Gastronomía de Costa Rica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Queso Turrialba de Costa Rica.

La Gastronomía de Costa Rica reúne las costumbres y usos culinarios de los habitantes de Costa Rica. Es producto del mestizaje que nunca termina, herencia de sus antepasados indígenas, españoles y africanos. Luego intervenida por elementos europeos y asiáticos.

Ingredientes Autóctonos[editar]

- Maíz - Frijoles - Papa - Yuca - Ayote - Tomate - Chayote - Aguacate - Pejibaye - Palmito - Chile Dulce - Chile Picante - Achiote - Maní - Vainilla - Cacao - Guayaba - Jocotes - Miel de Meliponini - Peces del Golfo de Nicoya - Camarones del Golfo de Nicoya - Moluscos del Golfo de Nicoya

Ingredientes Aclimatados[editar]

- Arroz - Trigo - Café - Caña de azúcar - Res - Cerdo - Gallina - Leche - Huevos - Banano - Plátano - Naranjas - Limones - Cebolla - Ajo - Orégano - Culantro - Apio - Menta - Hierbabuena - Jengibre - Canela - Clavo de Olor - Cerveza - Pavo - Piña

Historia[editar]

Las papas de Cartago son autóctonas de América.

Los principales aportes de la gastronomía indígena son los tamales, las tortillas, el maíz, los frijoles, las papas, las yucas, los ayotes, y otros tipos de tubérculo.[1]

Cuando llegaron los españoles, los cabecares, chorotegas, huetares y otras culturas autóctonas, nunca habían visto una vaca o un caballo. El ganado vacuno, las Gallinas de Castilla y el trigo fueron introducidos por los conquistadores.

Rápidamente los españoles se acostumbraron a comer bizcochos de maíz, tortillas y tamales. Empezaron a producir carne de vaca, grasa de res, cacao y caña de azúcar para exportar en el Período Colonial. Los indígenas se habituaron a criar gallinas, comer huevos, criar ganado y consumir leche, natilla y mantequilla de origen español. Entre indígenas y españoles desarrollaron quesos mestizos, como el queso Turrialba y el queso palmito.[2]

En el Período Colonial empezó la producción de cacao en Costa Rica, de manera que existe una tradición del Chocolate desde el Siglo XVIII. Esto se vio aunado por la cría de ganado lechero en las montañas del país, principalmente para la producción de leche, mantequilla, natilla, queso y crema. Además de la producción de caña de azúcar y vainilla.

Un ejemplo del mestizaje es la Empanada de Chiverre, pues mezcla el trigo español, con la Cucurbita ficifolia de origen indígena, y la caña de azúcar de África y Medio Oriente. Otro caso sería el tamal indígena con carne de cerdo europeo y arroz asiático.[3]

En 1755 el gobierno español estableció el Monopolio del Aguardiente en Costa Rica para proveer de alcohol a la Capitanía General de Guatemala. Así empezó la industria de los licores en este país. Posteriormente en 1850, el presidente Juan Rafael Mora Porras estableció la Fábrica Nacional de Licores y en 1856 inauguró el edificio histórico que aún se conserva. Allí se producía Guaro, Ron, Ginebra, Crema de Anís, Crema de Menta y Crema de Naranja.

El café se empezó a producir a inicios del Siglo XIX, hasta consolidarse en la Década de 1840. Este producto de exportación enlazó a Costa Rica con el mercado mundial, de manera comenzaron a llegar extranjeros con productos de afuera.

Por supuesto, el café consolidó la Oligarquía Cafetalera y la privatización de la tierra. Comenzaron a surgir grandes cantidades de campesinos jornaleros que no comían aquellos delicatessen europeos, sino que vivían de frijoles, maíz, guineos, arroz y otros.

Con la construcción del Ferrocarril al Atlántico y la consolidación del Enclave Bananero en la costa del Mar Caribe, comenzaron a llegar inmigrantes jamaiquinos, chinos, italianos, españoles y alemanes.

Hay una larga historia de Costa Rica y los embutidos españoles, como el chorizo, salchichón, morcilla, y jamón. Luego llegó de Italia la mortadela, de Alemania la Salchicha de Frankfurt, y de Francia el paté.

Los primeros hoteles con restaurantes para extranjeros se abrieron a finales del Siglo XIX e inicios del Siglo XX. El Servicio Americano y el Servicio Ruso para la cocina europea se consolidaron con el Gran Hotel Costa Rica y el Hotel del Rey.[4]

Actualmente hay una gran competencia en Costa Rica por producir el mejor Café gourmet del mundo.

El cine llegó a Costa Rica en 1897, pero fue a partir de 1910 que se inició la transformación de la sociedad de esa época. Se abrieron cafeterías, sodas, restaurantes y heladerías.[5] Aunque en Costa Rica ya se consumían helados de sorbetera (Quesos helados). No obstante, con la influencia estadounidense van a llegar productos industrializados.

La Salsa Lizano es una mezcla líquida de especias y vegetales de Costa Rica. Es semejante a la Salsa Worcestershire, pero con ingredientes criollos y en proporciones al gusto costarricense. Es de color café, con un sabor entre ácido y dulce, y con un fuerte olor a especias. Fue desarrollada por la familia Lizano de Alajuela, y establecida en 1920, en la fábrica del barrio El Carmen en esa ciudad.

Posteriormente, en la Década de 1960 se abrieron los primeros supermercados en el Valle Central, trayendo productos importados y una gran variedad de ingredientes.

La influencia de la Globalización en la alimentación de Costa Rica es muy visible en el consumo productos de origen extranjero como el espagueti de Italia o la hamburguesa de Estados Unidos. Curiosamente, cuando la cadena de comida rápida estadounidense, McDonald's empezó un experimento para probar sí era viable tener éxito en otros países, el primer intento fue en Costa Rica, abriendo el primer restaurante de América Latina en 1970.

Sin embargo, los costarricenses siguen produciendo nuevas recetas, como es el caso del hoy popular chifrijo, el cual es una combinación de chicharrón de cerdo con frijoles, arroz, yuca, tomate y limón.

Gastronomía del Valle Central[editar]

Los ingredientes más habituales de esta cocina son el arroz y los frijoles que aparecen frecuentemente mezclados con diversos platos de verduras y carne.

Por otro lado, los costarricenses comen mucho huevo de gallina, preparado de diferentes maneras, ya sea frito, revuelto, en torta o con arroz. De hecho, los ticos se burlan de sí mismos llamándose "comehuevos".

Algunos ejemplos de platos típicos son: casado, gallo pinto, arroz con pollo, arroz con mariscos, olla de carne, sopa negra de frijoles, tamales, sopa de albóndigas, tortilla de maíz, natilla, queso palmito, queso Turrialba, patacones, pejibayes, etc.

En Costa Rica al Baguette se le conoce popularmente como melcochón.

Uno de los platos más representativos es el gallo pinto (conocido en algunas áreas del sur de Costa Rica como burra). Es un desayuno que contiene arroz, frijoles, cebolla, chile dulce, culantro y Salsa Lizano; el cual queda todavía mucho más sabroso si se prepara con arroz cocinado el día anterior. Puede acompañarse con huevos, salchichas, salchichón, queso, natilla, tortilla de maíz, melcochón, mantequilla], y café con azúcar.

El casado es un almuerzo tradicional en la cocina de Costa Rica. Consiste de arroz blanco acompañado con frijoles, ensalada, plátano maduro frito, en algunos casos picadillos o vegetales hervidos o al vapor y alguna carne ya sea res, cerdo o pollo o un buen trozo de queso para personas vegetarianas o bien con algún substituto de la carne en el caso de personas que llevan una dieta vegana, aunque este útimo es mucho más difícil de encontrar en sodas y restaurantes.

La olla de carne es un cocido tradicional costarricense, basado en el guiso español de la Edad Media conocido como olla podrida (olla poderida, o poderosa por sus ingredientes), pero fue adaptado a los recursos locales, como el sancocho de Colombia. Consta de un caldo con carne de res en trozos pequeños a medianos y abundantes verduras, como papa, yuca, chayote, elote, ayote, zanahoria, cebolla, culantro, apio, ñampi, tiquizque, tacaco y otros.[6]

Los costarricenses preparan y comen empanadas de manera cotidiana. Hay de dos tipos: hechas con maíz o con harina de trigo. Las de maíz se hacen fritas, con relleno de queso, de frijoles, de pollo o de papa. Las de trigo suelen ser dulces y horneadas, como la empanaditas de chiverre o las de piña. En algunos restaurantes venden empanadas arregladas, las cuales se abren y tienen relleno de carne, repollo, mayonesa, kétchup y Salsa Lizano.

Una de las especialidades de la cocina costarricense son las ensaladas. La más típica es la de repollo, con tomate, culantro, limón y sal. Es muy común la de lechuga, con palmito, tomate, vinagre y aceite. Otra favorita es la de caracolitos (pasta) con atún y mayonesa.

También son costumbre los picadillos con papa, ayote, yuca, chayote, arracache (Arracacia xanthorrhiza), vainicas (Legumbre), flor de itabo (Yucca elephantipes), chicasquil y otras verduras con carne o sin ella.

Desde hace mucho tiempo los ticos suelen preparar diferentes tipos de pastas. Los favoritos son el espagueti, los macarrones, los fideos chinos, los caracolitos, los canelones y la lasaña.

En Costa Rica son muy populares las ferias del agricultor, que son mercados con toldos al aire libre donde se pueden comprar gran variedad de frutas, hortalizas, legumbres y vegetales frescos y traídos desde todos los rincones del país con los cuales se elaboran gran cantidad de platillos como los antes mencionados. Estas son más frecuentes durante los fines de semana.

Los ticos también adoran toda clase de comida rápida y en los barrios y pueblos de Costa Rica nunca faltan restaurantes o locales donde se venden pollo frito, pollo asado, patatas fritas, hamburguesas, perritos calientes y pizzas.

La gastronomía china es muy apreciada por el costarricense, destacándose especialmente el chop suey, el arroz cantonés y los tacos chinos. Mención especial merece el arroz cantonés, platillo que surge del contacto de los primeros inmigrantes chinos provenientes de Cantón, llegados a Costa Rica en 1855, y de los que descienden muchos sinocostarricenses, de los cuales hoy en día hay una importante población en Costa Rica. Este plato es una variante del arroz tradicional chino cocinado al vapor, modificado para convertirlo en un arroz frito al que se le agrega huevo, lechón, pollo, jamón, camarón y verduras, además de especias como el cebollín, apio, frijoles nacidos y chile dulce, para finalmente mezclarlo con salsa de soya o salsa china. Platillos como el arroz cantónes y el chop suey se han hecho tan populares que se preparan incluso en forma casera por familias costarricenses no chinas. La abundancia de restaurantes de comida china en el país permite, además, que el costarricense pueda degustar platillos más apegados a la gastronomía china tradicional como los que se pueden encontrar especialmente en buffets.

En las fiestas de cumpleaños se suele comer arroz con pollo acompañado por frijoles molidos y alguna ensalada, como la Ensalada rusa o la ensalada de lechuga, tomate, aguacate, culantro y palmito.

Una de las actividades favoritas de los costarricenses es hacer parrilladas al aire libre con sus familias, compañeros de trabajo y/o estudio y amigos. En estas se cocinan bistec, pollo, salchichón, chorizo, elote y plátano maduro. Comen en "gallo", o sea con una tortilla de maíz. Añaden ensalada de repollo con tomate, limón y cilantro, guacamole, chimichurri y/o pico de gallo. Lo acompañan con una cerveza, zumo de fruta (conocido popularmente como fresco de fruta o más comunmente solo como fresco) o alguna bebida gaseosa.

Los chicharrones de cerdo, cocidos en fritura con su propia grasa conocida como manteca de cerdo, se cuecen en grandes pailas(ollas) a muy altas temperaturas y requieren gran cantidad de ajo y una cantidad apropiada de sal, se crea un platillo excepcional y de gran gusto al paladar, los chicharrones pueden ser preparados utilizando diversas partes de este animal como lo son: la piel, panzada (corte de la zona ventral) o carne (lomo, pierna o lomito); los máximos desarrolladores de su preparación lo son los cantones de Puriscal y Aserrí, en donde su máximo representante es la Chicharronera Cacique Acserí.

El queso palmito es un queso criollo de Costa Rica hecho a base de leche entera con pasta hilada. Usualmente se prepara en forma de esfera.

En Costa Rica se producen varios quesos de origen, como el queso Turrialba, queso palmito, queso Bagaces, queso maduro, queso raclette, queso ahumado, y la cuajada. En la zona de Zarcero, rica en pastizales y zonas montañosas, hay muchas granjas y fincas lecheras y se producen excelentes variedades de quesos como los antes mencionados y también son tradicionales las ferias del queso en dicha zona. Otro producto famoso de la zona es la natilla, que aspira a la denominación de origen.

Entre los postres tradicionales y más gustados están: los plátanos maduros en almíbar, las cocadas, cajetas de coco, melcochas, pastel de yuca, pastel de maíz, arroz con leche, dulce de leche, turrón de maní, suspiros, buñuelos, mazamorras, tres leches, pie de limón y varios tipos de chocolate con leche solo por mencionar algunos. También son muy apreciados postres típicos de otros países como la torta Selva Negra alemana, el brownie estadounidense o el tiramisú italiano. Por otro lado existe la tradicional y deliciosa ensalada de frutas, con papaya, sandía, piña, banano, melón, gelatina, helados y en algunos casos inclusive granola.

En Navidad es tradición alimentarse con tamales, cerdo, empanadas de chiverre, rompope, manzanas y uvas. En Semana Santa se recomienda no comer carnes rojas, así que se consumen sardinas, atún, corvina, tamales mudos con frijol y también empanadas de chiverre.

Por último, en ningún pueblo de Costa Rica faltan pizzerías. La pizza tica se produce con queso y tomates criollos; lleva carne molida, jamón, cebolla y chile dulce.

Gastronomía de Guanacaste[editar]

Las parrilladas son propias de los pueblos ganaderos, como en Guanacaste.

Guanacaste, tierra de grandes llanuras y haciendas ganaderas, ha producido costumbres y tradiciones relacionadas con estos aspectos. Ubicada en la costa pacífica noroeste del país, la provincia se caracteriza por la producción de maíz, frijoles y arroz, por lo que se le considera el granero de Costa Rica. La cocina guanacasteca ha recibido gran influencia precolombina y colonial, manifestada en la forma de diversos platillos elaborados a base de maíz, alimento que en Costa Rica ha sido declarado patrimonio cultural. Tortillas, chorreadas, mazamorra, bizcochos, pan casero, pozol, cosposas, son ejemplos de platillos típicos a base de maíz que Guanacaste ha legado a la gastronomía costarricense.

La tortilla se usa para acompañar las comidas y se prepara con maíz molido, al que se le puede agregar sal o algún otro condimento, y luego se fríe. Una variante típica es agregarle queso a la mezcla antes de palmear las tortillas o usar una prensa para darles su forma redondeada. Se pueden comer como plato principal acompañadas de queso, natilla, mantequilla, frijoles o salchichón. La chorreada es un tipo de arepa preparada con elote o maíz tierno, a la cual se agrega harina, leche, huevos y azúcar, se aliña y se cuece en un comal. Se le conoce con este nombre debido a que la preparación tiene cierta consistencia líquida antes de cocerse, por lo que "se chorrea" (se vierte escurriéndose) sobre el comal. La cosposa es la misma chorreada, pero con un sabor distinto ya que está elaborada con maíz sazón, entre seco y tierno, que en Costa Rica se le denomina también como "maíz cospó". El bizcocho es una mezcla de maíz sazonado con sal y queso, el cual se hornea sobre hojas de plátano. Tradicionalmente tiene forma de empanada. La palabra bizcocho también se utiliza para denominar a las rosquillas de maíz, generalmente crujientes y tostadas.

Muchas antiguas casonas de la región tienen un gran horno de barro, herencia prehispánica chorotega, que se utilizan para hacer toda clase de productos con maíz, como las tanelas (una empanada de maíz rellena de queso Bagaces y panela) y el tamal asado. También se produce pinolillo, atol de maíz, picadillo de chilote (maíz tierno), perrerreques (maíz con azúcar), chilasquilas (tortillas rellenas de carne frita), y sopa de quelites de ayote.[7] Los guisos, tamales, pisques, rosquillas, chicheme, rompope y vino criollo de coyol son otros ejemplos de la rica gastronomía guanacasteca.

A esto se suman alimentos propios de un pueblo con una herencia basada en la vida de la granja, el cuido del ganado y la agricultura. También es muy importante el ganado vacuno para carne, donde es elemental la figura del "sabanero", una especie de vaquero local, semejante al charro o el gaucho. Por otro lado es tradicional criar y comer cerdo. Un platillo típico y representativo de Guanacaste es el "frito" de cerdo. En ocasiones especiales los guanacastecos preparan asados, que son una especie de parrillada. Asimismo, se preparan vigorón, escabeche y prestiños.[8]

Gastronomía de Puntarenas[editar]

Calamar torpedo al ajillo servido con patacones y escabeche, en un restaurante en Puntarenas, Costa Rica. Al ser un puerto, en la gastronomía puntarenense predominan los platillos preparados con productos del mar.

Puntarenas es el principal puerto en el golfo de Nicoya y tradicionalmente es el epicentro de la pesca artesanal en Costa Rica. Casi todo el pescado fresco que se consume en el Valle Central proviene de Puntarenas. Por tanto, la gastronomía puntarenense está íntimamente relacionada con los productos del mar.

El platillo más destacado del puerto es el ceviche. Se hace por lo general con corvina, pero también se elabora con tiburón, camarón u otros mariscos autóctonos, como las chuchecas y las pianguas. Se prepara con jugo de limón, cebolla, chile dulce, culantro y sal al gusto, y se acompaña de plátano verde.

Ceviche de pianguas servido en un restaurante de Puntarenas. El ceviche de Puntarenas se considera el legítimo ceviche costarricense.

En las visitas al puerto es costumbre comer arroz con mariscos o sopa de mariscos, con camarones, calamares, pulpo, mejillones, almejas, ostras y fondo de pescado. Otros platos puntarenenses destacados son el pescado entero, frito, o el filete de pescado; el arroz guacho, que es un arroz acuoso al que se agregan mariscos, cerdo o pollo; el patacón, que es una fritura a base de plátano verde; el salpicón, que lleva carne de pescado, generalmente atún, y una salsa con tomates, condimentos y especias; el escabeche, que se hace con verduras como chayote, zanahoria, vainicas, coliflor, brócoli y algunos olores y condimentos como cebolla, hoja de laurel y clavo de olor, a los que se agrega vinagre luego de cocinar con mantequilla.

El vigorón de Puntarenas se considera el más tradicional de Costa Rica. Se distingue de otros porque se sirve en hojas de almendro de playa, árbol abundante en la costa del Pacífico.

En Puntarenas es popular la venta callejera de vigorón, el cual es un plato que se prepara con repollo picado, yuca, chicharrones de concha y carne, se adereza con tomate picado, salsas y vinagre, todo servido en una o dos hojas de almendro de playa, un árbol muy frecuente en la costa del Pacífico en general y en particular en Puntarenas.

También existe la tradición de comer huevos de tortuga marina cuando están en temporada, pero actualmente es una actividad muy controlada por el daño ecológico. El huevo de tortuga se consume crudo, con un vaso de "sangrita", una bebida especial para la ocasión, hecha con jugo de tomate, limón, Salsa Lizano, chile tabasco y sal.

Entre los postres, destaca el churchill, el cual es una especie de granizado con leche en polvo y leche condensada, al cual a veces se le agregan helados, frutas o tamarindo. Otro postre tradicional de Puntarenas son los buñuelos, las toronjas rellenas, las cajetas y las semillas de marañón asadas.

Entre las bebidas provenientes de esta ciudad del Pacífico, destaca la resbaladera, hecha con arroz licuado acompañado de canela, nuez moscada, azúcar al gusto, hielo y leche. Otras bebidas son los frescos de horchata o tamarindo, y el agua de pipa, que se toma con pajilla directamente del interior del coco.

Gastronomía de Limón[editar]

Pati, empanada de carne limonense.

El área cultural en la provincia de Limón no sigue la línea colonial del Valle Central y Guanacaste, sino que es herencia de los indígenas, más los aportes de inmigrantes jamaiquinos y chinos que se han integrado a la sociedad costarricense.

El aporte de Jamaica ha sido importante para la cultura de Limón y el Valle Central, pues ha enriquecido la vida con su comida afrocaribeña, donde se usa coco, chile panameño, plátanos, frutas tropicales, pollo y pescado.

En Costa Rica son muy populares: el pambón (pan negro con especias), el rice & beans con pollo en leche de coco; el pati (empanada de trigo rellena con carne y aderezo de chile panameño); y el rondón, sopa de pescado en leche de coco, con tubérculos, plátano, verduras, especias y chile panameño.

Otros platillos son el plantain tart (empanadas dulces con plátano maduro y coco) y el pollo al curry.[9]

Con la construcción del Ferrocarril al Atlántico llegaron miles de chinos, que se mezclaron entre la población de Limón y el Valle Central. En la actualidad el arroz cantonés y el chop suey son comidas habituales de los costarricenses.

Bebidas[editar]

El aguadulce, con leche o sin ella, es una bebida tradicional hecha a base de tapa de dulce, sin fermentar.

En Costa Rica existen varias bebidas tradicionales. En la época precolombina, las sociedades indígenas consumían chicha, un licor de maíz fermentado, y chocolate, ambas utilizadas como bebidas rituales, ya fuera para honrar a los dioses o como parte de ceremonias funerarias. Algunas sociedades autóctonas, sobre todo en el Caribe, elaboraron jarrones especiales para calentar y consumir estas bebidas.

En el Período Colonial era costumbre beber cacao. Los colonos costarricenses acostumbraban tomar bebidas hechas a base de cacao durante tres tiempos del día: durante el desayuno, en el cual se consumía una bebida caliente entre las 5 y 6 de la mañana; a la tarde, cuando se tomaba el tibio, bebida de cacao generalmente sin azúcar, o el chilate (que todavía se prepara en lugares como Alajuela), hecho de maíz tostado y molido con cacao más chile y agua; y a las 7 de la noche, se tomaba el chocolate, espumoso y bien batido, para ir a dormir.[10] Durante la Colonia, también se producía y consumía leche, aguadulce (una bebida hecha a base de agua de panela fría, no fermentada) y aguardiente de caña de azúcar.

Después de la independencia llegó el café, cuya producción llegó a convertirse en motor económico del país durante gran parte de su historia. El costarricense suele consumir el café principalmente al desayuno y a media tarde. Los que no toman café, prefieren beber té negro, té de manzanilla, chocolate caliente con leche o aguadulce en el desayuno y la hora del café.

Actualmente las bebidas más populares y cotidianas son los llamados "frescos" (refresco); son bebidas frías y refrescantes hechas con agua o leche, mezclados con frutas tropicales o siropes como la cola roja o la zarzaparrilla. Hay fresco de limón, fresco de cas (fruta autóctona de Costa Rica), fresco de tamarindo, fresco de chan (una bebida ligeramente dulce y viscosa hecha a base de la semilla del arbusto Salvia hispanica), fresco de frutas, fresco de papaya en leche y muchos otros. El fresco suele acompañar el desayuno, el almuerzo y la cena; aunque durante el desayuno y por la tarde lo normal es tomar una taza de café chorreado. Algunos frescos más tradicionales son el pinolillo, la horchata, la resbaladera (bebida hecha con arroz licuado acompañado de canela, nuez moscada, azúcar al gusto, hielo y leche, popular en Puntarenas, Guanacaste y la Zona Norte), el pozol (maíz sancochado y molido, agua y azúcar, originario de Guanacaste) y otros por el estilo. En la provincia de Limón se suele beber una especie de fresco llamado "hiel" o "agua e sapo". Está hecha con agua fría, tapa dulce, limón y jengibre.

Guaro sour servido en Quepos.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, la más tradicional es el guaro, una especie de aguardiente de caña que se produce en Costa Rica desde el siglo xix. El guaro lo produce exclusivamente la Fábrica Nacional de Licores (FANAL). Con el guaro se pueden producir varios cócteles, como el "guaro sour". Una variante popular es el "chiliguaro", una mezcla de ese aguardiente con jugo de tomate, chile tabasco, limón y sal. Otros licores costarricenses son el ron, el licor de café, el chicheme (de origen chorotega, mezcla de maíz, jengibre y dulce negro) y el chinchiví (de origen afroperuano, preparado con aguardiente, canela, jengibre, clavos de olor y nuez moscada, popular en el cantón de Alajuelita).

Desde la época colonial se bebe vino en el país. En Costa Rica se producen algunos vinos autóctonos, como los que produce Vicosa con uvas de La Garita de Alajuela, llamados Teber. Por otro lado, es muy tradicional producir "vinos" o fermentos de frutas, como la mora, la manzana o el nance. También se bebe sangría fría con jugo de naranja y manzana.

Cervezas de Costa Rica
A la izquierda, cerveza Imperial. A la derecha, varias cervezas artesanales.

La bebida alcohólica más popular de Costa Rica es la cerveza, conocida como birra. La más antigua es la Pilsen, de la Cervecería Costa Rica, que se produce desde 1888. Sin embargo, la más popular es la cerveza Imperial, una lager también de la Cervecería Costa Rica. La premium de esta compañía es la Bavaria, considerada por muchos como la mejor cerveza del país. Paralelamente en Costa Rica se producen muchas cervezas artesanales, como Segua, Libertas, Maldita Vida, y otras.

En Navidad es costumbre beber un poco de rompope con la familia.

Por último, en Costa Rica existen varias bebidas alcohólicas clandestinos, como el "guaro de contrabando", el "chirrite" y el "vino de coyol". Con el chirrite se hace un cóctel llamado "leche de burra". El vino de coyol es un licor derivado de la savia de la palma de coyol fermentada, muy popular en Guanacaste.

Café de Costa Rica[editar]

La cultura del café en Costa Rica se ha transformado en parte de la identidad nacional.

Costa Rica se especializa en Coffea arabica desde hace más de cien años (hace décadas dejó de producir Coffea canephora).

Este es un país montañoso con muchas lluvias y sol abundante, con un suelo de origen volcánico (Andosol). Hay dos climas predominantes, el de la Vertiente del Pacífico (relativamente seco) y el de la Vertiente del Atlántico (más húmedo).

Existen siete regiones cafetaleras en Costa Rica que producen siete tipos de café diferentes. Estas son: Valle Central (presencia achocolatada en su sabor, los primeros cafetales del país); Tres Ríos (zona tradicional cafetalera se le conoce como el Bordeaux de Costa Rica); Orosi (grano largo y uniforme, de buena calidad); Turrialba (grano de buen tamaño y menor acidez); Valle Occidental (destaca por su sabor agradable a albaricoque o melocotón); Tarrazú (con gran acidez, producido a gran altitud, reconocido por su aroma y cuerpo); y Brunca (maduración temprana y acidez media, ideal para todos los gustos).

Actualmente hay mucha competencia entre el café de Tarrazú y el del Cantón de Naranjo, como el mejor de Costa Rica.

Quesos de Costa Rica[editar]

En Costa Rica se produce queso desde la época colonial, cuando los españoles trajeron ganado a América. En el país hay dos zonas tradicionales productoras de quesos: las tierras altas del Valle Central desde Zarcero hasta Turrialba, y Guanacaste. Estas dos regiones se distinguen por el clima y el tipo de ganado.

Guanacaste es caliente, seco y usan ganado cebú. En esta zona es difícil conseguir queso tierno, lo normal es producir un queso prensado sin madurar, seco, duro y salado, algunas veces ahumado. El más representativo de Guanacaste es el queso Bagaces: seco, salado y ahumado, se desmorona al apretarlo. En Costa Rica se usa para elaborar baguette con queso.

En las tierras altas del Valle Central el clima es más frío y húmedo, por lo que usan vacas Holstein y Jersey, o la llamada “Chumeca” (un cruce costarricense de Holstein con Jersey). De esta región es el queso palmito, este es básicamente mozzarella “a la tica”: un queso hecho con leche entera en forma de pasta para hilar. Su producción es igual, solo que la presentación es diferente, el palmito se estira en una fibra de queso derretido y se le da vueltas para formar una bola de medio kilo, que luego se enfría y empaca. Su sabor es ligeramente salado y tiene un poco de acidez por la maduración.

No obstante, los quesos tiernos son los favoritos del Valle Central. El más conocido es el queso Turrialba. Es blanco, fresco y prensado. No tiene sal ni maduración, por lo que su sabor es muy suave. No se derrite pero se puede freír. Se suele comer con baguette o gallo pinto, y con café. El queso Turrialba posee denominación de origen.

Otro clásico histórico del Valle Central es el queso maduro ahumado. Como su nombre lo indica lleva un proceso de maduración de una a varias semanas que le dan un sabor intenso. A este se le aplica un cultivo de bacterias especiales que fermentan el queso y luego es ahumado con madera de café para sellarlo. Con el paso de los días toma un color amarillento por la grasa de la leche. Su corteza es dura por el ahumado, pero por dentro es cremoso y se derrite con facilidad. Actualmente está de moda producir queso maduro con especias o hasta con cerveza.

Otro favorito es el queso semi-duro para derretir. Hay una gran variedad de quesos semi-duros en Costa Rica. Estos tienen menos suero que el queso tierno, por lo que son más sólidos. Son blancos, presentan ojos (huecos) y tienen más sal que el queso tierno. Varían mucho de acuerdo a la receta del productor artesanal. Se usan principalmente para derretir rayado sobre platillos como el espagueti.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Díaz Brenes, Carlos. "Curso de Gastronomía para la carrera: Administración de Alimentos y Bebidas". Universidad del Turismo de Costa Rica, 2011.
  2. Ross, Marjorie. "Al calor del fogón: 500 años de cocina costarricense". Editorial Farben/Norma, Costa Rica, 2000.
  3. Ocampo Barrantes, Marlon. "Paisaje y Vida Cotidiana en la Villa Hermosa de Alajuela (1782-1821)". Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica, 2009.
  4. Díaz Brenes, Carlos. "Curso de Gastronomía para la carrera: Administración de Alimentos y Bebidas". Universidad del Turismo de Costa Rica, 2011.
  5. Molina, Ivá, y Palmer, Steven. "Historia de Costa Rica: Breve, actualizada y con ilustraciones". Editorial Universidad de Costa Rica, 1997.
  6. Díaz Brenes, Carlos. "Curso de Gastronomía para la carrera: Administración de Alimentos y Bebidas". Universidad del Turismo de Costa Rica, 2011.
  7. Ross, Marjorie. "Al calor del fogón: 500 años de cocina costarricense". Editorial Farben/Norma, Costa Rica, 2000.
  8. Álvarez Masis, Yanory. "Cocina Tradicional Costarricense 1: Guanacaste y Región Central de Puntarenas". Ministerio de Cultura y Juventud, 2005.
  9. Ross, Marjorie. "Al calor del fogón: 500 años de cocina costarricense". Editorial Farben/Norma, Costa Rica, 2000.
  10. Botey Sobrado, 2002, p. 190-191

Enlaces externos[editar]