Artrosis de rodilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La artrosis de rodilla es el desgaste de la articulación de la rodilla como proceso normal de envejecimiento del cartílago o la superficie de la articulación con la degeneración de los meniscos.

La rodilla es una de las articulaciones del esqueleto en la que se desarrolla más la artrosis porque es una articulación de carga, que soporta el peso del cuerpo y aquello que se transporta. La artrosis no suele darse en personas jóvenes, ya que avanza conforme la edad y generalmente tras los 50 años, pero puede suceder.

El hueso que se encuentra bajo el cartílago tiene una mayor presión, provocando tanto dolor como engrosamiento del hueso. Se produce líquido dando lugar a derrames articulares porque las envolturas de las articulaciones se irritan.

Síntomas[editar]

Las personas que padecen esta enfermedad tienden a debilitamiento con atrofia de los músculos del muslo porque evitan el movimiento y carga en rodilla que se encuentra mal. Generalmente se siente dolor con la actividad física, incapacidad para caminar o estar de pie un tiempo normal, además de la deformidad de la rodilla de forma progresiva.

La artrosis de rodilla se suele manifestar por medio de un dolor agudo tras un tiempo de pie o caminando, en actividades como sentarse o levantarse, caminar por terrenos irregulares, subir y bajar escaleras y otras actividades que afectan a la rodilla. Conforme avanza la enfermedad el dolor se va intensificando, y tras un tiempo sentado se puede notar rigidez y dolor al levantarse. A veces se pone hinchada y caliente.

Se pueden sufrir episodios ocasionales de inflamación. Con el tiempo se podrá ir alterando la alineación de la rodilla hacia la parte interior de las piernas como reacción del hueso articular a la artrosis.

Causas[editar]

La artrosis de rodilla es un proceso normal de envejecimiento de esta articulación, por lo que se debe generalmente a la edad, pero se puede acelerar por cuestiones como:

  • Sobrecarga articular: Lesiones de menisco, deformidades de rodillas, obesidad, etc.
  • Alteraciones de la superficie del cartílago: Enfermedades de metabolismo, reumáticas, etc.
  • Es más frecuente en mujeres que hombres, aunque se desconocen las razones.

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico de esta enfermedad es sencillo, ya que el médico hace preguntas al paciente sobre sus síntomas. Después hace una exploración de la articulación de la rodilla y sus movimientos, y se confirma con una radiografía de rodillas.

Tratamiento[editar]

No hay un tratamiento que cure la artrosis de rodilla, ya que es un proceso natural del cuerpo. Lo único que se puede hacer es impedir que avance antes de que aparezca evitando los factores que aceleran su aparición e intentar tratar el dolor y sus molestias una vez que se padece.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

https://m.youtube.com/watch?v=RiHi0UzDW3k&list=UUjVb7MpXMgOAJTZ1DSPX-9Q