemente, tanto en su país de origen (USA) como en el resto del mundo a partir de 1970-71.[34]

Como es lógico, en América Latina surgen bandas que adaptan los sonidos y ritmos locales a su estilo, en la estela de lo que han comenzado a hacer los grupos estadounidenses de latin rock. Así, en Perú aparecen formaciones como Telegraph Avenue, Traffic Sound, The Mad's, El Polen y, sobre todo, Black Sugar; que fusionan el rock con el jazz, los sonidos peruanos tradicionales, el Rock progresivo y los ritmos latinos en general. En Colombia destacan Siglo Cero, Génesis y La Columna de Fuego. Por su parte en Argentina merecen ser mencionados Arco Iris y en Chile los seminales Los Jaivas.

La nueva corriente llegó incluso a Europa, donde destacaron los españoles Barrabás,[35] los holandeses Massada o los afro-británicos Osibisa.[36]

Al mismo tiempo, se produjo la eclosión, en todo el mundo del Reggae. Este ritmo, procedente de la isla caribeña (y angloparlante) de Jamaica había surgido durante los años 60, evolucionando desde el ska, el rocksteady y el bluebeat.[37] Y, desde sus inicios, junto a la suma básica del Rock y el Rythm and blues con los propios ritmos autóctonos jamaicanos, incorporó la influencia de sonidos procedentes de todo el Caribe (las pequeñas Antillas y también Cuba o República Dominicana) y de la Latinoamérica continental.[38] No obstante, hay que dejar claro que, a pesar de incorporar esas influencias, ni el reggae ni el ska han sido considerados nunca parte del Latin rock.[39]

Por último, señalar que otras de las corrientes musicales que dominaron la década de los 70 fue la Disco Music. Y que también en ella se dejaron notar, desde el principio (y como uno de sus componentes principales, junto al Soul o el Funk) los evidentes débitos con el Latin rock y los sonidos afrocaribeños y latinoamericanos en general.[40]

Evolución posterior (años 80, 90 y siglo XXI)[editar]

Los colombianos Aterciopelados con el español Macaco

Tras el estallido punk de finales de los 70, el género se adaptó con sorprendente facilidad a las nuevas corrientes. De hecho, puede decirse que se produjo una verdadera revitalización del rock latino durante los años 80. Incluso bandas británicas tan representativas del punk y la new wave como The Clash incorporaron sonidos claramente adscribibles al género en su álbum Sandinista! (1980).[41] Junto a ellos, pueden nombrarse otros grupos que flirtearon con el estilo, en uno u otro momento; como Bow Wow Wow, Gang Of Four, The Slits o Special AKA.

Los mexicanos Café Tacuba

En España, Los Coyotes, Los Mestizos y Radio Futura, que habían surgido como bandas nuevaoleras y post-punk, terminaron decantándose también, a partir de mediados de los 80, por estilos que incorporaban claramente influencias de la música popular iberoamericana y del latin rock.[42] El camino sería retomado, en la década posterior, por solistas y grupos como Macaco, Amparanoia o Jarabedepalo.

En Francia, bandas como Les Negresses Vertes practicaban un rock fusionado con World music que incluía sonidos eminentemente latinoamericanos. Pero es Manu Chao el que alcanzó mayor éxito con su banda Mano Negra (y, posteriormente, en solitario) sentando las bases de lo que, a partir de ese momento, se llamaría mestizaje. La fusión del rock, con los ritmos latinos, la música árabe, el punk, el rap, el flamenco, el ska y el reggae.[43]

Y en Estados Unidos (que seguía siendo el foco original y el principal semillero del género) grupos y solistas procedentes de diversas escenas como David Byrne (ex-líder de Talking Heads), Peter Gabriel, Paul Simon, Willy Deville, Los Lobos, El Vez, Red Hot Chilli Peppers o Rage Against The Machine desarrollan también esos nuevos sonidos "mestizos" (aunque con mucha mayor incidencia en los sonidos latinoamericanos que en los otros), trazando una senda que después recorrerá la música electrónica.

Pero es ya en la década de los 90 cuando el género encuentra, por fin, su lugar natural en la propia Latinoamérica.[44] Aparecen así bandas iberoamericanas como Maná (México), Caifanes (México), Café Tacuba (México), Aterciopelados (Colombia), Paralamas do Sucesso (Brasil), Bersuit Vergarabat (Argentina), Karamelo Santo (Argentina), Maldita Vecindad (México), Carmina Burana (Argentina), Los Fabulosos Cadillacs (Argentina), Los Tres (Chile), Octavia (Bolivia), Karnak (Brasil), Verde70 (Ecuador), Chancho en Piedra (Chile), Julieta Venegas (México) y Los Rabanes (Panamá), que empiezan a incluir ritmos tradicionales de sus países u otras partes de América Latina (en especial Caifanes y Los Fabulosos Cadillacs). Con todos ellos se consolida un estilo, una nueva forma de entender el rock, que fue acogido con particular entusiasmo en todo el subcontinente, ayudando a reforzar y renovar la identidad del género.[45]

Los estilos fusionados no tienen límite, pueden ser la salsa, el merengue, la cumbia, la música brasileña, las rancheras o la música andina.[46]

Polémica y controversias sobre el término[editar]

A finales de los años 90, la creciente importancia (tanto a nivel numérico, como social y económico) de la población estadounidense de origen latinoamericano[47] ("latin/o" en inglés de USA; ya que el término había ido sustituyendo, progresivamente desde finales de los 60, al tradicional -pero reduccionista, confuso e incorrecto- "Spanish" o al demasiado culto y nunca muy popular "Hispanic")[48] llevó a la industria discográfica de ese país a crear la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación como un sub-departamento de la National Academy of Recording Arts and Sciences. La compartimentación de estilos y mercados discográficos en ese país facilitó el éxito y la difusión de grupos y solistas de origen latinoamericano y concienció a la industria de que existía un mercado "latino" tanto dentro de Estados Unidos como, sobre todo, en los países del resto de América.[49] [50] El proceso culminó en el año 2000 con la creación de la categoría de Premios Grammy Latinos. Así, los medios generalistas no-especializados comenzaron a referirse a la música hecha por y para el público hispanoparlante (y, por extensión, para el de origen iberoamericano) con el adjetivo "latino": pop latino, rock latino, etc.[51]

La novedad tuvo un inusitado éxito en ciertos países latinoamericanos, donde los medios también decidieron emplear el adjetivo con el mismo significado.[52] Esto extendió, a nivel popular y mediático, el empleo del término "rock latino" con un significado diferente al que hasta ese momento había tenido: según la nueva acepción, sería "rock latino" el rock hecho por artistas de origen latinoamericano; y, en según qué ocasiones, incluso podría referirse exclusivamente al que se expresa en español y portugués.[53]

Desde entonces, existe cierta confusión y polémica en torno a la expresión. Si, como hemos dicho, en ambientes populares y medios no especializados se usa cada vez más el término "rock latino" para referirse al rock hecho en Latinoamérica o por personas de origen latinoamericano, por contra, en los medios musicales especializados, la única acepción válida sigue siendo la original (un subgénero del rock que fusiona éste con sonidos y ritmos latinoamericanos y afrocaribeños, sea cual sea el origen étnico-cultural-geográfico de sus intérpretes).

En su Nº 100, la revista Rolling Stone (Argentina) publicó la siguiente frase de Vicentico, cuando era el cantante de Los Fabulosos Cadillacs, como una de las más destacadas de la historia de la revista:

Ya estoy grande para boludeces. Y eso del rock latino es una pendejada. Yo estoy seguro de esto: nosotros somos mejor banda que The Clash.

Vicentico, junio de 1998. (RS3)[54]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Latin Rock». Allmusic.com. 
  2. «Latin Rock definition». Imusicdictionary. 
  3. Heatley, Michael (2007). Rock & Pop. La historia completa: Un recorrido exhaustivo a través de cinco décadas de rock y pop. Robinbook. ISBN 978-8496222854. 
  4. Finn, Larry (2000). Beyond the Backbeat: From Rock and Funk to Jazz and Latin. Berklee Press Publication. 
  5. Leng, Simon (2002). Santana. Cátedra (colección Pop-Rock). ISBN 978-8437619477. 
  6. Varios autores (2000). Diccionario del Rock Latino. Iberautor Promociones Culturales-Zona de Obras. ISBN 9788480484084. 
  7. Varios autores (Coordinado por Diego A. Manrique) (1987). Historia de la música Rock. El País. 
  8. Avant-Mier, Roberto (2010). Rock the Nation: Latin/o Identities and the Latin Rock Diaspora. Continuum Publishing Corporation. 
  9. Grijalba, Silvia (2000). Santana - El nuevo iluminado. La Máscara. ISBN 978-8479744267. 
  10. De Limongi, Toni (1999). Los fabulosos cadillacs. los calaveras del rock latino. La Máscara. ISBN 978-8479743611. 
  11. McCarthy, Jim (2005). Voices of Latin Rock: The People and Events That Created This Sound. Hal Leonard Corporation. 
  12. Finn, Larry (2000). Beyond the Backbeat: From Rock and Funk to Jazz and Latin. Berklee Press Publication. 
  13. Jiménez, Willi (Abril de 2012). «"Alterlatino"». Zona de Obras (revista). 
  14. Scaramuzzino, Rubén (2008). «"Algo así como la Biblia de la Cultura Latina"». Zona de Obras (53). 
  15. Pareles, Jon (10 de julio de 2009). «Latin Alternative Music’s Movers and Shakers Meet». The New York Times. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  16. «Latin Alternative Music Conference». 
  17. «PRX Series - The Latin Alternative Radio». 
  18. Pallan, Michelle H. (2005). Loca Motion: The Travels of Chicana/Latina Popular Culture. NYU Press. 
  19. David Reyes, Tom Waldman (1998). Land of a Thousand Dances: Chicano rock 'n' roll from Southern California. University of New Mexico Press. ISBN 0-8263-1929-7. 
  20. Loza, Joseph Steven (1993). Barrio Rhythm: Mexican American music in Los Angeles. University of Illinois Press. ISBN 0-252-06288-4. 
  21. Mendheim, Beverly (1987). Ritchie Valens: The First Latino Rocker. Bilingual Review Press. ISBN 978-0916950798. 
  22. Guerrero, Mark (2008). «Question Mark & the Mysterians: The First Punk Rock Band». 
  23. «Sam the Sham & the Pharaos». Classic Bands. 
  24. Huey, Steve (2015). «Sir Douglas Quintet - A Biography». Allmusic.com. 
  25. David Reyes, Tom Waldman (1998). Land of a Thousand Dances: Chicano rock 'n' roll from Southern California. University of New Mexico Press. ISBN 0-8263-1929-7. 
  26. Dunn, Christopher (2001). Brutality Garden: Tropicália and the Emergence of a Brazilian Counterculture. Chapel Hill: University of North Carolina Press. ISBN 0-8078-4976-6. 
  27. «Tropicalia». Allmusic.com. 
  28. Riccardo Pesanha, Chris McGowan (1998). The Brazilian Sound: Samba, Bossa Nova and the Popular Music of Brazi. Philadelphia: Temple University Press. ISBN 1-56639-545-3. 
  29. Júnior, Gonçalo (Octubre de 2007). «La (in)digestión del Tropicalismo.». Pesquisa-FAPESP. 
  30. Mei, Giancarlo (2004). Canto Latino: Origine, Evoluzione e Protagonisti della Musica Popolare del Brasile. Stampa Alternativa-Nuovi Equilibri. 
  31. Woog, Adam (2006). Carlos Santana: Legendary Guitarist (The Twentieth Century's Most Influential Hispanics). Lucent Books. ISBN 978-1590189726. 
  32. Pasceri, Carlo (2015). Santana: Love, Devotion & Surrender (Storie di Musica Vol. 1). Libro digital-Kindle. 
  33. Leng, Simon. Santana. Cátedra (colección Pop-Rock). ISBN 9788437619477. 
  34. Gillet, Charlie (2008). Historia del Rock. El sonido de la ciudad. Ma Non Troppo Ediciones. ISBN 9788496924390. 
  35. Ordovás, Jesús (1987). Historia de la música Pop española. Alianza Editorial. ISBN 9788420602240. 
  36. Aniagolu, Charles (2004). Osibisa - Living In The State Of Happy Vibes And Criss Cross Rhythms. Trafford Publishing. ISBN 1-4120-2106-5. 
  37. Bradley, Lloyd (2001). This Is Reggae Music: The Story of Jamaica's Music. Grove Press. ISBN 978-0802138286. 
  38. Davis, Stephen (1992). Reggae Bloodlines: In Search Of The Music And Culture Of Jamaica. Da Capo Press. ISBN 978-0306804960. 
  39. Barrow, Steve (2001). The Rough Guide to Reggae. Rough Guides. ISBN 978-1858285580. 
  40. Alan Jones, Jussi Kantonen (1999). Saturday Night Forever: The Story of Disco. A Capella Books. ISBN 1-55652-411-0. 
  41. Gendre, Marcos (2015). The Clash: La única banda que importa. Quarentena. ISBN 9788416229116. 
  42. Ordovás, Jesús (1987). Historia de la música Pop española. Alianza Editorial. ISBN 9788420602240. 
  43. Robecchi, Alessandro (2002). Manu Chao. Música y Libertad. Random House. ISBN 9788439708568. 
  44. Scaramuzzino, Rubén (2008). «"Algo así como la Biblia de la Cultura Latina"». Zona de Obras (53). 
  45. Varios autores (2000). Diccionario del Rock Latino. Iberautor Promociones Culturales-Zona de Obras. ISBN 9788480484084. 
  46. Finn, Larry (2000). Beyond the Backbeat: From Rock and Funk to Jazz and Latin. Berklee Press Publication. 
  47. Suárez-Orozco, Marcelo (2008). Latinos: Remaking America. University of California Press. ISBN 978-0520258273. 
  48. González, Juan (2011). Harvest of Empire: A History of Latinos in America. Penguin Books. ISBN 978-0143119289. 
  49. Consentini, Alex. «Why the Latin American music has the most growth potential». 
  50. Dold, Peggy (2013). «The Importance of the Latin Music Entertainment Market». AIMP - Latin Corner. 
  51. Avant-Mier, Roberto (2010). Rock the Nation: Latin/o Identities and the Latin Rock Diaspora. Continuum Publishing Corporation. 
  52. Avant-Mier, Roberto (2010). Rock the Nation: Latin/o Identities and the Latin Rock Diaspora. Continuum Publishing Corporation. 
  53. Varios autores (2000). Diccionario del Rock Latino. Iberautor Promociones Culturales-Zona de Obras. ISBN 9788480484084. 
  54. Rolling Stone, Nº 100, 2006

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]