Manuel Contreras

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Contreras
Manuel mamo contreras.PNG
Manuel Contreras con uniforme militar.
Nacimiento 4 de mayo de 1929
(85 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Cargo(s) criminal(es) Coat of arms of the Chilean Army.svg General de Ejército en retiro.
Condena 360 años de cárcel y dos presidios perpetuos
Situación actual Cumpliendo condena por crímenes de lesa humanidad.
Ocupación Militar
Padres Manuel Contreras Morales y Aída Sepúlveda Cubillos[1]

Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda (Santiago, 4 de mayo de 1929),[1] conocido por el apodo de Mamo, es un general retirado del Ejército de Chile. Entre 1973 y 1977, a comienzos de la dictadura militar, fue designado por Augusto Pinochet como jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), cargo a través del cual dirigió una serie de actividades de represión política (incluyendo tortura, secuestro y asesinato) a los opositores del régimen. Por dichas violaciones a los derechos humanos, fue condenado a cadena perpetua.

En julio de 2010 declaró públicamente, desde la prisión militar donde cumple sus condenas, que se sentía orgulloso de su trabajo al frente de dicho organismo.[2]

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Hijo de Manuel Contreras Morales y Aída Sepúlveda Cubillos.[1] Realizó sus estudios primarios en el Instituto Inglés de Macul, en Santiago. Su padre se trasladó a Osorno, ingresando al Liceo de esa ciudad.[3]

Carrera militar[editar]

Ingresa a la Escuela Militar en 1944. Egresa de ella, con primera antigüedad, el 23 de diciembre de 1947.

Como Alférez, es destinado al Regimiento de Ingeniería No 2 Aconcagua con base en Quillota. En la plaza de esta ciudad, conoce a María Teresa Valdebenito Stevenson, hija de un almirante y estudiante de las Monjas Inglesas de Valparaíso. Con ella se casó en 1953.

En 1952, con el grado de Teniente, Contreras llega nuevamente a la Escuela Militar, pero esta vez integra la Compañía de Ingenieros como instructor de zapadores.

En 1953 contrae matrimonio con María Teresa Valdebenito Stevenson. Ese mismo año, arriba a la recién formada Escuela de Ingenieros de San Antonio.

En 1960, con el grado de Teniente, entra a la Academia de Guerra para realizar el curso de Oficial del Estado Mayor. Es en ese lugar, donde conoce al entonces Capitán Augusto Pinochet, Sub-director de la Academia y profesor de clases de Estrategia. En las clases de Pinochet, gran parte del tiempo lo ocupaba su preocupación (y así se lo hacía ver a sus alumnos) por el triunfo de la Revolución cubana.[cita requerida] Contreras egresa de la Academia de Guerra en 1962, como Oficial de Estado Mayor, resaltando como el primero de su promoción, y obtuvo el título de profesor de academia en las asignaturas de Inteligencia y Logística. Regresa a ella en 1966, pero esta vez como profesor de Inteligencia.[cita requerida]

En 1967, realiza un curso de Posgrado de Oficial de Estado Mayor en la Escuela de las Américas, Fort Benning, Estados Unidos. En este lugar, Contreras se interiorizó de los métodos de represión utilizados contra los grupos subversivos.[3]

"La Escuela de las Américas del Ejército de los Estados Unidos es la escuela que ha entrenado más dictadores y asesinos que ninguna otra en la historia del mundo."

Congresista Joseph Kennedy[4]

De regreso a Chile en 1969, ya con grado de Mayor, imparte clases de Inteligencia en la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes. En 1970, es designado secretario del Estado Mayor de Ejército. En 1971, es director del Regimiento de Ingenieros Nº4 Arauco en la ciudad de Osorno. Es en este periodo cuando avanza con sus ideas conspirativas y junto a un par de coroneles y algunos capitanes comenzó a recolectar información y a diseñar un aparato de inteligencia capaz de infiltrar y desarticular las organizaciones de izquierda. Contreras contaba en Chile con un grupo de informantes provenientes de partidos de derecha y de grupos como Patria y Libertad, a la vez que mantenía contactos con agentes de la CIA y de la Oficina de Inteligencia Naval en Valparaíso y San Antonio que operaban en Chile en aquel periodo, eran estos últimos quienes lo dotaban de manuales de las policías secretas de variados países, tales como de la KCIA de Corea del Sur, la SAVAK de Irán y del Servicio Nacional de Información de Brasil.

Gran parte de las preocupaciones de Contreras en ese periodo era el cómo elaborar planes para anular o neutralizar los Cordones Industriales, sectores donde el MIR, el PS y en menor manera el MAPU, tenían una fuerte influencia política.

A finales de 1972, dirige la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes, además de impartir clases en la Academia de Guerra.

Durante el Régimen Militar[editar]

Emblema de la DINA.

Manuel Contreras pudo implementar todos sus conocimientos durante el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, teniendo controlado San Antonio en unas pocas horas. Días después, ya tenía implementado 7 centros de detención repletos de prisioneros.[3]

DINA[editar]

En forma paralela, como director de la Academia de Guerra, inició la organización de su más ambicioso proyecto: la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), un organismo de inteligencia que estuviera por sobre los que existían en las fuerzas armadas. La junta militar, y en especial el general Augusto Pinochet, apoyaron la iniciativa, y entregaron el personal seleccionado por Contreras. El 12 de noviembre de 1973 la Junta de Gobierno lo designaría oficialmente a cargo de este departamento.

En esa época se intensificaría su relación con su secretaria, Nélida Gutiérrez, quien se convertiría en su pareja luego de su separación de María Teresa Valdevenito.[3]

Contreras ejerció el mando de la DINA durante toda su existencia, instalado su cuartel en la calle Belgrado, en Santiago. Junto a él trabajaban personas de su absoluta confianza. Además se le considera como uno de los hombres con más poder del régimen militar, y de actuar más duro en las represiones a la oposición. También fue uno de los personajes más cercanos al general Pinochet.

Entre 1973 a 1977, condujo la DINA en una búsqueda nacional e internacional para capturar a los opositores políticos del régimen militar, particularmente miembros de los partidos Comunista y Socialista chilenos y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Más de mil quinientas muertes se endosan a la DINA bajo la dirección de Contreras, según el informe de la Comisión Verdad y Reconciliación.[3]

Documentos distribuidos por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el año 2000 muestran que Manuel Contreras fue una fuente pagada por la CIA entre 1975 y 1977.

"Creador" de la operación Cóndor[editar]

Por los archivos desclasificados de la CIA, se sabe que Manuel Contreras fue invitado en 1975 al cuartel General de la CIA en Langley Virginia, por 15 días. Después de esa visita, Contreras aparece como "creador" de la Operación Cóndor. La Operación Cóndor es sospechosamente una copia de la Operación Phoenix de la CIA.[cita requerida]

La CIA consideraba pagar como agente permanente al director de la DINA, Manuel Contreras -quien fue su informante entre 1974 y 1977-, y de hecho le efectuó un pago en 1975. Para 1975 los reportes de inteligencia estadounidense habían concluido que Contreras era el principal obstáculo para una política razonable de derechos humanos en el régimen militar de Augusto Pinochet, pero se ordenó a la CIA a continuar con su relación con Contreras.

Las preocupaciones en la CIA crecieron por la responsabilidad de Contreras en el asesinato del ministro y embajador en Estados Unidos durante el gobierno de Allende, Orlando Letelier, y su asistente estadounidense Ronni Moffitt el 21 de septiembre de 1976. La CIA acumuló informes detallados y específicos de inteligencia sobre el papel de Contreras en la orden del asesinato de Letelier, esto es en complicidad con el estadounidense Michael Townley, un mercenario experto en explosivos y acciones subversivas, pero parte del material permanece clasificado y otra parte está retenida por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Otro de los asesinatos de los que ha sido acusado, como autor intelectual, fueron los del General Carlos Prats y su esposa en 1974.

La expansión de la Operación Cóndor fuera de las fronteras del Cono Sur requería de millonarios fondos y el ex jefe de la DINA, Manuel Contreras, intentó conseguir recursos de potencias interesadas en eliminar enemigos comunes. Para ello viajó en 1976 a Irán,[5] convencido de que recibiría una gruesa suma de dinero del Sha Reza Pahlevi si le ofrecía asesinar al venezolano Ilich Ramírez, “Carlos, El Chacal”, el ejecutor del secuestro de los líderes de la OPEP. Lo acompañaron el ex oficial de las SS nazis, traficante de armas y aliado de Paul Schäfer, Gerhard Mertins, tres altos oficiales chilenos y un general brasileño. Dejaron fotos y huellas en la embajada de Chile en Teherán[5]

Fin de la DINA[editar]

El 22 de octubre de 1977, tras ser visitado por altos oficiales de la DINA entre quienes estaba Manuel Contreras, apareció muerto en su domicilio el Director del Departamento Consular del ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Guillermo Osorio Mardones. La versión oficial habla de suicidio, pero todos los datos apuntan a un asesinato para impedir que declarara en el juicio contra la DINA por el atentado que cobró la vida de Orlando Letelier y Ronnie Moffit en Estados Unidos. El funcionario de la dictadura había sido Ministro Consejero en la embajada chilena en Argentina al momento del bombazo contra el general Carlos Prats y su señora, pero su decisiva participación en la entrega de pasaportes falsos a Michel Townley y Armando Fernández Larios, quienes viajaron a EE.UU. bajo los nombres de Williams Rose y Alejandro Romeral, lo implicaba directamente en el Caso Letelier.

Durante las investigaciones por el asesinato de Orlando Letelier y Ronni Moffit, el gobierno de Estados Unidos entregó pruebas fehacientes de la acción de dos agentes de la DINA en el hecho: Michael Townley y el capitán de ejército Armando Fernández Larios. Finalmente, el 21 de marzo de ese año, Contreras fue llamado cautamente a retiro, pasando a mostrar un bajo perfil público.

Estados Unidos solicitó la extradición de Contreras el 20 de septiembre de 1978, pero este se atrincheró en su casa de avenida Príncipe de Gales, en la comuna de La Reina. Sólo después de largas conversaciones con el gobierno chileno, aceptó ser detenido. El 2 de octubre de 1979, luego de 14 meses de reclusión en una cárcel hecha a su comodidad, el pedido norteamericano fue rechazado por la Corte Suprema de Chile y quedó en libertad.

La DINA fue "cerrada" en 1977 y substituida por un nuevo ente, la Central Nacional de Informaciones (CNI).

Para 1980, Contreras estaba fuera del ejército, después de ser ascendido por un corto tiempo como general. Aun así siguió demostrando lealtad a Pinochet. Contreras se retiró a la vida privada, creando una empresa de seguridad. Seis años después compra el fundo Viejo Roble, en Fresia.

Relación con la CIA[editar]

Agente pagado por la CIA[editar]

El Informe Hinchey señala que entre 1974 y 1977, la CIA mantuvo contacto regular pagado[6] con el entonces director de la DINA.[7] El gobierno de los Estados Unidos aprobó esta relación mercenaria con Contreras ya que “dada su posición como jefe de la principal organización de inteligencia en Chile, era necesario para cumplir la misión de la CIA, a pesar de las preocupaciones de que esta relación pudiera exponer a la CIA a acusaciones de estar colaborando en al represión política interna.”.

…En sus contactos con Contreras, la CIA lo instó a adherir a la circular del 17 de enero de 1974, emitido por el Ministerio de Defensa, que delineaba las directrices para tratar a los prisioneros en una manera consistente con la Convención de Ginebra de 1949”.

Informe Hinchey

Sin embargo, esta circular, según admitió la propia CIA en el mismo informe, no era más que un “truco de relaciones públicas” de la dictadura militar, que “las fuerzas de seguridad chilenas no respetaban”.

Los escrúpulos humanistas del gobierno norteamericano y sus agentes represores son voladores de luces. En abril de 1975, un comité inter-agencia de Estados Unidos ordenó a la CIA continuar su relación con Contreras, a pesar de llegar a la conclusión de que el jefe de la DINA era ”el principal obstáculo a una política de derechos humanos razonable dentro de la Junta”. El Embajador de Estados Unidos en Chile instó al Subdirector de la CIA a recibir a Contreras en Washington (agosto de 1975) “en el interés de mantener buenas relaciones con Pinochet”. Mientras que, según señala el informe, ”en mayo y junio de 1975, elementos dentro de la CIA recomendaron establecer una relación pagada con Contreras para obtener inteligencia basada en su posición privilegiada y acceso a Pinochet…”. La CIA quería de Contreras información sobre la colaboración de los servicios de inteligencia del Cono Sur (Operación Cóndor): ”la cooperación informal, el rastreo, y al menos en algunos casos, el asesinato de opositores políticos”. En octubre de 1976, dice el informe, ”Contreras confirmó la existencia del Cóndor como una red de intercambio de inteligencia, pero negó que haya tenido algún rol en asesinatos extra-judiciales”.

El 5 de diciembre de 2004 Manuel Contreras, reconoció la existencia de vínculos entre la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), el cuerpo de inteligencia de la dictadura de Augusto Pinochet y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadunidense,[8] la cual "instruyó" a los militares chilenos sobre los métodos de persecución de los opositores al golpe de Estado de 1973. Contreras atribuyó además a la CIA el asesinato del vicepresidente del gobierno del socialista Salvador Allende, Carlos Prats, quien junto con su esposa fue víctima de un atentado explosivo en Buenos Aires en 1974, ejecutado por Michael Townley, un agente de la entidad estadunidense asignado especialmente para el asesinato.

Cuando fue cuestionado también sobre la Operación Cóndor, la que según él, fue "invento" del FBI.

"Hubo coordinación de servicios de inteligencia latinoamericanos, pero no como dicen los marxistas: yo no trasladé hombres a matar afuera y no vinieron a matar a Chile. Yo soy militar y hay que defender la soberanía. El único que no entró en esta coordinación fue Colombia, y mire cómo está".

Manuel Contreras.[8]

El ex asesor de comunicaciones de Augusto Pinochet, Federico Willoughby-MacDonald, reveló a Radio Cooperativa, el 7 de agosto de 2012[9] que el jefe de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), Manuel Contreras Sepúlveda, fue un agente de la CIA.[10] [11]

En 1975 y 1976 había un agente pagado por la CIA en Chile que se llamaba Manuel Contreras”. “(Él) Fue a entrenamiento a la sede central de ese organismo en Virginia (EEUU)”, ....“lo dice el Gobierno norteamericano

Federico Willoughby-MacDonald en entrevista a Radio cooperativa[10]

Asesinato de Orlando Letelier[editar]

Luego del asesinato en Washington de Orlando Letelier y Ronni Moffit en 1976, el posible rol de Contreras en el asesinato de Letelier se convirtió en un tema.

Según afirma la CIA, sus contactos con Contreras a fines de 1976 eran “muy infrecuentes”.

”Durante 1977, la CIA se reunió con Contreras alrededor de media docena de veces; tres de esos contactos eran para pedir información sobre el asesinato de Letelier”.

Deposición de la CIA ante la comision Hinchey

El informe concluye afirmando que ”el 3 de noviembre de 1977, Contreras fue trasladado a una función no relacionada con inteligencia, así que la CIA cortó todo contacto con él. Los contactos cesaron cuando el general comenzó a perder el acceso privilegiado a la Junta Militar tras el asesinato de Orlando Letelier, en 1976”.

A pesar de que el informe describe la relación Contreras-CIA como "correcta, aunque no cordial y suave" y que el jefe de la DINA era considerado el mejor "activo" o informante en Chile, Contreras para ocultar su culpablidad, vincula a la CIA con el asesinato de Prats. En efecto, desde el penal de Punta Peuco reiteró el 9 de mayo pasado que Michael Townley no fue agente de la DINA, sino de la CIA

"jamás fue agente de la DINA, porque para serlo necesitaba ser miembro de la Defensa Nacional y él no lo era, en cambio, sí era agente de la CIA desde febrero de 1971".

Manuel Contreras[12]

Asesinato del General Prats[editar]

Al consultársele quién dio la orden para asesinar al general Prats, afirmó: "La orden para que asesinaran al general Prats y a su esposa en Buenos Aires la dio la CIA". El motivo de esa decisión, dijo, fue "desestabilizar al gobierno militar y para eso ordené asesinarlo el 30 de septiembre de 1974", e insistió en que la bomba colocada bajo el automóvil del general Prats fue detonada por Mariana Callejas, ex cónyuge de Townley.

Procesos judiciales[editar]

  • Caso Letelier: el 12 de noviembre de 1993, una corte chilena lo condenó a siete años de prisión por ser el autor intelectual del asesinato de Letelier. Cumplió su condena en enero de 2001, después de lo cuál se estuvo bajo arresto domiciliario por mantener abiertas diferentes causas judiciales en su contra.

En esta situación Contreras rompió su lealtad a Pinochet y lo conminó públicamente a reconocer su participación en los hechos que se le imputaban y a que detuviera el proceso.

  • Caso Silberman: En 1999 fue procesado por el juez Juan Guzmán Tapia, por la desaparición en 1973 del exgerente comunista del Cobre Chuqui, David Silberman.
  • Caso Leighton: El 23 de junio de 1995, fue condenado en rebeldía por la justicia italiana a 14 años de presidio como autor inductor de homicidio frustrado contra Bernardo Leighton, y su esposa, Anita Fresno. El 30 de mayo de 2000, Italia pidió a la Corte Suprema de Chile la extradición de Contreras este caso. El 1 de septiembre de ese año, el fiscal de la Corte Suprema, Enrique Paillás recomendó procesar en Chile a Contreras por esta causa. En enero de 2001, la justicia chilena rechazó extraditar a Italia al general en retiro por el caso Leighton.

Sin embargo, una petición de extradición a la Argentina fue negada por Chile.

  • Caso Villa Grimaldi: El 15 de abril de 2003 fue condenado a 15 años de presidio por el secuestro del mirista Miguel Ángel Sandoval, detenido el 7 de enero de 1975 y desaparecido tras su paso por Villa Grimaldi. En 2004, la Corte de Apelaciones de Santiago ratificó el procesamiento de Contreras, pero redujo su pena de 15 a 12 años.

El 13 de mayo de 2005, Contreras remite a la Corte Suprema un documento de 32 páginas de una lista con el supuesto paradero de 580 detenidos desaparecidos durante el régimen militar, por lo cual organizaciones de derechos humanos cuestionaron la información y su fuente, para ello argumentaron en los supuestos años de engaño y negación de parte de Contreras. Estos esgrimen que muchos de los detalles que entregó eran previamente conocidos y contradecían los hallazgos y evidencias de las comisiones encargadas de investigar los detenidos desaparecidos.

  • En marzo de 2009 fue condenado a 15 años de presidio, y al pago de 50 millones de pesos como indemnización, por el secuestro calificado de Félix Vargas Fernández, ocurrido en el recinto militar de Tejas Verdes en 1974. Junto a él fueron condenados otras cinco personas, todas a 5 años y un día.[15]

Hasta 2009, Contreras sumaba más de 360 años de cárcel y dos presidios perpetuos por condenas relacionados con casos de Derechos Humanos.[16] Sin embargo, a julio de 2012, sus años de presidio se consideraba en 275.[17]

Contreras cumple las penas en un lugar especialmente preparado para militares de alto rango condenados, el Penal Cordillera que se encuentra al interior de la Escuela de Telecomunicaciones del Ejército.[18]

El ex jerarca de uno de los principales organismos represivos de la dictadura sufre desde los años ochenta, un cáncer colorrectal, a lo que se agregó en los últimos años diabetes, hipertensión y trombosis, para lo cual debe consumir 14 medicamentos diarios.[19]

El 6 de julio de 2012, Contreras fue condenado a otros 10 años y 1 día de presidio sin beneficios, por la detención entre el 13 y 16 de septiembre de 1974 de los exmilitantes del MIR José Hipólito Jara Castro y Alfonso Domingo Díaz Briones, quienes fueron trasladados al recinto de detención clandestino "José Domingo Cañas" u "Ollagüe", para luego desaparecer, sin conocerse hasta hoy su destino.[17]

Hasta julio de 2012, Contreras había sido juzgado por un total de 36 procesos judiciales.[17]

Acusaciones de narcotráfico contra Augusto Pinochet[editar]

Ya en 1988, el ex jefe de la DINA, que cumplió una pena de siete años de prisión por el asesinato de Orlando Letelier, trató de negociar su situación judicial con la embajada de EEUU en Santiago.[20] Negoció un trato por el cual ofreció entregar información sobre las actividades de narcotráfico de un hijo de Pinochet y del ex mayor Armando Fernández Larios[20] a cambio de ser liberado en Estados Unidos de las acusaciones de asesinato de Letelier. Este intento de Contreras consta en un informe del Departamento de Estado del 10 de febrero de 1989, desclasificado en 1991[21]

El general Contreras entregó a un tribunal chileno un Disco Compacto con diversa información, que contienía la entrevista que prestó el narcotraficante estadounidense Iván Baramdyka[20] a Televisión Nacional de Chile a mediados de los ’90. Este último fue extraditado a EE.UU., debido a las actividades de tráfico de drogas en las que estaba involucrado. Fue el mismo que vinculó a Edgardo Bathich[20] y los Pinochet con la cocaína y el tráfico internacional de armas. Baramdyka llegó a Chile en 1985 con un pasaporte falso a nombre de Trinidad Moreno. Su contacto en Chile era un funcionario del consulado chileno en Los Ángeles, Federico Silva Pizarro. Ex marine, Baramdyka fue extraditado de Chile en 1993, pero antes de que el FBI se lo llevara, se preocupó de dejar su historia grabada en video que, entre otras acusaciones, asegura que los colombianos compraban éter y acetona producidos en el Complejo Químico del Ejército (CQE) en Talagante.[22]

En torno al tema, el 27 de julio de 2006, el periodista chileno Rodrigo de Castro, autor del libro sobre Chile y el narcotráfico: “La Delgada Línea Blanca”, explicó a “El Nuevo Herald” de Miami, lo siguiente:

Quienes han investigado esta cara criminal oculta de la dictadura, saben por qué Manuel Contreras (exjefe de la DINA) no entrega información dura, capaz de constituir pruebas concretas en contra -en este caso- de Augusto Pinochet. No lo hace, porque acabaría incriminándose a sí mismo”.

Rodrigo de Castro, autor del libro sobre Chile y el narcotráfico: “La Delgada Línea Blanca”, Entrevista dada al “El Nuevo Herald” de Miami,

Augusto Pinochet negó ante los medios esta relación con el narcotráfico.[23]

Referencias[editar]

  1. a b c El Mercurio. «Una Extradición Sorpresa. Juez Argentino Apunta a Pinochet».
  2. Cf. Efe, «Un militar chileno condenado dice estar 'orgulloso' de lo que hizo durante el golpe», elmundo.es, 30-7-2010, consultado ídem.
  3. a b c d e El Mercurio. «General (r) Manuel Contreras Sepúlveda».
  4. Who Benefits from Global Violence and War: Uncovering A Destructive System, by Marc Pilisuk, 2008, Greenwood Publishing Group, pg 147
  5. a b El día en que Manuel Contreras le ofreció al Sha de Irán matar a “Carlos, El Chacal”
  6. Contreras cuenta sus relaciones con la CIA y con el mundo que lo rodea en Punta Peuco Lilian Olivares La Segunda, 29 de septiembre de 2000
  7. Informe Hinchey incluye otros antecedentes: 1.la CIA tenía como agente permanente a sueldo al director de la DINA, Manuel Contreras, y de hecho le efectuó un pago en 1975.2.el general Sergio Arellano Stark ordenó la ejecución de 21 presos políticos en octubre de 1973, en el recorrido criminal de la Caravana de la Muerte.
  8. a b La Jornada de México - 6 de diciembre de 2004
  9. Federico Willoughby: Manuel Contreras era un agente pagado por la CIA
  10. a b Ex asesor de Augusto Pinochet revela que Manuel contreas fue agente CIA
  11. Ex asesor de Pinochet afirma que Manuel Contreras fue agente de la CIA El Dínamo 8 de agosto de 2012 - 07:47 | Por: EFE |
  12. Manuel Contreras un traidos a sueldo de la CIA
  13. Ximena Pérez G. Manuel Contreras condenado a presidio perpetuo en caso Prats. El Mercurio (versión on-line), Lunes 30 de junio de 2008
  14. Condenado el ex jefe de la Dina chilena por la muerte de un sacerdote español, El País, 23 de septiembre de 2008.
  15. Manuel Contreras suma nueva condena de 15 años. La Nación (Chile), Miércoles 4 de marzo de 2009.
  16. Diario La Segunda 23 de marzo de 2009.
  17. a b c Radio Bío-Bío (6 de julio de 2012). «Corte Suprema ratifica nueva condena contra general (r) Manuel Contreras». Consultado el 7 de julio de 2012.
  18. «Contreras Sepúlveda Juan Manuel Guillermo».
  19. «Cooperativa.cl - General (r) Manuel Contreras: "Pinochet nos dejó solos"».
  20. a b c d Tráfico de drogas involucró a los altos niveles de la DINA y CNI en el gobierno de Pinochet
  21. informe del Departamento de Estado del 10 de febrero de 1989, desclasificado en 1991
  22. «:: Desde 1974 se sabe que pinochet es narcotraficante».
  23. Pinochet and son deny selling cocaine to Europe and US

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • John Dinges, "The Condor Years: How Pinochet and His Allies Brought Terrorism to Three Continents" (The New Press, 2004)
  • Peter Kornbluh, The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountablity (New Press).
  • Hugh O'Shaughnessy, Pinochet. The Politics of Torture" (1999)
  • Manuel Salazar Traficantes & Lavadores" (1996)
  • Rodrigo De Castro y Juan Gasparini, La Delgada Línea Blanca. Narcoterrorismo en Chile y Argentina" (2000) ISBN 950 15 2221 0
  • "Dinges y Landau", Asesinato en Washington (1980).
  • Gary Webb, Dark Alliance: The CIA, the Contras, and the Crack Cocaine Explosion (Hardcover), Seven Stories Press; Seven Stories Press 1st ed edition (April 1998) ISBN 1-888363-68-1
  • Rodney Stich. Defrauding America: Encyclopedia of Secret Operations by the CIA, DEA, and Other Covert Agencies Diablo Western Pr; 3RD edition (January 1998) ISBN 0-932438-09-1
  • John Dinges, "The Condor Years: How Pinochet and His Allies Brought Terrorism to Three Continents" (The New Press, 2004)
  • Peter Kornbluh, The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountablity (New Press).
  • Borosage, Robert L. y Marks, John: Los Archivos de la CIA; Editorial Diana; México; 1980.
  • Carrasco Moya, Rolando: Prigué. Prisionero de Guerra en Chile; Ediciones Aquí y Ahora; Santiago, Chile; 1991.
  • Cavallo, Ascanio; Salazar, Manuel; Sepúlveda, Oscar: La Historia Oculta del Régimen Militar; Ediciones La Epoca; Santiago, Chile; 1988.
  • Cayuela, José: Chile. La masacre de un pueblo; Síntesis Dosmil C.A.; Caracas, Venezuela; sin fecha.
  • Davis, Nathaniel: Los dos últimos años de Salvador Allende; Biografías, Plaza y Janes Editores; Barcelona, España; 1986.
  • Dinges, John; Landau, Saul: Asesinato en Washington; Grupo Editorial Planeta; Santiago, Chile; 1990.
  • Domínguez, Andrés: El poder y los derechos humanos; Terranova Editores S.A.; Santiago, Chile; 1988.
  • Farías, Víctor: La izquierda chilena [1969-1973] Documentos para el estudio de su línea estratégica; Ed. Centro de Estudios Públicos (CEP); Santiago, Chile; 2000. ISBN 3-932089-35-9
  • García Lupo, Rogelio: Paraguay de Stroessner; Serie Reporter, Ediciones B, Grupo Editorial Zeta S.A.; Buenos Aires, Argentina; 1989.
  • Gómez Araneda, León: Que el pueblo juzgue; Terranova Editores; Santiago, Chile; 1988.
  • González Janzen, Ignacio: La Triple A; Editorial Contrapunto; Buenos Aires, Argentina; 1986.
  • Harrington, Edwin; González Mónica: Bomba en una calle de Palermo; Emisión Ltda.; Santiago, Chile; 1987.
  • Jorquera, Carlos: El Chicho Allende; Ediciones BAT; Santiago, Chile; 1990.
  • Matus, Alejandra; Artaza, Francisco: Crimen en Washington D.C.; Especial diario La Nación; Santiago, Chile; mayo de 1995.
  • Miralles, Melchor; Arques, Ricardo: Amedo, el Estado contra ETA; Plaza y Janes Editores; Barcelona, España; 1989.
  • Pinochet Ugarte, Augusto: Camino Recorrido. Memorias de un Soldado, Tomos I y II; Instituto Geográfico Militar de Chile; Santiago, Chile; 1991.
  • Prats González, Carlos: Memorias; Pehuén Editores Ltda.; Santiago, Chile; 1985.
  • Preston, Paul: Franco Caudillo de España"; Grijalbo Mondadori; Barcelona, España; 1994.
  • Propper, Eugene; Branch, Taylor: Laberinto; Javier Vergara Editor; Buenos Aires, Argentina; 1990.
  • Rojas, María Eugenia: La represión política en Chile; Iepala Editorial; Madrid, España; 1988.
  • Salazar, Manuel: Guzmán, Quien, Como, Por que; BAT Ediciones; Santiago, Chile; 1994.
  • Valdés, Hernán: Tejas Verdes; Editorial Laia; Barcelona, España; 1976.
  • Verdugo, Patricia: Tiempo de días claros. Los desaparecidos; Ediciones Chileamérica Cesoc; Santiago, Chile; 1990.

Enlaces externos[editar]