Provincia de Guanacaste

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guanacaste
Provincia de Costa Rica
Bandera de la Provincia de Guanacaste.svg
Bandera
Escudo de la Provincia de Guanacaste.svg
Escudo
Otros nombres:
"Tierra de la Marimba"
"La Pampa"
Lema: De la Patria por Nuestra Voluntad
Himno: Himno a Guanacaste Letra: José Ramírez Salazar Música: Jesús Bonilla Ch.
Guanacaste in Costa Rica.svg
Ubicación de la Provincia de Guanacaste en Costa Rica
Coordenadas 10°26′00″N 85°24′00″O / 10.433333333333, -85.4Coordenadas: 10°26′00″N 85°24′00″O / 10.433333333333, -85.4
Capital Liberia
Entidad Provincia
 • País Bandera de Costa Rica Costa Rica
Subdivisiones 11 cantones
47 distritos
Superficie Puesto 2.º
 • Total 10 140,71 km²
(19,84% de Costa Rica)
Clima Tropical Seco
Población (2010) Puesto 7.º
 • Total 280 488 hab.
(19,84% de Costa Rica)[1]
 • Densidad 27,66 hab/km²
Gentilicio Guanacasteco/a
Huso horario UTC -6
ISO 3166-2 CR-G
[editar datos en Wikidata]

Guanacaste, es una provincia de Costa Rica en el extremo oeste del país, que comprende la mayor parte del territorio que se anexó al país el 25 de julio de 1824 (véase Anexión de Nicoya).

Por su extensión es la segunda provincia más grande del país, pero también la más despoblada. Limita al norte con la República de Nicaragua, al este con Alajuela, al sur con Puntarenas y al oeste con el Océano Pacífico. Su cabecera es Liberia, ubicada a 281 kilómetros de San José.

Guanacaste tiene una superficie de 10 140 kilómetros cuadrados, similar a la Républica del Líbano, en la cual habitan 280 488 personas.[2] Su relieve combina las cimas volcánicas de la Cordillera de Guanacaste con amplias llanuras que se abren hacia el Pacífico.

Historia[editar]

Época precolombina[editar]

La cerámica, la escultura en piedra y el jade fueron las principales manifestaciones artísticas de las antiguas sociedades guanacastecas.

Arqueológicamente, Guanacaste pertenece a la región arqueológica de la Gran Nicoya, que abarca el pacífico nicaragüense y el pacífico norte de Costa Rica. El territorio de la actual provincia de Guanacaste muestra datos de poblamiento que datan de entre 12.000 a 8.000 a.C, con la aparición de puntas de flechas en las faldas de la sierra de Tilarán, en los alrededores del lago Arenal. A partir de 8.000 a.C se encuentran los primeros registros de agricultura. De 3.500 a.C datan los primeros registros de pre-cerámica en Guanacaste, mientras que los registros de cerámica más antiguos provienen de 1.500 a.C, en las faldas del volcán Orosí.

Del año 500 a.C en adelante aparece la agricultura diversificada, en especial en el Valle del río Tempisque. La cerámica es bicroma en zonas, y se distingue por la presencia de caras y figuras humanas decoradas en rojo y negro. Entre 300 y 800 d.C aparece la cerámica policrómica y los primeros instrumentos musicales como ocarinas y sonajeros, además del uso del jade como símbolo de poder. En Guanacaste se han encontrado jades de origen olmeca y maya, que indican un intercambio con Mesoamérica desde periodos muy tempranos, así como gran cantidad de jades manufacturados por artesanos locales.

En 800 d.C, se produce la migración de pueblos mesoamericanos provenientes del sur de México, permitiendo un mayor vínculo de la región con Mesoamérica, pero sin eliminar las bases locales. Los chorotegas ocuparon gran parte de la península de Nicoya, el valle del Tempisque y las faldas de la cordillera de Guanacaste, así como las islas y la banda oriental del golfo de Nicoya, desplazando a los antiguos pobladores de cultura del Área Intermedia y lenguas chibchas (los corobicíes), mientras que un colonia nahua se estableció en la región del actual cantón de Bagaces. En adelante, la sociedades guanacastecas presentan un alto desarrollo cultural y compleja organización social que se va a manifestar principalmente en el arte, sobre todo en la cerámica policrómica, que desarrolló un estilo propio y distintivo, lo que la convirtió en un preciado bien de intercambio intra y extrarregional, pero también con la elaboración de objetos de jade y la escultura de metates ceremoniales de piedra. A la llegada de los españoles en el siglo XVI, existía en Nicoya un reino importante con un mayor grado de evolución y de progreso cultural y social, así como numerosos cacicazgos tributarios.

Conquista y colonización española[editar]

El golfo de Nicoya fue navegado por españoles por primera vez en 1519 por Gaspar de Espinosa. Gil González Dávila visitó la región en 1522, desde Chorotega Vieja (ensenada de Tivives, en Puntarenas), hasta Corobicí (cantón de Cañas), luego pasó a la península de Nicoya, donde recorrió el río Zapandí (hoy río Tempisque), visitó Canjel y llegó a Nicoya, donde fue recibido por el monarca, se recogieron tributos en oro y se bautizaron algunas personas, para continuar el recorrido hacia Nicaragua. En 1523, Francisco Hernández de Córdoba pasó por Nicoya con rumbo a Nicaragua. Entre 1524 y 1540, los indígenas guanacastecos fueron repartidos en encomienda. En 1544, se construyó en Nicoya la Ermita de San Blás, siendo ésta la primera y más antigua de Costa Rica.

En 1554 se nombró a Pedro Ordóñez como primer corregidor de Nicoya. A partir de 1560, Nicoya sirvió de base para la conquista de Costa Rica por Juan de Cavallón y Juan Vásquez de Coronado. Para los españoles fue como un puesto de control gubernamental.

Debido a su ubicación, Nicoya fue un poblado con importante actividad comercial debido a ser la única ruta entre Costa Rica y Nicaragua.

En 1769 se firmó el acta de fundación del poblado de Guanacaste (Liberia), nombre que se le atribuyó en honor a un famoso árbol homónimo que crecía en la zona. En ese mismo año se creó una ermita en el lugar recién fundado, a raíz del creciente asentamiento de pobladores procedentes de Europa, Asia, África y Centroamérica; así como también debido a las actividades comerciales que se realizaban hacia Liberia, Bagaces y Nicoya desde Granada y Nicaragua.

Anexión a Costa Rica e historia posterior[editar]

El Partido de Nicoya, formado por Nicoya, Santa Cruz y la villa de Guanacaste (actual Liberia), decidió anexarse al Estado de Costa Rica, el 25 de julio de 1824. Bajo el lema “De la patria por nuestra voluntad”, los integrantes de la villa de Nicoya, reunidos en Cabildo Abierto (exceptuando al poblado de Guanacaste), declararon solemnemente que se consideraban desde ese momento integrados al estado de Costa Rica, siendo el jefe de Estado del país Juan Mora Fernández.

Esta fue una decisión que pudo realizarse debido a que Nicoya no perteneció ni a Nicaragua ni a Costa Rica, tanto durante la colonia ni durante el proceso de independencia.

En 1826, mediante una ley del Congreso Federal de Centroamérica, todo el territorio del Partido de Nicoya quedó anexado a Costa Rica.

En 1836 la población de Guanacaste fue declarada capital del departamento de Guanacaste, posteriormente convertido en provincia. Sin embargo, en 1854, el nombre de esta ciudad fue cambiado a Liberia, y el de la provincia a Moracia, que conservó hasta 1860.

En 1846 se crea la primera institución de enseñanza, la "Escuela de Primeras Letras".

El 20 de marzo de 1856 se libró en el territorio de Guanacaste la Batalla de Santa Rosa, en la que el ejército costarricense incluido el Batallón de Moracia, derrotó a las fuerzas del filibustero William Walker, quien pretendía extender su dominio a todo el territorio de Centroamérica.

El 31 de agosto de 1959 se nombró al árbol de Guanacaste como el Árbol Nacional de Costa Rica.

Geografía[editar]

Guanacaste es el nombre del árbol nacional del país (Enterolobium cyclocarpum). Su terreno es plano, accidentado por la Cordillera de Guanacaste hacia el límite con Alajuela, con elevaciones entre los 500 y 1000 msnm, y con algunas zonas altas en la Península de Nicoya. En su división política se presentan 11 cantones. El potencial económico de Guanacaste radica en la ganadería y el turismo, ya que sus playas son de gran atractivo escénico y su clima caliente es ideal.

La temperatura media anual de Guanacaste oscila entre 26 y 33 °C en la parte baja, y entre 9 y 11 °C en la parte alta, siendo la zona del Arenal la más fría y húmeda.

La precipitación anual de Guanacaste está entre 1 500 y 2 000 mm, y se da una estación seca desde noviembre hasta mediados de Mayo, la cual crea las condiciones para el bosque tropical seco, como una adaptación natural a la sequía en esos meses. Es una provincia rica en biodiversidad gracias a estas condiciones climáticas, encontrándose paisajes como llanuras, bosques secos, bosques lluviosos, montañas, volcanes y playas.

Las playas de Guanacaste, además de ser escenario de extraordinarios atardeceres, son muy populares en Costa Rica, incluyen Playa Hermosa, Playas del Coco, Tamarindo, Langosta y Avellana entre otras.

De la Cordillera de Guanacaste (con los volcanes Orosí, Rincón de la Vieja [activo], Miravalles y Tenorio) y la de Tilarán.

Ríos[editar]

Fluyen varios ríos que forman un plano aluvial drenado por el río Tempisque, el cual recorre y nutre a gran parte de la provincia antes de desembocar en el Golfo de Nicoya. Otros ríos incluyen el Salto, Haciendas, Sábalos, Sapoá, Mena, Colorado y Liberia.

Economía[editar]

La ganadería es una de las principales actividades económicas de la provincia.

La economía de Guanacaste se fundamenta principalmente en la ganadería, aunque también en esta región se practican la apicultura y acuicultura.

En cuanto a las actividades agrícolas principales, destacan la producción de arroz, algodón, caña de azúcar, maíz, sorgo, frijol, hortalizas, café y frutas. También se produce sal.

Playa Junquillal es un buen ejemplo de las playas dedicadas al ecoturismo o turismo de bajo impacto.

El turismo es una de las principales actividades económicas.

Guanacaste también es una provincia en la que se produce el 27% de la electricidad que consume Costa Rica, mediante la generación de energía con el aire (energía eólica), y el calor producido en el interior de la tierra (energía geotérmica extraída de volcanes como el Miravalles).

En esta localidad también se encuentra el laboratorio Ad Astra Rocket Company Costa Rica, el cual fue construido con el objetivo de explorar la optimización de una fuente de plasma para la tecnología VASIMR (Variable Specific Impulse Magnetoplasma Rocket), la cual pretende lograr la propulsión de vehículos espaciales a base de plasma.

La institución es una subsidiaria de Ad Astra Rocket Company, y está dirigida por el físico y astronauta costarricense Dr. Franklin Chang Díaz.

Infraestructura[editar]

En Liberia se encuentra el segundo aeropuerto internacional de Costa Rica, llamado Aeropuerto Internacional Daniel Oduber.

El Puente de la Amistad sobre el río Tempisque también se ubica en la provincia, y fue donado por Taiwán.

División administrativa[editar]

Mapa cantonal de Guanacaste

La provincia de Guanacaste está dividida en 11 cantones y 47 distritos. Los cantones y sus cabeceras son:

Cultura[editar]

Trajes típicos guanacastecos.

Guanacaste es una de las regiones más llamativas del país por su folclor y colorido, con diversos aspectos culturales que han resultado de la mezcla de tradiciones provenientes de los indígenas de cultura mesoamericana que poblaron la zona, sumado a la herencia cultural de españoles, criollos y africanos desde la época colonial.

Se estima que el primer habitante de lo que sería el territorio costarricense ingresó por Guanacaste hace unos 12.000 años. Guanacaste es la provincia con mayor cantidad de yacimientos arqueológicos registrados. En la zona estuvo asentada la cultura de Nicoya, cuyo centro cultural floreció por 2.000 años y logró alcanzar una compleja organización social y un elevado grado de desarrollo cultural, con gobiernos complejos, agricultura especializada que incluía la irrigación, artes y artesanías, destacándose la cerámica policromada de influencia mesoamericana, la elaboración de joyería de jade y la manufactura de metates de piedra, como el metate ceremonial nicoyano, estilo único en Mesoamérica por la presencia de sus efigies esculpidas con forma de cabezas de guacamaya o jaguar. La tradición de la cerámica nicoyana ha sido heredada por artesanos guanacastecos hasta nuestros días, es patrimonio cultural y es uno de los tipos de artesanía más refinados y reconocidos de la provincia y el país.

Vasija de cerámica nicoyana.

Tras la conquista española en 1540, se sumó el aporte cultural europeo. La cocina guanacasteca ha recibido esta influencia precolombina y colonial, manifestada en la forma de diversos platillos elaborados a base de maíz, alimento que en Costa Rica ha sido declarado patrimonio cultural. Tortillas, chorreadas, mazamorra, bizcochos, pan casero, pozol, cosposas, son ejemplos de platillos típicos a base de maíz que Guanacaste ha legado a la gastronomía costarricense. A esto se suman alimentos propios de un pueblo con una herencia basada en la vida de la granja, el cuido del ganado y la agricultura. Los guisos, tamales, pisques, rosquillas, chicheme, rompope y vino criollo son otros ejemplos de la rica gastronomía guanacasteca.

La mentalidad religiosa y devocional también refleja el carácter sincrético de la cultura guanacasteca, donde se combinan creencias religiosas católicas con cultos aborígenes prehispánicos, como lo es el caso de festividades religiosas como la veneración del Cristo Negro de Esquipulas en Santa Cruz y las fiestas de la Virgen de Guadalupe en Nicoya, con costumbres como el baile de los indios promesanos y la danza de la Yegüita, que acompañan en sus procesiones al Cristo y la Virgen respectivamente, y que son evidencia de la influencia chorotega. Tradiciones como la peregrinación, rosarios y velas se registran en distintos distritos y poblados de Santa Cruz, conocida en Costa Rica como "la ciudad folclórica".[3]

La iglesia de San Blas de Nicoya, reliquia y joya histórica y arquitectónica de la provincia, cuya parroquia data de entre 1522 y 1544.

Expresiones tales como danzas, gestos, música, sones, pasillos, contradanzas, valsecillos, las bombas, las retahílas, los refranes, las adivinanzas, las creencias, los cuentos, las leyendas y otro tipo de literatura oral, también la medicina popular, las comidas tradicionales y la vestimenta, forman parte de la cultura popular guanacasteca. La música folclórica guanacasteca sintetiza esta mezcla española, criolla, indígena y africana, y es quizá la más reconocida del país, con el punto guanacasteco como baile folclórico nacional. La entonación de bombas y el típico grito guanacasteco "güipipía", interjección que denota alegría,[4] se consideran infaltables en la ejecución de las danzas típicas costarricenses. Canciones como Caballito nicoyano, Pampa, Amor de temporada y Pasión, todas alusivas a Guanacaste, son consideradas los ejemplos más representativos de las interpretaciones de música folclórica nacional. Las piezas de música guanacasteca se basan principalmente en ejecución de la marimba, instrumento multicultural con influencias americana, africana, asiática y europea, que consta de diversas piezas de madera alienadas en forma de teclas ordenadas por tamaño, que producen resonancias sonoras a la percusión. La marimba es el instrumento patrimonial de Costa Rica. Otro instrumento propio de Guanacaste es el quijongo, instrumento musical muy antiguo. En Costa Rica, se conocen dos tipos de quijongo: el limonense y el guanacasteco. El caribeño está hecho para acompañar el calipso, mientras que el guanacasteco tiene la capacidad de ser interpretado por si solo para hacer música. Compuesto por una jícara, una vara hecha de guácimo ternerero, árbol frecuente en la zona de Guanacaste, y un alambre hecho de cuero y bejucos.

La figura del sabanero guanacasteco es sinónimo de destreza, romance, valentía y aventura.

Guanacaste, tierra de grandes llanuras y haciendas ganaderas, ha producido costumbres y tradiciones relacionadas con estos aspectos. De herencia española es la corrida de toros, que se realiza en rústicos redondeles de madera, donde resalta la monta rústica al estilo guanacasteco, considerada la expresión autóctona más representativa de las tradiciones en Guanacaste, que se practica en los diferentes cantones de la provincia. La monta de toros al estilo guanacasteco se diferencia de otras montas porque se utiliza una espuela corrediza, así como la forma en que se coloca la correa que rodea el pecho del toro. Los topes y las carreras de cintas son también expresión cultural propia de esta provincia. En estas tradiciones, el caballo toma protagonismo como medio básico de transporte en una provincia de grandes extensiones planas. La destreza de cabalgar potros totalmente chúcaros, montados sin pretal, es otra tradición que aún persiste en Guanacaste.

A diferencia de la carreta típica costarricense, que es pintada con un estilo particular y es de mayor influencia en el Valle Central, Guanacaste también posee su propia carreta típica, la cual exhibe el color natural de la madera, que le da un toque más rústico y humilde, pero de gran belleza artesanal. Se distingue también por su ausencia de paredes, ya que a diferencia de la carreta típica costarricense, usada para transportar granos (café principalmente), la carreta guanacasteca se usa para el transporte de maderas, troncos y ramas. La pica'e leña es un tradicional desfile de carretas guanacastecas que se realiza anualmente en la ciudad de Nicoya, que marca el inicio de las festividades en honor a la Virgen de Guadalupe.[5] Algunas de las más famosas fiestas de la provincia de Guanacaste son las fiestas populares de la ciudad de Santa Cruz, en el mes de enero, las fiestas populares de Playas del Coco, en el mes de febrero y las fiestas cívicas de Liberia en los meses de febrero y julio.

Monumento en Santa Cruz al montador y el baquetero guanacastecos.

Con los conquistadores españoles, que penetraron al país por Nicoya, también vinieron los primeros pobladores de etnia negra que arribaron a Costa Rica.[6] El primer grupo importante que ingresó al país en el siglo xvii eran esclavos africanos traídos desde Panamá, principalmente bantúes de las etnias congo y angola, que se asentaron en tres regiones del país: el Pacífico norte y central, para trabajar en las haciendas ganaderas;[7] un pequeño grupo para trabajar en las chacras del Valle Central;[8] y finalmente, el grupo más numeroso en Matina, en la costa caribeña, para trabajar en las plantaciones de cacao.[9] Su herencia cultural es evidente a varios niveles: en el aspecto genético, dieron lugar al grupo étnico que en Costa Rica se le conoce como "cholo", mestizo de rasgos negroides, de las provincias de Puntarenas, Guanacaste y una parte del Valle Central.[7] En Meléndez se cita que en el héroe nacional, el alajuelense Juan Santamaría, un mulato, fue hijo natural de un negro colonial guanacasteco.[10] Parte de la alegría y el folclor del pueblo guanacasteco proviene de esta herencia cultural africana, así como tradiciones guanacastecas como la fabricación de vino de coyol a partir de una palma y danzas como "El Torito", citadas como peculiares entre negros y mulatos durante la Colonia.[11] Muchos platos tradicionales de Costa Rica tienen una fuerte influencia africana, entre ellos el gallo pinto, el arroz con pollo, el plátano frito y la sopa de mondongo, y en instrumentos musicales como la marimba y el quijongo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Estimaciones 2010». Instituto Nacional de Estadística y Censos. 
  2. Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), 2010
  3. Acevedo, 1987, p. 112-117
  4. Quesada Pacheco, 2007, p. 214
  5. Ross, 2001, p. 150
  6. Meléndez y Duncan, 2011, p. 36
  7. a b Meléndez y Duncan, 2011, p. 55
  8. Meléndez y Duncan, 2011, p. 43
  9. Meléndez y Duncan, 2011, p. 32-33
  10. Meléndez y Duncan, 2011, p. 56-57
  11. Meléndez y Duncan, 2011, p. 59

Bibliografía[editar]

  • Meléndez, Carlos; Duncan, Quince (2011). El negro en Costa Rica (12.ª edición). San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica. 

Enlaces externos[editar]