Mainstream

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Mainstream o corriente/tendencia mayoritaria[1]​ (la traducción varía según el contexto, pudiéndose usar mayoritario, principal o dominante, entre otros) es un término que se utiliza para designar los pensamientos, gustos o preferencias predominantes en un momento determinado en una sociedad. Adquiere relevancia a través de los estudios mediáticos actuales al reflejar los efectos de los medios de comunicación de masas del siglo XX sobre la sociedad contemporánea.

Se emplea al hablar de arte (música y literatura principalmente), designando los trabajos que cuentan con grandes medios para su producción y comercialización y que llegan con gran facilidad al público en general.

Un buen ejemplo de corriente principal podría ser la cultura formada en torno a la música pop, producida principalmente para su comercialización y en muchos casos con el objetivo de obtener la mayor cantidad de ventas y beneficios económicos, y no como mera expresión artística. El foco de la creación artística sobre lo considerado mayoritario provoca una gran pérdida de cultura, esfuerzo y calidad artística.

Puede usarse, por lo tanto, con un matiz peyorativo para caracterizar obras de carácter excesivamente comercial y poco innovadoras o artísticas. También puede emplearse con un tono neutro para designar las obras pertenecientes a artistas consagrados o corrientes artísticas consolidadas, aceptadas y consumidas masivamente por el gran público.

El término mainstream está estrechamente vinculado con las subculturas urbanas underground, hipster y otros grupos de personas que se consideran alejados de esta corriente principal (dentro del fenómeno conocido como contracultura).

Ambigüedad y controversia[editar]

Aunque es frecuente referirse a la contracultura y a la cultura de masas, estos términos se prestan a cierta controversia, ya que no hay un límite bien definido entre la corriente principal y la alternativa. De hecho, muchas veces la propia contracultura acaba popularizándose y formando parte de la cultura popular.

Por ejemplo, aunque fenómenos tales como el movimiento hippie, la movida madrileña o el movimiento punk nacieron de forma independiente como una oposición a determinados valores de la cultura dominante, muchas de sus manifestaciones acabaron fundiéndose con la cultura principal, debido a su aceptación. De esta manera, las manifestaciones culturales de la corriente alternativa dejan de serlo cuando su éxito hace que se incorpore a la cultura de masas.

Además, algunas críticas a esta división entre cultura y contracultura consideran que esta última se desarrolla a través de la negación de la primera, de manera que sólo existe una corriente principal (la cultura, en sentido amplio), y tanto las manifestaciones de la cultura dominante como las de la contracultura formarían parte de la dialéctica entre tradición y cambio.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «mainstream, alternativas». Consultado el 14 de junio de 2017.