Augusto Pinochet

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «General Augusto Pinochet»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Augusto Pinochet Ugarte
Augusto Pinochet foto oficial.jpg
Retrato oficial de Augusto Pinochet

Coat of arms of Chile (c).svg
Presidente de la República de Chile
16 de diciembre de 1974-11 de marzo de 1990
Predecesor Salvador Allende
Sucesor Patricio Aylwin

Coat of arms of Chile (c).svg
Jefe Supremo de la Nación
17 de junio de 1974-16 de diciembre de 1974
Predecesor Junta Militar de Gobierno de Chile
Sucesor Él mismo, como presidente de la República

Coat of arms of Chile (c).svg
Presidente de la Junta Militar de Gobierno de Chile
11 de septiembre de 1973-11 de marzo de 1981
Predecesor Ninguno
Sucesor José Toribio Merino

Coat of arms of the Chilean Army.svg
Comandante en jefe del Ejército de Chile
23 de agosto de 1973-11 de marzo de 1998
Predecesor Carlos Prats
Sucesor Ricardo Izurieta

Emblema Senado de la Republica Chile.png
Senador de la República de Chile
Vitalicio como Ex Presidente de la República
11 de marzo de 1998-4 de julio de 2002

Datos personales
Nacimiento 25 de noviembre de 1915
Bandera de Chile Valparaíso, Chile
Fallecimiento 10 de diciembre de 2006 (91 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Padres Augusto Pinochet Vera
Avelina Ugarte Martínez
Cónyuge María Lucía Hiriart
Hijos Lucía, Augusto, Verónica, Marco Antonio y Jacqueline
Profesión Militar
Alma máter Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins
Religión Católico

Signature of Augusto Pinochet.svg
Firma de Augusto Pinochet

[editar datos en Wikidata ]

Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (Valparaíso, 25 de noviembre de 1915-Santiago de Chile, 10 de diciembre de 2006) fue un militar chileno que encabezó la dictadura militar de Chile entre 1973 y 1990, periodo conocido como Régimen Militar.[1]

Fue designado comandante en jefe del Ejército de Chile el 23 de agosto de 1973 por el presidente Salvador Allende, en reemplazo del renunciado general Carlos Prats. El 11 de septiembre del mismo año, dirigió un golpe de estado que derrocó al gobierno de Allende, poniendo fin al período de la República Presidencial.[1] Desde ese momento, Pinochet gobernó en el país, primero como presidente de la Junta Militar de Gobierno, al que se sumó el título de jefe supremo de la Nación el 27 de junio de 1974, que le confirió el poder ejecutivo. El 16 de diciembre de ese año asumió como presidente de la República, cargo que sería ratificado tras un cuestionado plebiscito y la promulgación de una nueva Constitución en 1980.[2] [3] Su mandato acabó por la vía democrática con el plebiscito de 1988, tras el cual fue sustituido por Patricio Aylwin el 11 de marzo de 1990. Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del Ejército hasta el 10 de marzo de 1998, y al día siguiente asumió el cargo de senador vitalicio,[1] que ejerció efectivamente por un par de meses.

Su mandato cuenta con numerosos adeptos de la derecha política, los que destacan la instauración en Chile durante el Régimen Militar de una economía de libre mercado, integrada en la economía mundial y con una fuerte presencia del sector privado. Este cambio de modelo económico conllevó un acelerado crecimiento macroeconómico, que situó a Chile como uno de los países con mayor bonanza económica y con los mayores índices de desarrollo humano en América Latina.[4] Por otra parte, dicho modelo también profundizó la concentración de riqueza y aumentó las desigualdades socioeconómicas del país.[5]

Durante la dictadura de Pinochet se cometieron graves y diversas violaciones de los derechos humanos. Por estas razones ha sido criticada tanto en su país como en el resto del mundo y Pinochet debió enfrentar diversos procesos judiciales, algunos de los cuales fueron sobreseídos en vida por diversas razones, mientras que otros lo fueron a causa de su fallecimiento antes de que se dictara una resolución definitiva.[6] [7]

Primeros años[editar]

Augusto Pinochet fue el primero de los seis hijos[8] del matrimonio conformado por Augusto Alejandro Pinochet Vera (Valparaíso, 1891) y Avelina Ugarte Martínez (Santiago). Su padre comenzó a trabajar a los catorce años para la firma comercial Williamson Balfour, y más tarde se desempeñó como bombero y funcionario en una sociedad aduanera. Avelina estudió desde los nueve años en un colegio de monjas, y se trasladó a Valparaíso luego de que su madre viuda volviera a casarse.[9]

Comenzó sus estudios en su ciudad natal, en el Seminario San Rafael. Luego estudió en el Instituto Rafael Ariztía de Quillota y en el Colegio de los Sagrados Corazones de Valparaíso, para entrar finalmente a la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins en Santiago, el 11 de marzo de 1933, a los 17 años de edad. Su ingreso a esta institución no le fue fácil, ya que fue rechazado en dos ocasiones; la primera por su corta edad y la segunda por no cumplir con los requisitos mínimos exigidos.[10]

Pinochet comenzó una relación con María Lucía Hiriart Rodríguez, hija de Osvaldo Hiriart Corvalán, abogado y político radical que se desempeñó en Chile como senador y ministro del Interior. Ambos contrajeron matrimonio el 30 de enero de 1943,[11] pese a la oposición de sus padres, producto de la carrera militar del novio, que por entonces estaba alejada de los altos estratos sociales.[12] De esta relación nacieron cinco hijos, tres mujeres y dos hombres: Inés Lucía, Augusto, María Verónica, Marco Antonio y Jacqueline.[13]

En cuanto a su carrera militar, ejerció como alférez en Concepción, y luego como subteniente y teniente en la Escuela de Infantería de San Bernardo. Una vez ascendido al grado de capitán, fue destinado a Iquique por un período prolongado, durante el cual estuvo a cargo del campo de detención de Pisagua en la época de vigencia de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia, promulgada en 1948 con el fin de proscribir la participación política del Partido Comunista.[14] A mediados de los años 1960, viajó a Ecuador con su familia[15] en una misión militar que tenía por objetivo organizar la Academia de Guerra de dicho país. Luego de tres años, regresó a Chile con el grado de mayor y con la condecoración «Abdón Calderón», otorgada a todos los participantes de la misión. Entre 1964 y 1968 fue subdirector y profesor de geopolítica en la Academia de Guerra.[16] En 1969 fue ascendido a general de brigada, desempeñándose como comandante en jefe de la Sexta División,[17] y en 1971 fue promovido a general de división.[18]

Gobierno de la Unidad Popular[editar]

Pinochet durante la Parada Militar de 1971.

Salvador Allende, con el respaldo de la Unidad Popular, fue electo Presidente de Chile el 4 de septiembre de 1970. El 22 de octubre, trece días antes de asumir el cargo, el comandante en jefe del Ejército René Schneider fue baleado por sectores de extrema derecha vinculados con la CIA estadounidense, con el propósito de desestabilizar el nuevo gobierno socialista. Schneider falleció tres días después del atentado, siendo sustituido por el general Carlos Prats,[19] con quien Pinochet llegaría a establecer una relación muy cercana. Prats lo consideraba un soldado apolítico y profesional, por lo que fue uno de sus más cercanos colaboradores. Para varios generales, Pinochet pasó a ser considerado el segundo al mando después de Prats.[20]

En noviembre de 1971, Pinochet fue designado como representante de la delegación de Fidel Castro, quien estuvo de visita en Chile durante veintitrés días. En enero del año siguiente fue ascendido a jefe del Estado Mayor del Ejército, el segundo cargo en importancia de la institución.[21]

La férrea y creciente oposición al gobierno de la Unidad Popular conllevó el 29 de junio de 1973 a una sublevación militar conocida como el «tanquetazo», protagonizada por el Regimiento Blindado N.° 2 liderado por el teniente coronel Roberto Souper. Pese a la muerte de 22 civiles, la sublevación fue sofocada por Prats y sus generales más cercanos: Augusto Pinochet, Guillermo Pickering y Mario Sepúlveda.[22] Según algunos analistas políticos, el «tanquetazo» fracasó principalmente por la ausencia del apoyo del Regimiento de Infantería N.° 1 «Buin», que había sido aplacado estratégicamente por Pinochet.[21]

Tras el tanquetazo, el general Prats fue nombrado ministro de defensa, lo que generó un descontento en los altos rangos de las Fuerzas Armadas. El 21 de agosto, un grupo de esposas de generales y oficiales de civil fueron a manifestarse violentamente en su contra afuera de su casa, lo que sumado al escaso apoyo de los demás generales y al quebrantado orden legal y constitucional de la República, provocó su renuncia dos días después. Prats le propuso a Allende que su reemplazante fuera Augusto Pinochet, propuesta que el presidente aceptó ese mismo día, asumiendo así Pinochet el cargo de comandante en jefe.[21]

Para entonces varios miembros de las Fuerzas Armadas ya estaban decididos a realizar un golpe de Estado, liderado por el comandante de la Fuerza Aérea, Gustavo Leigh, y el vicealmirante de la Armada, José Toribio Merino.[23] Además contaban con el apoyo de la CIA y el gobierno estadounidense de Richard Nixon.[24] Para asegurar el éxito del ataque, sólo faltaba el apoyo de Augusto Pinochet, como comandante en jefe del Ejército. Sin embargo, hacia el 8 de septiembre de 1973, pese a la solicitud explícita del general Sergio Arellano Stark, Pinochet aún no había dado una respuesta definitiva. A la mañana del día siguiente, asistió junto a otros generales a una reunión con Allende, quien previendo un problema con las Fuerzas Armadas, anunció su decisión de realizar un plebiscito para salir de esta crisis política a través de una vía democrática. Pese a lo anterior, ese mismo día Pinochet decidió finalmente sumarse al complot.[23]

Golpe de Estado de 1973[editar]

Bombardeo del Palacio de La Moneda en Santiago durante el Golpe de Estado.

El 10 de septiembre de 1973, Pinochet envió a su esposa y a sus hijos más pequeños, Marco Antonio y Jacqueline, a la Escuela de Alta Montaña, en el sector de Río Blanco, comuna de Los Andes, situado muy cerca de la frontera con Argentina. De este modo podrían huir al país vecino en caso de que el golpe de Estado fracasara.[25]

El golpe de Estado se ejecutó al día siguiente, bajo la coordinación de Patricio Carvajal. Durante toda la ofensiva militar al Palacio de La Moneda, Pinochet estuvo en el Comando de Telecomunicaciones del Ejército, desde donde los golpistas se mantuvieron comunicados en todo momento.[26]

Luego de varias horas de enfrentamientos y bombardeos militares, La Moneda fue finalmente asaltada y ocupada por las Fuerzas Armadas, momento en el que Salvador Allende decidió suicidarse. Esa misma tarde se reunieron Augusto Pinochet, comandante en jefe del Ejército; José Toribio Merino, comandante en jefe de la Armada; Gustavo Leigh, comandante en jefe de la Fuerza Aérea, y César Mendoza, general director de Carabineros, para conformar la nueva Junta Militar que asumiría el control del país.[26]

Régimen Militar (1973-1990)[editar]

Augusto Pinochet junto a su esposa Lucía Hiriart.
Miembros de la Junta Militar formada en 1973. De izquierda a derecha: César Mendoza (director general de Carabineros) y los comandantes en jefe José Toribio Merino (Armada), Augusto Pinochet (Ejército) y Gustavo Leigh (Fuerza Aérea).

Augusto Pinochet, como comandante en jefe de mayor rango dentro de las Fuerzas Armadas, asumió la presidencia de la Junta Militar de Gobierno. A partir de órdenes dictadas a través de cadena nacional de radio y televisión, proscribió los partidos políticos, disolvió el Congreso Nacional, restringió los derechos civiles y políticos y ordenó la detención de los máximos líderes de la Unidad Popular, declarándola ilegal.[27]

El 17 de junio de 1974, mediante el Decreto Ley 527,[28] asumió como Jefe Supremo de la Nación,[29] denominación que mantuvo hasta el 17 de diciembre de 1974, cuando mediante una modificación de dicho decreto[30] fue nombrado Presidente de la República por los demás integrantes de la Junta Militar.[27] Su esposa, Lucía Hiriart de Pinochet, se convirtió consecuentemente en primera dama, y adquirió un destacado rol en la política nacional, como nueva presidenta de la fundación CEMA Chile y creadora de la agrupación de mujeres Damas de Color, orientada a las obras de caridad.[26]

Pinochet buscó legitimar su régimen en 1978, por medio de un cuestionado plebiscito nacional, actualmente considerado un fraude electoral.[31] [32] [33] [34] Dos años después, mediante un nuevo plebiscito, cuya legitimidad también es cuestionada,[2] [3] [35] se aprobó la Constitución de 1980 en reemplazo de la Constitución de 1925, entre cuyas disposiciones se establecía un período presidencial para Pinochet de ocho años de duración, a partir del 11 de marzo del año siguiente.

Políticas de represión[editar]

Logo de la DINA.

Apenas iniciada la dictadura, la Junta Militar encabezada por Pinochet decretó un toque de queda que perduraría hasta el 2 de enero de 1987.[36] Desde entonces se comenzaron a desarrollar diversas políticas de represión, las que se manifestaron sobre todo los primeros años, con la creación de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), policía secreta al mando del general Manuel Contreras que se dedicó sistemáticamente entre 1973 y 1977 a la persecución, secuestro, tortura y asesinato de los opositores del nuevo régimen.[27] [37] La unidad de exterminio más cruel de la organización fue la Brigada Lautaro, cuyos crímenes fueron perpetrados con el conocimiento y consentimiento de Pinochet.[38] A lo anterior se sumaron masivas redadas, allanamientos y enfrentamientos armados, así como el exilio forzado y opcional de miles de personas al extranjero.[36]

Durante los meses restantes de 1973, se organizó la denominada Caravana de la Muerte, una comitiva del Ejército de Chile a cargo del general Sergio Arellano Stark, cuyo objetivo era recorrer el país para verificar y agilizar las ejecuciones sumarias a los detenidos políticos de alta connotación detenidos en los recintos militares. Mediante esta medida se fusiló e hizo desaparecer a personas en Cauquenes, La Serena, Copiapó, Antofagasta, Pisagua, entre otras localidades del país. Sus restos fueron lanzados al mar o enterrados en lugares solo conocidos por los militares. Muchos de estos cuerpos jamás volvieron a encontrarse, y se les considera detenidos desaparecidos hasta hoy.[39] [nota 1]

Panfleto de inicios de los años 1980.

El 30 de septiembre de 1974, el general Carlos Prats fue asesinado junto a su esposa en Buenos Aires, ciudad a la que habían huido pocos días después del golpe de Estado.[42] Una investigación judicial realizada por la jueza argentina María Servini y el magistrado chileno Alejandro Solís, estableció que el crimen había sido ordenado por Augusto Pinochet, quien sin embargo nunca fue condenado.[43] [44]

Otra autoridad del gobierno de Salvador Allende asesinada durante la dictadura fue el exministro de Relaciones Exteriores, Orlando Letelier, quien como Prats, fue muerto por un coche bomba junto a la activista política Ronni Moffitt, el 21 de septiembre de 1976 en Washington D. C. Por este crimen fueron condenadas varias personas, entre ellas Michael Townley, agente de la CIA muy cercano a la DINA, Manuel Contreras y el brigadier Pedro Espinoza.[45]

En 1977, la DINA fue reemplazada por la Central Nacional de Informaciones (CNI), cuyo primer director fue el general Odlanier Mena. Si bien la CNI como organismo represivo fue notoriamente menos violento que la DINA, algunos de sus agentes figuran como involucrados en casos emblemáticos, como el asesinato en 1982 de Tucapel Jiménez, líder sindical y presidente de la ANEF.[46] Desde su creación, una extensa red de informantes de la CNI se implantaron en numerosas instituciones públicas y privadas a lo largo de todo el país, tales como bancos, hospitales, tribunales de justicia, centros comerciales y centros culturales.[47]

Políticas económicas[editar]

Tasa de crecimiento económico del PIB en Chile (naranja) y Sudamérica (azul) entre 1971 y 2007.

Durante el período del Régimen Militar se realizaron profundas reformas económicas que convirtieron a Chile en uno de los pioneros del neoliberalismo económico que comenzó a asentarse en los años 1980. Para la formulación de este nuevo modelo, Pinochet confió en los denominados Chicago Boys, un grupo de economistas educados en la Universidad de Chicago bajo la dirección del economista conservador estadounidense Milton Friedman, quien posteriormente se refirió a estas reformas como el «Milagro de Chile».[48]

Para subsanar la baja del PGB y la hiperinflación nacional generada tras el colapso económico de 1973, los Chicago Boys desarrollaron una serie de ideas de política económica que documentaron en el texto El ladrillo[49] y que decidieron materializar en 1975, mediante la implementación de una economía de libre mercado, con una apertura comercial en el mundo y la reducción de los poderes del Estado hasta convertirlo en un ente subsidiario. Como medidas concretas, se redujo el gasto público en un 27%, se despidió a un alto porcentaje de empleados públicos, se privatizaron unas quinientas empresas nacionales, se aumentó el impuesto del IVA, se disminuyeron drásticamente los aranceles comerciales a importaciones y se liquidó el sistema de ahorro y préstamos de vivienda. Estas medidas, conocidas como el shock y cuestionadas por los economistas más clásicos, no consiguieron revertir en un comienzo las cifras negativas, pero el modelo se comenzó a afianzar hacia 1977, iniciándose un fuerte crecimiento macroeconómico conocido como el boom, el cual sin embargo no consiguió corregir los altos índices de cesantía.[50] [51]

Desfile en celebración del aniversario del Golpe de Estado, el 11 de septiembre de 1982.
Protesta pacífica en 1985 contra la dictadura militar.

El boom continuó durante cinco años, hasta detenerse drásticamente con la crisis económica de 1982, la más trágica en el país desde la Gran Depresión en los años treinta. Esta crisis se debió a una recesión mundial en 1980, que afectó fuertemente a la economía nacional, la cual había empezado a depender en exceso del mercado exterior.[52] A lo anterior se sumó el excesivo endeudamiento privado y la fijación del dólar estadounidense a escasos 39 pesos chilenos de la época.[53] La disminución del PIB en un 14.3% obligó a las autoridades a devaluar el peso en un 18%, a intervenir más de cinco bancos y a licitar empresas todavía estatales, como Chilectra y la Compañía de Teléfonos. Para intentar controlar la cesantía, que llegó hasta un 23.7%, se creó el Programa de Empleo Mínimo (PEM) y el Programa de Ocupación para Jefes de Hogar (POJH).[52]

Esta crisis trajo numerosas represalias. El descontento de trabajadores, estudiantes y opositores de la dictadura generó a partir de 1983 masivas protestas nacionales y un fortalecimiento del desaparecido movimiento sindical, iniciativas que fueron violentamente reprimidas.[52] Ese mismo año se crearon la Alianza Democrática y el Movimiento Democrático Popular, coaliciones políticas que agruparon a diversos partidos opositores al régimen con el fin de buscar enfrentar a Pinochet por la vía democrática;[54] en contraste, también se creó el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), grupo paramilitar de extrema izquierda que se sumaría al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) como opositores que abogaban por la vía armada.[55]

En 1984, Pinochet designó como ministro de Hacienda a Luis Escobar Cerda, economista que se alejó momentáneamente de las ideas liberalizadoras de los Chicago Boys. Sin embargo, en 1985, cuando el país ya parecía recuperado de la crisis, decidió reemplazar a Escobar por Hernán Büchi y retomar el modelo neoliberal. Büchi optó por reformas menos radicales que las de sus predecesores, logrando revitalizar la economía a través de diversas medidas, tales como el control de la tasa de interés, el fomento de las exportaciones, la estatización y renegociación de la deuda externa privada, y la privatización de las empresas estatales más grandes de las restantes (CAP, Enersis, Endesa, Entel, CTC, IANSA, LAN Chile, entre otras).[56] El cobre continuó su proceso de desnacionalización, manteniéndose Codelco como empresa estatal.

Luego del retorno a la democracia, el modelo económico instaurado en Chile durante el período del Régimen Militar se consideró un modelo a seguir para muchos economistas, debido a la prosperidad de sus índices macroeconómicos que se mantuvieron estables durante las décadas siguientes. Sin embargo, las excesivas facultades a la empresa privada y la carencia de control estatal también conllevaron un desmedido incremento de la desigualdad económica y de la segregación social, especialmente en temas de salud y educación, todos ellos problemas que persisten hasta hoy.[57]

Relaciones internacionales[editar]

Países participantes en la Operación Cóndor.      Miembros activos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay.      Miembros esporádicos: Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador.      Estados Unidos

Apenas constituida la Junta Militar de Gobierno, Chile cortó sus relaciones diplomáticas con Cuba y Corea del Norte. Consecuentemente, varios estados socialistas, como la Unión Soviética, República Democrática Alemana, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria, Yugoslavia y Vietnam del Norte, rompieron relaciones diplomáticas con Chile. Los estados socialistas de Rumania y la República Popular China, sin embargo, mantuvieron relaciones con Chile; el primero por razones comerciales, y el segundo por estrategia político-militar, al considerar ambos a la Unión Soviética como país enemigo. En enero de 1974, Chile rompió relaciones con Camboya, y en marzo reanudó sus vínculos con Vietnam del Sur.[58]

Durante los primeros años del Régimen Militar, Pinochet participó a través de la DINA y la CNI en la Operación Cóndor, un plan de coordinación de operaciones de represión de movimientos izquierdistas entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales de Sudamérica y la CIA de los Estados Unidos.[59] La Operación Cóndor afectó principalmente a ciudadanos uruguayos, argentinos y chilenos, si bien también se concentró en el asesinato de autoridades de otros países, como el caso del general Juan José Torres, expresidente de Bolivia. En varias ocasiones, el coordinador de las operaciones de exterminio fue el exagente sicario de la CIA y colaborador de Manuel Contreras, Michael Townley. A la Operación Cóndor se deben, entre otros, los atentados en contra de Edgardo Enríquez y de Bernardo Leighton y su esposa, así como los asesinatos del general Carlos Prats y su esposa, del excanciller Orlando Letelier y de las 119 víctimas de la Operación Colombo.[60]

La violencia de estos regímenes dictatoriales, junto a las denuncias realizadas por los numerosos exiliados, gatilló el rechazo de la opinión internacional. Chile fue aislado de la política internacional y Pinochet se vio impedido de viajar oficialmente al extranjero, salvo por contadas excepciones: un viaje público a España en 1975 para asistir al funeral del dictador Francisco Franco,[61] otro a Estados Unidos en 1977 para reunirse con el presidente Jimmy Carter,[62] y otro secreto a Bolivia en 1988, en donde se reunió con Víctor Paz Estenssoro.[63]

Margaret Thatcher y Pinochet se apoyaron recíprocamente desde fines de los años setenta.

Las relaciones con Reino Unido estuvieron rotas hasta 1979, año en que Margaret Thatcher asumió como Primer ministro de dicho país. Thatcher levantó el bloqueo de venta de armas a Chile, y Pinochet por su parte apoyó incondicionalmente al Reino Unido durante la Guerra de las Malvinas con Argentina. Entre ambos mandatarios se desarrolló una relación de amistad que trascendió el período del Régimen Militar.[64]

Augusto Pinochet y Henry Kissinger en 1976.

Las relaciones con Estados Unidos fueron particulares. Pese al apoyo excepcional del secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger, el asesinato de Orlando Letelier y Ronni Moffitt en 1976[45] empeoró gravemente las relaciones diplomáticas con dicho país.[65] En 1980, el gobierno de Jimmy Carter, con quien se había reunido unos años antes, respaldó a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para que el dictador de Filipinas, Ferdinand Marcos, cancelara su visita con Pinochet mientras éste se encontraba en pleno vuelo.[66] Todo esto, sin embargo, no impidió que se mantuvieran las relaciones comerciales entre ambos países, motivadas por el nuevo modelo afín de apertura económica neoliberal.[65]

En cuanto a las relaciones de Chile con sus países limítrofes de Bolivia y Argentina, éstas fueron dispares. Pinochet y el dictador boliviano Hugo Banzer Suárez tuvieron positivos acercamientos para buscar una solución a la mediterraneidad de Bolivia. Mediante el Acuerdo de Charaña, firmado el 8 de febrero de 1975, ambos países restablecieron sus relaciones diplomáticas interrumpidas desde 1962, y Chile se propuso otorgarle a Bolivia un corredor terrestre para la exportación marítima. No obstante, el acuerdo no logró avanzar debido a exigencias adicionales del Perú, al mando del dictador Francisco Morales Bermúdez, de modo que Banzer decidió nuevamente romper las relaciones el 17 de marzo de 1978.[67]

Al contrario de Bolivia, las relaciones con Argentina fueron marcadamente hostiles, en especial durante el período de la dictadura de Jorge Rafael Videla (1976-1981). Producto del conflicto del Beagle, casi se desata una guerra entre ambos países en 1978, en la que Argentina habría ejecutado la Operación Soberanía a fines de ese año. Sin embargo, el conflicto se apaciguó gracias a la mediación del papa Juan Pablo II.[68] Unos años después, durante la Guerra de las Malvinas (1982) entre Argentina y Reino Unido, Pinochet brindó apoyo logístico y de inteligencia militar a los británicos.[64]

Entre el 1 y el 6 de abril de 1987, Juan Pablo II visitó el país en medio de un multitudinario y agradecido recibimiento. El papa, contrario a la dictadura de Pinochet,[69] se reunió con el mandatario, y éste consiguió que ambos aparecieran juntos en público, pese a la petición expresa del papa de que esto no ocurriese.[70]

Atentado a Pinochet[editar]

Bandera del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), responsable del atentado contra Augusto Pinochet en 1986.

El Frente Patriótico Manuel Rodríguez fue creado en 1983, en paralelo con un creciente movimiento social opositor al régimen de Pinochet. Este grupo paramilitar contó con el apoyo de la dictadura cubana de Fidel Castro, quien les proporcionó un cuantioso arsenal armamentista, el cual fue descubierto y requisado por las Fuerzas Armadas el 6 de agosto de 1986.[71] Un mes después, el 7 de septiembre, mientras Augusto Pinochet regresaba con su comitiva a Santiago desde su casa de El Melocotón, en el Cajón del Maipo,[72] fue atacado con lanzacohetes y ametralladoras por un grupo de frentistas, en un ataque organizado conocido como Operación Siglo XX.[71] Pinochet, el objetivo único del ataque, logró salir prácticamente ileso, pero murieron cinco escoltas y once resultaron heridos.[72]

En respuesta, Pinochet declaró un estado de sitio, y durante esa noche la CNI mató a cuatro opositores, entre ellos el periodista José Carrasco Tapia. La Policía de Investigaciones, por su parte, detuvo a varios líderes opositores para mantenerlos protegidos, entre ellos el futuro presidente Ricardo Lagos. De los 18 frentistas que participaron en el atentado, solo Mauricio Hernández Norambuena fue apresado, varios años más tarde y por otras razones.[72]

Al año siguiente, entre el 15 y el 16 de junio de 1987, la CNI ejecutaría la llamada Operación Albania, también conocida como Matanza de Corpus Cristi, en la cual fueron asesinados 12 miembros del FPMR.[73]

Plebiscito de 1988[editar]

Augusto Pinochet traspasando el mando presidencial a Patricio Aylwin, el 11 de marzo de 1990.
NO+Pinochet.jpg
Panfleto Sí para plebiscito de 1988.jpg
Panfletos a favor de las opciones «No» y «Sí».

De acuerdo con lo estipulado en la Constitución de 1980, en 1989 debería elegirse un nuevo mandatario para el país. El candidato no podía ser Augusto Pinochet, a menos que contara con la aprobación de la ciudadanía, a través de un plebiscito solicitado por los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el General Director de Carabineros.[nota 2]

Con este fin se convocó a un plebiscito nacional en 1988 para decidir si Pinochet podría ser elegido Presidente de la República por un nuevo período de ocho años, hasta diciembre de 1997. El proceso de votación, según lo estipulado en 1985 por el Tribunal Constitucional, esta vez estaría regulado por un Tribunal Calificador de Elecciones, y no por el poder ejecutivo, como había sido el caso en los dos plebiscitos anteriores de 1980 y 1978.[74]

Si bien los medios de comunicación oficiales estaban mayormente controlados por el régimen militar, se estableció una franja electoral televisada de quince minutos diarios de duración, los que fueron aprovechados exitosamente por la coalición del «No» (a Pinochet).[69] De este modo, el 5 de octubre de 1988, Pinochet dejó democráticamente el poder tras dieciséis años de dictadura, con un 54.7% de votos para la opción «No», contra un 43.01% para la opción «Sí».[75] Pese a la existencia de documentos desclasificados que declaran que Pinochet tuvo intenciones de realizar un autogolpe para mantenerse en el poder, su derrota fue reconocida por los oficialistas.[76] Al año siguiente se plebiscitaron reformas en la Constitución, y se eligió democráticamente como Presidente al demócratacristiano Patricio Aylwin, quien asumió el cargo el 11 de marzo de 1990, iniciándose así el período de Transición a la democracia.[77]

Ocaso político[editar]

Gracias a las disposiciones transitorias de la Constitución de 1980, luego de dejar el poder, Pinochet pudo continuar otros ocho años como comandante en jefe del Ejército.[78] Durante los primeros años de dictadura, se había aprobado la Ley de Amnistía, a través de la cual se podía amnistiar inmediatamente a cualquier militar acusado de violaciones de los derechos humanos por hechos ocurridos entre 1973 y 1978.[79]

En respuesta a lo anterior, Patricio Aylwin optaría por una manera de proceder que se conoció como «doctrina Aylwin», la cual en su momento fue rechazada por políticos e importantes medios de comunicación de derecha, tales como el periódico El Mercurio.[80] En abril de 1990, un mes después de asumido su cargo presidencial, creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, la que presidida por Raúl Rettig se dedicó a investigar los numerosos casos de violaciones de los derechos humanos cometidos durante la dictadura. De este modo, independientemente de que muchos acusados no pudiesen ser juzgados por sus crímenes, los resultados salieron a la luz en el llamado Informe Rettig el 8 de febrero de 1991.[nota 1] Gracias a estas investigaciones, años más tarde se pudo condenar a exmiembros de la DINA, tales como Manuel Contreras y Pedro Espinoza,[81] así como a algunos responsables del caso Degollados y la Operación Albania, ambos sucesos ocurridos en fechas posteriores al período de amnistía.[82] [83]

Durante sus años restantes como comandante en jefe, Pinochet tendría pésimas relaciones con el ministro de Defensa, Patricio Rojas,[84] pero se entendería muy bien con el secretario general de gobierno, Enrique Correa Ríos.[85]

Senadores designados en 1998. En el centro, Pinochet junto a Olga Feliú.

Pinochet pasó a retiro como comandante en jefe el 10 de marzo de 1998, fecha en que le entregó el mando a Ricardo Izurieta, militar sin relación con las violaciones de los derechos humanos. Al día siguiente fue designado senador en calidad de senador vitalicio,[78] en medio de protestas de sus opositores nacionales e internacionales.[86] Desde entonces, en general se mantuvo al margen de la política activa y no participó mayormente en el Congreso. Su actuación más destacada durante su período parlamentario fue el acuerdo con el presidente del Senado Andrés Zaldívar para eliminar el día 11 de septiembre como feriado legal (Día de la Liberación Nacional) y reemplazarlo por el Día de la Unidad Nacional.[87]

A partir del período de transición a la democracia, Pinochet debió enfrentar numerosas querellas por violaciones a los derechos humanos, así como acusaciones de corrupción.[86]

Acusaciones de corrupción[editar]

La corrupción durante el período del Régimen Militar se vio favorecida por la ausencia de libertad de expresión y de libertad de prensa, así como por la imposibilidad por parte de la Contraloría de poder realizar sus funciones fiscalizadoras. Se designó a funcionarios con conflictos de interés, se realizaron coimas al poder judicial, se malversaron fondos públicos mediante sobresueldos y cuantiosas indemnizaciones, miembros del poder ejecutivo efectuaron millonarios negocios con la empresa privada, y tres días antes de que Pinochet dejara el mando, el 8 de marzo de 1990[88] se promulgó la «ley de amarre», la cual prohibió el despido de los exfuncionarios de confianza de Pinochet, luego de la transición a la democracia.[89]

Sobre malversación de fondos públicos[editar]

Durante la dictadura, algunos miembros de la familia Pinochet se enriquecieron mediante cuestionados negocios. El yerno de Pinochet, por ejemplo, Julio Ponce Lerou, de funcionario público se convirtió en pocos años en millonario. Fue designado gerente de las empresas CORFO y SOQUIMICH, las que no declaraban todos sus beneficios,[90] al mismo tiempo que trabajaba como miembro de la Comisión de Venta de Activos, encargada de vender estas empresas y sus filiales.[89] Más tarde se convertiría en un líder mundial del mercado del litio.[91] La empresa CEMA Chile, por su parte, administrada por Lucía Hiriart de Pinochet, utilizó durante años terrenos proporcionados gratuitamente por la Junta Militar, los cuales en 2002 fueron adquiridos a un precio muy inferior a su valor de mercado[92] por la Universidad Bernardo O'Higgins, cofundada por Augusto Pinochet en 1990.[93] Por ley, hasta mayo de 2006[94] recibió recursos provenientes de la Polla Chilena de Beneficencia y Lotería de Concepción, estimados en más de US$820 mil.[95]

Un caso paradigmático tuvo como protagonistas a Augusto Pinochet y su primogénito, Augusto Pinochet Hiriart. En 1984, Pinochet Hiriart, usando a su amigo Eduardo Le Roy Vicuña como testaferro, compró la empresa metalúrgica Nihasa Limitada, cambiando pronto su nombre por el de Proyectos Metalúrgicos Integrados de Producción (PSP).[96] Entre sus contratistas figuraron CEMA Chile y el Ejército de Chile.[97] En 1987, PSP compró Valmoval, empresa administrada por el Ejército y recientemente declarada en quiebra. Dos años después, el Ejército volvió a comprar dicha empresa, a través de tres cheques a nombre de Augusto Pinochet —los llamados «pinocheques»— por un monto cercano a los 3 millones de dólares,[95] [97] los cuales fueron depositados por Pinochet Hiriart en diversas cuentas bancarias estadounidensas a nombre de su esposa e hijos.[98] Este caso se filtró a la prensa, pero el 19 de diciembre de 1990, a unos meses de asumida la presidencia de Patricio Aylwin, Augusto Pinochet ordenó un acuartelamiento de tropas que se extendió hasta altas horas de la noche, presionando al Gobierno para que no iniciara acciones legales. Posteriormente, en declaraciones de prensa se dijo que las acciones habían sido únicamente un «ejercicio de enlace».[95] [99] El 28 de mayo de 1993, luego que el diario La Nación publicara una noticia con el titular «Reabren caso cheques del hijo de Pinochet», el comandante en jefe inició nuevas presiones, esta vez más explícitas, reuniéndose en el Edificio de las Fuerzas Armadas, situado a unos doscientos metros del Palacio de La Moneda, con oficiales del Ejército escoltados por soldados armados y vestidos con trajes de combate, por cuyas boinas negras al suceso se le conoció como «el boinazo». Aylwin se vio obligado nuevamente a ceder.[95] [100] Más tarde, durante el gobierno siguiente de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, la causa debía ser revisada por la Corte Suprema. Esta vez las presiones del Ejército se realizaron en 1995, a través de un «picnic» con los oficiales vestidos de civil a las afueras del Penal de Punta Peuco, donde cumplían condena militar algunos acusados por violaciones de los derechos humanos. En vista de lo anterior, el Presidente Frei ordenó al Consejo de Defensa del Estado (CDE) que cerrara el caso definitivamente, aduciendo a la razón de Estado[95] [99] y quedando Pinochet Hiriart impune, así como otros dos civiles y dos miembros del Ejército, que también habrían sido imputados.[96] [nota 3]

Pasaportes falsificados de Augusto Pinochet para abrir cuentas bancarias secretas en el extranjero.

El caso anterior generó dudas acerca del origen de la fortuna de Pinochet, las cuales se acrecentaron producto de un nuevo proceso judicial que debió enfrentar luego que el Subcomité Permanente de Investigación del Senado de los Estados Unidos, a través de la Ley Patriota, revelara el 14 de julio de 2004 que el comandante en jefe chileno había mantenido varias cuentas secretas desde 1994 en el Banco Riggs.[103] En la investigación preliminar se detectaron 125 cuentas bancarias, con una fortuna estimada en unos 27 millones de dólares, muchas de ellas abiertas después de que el juez español Baltasar Garzón ordenara la congelación internacional de sus fondos.[104] Siete días después, el CDE entabló una querella contra Pinochet, bajo la acusación de malversación de caudales públicos y lavado de dinero.[105] El ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Sergio Muñoz, tramitó el caso hasta septiembre de 2005, para luego llegar a la Corte Suprema. A partir de entonces tomó el caso el magistrado Carlos Cerda, quien realizó una serie de órdenes de detención y allanamiento en contra de la familia de Pinochet, así como de varios colaboradores suyos.[106] Al poco tiempo, el propio Carlos Cerda decretó la libertad provisional de todos los procesados, incluyendo a Oscar Aitken, antiguo albacea de Pinochet que no pudo ser localizado.[107] El caso finalmente se cerró en agosto de 2013 por el ministro en visita Manuel Valderrama, sin procesar a ningún miembro de la familia Pinochet.[108]

Sobre redes de tráfico y contrabando[editar]

El 1 de diciembre de 1991, semanas antes del acuartelamiento de tropas del Ejército organizado para detener las investigaciones por los «pinocheques»,[95] [99] se detectó una carga de armamento destinada a una venta ilegal de Chile a Croacia, ordenada por Pinochet[109] y ejecutada por civiles y altos cargos del Ejército y la Fuerza Aérea. Autoridades húngaras interceptaron en Budapest 11,5 toneladas de armas destinadas a Croacia, país al que la ONU tenía prohibida la compra de armamento, producto de su reciente independencia de Yugoslavia. El cargamento, enviado por personal de FAMAE en junio de 1990,[89] estaba inicialmente valorado en 200 mil dólares y oculto en 36 cajones etiquetados como «ayuda humanitaria a Sri Lanka». La investigación del caso comenzó ese mismo año.[110] El 20 de febrero del año siguiente, el cuerpo del Coronel Gerardo Huber, exmiembro de la DINA y encargado de la compra de armamento durante la dictadura, quien había desaparecido hacía un mes y estaba citado a declarar por el caso, fue encontrado muerto en un río,[89] luego de haber sido asesinado.[111] [110] [112] [113] A pesar de que las primeras declaraciones oficiales dijeron que Huber se había suicidado arrojándose desde un puente, los análisis forenses lo desmintieron, encontrando su cráneo destruido por la bala de un rifle militar.[89] El caso estuvo abierto por más de veinte años, habiendo cambios de jueces durante el proceso, y encontrándose conexiones con la Operación Cóndor. La mercancía encontrada en Budapest fue regresada a Chile, y allí se estimó que su costo estaría avalado en realidad en 3 millones de dólares.[89] Finalmente el caso se cerró, luego de varios cambios, en enero de 2012,[110] condenándose a 11 involucrados,[114] entre ellos el General (R) del Ejército Héctor Letelier Skinner, también procesado por el Caso Riggs.[115] A todos los condenados de les concedió posteriormente beneficios tales como libertad vigilada, remisión condicional o reclusión nocturna.[114]

En 1997, un diputado descubrió y denunció otra práctica de contrabando organizada durante el Régimen Militar, entre cuyos involucrados había nuevamente altos mandos de la Fuerza Aérea (FACh). Se descubrieron contenedores de importaciones que supuestamente eran pertrechos de guerra, pero que en realidad contenían artículos personales dirigidos a oficiales, incluyendo su General en jefe, tales como muebles de ratán, licores, artículos deportivos y botes a motor último modelo, entre otros artículos de lujo. Al tratarlos como pertrechos de guerra, los oficiales eludían el pago de impuestos en Estados Unidos, de los derechos aduaneros y el impuesto de compraventa en Chile, siendo además pagados por la institución los costos de fletes y seguros. La reacción de los altos mandos de la FACh ante las acusaciones fue violenta, negando rotundamente los hechos y haciendo un llamado al patriotismo. El General implicado debió finalmente renunciar y jubilar.[89] Para el año 2003, el caso aún seguía abierto.[actualizar]

A mediados de 2006, el detenido exdirector de la DINA, Manuel Contreras, acusó a Augusto Pinochet por tener vínculos con narcotraficantes como Edgardo Bathich, de los que supuestamente se habría beneficiado a través de negocios ilícitos.[116] Según Contreras, Pinochet había usado un complejo químico que el Ejército tenía en Talagante para producir cocaína elaborada por Eugenio Berríos. El encargado de distribuir la droga en Estados Unidos y otros países habría sido el traficante sirio Monzer Al Kassar.[117] [118] [119] [120] Contreras declaró que la mayoría de los fondos de Pinochet que no se podían justificar provenían del narcotráfico, y que todos sus hijos varones habrían estado involucrados en el negocio desde 1983, cuando el primogénito, Augusto Pinochet Hiriart, vivía en Los Ángeles, California.[121] Marco Antonio, por su parte, desmintió las acusaciones de Contreras.[122]

Procesos judiciales[editar]

Detención en Londres[editar]

Antes de dictar la orden de arresto contra Pinochet, el juez Baltasar Garzón (en la imagen) llevaba dos años investigando los crímenes contra ciudadanos españoles cometidos en la dictadura argentina.[123]

El 21 de septiembre de 1998,[64] Pinochet viajó con uno de sus nietos a Londres, Inglaterra,[124] para realizarse una operación de hernia discal lumbar.[123] El 10 de octubre, el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, dictó una orden de detención en su contra desde España, por su presunta implicación en los delitos de genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas ocurridos en Chile durante la dictadura.[125] La detención se efectuó durante la medianoche del 16 de octubre, por agentes de Scotland Yard que ingresaron a la clínica privada London Clinic donde Pinochet se encontraba internado.[126] Ante las presiones del gobierno chileno para su repatriación, tres organizaciones humanitarias, entre ellas Amnistía Internacional, le informaron a la policía inglesa acerca del caso del británico William Beausire, desaparecido forzosamente en Chile en 1975 durante la dictadura de Pinochet.[123]

Una semana después de su detención, el juez Garzón dictó una orden de embargo de sus posibles cuentas bancarias en Suiza, Luxemburgo y otros países,[123] en la que no se consideraría un centenar de millonarias cuentas secretas que se revelarían seis años más tarde en Estados Unidos, producto de las investigaciones del caso Riggs.[104] El 29 de octubre Pinochet fue trasladado a un exclusivo hospital psiquiátrico al norte de Londres, bajo custodia policial, y los días siguientes se fueron sumando nuevas denuncias de familiares de asesinados y detenidos desaparecidos, entre ellos Isabel Allende, hija del expresidente Salvador Allende, quienes comparecieron ante la Cámara de los Lores. A la petición de extradición del gobierno español se sumaron la del gobierno suizo, que entabló una nueva orden de detención por la desaparición en 1977 de Alexis Jaccard, y la del gobierno francés, que denunció secuestros y torturas por medio del juez Roger Le Loire.[123]

El ministro del Interior británico Jack Straw decidió que por razones de salud, Pinochet no estaba en condiciones de ser juzgado.

Pinochet compareció por primera vez ante el tribunal británico el 11 de diciembre de 1998. El 24 de marzo del año siguiente, el Comité de la Cámara de los Lores decidió que solo podía ser extraditado por las acusaciones de delitos de tortura y conspiración de tortura cometidos después del 8 de diciembre de 1988. El 8 de octubre, el tribunal de Bow Street, liderado por el juez Ronald Bartle, aprobó su extradición a España por tales delitos, reanudándose las presiones desde Chile para su expatriación, esta vez abogando por la mala salud del exdictador.[123] Finalmente, el 2 de marzo de 2000, el ministro de interior inglés Jack Straw decidió liberar a Pinochet, declarando que a juzgar por sus recientes exámenes médicos, no estaba en condiciones de ser juzgado. Ese mismo día Pinochet tomó un avión de la FACh de regreso a Chile,[127] siendo recibido por el actual comandante en jefe Ricardo Izurieta.[128]

Durante toda la detención de Pinochet en el extranjero, tanto Tony Blair, primer ministro del Reino Unido, como el Vaticano optaron por mantenerse al margen, dejando el caso a la justicia. Sin embargo, un alto dignatario del Vaticano pidió su liberación, con el argumento de mantener la estabilidad de Chile. El gobierno chileno presionó durante todo el proceso para que Pinochet fuese extraditado a su país, aduciendo «razones humanitarias» y el hecho de que el senador vitalicio poseía inmunidad diplomática. Una ajustada mayoría del Senado chileno rechazó oficialmente la detención, y el presidente Eduardo Frei llegó a convocar al Consejo de Seguridad Nacional y rechazar las peticiones fiscalizadoras del juez Garzón.[123] Entre las pocas figuras públicas que apoyaron a Pinochet en el extranjero destaca Margaret Thatcher, quien reveló que el exgeneral había cooperado con Inglaterra durante la Guerra de las Malvinas.[64] Por contraparte, los gobiernos de Alemania, España, Suiza, Francia y Bélgica, así como el Comité de la ONU contra la Tortura y diversas organizaciones de derechos humanos lideradas por Amnistía Internacional, rechazaron la inmunidad diplomática de Pinochet y aprobaron su procesamiento.[123] [127]

Regreso a Chile[editar]

Juan Guzmán Tapia fue el primer y único juez que interrogó a Pinochet como inculpado, por presunta responsabilidad en la Caravana de la Muerte.

A tres días de su retorno, el 6 de marzo de 2000, el juez Juan Guzmán Tapia pidió el desafuero parlamentario de Augusto Pinochet, el cual fue aprobado por la Corte de Apelaciones de Santiago el 5 de junio y ratificado el 8 de agosto por la Corte Suprema, debido a las fundadas sospechas de su responsabilidad en la Caravana de la Muerte dirigida por Sergio Arellano Stark. El 1 de diciembre, Pinochet fue procesado por 18 secuestros calificados y 57 asesinatos, pero ese mismo mes el proceso fue anulado mediante un recurso de amparo. Al mes siguiente, Pinochet fue interrogado y quedó bajo detención preventiva en su domicilio de La Dehesa; paralelamente a lo anterior, se le diagnóstico demencia vascular subcortical. El 12 de marzo de 2001, Juan Guzmán le concedió libertad bajo fianza, previo pago de 2 millones de pesos, pero acusando problemas de salud, durante los meses siguientes no fue posible realizarle el trámite necesario de filiación penal.[129] Los meses siguientes Juan Guzmán rechazó una petición de arresto de la jueza argentina María Servini de Cubría por la relación de Pinochet con el asesinato de Carlos Prats, y Estados Unidos reveló miles de documentos desclasificados de la CIA relacionados con operaciones en Chile durante la dictadura militar.[1]

El 1 de julio de 2001, Pinochet fue internado de urgencia en el Hospital Militar, y ocho días después se sobreseyó temporalmente el caso.[129] Aduciendo problemas mentales, Pinochet fue sobreseído definitivamente el 4 de julio de 2002. Ese mismo día renunció a su cargo de senador vitalicio, cediendo a la fuerte presión de la oposición política y el gobierno.[130] Pese a lo anterior, gracias al estatuto de expresidente creado durante el gobierno de Ricardo Lagos,[131] mantendría el fuero y la dieta parlamentaria, así como los demás derechos de los demás senadores hasta su muerte.[132]

Dos años más tarde, el 28 de mayo de 2004, la Corte de Apelaciones revocó el sobreseimiento por demencia de Pinochet, decisión ratificada el 26 de agosto por la Corte Suprema,[133] [nota 4] tras lo cual Guzmán lo procesó por violaciones de los derechos humanos durante la Operación Cóndor, quedando bajo arresto domiciliario el 5 de enero de 2005, saliendo con libertad la semana siguiente tras el pago de una fianza de 3 570 dólares, y siendo sobreseído definitivamente por la Corte Suprema en septiembre de ese año. Desde entonces se iniciaron en paralelo diversos procesos en su contra. El caso de Carlos Prats quedó sin efecto en marzo de 2005, mientras que por el caso Riggs congelaron algunas de sus cuentas bancarias y comenzó a ser investigado junto a su familia, quedando bajo un nuevo arresto domiciliario el 23 de noviembre. Antes de su liberación bajo fianza al día siguiente, volvió a su arresto domiciliario por un nuevo caso de desaparición de disidentes en 1975.[1]

Durante 2006, antes de sufrir el paro cardíaco que lo llevaría a su muerte, volvió a perder su inmunidad parlamentaria en dos ocasiones: en septiembre, para ser juzgado por las torturas en el centro de detención de Villa Grimaldi, y en noviembre, por la desaparición del sacerdote español Antonio Llidó Mengual, detenido en 1974.[1]

Muerte[editar]

Partidarios de Augusto Pinochet junto al Hospital Militar, el día previo a su muerte.

La madrugada del 3 de diciembre de 2006, Pinochet fue internado en el Hospital Militar de Santiago después de sufrir un infarto agudo de miocardio y presentar insuficiencia cardíaca y un edema agudo de pulmón, que obligó a someterlo a un bypass.[135] Una semana después, alrededor de las 13:30 horas del 10 de diciembre, sufrió una repentina descompensación cardíaca, falleciendo a las 14:15 horas.[136] Sus últimas palabras, según los miembros de la familia que estuvieron con él, fueron dirigidas a su esposa.[137]

La noticia de su fallecimiento se dio a conocer rápidamente. Una hora después del deceso, numerosos santiaguinos comenzaron a apostarse en la Plaza Baquedano y en las calles aledañas del hospital, ubicado en la comuna de Providencia. Posteriormente, los partidarios de Pinochet se desplazaron hasta la Escuela Militar, ubicada en la comuna de Las Condes, adonde fue trasladado el féretro del difunto, mientras que los detractores se desplazaron en una celebración masiva por la Alameda Bernardo O'Higgins hasta llegar a la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda. El grado de polarización entre detractores y adeptos de Pinochet provocó numerosos disturbios que debieron ser repelidos por carabineros hasta altas horas de la noche.[138] [139]

Féretro de Augusto Pinochet durante su velatorio en la Escuela Militar.

El gobierno, presidido por Michelle Bachelet, decidió no dedicarle un funeral de Estado al exdictador, ya que no había sido elegido democráticamente como primer mandatario. Solo se le rindieron honores fúnebres como excomandante en jefe del Ejército, conforme a la ordenanza de esta institución.[140]

Lucía Hiriart, su hija Lucía Pinochet y sus nietos en el funeral de Augusto Pinochet.

A su velatorio acudieron aproximadamente 60 mil personas,[141] entre ellas Francisco Cuadrado Prats, nieto del general Carlos Prats, quien escupió sobre el vidrio del féretro que protegía el rostro del difunto, como acto de repudio en memoria de su abuelo, mandado asesinar por Pinochet en Buenos Aires[142] [nota 5] El funeral se realizó el 12 de diciembre, en presencia de más de 50 mil personas y en medio de un ambiente de tensión. La ceremonia contó con la presencia de algunos jóvenes neonazis[144] y con la de su nieto Augusto Pinochet Molina, entonces capitán del Ejército, que realizó un polémico discurso antimarxista, por el cual luego fue dado de baja.[145]

Los restos de Pinochet fueron cremados en el Cementerio Parque del Mar de Concón, y sus cenizas trasladadas a la hacienda Bucalemu, casa de veraneo de la familia ubicada en Los Boldos.[146] El Ejército de Chile, a través del entonces comandante en jefe Óscar Izurieta Ferrer, rechazó la petición inicial de la viuda para que sus cenizas fueran depositadas en la Escuela Militar. Por razones de seguridad, también fue rechazada la propuesta de sus hijos de guardar las cenizas en la Catedral Castrense o en una unidad militar.[147]

Al momento de fallecer, Augusto Pinochet contaba con una orden de detención en curso, y con más de 400 querellas en su contra por violaciones de los derechos humanos, tales como tortura, desapariciones, apropiación de niños, asesinatos de sacerdotes y periodistas extranjeros; algunas de ellas interpuestas por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y por estados extranjeros.[148]

Doctrina e influencias políticas[editar]

Pinochet era marcadamente anticomunista. Fue un admirador del dictador español Francisco Franco, a cuyo entierro asistió en noviembre de 1975.[61]

También era una persona católica. Hasta sus últimos años gozó del apoyo de diversos eclesiásticos, tales como el cardenal Francisco Errázuriz.[130]

Obra escrita[editar]

  • 1953: Síntesis geográfica de Chile, Argentina, Bolivia y Perú
  • 1957: Geografía militar
  • 1968: Geopolítica
  • 1965: Ensayo de un estudio preliminar de una geopolítica de Chile
  • 1972: La Guerra del Pacífico, campaña de Tarapacá
  • 1979: El día decisivo
  • 1983: Pinochet: patria y democracia
  • 1984: Política, politiquería y demagogia
  • 1989: Transición y consolidación democrática 1984-1989
  • 1990-1994: Camino recorrido, memorias de un soldado. Tomo 1 (1990); Tomo 2 (1991); Tomo 3 volumen 1 (1993); Tomo 3 volumen 2 (1994)
  • 1995: Principales discursos del comandante en jefe del ejército

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f «Pinochet: una larga vida». BBC Mundo (10 de diciembre de 2006). Consultado el 18 de noviembre de 2014.
  2. a b EFE (11 de junio de 2012). «Ex DINA reveló fraude en plebiscito para validar la Constitución de 1980». Cooperativa.cl. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  3. a b Guevara, Pilar (22 de junio de 2012). «El gran fraude de la historia: El plebiscito de la Constitución de 1980. Testigos confirman que todo estaba manejado y arreglado incluso su resultado final». Cambio 21. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  4. Concha Cruz y Maltés Cortés, 2000, p. 663.
  5. Quitral Rojas, Máximo (2012). «Estado, mercado y sociedad en el Chile de los noventa:¿La herencia de un "modelo de modernización" autoritario?». Atenea (506):  pp. 97-119. ISSN 0718-0462. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-04622012000200007. 
  6. Ekaizer, Ernesto (12 de diciembre de 2006). «"Las víctimas se merecían una sentencia"». El País. Consultado el 18 de noviembre de 2014.
  7. Relea, Francesc (13 de diciembre de 2006). «"Blair, Frei y Aznar permitieron que Pinochet no fuera juzgado"». El País. Consultado el 18 de noviembre de 2014.
  8. Foncea, Sebastián (22 de junio de 2007). «En sala común de hospital público yace hermano menor de Don Pino». La Cuarta. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  9. Vial Correa, 2002, p. 11.
  10. Vial Correa, 2002, p. 33.
  11. «Augusto José Ramón Pinochet Ugarte». Memoria Chilena. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  12. Cuéllar, Nicolás (13 de junio de 2009). «La amante del General». El Espectador. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  13. Pinochet, Augusto (5 de julio de 2012). «Texto completo del Testamento de Pinochet». La Segunda. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  14. Pinochet, 1991, pp. 107-124.
  15. Vial Correa, 2002, pp. 94-97.
  16. Vial Correa, 2002, p. 100.
  17. Vial Correa, 2002, pp. 107-108.
  18. Vial Correa, 2002, p. 125.
  19. EFE (23 de octubre de 2014). «Gobierno rindió homenaje al general René Schneider». Cooperativa.cl. Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  20. Fermandois, 2005, p. 397.
  21. a b c «Hace 40 años Allende puso a Pinochet al mando del Ejército». Nacion.cl (23 de agosto de 2013). Consultado el 21 de noviembre de 2014.
  22. Vial Correa, 2002, p. 197.
  23. a b «Golpe de Estado». Memoria Chilena. Consultado el 23 de noviembre de 2014.
  24. Efe (17 de noviembre de 2010). «Miles de documentos confirman que EEUU apoyó el golpe de Pinochet en 1973». El Mundo. Consultado el 23 de noviembre de 2014.
  25. Cavallo, Ascanio y Serrano, Margarita. «Las vigilias de Allende, Pinochet, Merino y Leigh. La sangre de los generales». Consultado el 23 de noviembre de 2014.
  26. a b c Hilda (5 de mayo de 2007). «El Golpe de Estado de Pinochet». La Guía. Consultado el 23 de noviembre de 2014.
  27. a b c Cavallo Salazar y Sepúlveda 2004, pp. 57-69.
  28. Ministerio del Interior de Chile (17 de junio de 1974). «Aprueba Estatuto de la Junta de Gobierno». LeyChile. Consultado el 12 de diciembre de 2014.
  29. «Augusto Pinochet Ugarte». Icarito. Consultado el 12 de diciembre de 2014.
  30. Ministerio del Interior de Chile (17 de diciembre de 1974). «Modifica Decreto Ley N°. 527, de 1974». LeyChile. Consultado el 12 de diciembre de 2014.
  31. Spooner, Mary Helen (1994). Soldiers in a Narrow Land: The Pinochet Regime in Chile (en inglés). University of California Press. p. 305. ISBN 978-0-52008-083-6. 
  32. Oppenheim, Lois (1999). Politics in Chile: Democracy, Authoritarianism, and the Search for Development (en inglés). Westview Press. p. 304. ISBN 978-0-81333-565-0. 
  33. Dávila, Jerry (2013). Dictatorship in South America (en inglés). John Wiley & Sons. p. 224. ISBN 978-1-11829-081-1. 
  34. Troncoso, María Elba (2 de septiembre de 2013). «Derechos Humanos: El fraude de la consulta de 1978 o el máximo descaro de la dictadura». Cambio 21. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  35. Cavallo Salazar y Sepúlveda 2004, pp. 456-458.
  36. a b «40 años desde que Pinochet derrocó a Allende». eitb.com (11 de septiembre de 2013). Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  37. Equipo Nizkor. «Querella víctimas MIR Chile». Derechos.org. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  38. Escalante, Jorge (11 de marzo de 2007). «La brigada más cruel de la DINA». Nacion.cl. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  39. Escalante, Jorge (2000). La misión era matar. El juicio a la caravana Pinochet-Arellano. Santiago de Chile: LOM Ediciones. ISBN 956-282-311-3. 
  40. «Informe Rettig». Programa de Derechos Humanos. Gobierno de Chile. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  41. Délano, Manuel (20 de agosto de 2011). «Chile reconoce a más de 40.000 víctimas de la dictadura de Pinochet». El País. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  42. «Carlos Prats González». Memoria Viva (17 de julio de 2010). Consultado el 24 de noviembre de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  43. Escalante, Jorge (9 de julio de 2010). «Corte Suprema dictó altas penas por crimen de Prats». Nacion.cl. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  44. San Cristóbal, Juan (30 de septiembre de 2013). «Atentado a Carlos Prats y esposa: "Aún no se desarman todas las ataduras en Fuerzas Armadas"». Diario Universidad de Chile. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  45. a b EFE (21 de octubre de 2014). «Senador pide indagar nexo de Labbé con muerte de su padre». Terra.cl. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  46. Cavallo Salazar y Sepúlveda 2004, pp. 509-510.
  47. Rodríguez, Ana (10 de septiembre de 2013). «Miguel Lawner, el arquitecto de la UP». The Clinic. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  48. Cypher, James M. (2004). «Is Chile a Neoliberal Success?» (en inglés). Dollars & Sense (septiembre/octubre). http://dollarsandsense.org/archives/2004/0904cypher.html. Consultado el 24 de noviembre de 2014. 
  49. «El ladrillo: Bases de la política económica del Gobierno Militar chileno». CEP. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  50. «Milton Friedman. El centenario del papá de Lavín y otros Chicago Boys». The Clinic (30 de julio de 2012). Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  51. Ledesma de Lapeyra, Viviana (2006). «La Junta Militar Chilena y su modelo económico». Biblioteca Universitaria.
  52. a b c «Crisis económica 1982». Memoria Chilena. Consultado el 24 de noviembre de 2014.
  53. Gazmuri, 2000, pp. 110-111.
  54. Boeninger,, pp. 300-302.
  55. «Lucha armada». Memoria Chilena. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  56. Bernedo, 2013, «La economía de mercado, el DL nº 211 y la defensa de la libre competencia, 1973-1990», pp. 59-99.
  57. Molina, Paula (10 de septiembre de 2013). «¿Qué queda del modelo económico de Augusto Pinochet?». BBC Mundo. Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  58. Muñoz, Heraldo (abril-junio 1982). «Las relaciones exteriores del gobierno militar chileno». Revista Mexicana de Sociología 44 (2):  pp. 577-597. doi:10.2307/3540279. 
  59. «Plan Cóndor formaba parte de la política estatal». La Red 21 (23 de octubre de 2009). Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  60. «Los crímenes de la Operación Cóndor». La Tercera (2001). Consultado el 25 de noviembre de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  61. a b Fermandois, 2005, p. 416.
  62. «Meeting With President Augusto Pinochet Ugarte of Chile - Remarks to Reporters Following the Meeting» (en inglés). The American Presidency Project. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  63. EFE (15 de diciembre de 2012). «Pinochet visitó en secreto Bolivia». Los Tiempos. Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  64. a b c d «La relación entre Augusto Pinochet y Margaret Thatcher». La Tercera (8 de abril de 2013). Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  65. a b Fermandois, 2005, pp. 434-439.
  66. Manila, Santiago (25 de marzo de 1980). «EEUU presionó a Filipinas para que no recibiese a Pinochet». El País. Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  67. History. «Bolivia y Chile firman Acuerdo de Charaña». Consultado el 25 de noviembre de 2014.
  68. Fuentes, Fernando (24 de abril de 2012). «Videla revela detalles de negociaciones con Pinochet por conflicto del Beagle». La Tercera. Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  69. a b Tironi, Eugenio; Sunkel, Guillermo (primavera 1993). «Modernización de las comunicaciones y democratización de la política: Los medios en la transición a la democracia en Chile». Estudios Públicos (52). http://www.cep.cl/dms/archivo_1211_1352/rev52_tironi.pdf. Consultado el 27 de noviembre de 2014. 
  70. Vidal, José Manuel (23 de diciembre de 2009). «Pinochet engañó al Papa Wojtyla». Religión Digital. Consultado el 28 de noviembre de 2014.
  71. a b Pérez, Cristián. «Las armas de Carrizal: yunque o martillo». Los casos de la Vicaria. Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  72. a b c «Atentado a Pinochet: el día en que el FPMR perdió la "guerra popular"». Nacion.cl (5 de septiembre de 2013). Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  73. «Perpetua para Salas Wenzel por Operación Albania». Nacion.cl (29 de enero de 2005). Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  74. Tribunal Constitucional de Chile. «Rol Nº 33. Proyecto de ley orgánica constitucional sobre el tribunal calificador de elecciones». Consultado el 27 de noviembre de 2014.
  75. «Plebiscito de 1988». La Tercera. Consultado el 27 de noviembre de 2014.
  76. «Chile a punto del autogolpe. La historia no escrita del plebiscito de 1988 y que fue desclasificada por los Estados Unidos». Cambio 21 (9 de marzo de 2013). Consultado el 28 de noviembre de 2014.
  77. «Patricio Aylwin Azócar». CIDOB (6 de junio de 2011). Consultado el 28 de noviembre de 2014.
  78. a b AP (10 de marzo de 1998). «Pinochet deja un país dividido». Nacion.com. Consultado el 1 de diciembre de 2014.
  79. Cavallo Salazar y Sepúlveda 2004, pp. 296-297.
  80. Matus, Alejandra. «Capítulo I. El poder degradado. El peso del Informe Rettig». El libro negro de la justicia chilena. Planeta. Consultado el 1 de diciembre de 2014. 
  81. Pérez G., Ximena (30 de junio de 2008). «Manuel Contreras condenado a doble presidio perpetuo en caso Prats». El Mercurio. Consultado el 1 de diciembre de 2014.
  82. Tauran, Erasmo (3 de febrero de 2014). «Condenados a cadena perpetua por Caso Degollados gozan de salida diaria desde junio pasado». BioBioChile.cl. Consultado el 1 de diciembre de 2014.
  83. Valenzuela, Carolina (28 de enero de 2005). «Cadena perpetua a Salas Wenzel por "Operación Albania"». EMOL. Consultado el 1 de diciembre de 2014.
  84. Minay, Sebastián (5 de marzo de 2009). «La accidentada carrera de un operador a la antigua». CIPER Chile. Consultado el 1 de diciembre de 2014.
  85. Vial Correa, 2002, p. 609.
  86. a b «Boletín de Derechos Humanos. Marzo 1998». Fasic. Consultado el 1 de diciembre de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  87. Vial Correa, 2002, p. 649.
  88. «Pepito paga doble». Nacion.cl (13 de abril de 2003). Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  89. a b c d e f g Orellana Vargas, Patricio (2003). «Probidad y corrupción en Chile. El punto de quiebre». Probidad. http://www.probidadenchile.cl/ver_articulo.php?art=43. Consultado el 3 de diciembre de 2014. 
  90. Mönckeberg, 2001.
  91. Ruiz, Daniela (3 de septiembre de 2010). «Litio, la próxima batalla minera de Chile». Radio Universidad de Chile. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  92. Leal, Christian (10 de julio de 2012). «Investigación revela que negocios de Pinochet beneficiaron a Universidades Mayor y San Sebastián». BioBioChile.cl. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  93. Orbe (21 de agosto de 2000). «Pinochet envió carta al rector de la U. Bernardo O´Higgins». Emol. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  94. Ministerio de Hacienda (04 de mayo de 2006), Ley 20098: «Modifica el DFL N° 120, de Hacienda, ley orgánica de la Polla Chilena de Beneficiencia, actualizando la distribución de su fondo de beneficiarios y el de la Lotería de Concepción, previsto en la ley N° 18568», http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=249336&idVersion=2006-05-04, consultado el 5 de diciembre de 2014 .
  95. a b c d e f Villaroel, Gilberto (11 de agosto de 2005). «Los conflictos de la familia Pinochet». BBC Mundo. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  96. a b c «Ejército causó quiebra de Valmoval para que fuera vendida a hijo de Pinochet». El Mostrador (2 de enero de 2007). Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  97. a b La Radio del Sur/The Clinic (14 de marzo de 2012). «Chile: Se suicidó la ex esposa del hijo mayor de Pinochet, implicada en escándalos». tercerainformacion.es. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  98. Cavallo, 1998, «19. Las desventuras de un primogénito», pp. 194-201.
  99. a b c d ABC (29 de septiembre de 2009). «Hijo de Pinochet declara por "Pinocheques" en juicio por fortuna del dictador». Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  100. The Associated Press (29 de septiembre de 2009). «Hijo de Pinochet fue interrogado por presunta malversación». Noticias 24. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  101. «Hijo mayor de Pinochet fue detenido por fraude al Fisco». Cooperativa.cl (29 de julio de 2004). Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  102. «Hijo de Pinochet fue condenado a 541 días de cárcel remitida». Terra (14 de diciembre de 2004). Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  103. Pinochet: crímenes y mitos. Santiago de Chile: La Nación. 17 de diciembre de 2006.  p. 56. 
  104. a b EFE (3 de enero de 2007). «Cronología del caso Riggs». El Mundo. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  105. Levin, Carl (16 de marzo de 2005). «Levin-Coleman Staff Report Discloses Web of Secret Accounts Used by Pinochet» (en inglés). Consultado el 6 de diciembre de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  106. Caso Riggs: el arriesgado golpe del juez Cerda. Santiago de Chile: La Tercera. 7 de octubre de 2007.  pp. 6-8. 
  107. EFE (5 de octubre de 2007). «Otorgan la libertad provisional a los familiares de Pinochet que fueron detenidos». El Mundo. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  108. González, Alberto (5 de agosto de 2013). «Ministro Valderrama cierra investigación por Caso Riggs sin procesar a familia Pinochet». BioBioChile.cl. Consultado el 5 de agosto de 2013.
  109. Chaparro, Andrea (23 de enero de 2006). «Confirman que Pinochet ordenó venta de armas a Croacia». Nacion.cl. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  110. a b c EFE (20 de enero de 2012). «Condenan a militares por traficar armas a Croacia, pero no irán a la cárcel». Terra.cl. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  111. «Caso Huber: Suprema rechazó recurso en favor de general (r) Provis». Cooperativa.cl (28 de marzo de 2006). Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  112. Molina Sanhueza, Jorge (25 de septiembre de 2005). «Gerardo Huber sabía demasiado, pero no alcanzó a contarlo. El coronel que le pena al ejército». Nacion.cl. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  113. Rohter, Larry (19 de junio de 2006). «Colonel's Death Gives Clues to Pinochet Arms Deals» (en inglés). The New York Times. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  114. a b «Corte Suprema condena a 11 personas por tráfico de armas a Croacia». La Tercera (20 de enero de 2012). Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  115. Valenzuela, Carolina (5 de octubre de 2007). «Caso Riggs: Procesados presentan recursos para revertir su detención». Emol. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  116. Molina Sanhueza, Jorge (17 de diciembre de 2006). «El último divorcio». La Nación. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  117. Equipo Nizkor (10 de julio de 2006). «El "Mamo" le jala la cadena». Derechos.org. Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  118. Silva Lagos, Orlando. «Desde 1974 se sabe que Pinochet es narcotraficante». ClariNet. Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  119. «Manuel Contreras afirmó que Pinochet se enriqueció con el narcotráfico». Cooperativa.cl (9 de julio de 2006). Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  120. EFE (19 de julio de 2006). «El ex jefe de la DINA ratifica que Pinochet se enriqueció con el narcotráfico». El País. Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  121. «General (r) Manuel Contreras: Eugenio Berríos está vivo». Cooperativa.cl (10 de julio de 2006). Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  122. «Marco Antonio Pinochet: Mi padre y mi madre están afectados». Cooperativa.cl (11 de julio de 2006). Consultado el 20 de noviembre de 2014.
  123. a b c d e f g h «La extradición de Pinochet. Cronología del "caso Pinochet"». El Mundo. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  124. Vial Correa, 2002, pp. 659-660.
  125. «Pinochet, detenido». El País (18 de octubre de 1998). Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  126. «Pinochet, detenido en Londres a petición del juez Garzón». El País (26 de febrero de 2003). Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  127. a b «Caso Pinochet: cronología». BBC Mundo. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  128. Pérez, Libio (18 de agosto de 2014). «Muere a los 71 años el sucesor de Augusto Pinochet». ABC.es. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  129. a b «Cronología del juicio a Pinochet en Chile». Emol (9 de julio de 2001). Consultado el 9 de diciembre de 2014.
  130. a b «Augusto Pinochet renunció al Senado». Emol (4 de julio de 2002). Consultado el 9 de diciembre de 2014.
  131. Ministerio Secretaría General de la Presidencia (28 de abril de 2000), Ley 19672: «Reforma constitucional que modifica el artículo 30 de la carta fundamental, con el fin de establecer el estatuto de los ex presidentes de la República», http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=167168&idVersion=2000-04-28, consultado el 9 de diciembre de 2014 .
  132. «Senado oficializará el próximo martes la renuncia de Pinochet». Cooperativa.cl (4 de julio de 2002). Consultado el 9 de diciembre de 2014.
  133. «Augusto Pinochet perdió en la Corte Suprema». Nacion.cl (26 de agosto de 2004). Consultado el 9 de diciembre de 2014.
  134. Pérez Villamil, Ximena (10 de febrero de 2012). «Jacqueline, la hija rebelde, autoritaria y predilecta de Pinochet». El Mostrador. Consultado el 9 de diciembre de 2014.
  135. «Los médicos practican un 'bypass' a Pinochet, 'grave pero estable' tras sufrir un infarto». El Mundo (3 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  136. «Augusto Pinochet falleció en el Hospital Militar tras sufrir recaída». EMOL (10 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  137. C. de Carlos (12 de diciembre de 2006). ««Lucía», la última palabra del general». ABC. Consultado el 8 de noviembre de 2013.
  138. «Minuto a minuto del deceso de Augusto Pinochet». EMOL (11 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  139. «Muere el ex dictador chileno Augusto Pinochet». 20 minutos (10 de diciembre de 2006). Consultado el 23 de noviembre de 2014.
  140. «Bachelet dice que Pinochet es "un referente de división, odio y violencia"». El País (13 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  141. Henríquez, Andrea (14 de diciembre de 2006). «"Yo le pedí a mi hijo que hablara"». BBC Mundo. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  142. «Un nieto del General Prats escupió en el féretro de Pinochet». 20 minutos (14 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  143. Délano, Manuel (22 de diciembre de 2006). «Despedido el nieto de Prats que escupió sobre el féretro de Pinochet». El País. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  144. «Funerales de Pinochet, mucha tensión y saludos neonazis». La Séptima (diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  145. EFE (13 de diciembre de 2006). «El Ejército chileno expulsa al nieto de Pinochet por su discurso en el funeral». El Mundo. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  146. Reuters (13 de diciembre de 2006). «Las cenizas de Pinochet descansan en su residencia de verano». 20 minutos. Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  147. «Pedregoso camino para que cenizas de Pinochet llegaran a Los Boldos». Nacion.cl (26 de diciembre de 2006). Consultado el 19 de noviembre de 2014.
  148. AFP (29 de octubre de 2006). «Pinochet ante posible nueva orden de detención». El Universo. Consultado el 19 de noviembre de 2014.

Notas[editar]

  1. a b En 1991, la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación o Informe Rettig verificó un total de 2298 muertes por persecución política durante la dictadura militar, de las cuales 2130 fueron víctimas de violaciones a los derechos humanos y 168 víctimas de violencia política.[40] Un segundo informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura o Comisión Valech en 2011 cifró en más de 40 mil las víctimas de la dictadura, con 3065 muertos o desaparecidos.[41]
  2. En el texto original de la Constitución, el artículo 25 del capítulo IV establecía que «El Presidente de la República durará en el ejercicio de sus funciones por el término de ocho años, y no podrá ser reelegido para el período siguiente». Sin embargo, de acuerdo con las disposiciones transitorias vigésimo séptima a vigésimo novena del mismo texto, el candidato sí podría reelegirse mientras este fuese nominado por los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el General Director de Carabineros de Chile.
  3. Los detalles del caso de los «pinocheques» se conocieron más tarde, gracias a las confesiones de Augusto Pinochet Hiriart durante las investigaciones por el Caso Riggs,[96] en el cual también estaba involucrado junto a sus padres.[99] En 2004, Pinochet Hiriart sería condenado a 541 días de pena remitida por fraude al fisco por 400 millones de pesos, portación de especies robadas y tenencia ilegal de armas.[101] [102]
  4. Este sobreseimiento se debió en parte a la última entrevista concedida por Augusto Pinochet, el año 2003, con la presentadora de televisión en Miami María Elvira Salazar. En esta entrevista, gestionada por su hija Jacqueline, Pinochet se mostró lúcido y sin arrepentimiento, lo que contradecía el diagnóstico de demencia subcortical a través del cual se había librado de ser juzgado en 2002 por la Caravana de la Muerte.[134]
  5. Por esta acción Francisco Cuadrado Prats fue despedido de su empleo.[143]

Bibliografía[editar]

  • Arriagada, Genaro (1998). Por la razón o la fuerza. Chile bajo Pinochet. Santiago de Chile. ISBN 956-262-061-1. 
  • Bernedo, Patricio (2013). Historia de la libre competencia en Chile: 1959-2010. Santiago de Chile: Fiscalía Nacional Económica. ISBN 978-956-8408-03-9. 
  • Boeninger, Edgardo (1997). Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. ISBN 956-13-1521-1. 
  • Borosage, Robert L.; Marks, John (1980). Los Archivos de la CIA. México: Diana. 
  • Cavallo, Ascanio (1998). La historia oculta de la Transición. Santiago de Chile: Editorial Grijalbo. p. 377. ISBN 9789562580755. OCLC 40984360. 
  • Cavallo, Ascanio; Salazar, Manuel; Sepúlveda, Óscar (2004). La historia oculta del Régimen Militar. Santiago de Chile: Ramdom House Mondadori. ISBN 956-8367-02-0. 
  • Cavallo, Ascanio; Serrano, Margarita (2000). Golpe: 11 de septiembre de 1973. Santiago de Chile: Aguilar. 
  • Correa, Raquel; Subercaseaux, Elizabeth (1989). Ego sum Pinochet. Santiago de Chile: Zig-Zag. 
  • de Castro, Rodrigo; Gasparini, Juan (2000). La delgada línea blanca. Narcoterrorismo en Chile y Argentina. ISBN 950-15-2221-0. 
  • Dinges, John (1980). Operación Cóndor. ISBN 956-7510-96-2. 
  • Dinges, John (2004). The Condor Years: How Pinochet and His Allies Brought Terrorism to Three Continents. The New Press. 
  • Fermandois, Joaquín (2005). Mundo y fin de mundo, Chile en la política mundial 1900-2004. 
  • Gazmuri, Cristián (2000). La persistencia de la memoria (reflexiones de un civil sobre la dictadura). Santiago de Chile: Ril. 
  • Gómez Araneda, León: Que el pueblo juzgue; Terranova Editores; Santiago, Chile; 1988.
  • González, Mónica (2000). La conjura: los mil y un días del golpe. Santiago de Chile: Ediciones B. 
  • Huneeus, Carlos (2000). El Régimen de Pinochet. Santiago de Chile. ISBN 956-262-126-X. 
  • Kornbluh, Peter (2003). The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountablity. The New Press. 
  • Márquez de la Plata, Alfonso (2001). Una persecución vergonzosa. Santiago de Chile: Andujar. 
  • Mönckeberg, María Olivia (2001). El saqueo de los grupos económicos al Estado chileno (III edición). Ediciones B. p. 269. ISBN 956751058X. 
  • O'Shaughnessy, Hugh (1999). Pinochet. The Politics of Torture. 
  • Pinochet, Augusto (1991). Camino recorrido. Memorias de un soldado. Tomos I y II. Santiago de Chile: Instituto Geográfico Militar de Chile. 
  • Prats, Carlos (1985). Memorias. Santiago de Chile: Pehuén Editores Ltda. 
  • Salazar, Manuel (1996). Traficantes & Lavadores. Santiago de Chile. 
  • Spataro, Mario (2006). Pinochet. Las «incómodas» verdades. Maye Ltada. ISBN 956-8433-03-1. 
  • Vial Correa, Gonzalo (2002). Pinochet, la biografía. Santiago de Chile: El Mercurio. ISBN 956-239-233-3. 

Enlaces externos[editar]