Edema agudo de pulmón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edema pulmonar
Clasificación y recursos externos
CIE-10 J81
CIE-9 514
DiseasesDB 11017
MedlinePlus 000140
eMedicine med/1955
MeSH D011654
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

El edema agudo de pulmón consiste en la acumulación de líquido en los pulmones, lo cual dificulta el intercambio de oxígeno entre estos y la sangre. Tiene un comienzo repentino, muchas veces nocturno; es una de la mayores emergencias médicas y requiere de atención profesional inmediata, ya que está en riesgo la vida del enfermo.

Etiología[editar]

En la enorme mayoría de los casos, responde a una insuficiencia cardíaca izquierda descompensada por un infarto agudo de miocardio extenso o por una arritmia severa. Algunos pocos casos, pueden deberse a otras causas (inhalación de productos químicos, daño primario del pulmón).

Sintomas clínicos[editar]

Los signos clínicos principales son:

  • Sensación de opresión torácica.
  • Cosquilleo en la garganta que provoca excesos de tos.
  • El individuo se sienta un poco inclinado hacia adelante, cubierto de sudor, pálido.
  • El individuo escupe una saliva blanquecina o rosada.
  • Gran dificultad respiratoria.

Conducta[editar]

La medida más importante que se debe tomar en primera instancia es mantener al paciente sentado, con las piernas colgando para promover la redistribución de líquido hacia la parte caudal del cuerpo, de manera que se reduzca la acumulación de sangre en el ventrículo derecho del corazón y consecuentemente en los pulmones. Acostar al paciente con edema agudo de pulmón agravaría aún más la dificultad respiratoria.

Se hace necesaria la monitorización de saturación de oxigeno mediante la Pulsioximetría, así como la instauración de suministro de oxígeno por cánula nasal o mascarilla con reservorio.

El control de volumen y carga cardiovascular se realiza mediante la aplicación intravenosa de Furosemida en la mayoría de los casos. El tratamiento debe ser instaurado tan pronto como sea posible, puesto se trata de una condición aguda grave que pone en alto riesgo la vida del paciente. En algunas ocasiones se puede requerir que el tratamiento médico sea supervisado en la Unidad de cuidados intensivos.