Streaming

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La retransmisión (en inglés streaming, también denominado transmisión, transmisión por secuencias, lectura en continuo, difusión en continuo o descarga continua) es la distribución digital de contenido multimedia a través de una red de computadoras, de manera que el usuario utiliza el producto a la vez que se descarga. La palabra retransmisión se refiere a una corriente continua que fluye sin interrupción, y habitualmente a la difusión de audio o vídeo.

Este tipo de tecnología funciona mediante un búfer de datos que va almacenando el flujo de descarga en la estación del usuario para inmediatamente mostrarle el material descargado. Esto se contrapone al mecanismo de descarga de archivos, que requiere que el usuario descargue los archivos por completo para poder acceder al contenido.

La retransmisión requiere de una conexión por lo menos de igual ancho de banda que la tasa de transmisión del servicio. La retransmisión de vídeo por Internet se popularizó a fines de la década de 2000, cuando la contratación del suficiente ancho de banda para utilizar estos servicios en el hogar se hizo lo suficientemente barato.

Antecedentes[editar]

Antes de que la primera tecnología de retransmisión por Internet aparecieran en abril de 1995 con la publicación de RealAudio 1.0, la reproducción de contenido multimedia a través de Internet necesariamente implicaba tener que descargar completamente el archivo multimedia al equipo. Como los archivos de audio —y especialmente los de vídeo— tienden a ser enormes, su descarga y acceso como paquetes completos se vuelve una operación muy lenta.

Desde la década de los noventa Internet ha revolucionado las industrias culturales, “desestabilizando la dicotomía entre los medios de masas y la comunicación interpersonal” (Luders, 2008:683). Se puede decir que Internet se ha convertido en un medio que proporciona experiencias dentro de la vida cotidiana, tanto de consumo como de ocio, y que ha entrado en una fase de desarrollo y de madurez a lo largo de los últimos años con la ayuda de la tecnología.

Hace años, retransmitir un evento en vivo (retransmisión y radiodifusión) necesitaba de un equipo técnico, de varias personas que se ocupasen del transporte de los equipos, de las grabaciones, de la edición del contenido y del alquiler de un satélite (DSNG). Hoy en día, gracias al avance de la tecnología, retransmitir eventos ha resultado ser algo mucho más simple y económico gracias a equipos que no necesitan ser transportados por más de una persona y no necesitan ser retransmitidos a través de satélite gracias a tecnologías de comunicaciones móviles como 3G y 4G con tarjetas SIM integradas en las cámaras.

El nuevo usuario digital[editar]

El usuario genera una interacción más cercana y sencilla con la información a través de múltiples dispositivos electrónicos (teléfono inteligente, tableta, PC), los cuales están conectados a Internet de manera constante gracias al desarrollo de las tecnologías de la comunicación. De este modo un usuario ya no se limita a solo hacer uso de los datos, sino que puede acceder a ellos en cualquier momento y lugar.

(...)El nuevo usuario digital ha experimentado de igual forma una evolución hasta llegar al estado always on que se considera que es en la actualidad, una de las propiedades más sobresalientes del consumo de lo audiovisual en red(...)[1]

El acceso de los usuarios a contenidos a través de métodos como la retransmisión está causando un importante cambio en las formas de crear, distribuir y consumir, debido a su fácil difusión por las plataformas en línea que existen en la actualidad.

Esta dinámica en el mercado audiovisual ha provocado que los llamados servicios de transmisión libre[2] (over-the-top) y TV en cualquier parte (aquellos que dan la posibilidad de ver productos populares en computadoras, tabletas, videoconsolas, televisores conectados y otros dispositivos) se hayan convertido en una prioridad estratégica para las empresas de entretenimiento o cadenas de televisión abierta o cable.[3]

Ejemplos[editar]

Netflix, la empresa de retransmisión de películas, distribuye legalmente a través de la red: películas, documentales, cortometrajes, series, miniseries, películas para televisión y de videojuegos cedidos por productoras, televisiones y grupos empresariales.

Spotify, la empresa de retransmisión de música, distribuye legalmente a través de la red: álbumes, sencillos, EP, cedidos por contratos con discográficas, productoras y acuerdos.

Componentes[editar]

Para poder proporcionar un acceso claro, convincente, continuo y sin interrupciones ni cambios, la retransmisión se apoya en las siguientes tecnologías.

Códec, secuencia de bits, transporte y control[editar]

Los enlaces de retransmisión de audio desde la estación suelen ser http://, pnm://, .asx, .pls, m3u, m3u8, etcétera.[4]

Códecs[editar]

Un códec no es ni más ni menos que una serie de funciones algorítmicas necesarias para comprimir un archivo. A este proceso de compresión se le denomina codificación, y el proceso inverso se denomina decodificación. Son archivos residentes en la computadora que permiten a uno o varios programas descifrar o interpretar el contenido de un determinado tipo de archivo multimedia. Se suelen emplear MP3, Vorbis o AAC para el audio y H.264 o VP8 y en las nuevas cámaras de video están integradas con el codec H.265.

Secuencia de bits[editar]

Las emisiones de audio y vídeo en códecs se ensamblan en un contenedor de secuencia de bits como FLV, WebM, ASF, AVI o ISMA.

Transporte[editar]

La información se distribuye desde un servidor de retransmisión a un cliente utilizando un protocolo de transporte, como MMS o RTP.

Control[editar]

El cliente de streaming puede interactuar con el servidor de retransmisión utilizando un protocolo de control, como MMS o RTSP.

Protocolos ligeros[editar]

UDP y RTSP, los protocolos empleados por algunas tecnologías de retransmisión, hacen que las entregas de paquetes de datos desde el servidor a quien reproduce el archivo se hagan con una velocidad mucho mayor que la que se obtiene por TCP y HTTP. Esta eficiencia es alcanzada por una modalidad que favorece el flujo continuo de paquetes de datos. Cuando TCP y HTTP sufren un error de transmisión, siguen intentando transmitir los paquetes de datos perdidos hasta conseguir una confirmación de que la información llegó en su totalidad. Sin embargo, UDP continúa mandando los datos sin tomar en cuenta interrupciones, ya que en una aplicación[5] multimedia estas pérdidas son casi imperceptibles. Aunque UDP no haga un control de transmisión, la aplicación que use este protocolo para la retransmisión tendrá que ser la encargada de realizarlo para tomar decisiones sobre qué hacer ante un posible extravío de información.

Precarga[editar]

La entrega de datos desde el servidor a quien ve la página puede estar sujeta a demoras conocidas como retardo (lag en inglés), un fenómeno que se produce cuando los datos escasean debido a interrupciones en la conexión o sobrecarga en el ancho de banda , O bien, debido al Bit rate que es configurado desde la codifición de la señal; por tanto, los reproductores multimedia realizan una precarga o almacenan en un búfer, una cola de información en la que se guardan los datos que se van recibiendo para así disponer de una reserva de datos y evitar que la reproducción se detenga. Es similar a lo que ocurre en un reproductor de CD portátil, que evita los saltos bruscos y los silencios ocasionados por interrupciones en la lectura debido a vibraciones o traqueteos, almacenando los datos antes de que el usuario tenga acceso a ellos.

Red de acceso de contenido[editar]

Si un determinado contenido comienza a atraer una cantidad de usuarios mayor que su capacidad de ancho de banda, estos usuarios sufrirán cortes o retardos. Finalmente, se llega a un punto en que la calidad de la retransmisión es pésima. Ofreciendo soluciones, surgen empresas y organizaciones que se encargan de proveer ancho de banda exclusivamente para retransmisión, y de apoyar y desarrollar estos servicios.

Usos[editar]

Radio por Internet[editar]

La ventaja para la emisora de radio por Internet es que puede llegar a un gran público objetivo que, por diversos motivos (como el alcance territorial limitado de la señal radiofónica), desconocían una emisora de otro lugar. Cabe aclarar que no solo las emisoras de radio AM y FM retransmiten por Internet, ya que en los últimos años están creciendo exponencialmente las radios que transmiten exclusivamente por Internet.

Televisión por Internet[editar]

Desde finales de los 90, los intentos de crear una televisión por Internet habían fracasado, por el considerable ancho de banda requerido por la señal de vídeo; sin embargo, resurge el interés en este tipo de comunicación pública con el gran éxito de YouTube y la expansión del ADSL.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Savitz, Eric (2012): “Why Pay TV Services Have the Edge In TV Everywhere”, Forbes.[1]

Enlaces externos[editar]