Rock rolinga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ratones Paranoicos, banda precursora de ésta corriente.

Rock rolinga es el nombre que se le da a una corriente del rock and roll argentino cuyas bandas imitan musical y visualmente a The Rolling Stones. Ésta corriente nació los años '80 en el circuito underground del rock and roll de Buenos Aires, más precisamente con la banda Ratones Paranoicos, y fue la que determinó el origen de los rolingas (tribu urbana local), quienes se identifican básicamente por ser fanáticos de The Rolling Stones y por su vestimenta bohemia y callejera propias de los comienzos de la banda británica. A la vez coincidía que eran seguidores de Ratones Paranoicos, la banda precursora y, con el correr de los años, de otras bandas del movimiento que fueron surgiendo.

Los términos rolinga ("castellanización" de la palabra Rolling) y stone (también sacado del nombre de The Rolling Stones) son generalmente usados para denominar a los integrantes de esa tribu urbana. La palabra stone en Argentina además es utilizada para denominar a los fanáticos de The Rolling Stones en general (más allá de si pertenecer a la tribu urbana antes nombrada o no).

Pese al declive de la corriente durante la década del 2000, actualmente hay bandas aún conservan un gran éxito que, más allá de lo comercial, se observa en la relativamente alta cantidad de seguidores que acuden a los recitales. Algunos ejemplos de este tipo de bandas son Viejas Locas, La 25 y Jóvenes Pordioseros. Además hay una gran cantidad de bandas mas underground, entre la que destacan Blues Motel, La Covacha, La Pulposa, Motor Loco, Balas Perdidas, etc.

Cabe destacar que el término rock barrial (también llamado rock cabeza o chabón) suele ser utilizado como sinónimo de rock rolinga, pero en realidad hace referencia a una corriente más amplia del rock and roll argentino que incluye al rock rolinga dentro de sí misma.

Historia[editar]

Ratones Paranoicos fue la banda fundacional del rock rolinga. Formada en 1984, había sido clasificada como banda underground y parte del denominado "rock marginal" por el libro "Historia del rock argentino".[1] Si bien la banda posee influencia de Sex Pistols, The Stooges, New York Dolls, The Who e incluso de Luis Alberto Spinetta, desde un comienzo buscó imitar musical y estéticamente a The Rolling Stones, su influencia principal. En los siguientes años, el rock rolinga continuaría creciendo: en 1988 se formaron Los Piojos y Blues Motel, en 1989 se formaría Viejas Locas y, en 1993, Jóvenes Pordioseros. En el futuro esas bandas serían las principales exponentes del estilo que, con ayuda de la banda que buscaban imitar (excepto en el caso de Los Piojos, que igualmente tenía una gran influencia), llevarían al éxito masivo en Argentina.

A principios de los '90, si bien la subcultura rolinga se encontraba creciendo, Ratones Paranoicos y Los Piojos, las bandas más importantes hasta ese momento, tenían integrantes cuyo origen era de clase media, por lo que los rolingas todavía no se encontraban tan identificados por su impronta callejera (como pasaría unos años después) sino más bien por su actitud bohemia, con cierta similitud a la de los hippies.

Viejas Locas antes de telonear a The Rolling Stones (1998).

En 1995, The Rolling Stones llegó al país como parte de su Voodoo Lounge Tour. Los integrantes de la banda eligieron como bandas "teloneras" a Ratones Paranoicos y Las Pelotas. Su influencia quedó plasmada en el rock local, dando mas notoriedad al rock rolinga o stone, estilo que acaparó toda la atención del público, obteniendo inmediatamente éxito comercial masivo y debilitando a las otras corrientes ("nuevo rock" y punk). Ese mismo año Viejas Locas se convierte en la primera banda rolinga con integrantes provenientes de barrios bajos que graba material discográfico, lo que hace crecer en gran medida al movimiento en la clase baja. También en ese año se formaría Los Gardelitos, banda que si bien no se dedicaba solamente al rock and roll y el blues (ya que incursionaba por ejemplo en el folclore local), tenía influencia de The Rolling Stones y, debido a que sus recitales se realizaban usualmente de manera gratuita o con precios bajos en suburbios obreros , villas de Buenos Aires y alrededores e incluso cárceles (muchas veces con fines benéficos, ya sea pidiendo alimentos y libros como entradas), comenzó a ser seguida por un público principalmente rolinga.

Debido a la convertibilidad en la que se encontraba inmersa la economía argentina (lo que provocaría algunos años después una grave crisis), el precio de las entradas para las presentaciones de The Rolling Stones eran bajos, por lo que el espectáculo fue accesible para un público de todas las clases sociales, esto hizo que el protagonismo entre la audiencia lo tengan los rolingas y favoreció aún más a que su subcultura se popularizara en las clases bajas.

En 1996 se forma La 25 (banda que se popularizaría en la siguiente década, cuando el fenómeno rolinga ya comenzaría a aminorar). Durante ese año, la popularidad de Viejas Locas sigue en alza gracias a su difusión en los medios. Por otra parte, la subcultura rolinga continúa creciendo, haciéndose notoria en recitales como los de La Renga (donde superaron ampliamente en número a los metaleros -con quienes existía rivalidad-, motoqueros y hippies, subculturas también presentes en el público de la banda) y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, bandas que no pertenecían a la corriente rolinga aunque sí eran catalogadas como parte del rock barrial (excepto la segunda banda, que nunca fue completamente identificada con ese estilo, pero sí tuvo una gran influencia sobre el mismo).

En 1998, The Rolling Stones volvió a Argentina en el marco de su gira Bridges to Babylon Tour, y la banda elegida para tocar en la previa del recital fue Viejas Locas, lo que generó una popularización y un reconocimiento masivo hacia dicha banda. Durante ese año, Los Gardelitos saca a la venta su primer material discográfico, mientras que Jóvenes Pordioseros consigue una formación estable pero sigue manteniéndose en el circuito underground.

Los Piojos comenzó a incursionar en géneros como el candombe, el tango, el ska y el funk, lo que llevó a que deje de ser catalogada como banda rolinga y consiga tener un público más amplio.

En el año 2000, Viejas Locas se separó. La banda siguiente del cantante (Pity Álvarez) y el baterista (Abel Meyer), Intoxicados, mostraría un interés premeditado en los otros estilos musicales además del rock rolinga (lo que se refleja en el disco No es solo rock and roll, de 2003), donde incursionan en el punk rock, el rap y en géneros que ya había tocado Viejas Locas, como el blues, el reggae y el funk. Ese mismo año surgieron otras dos bandas formadas por ex integrantes de Viejas Locas: La Lengua (donde el guitarrista Sergio Toloza comenzaría a incursionar en el country) y Motor Loco (liderada por el bajista "Fachi" Crea, siendo la que más arraigo mostraría al estilo stone de Viejas Locas).

La 25, durante su gira "Mundo Perfecto" (Misiones, 2007)

En el año 2006, la subcultura rolinga, ya en franca decadencia, tuvo un pequeño momento de visibilidad con la tercer visita al país de The Rolling Stones. Sin embargo, en las presentaciones de la banda de 1995 y 1998, las entradas tenían un precio accesible debido a la convertibilidad (sistema monetario clave para que en 2001 se desate la grave crisis que azotó al país), pero en éste ocasión las entradas ya tenían un costo mucho mayor, lo que hizo que el público fuese muy distinto, debido a la mayor presencia de gente de clase media, muy alejada de la subcultura rolinga. Esto provocó que muchos rolingas provocaran incidentes en los alrededores del estadio Monumental (donde se desarrollaron las presentaciones de la banda inglesa) debido a que no habían logrado acceder a las entradas por su alto costo, y destrozaron autos y comercios de los alrededores del estadio en modo de protesta, provocando choques con la policía. También hubo robos a personas que asistían al recital (en muchos casos se incluyó el robo de las entradas al evento), y un gran número de fanáticos sin entradas lograron doblegar de forma violenta a los encargados de seguridad e ingresaron gratis a la primera presentación, lo que hizo aumentar las medidas de seguridad para las presentaciones de los días siguientes. Por otra parte, con la ausencia de Viejas Locas y el alejamiento de Ratones Paranoicos del movimiento, La 25 fue la banda elegida para telonear a The Rolling Stones en el recital. Dicha banda grabaría durante ese año su álbum "Mundo perfecto", disco que afianzaría la popularidad de la banda al año siguiente.

Resumiendo a los años 2000, se puede hablar de una decadencia del rock rolinga a nivel masivo, pero continuó vigente como movimiento dentro del circuito underground, aunque, en éste aspecto, fue el rock barrial en general el que se consolidó, floreciendo gran cantidad de bandas ya no solo influidas musicalmente por The Rolling Stones o las bandas rolingas, sino, al mismo tiempo, por Chuck Berry, Ramones, AC/DC, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Pappo, La Renga, Callejeros, etc. Además hubo una pequeña revitalización de la subcultura rolinga debido a la visita en 2006 de The Rolling Stones a Argentina y al regreso de Viejas Locas en 2009, aunque no recobró el éxito que tuvo desde mediados de los '90 hasta el año 2000.

En 2011 se dio otro hecho significativo: la separación de Ratones Paranoicos (en el mes de agosto), la banda que fundó el rock rolinga. Juan Sebastián Gutierrez (vocalista de la banda) ese mismo año comenzó a concentrarse exclusivamente en su carrera solista y en el mes de octubre grabó el disco Baldíos lunares, aunque su carrera solista había comenzado en 1997 -paralelamente a su carrera en Ratones Paranoicos- con su primer disco llamado Expreso Bongo y había continuado en 2007 con la edición del disco Energía divina. También ese mismo año volvería Jóvenes Pordioseros, aunque el único integrante de la formación de los primeros discos que continuaba era Toti Iglesias.

Repercusión[editar]

A fines de los años '90 el rock rolinga era calificado por la prensa de distintas formas. Había sido calificado por la revista Rolling Stone, al cubrir un show de Los Piojos como un género que llegaría a fines de siglo como el único fenómeno musical que acaparara la atención[2] aunque en la misma revista en la crítica del disco No Security de la banda de Mick Jagger, decía que era una banda que no tenía riesgos musicales y que el disco era "más de lo mismo". La revista Madhouse, más consumida entre el público del heavy metal, opinó en marzo del año siguiente que "ya estaban cansados de la franela stone y cualquier porquería que quisieran vender bajo el paraguas de movimiento rock", a la vez que felicitaban las críticas de Catupecu Machu.

En años recientes, Diego Capusotto, en su programa de televisión Peter Capusotto y sus videos, satirizó la imagen de la estrella de rock rolinga en su personaje "Pomelo", hecho que le valió palabras crudas por parte de Juanse, de Ratones Paranoicos, quien pensó que lo estaba imitando. [3] Además, satirizó al público chabón con personajes como El enano rolinga puteador, Un sol para el rolinga o Jesús de Laferrere.

Actualidad[editar]

A pesar de que lejos está de ser el éxito que fue en los '90, bandas de la corriente como La 25, Los Gardelitos, Jóvenes Pordioseros y Viejas Locas, aún gozan de buen éxito comercial a pesar de sus cambios de formación y su cambio musical (ya no tan centrado en el rock and roll puro) que experimentan con el paso de los años. Con la disolución de Ratones Paranoicos y la decadencia de Viejas Locas, debido al alejamiento de sus integrantes y a los escándalos de su vocalista, Pity Álvarez, La 25 y Jóvenes Pordioseros son las bandas más importantes que sobreviven de la década del '90. También cabe destacar que el rock rolinga se mantiene vigente en el circuito underground del Gran Buenos Aires principalmente, con bandas como La Pulposa, Motor Loco, Chicos de Fábrica, Balas Perdidas o La Colosa, que no gozan de una popularidad masiva.

Referencias[editar]

  1. Página 115 de "Historia del rock argentino" (1986), de Osvaldo Marzullo y Pancho Muñoz. Editorial Galerna.
  2. Anuario 1998 de Rolling Stone (edición de Argentina).
  3. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-3136-2007-12-13.html

Véase también[editar]