Teatro Coliseo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires: sus inicios.[editar]

Fachada del viejo Teatro Coliseo, inaugurado en 1905 y demolido en 1938.

Como casi todos los teatros que no fueron proyectados y realizados “ex novo”, el Coliseo tiene una larga historia de transformaciones y de adaptaciones sucesivas.

El edificio tiene su más lejano antecedente – en la que en entonces era la Calle Charcas – a final del S. XIX, en el Columbia Skating Ring, una de las pistas de skating de la capital argentina de aquella época. La estructura se mantuvo hasta principio del siglo veinte, cuando se decidió construir un teatro para espectáculos circenses. Hacia 1905, cuando el payaso inglés de Brighton, Frank Brown, admirado por Domingo Faustino Sarmiento y Rubén Darío, logró que el banquero franco-argentino Charles Seguin encargase al arquitecto de origin aleman Carlos Nordmann, que edificara en el solar de la entonces calle Charcas 1125, un circo estable.

El Teatro Circo Coliseo Argentino, fue apreciado por su original y extraordinaria estructura en las mayores publicaciones de arquitectura de la época. Tenía una pista móvil para ejercicios acrobáticos que podía generar una pileta de 400 metros cúbicos, un subsuelo para el traslado de los animales del escenario a la Calle Santa Fe, un restaurante, y localidades para 2000 personas sentadas en los palcos y 500 paradas. Su acústica no sería la mejor para un teatro de ópera, pero las circunstancias y el auge del género lo derivaron pronto a esa actividad, transformándolo, a partir del año 1907 en el Teatro Coliseo, uno de los teatros líricos más importantes de la ciudad, en donde se alternaban operas y operetas, convirtiéndose en uno de los rivales del Teatro Colón.

Entrada del Nuevo Teatro. Foto Enrico Fantoni. Marcelo T. de Alvear 1125. Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

En 1907 se presentó la primera ópera: Tosca con Emma Carelli y Giovanni Zenatello. Luego siguieron Aída con Crestani, Cucini, Zenatello, Amato; Boheme con Carelli y Dani y también Condenación de Fausto y Ballo in Maschera.

Foto Enrico Fantoni
Nuevo Hall Central y Foyer. Año 2016. Foto Enrico Fantoni
Nuevo sistema de varas motorizadas del Teatro. Fotos Enrico Fantoni

El 27 de agosto de 1920 desde la terraza del Teatro Coliseo, el Dr. Telémaco Susini realizó la primera transmisión radiofónica de la historia musical argentina: la Opera “Parsifal”de R.Wagner, interpretada por la soprano argentina Sara César, en la ciudad de Buenos Aires. Este hito, fue considerado “el día mundial de la radio” por el Primer Congreso Mundial de Radio que se llevó a cabo en Buenos Aires en 1934.

En el año 1937, el Gobierno Italiano adquirió el edificio con el propósito de ubicar allí el Consulado General de Italia y  la Casa de Italia, concretando así las voluntades que dejaba a su muerte el Conde Felice Lora. Este insigne ciudadano italiano, llegado a la Argentina como humilde inmigrante a final del siglo XIX, que había construido su fortuna en el nuevo mundo y durante toda su vida se ocupó de obras filantrópicas .

En su testamento el Conde dejó una importante suma de dinero al Estado Italiano para que compre un terreno y edifique la Casa de Italia, un gran palacio que albergue el consulado de Italia, algunas asociaciones de fomentos y espacios para manifestaciones de la colectividad italiana’.

La obra para la construcción de la Casa de Italia y auditórium fue comisionada al arquitecto José Molinari, y comenzó en el año 1942. Se estableció la demolición completa del anterior edificio, del cual solamente se conservaron los cimientos y la construcción de un nuevo edificio de 9 pisos. En 1944 se establece el Consulado General de Italia.

A causa del las dificultades económicas producto de la posguerra, la obra llegó con muchas interrupciones, hasta al quinto piso. Fue recién en el año 1959, que gracias a nuevos aportes económicos del estado italiano y de algunas empresas italianas presentes en la Argentina, que se pudo finalizar la construcción del teatro.

En el año 1961 se inauguró el Teatro Coliseo con su estructura actual, obra del arquitecto Mario Bigongiari, en colaboración con los arquitectos e ingenieros Mauricio Mazzocchi, Luis Morea , Alberto Morea, y Federico Malvarez.

Nace la Fundación Cultural Coliseum[editar]

Entre el 1960 y el 1971 la gestión del teatro fue entregada por el Presidente de Italia a la Fundación Casa Italia, y en el 1971 a la Fundación Cultural Coliseum, quien todavía lo administra.

Desde su nueva apertura el Teatro Coliseo se ha establecido y consolidado como uno de los más importantes teatros de Buenos Aires, destinado a la realización de diversas actividades públicas como espectáculos dramáticos, musicales y humorísticos, entre otros. Sin embargo, su actividad central ha sido la música clásica y la ópera.

El ciclo Harmonia -creado por la Fundación Cultural Coliseum en 1987-, la Asociación Wagneriana, la Asociación Mozarteum Argentino, Festivales Musicales y hasta el mismo Teatro Colón, han recurrido habitualmente al Teatro Coliseo para desarrollar sus actividades musicales. En ese marco se han presentado músicos de fama mundial.

A fines de la década del 60′ la empresa discográfica independiente Mandioca organizó allí los primeros recitales bajo el nombre de “Beat Baires”, que se realizaba los domingos a la mañana, con la presentación de los grupos fundacionales del “rock nacional” como Almendra, Manal y Vox Dei. Allí el grupo Almendra estrenó el 22 de junio de 1969, el tema Muchacha ojos de papel, una de las canciones más destacadas de la historia de la música argentina.

Hasta 2004, y por más de 30 años, el Teatro Coliseo fue también la sala elegida para sus representaciones en Buenos Aires por el grupo musical humorístico Les Luthiers.

Motores de última generación. Foto Enrico Fantoni

Actividades del Teatro Coliseo[editar]

El Teatro Coliseo lleva adelante diversas actividades artísticas y culturales, desde espectáculos dramáticos, musicales y humorísticos, opera, ballet, rock y folclore.

Ciclo Nuova Harmonia. Foto Enrico Fantoni.

Desde el año 1987 cuenta con Nuova Harmonia, uno de los más importantes Ciclos de música clásica de Latinoamérica, desde donde ofrece alternadamente las mejores orquestas, ballets, solistas y actores de primerísimo nivel internacional, posicionándose en un lugar de privilegio en la región.

En la actualidad el ciclo Nuova Harmonia está conformado por un total de 10 fechas por año, de las cuales cerca de 7/8 son presentadas en el Teatro Coliseo, y entre 2/3 en el Teatro Colón.

A lo largo de sus 30 años de historia el ciclo cuenta con hitos memorables. El 1º ciclo contó con la prestigiosa Orquesta Filarmónica Della Scala di Milano, con Gianandrea Gavazzeni y Gar Bertine como Directores. Y Vittorio Gassman en teatro acompañado por Francesca D´Aloja y Alessandro Gassman en “Poesía La Vida”, solo para mencionar algunos de sus destacados conciertos.

Así mismo, se distingue en la 5º Temporada en el año 1991, con la Royal Philarmonic Orchestra con Vladimir Ashkenazy, siendo ésta la primera orquesta que visitó Argentina luego de terminado el conflicto con el Reino Unido por las Islas Malvinas.

Otro hito importante fue en el año 2010 – Temporada 24º - en donde tocó la Orquesta Filarmónica de Munich con Zubin Mehta como Director.1

La Asociación Mozarteum Argentino ha recurrido habitualmente al Teatro Coliseo para desarrollar sus actividades musicales. En ocasiones ha reemplazado la tarea del Teatro Colón, cuando éste se hallaba cerrado o no disponible.

En ese marco se han presentado músicos de fama mundial como el violinista Yehudi Menuhin, los cantantes de ópera Victoria de los Ángeles, Regine Crespin, Martina Arroyo, el trío Beaux Arts, etc.

En 1996 Tears for Fears realizó su segunda visita al país para presentar su disco Raoul and the Kings of Spain.

El Teatro Coliseo ha recibido a Sui Generis, y en el también Serú Girán grabó el disco doble en vivo Yo no quiero volverme tan loco.

Características del Teatro[editar]

Platea y escenario del Teatro Coliseo. Foto Enrico Fantoni

La capacidad del teatro es para 1749 espectadores así divididos:

Platea: 937

Superpullman: 326

Primer Pullman: 279

Segundo Pullman: 207

El Teatro cuenta con la disponibilidad de un ascensor para ir desde la planta baja al Segundo Pullman.

Hall y Foyers[editar]

El Teatro cuenta con un amplio hall de ingreso con dos boleterías (una para invitados) con acceso a la platea.

Foyer del 1º Piso del Teatro Coliseo. Foto Enrico Fantoni.

Por escaleras se accede al foyer y a una mezanina que son los accesos para ir a las galerías, y a su vez son utilizados como espacios aptos para muestras de arte, mini conciertos, cocktails, recepciones y eventos empresariales.

Foso de Orquesta[editar]

El Teatro cuenta con dos fosos, uno para 30 – 40 músicos y otro para alrededor de 100 músicos, totalmente equipados para ofrecer la iluminación necesaria para los atriles de la orquesta.

Escenario[editar]

El teatro cuenta con un amplio escenario versátil para diferentes tipos de producciones e instalaciones.

El escenario del Teatro posee 11.00 m de profundidad por 19.50 de ancho.

El portal de la casa tiene 17.00m de ancho por 9.50m de altura.

Posee una capilla de 4.00m por 9.00m que conecta con el sector de bodega, al cual se accede desde el exterior por sendos accesos laterales de 3.50m de ancho que conectan con la calle Marcelo T. de Alvear.

El sistema de parrilla y puentes está constituido por una estructura metálica totalmente nueva de 65 toneladas, la cual consiste en dos niveles de puentes de maniobra, un tercer nivel de pasarela técnica; la parrilla inferior que cubre toda la superficie del escenario, y la parrilla superior que contiene el sistema de perfiles de anclaje de poleas para los 5 canales de tiro y auxiliares.

La altura de escenario a la parrilla es de 23.50m.

Sobre la capilla posee una parrilla auxiliar transitable de 3.50m de profundidad por 9.00m de ancho con 7 canales de tiro que permite el colgado de sistemas de iluminación o decorados.

La altura útil de despeje del piso de escenario a  la parrilla de capilla es de 11.50m.

Remodelación y puesta en valor del Teatro Coliseo 2012 - 2016[editar]

El proyecto de restauración y puesta en valor del edifico Coliseo fue posible gracias al aporte que realiza el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de los beneficios que otorga la Ley de Mecenazgo.

Nuevos Camarines del Teatro Coliseo.

Las obras incluyeron la remodelación, modernización y equipamiento de toda su caja escénica, así como de hall y foyers, baños para público, marquesina, camarines y salas de ensayo.

El proyecto de restauración edilicia es parte de un proceso de renovación y relanzamiento integral del Teatro en todos los aspectos de su gestión.

La renovada caja escénica del teatro cuenta con un nuevo sistema de suspensión de varas motorizadas automatizadas, el cual constituye el más completo y moderno existente en el país, y que cumple con las más estrictas normas internacionales de uso teatral. El proyecto también incluye un nuevo piso de escenario; cámara acústica y sistemas complementarios con tecnología de punta, que serán ejecutados en las próximas etapas.

En cuanto a marquesina, hall y foyers, el objetivo fue recuperar las características arquitectónicas original pre existentes, del edificio inaugurado en 1961, sobrio, despojado, ausente de ornamentaciones, de líneas y formas simples y estructura simétrica, utilizando materiales austeros como el hormigón, el revestimiento granítico en escaleras, venecitas y madera.

Detalles de la puesta en valor. Grifo de época. Foto Enrico Fantoni.

La restauración del Coliseo se ha planificado en etapas ejecutables durante los recesos, sin interrumpir el normal funcionamiento de las temporadas del Teatro.

La puesta en valor del edificio le permitirá al tradicional Teatro Coliseo montar obras de mayor envergadura y primerísimo nivel nacional e internacional.

Nuevos baños. Fotos Enrico Fantoni

Las obras fueron encomendadas a los mejores estudios de arquitectura de la Argentina y del exterior.

El Arq. Alfio Sambataro, autor también de las obras llevadas a cabo en el Teatro Colón de Buenos Aires, entre tantas otras, diseñó la nueva caja escénica, los camarines, y las salas de ensayo.

En tanto, el Arq. Giuseppe Caruso, autor de la Fundación Proa y el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires, tuvo a su cargo el diseño de la Marquesina, Hall y Foyers.

Sobre otros teatros de la Ciudad de Buenos Aires[editar]

El Teatro Coliseo de la Merced[editar]

El primer Teatro Coliseo, o Viejo Teatro Coliseo fue inaugurado en 1804, aún en tiempos de la colonia española y fue la única sala de espectáculos de la ciudad hasta 1838. Estaba ubicado frente a la Iglesia de la Merced, en el cruce de las actuales calles Reconquista y Perón, a dos cuadras de la Plaza de Mayo.[1]

El teatro fue construido por el cafetero Ramón Aignase y el cómico José Speciali, a raíz de un permiso que los autorizaba a crear el “Coliseo Provisional de Buenos Aires”. Como director de la orquesta fue designado el músico español Blas Parera, luego autor de la música del Himno Nacional Argentino. La primera representación le correspondió a la Compañía Cómica de Luis Ambrosio Morante.[1]

Dos años después de la Revolución de Mayo que dio inicio al proceso de independencia, el 24 de mayo de 1812, Morante presentó la pieza teatral de su autoría "El 25 de mayo", en homenaje a la revolución. La obra terminaba con un himno coreado por los actores, al que Blas Parera le había compuesto la música. Uno de los espectadores, el porteño Vicente López y Planes, se sintió inspirado por la representación y esa misma noche escribió la primera estrofa de una letra que reemplazara la de Morante, dando origen al Himno Nacional Argentino.

En 1821 se estrenó el drama en verso Túpac Amaru, de Luis Ambrosio Morante. También allí se realizó en 1825 la primera interpretación de una ópera completa en la Argentina, correspondiéndole al El Barbero de Sevilla de Gioacchino Rossini[2]

El Teatro Coliseo tuvo como figuras máximas de su elenco dramático, a Trinidad Guevara (1798-1873), considerada como la primera actriz argentina, y la del actor Juan José Casacuberta (1789-1849).

Entre los hechos históricos destacados relacionados con el viejo Teatro Coliseo, se encuentra el momento en que el Virrey de Sobremonte recibió el parte de Santiago Liniers informándole de la Primera Invasión Inglesa, en la noche del 24 de mayo de 1806, mientras presenciaba "El sí de las niñas", la conocida comedia de Moratín.

En 1834, el teatro fue reconstruido y rebautizado con el nombre de Coliseo Argentino o Teatro Argentino.[3]

El Teatro Argentino[editar]

El Teatro Argentino fue construido por José Olaguer Feliú sobre el terreno que era propiedad de un señor Almagro. En su frente no llevaba ornamento alguno y sólo daba a la calle un portón de pino. En el interior, las decoraciones eran pobres y fueron pintadas en su mayor parte por Mariano Pizarro, artesano argentino y maquinista del teatro. El alumbrado se hizo por mucho tiempo por medio de velas de cebo y, luego, por medio de aceite. Sobre las tablas o proscenio en el centro y parte anterior, aparecía la boca del apuntador. Al frente del proscenio se leía un cartel: “La comedia es espejo de la vida”.

La platea contenía aproximadamente 250 asientos; unos bancos largos, muy estrechos divididos por brazos, formaban las lunetas, cubiertos con un pequeño cojín forrado de pana. La entrada general valía diez centavos y las lunetas quince; costando algo menos cuando se tomaba por temporada, que era de aproximadamente diez funciones.

El contorno de la platea en forma de herradura, estaba formado por 20 o 25 palcos bajos, que costaban un peso y otros tantos altos, de tres pesos por función. En cada uno, cabían aproximadamente seis asientos, pero el público tenía que llevar sillas desde su casa o alquilarlas a la empresa teatral.

Frente al proscenio y en el centro de la herradura, en la hilera de palcos altos, se hallaba el palco del Gobierno, de dobles dimensiones que los demás, decorado con cenefas de seda celeste y blanco, o de color punzó, en la época de Rosas. Los palcos, durante muchos años, no tenían puertas y cuando las tuvieron, casi nadie las usaba.

La cazuela, vulgarmente llamada gallinero, estaba colocada sobre los palcos altos y era ocupada sólo por espectadores de sexo femenino.

La orquesta del teatro contaba con 26 o 28 integrantes, no siempre se trataba de músicos profesionales.

En el año 1873, Melchor Rams, compró la propiedad donde funcionaba el primer Teatro Coliseo, demolió las instalaciones y edificó allí un pasaje al que, como recuerdo, dio el nombre de Pasaje del Teatro Argentino[4]

Otras salas[editar]

En el curso del siglo XIX, se abrieron nuevas salas en Buenos Aires dedicadas tanto a la música como a la representación dramática, como el Teatro de la Victoria (1838), el Teatro del Buen Orden (1844), el Antiguo Teatro Colón (1857), el Teatro de la Ópera (1872) y el Teatro Politeama (1879). En la segunda mitad del siglo, se abrieron también salas especialmente dedicadas al teatro, como el Teatro del Porvenir (1856); el Alcázar Lírico (1856); el Teatro de la Alegría (1870), dedicado a la zarzuela; el Variedades (1872), luego llamado Edén Argentino; el Teatro Onrubia (1886), luego Teatro Victoria; el Teatro de la Comedia (1891); el Teatro de la Zarzuela (1892), luego Teatro Argentino; el Teatro Rivadavia (1893), luego Liceo; el Teatro Olimpo (1894). Por su parte, en 1829 se inauguró un anfiteatro al aire libre llamado Parque Argentino, cerca de la actual Plaza Lavalle.[1]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Carey, Bernardo (2006), A propósito de la primera “bisagra” del teatro argentino: “Autores de dramas gauchescos, sainetes y revistas – Siglo XIX”, Teatro del Pueblo, SOMI.
  2. Gesualdo (1961), Historia de la Música Argentina, Buenos Aires: Beta.
  3. Memoria del Teatro Colón, Revista 40, Teatro Colón.
  4. Wilde, José Antonio,Buenos Aires desde 70 años atrás, Serie del Siglo y Medio, vol. 2, Editorial Universitaria de Buenos Aires, Bs. As., 1961.

Enlaces externos[editar]

34°35′48″S 58°23′00″O / -34.596708, -58.383271