Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Decreto Supremo n.° 355 del presidente Patricio Aylwin por el cual se crea la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Colección del Archivo Nacional de Chile.

La Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación fue un organismo creado en Chile por el presidente Patricio Aylwin Azócar en 1990, mediante el artículo primero del Decreto Supremo n.° 355 de 25 de abril de 1990 y publicado en el Diario Oficial el 9 de mayo del mismo año, con el objeto de esclarecer "la verdad sobre las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en el país entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990", periodo que duró el Régimen Militar de Augusto Pinochet.

La comisión fue presidida por el jurista y político Raúl Rettig, razón por la cual se le conoce popularmente como Comisión Rettig y su resultado como Informe Rettig.

Integrantes[editar]

La Comisión Rettig estuvo integrada por destacadas personalidades chilenas:

Informe[editar]

Informe Rettig.

Luego de nueve meses de trabajo, el 8 de febrero de 1991 la comisión entregó al presidente Patricio Aylwin un informe final en que se detallan 3550 denuncias de violaciones a los derechos humanos, de las cuales 2 296 fueron consideradas como homocidios calificados. Concluye el Informe que en total 2279 personas perdieron la vida en este período, de los cuales 164 los clasifica como víctimas de la violencia política y 2115 de violaciones a los derechos humanos. Además, el Informe propuso una serie de medidas compensatorias para los familiares de las víctimas, muchas de las cuales fueron implementadas en los años siguientes, como la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación (1992-1997).

El 4 de marzo el entonces presidente de la República, Patricio Aylwin, da a conocer una síntesis del informe y pide perdón en nombre del Estado en una emisión televisada a toda la nación.

Como Presidente de República, me atrevo a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir perdón a los familiares de las víctimas [...] [revindicando] pública y solemnemente la dignidad personal de las víctimas, en cuanto hayan sido denigradas por acusaciones de delitos que nunca les fueron probados y de los cuales nunca tuvieron oportunidad ni medios adecuados para defenderse.

Patricio Aylwin

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]