Diego Portales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diego Portales Palazuelos
Diego Portales
Diego Portales Palazuelos

6 de abril de 1830-1 de mayo de 1831
Presidente José Tomás Ovalle
Fernando Errázuriz Aldunate
Predecesor Mariano Egaña
Sucesor Manuel Carvallo

9 de noviembre de 1835-19 de abril de 1837
Presidente José Joaquín Prieto
Predecesor Joaquín Tocornal
Sucesor Manuel Montt

6 de abril de 1830-1 de mayo de 1831
Presidente José Tomás Ovalle
Fernando Errázuriz Aldunate
Predecesor Mariano Egaña
Sucesor Juan Ramón Casanova

9 de noviembre de 1835-16 de abril de 1837
Presidente Fernando Errázuriz Aldunate
José Joaquín Prieto
Predecesor Joaquín Tocornal
Sucesor Joaquín Tocornal

1830-1832
Presidente José Tomás Ovalle
Fernando Errázuriz Aldunate
Predecesor José María de la Cruz Prieto
Sucesor José Javier Bustamante

21 de septiembre de 1835-19 de abril de 1837
Presidente José Joaquín Prieto
Predecesor José Javier Bustamante
Sucesor Ramón de la Cavareda

Gobernador militar de Valparaíso
1832-1832

Datos personales
Nacimiento 16 de junio de 1793
Bandera de España Santiago, Reino de Chile
Fallecimiento 6 de junio de 1837 (43 años)
Bandera de Chile Valparaíso, Chile
Cónyuge Josefa Portales y Larraín
Hijos 5
Ocupación Empresario y político
Firma Firma de Diego Portales

Diego José Pedro Víctor Portales Palazuelos (Santiago, 16 de junio de 1793Valparaíso, 6 de junio de 1837) fue un político chileno, comerciante y ministro de Estado, una de las figuras fundamentales de la organización política de su país. Personaje controvertido, es visto por muchos como el Organizador de la República y por otros, como un dictador tiránico.

Lideró políticamente las fuerzas conservadoras en la Guerra Civil de 1829-1830 y, tras rehusar la presidencia de la República, colaboró con el gobierno de Joaquín Prieto aplicando duras medidas, que incluían destierros y fusilamientos de los opositores al régimen, para imponer el orden. Vio en la creación de la Confederación Perú-Boliviana una amenaza para Chile, por lo que impulsó una guerra contra dicha alianza. A raíz de este hecho, se produjo un alzamiento militar que terminó con su vida.

Los primeros años[editar]

Nació en el seno de una adinerada familia colonial perteneciente a la aristocracia chilena. Hijo de José Santiago Portales y Larraín, cuyo linaje ostentó los títulos de Conde de Villaminaya y Marqués de Tejares, y de María Encarnación Fernández de Palazuelos y Martínez de Aldunate, se crio en una familia de 22 hijos, de los cuales él fue el segundo hermano hombre. Sus abuelos paternos fueron Diego Portales y Andía-Yrarrázabal y Teresa de Larraín y Lecaros. Por línea materna, era nieto de Pedro Fernández de Palazuelos y Ruiz de Ceballos y de Josefa Martínez de Aldunate y Acevedo Borja, descendiente directa del Papa Alejandro VI. Portales era descendiente de vascos.[1]

Escudo de la Familia Portales

José Santiago Portales y Larraín era el superintendente de la Real Casa de Moneda de Santiago, por lo que decidió ligar la suerte del hijo a la sólida institución que dirigía, destinándolo a servir de capellán de la ceca santiaguina. Pero el carácter del niño, sumado a la falta de vocación e inquietudes morales e intelectuales, frustraron el proyecto paterno.

En 1806 tuvo la oportunidad de conocer la institución de las milicias, que él mismo reviviría cuando fuese Ministro, al integrarse su hermano José Diego a ellas, producto del ataque inglés a Buenos Aires.[2] También recordara de esta época la actuación del regente de la Real Audiencia Juan Rodríguez de Ballesteros, y su inflexible aplicación de la justicia contra los criminales.[3]

En 1808 a los 14 años ingresó al Colegio Carolino, durante la época de la independencia, pero el espíritu revolucionario no inflamó en su alma, a diferencia de lo que le ocurrió al resto de su familia. La causa de la Independencia lo dejó completamente indiferente, pese, por ejemplo, al exilio de su propio padre al archipiélago de Juan Fernández.[4] Ingresó al recién instaurado Instituto Nacional de Chile (1813) para estudiar leyes, pero abandonó sus estudios al cabo de un año, para trabajar en la Casa de Moneda con su padre.

Tomó algunas nociones de docimasia (arte de ensayar los minerales), recibiéndose de ensayador en (1817) en la Casa de Moneda, para poder ganar cierto sustento económico y así casarse con su prima Josefa Portales y Larraín, de la cual estaba profundamente enamorado, finalmente el 15 de agosto de 1819 se casó con su prima, con la que tuvo dos hijas, muertas a corta edad. Por entonces se inició en el comercio, pero aún conservando su trabajo en la Casa de Moneda.

Se sintió destrozado cuando su esposa falleció en (1821), sumiéndose en una crisis mística que lo llevó a pensar en convertirse en sacerdote, jurando nunca más contraer matrimonio, abandonando de paso su trabajo y dedicándose con posterioridad únicamente a los negocios,[5] trasladando el asiento de ellos al Perú, en sociedad con el comerciante José Manuel Cea.

El comerciante y el estanco[editar]

Diego Portales.

La compañía que formó con Cea tuvo mucho éxito, y Portales la trasladó a Chile después de dos años con el propósito de expandir los horizontes de sus especulaciones, y logró, en efecto, que la casa de Portales, Cea y Compañía fuera hacia 1824 una de las más destacadas en el comercio chileno.

Para desembolsar los gastos del gobierno y de la expedición libertadora del Perú, Bernardo O'Higgins envió a Antonio José de Irisarri a Inglaterra para obtener fondos. Con esta misión, Irisarri firmaba el 26 de agosto de 1819 un contrato con la casa Hullet Hnos. y Cía. por el valor de un millón de libras.

Una vez caído O‘Higgins, para sus sucesores se transformó en un terrible dolor de cabeza el pago de esta deuda, tomando la determinación de restablecer el estanco del tabaco, incluyendo además en este monopolio el , los licores extranjeros y otros artículos de menos importancia, con la gracia de quien poseyese el estanco debía contribuir a pagar la deuda.

El único que se presentó para hacerse cargo fue la Sociedad Portales, Cea y Cía., por lo que en agosto de 1824, durante la presidencia interina de Fernando Errázuriz, se celebró un contrato entre el Fisco y la Sociedad, en virtud del cual fue cedido a esta por el término de diez años el monopolio, comprometiéndose los concesionarios a pagar en Londres la cantidad de 355.250 pesos anuales por intereses y amortización del empréstito, y la cantidad de 5.000 pesos por año a la caja de descuentos de Santiago.

El negocio del estanco exigía que su concesionario trabara una fuerte confraternización con funcionarios políticos, judiciales y policiales. Para asegurar la integridad de las ganancias el estanquero era también encargado, en los hechos, de denunciar a los traficantes de las especies monopolizadas por él. Recién entonces, y motivado por estos rudos asuntos, Portales se interesó en la cosa pública. Se integró a la institución gremial de los grandes comerciantes, el Consulado.

El estanco fue un fracaso, el contrabando anuló toda posibilidad de que rindiera frutos y ni siquiera se pudo pagar el primer dividendo del pago del empréstito.[6] Portales se ganó la enemistad de muchos, pero también empezó a hacerse de relaciones económicas y políticas cada vez más fuertes.

El Congreso Nacional, para revertir la situación, dictó una ley el 2 de octubre de 1826, dando el derecho del estanco al Fisco mediante la creación de una factoría general, y mandando a verificar en el término de tres meses un juicio de compromiso con la firma para liquidar el negocio.

Del resultado del juicio, del que Portales salió victorioso, daba al Estado en la obligación de pagar más de 87.000 pesos a Portales, Cea y Cía., por razón de administración, comisiones y pérdidas, saldo que la Sociedad decidió no cobrar al Gobierno.

Además, el estanco dejó otro resultado que afectaba la arena política; Portales, que se puso en campaña para defenderse de las acusaciones, y su círculo, fueron bautizados con el apodo de los Estanqueros, que además poseían un periódico, el "Hambriento", papel público sin período, sin literatura, impolítico, pero provechoso y chusco, como se autodefinía en sus páginas. Pero Portales no se dedicaba a escribir en este diario, lo que hacía era conspirar para terminar con el gobierno liberal, que según las ideas de Portales estaban llevando al país al desastre, por lo que sería uno de los impulsores de la guerra civil de 1829.

Durante esos años Portales conoce a Constanza de Nordenflycht, con quien tendría tres hijos, y jamás aceptó casarse, por cumplir con los votos autoimpuestos tras la muerte de su esposa. Esta situación contradecía su idea de que los hombres de gobierno debían ser intachables, por lo que él mismo usó ese argumento como excusa para no ejercer la presidencia de la república.

Ideal político[editar]

Diego Portales en su traje de ministro de guerra.

El ideal político de Portales es mejor presentado usando sus propias palabras, sacadas de una de las cartas que le envió a su amigo Cea, cuando aun era un simple comerciante :

A mí las cosas políticas no me interesan, pero como buen ciudadano puedo opinar con toda libertad y aún censurar los actos del Gobierno. La Democracia, que tanto pregonan los ilusos, es un absurdo en los países como los americanos, llenos de vicios y donde los ciudadanos carecen de toda virtud, como es necesario para establecer una verdadera República. La Monarquía no es tampoco el ideal americano: salimos de una terrible para volver a otra y ¿qué ganamos? La República es el sistema que hay que adoptar; ¿pero sabe cómo yo la entiendo para estos países? Un Gobierno fuerte, centralizador, cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo, y así enderezar a los ciudadanos por el camino del orden y de las virtudes. Cuando se hayan moralizado, venga el Gobierno completamente liberal, libre y lleno de ideales, donde tengan parte todos los ciudadanos. Esto es lo que yo pienso y todo hombre de mediano criterio pensará igual.[7]

En su actuación política, se podrá ver que el gran valor de Portales es haber reinstaurado en Chile el principio de autoridad, que era lo natural en Chile, “el peso de la noche”[8] según sus palabras, pero olvidado por los últimos siete años desde la caída de O’Higgins. Su actuar fue muy personalista, avasallando incluso al presidente de la república, pero su meta de un “Gobierno fuerte, centralizador, cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo, y así enderezar a los ciudadanos por el camino del orden y de las virtudes” daría estabilidad y crecimiento a Chile, hasta los últimos lustros del siglo XIX, cuando una guerra civil terminaría con la autoridad del presidente e instauraría el pseudo-parlamentarismo. Este último experimento político, la panacea de todos los males, seria un total fracaso, reinstaurándose en 1925 la autoridad perdida de los mandatarios, aunque sujetos a la dictadura de la ley, y no a la dictadura legal, que fue el modelo empleado por el estadista.

Se ha querido ver también en Portales al fundador de la institucionalidad chilena, a pesar de haber manifestado que el presidente podía y debía transgredir la constitución y las leyes, si así lo ameritaba el bien del país: “con ley o sin ella, a la señora que llaman Constitución, hay que violarla cuando las circunstancias son extremas y qué importa que lo sea, cuando en un año la parvulita lo ha sido tantas por su perfecta inutilidad!”[9]

Ministro de Estado[editar]

José Tomás Ovalle, Presidente Provisional de la República 1830-1831.
José Joaquín Prieto, Presidente de la República 1831-1841.

En 1829 estalló la guerra civil entre grupos pipiolos y pelucones, apoyando el grupo de Portales a estos últimos, que estaban encabezados por el general José Joaquín Prieto, que se rebeló desde Concepción con sus tropas contra el gobierno.

Cuando todavía se estaba en guerra civil, el recién asumido presidente José Tomás Ovalle necesitaba un hombre para hacerse cargo del gobierno, responsabilidad que nadie quería aceptar, excepto Diego Portales, que juró el 6 de abril de 1830 su primer ministerio, en calidad de ministro de Interior, Relaciones Exteriores, de Guerra y Marina.[10] Once días después se libró la batalla de Lircay que dio el triunfo a la revolución.

Durante este primer ministerio que dura dieciséis meses, el ministro se dedica a sentar las bases del autoritarismo, empezando con la anulación de la oposición. José Antonio Rodríguez Aldea, uno de los aliados de Portales, luchaba en la revolución para traer de regresó a O’Higgins, en lo que estaba de acuerdo con Prieto. Pero Portales no deseaba la presencia del libertador, que de seguro provocaría otro conflicto interno, por lo que convenció a Prieto de la inutilidad de ese propósito, y de la necesidad de que el general se encumbrase a la presidencia de la república.

Con ese obstáculo soslayado, estaba el del ejército vencido, que aún podía realizar acciones contra el gobierno, por lo que recurrió al uso de las facultades extraordinarias que le había concedido el Congreso de Plenipotenciarios al gobierno el 7 de mayo de 1830. Descabezó el movimiento liberal, con el exilio de todos los jefes que habían participado en la guerra en el bando pipiolo. Ello impresionó a los militares, quienes creían que por su participación en la guerra de independencia no podían ser tocados, recayendo antes los castigos siempre en los subordinados.[11]

Para preparar a una nueva oficialidad, decidió restablecer la Academia Militar, antecedente de la actual Escuela Militar, bajo la dirección de Luis José Pereira.[12]

Como esto no le pareciese suficiente, y para vigilar estrechamente al ejército depurado, creó la guardia cívica, con el doble objetivo de velar que no se preparase ningún acto que pudiera entorpecer la acción del nuevo gobierno y como medio de moralizar e instruir al pueblo, otorgándole una ocupación sana.[13] Tuvo tal éxito, que los cívicos eran a su muerte más de 30 000 y el ejército de línea no llegaba a 3000 hombres.[14]

Entre las características más destacadas de Portales está su conocimiento de los hombres, poseyendo la rara cualidad de distinguir valores nuevos, y para saber domarlos. La máxima demostración de esa capacidad fue el nombramiento del joven comerciante Manuel Rengifo y Cárdenas en el Ministerio de Hacienda. Se ha dicho ya los problemas causados por el excesivo endeudamiento por parte del estado, a lo que se le sumaba el nulo crecimiento económico durante la independencia y los años de disputa del poder. Rengifo no venía a realizar milagros instantáneos para sanear el déficit, sino que lo hizo con medidas sumamente cautas, pero en extremo hábiles, entre las que se cuenta la reducción del ejército, el sometimiento a un régimen común a las oficinas, la regulación de los decretos de pago, la publicación de los balances de la tesorería, el combate al contrabando, etc.

Los efectos de saneamiento de la economía, sorprendentemente hasta para el propio Rengifo, fueron inmediatos y en extremo positivos, recuperando el nivel económico perdido por las guerras, a lo largo del gobierno de Prieto.

Portales renunció a recibir el sueldo que le correspondía como ministro, queriendo servir a su costa al estado. Puso fin a los atrasos en el pago del personal de administración y se regularizó la marcha de las oficinas públicas, al ser Portales el primero en llegar a su despacho y el último en irse, y por inspeccionar, sin previo aviso y a cualquier hora, las oficinas de su dependencia.[15]

Transformó, por vías extraconstitucionales, a los intendentes en agentes directos del presidentes de la república, que serían nombrados por él, responsables ante él y dedicados a cumplir sus órdenes, tradición que se mantuvo por el resto de la historia de Chile.[14]

Al elegirse presidente a José Joaquín Prieto, Portales resultó electo vicepresidente, cargo al que presentó su renuncia inmediata por no considerarse apto, por su indignidad para ocupar la primera magistratura y su preocupación por sus negocios privados,[16] aunque no fue aceptada por el congreso hasta la abolición del cargo en la constitución de 1833. Con ello, estaba intentando evitar que el régimen estuviese ligado a él, por lo que intentó darle un sello impersonal, al fortalecer la institución del presidente de la república como si reviviese la institución del rey pero bajo atavíos republicanos.[17]

Portales devolvió a la Iglesia Católica todos los bienes eclesiásticos que perdieron durante los años de incertidumbre (1823-1829) por los gobiernos liberales, y se le restableció el diezmo. Pero esto lo hacía no porque fuera un gran creyente (“Es que usted, don Mariano (Egaña), cree en Dios, y yo creo en los curas”) sino porque lo consideraba uno de los pilares fundamentales en que debía basarse el gobierno, pues la Iglesia era la institución más vieja y sólida que había existido en Chile. Pero todo esto siempre con la condición de que la Iglesia estuviese subordinada al gobierno, por medio del patronato.

Combatió la delincuencia y el bandolerismo creando policías, realizando batidas a los salteadores y una directa vigilancia a los jueces que encargados de castigar los delitos. Una de sus ideas, abolida años después de su muerte por ineficaz y por repugnar a intelectuales como Andrés Bello y Domingo Faustino Sarmiento, fue la de dar castigo a los delincuentes en celdas ambulantes enganchadas a yuntas de bueyes, para darles escarmiento público. Esta institución conocidad como "los carros", más la revigorización de la pena de azotes y la prohibición de las tabernas populares (chinganas), constituyeron un entronque republicano con la tradición colonial de someter con total mano dura a las clases populares.

Contrato al francés Claudio Gay para que realizara un viaje por Chile con el objeto de investigar su historia natural, geografía, geología, estadística y cuanto contribuyese a dar a conocer las producciones naturales del país, con un aplazo de tres años y medio.[18]

En materia de salud, en 1830 restablece el protomedicato, y ante una epidemia de viruela, establece una junta de vacuna, con sede en Santiago, encargada de su difusión por todo el territorio.[19]

Intervalo[editar]

Manuel Rengifo, el saneador de la hacienda chilena.

Cuando consideró cumplida su labor de restablecer el orden, presentó la renuncia a su puesto en julio de 1830. Ovalle y Prieto lo evitaron, pero la volvió a presentar a mediados de 1831, abandonando ahora sí el gobierno.[20]

Dejó Santiago y se instaló en Valparaíso, pero que haya dejado el gobierno no significa que no se preocupase por su marcha. Era consultado frecuentemente por los ministros, por los hombres influyentes y por el propio Presidente Prieto. Antonio Garfias era su mensajero en Santiago, con el encargo de escribirle a diario las noticias del gobierno, y el estadista lo mandaba a entrevistarse con varias personalidades, desde el presidente hacia abajo. Intervino, además, indirectamente cuando le pareció que se cometían errores o que el rumbo se extraviaba.

Por petición del presidente, aceptó permanecer de nombre como ministro de Guerra y Marina, permaneciendo en Valparaíso, pero la situación le incomodaba. Finalmente, el 7 de junio de 1832, para alivio suyo, el gobierno aceptó su renuncia después de varios rechazos.

En diciembre de 1832 aceptó el cargo de gobernador de Valparaíso, aunque por pocos meses, destacándose en la creación de una numerosa milicia cívica en la ciudad y sus famosas cárceles ambulantes para castigar a los delincuentes.

Durante su ausencia se redactó la Constitución de 1833, utilizando los conceptos portaleanos de organización republicana, lo que consagró en la ley el autoritarismo presidencial, e instauró en la práctica una dictadura legal, en donde el presidente era el gran elector, que designaba diputados, senadores, jueces, intendentes, etc. No hay que decir que Portales no se interesó en la redacción del texto, pues él era muy escéptico sobre la verdadera utilidad de ellas: “No me tomaré la pensión de observar el proyecto de reforma. Ud. sabe que ninguna obra de esta clase es absolutamente buena ni mala; pero ni la mejor ni ninguna servirá para nada cuando está descompuesto el resorte principal de la máquina”.[21]

Rengifo, por el crédito que había ganado en su acción como ministro de hacienda, formó un grupo político propio, los philopolitas, que querían llevar al ministro al sillón presidencial y desaparecer la influencia de Portales. Se enfrentó dentro del ministerio a Joaquín Tocornal, que se desempeñaba en interior, y que deseaba la reelección del presidente Prieto y mantener la alianza con Portales.

Estas rivalidades alarmaron al presidente, que llevó a ambos a entregar su renuncia, llamó el 21 de septiembre de 1834 a Diego Portales para que enderezara la situación, designándolo ministro de Guerra y Marina. Se hicieron grandes esfuerzos por conservar a Rengifo, pero fue en vano, Tocornal lo reemplazó en Hacienda, quedando Interior y Relaciones exteriores en manos de Portales.

Regreso al gobierno y Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana[editar]

"Portales ante los notables", obra de Pedro León Carmona.

Durante el nuevo ministerio, Portales se volvió a preocupar de la Iglesia, trabajando para conseguir dos nuevos obispados en Coquimbo y La Serena, además de encumbrar el obispado de Santiago a arzobispado y la creación del ministerio de Culto e Instrucción Pública. Trabajó por mejorar la marina mercante y la escuadra, consiguiendo la autorización del congreso para mejorarla y ampliarla.[22]

Con su regreso al gobierno, la lucha de los philopolitas se hizo vana, siendo reelegido Prieto por 143 votos, contra 11 de José Miguel Infante, 2 por José Manuel Borgoño y 1 por Diego Portales.

Portales, que deseaba la hegemonía de Chile en el Pacífico,[23] vio con preocupación la creación de la confederación Perú-Boliviana, encumbrada bajo el mando de Andrés de Santa Cruz. La decisión del ministro de declarar la Guerra a la confederación tenía muchos enemigos, ni el mismo presidente estaba convencido de aquello. Para el ministro en cambio era razón de supervivencia de Chile, y cuando Ramón Freire, caudillo liberal exiliado, intentó realizar una expedición contra el gobierno, Portales vio la mano de Santa Cruz que deseaba destruirle su obra, y una justificación para desatar los acontecimientos.

En una misiva que el ministro Portales envió al almirante Blanco Encalada, antes del inicio de las negociaciones entre el enviado de su país Mariano Egaña y el protector Andrés de Santa Cruz, exponía los motivos por los que, a su juicio, irremediablemente tendría que darse una guerra entre Chile y la Confederación a menos que esta se disolviera, estos motivos eran de índole política, económica, sociológica e incluso racial.

“(...) La posición de Chile frente a la Confederación Perú Boliviana es insostenible. No puede ser tolerada ni por el pueblo ni por el Gobierno porque ello equivale a su suicidio. No podemos mirar sin inquietud y la mayor alarma, la existencia de dos pueblos, y que, a la larga, por la comunidad de origen, lengua, hábitos, religión, ideas, costumbres, formarán, como es natural, un solo núcleo. Unidos estos dos Estados, aún cuando no más sea que momentáneamente, serán siempre más que Chile en todo orden de cuestiones y circunstancias(...) La confederación debe desaparecer para siempre jamás del escenario de América por su extensión geográfica; por su mayor población blanca; por las riquezas conjuntas del Perú y Bolivia, apenas explotadas ahora; por el dominio que la nueva organización trataría de ejercer en el Pacífico arrebatándonoslo; por el mayor número también de gente ilustrada de la raza blanca, muy vinculadas a las familias de influjo de España que se encuentran en Lima; por la mayor inteligencia de sus hombres públicos, si bien de menos carácter que los chilenos; por todas estas razones, la Confederación ahogaría a Chile ante de muy poco(...) Las fuerzas navales deben operar antes que las militares, dando golpes decisivos. Debemos dominar para siempre en el Pacífico: ésta debe ser su máxima ahora, y ojalá fuera la de Chile para siempre (...)”.

Carta de Diego Portales a Blanco Encalada, 10 de setiembre de 1836.[24]


Así, se envió a parte de la escuadra al mando de Victorino Garrido, el 13 de agosto de 1836, para capturar los seis buques con que constaba la escuadra peruana, en una acción destinada a que Santa Cruz declarase la guerra a Chile.

Pero el protector no quería la guerra, antes era necesario afianzar su creación política, aunque no sentiría remordimientos si el gobierno chileno se hubiese derrumbado con su ayuda subterránea. Por estos motivos, Santa Cruz aceptó todas las condiciones propuestas por Garrido, éstas consistían en que no se hostilizarían las naves y que si Freire y sus compañeros regresaban al Perú, se les juzgara como rebeldes.

Portales no quedó satisfecho, su objetivo era que el protector iniciase la guerra, por lo que ideó una nueva táctica enviando a Mariano Egaña con un paquete de peticiones a exigir a Santa Cruz, que significaría que Perú y Bolivia quedasen como estados separados.

Ante la natural negativa del protector, el congreso chileno declaró la guerra el 28 de septiembre, e invistió al ejecutivo con la totalidad de los poderes del estado.

Las facultades extraordinarias entregadas por el congreso las usó para castigar los delitos de traición y sedición al conocimiento de los tribunales ordinarios y someterlos al de un tribunal especial, el Consejo de Guerra Permanente con sede en la capital de cada provincia, compuesto por el juez de letras de ella y otros dos miembros designados por el Presidente de la República. Dijo el ministro: “La necesidad que hay de remover las causas que favorecen la impunidad de los delitos políticos, los más perniciosos para las sociedades y que consisten en los trámites lentos y viciosos a que tienen que ceñirse los tribunales ordinarios”.[25]

Dos meses después de la instauración de los tribunales sucedió algo que conmovió a la sociedad. En Curicó fueron condenados a muerte por conspiración y ejecutados, el 7 de abril, tres conocidos vecinos de la ciudad. Portales había tenido noticia del proceso porque antes de dictarse sentencia el intendente Antonio José de Irisarri se había anticipado a pedir al gobierno el indulto de uno de los acusados para el caso de que fuera condenado a muerte. A lo que Portales respondió con una rotunda negativa fundada en el estricto respeto a la legalidad de las actuaciones del gobierno: “Este modo de proceder inusitado e informal sería muy poco honroso a un gobierno que desea conservar una escrupulosa regularidad en todos sus actos”.[26]

Otra frase famosa de su falta de indulgencia quedo grabada para la posteridad: “Si mi padre conspirara, a mi padre fusilaría”.

El motín de Quillota[editar]

Estatua en memoria de Diego Portales en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio de la Moneda.

El ambiente alrededor del ministro se enrareció, sus medidas extremas le granjearon la animadversión de muchos de los soldados, que no entendían las razones de la guerra y creían que era sólo para depurar al ejército de los liberales que aún había en él.

En el mismo mes de los fusilamientos se había acantonado en Quillota el batallón Maipú, al mando del coronel José Antonio Vidaurre. Portales había confiado en las capacidades de este militar y le entregó toda su confianza, pero desafortunadamente para él, Vidaurre no era precisamente un modelo de lealtad. Entró en contacto con los conspiradores contra el gobierno, decidiéndose a dar un golpe en Valparaíso, apoderarse de la escuadra, y si no se le plegase el resto del ejército, huir con las naves al Perú.

Vidaurre decidió colocarle una trampa al ministro, ante el temor de que hubiera descubierto su conspiración. Si fracasaba en su plan sabía que el único en el país que se atrevería a fusilar a un coronel era Portales. El día 27 de mayo escribe el ministro a Tocornal: “Me llaman a Quillota".

El 2 de junio llegaba el ministro al lugar, yendo a saludarlo de inmediato el coronel Vidaurre. Al día siguiente empezó a pasar una revista general. El coronel mandó en ese momento a que parte de su regimiento (que no estaba siendo revisado), se dirigiese al flanco izquierdo, formando un cuadro en el que encerraron a Portales y su comitiva. El capitán Narciso Carvallo le dijo con gran arrogancia: “Dése usted preso, señor ministro, pues así conviene a los intereses de la república”.

Portales y su acompañante Necochea fueron encerrados en el calabozo, exclamando con tristeza el primero: "¡desgraciado país! Hoy se ha perdido cuanto se ha trabajado por su mejoramiento". El día 4 de junio firmaron los conspiradores una acta, en la que decidían “suspender por ahora la campaña al Perú, a la que elementos ciegos de la voluntad un hombre, que no ha consultado otros intereses que los que halagan sus fines particulares y su ambición sin límites”.

La noticia del motín llegó a la capital el mismo día que se firmaba el acta, despachando de inmediato el gobierno a los cívicos y soldados, mientras en Valparaíso Manuel Blanco Encalada preparaba la defensa de esa ciudad.

Alarmado porque la revolución no se propagaba, intentó como último recurso obligar a Portales a escribir una carta a Blanco Encalada para que rindiera la plaza. “Si no la escribe, se le darán cuatro tiros. Tiempo que debíamos haberlo fusilado”, a lo que contesto el ministro: “En nada estimo mi vida, sólo he anhelado el bien del país. He sacrificado mi fortuna y mi reposo en aras de la nación. Como hombre, he podido equivocarme; pero nunca he hecho nada que pueda perjudicarlo o denigrarlo". En vista de las pocas opciones que tenía, aceptó escribir, pidiendo la capitulación de la plaza, pero con una salvedad: “me han asegurado todos que este movimiento tiene ramificaciones en provincias... No haya guerra intestina, capitúlese, sacando ventajas para la patria...”.[27]

Blanco rechazó terminantemente la petición de la carta. El día 5, cuando Vidaurre les leyó la respuesta de Blanco a sus compañeros, se decidió la suerte de Portales, ya que su vida ya no era de utilidad.

El Maipú se dirigió a las posiciones del Barón, el día 6. En medio de la batalla que se desarrollaba con las fuerzas leales, un oficial llegó hasta el coronel Florín y le habló en voz baja. Seguidamente el coronel reunió a un grupo de 8 soldados e hizo detener el carro en que llevaban al ministro que se encontraba preso junto a su amigo Necochea, diciéndole éste: “Don Diego, nos fusilan...”

Muerte de Portales.

Florín esperó al mensajero de Vidaurre, que debía traer la confirmación del destino de Portales. Cuando esta llegó, se dirigió al carruaje y dijo: “Que baje el ministro”.[28] Ordenó hacer fuego contra el ministro, pero los soldados dudaron y no se atrevían a hacer el primer disparo. Por fin se decidió un soldado y le colocó el fusil frente a la mejilla izquierda. Portales hizo el ademán de desviar o coger el fusil; el soldado disparó arrancando el dedo pulgar y atravesando la mandíbula del ministro. Un segundo balazo le fue disparado por la espalda, cuando Florín ordenó rematarlo a bayonetazos. Portales solo dijo: ¿es posible soldados, que me tiréis a mi?, y tras un momento de duda de los oficiales, se realizó fuego a quemarropa. Recibió dos balazos, pero aun seguía con vida, por lo que fue rematado con más de 30 bayonetazos Eran la tres y media de la madrugada del día 6 de junio de 1837,[29] el ministro Diego Portales acababa de sucumbir.

Vidaurre, enterado de la acción de Florin, grito: ¡Señores, somos perdidos! ¡¿dónde esta Florín? ¡que lo fusilen!. Los sublevados fueron derrotados por las fuerzas de Blanco Encalada en el combate del Barón. Los soldados del Regimiento Valdivia encontrarían los restos del ministro, los que fueron trasladados a Santiago y enterrados en la Catedral.

Los oficiales amotinados fueron capturados y ejecutados. En el centro de la Plaza de Armas de Quillota se expuso la cabeza del Coronel Vidaurre, y el brazo de Florín se ubicó en el lugar donde fue ultimado Portales.

El gobierno de Chile tras su muerte entraría en la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, inclusive con apoyo popular por considerarse que existió intervención de Andrés de Santa Cruz en la muerte del ministro. La Confederación Perú-Boliviana es disuelta tras la batalla de Yungay.

En la actualidad existe además una Universidad nombrada en su honor.

Los retratos de Portales[editar]

Nada tenía que ver su figura con el Hércules de bronce de la plaza de la Constitución. Era de porte mediano, delgado, de ojos claros y finas manos de señorito. Tampoco hay que fiar de sus retratos, basados todos en el de Domeniconi, cuyo boceto se hizo después del asesinato de El Barón sobre su cadáver desangrado y desfigurado por las heridas. Influido por dicho cuadro, Vicuña Mackenna le atribuía una piel pálida, cuando el carácter y temperamento inducen a pensar que la tenía sanguínea y exuberante. Y nada de su peculiar manera de ser captaron tampoco el pintor ni el escultor. Era de índole pícara, risueño entre los amigos, dicharachero, bromista, zumbón y mal hablado: la antítesis del pavo real que ha solido campear en nuestra arena política. De su persona, sin embargo, emanaba una misteriosa corriente de sugestión; fenómeno observado por Zapiola, quien refiere que en la famosa tertulia del escaño de piedra de la Alameda los oyentes imitaban inconscientemente sus gestos y posturas.

Enrique Bunster, Crónicas Portalianas, Editorial del Pacífico, 1977.

Los restos de Portales encontrados[editar]

Cripta cívica de Portales en la Catedral.

El 19 de marzo de 2005, mientras se llevaban a cabo excavaciones bajo la supervisión de la arqueóloga Pilar Rivas Hurtado, unos obreros —que trabajaban en una de las salas laterales del altar de la Catedral de Santiago— tropezaron con dos ataúdes que contenían cada uno de ellos un cuerpo: el primero estaba vestido de militar y el segundo, de civil. Se confirmó que el primero correspondía a Diego Portales y estaba en relativo buen estado de momificación o conservación a pesar de los 169 años de olvido.

Los restos fueron objeto de estudios tanatológicos y, posteriormente, el 19 de julio de 2006, fueron conducidos a la cripta cívica de la Catedral en medio de una ceremonia cívico-religiosa a la que asistieron la presidenta Michelle Bachelet, autoridades civiles y militares, y descendientes de la familia del Ministro (familias Portales Navarro, Portales Pardo, Beaumont Portales, Beaumont Herrera, etc.).

Trágica anécdota[editar]

Se cuenta que al momento de ser fusilado Diego Portales recibió un disparo en su pómulo izquierdo dejando un orificio en el cráneo, particularidad que permitió que este fuese reconocido cuando se encontraron sus restos en la catedral de Santiago.

Coincidentemente, su estatua ubicada en la Plaza de la Constitución también recibió un impacto de bala en el pómulo izquierdo, esta vez por una bala perdida en el contexto del asalto al Palacio de la Moneda durante el Golpe de Estado de 1973.

Ancestros[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Diego PORTALES y Ortiz
 
 
 
 
 
 
 
8. José Alejo PORTALES y Meneses
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
17. María Rosa de MENESES y Bravo de Saravia
 
 
 
 
 
 
 
4. Diego Antonio PORTALES y Andía-Yrarrázabal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
18. Antonio de ANDÍA-YRARRÁZABAL y Bravo de Saravia, Señor del Mayorazgo Andía-Yrarrázabal
 
 
 
 
 
 
 
9. Catalina de ANDÍA-YRARRÁZABAL y Bravo de Saravia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
19. Marcela María Norberta BRAVO DE SARAVIA e Yturrizarra, II Marquesa de La Pica
 
 
 
 
 
 
 
2. José Santiago PORTALES y Larraín
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
20. Santiago de LARRAÍN y Vicuña, Caballero de la Orden de Santiago, Señor del Mayorazgo Larraín
 
 
 
 
 
 
 
10. Juan Francisco de LARRAÍN y de la Cerda, Señor del Mayorazgo Larraín
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
21. Mónica Teresa DE LA CERDA y Hermúa
 
 
 
 
 
 
 
5. Teresa de LARRAÍN y Lecaros
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22. Pedro de LECAROS y Berroeta
 
 
 
 
 
 
 
11. María Josefa de LECAROS y Lecaros
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
23. Micaela de LECAROS y Ovalle
 
 
 
 
 
 
 
1. Diego PORTALES y Fernández de Palazuelos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
24. Santiago FERNÁNDEZ DE PALAZUELOS y Bustamante
 
 
 
 
 
 
 
12. Manuel FERNÁNDEZ DE PALAZUELOS y Núñez de Tagle
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
25. Catalina NÚÑEZ DE TAGLE
 
 
 
 
 
 
 
6. Pedro Antonio FERNÁNDEZ DE PALAZUELOS y Ruiz de Ceballos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26. Juan RUIZ DE CEBALLOS y Cueto
 
 
 
 
 
 
 
13. Josefa María RUIZ DE CEBALLOS y García de la Fuente
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
27. María GARCÍA DE LA FUENTE
 
 
 
 
 
 
 
3. María Encarnación FERNÁNDEZ DE PALAZUELOS y Martínez de Aldunate
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
28. Juan Felipe MARTÍNEZ DE ALDUNATE y Garro
 
 
 
 
 
 
 
14. Domingo Joaquín MARTÍNEZ DE ALDUNATE y Barahona
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
29. Juana de BARAHONA y Ureta
 
 
 
 
 
 
 
7. Josefa MARTÍNEZ DE ALDUNATE y Acevedo Borja
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
30. Ignacio de ACEVEDO y Borja
 
 
 
 
 
 
 
15. Juana Petronila de ACEVEDO BORJA y Manterola
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
31. Juana de MANTEROLA y Ezcurra
 
 
 
 
 
 

Notas[editar]

  1. http://www.euzkoetxeachile.cl/libros/09-imaginariosvascosdesdechile.pdf
  2. Hernández Ponce, Roberto, Diego Portales, vida y tiempo, Santiago, 1974, p. 15
  3. Portales, Diego, "Administración de Justicia Criminal", en El Mercurio, 17 de enero de 1832
  4. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1989. P. 326
  5. Carta de Diego Portales a su Padre
  6. Historia General, Tomo XV. Pags 69-79
  7. Carta de Diego Portales a José M. Cea
  8. Carta de Diego Portales a Joaquín Tocornal
  9. Carta de Diego Portales a Antonio Garfias
  10. Historia General, Tomo XV. Pags 542-561
  11. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, p. 334-335
  12. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, p. 339
  13. Hernandez Ponce, Roberto "La Guardia Nacional de Chile. Apuntes sobre su origen y organización, 1808 - 1848" en Historia 19, Santiago, 1984, p. 53 ss
  14. a b Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, p. 340
  15. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, p. 344
  16. "Portales, Diego, renuncia a la vicepresidencia de la República", 13 de junio de 1831, en Sesiones de los Cuerpos Legislativos
  17. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, pp. 346-347
  18. El Araucano, 2 de octubre de 1830
  19. Bravo Lira, Bernardino (Comp.), Portales, el Hombre y su Obra. La Consolidación del Gobierno Civil, pp. 354
  20. Villalobos, Sergio, Portales, una falsificación histórica, 2005, Editorial Universitaria, pp. 126-130
  21. Carta de Diego Portales a Antonio Garfias
  22. Villalobos, Sergio, Portales, una falsificación histórica, pp. 165-172
  23. Sergio Villalobos R. "Chile y su historia" págs. 241-242
  24. Sergio Villalobos R. "Chile y su historia" págs. 241-242
  25. Decreto del 2 de febrero de 1837
  26. En Bravo Lira, Bernardino, El absolutismo ilustrado en Hispanoamérica: Chile (1760-1860) de Carlos III a Portales y Montt, 1992, Santiago: Impr. i Oficina de la Democraciam p. 272, citando a José Miguel Yrarrázaval "Portales, Tirano y Dictador".
  27. Última carta de Diego Portales, a Manuel Blanco Encalada y Ramón Cavareda
  28. Necochea, Eugenio, Memoria sobre el asesinato del Ministro Portales, 1874, Santiago: Impr. Impr. del ferrocarril, p. 18
  29. Villalobos, Sergio, Portales, una falsificación histórica, p. 206

Bibliografía[editar]

  • Barros Arana, Diego (1897-1902). Historia General de Chile. Santiago: Imprenta Cervantes. ISBN. 
  • Bravo Lira, Bernardino (1992). El absolutismo ilustrado en Hispanoamérica : Chile (1760-1860) de Carlos III a Portales y Montt. Santiago: Impr. i Oficina de la Democracia. ISBN. 
  • Bunster, Enrique (1977). Crónicas portalianas. Santiago: Editorial del Pacífico. ISBN. 
  • Carrasco Albano, Alejandro. (1900). Portales: estudio político. Santiago: Impr. Moderna. ISBN. 
  • Faundes, Juan Jorge (1994). Diego Portales: Dossier de un estadista. Santiago: Zig-Zag. ISBN 956-12-0970-5. 
  • García Games, Julia. (1931). Portales, el predestinado. Santiago: Editorial del Pacífico. ISBN. 
  • Hernández, Roberto (1974). Diego Portales: vida y tiempo. Santiago: Editorial Orbe. ISBN. 
  • Jocelyn-Holt, Alfredo (1998). El peso de la noche. Nuestra frágil fortaleza histórica. Santiago: Editorial Planeta. ISBN. 
  • Lastarria, José Victorino (1861). Don Diego Portales: Juicio histórico. Santiago: Imprenta del Correo. ISBN. 
  • Kinsbruner, Jay. (1967). Diego Portales: interpretative essays on the man and times. The Hague: Martinus Nijhoff. ISBN. 
  • Millas, Orlando (197?). El antimilitarista Diego Portales. Santiago: Ediciones Colo-Colo. ISBN. 
  • Necochea, Eugenio (1874). Memoria sobre el asesinato del Ministro Portales. Santiago: Impr. Impr. del ferrocarril. ISBN. 
  • Petit, Magdalena (2004). Don Diego Portales. Santiago: Editorial Andújar. ISBN. 
  • Portales, Diego. (Prólogo y compilación de Hugo Castro Jiménez) (1974). Pensamiento de Portales. Santiago: Editorial Gabriela Mistral. ISBN. 
  • Sotomayor Valdés, Ramón (1954). El ministro Portales. Santiago: Ministerio de Educación Pública. ISBN. 
  • Vicuña Mackenna, Benjamín (1937). Don Diego Portales. Santiago: Universidad de Chile. ISBN. 
  • Villalobos, Sergio (2005). Portales, una falsificación histórica. Editorial Universitaria. ISBN 956-11-1757-6. 
  • Yrarrázabal Larraín, José Miguel (1937). Portales: tirano y dictador. Santiago: Academia chilena de la historia. ISBN. 

Enlaces externos[editar]

Biografías
Interpretaciones de su figura histórica
Libros
Genealogía



Predecesor:
Juan Francisco Meneses
Ministro del Interior y Relaciones Exteriores
1830-1831
Sucesor:
Ramón Errázuriz
Predecesor:
José María Benavente
Ministro de Guerra y Marina
1830-1832
Sucesor:
Ramón de la Cavareda Trucios
Predecesor:
Fernando Errázuriz Aldunate
Vicepresidente de Chile
1831-1833
Sucesor:
Cargo permanente abolido por la Constitución de 1833
Predecesor:
José Matías López Orrego
Comandante General de Marina
1833-1834
Sucesor:
Ramón de la Cavareda Trucios
Predecesor:
Joaquín Tocornal
Ministro del Interior y Relaciones Exteriores
1835-1837
Sucesor:
Joaquín Tocornal
Predecesor:
Ramón de la Cavareda Trucios
Ministro de Guerra y Marina
1835-1837
Sucesor:
Ramón de la Cavareda Trucios
Predecesor:
Creación del cargo
Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Publica
1837
Sucesor:
Mariano Egaña