Ey!

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ey!
Álbum de Fito Páez
Publicación 1988
Grabación Mayo - Junio de 1988
Estudios Panda (Argentina)
Electric Lady (EE. UU.)
Estudios EGREM (Cuba)
Género(s) Rock
Duración 37:59
Discográfica EMI Music
Productor(es) Fito Páez
Calificaciones profesionales

No disponible

Cronología de Fito Páez

Ciudad de pobres corazones

Ey!

Tercer mundo
Sencillos de Ey!
  1. "Polaroid De Locura Ordinaria"
  2. "Solo Los Chicos"
  3. "Dame Un Talismán"
  4. "Por Siete Vidas (Cacería)"
  5. "Lejos en Berlín"
  6. "Tatuaje falso"

Ey! es el quinto álbum del músico argentino Fito Páez, editado en 1988. En un principio iba a llevar el título Napoleón y su tremendamente emperatriz (fragmento del tema Tatuaje falso), pero al no agradarle este a la discográfica por su extensión, se decidió el título Ey! a modo de protesta por la restricción de la empresa. Este disco marcó el final de su primer contrato con EMI Music.

Historia[editar]

El disco es arreglado, producido y compuesto por Fito Páez con nueva banda y muchos músicos invitados. Daniel Colombres asume la batería, Guillermo Vadalá el bajo y además de Fabián Gallardo se incorpora a Ulises Butrón y Ricardo Mollo en las guitarras eléctricas; en la sección de vientos participa el grupo de música latina Afrocuba (que en ese momento acompañaba a Silvio Rodríguez). El álbum fue grabado entre Buenos Aires, Nueva York y La Habana y en la producción de estudio vuelve aparecer Tweety González.

Ey! representa el fin de una la trilogía de álbumes que comienza con Giros, un trabajo de romántica lucidez, pasando por Ciudad de pobres corazones, catalogado como un paseo por el infierno que lleva a Fito a su expresión musical más salvaje. Había cierta expectativa por conocer el nuevo material del cantante y Páez logra cerrar su primer ciclo, de forma imaginativa: desecha las tendencias de los discos anteriores y presenta un álbum novedoso, con letras llenas de realismo cinematográfico. La producción musical explora sonidos y crea un estilo que no puede ser encasillado en ningún género musical conocido.

Lejos de repetir formulas, Fito se reinventa, abordando las canciones en una forma tan original como inesperada. Quizás, estas sean las razones, del poco éxito comercial del álbum: quienes esperaban un trabajo similar a alguno de los dos anteriores, pudieron haberse sentirse decepcionados.

Es un disco de contrastes entre temas que van desde una construcción musical bastante simple: “Solo los chicos” y “La ciudad de los pibes sin calma” a temas con un alto nivel de elaboración: “Por siete vidas (Cacería)”. Posee canciones rockeras: “Lejos en Berlín" y ritmos de tango: “Tatuaje en falso”.

El álbum alcanza su nivel más comercial en canciones tan pegadizas como “Polaroid en locura ordinaria” y “Dame un talismán”. Detrás de una aparente ligereza se esconde un trabajo musical interesante. En la primera de ellas hay una armonía y un contrapunteo muy singular entre el piano de Fito y las guitarras eléctricas. El cambio de tesitura que se produce en la mitad de la canción, apoyada en una letra basada en un cuento de Charles Bukowski, hace de esta canción una de las favoritas de los seguidores del músico.

"Bajó por el callejón/en donde estaba él/después vomitó ese ron/manchando la pared/ su vida no era más su vida/pero eso estaba okey. Sus tetas y sus dos hermanas/tomaban un café/me acuerdo de la mañana/que me mostró su piel/estábamos en un bar/y se cortó la cara/vibraba como en un nirvana/luego se hecho a correr.
Pasábamos todo el día/tirados en la cama/el tiempo maldita daga/lamiéndonos los pies/brillaba era una perla/y nunca hacía nada/después dijo que me amaba/y se hundió la Gillete/ Sangró, sangró, sangró, /y se reía como loca/no he visto luz/ni fuerza viva tan poderosa/de todas ellas/ella fue mi frase más hermosa/todo su cuerpo con espinas/y a mí me siguen las moscas".

“En Dame un talismán” destacan los riff de guitarras y un bajo luminoso donde Guillermo Vadalá muestra su talento; al final del tema se produce un solo de guitarra que cierra el tema en "decrecendo". La canción hace referencia a Spinetta y Charly: “A Luis le está yendo bien/a Carlitos se lo ve mejor”. También habla de la convivencia y el desamor: “Cuando el mundo arrasa con todo en tu corazón/hay ciertas cosas que ya no están”. “La verdad que no se qué pasa/yo solo quiero que lo hagamos bien/y llevarme muy lejos de casa".

“Canción de amor mientras tanto” es otro tema bastante elaborado con una letra densa, que por momentos hace recordar su disco anterior, ya que expresa desesperanza e imágenes fuertes: “En medio de toda la gente yo voy a volarme la frente/Hoy voy a salir a la calle y voy a incendiar tus ciudades/En Baires, en Londres o en Rusia todo es una pelea sucia”. Igualmente hace referencia a Luca Prodan, líder de la banda “Sumo” quien llevó una vida de excesos y que muere en diciembre de 1987: “Y Luca ya se dio por muerto por asco y por aburrimiento”. Musicalmente es una canción que transmite un dramatismo fantástico con un contrapunteo entre varias guitarras y el bajo que conforman un sonido adictivo. El mismo Fito comentó sobre esta canción:

"Es una canción que es una foto, una foto de que por Buenos Aires pasó algo muy intenso. Tardé como diez días en hacer la letra, porque las cosas que dice son muy textuales, muy reales. Por ejemplo, donde dice “Y Dany solo cree en Cristo, por el quemó a sus cuatro hijos" es real. A un matrimonio en Bariloche, de una secta protestante o no sé qué mierda, les dijeron que sus hijos estaban poseídos por el demonio y entonces encerraron a los cuatro chicos, una noche en la casa, cuando dormían, tiraron querosén y los quemaron y se fueron. Después los agarraron. Después hay como una mini apología a los presos políticos: "Y Mary no puede zafarse, quedo encerrada en una cárcel", y personajes que inventé, como Santiago Cruz, el adivino, que no existe pero me piden la dirección, y yo les digo: andá a Lavalle 730, séptimo piso”.

El disco cierra con dos temas novedosos tanto a nivel de texto como de música, que se apartan de todo lo anteriormente hecho por el rosarino: Alacrán (Resaca) y Por siete vidas (Cacería). El primero posee una letra potente, casi surrealista, y transmite la sensación de que se están observando imágenes cinematográficas de una noche de desenfreno y libertinaje. La alusión al tema gay es constante: "Habíamos bebido la noche sin parar/estaban casi todos/en el medio de aquel bar/no se por qué querían/seguirla en un hotel/había tres o cuatro/disfrazados de mujer. Un tipo me seguía/en una fiesta gay/trataban solo un tema/como es la primera vez/no tuve más remedio/que ponerme a beber/después salí corriendo/y en un bar me emborraché".

Es posible que la letra de esta canción haya estado influenciada por Fernado Noy, un poeta gay argentino quien escribió algunas letras para Fabiana Cantilo y tiene una producción literaria importante. En relación a Noy Fito comentó:

"No conozco a nadie con ese resplandor verbal, yo lo escuchaba muy atentamente con respeto y casi diría que con veneración. No era como leer a Oscar Wilde, era estar con Wilde. Estuvo a mi lado durante todo el proceso de Ey!, y fue muy importante.

El disco cierra con la canción más latina de la discografía de Fito: Por siete vidas (Cacería). Grabada en La Habana con el apoyo de músicos de Cuba y una percusión muy emparentada a los ritmos caribeños, este tema recoge las influencias de la música que se estaba haciendo en Cuba para la época. La letra toca temas tabú y esotéricos, relacionados con reencarnaciónes, "cielos bajo AIDS" y chicos que se prostituyen en la ciudad "Buscando sueños de amor".

Este disco marca el fin de una etapa, ya que la siguiente producción de Páez, Tercer mundo, sería publicado por Warner Music. Otro dato poco conocido de este disco es que está dedicado "Con todo amor para Fabi". En la edición del CD se eliminó esta información, que figura en las ediciones originales del LP en vinilo y cassette.

Lista de canciones[editar]

  1. Lejos en Berlín (3:37)
  2. Sólo los Chicos (4:34)
  3. Tatuaje Falso (4:58)
  4. La Ciudad de los Pibes Sin Calma (3:43)
  5. Polaroid de Locura Ordinaria (3:29)
  6. Canción de Amor Mientras Tanto (5:10)
  7. Dame Un Talismán (3:08)
  8. Alacrán (Resaca) (5:02)
  9. Por Siete Vidas (Cacería) (4:18)

Curiosidades[editar]

Músicos[editar]

Músicos invitados[editar]

  • Fabiana Cantilo: (Voz en "Lejos en berlín" y "Tatuaje falso")
  • Edilio Montero: (Trompeta lead y dirección de Brasses en "Solo los chicos" y "Por siete vidas")
  • Roberto García: (Trompeta en "Solo los chicos" y "Por siete vidas")
  • Marcelo Capazzo: (bajo en "Polaroid")
  • Lapo Gessaghi: (guitarra eléctrica en "Talisman")
  • Diego Arnedo: (bajo en "Alacran")
  • Carlos El Negro García Lopez: (guitarra eléctrica en "Alacran")
  • Ricardo Mollo: (Guitarra eléctrica en "Lejos en berlín","Tatuaje falso" y "Alacran")
  • Fabián Llonch: (Bajos en "Lejos en berlín" y "Canción de amor mientras tanto")
  • Fernando Acosta: (Saxo tenor en "Solo los chicos" y "Por siete vidas")
  • Amadi Bayard: (Saxo alto en "Solo los chicos" y "Por siete vidas")

Datos técnicos[editar]

  • Técnicos de grabación: Mario Breuer, Julio Presas y Mariano Lopez.
  • Técnico de Mezcla: Mariano López
  • Producción de Estudio: Fito Páez y Tweety González.
  • Producción ejecutiva: Fernando Moya y Oscar López.
  • Asistentes: Flavio Ravina, Martín Moutcer, Ken Steiger, Bridget Daly, John Magnuson.
  • Coordinación de estudios: Fabian Cuoto y Hugo Casas Montaje: Alejandro Avalis y Lucho Garutti.
  • Tapa: Eduardo Marti y Sergio P. Fernandez
  • Demos grabados en La Mar Records.
  • Disco grabado en Estudios Panda (Argentina), Electric Lady (EE. UU.), y Estudios EGREM (Cuba) entre mayo y junio de 1988.

Enlaces externos[editar]