Yogur griego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El yogur griego tradicional es un producto lácteo hecho con leche de vaca o de cabra y, por lo general, contiene entre un 9 y un 10 % de materia grasa láctea (las variedades típicas de yogur no superan el 3,5 % de materia grasa láctea).

Cuanto más alto es el índice de grasa láctea, el yogur tiende a ser mucho más completo, ya que los bacilos se desarrollan plenamente en este medio. El resultado es un yogur bastante sabroso, denso de cuerpo y muy cremoso. El yogur griego tiene aproximadamente entre un 8 % y 16 % de proteínas, alrededor del doble que los demás yogures (bebible, batido, aflanado).

A nivel internacional se considera que el yogur griego en su elaboración debe partir de leche a la cual se le ha extraído el suero, por lo cual su consistencia se ha hecho más espesa,[1]​ como es el caso de los yogures griegos que se producen en el mediterráneo en países como Grecia o Turquía.

Orígenes[editar]

Se estima que su origen debe situarse en el área de los Balcanes[2]​ y cronológicamente podría remontarse al 5000 a. C.[3]

Uso en la gastronomía griega[editar]

El yogur griego figura en numerosas recetas, como la tzatziki.

Referencias[editar]

  1. Avdison, Alan. The Oxford Companion to Food. Oxford University Press. ISBN 9780191040726. 
  2. VV.AA., Yogur griego con harinas de sorgo agregadas: potencial antioxidante y aceptación sensorial, en Revista chilena de nutrición, vol. 47, nº 2, Santiago de Chile, 2020. ISSN 0717-7518.
  3. Carola Yaneth Hoyos Ozuna y Julieth del Carmen Montes Monterroza, Desarrollo de un yogurt tipo griego a base de leche de búfala con aloe vera (aloe barbadensis), p.19, Universidad de Córdoba (Colombia), 2015.

Bibliografía[editar]

  • Cornish, Elisabeth (1987). José J. de Olañeta, ed. El librito del amante del yogur. Palma de Mallorca. ISBN 978-84-7651-277-7.