Francisco Solano López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Solano López
Francisco Solano López

10 de septiembre de 1862-15 de agosto de 1869
Vicepresidente   Domingo Francisco Sánchez
Predecesor Carlos Antonio López
Sucesor Junta de Gobierno. Triunviros Cirilo Antonio Rivarola, Carlos Loizaga y José Díaz de Bedoya

1854-1862
Presidente Carlos Antonio López
Predecesor Mariano González
Sucesor Domingo Francisco Sánchez

Datos personales
Nacimiento 24 de julio de 1827
Asunción, Flag of Paraguay.svg Paraguay
Fallecimiento 1 de marzo de 1870 (42 años).
Cerro Corá, Flag of Paraguay.svg Paraguay
Cónyuge Elisa Alicia Lynch
Profesión Militar
Religión Católico
Firma Firma de Francisco Solano López

Francisco Solano López Carrillo (Asunción, 24 de julio de 1827Cerro Corá, 1 de marzo de 1870) fue el segundo presidente constitucional de la República del Paraguay entre 1862 y 1870. Se desempeñó como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente y jefe supremo de la nación paraguaya durante la Guerra de la Triple Alianza. Sucedió como presidente a su padre Carlos Antonio López, que le había dejado a su hijo una nación próspera. De acuerdo a la Constitución de 1844, el Congreso lo eligió presidente de la República por un período de 10 años.

Vida pública[editar]

En 1853 Francisco Solano López Carrillo fue nombrado embajador del Paraguay e hizo contactos en los países europeos de Reino Unido, Francia, Prusia, España y Piamonte-Cerdeña con el objetivo de obtener el reconocimiento de la independencia paraguaya por parte de esos países, además de comprar armas, barcos y blindajes para el ejército. En su estadía en París conoció a Elisa Alicia Lynch, una irlandesa de educación francesa, que se convirtió en la compañera del resto de su vida y en madre de sus siete hijos reconocidos (además López tenía tres hijos «naturales» con la pilarense Juana Pesoa). Estuvieron juntos durante quince años pero nunca pudieron casarse ni vivir en la misma casa, ya que la cultura moralista de Asunción no se lo permitió, porque Madame Lynch continuaba casada con un hombre francés, y el divorcio en Francia, a pesar de haber sido legalizado en 1792, había sido abolido en 1816, y no llegó a ser restablecido hasta 1884 (bajo el auspicio de la Tercera República). A su regreso en 1854, López trajo consigo mucho armamento y un buque de guerra, el Tacuarí, adquirido al Reino Unido. Además trajo en otro barco y en contra de los deseos familiares, a su pareja irlandesa junto a su primer hijo en brazos, Juan Francisco López, quien después sería conocido como el coronel Panchito López.

En 1859 López sería el nexo entre el general entrerriano Justo José de Urquiza y el general porteño Bartolomé Mitre a la hora de firmar el Pacto de San José de Flores, que introdujo a Buenos Aires en la Constitución Nacional Argentina. Creó buenos lazos de amistad con Urquiza. La mediación fue particularmente dificultosa: en un primer momento ambos gobiernos enviaron representantes a negociar, pero estas fracasaron rotundamente y Urquiza estaba dispuesto a ingresar a Buenos Aires por la fuerza. López le solicita a Urquiza un día más para ingresar a la ciudad e intentar personalmente una última negociación antes de la invasión y efectivamente, cuando Urquiza entra en Buenos Aires el gobierno había renunciado.

El camino hacia la presidencia[editar]

A la muerte de su padre en 1862, el Congreso de la Nación lo elige como presidente de la República del Paraguay. En un efusivo discurso al asumir dijo que «la nación debe romper su relativo aislamiento y hacer que la voz del Paraguay fuera oída». Con esto se refería a su deseo de romper con el aislamiento político hipernacionalista impulsado por el Dr. Francia y luego su padre Don Carlos Antonio LópezPlantilla:Añadir referencia

La Guerra contra la Triple Alianza[editar]

Francisco Solano López

El 12 de noviembre de 1864, López se apoderó del buque mercante brasileño "Marqués de Olinda" en el puerto de Asunción y encarcelado el gobernador de la provincia brasileña de Matto Grosso, que se encontraba a bordo. En el mes siguiente (diciembre 1864) envió una fuerza para invadir Mato Grosso, que tomó y saqueó la ciudad de Corumbá y tomó posesión de la provincia y sus minas de diamantes.

Indignado porque Brasil tomase parte en la política interna de Uruguay, pidió permiso a la Argentina para pasar hacia Montevideo. Al negarse Mitre, y cuando las negociaciones comenzaron a fracasar, López invadió la provincia de Corrientes. Su excusa era que Brasil había extendido su imperio primero en Uruguay y luego en Paraguay y a principios de 1865 las fuerzas paraguayas en su tránsito hacia el Uruguay; junto con otros factores políticos entre ellos la victoria del Partido Colorado (apoyado por el Brasil) derrotara al Partido Nacional (apoyado por el Paraguay) que gobernaba hasta ese entonces; impulsaron la Guerra contra la Triple Alianza, que culminó con la derrota total del Paraguay, con la muerte de su líder y la de una gran parte de los habitantes del país.

Chico Diabo mata con una lanza Solano López (Semana Illustrada, nº 485, 03/27/1870).

En 1868, cuando los aliados de la triple alianza le estaban presionando duro, López se enteró que sus partidarios habían formado una conspiración contra su vida. Entonces varios cientos de prominentes ciudadanos paraguayos fueron apresados y ejecutados por orden suya, incluyendo a sus hermanos y cuñados, ministros, jueces, prefectos, militares, obispos y sacerdotes, y nueve décimas partes de los funcionarios civiles, junto con más de dos centenares de extranjeros, entre ellos varios miembros de las legaciones diplomáticas. Durante este tiempo él también ordenó el azotamiento y ejecución de su madre de 70 años, por ser parte del complot contra su persona.

Su última frase antes de ser ultimado con un tiro en el pecho fue: «¡Muero con mi Patria!», pues pensaba que con su desaparición el Paraguay dejaría de ser independiente y que su territorio sería repartido entre la Argentina y el Brasil, aunque esta versión no es la única, pues ciertos historiadores sostienen que la frase fue en realidad: «¡Muero por mi Patria!» sabiendo que con su muerte terminaría la guerra. Sus restos descansan en el Panteón Nacional de los Héroes de Asunción del Paraguay. Hasta el día de hoy, su figura es objeto de controversias dentro y fuera de su país.

Aunque el tratado de paz estableció una suma exorbitante en concepto de costas de guerra para el Paraguay, luego esta deuda fue dispensada en primer lugar por Uruguay y algunas décadas más tarde (casi al término del pago total de la deuda) por Argentina.

Percepciones históricas[editar]

El escenario político y económico de cada uno de los vecinos países (Argentina, Brasil) signaron en su mente que era el momento ventajoso para el Paraguay en una de sus arengas pronunció: «Somos una nación moderna y próspera, sin envidiar lo que nos rodea».

La figura del Mariscal Francisco Solano López fue —y sigue siendo— objeto de opiniones radicalmente opuestas:

Su intervención en el conflicto entre la Confederación Argentina (dirigida por Urquiza desde la ciudad de Paraná) y la provincia de Buenos Aires (dirigida por el general Mitre), demuestra su calidad de negociador, puesto que obtuvo la unidad de la República Argentina, en noviembre de 1859, con el pacto de San José de Flores, aunque eso haya ido en contra de los intereses del Paraguay.

Francisco Solano López fue un romántico que vivió a fondo esa corriente, en la época en que la misma estaba en pleno auge. Toda su existencia está marcada por esa estética, presente en sus amores con Elisa Alicia Lynch (su compañera hasta Cerro Corá, a quien trajo al Paraguay pese a las reticencias de su padre, que nunca aceptó que su hijo compartiera su vida con una divorciada) y en su reacción atravesando Argentina cuando Brasil invadió Uruguay. Este país tenía un tratado de defensa mutua con el Paraguay y como López (ante la autorización del paso de tropas brasileras por territorio argentino), se vio forzado a atravesar territorio argentino para atacar a Brasil, Bartolomé Mitre encontró en esta acción la oportunidad para declarar la guerra, alegando que nunca existieron acciones militares o de provocación por parte de la Argentina en contra de Paraguay y que ante la violación territorial la guerra era inevitable. La guerra estaba en marcha y durante algo más de cinco años la actitud de Francisco Solano López fue indoblegable: firmeza y dignidad ante las potencias contendoras, hasta el 1 de marzo de 1870. Murió con la frente en alto de héroe romántico, como su hijo Panchito, de sólo 17 años, entonces comandante del ejército, quien cuando le intimaron rendición contestó: «Un coronel paraguayo no se rinde nunca».

Sobre estos hechos, el historiador argentino Salvador Cabral Arrechea menciona que:

a) Existe un documento de Thornton dirigido al Foreign Office, fechado en Asunción el 6 de septiembre de 1864, haciendo votos para que una invasión extranjera llevase al Paraguay la «libertad comercial» a ese pueblo al que trataba de «ignorante», «que se siente feliz con su tiranía y se cree igual que los más poderosos».

b) El 18 de junio de 1864 se firma en Las Puntas del Rosario, según el informe Maifeller, encargado francés en Montevideo, un tratado —el verdadero tratado de la Triple Alianza— firmado por Lamas, Flores y Castellanos. El mismo Saraiva, comisionado imperial de entonces, dirá, públicamente y por escrito, que la Triple Alianza «no surgió» después de la «agresión» contra la Argentina en abril de 1865, sino en Las Puntas del Rosario en junio de 1864. Su carta dice que «dichas alianzas (Argentina, Brasil y Flores contra el Paraguay) se realizaron el día en que el ministro argentino y brasileño conferenciaron con Flores en las Puntas del Rosario y no el día en que Octaviano y yo, como ministros de Estado, firmamos el pacto (l de marzo de 1865)».


Predecesor:
Carlos Antonio López
Coat of arms of Paraguay.svg
Presidente Constitucional del Paraguay

18621869
Sucesor:
Junta de Gobierno. Triunviros Cirilo Antonio Rivarola, Carlos Loizaga y José Díaz de Bedoya
Predecesor:
Mariano González
Coat of arms of Paraguay.svg
Vicepresidente de la República del Paraguay

18541862
Sucesor:
Domingo Francisco Sánchez

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]