Unión Soviética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas
Союз Советских Социалистических Республик¹
Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik¹

Flag of Russian SFSR (1918-1937).svg
Flag of Transcaucasian SFSR.svg
Flag of Ukrainian SSR (1919-1929).svg
Byssr flag 1919.png

1922-1991

Bandera (Rusia es la heredera de la personalidad jurídica;[1] véase Países actuales para la lista completa de países sucesores.)

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Пролетарии всех стран, соединяйтесь! (en ruso;
en español, ¡Proletarios de todos los países, uníos!
a veces traducido como Trabajadores del mundo, ¡uníos![2] o Proletarios del mundo, uníos[3] )
Himno nacional: La Internacional (1922-1944)

Himno de la Unión Soviética (1944-1991)

Ubicación de Unión Soviética
La Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial.
Capital Moscú
Coat of Arms of Moscow (Soviet).svg
Idioma principal Ruso
Religión Estado laico
Gobierno República Federal Socialista,
Líderes
 • Secretario General Iósif Stalin
(1922–1952)
Vladímir Ivashko
(1991)
 • Jefe de Estado Mijaíl Kalinin
(1922–1938)
Mijaíl Gorbachov
(1988–1991)
 • Jefe de Gobierno Vladímir Lenin
(1922–1924)
Iván Siláyev
(1991)
Legislatura Congreso de los Sóviets y Comité Ejecutivo Central
(1922–1937)
Sóviet Supremo
(1937–1989 y 1991)
Congreso de los Diputados del Pueblo y Sóviet Supremo
(1989–1991)
Historia
 • Revolución de Octubre

7 de noviembre de 1917

 • Tratado de la Unión 30 de diciembre de 1922
 • Victoria sobre Alemania 9 de mayo de 1945
 • Lanzamiento del Spútnik 4 de octubre de 1957
 • Disolución 25 de diciembre de 1991
Superficie
 • 1991 22 402 200 km²
Población
 • 1991 est. 293 047 571 
     Densidad 13,1 hab./km²
Moneda Rublo soviético (руб) (SUR)
Miembro de: SDN, ONU, Pacto de Varsovia, CAME, OSCE
¹ Nombres oficiales de la URSS
Gentilicio: soviético, ca

La Unión Soviética (en ruso: Советский Союз tr.: Sovietsky Soyuz), oficialmente llamada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS, en ruso: Сою́з Сове́тских Социалисти́ческих Респу́блик tr.: Soyuz Sovétskij Sotsialistícheskij Respublik; Acerca de este sonido pronunciación ; abreviado СССР, SSSR)[4] fue un Estado federal marxista-leninista[5] [6] [7] [8] que existió en Eurasia entre 1922 y 1991. El nombre utilizado informalmente entre sus residentes fue la Unión (Soyuz).

La Unión Soviética tuvo un sistema político de partido único dominado por el Partido Comunista hasta 1990[9] y aunque era una unión federal de 15 repúblicas soviéticas subnacionales, el Estado soviético fue estructurado bajo un Gobierno nacional y una economía altamente centralizados.

La revolución rusa de 1917, que provocó la caída del Imperio ruso, tuvo como sucesor al Gobierno Provisional Ruso, que fue de corta duración, debido a que los bolcheviques ganaron la Guerra Civil Rusa y fundaron la Unión Soviética en diciembre de 1922 con la fusión de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, la República Federal Socialista Soviética de Transcaucasia, la República Socialista Soviética de Ucrania y la República Socialista Soviética de Bielorrusia.

Tras el deceso del primer líder soviético, Vladímir Lenin, en 1924, Iósif Stalin acabó ganando la lucha por el poder[10] y dirigió el país a través de una industrialización a gran escala con una economía centralizada y, a su vez, con represión política.[10] [11] En junio de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania junto a sus aliados invadió la Unión Soviética, un país con el que había firmado un pacto de no agresión. Al cabo de cuatro años de una guerra brutal, la Unión Soviética emergió victoriosa como una de las dos superpotencias del mundo, junto a los Estados Unidos.

La Unión Soviética y sus Estados aliados de Europa oriental estuvieron involucrados en la Guerra Fría, que fue una prolongada lucha ideológica y política mundial contra los Estados Unidos y sus aliados del bloque occidental; finalmente la URSS cedió ante los problemas económicos y los disturbios políticos internos y externos.[12] [13] Durante este período, la Unión Soviética llegó a ser el modelo de referencia para futuros Estados socialistas. Desde 1945 hasta 1991, la Unión Soviética y los Estados Unidos dominaron la agenda global de la política económica, asuntos exteriores, operaciones militares, intercambio cultural, progresos científicos incluyendo la iniciación de la exploración espacial, y deportes (incluidos los Juegos Olímpicos). A finales de la década de 1980, el último líder soviético Mijaíl Gorbachov trató de reformar el Estado con sus políticas de la perestroika y glasnost, pero la Unión Soviética se derrumbó y fue disuelta formalmente en diciembre de 1991 tras el fallido intento de golpe de Estado de agosto.[14] Luego de esto, la Federación de Rusia asumió sus derechos y obligaciones.[1]

Los límites geográficos de la Unión Soviética variaron con el tiempo, pero tras sus últimas anexiones territoriales principales y la ocupación de los países Bálticos (Lituania, Letonia, y Estonia), del este de Polonia, Besarabia, y algunos otros territorios durante la Segunda Guerra Mundial, desde 1945 hasta la disolución, los límites correspondieron aproximadamente a aquellos de la extinta Rusia Imperial, con las exclusiones notables de Polonia, la mayor parte de Finlandia, y Alaska.

Historia[editar]

Se piensa tradicionalmente que la Unión Soviética es la sucesora del Imperio ruso, no obstante pasaron cinco años entre el último gobierno de los zares y la instauración de la Unión Soviética. El último zar, Nicolás II, gobernó el Imperio ruso hasta su abdicación en marzo de 1917, en parte debido a la presión de los enfrentamientos en la Primera Guerra Mundial, luego un breve Gobierno Provisional Ruso tomó el poder, para ser derrocado en la Revolución de octubre de 1917 por revolucionarios encabezados por el líder bolchevique Vladímir Lenin.

La Unión Soviética fue establecida en diciembre de 1922 como la Unión de las Repúblicas Soviéticas de Rusia (conocida como Rusia Bolchevique), Ucrania, Bielorrusia y Transcaucasia gobernadas, las tres primeras, por partidos bolcheviques y la última por el menchevique. A pesar de la fundación del Estado soviético como una entidad federativa de muchas repúblicas constituyentes, cada una con sus propias entidades políticas y administrativas, el término «Rusia Soviética» – estrictamente aplicable sólo a la República Socialista Federativa de Rusia - fue a menudo incorrectamente aplicado a todo el país por políticos y escritores no soviéticos.

Revolución y fundación del Estado soviético[editar]

La actividad revolucionaria moderna en el Imperio ruso comenzó con la Revuelta Decembrista de 1825, y aunque la servidumbre fue abolida en 1861, lo fue en términos desfavorables para los campesinos y sirvió para animar a los revolucionarios. Un parlamento, la Duma Estatal, fue establecido en 1906, después de la Revolución de 1905, pero el zar se resistió a los intentos de pasar de una monarquía absoluta a una constitucional. La agitación social continuó y se agravó durante la Primera Guerra Mundial por el fracaso militar y la escasez de alimento en las ciudades principales.

Vladímir Lenin — principal dirigente de la Revolución de Octubre y primer dirigente de la Unión Soviética.

Un levantamiento popular espontáneo en Petrogrado, en respuesta al decaimiento de la economía y la moral en tiempo de guerra, culminó con el derrocamiento del Gobierno imperial en marzo de 1917 (véase Revolución de Febrero). La autocracia zarista fue reemplazado por el Gobierno Provisional Ruso, cuyos líderes pensaron en establecer una democracia liberal en Rusia y continuar participando en el lado de la Triple Entente en la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo, para asegurar los derechos de la clase obrera, las asambleas de trabajadores, conocidas como sóviets, nacen a lo largo de todo el país. Los bolcheviques, dirigidos por Vladímir Ilich Lenin, presionaron a favor de una revolución socialista tanto en dichas asambleas como en las calles, derrocándose al Gobierno Provisional el 7 de noviembre, 25 de octubre según el calendario juliano, de 1917 (véase Revolución de Octubre), y entregándose el poder a los sóviets de obreros, soldados y campesinos. En diciembre, los bolcheviques firmaron un armisticio con las Potencias Centrales, aunque en febrero de 1918, los combates se habían reanudado. En marzo, los soviéticos abandonaron la guerra definitivamente y firmaron el Tratado de Brest-Litovsk.

A partir de 1917 se produjo una larga y sangrienta Guerra Civil Rusa entre los Rojos y los Blancos, terminando en 1923 con la victoria de los Rojos e incluyó la intervención extranjera, la ejecución del zar Nicolás II y su familia y la hambruna de 1921, que mató a cerca de cinco millones de personas.[15] Tras la Guerra Polaco-Soviética de 1919-1921, se firmó la «Paz de Riga» que a principios del año 1921 dividió los territorios disputados de Bielorrusia y Ucrania entre Polonia y la RSFS de Rusia. La Unión Soviética tuvo que resolver conflictos similares con la recién creada República de Finlandia, la República de Estonia, la República de Letonia y la República de Lituania.

Unificación de las repúblicas soviéticas[editar]

El 28 de diciembre de 1922 en una conferencia de delegaciones plenipotenciarias de la RSFS de Rusia, RFSS de Transcaucasia, la RSS de Ucrania y la RSS de Bielorrusia se aprobó el Tratado de Creación de la URSS y la Declaración de la Creación de la URSS,[16] formándose la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.[17] Estos dos documentos fueron confirmados por el primer Congreso de los Sóviets de la Unión Soviética y firmados por los cabezas de las delegaciones[18] Mijaíl Kalinin, Mikha Tskhakaya, Mijaíl Frunze y Grigory Petrovsky, y Aleksandr Chervyakov[19] respectivamente el 30 de diciembre de 1922.

El 1 de febrero de 1924 la Unión Soviética fue reconocida por el Imperio británico y en ese mismo año se aprobó una Constitución soviética, legitimando la unión de diciembre de 1922.

La reestructuración intensiva de la economía, la industria y la política del país empezaron desde los primeros días del poder soviético en 1917. Una gran parte se realizó según los Decretos Iniciales Bolcheviques, documentos del Gobierno soviético, firmados por Vladímir Lenin. Uno de los adelantos más prominentes era el plan GOELRO, que propugnaba una reestructuración profunda de la economía soviética basada en la electrificación total del país. El plan se inició en 1920, desarrollándose durante un período de 10 a 15 años. Incluyó la construcción de una red de 30 centrales eléctricas regionales, incluyendo diez grandes centrales hidroeléctricas, y la electrificación de numerosas empresas industriales.[20] El Plan llegó a ser el prototipo para el subsiguiente Plan Quinquenal finalizándose prácticamente en 1931.[21]

Stalin (1927-1953)[editar]

Iósif Stalin, gobernante soviético de 1924 a 1953.

Desde el comienzo de la Unión Soviética su Gobierno estuvo basado en un unipartidismo administrado por el partido bolchevique.[22] Después de la política económica del comunismo de guerra llevada a cabo durante la Guerra Civil, el Gobierno soviético permitió que algunas empresas privadas coexistieran con la industria nacionalizada durante los años 1920. Del mismo modo, la requisa total de los excedentes alimentarios en el campo fue reemplazado por impuestos sobre los alimentos (véase Nueva Política Económica).

Los líderes soviéticos sostuvieron que un Gobierno de un único partido era necesario para asegurar que la «explotación capitalista» no regresaría a la Unión Soviética y que los principios del centralismo democrático representarían la voluntad del pueblo. El debate sobre el futuro de la economía constituyó el telón de fondo en la lucha por el poder que se desencadenó entre los líderes soviéticos tras la muerte de Lenin en 1924. En un principio, Lenin iba a ser reemplazado por un liderazgo colectivo compuesto por Grigori Zinóviev de Ucrania, Lev Kámenev de Moscú, y Iósif Stalin de Georgia.

El 3 de abril de 1922, Stalin fue nombrado Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética y Lenin lo había nombrado como jefe de Inspección de los Trabajadores y Campesinos, cargo que le dio considerable poder a Stalin. Al consolidar gradualmente su influencia y aislar o limitar a sus rivales dentro del partido, Stalin se convirtió en el líder indiscutido de la Unión Soviética y, a finales de la década de 1920, había establecido un Gobierno totalitario. En octubre de 1927, Grigori Zinóviev y León Trotsky fueron expulsados del Comité Central y obligados a exiliarse.

En 1928, Stalin introdujo el Primer Plan quinquenal destinado a construir una economía socialista. Esto, a diferencia del internacionalismo expresado por Lenin y Trotski a través del curso de la Revolución, apuntó al socialismo en un solo país. En la industria, el Estado asumió el control de todas las empresas existentes y emprendió un programa intensivo de industrialización y en la agricultura fueron establecidas las granjas colectivas por todas partes en el país.

Prisioneros del Gulag trabajando en la construcción de la Autopista de Kolymá.

Se produjeron hambrunas, causando millones de muertes y los kulaks sobrevivientes fueron perseguidos y muchos enviados a los Gulags a realizar trabajos forzados.[23] Los trastornos sociales continuaron a mediados de la década de 1930. La Gran Purga de Stalin resultó en la ejecución de muchos «Viejos bolcheviques», que habían participado en la Revolución de Octubre con Lenin. La cifra de muertos es incierta, con una amplia gama de estimaciones. Según los archivos soviéticos desclasificados, entre 1937 y 1938 la NKVD arrestó a más de un millón y medio de personas, de las cuales fueron fusiladas 681.692 – un promedio de 1.000 ejecuciones por día.[24] El exceso de muertes durante la década de 1930 en su conjunto estaban en el rango de 10 a 11 millones de personas.[25] Pero a pesar de la confusión de mediados a finales de los años 1930, la Unión Soviética desarrolló una poderosa economía industrial en los años precedentes a la Segunda Guerra Mundial.

Desfile militar en la Plaza Roja el 7 de noviembre de 1941, conmenmorando el 24° aniversario de la de la Revolución de Octubre.

Los años treinta vieron la cooperación más cercana entre los países occidentales y la Unión Soviética, en 1933 se establecieron relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y la URSS. Cuatro años más tarde, la URSS apoyó a la República Española en la Guerra civil española contra el golpe de Estado de los sublevados, apoyados por la Italia fascista y la Alemania Nazi. No obstante, después de que Gran Bretaña y Francia concluyesen los Acuerdos de Múnich con la Alemania Nazi, la URSS realizó tratos con este último también, económicamente y militarmente, concluyendo el Pacto Ribbentrop-Mólotov (pacto de no agresión nazi-soviético), que permitió la ocupación de Lituania, Letonia, Estonia y la Invasión de Polonia en 1939. A finales de noviembre en 1939, al verse incapaz de forzar a la República de Finlandia a mover su frontera 25 kilómetros de Leningrado por medios diplomáticos, Stalin ordenó la invasión del país.

En el este, el ejército soviético ganó varias batallas decisivas durante los enfrentamientos fronterizos con el Imperio del Japón en 1938 y 1939. Sin embargo, en abril de 1941, la URSS firmó el Pacto de Neutralidad con el Imperio del Japón, reconociendo la integridad territorial de Manchukuo, un Estado títere japonés.

Participación en la Segunda Guerra Mundial[editar]

Lanzamisiles soviéticos Katiusha abriendo fuego contra Berlín en abril de 1945.

Aunque se ha discutido si la Unión Soviética tenía intención alguna de invadir Alemania, la propia Alemania una vez que fue lo suficientemente fuerte,[26] rompió el pacto de no agresión e invadió la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, iniciando lo que se conocía en la URSS (y aún en la Rusia actual) como la «Gran Guerra Patriótica». El Ejército Rojo detuvo al aparentemente invencible ejército alemán en la Batalla de Moscú, con la ayuda de un invierno inusualmente severo. La Batalla de Stalingrado, que duró desde finales de 1942 hasta principios de 1943, asestó un duro golpe a los alemanes del cual nunca se recuperaron completamente y los convirtió en un punto de inflexión de la guerra. Después de Stalingrado, las fuerzas soviéticas avanzaron a través de Europa del Este hasta Berlín forzando la rendición de Alemania en mayo de 1945. El ejército alemán sufrió el 80% de sus bajas militares en el Frente Oriental.[27]

El primer ministro soviético Iósif Stalin, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y el primer ministro británico Winston Churchill (de izquierda a derecha) reunidos en Teherán en 1943.

Ese mismo año, la URSS, en el cumplimiento de su acuerdo con los aliados en la Conferencia de Yalta, denunció el Pacto de Neutralidad soviético-japonés en abril de 1945[28] e invadió Manchukuo y otros territorios controlados por Japón el 9 de agosto de 1945.[29] Este conflicto terminó con una decisiva victoria soviética, que contribuyó a la rendición incondicional de Japón y al fin de la Segunda Guerra Mundial.

La Unión Soviética sufrió enormemente durante la guerra, perdiendo aproximadamente 27 millones de personas.[30] A pesar de ello, surgió del conflicto como una superpotencia militar. Una vez que negó el reconocimiento diplomático del mundo occidental, la Unión Soviética tuvo relaciones oficiales con prácticamente todas las naciones en la década de 1940. Como miembro de las Naciones Unidas durante su fundación en 1945, se convirtió en uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU, que le dio el derecho de veto a cualquiera de sus resoluciones (véase Unión Soviética y las Naciones Unidas).

La Unión Soviética mantuvo su estatus como una de las dos superpotencias del mundo durante cuatro décadas a través de su hegemonía en Europa oriental derivada de su fuerza militar, su fuerza económica, su ayuda a países en vías de desarrollo y de sus investigaciones científicas, especialmente en tecnología espacial y armamento.

Inicio de la Guerra Fría[editar]

Los misiles balísticos nucleares R-12 soviéticos en un desfile militar en la Plaza Roja, a finales de la década de 1950.

Durante la posguerra inmediata, la Unión Soviética reedificó y expandió su economía, al mantener su control estrictamente centralizado. La Unión Soviética ayudó la reedificación de los países de Europa del Este en la posguerra, mientras los convertía en Estados satélite y los unía en una alianza militar, al fundar el Pacto de Varsovia en 1955 y el Consejo de Ayuda Mutua Económica o COMECON de 1949 a 1991, este último fue un equivalente a la Comunidad Económica Europea.[31] Más tarde, el COMECON suministró ayuda a la eventual victoria del Partido Comunista de China y vio crecer su influencia en otras partes del mundo. Ante el temor de sus ambiciones, los aliados durante la Segunda Guerra de la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos, se convirtieron en sus enemigos y en la subsiguiente Guerra Fría, los dos bloques se enfrentaron indirectamente utilizando la mayor parte de sus fuerzas.

Jrushchov (1953-1964)[editar]

Nikita Jrushchov.

Iósif Stalin murió el 5 de marzo de 1953. En ausencia de un sucesor mutuamente aceptable, los funcionarios más altos de Partido Comunista optaron por gobernar la Unión Soviética en comité. Nikita Jrushchov, que se había impuesto en esa lucha por el poder a principios de la década de los años 1950, denunció en 1956 los excesos de Stalin. Además de esa denuncia, procedió a relajar los controles de tipo represivo que hasta entonces se ejercían sobre el Partido y la sociedad. Todo esto se conoce como el proceso de desestalinización.

Moscú consideró a Europa oriental como una zona tapón para la defensa preventiva de sus fronteras occidentales y aseguró su control de la región transformando los países de Europa del este en Estados satélites. Al mismo tiempo, la fuerza militar soviética fue utilizada para reprimir sublevaciones anticomunistas en Hungría y Polonia en 1956.

A finales de 1950, una confrontación con China relacionada al acercamiento de la URSS con Occidente y por lo que Mao Zedong percibió como revisionismo de Jrushchov condujo a la ruptura Chino-Soviética. Esto dio lugar a una ruptura en todo el movimiento comunista mundial, haciendo que los Gobiernos comunistas en Albania, Camboya y Somalia prefirieran aliarse con China en lugar de la URSS.

Durante este período, la Unión Soviética continuó avanzando científica y tecnológicamente, lo que le permitió lanzar el primer satélite artificial Sputnik 1 y conseguir la hazaña de llevar por primera vez un ser vivo al espacio exterior: la perra Laika. El 12 de abril de 1961 Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio exterior a bordo de la nave Vostok 1. Valentina Tereshkova fue la primera mujer en ir al espacio a bordo del Vostok 6 el 16 de junio de 1963, Alexei Leonov se convirtió en la primera persona en caminar en el espacio el 18 de marzo de 1965, y los primeros vehículos exploradores lunares, Lunokhod 1 y Lunokhod 2.[32]

Jrushchov inició «el deshielo» mejor conocido como el Deshielo de Jrushchov, un complejo cambio en la vida política, cultural y económica de la Unión Soviética. Que incluía la apertura y el contacto con otras naciones y nuevas políticas sociales y económicas con mayor énfasis en los productos básicos, permitiendo que los niveles de vida aumentaran de una manera espectacular y manteniendo los altos niveles de crecimiento económico. La censura también fue suavizada.

Las reformas de Jrushchov en la agricultura y la administración, sin embargo, fueron generalmente improductivas. En 1962, desencadenó una crisis con los Estados Unidos durante el despliegue soviético de misiles nucleares en Cuba. La Unión Soviética retrocedió después que los Estados Unidos inició un bloqueo naval, que le provocó mucha vergüenza y pérdida de prestigio a Jrushchov y como consecuencia fue forzado a dimitir en 1964.

Brézhnev (1964-1982)[editar]

Miembros del liderazgo colectivo entre 1965 y 1977

Tras la salida de Jrushchov, se produjo otro período de liderazgo colectivo, conformado por Leonid Brézhnev como Secretario General, Alekséi Kosygin como Presidente del Consejo de Ministros y Nikolái Podgorni como Presidente del Presidium, que duró hasta la década de 1970 donde Brézhnev se estableció como el más importante líder soviético. En 1968 la Unión Soviética y sus aliados del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia para detener las reformas de la Primavera de Praga.

Brézhnev presidió durante un período de Détente o distensión con Occidente (véase SALT I, SALT II y Tratado sobre Misiles Antibalísticos) sin dejar al mismo tiempo de incrementar la fuerza militar soviética; la concentración armamentística contribuyó a la desaparición de la Détente a finales de los años 1970. Otro factor que contribuyó al fin de la distensión fue la Guerra de Afganistán en diciembre de 1979, con el objeto de apoyar a un gobierno comunista local que se hallaba en graves dificultades.

En octubre de 1977, fue aprobada por unanimidad la tercera Constitución soviética, pero el estado de ánimo predominante en el liderazgo soviético durante el momento de la muerte de Brézhnev en 1982, era la aversión al cambio. El largo período de gobierno a cargo de Brézhnev había comenzado a ser denominado como uno de inmovilismo (застой), con un envejecido y estancado liderazgo político.

En el ámbito deportivo, la Unión Soviética organizó los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, con sede en Moscú. Hubo un intento de boicot del evento por parte de Estados Unidos: en el marco de la Guerra Fría y en protesta por la presencia soviética en Afganistán, los estadounidenses decidieron no asistir a los Juegos Olímpicos, tratando al mismo tiempo de persuadir a sus aliados para que tampoco asistieran. En total, 65 países se abstuvieron de participar, principalmente debido a la iniciativa estadounidense.

Las reformas de Gorbachov y la disolución de la Unión Soviética[editar]

Gorbachov manteniendo discusiones con el presidente estadounidense Ronald Reagan en la primera cumbre de Ginebra (1985).

Dos fenómenos caracterizaron la siguiente década: el desmoronamiento cada vez más evidente de las estructuras económicas y políticas de la Unión Soviética, y un conjunto poco coherente de reformas enfocadas a revertir ese proceso. Kenneth S. Deffeyes argumentó en Beyond Oil que la administración Reagan había alentado a Arabia Saudita a bajar el precio del petróleo hasta el punto en que los soviéticos no lograran obtener beneficios vendiendo su petróleo, por lo que se agotaron las reservas de divisas de la URSS.[33]

Los próximos dos sucesores de Brézhnev, serían figuras de transición con profundas raíces en la tradición brezhnevita, que no duraron mucho. Cuando asumieron el poder, Yuri Andrópov tenía 68 años y Konstantín Chernenko 72; ambos murieron en menos de dos años. En un intento de evitar un tercer líder efímero, en 1985 los soviéticos se volcaron a la próxima generación y seleccionan a Mijaíl Gorbachov.

Gorbachov comenzó a aplicar cambios significativos en la economía y en el liderazgo del partido con la perestroika. Su política glasnost permitió el acceso público a la información después de décadas de fuerte censura por parte del gobierno.

Retirada de las tropas soviéticas de Afganistán en 1988.

Gorbachov también se movió para ponerle fin a la Guerra Fría. En 1988, la Unión Soviética abandonó sus nueve años de guerra en Afganistán y comenzó a retirar sus tropas. En la década de 1980, le negó apoyo militar a los antiguos Estados satélites de la Unión Soviética, lo que resultó en la caída de varios gobiernos comunistas. Con el derribo del Muro de Berlín y con Alemania Oriental y Occidental persiguiendo la unificación, la cortina de hierro se vino abajo.

A finales de los años 1980, las repúblicas que componían la Unión Soviética incorporaron legalmente movimientos hacia la declaración de soberanía sobre sus territorios, citando el Artículo 72 de la Constitución de la URSS, que indicaba que cualquier república integrante de la Unión Soviética era libre de separarse.[34] El 7 de abril de 1990 fue aprobada una ley en virtud de la cual una república podía salirse de la unión si más de dos terceras partes de los residentes de la misma votaban a favor de ello en un referéndum.[35] Muchas repúblicas celebraron sus primeras elecciones libres en la era soviética a fin de crear sus propias legislaturas nacionales hacia 1990. Muchas de estas legislaturas procedieron a elaborar una legislación que contradecía las leyes de la Unión en lo que se conoció como la «La Guerra de Leyes».

Borís Yeltsin en 1989.

En 1989, la RSFS de Rusia, que era entonces la república más grande (con cerca de la mitad de la población) convocó unas nuevas elecciones para elegir un Congreso de Diputados del Pueblo. Borís Yeltsin fue elegido presidente del Congreso. El 11 de marzo de 1990 Lituania proclama la restitución de la independencia y el fin de ocupación por parte de la URSS. El 12 de junio de 1990, el Congreso de Diputados del Pueblo declaró la soberanía de Rusia sobre su territorio y tomó la delantera en la elaboración de leyes que trataban de reemplazar algunas de las leyes de la URSS. El período de incertidumbre legal continuó a lo largo de 1991 así como las repúblicas constituyentes fueron lentamente independizándose de facto.

El 17 de marzo de 1991 se celebró un referéndum que buscaba preservar la Unión Soviética, en el que la mayoría de la población votó por su conservación en nueve de las quince repúblicas soviéticas. Este referéndum dio a Gorbachov un respiro y en el verano de 1991 se diseñó un Nuevo Tratado de la Unión, en un intento de llegar a acuerdos que convirtieran a la Unión Soviética en una federación mucho más laxa y de disminuir el centralismo político.

En el Nuevo Tratado de la Unión ya no se hacía mención de la URSS y no se utilizaba más la palabra socialista. Este Nuevo Tratado fue realizado en secreto y cuando el Primer Ministro Pávlov encontró un borrador de este, los líderes conservadores del partido lo interpretaron como la base de la disolución de la Unión Soviética y por esa razón optaron por filtrarlo a la prensa. Según el contenido de dicho tratado, la URSS estaba a punto de dividirse en 170 o 180 Estados autónomos. Por ello decidieron enfrentarse a Gorbachov y reafirmar el control central del Gobierno sobre las repúblicas de la URSS.

Tanques en la Plaza Roja durante el intento de golpe de agosto de 1991.

El tratado se firmaría el 20 de agosto, pero la firma fue interrumpida por el golpe de Estado de agosto de 1991 contra Gorbachov, por parte de los conservadores en un intento de preservar el sistema soviético. Los conservadores habían creado un Comité de Estado de Emergencia, movilizando tropas soviéticas para proteger las instituciones del Estado, pero desistieron cuando se produjo la muerte accidental de tres jóvenes que cayeron bajo los tanques.

Tras el fracaso del intento de golpe de Estado, Yeltsin, luego de permanecer oculto en su residencia, apareció en el público y desacreditó al Comité de Estado de Emergencia presidido por Yanáyev declarándolo inconstitucional, mientras tanto el poder de Gorbachov disminuyó vertiginosamente, hecho que Yeltsin aprovechó para consolidar su poder y deslegitimar de una vez por todas el control del Partido Comunista sobre el Gobierno. El equilibrio político se inclinó apreciablemente hacia las repúblicas secesionistas. De hecho, inmediatamente y todavía en agosto de 1991, Letonia y Estonia declararon la restauración de la independencia plena (siguiendo el ejemplo que había dado Lituania en 1990), mientras que las otras 12 repúblicas soviéticas continuaban discutiendo posibles modelos para una Unión cada vez más débil.

Los jefes de Estado de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmando el Tratado de Belovesh y declarando oficialmente la disolución de la Unión Soviética.

El 8 de diciembre de 1991, los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró oficialmente la disolución de la Unión Soviética y el establecimiento de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), en su lugar. Como quedaban dudas sobre la autoridad del Tratado de Belovesh para disolver la Unión, el 21 de diciembre de 1991, los representantes de todas las repúblicas soviéticas excepto Georgia, inclusive las 3 repúblicas que habían firmado el Tratado de Belovesh, firmaron el Protocolo de Alma-Ata, que confirmó el desmantelamiento consecuente de la URSS y volvió a plantear el establecimiento de la CEI. La cumbre de Alma-Ata convino también en varias otras medidas prácticas como consecuencia de la extinción de la Unión Soviética. El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov presentó su dimisión como Presidente de la URSS declarando el cargo como extinto y transfirió los poderes que habían sido creados en la presidencia a Borís Yeltsin, el Presidente de Rusia.

Al día siguiente, el Sóviet Supremo de la Unión Soviética, el cuerpo gubernamental más alto de la Unión Soviética, se disolvió a sí mismo. Este hecho es reconocido generalmente como la disolución final de la Unión Soviética como Estado. Muchas organizaciones como el Ejército Rojo y las fuerzas policiales continuaron ocupando sus respectivos puestos hasta principios del año 1992, pero fueron retirados progresivamente y absorbidos por los nuevos Estados constituidos.

Tras la disolución de la Unión Soviética el 26 de diciembre de 1991, Rusia fue reconocida internacionalmente[36] como su sucesor legal en la escena internacional. Para ello, Rusia aceptó voluntariamente todas las deudas externas soviéticas y reclamó las propiedades soviéticas en ultramar como propias. Desde entonces, la Federación de Rusia ha asumido los derechos y obligaciones de la Unión Soviética.

Gobierno y política[editar]

La Unión Soviética se creó en 1922. Al principio se crearon algunos organismos; sin embargo, el nuevo Estado no se institucionalizó hasta la aprobación en 1924 de una nueva constitución. La Constitución de 1924 establecía unas bases fundamentales del Estado. El órgano legislativo superior era el Sóviet Supremo, elegido mediante sufragio universal y formado por dos cámaras: el Sóviet de la Unión y el Sóviet de las Nacionalidades. La primera de las cámaras ejercía las tareas propias de un parlamento. El Sóviet de las Nacionalidades estaba formado por representantes de las diversas repúblicas federadas y autónomas, en un número determinado por la ley. Otra fuente de poder parlamentario era el Congreso de los Sóviets, que se reunía anualmente y estaba formado por representantes de diversos soviets de la Unión Soviética. La Jefatura de Estado estaba encarnada en un órgano colectivo: el Comité Ejecutivo Central de toda la Unión. El Gobierno lo ejercía un Consejo de Comisarios del Pueblo. Ambos órganos eran elegidos por el Sóviet Supremo. Hasta su muerte en 1924, el Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo fue Lenin. En la Constitución de la Unión Soviética de 1924 se incluyó por primera vez la estructura federal de la Unión Soviética y el derecho de las repúblicas federadas a separarse de la URSS y establecerse como Estados independientes. No se daba al partido una función relevante en el Estado, como si se haría más tarde en las demás constituciones.

La Unión Soviética fue una república federal basada en quince repúblicas unidas. A su vez, una serie de unidades territoriales formaban las repúblicas. Las repúblicas tuvieron también jurisdicción pensada para proteger los intereses de minorías nacionales. Las repúblicas tenían sus propias constituciones, que, junto con la Constitución de la Unión, proporcionaban la división teórica del poder en la Unión Soviética. Todas las repúblicas menos la RSFS de Rusia tuvieron sus propios partidos comunistas. En 1989, sin embargo, el PCUS y el gobierno central se apropiaron toda autoridad significativa, estableciendo las políticas que debían ejecutar los gobiernos de las repúblicas, provincias, oblasts, y distritos.

El Partido Comunista[editar]

El desfile militar anual de Moscú en el año de 1983, en conmemoración del 66º aniversario de la Revolución de Octubre. La bandera en la parte superior dice: «Gloria al PCUS!»

En lo alto del Partido Comunista estaba el Comité Central, elegido en los congresos y conferencias del Partido. El Comité Central, por su lado, escogía al Politburó (llamado Presidium entre 1952 y 1966), al Secretariado y al Secretario General (denominado Primer Secretario entre 1953 y 1966), que era literalmente el cargo máximo de la Unión Soviética.[37] Según el grado de consolidación del poder, podían ser tanto el Politburó como cuerpo colectivo o el Secretario General, que siempre estaba ocupado por uno de los miembros del Politburó, quienes dirigían al país y al partido[38] (excepto por el período de Stalin, marcado por un autoritarismo altamente personalizado, ejercido directamente a través de su posición en el Consejo de Ministros, en lugar del Politburó a partir de 1941).[39] No estaban sometidos al control de todos los miembros del Partido, ya que el principio fundamental del la organización del Partido era el centralismo democrático, exigiendo una estricta subordinación a los órganos superiores, además las elecciones eran sin oposición, puesto que los candidatos eran propuestos por los niveles superiores.[40]

El Partido Comunista mantuvo su dominio sobre el Estado principalmente por su control en el sistema de nombramientos. Todos los altos funcionarios del gobierno y la mayoría de los diputados del Sóviet Supremo eran miembros del PCUS. De los jefes del Partido, Stalin entre 1941 y 1953 y Jrushchov entre 1958 y 1964, fueron presidentes del Consejo de Ministros. Tras el retiro forzoso de Jrushchov el líder del partido prohibió este tipo de doble pertenencia,[41] pero los últimos Secretarios Generales, al menos durante una parte de su mandato, también ocuparon la posición de Presidente del Presidium del Sóviet Supremo, nominalmente el jefe del Estado. Las instituciones en los niveles inferiores fueron supervisadas y en ocasiones sustituidas por las organizaciones primarias del Partido.[42]

En la práctica, el grado de control del Partido podía extenderse por toda la burocracia estatal, particularmente después de la muerte de Stalin, estaba lejos de ser total, con la burocracia persiguiendo intereses distintos que en ocasiones provocaban conflictos con el Partido.[43] Sin embargo, el Partido, tampoco era monolítico de arriba abajo, aunque las facciones fueron ocasionalmente prohibidas.[44]

Gobierno de la Unión Soviética[editar]

El Sóviet Supremo (sucesor del Congreso de los Sóviets y del Comité Ejecutivo Central), fue nominalmente el máximo órgano de Estado durante la mayor parte de la historia soviética,[45] mientras que en un inicio simplemente actuaba como una institución para sellar, aprobar e implementar todas las decisiones tomadas por el Partido, sin embargo, las facultades y funciones del Sóviet Supremo se ampliaron en la década de 1950, 1960 y 1970, incluyendo la creación de comisiones y comités estatales nuevos. También adquirió poderes adicionales tras la aprobación de los Planes Quinquenales y por el presupuesto estatal soviético.[46] El Sóviet Supremo elegía un Presidium para ejercer su poder entre las sesiones plenarias,[47] celebradas ordinariamente en dos ocasiones al año, y nombraba al Tribunal Supremo,[48] al Procurador General[49] y al Consejo de Ministros (conocido antes de 1946 como Consejo de Comisarios del Pueblo), presidido por el Presidente (Primer Ministro) y dirigía a la enorme burocracia responsable por la administración de la economía y la sociedad.[47] Las estructuras del Estado y del Partido de las repúblicas constituyentes emulaban enormemente la estructura de las instituciones centrales, si bien la RSFS de Rusia, a diferencia del resto de repúblicas, no tuvo una rama republicana del PCUS durante la mayor parte de su historia, siendo gobernada directamente por el Partido de toda la unión hasta 1990. Las autoridades locales se organizaban mediante los comités del partido locales, los sóviets locales y los comités ejecutivos. Mientras que el sistema estatal era nominalmente federal, el PCUS era unitario.[50]

La policía de seguridad del Estado, (la KGB y las agencias predecesoras) jugaron un papel muy importante en la política soviética. Fueron instrumentales en el terror estalinista,[51] pero después de la muerte de Stalin, la policía de seguridad del Estado quedó sometida a un estricto control por parte del Partido. Bajo Yuri Andrópov, presidente de la KGB entre 1967 y 1982 y Secretario General del Partido entre 1982 y 1983, la KGB, además de dedicarse a la supresión de la disidencia política y al mantenimiento de una extensa red de informantes, se reafirmó a sí misma como un actor político, siendo hasta cierto punto independiente dentro de la estructura del partido,[52] que culminó en la campaña de anticorrupción enfocada a oficiales de alto rango del Partido que se llevó a cabo a finales de la década de 1970 e inicios de los 80.[53]

Gobernantes de la Unión Soviética[editar]

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas fue un Estado socialista federal compuesto por quince repúblicas, creado el 30 de diciembre de 1922 y disuelto el 25 de diciembre de 1991. Si bien la jefatura de Estado y de gobierno eran cargos diferenciados, buena parte del poder político recaía en el Secretario General del Partido Comunista (PCUS) y otros miembros de su Comité Central.

De hecho, era común que el Secretario General del Partido fuera Presidente del Presidium, Jefe de Estado o Presidente del Consejo de Ministros (Jefe de Gobierno). Hasta Nikita Jrushchov fue costumbre que el líder del partido estuviera directamente a cargo del poder ejecutivo, pero a partir su sucesor Leonid Brézhnev ocuparon la jefatura de Estado. La prensa occidental por lo general hacía caso omiso de estas distinciones y llamaba al líder político Presidente de la Unión Soviética o Primer Ministro de la Unión Soviética, aunque estos cargos no existieron oficialmente hasta los últimos meses del gobierno de Mijaíl Gorbachov.

El cargo de Secretario General del Partido no fue creado hasta el mes de abril de 1922 y se convirtió en el máximo puesto tras la muerte de Lenin, ideólogo de la Revolución de Octubre y principal dirigente bolchevique. Entre marzo de 1953 y el 8 de abril de 1966 el cargo se llamó Primer Secretario. A partir de esa fecha y hasta el 14 de marzo de 1990 el cargo volvió a denominarse Secretario General del PCUS.

Separación del poder y reforma[editar]

Las Constituciones soviéticas, que se promulgaron en 1918, 1924, 1936 y 1977,[54] no limitaron el poder del Estado. No existía una separación formal de los poderes entre el partido, el Soviet Supremo y el Consejo de Ministros[55] que representaran a los poderes ejecutivo y legislativo del Gobierno. El sistema fue gobernado más por convenios informales que por el estatuto, y no existió ningún mecanismo asentado para la sucesión del liderazgo. Hubo amargas y a veces mortales luchas de poder en el Politburó después de la muerte de Lenin[56] y Iósif Stalin,[57] así como después de la destitución de Jrushchov,[58] debido a un golpe de Estado en el Politburó y en el Comité Central.[59] Todos los líderes soviéticos del partido antes de Gorbachov murieron en ejercicio, excepto Georgi Malenkov[60] y Jrushchov, ambos despedidos de la dirección del partido en medio de una lucha interna dentro del mismo.[59]

Sello postal de 1988 promocionando la Perestroika.

En el período de 1988 a 1990, frente a una considerable oposición, Mijaíl Gorbachov promulgó las reformas que cambiaron el poder de los órganos superiores del partido y que hicieron al Soviet Supremo menos dependiente en ellos. Se estableció el Congreso de los Diputados del Pueblo, del cual la mayoría de los miembros fueron elegidos en elecciones competitivas celebradas en marzo de 1989. El Congreso ahora elegía al Soviet Supremo, que se había convertido en un Parlamento a tiempo completo, mucho más fuerte que antes. Por primera vez desde la década de 1920, se negó a autorizar las propuestas del partido y del Consejo de Ministros.[61] En 1990, Gorbachov introdujo y asumió el cargo de Presidente de la Unión Soviética, concentró el poder en su oficina ejecutiva, independiente del partido y subordinado al Gobierno,[62] ahora renombrado a sí mismo como el Gabinete de Ministros de la URSS.[63]

Las tensiones crecieron entre las autoridades de toda la unión en virtud de Gorbachov, los reformistas en Rusia dirigidos por Borís Yeltsin, controlaban al recién elegido Sóviet Supremo de la RSFS de Rusia y a los de línea dura del Partido Comunista. Del 19 al 21 de agosto de 1991, un grupo de línea dura efectuó un golpe de Estado fallido. Tras el fallido golpe, el Consejo de Estado de la Unión Soviética se convirtió en el máximo órgano de poder del Estado «en el período de transición».[64] Gorbachov renunció como Secretario General, permaneciendo sólo como Presidente durante los últimos meses de existencia de la URSS.[65]

Sistema judicial[editar]

El poder judicial soviético no era independiente de las otras ramas del Gobierno. La Corte Suprema supervisaba a los tribunales inferiores (Tribunales del Pueblo) y aplicaba la ley según lo establecido por la Constitución o según lo que interpretase el Sóviet Supremo. El Comité de Supervisión Constitucional revisaba la constitucionalidad de las leyes y decretos. La Unión Soviética utilizó el principio inquisitivo del Derecho romano, donde el juez, el procurador y el abogado defensor colaboraban para establecer la verdad.[66]

Relaciones internacionales[editar]

Mapa de los Estados miembro del Pacto de Varsovia.

Tras la negación inicial del reconocimiento diplomático por parte del mundo capitalista, la Unión Soviética llegó a tener relaciones oficiales con la mayoría de las naciones del mundo a finales de los años 1980, aumentando su importancia en la esfera internacional y pasando de estar fuera de las organizaciones y negociaciones internacionales, a ser uno de los árbitros del destino de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Como miembro de las Naciones Unidas desde su fundación en 1945, el país se convirtió en uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que le dio el derecho de veto de sus resoluciones ( ver Unión Soviética y las Naciones Unidas).

Mapa de los Estados miembros del COMECON en noviembre de 1986.     Miembros      Miembros que no han participado      Asociados      Observadores

Enero de 1949:

Febrero de 1949:

  • Flag of Albania (1946-1992).svg - (Albania, a pesar de que no renunció formalmente como miembro hasta mediados de 1987, dejó de participar en las actividades del Comecon en 1961.)

1950:

1962:

1972:

1978:

La Unión Soviética emergió de la Segunda Guerra Mundial como una de las dos potencias principales del mundo, una posición mantenida durante cuatro décadas a través de su hegemonía en Europa Oriental (véase bloque del este), fuerza militar, ayuda a los países en vías de desarrollo, e investigación científica, especialmente en tecnología espacial y armamentística. Su influencia cada vez mayor en el exterior en los años de la posguerra ayudó a conducir a un sistema comunista a los Estados de Europa Oriental, unidos por acuerdos militares y económicos. Alcanzó al Imperio Británico como superpotencia global, tanto en su sentido militar como en su capacidad de expandir su influencia más allá de sus fronteras. En 1949 nueve países de Europa Oriental fundaron el Consejo de Ayuda Mutua Económica (COMECON), como réplica al Plan Marshall y a la OECE. El objetivo del órgano era integrar la economía de estos países en la de la URSS, por medio de una rigurosa planificación, que los países miembros debían seguir obligatoriamente, y una estrecha coordinación.[67] La contraparte militar al COMECON era el Pacto de Varsovia. La economía soviética era también de gran importancia para la Europa Oriental debido a las importaciones de recursos naturales vitales de la URSS, como el gas natural.

Firma por Leonid Brézhnev y Jimmy Carter de los acuerdos SALT II el 18 de junio de 1979 en Viena.

Moscú consideraba a Europa Oriental una zona excelente para defender sus fronteras occidentales y aseguró su control en la región transformando los países de Europa del Este en Estados satélites, algo así como los EE UU con la Europa occidental. Las tropas soviéticas intervinieron en la Revolución Húngara de 1956 y junto con el Pacto de Varsovia expulsaron a los dirigentes checoslovacos en 1968, ya que el Gobierno de ese país había dictado medidas económicas que se hallaban fuera del marco de planificación, así como otras medidas políticas.[67] Este suceso se conoce como la «Primavera de Praga».

El presidente Richard Nixon y el presidente del Consejo de Ministros Alekséi Kosygin, firman el acuerdo de cooperación que permitió realizar la misión Apollo-Soyuz. Moscú, Mayo de 1972.

A finales de los años 1950, una confrontación con China derivada del acercamiento de la Unión Soviética con Occidente que Mao rechazó, sumada a una serie de reformas implementadas por Jrushchov, condujo a la ruptura sino-soviética. Esto dio lugar a una rotura a través del movimiento comunista global y de Gobiernos comunistas en Albania y Camboya que eligieron aliarse con China en lugar de la Unión Soviética. Por una época, la guerra entre los aliados anteriores parecía ser una posibilidad; mientras que las relaciones se refrescarían durante los años 1970, no volverían a la normalidad hasta la era de Mijaíl Gorbachov.

Durante el mismo período, hubo una confrontación tensa entre la Unión Soviética y los Estados Unidos sobre el despliegue soviético de misiles nucleares en Cuba durante la Crisis de los misiles de Cuba.

El KGB (Comité para la Seguridad del Estado) sirvió en cierto modo como la contraparte soviética a la Oficina Federal de Investigación (FBI) y a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, funcionando con una red masiva de informantes a través de la Unión Soviética y siendo utilizada para supervisar las violaciones de la ley. La rama exterior del KGB fue utilizada para recoger información en países alrededor del globo. Después de la disolución de la Unión Soviética fue sustituido en Rusia por el SVR (Servicio de Inteligencia Extranjera) y el FSB (Servicio Federal de Seguridad).

El KGB no estaba sin control. El GRU (Directorio Principal de Inteligencia), que no fue hecho público por la Unión Soviética hasta el final de la era soviética durante la perestroika, fue creado por Lenin en 1918 y sirvió como órgano centralizado de la inteligencia militar y como controlador institucional para la energía con relativamente menos restricción que el KGB. Con eficacia, sirvió para espiar a los espías, y, curiosamente, el KGB sirvió una función similar con el GRU. Como el KGB, el GRU funcionó en otras naciones alrededor del mundo, particularmente en los Estados del bloque soviético y países satélites. El GRU continúa funcionando aún en Rusia, con unos recursos que exceden los del SVR según algunas estimaciones.

El histórico apretón de manos entre Stafford y Leonov, en 1975.

En los años 1970, la Unión Soviética alcanzó una paridad nuclear aproximada con los Estados Unidos. Percibió su propia implicación como esencial para la solución de cualquier problema internacional importante. Mientras tanto, la Guerra Fría dejó paso a la distensión y a un patrón más complicado de las relaciones internacionales en las cuales el mundo no estuvo claramente dividido en dos bloques opuestos. Los países menores tenían más capacidad de afirmar su independencia, y las dos superpotencias reconocieron su interés común en intentar controlar la extensión y la proliferación de armas nucleares (véase SALT I, SALT II, y el Tratado sobre Misiles Anti-Balísticos).

En el año 1972 los Estados Unidos y la Unión Soviética sorprendieron al mundo, cuando anunciaron que estaban trabajando en la creación de una estación espacial única. Las delegaciones de ambas superpotencias firmaron ese mismo año un tratado en Moscú, sobre este innovador proyecto. El Proyecto Apollo-Soyuz que entonces parecía anunciar el fin de la Guerra Fría, se convirtió en un símbolo de paz y buena voluntad que acabaría con las tensiones causadas por la carrera espacial y permitiría que cada parte conociera mejor el programa espacial del otro.[68] El día 17 de julio de 1975, los objetivos del convenio se hicieron realidad cuando el astronauta estadounidense Thomas Stafford, comandante de la tripulación de la nave Apollo y el cosmonauta soviético Alexei Leonov, comandante de la tripulación de nave Soyuz, estrecharon sus manos en el primer saludo espacial internacional de la historia.[69] El extraordinario trabajo conjunto y la convivencia de esta primera tripulación espacial internacional conmovió al mundo; al demostrar que ambas superpotencias podían hacer a un lado sus diferencias y unir sus esfuerzos y recursos para lograr algo semejante. El resultado de la misión conjunta fue un éxito rotundo y un logro inimaginable tanto desde el punto de vista tecnológico; cómo desde el punto de vista de las relaciones internacionales entre ambos.[70] [71] En 1977, poco antes de las conversaciones en Ginnebra sobre los acuerdos SALT II, las delegaciones estadounidense y soviética, firmaron un nuevo convenio espacial que prorrogaba el trabajo conjunto que hizo posible la misión Apollo-Soyuz en 1975.[72]

Gorbachov junto a Reagan firmando el Tratado INF, en Washington D.C., en 1987.

Durante este tiempo, la Unión Soviética había concluido tratados de amistad y de cooperación con un buen número de Estados no comunistas en el mundo, especialmente en el tercer mundo y en Estados del movimiento de los no aliados como la India y Egipto. A pesar de algunos obstáculos ideológicos, Moscú aumentó su interés por ganar posiciones estratégicas importantes a través del tercer mundo. Además, la Unión Soviética continuó proporcionando ayuda militar para los movimientos revolucionarios en el tercer mundo. Por todas estas razones, la política exterior soviética era de gran importancia para el mundo no comunista y ayudaba a determinar el tenor de relaciones internacionales.

Aunque innumerables burocracias estuvieron implicadas en la formación y la ejecución de la política exterior soviética, las pautas principales de la política fueron determinadas por el Politburó del partido comunista. Los primeros objetivos de la política exterior soviética habían sido el mantenimiento y el realce de la seguridad nacional y el mantenimiento de la hegemonía en Europa Oriental. Las relaciones con los Estados Unidos y la Europa occidental eran también una preocupación importante para los gobernantes soviéticos, y las relaciones con los Estados del tercer mundo fueron por lo menos parcialmente determinadas por la proximidad de cada Estado a la frontera soviética y a las estimaciones soviéticas de su significación estratégica.

Después de que Mijaíl Gorbachov sucediera a Konstantín Chernenko como Secretario General del PCUS en 1985 introdujo muchos cambios en la política exterior soviética y en la economía de la Unión Soviética. Gorbachov persiguió políticas conciliatorias hacia el oeste en vez de mantener el statu quo de la Guerra Fría. La Unión Soviética terminó su intervención en Afganistán, firmó tratados estratégicos de reducción de armas con los Estados Unidos, y permitió que sus aliados en Europa Oriental determinaran sus propios asuntos. La caída del muro de Berlín, que comenzó en noviembre de 1989, señaló dramáticamente el fin de la influencia externa de la Unión Soviética en la Europa central y oriental, culminando dos años más tarde con el desmantelamiento del sistema sovético.

Repúblicas[editar]

La evolución del territorio soviético, y las repúblicas correspondientes de cada año.
Divisiones administrativas, 1989.

Constitucionalmente, la Unión Soviética fue una unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (RSS) junto a la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), aunque el gobierno altamente centralizado del Partido Comunista hizo que la unión fuera meramente nominal.[73] El Tratado de Creación de la URSS fue firmado en diciembre de 1922 por cuatro repúblicas fundadoras, la RSFSR, RFSS de Transcaucasia, RSS de Ucrania y la RSS de Bielorrusia. En 1924, durante la delimitación nacional en Asia Central, las RSS de Uzbekistán y de Turkmenistán fueron constituidas de partes de la RSFSR, que eran la RSSA de Turkestán y dos dependencias soviéticas, la RSS de Corasmia y la RPS de Bujará. En 1929, la RSS de Tayikistán se separó de la RSS de Uzbekistán. Con la Constitución de 1936, los constituyentes de la RFSS de Transcaucasia, concretamente las RSS de Georgia, Armenia y Azerbaiyán, fueron elevados a repúblicas de la unión, mientras que las RSS de Kazajistán y Kirguistán fueron separadas de la RSFSR.[74] En agosto de 1940, la Unión Soviética formó la RSS de Moldavia de partes de la RSS de Ucrania y de la Besarabia anexionada desde Rumania. También anexó los Estados bálticos como las RSS de Estonia, Letonia y Lituania. La RSS Carelo-Finesa se separó de la RSFSR en marzo de 1940 y se fusionó en 1956. En octubre de 1944 la Unión Soviética se anexionó la República de Tannu Tuvá, estado independiente de Asia central, que pasó a constituirse como Oblast autónomo dentro de la RSFSR. Entre julio de 1956 y en septiembre de 1991, hubo 15 repúblicas de la unión (véase el mapa abajo).[75]

El 16 de noviembre de 1988, el Soviet Supremo de la RSS de Estonia aprobó la declaración de soberanía Estonia que reafirmó la soberanía de Estonia y declaró la supremacía de las leyes de Estonia sobre las de la Unión Soviética.[76] En marzo de 1990, el recién elegido Soviet Supremo de la RSS de Lituania declaró su independencia, que fue seguida por el Soviet Supremo de Georgia en abril de 1991. Aunque el derecho simbólico de las repúblicas de separarse fue nominalmente garantizado por la Constitución y el Tratado de la Unión,[73] las autoridades soviéticas se negaron a reconocerlo en un principio. Después del intento de golpe de Estado de agosto, la mayoría de las otras repúblicas siguieron el ejemplo. Finalmente, la Unión Soviética reconoció la secesión de Estonia, Letonia y Lituania el 6 de septiembre de 1991. Las repúblicas restantes fueron reconocidas como independientes con la disolución final de la Unión Soviética en diciembre de 1991.[77]

Mapa de las Repúblicas Soviéticas

Repúblicas soviéticas[editar]

  1. Bandera de la RSS de Armenia RSS de Armenia
  2. Bandera de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán RSS de Azerbaiyán
  3. Bandera de la República Socialista Soviética de Bielorrusia RSS de Bielorrusia
  4. Bandera de la República Socialista Soviética de Estonia RSS de Estonia
  5. Bandera de la República Socialista Soviética de Georgia RSS de Georgia
  6. Bandera de la República Socialista Soviética de Kazajistán RSS de Kazajistán
  7. Bandera de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán RSS de Kirguistán
  8. Bandera de la República Socialista Soviética de Letonia RSS de Letonia
  9. Bandera de la República Socialista Soviética de Lituania RSS de Lituania
  10. Bandera de la República Socialista Soviética de Moldavia RSS de Moldavia
  11. Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia RSFS de Rusia
  12. Bandera de la República Socialista Soviética de Tayikistán RSS de Tayikistán
  13. Bandera de la República Socialista Soviética de Turkmenistán RSS de Turkmenistán
  14. Bandera de la República Socialista Soviética de Ucrania RSS de Ucrania
  15. Bandera de la República Socialista Soviética de Uzbekistán RSS de Uzbekistán

Países actuales[editar]

  1. Bandera de Armenia Armenia
  2. Bandera de Azerbaiyán Azerbaiyán
  3. Bandera de Bielorrusia Bielorrusia
  4. Bandera de Estonia Estonia
  5. Bandera de Georgia Georgia
  6. Bandera de Kazajistán Kazajistán
  7. Flag of Kyrgyzstan.svg Kirguistán
  8. Bandera de Letonia Letonia
  9. Bandera de Lituania Lituania
  10. Bandera de Moldavia Moldavia
  11. Bandera de Rusia Rusia
  12. Flag of Tajikistan.svg Tayikistán
  13. Bandera de Turkmenistán Turkmenistán
  14. Bandera de Ucrania Ucrania
  15. Bandera de Uzbekistán Uzbekistán
  16. Bandera de la República de Nagorno Karabaj Nagorno-Karabaj (Estado no reconocido)
  17. Flag of Abkhazia.svg Abjasia (Estado no reconocido)
  18. Bandera de Osetia del Sur Osetia del Sur (Estado no reconocido)
  19. Bandera de Transnistria Transnistria (Estado no reconocido)

Símbolos[editar]

Bandera de la URSS ondeando en un video de 1952.

La bandera de la Unión Soviética corresponde al emblema utilizado por dicho Estado desde su establecimiento en 1922 hasta su disolución durante 1991.

A lo largo de su historia, el emblema tuvo diversas modificaciones, pero en general mantuvo la misma estructura desde su adopción, el 12 de noviembre de 1923. La bandera, en proporción 1:2, era completamente roja (color tradicional del comunismo) y en su cantón tenía en dorado el símbolo de la hoz y el martillo y sobre este una estrella roja con borde dorado.

La bandera tuvo gran importancia para los diversos movimientos políticos de carácter marxista y sirvió de inspiración para diversos emblemas, especialmente de países socialistas durante la época de la Guerra Fría. A su vez, las diversas banderas de las repúblicas que conformaban la U.R.S.S. eran modificaciones de la bandera nacional.

Primer escudo de la Unión Soviética.

El escudo de la Unión Soviética muestra los tradicionales símbolos soviéticos de la hoz y el martillo sobre un globo terráqueo, que es abrazado por dos haces de trigo rodeados por una cinta roja con el lema de la URSS escrito en los distintos idiomas de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, en orden inverso al que son citadas en la Constitución de la URSS. Dentro de los haces y bajo el globo aparece un sol radiante, representante del porvenir, y encima del conjunto una estrella roja de cinco puntas.

El escudo fue adoptado en 1924 y se utilizó hasta la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Técnicamente hablando, se trata de un emblema y no de un escudo de armas, ya que no respeta las normas heráldicas. Sin embargo, en ruso siempre ha sido llamado герб, la palabra usada para los escudos de armas tradicionales.

La versión usada en 1991 tenía el lema de la URSS en 15 idiomas, después de que en 1956, la República Socialista Soviética Karelo-Finesa fuera integrada en la RSFS de Rusia como República Socialista Soviética Autónoma.

Cada República Socialista Soviética y cada República Socialista Soviética Autónoma tenían sus propios escudos de armas, claramente inspirados en el de la Unión Soviética. El escudo de la URSS también sirvió de base para muchos otros escudos de Estados socialistas, como la República Federal Socialista de Yugoslavia y la República Democrática Alemana.

Economía[editar]

La Estación Hidroeléctrica Dniéper, una de las muchas estaciones hidroeléctricas poderosas en la época de la Unión Soviética.

La Unión Soviética se convirtió en el primer país en adoptar una economía planificada, mediante la cual la producción y distribución de bienes fueron centralizados y dirigidos por el Gobierno. La primera experiencia bolchevique con una economía de comando fue con la política del comunismo de guerra, que implicó la nacionalización de la industria, la distribución centralizada de la producción, la requisición coercitiva de la producción agrícola e intentos de eliminar la circulación de dinero, así como las empresas privadas y el libre comercio. Como en 1921, esto había agravado un severo colapso económico causado por la guerra, Lenin reemplazó al comunismo de guerra por la Nueva Política Económica (NEP), legalizando el libre comercio y la propiedad privada de las empresas más pequeñas. Con esto la economía se recuperó rápidamente.[78]

Tras un largo debate entre los miembros del Politburó en el transcurso del desarrollo económico, ya por 1928 y 1929, al ganar el control del país, Iósif Stalin abandonó la NEP e impulsó una planificación central completa, comenzando la colectivización forzada de la agricultura. Los recursos fueron movilizados para la industrialización rápida, que amplió enormemente la capacidad soviética en la industria pesada y en bienes de capital durante la década de 1930.[78] La preparación para la guerra fue una de las principales fuerzas impulsoras detrás de la industrialización, principalmente debido a la desconfianza en el mundo capitalista exterior.[79] Como resultado, la URSS pasó de una economía mayoritariamente agraria a una gran potencia industrial, abriendo el camino para su surgimiento como una superpotencia después de la Segunda Guerra Mundial.[80] Durante la guerra, la infraestructura y la economía soviética sufrieron una devastación masiva y requirieron una extensa reconstrucción.[81]

A principios de los años 1940, la economía soviética había llegado a ser relativamente autosuficiente; la mayor parte del período hasta la creación del Comecon, sólo una proporción muy pequeña de productos nacionales fueron comercializados internacionalmente.[82] Después de la creación del Bloque del Este, el comercio exterior aumentó rápidamente. La influencia de la economía mundial en la URSS seguía siendo limitada por los precios internos fijos y un monopolio estatal sobre el comercio exterior.[83] El consumo de granos y manufacturas sofisticadas se convirtieron en los principales artículos de importación alrededor de la década de 1960.[82] Durante la carrera armamentística de la Guerra Fría, la economía soviética fue agobiada por los gastos militares y presionada fuertemente por una poderosa burocracia dependiente de la industria de armamentos. Al mismo tiempo, la Unión Soviética se convirtió en el mayor exportador de armas al tercer mundo. Importantes cantidades de recursos soviéticos durante la Guerra Fría fueron asignados para la ayuda de los demás Estados socialistas.[82]

Desde la década de 1930 hasta su colpaso a finales de la década de 1980, la forma de funcionamiento de la economía soviética se mantuvo esencialmente sin cambios. La economía formalmente fue dirigida por la planificación central, llevada a cabo por el Gosplán y organizada en planes quinquenales. Sin embargo, en la práctica, los planes fueron altamente globales y provisionales, sujetos a intervenciones especiales por superiores. Todas las decisiones económicas claves fueron tomadas por los dirigentes políticos. La asignación de recursos y las metas de los planes fueron denominadas normalmente en rublos, en lugar de hacerlo en bienes físicos. El crédito estaba desalentado, pero de forma generalizada. La asignación final de la producción se logró mediante la contratación relativamente descentralizada, no planificada. Aunque en teoría los precios se establecieron legalmente desde arriba, en la práctica los precios reales a menudo se negociaron y los vínculos horizontales informales eran generalizados.[78]

Una serie de servicios básicos fueron financiados por el Estado, tales como la educación y la salud. En el sector manufacturero, se le asignó una mayor prioridad a industria pesada y de defensa que a la producción de bienes de consumo.[84] Los bienes de consumo, especialmente fuera de las grandes ciudades, a menudo eran escasos, de mala calidad y de elección limitada. Bajo la economía planificada, los consumidores no tenían casi ninguna influencia sobre la producción, por lo que las cambiantes demandas de una población con mayores ingresos no podían ser satisfechas con los suministros a precios rígidamente fijos.[85] Una segunda gran economía no planificada creció junto a la planificada vigente a niveles bajos, proporcionando algunos de los bienes y servicios que los planificadores no podían ofrecer. Con la reforma de 1965, se intentó la legalización de algunos elementos de la economía descentralizada.[78]

Aunque las estadísticas de la economía soviética son notoriamente poco confiables y su crecimiento económico difícil estimar precisamente,[86] [87] según la mayoría de las fuentes, la economía siguió creciendo hasta mediados de los 80. Durante la década de 1950 y 1960, la economía soviética experimentó un crecimiento relativamente alto y estaba alcanzando a Occidente.[88] Sin embargo, después de 1970, el crecimiento, aunque aún suigió siendo positivo, declinó constantemente, mucho más rápido y consistentemente que en otros países, a pesar de un rápido aumento en el capital social (la tasa de aumento de capital sólo fue superada por Japón).[78]

En general, entre 1960 y 1989, la tasa de crecimiento del ingreso per cápita en la Unión Soviética fue un poco superior al promedio mundial (basado en 102 países). Sin embargo, dado al muy alto nivel de inversión en capital físico, al alto porcentaje de personas con educación secundaria y al bajo crecimiento de la población, la economía debería haber crecido mucho más rápido. Según Stanley Fischer y William Easterly, el registro de crecimiento soviético estaba entre «los peores en el mundo». Según sus cálculos, el ingreso per cápita de la Unión Soviética en 1989 debería haber sido dos veces mayor de lo que lo era, si la inversión, la educación y la población hubieran tenido su típico efecto sobre el crecimiento. Los autores atribuyen este pobre desempeño a la baja productividad del capital en la Unión Soviética.[89]

En 1987, Mijaíl Gorbachov trató de reformar y revitalizar la economía con su programa de la perestroika. Sus políticas relajaron el control del Estado sobre las empresas, pero aún no permitía su reemplazamiento por incentivos de mercado, resultando finalmente en una fuerte disminución de la producción. La economía, que ya sufría con los bajos ingresos por la exportación de petróleo, comenzó a derrumbarse. Los precios aún eran fijados, y gran parte de las propiedades todavía eran estatales hasta después de la disolución de la Unión Soviética.[78] [85] Durante la mayor parte del período después de la Segunda Guerra Mundial hasta su colapso, la economía soviética fue la segunda más grande del mundo por PIB (PPA),[90] aunque en términos per cápita el PIB soviético estaba por detrás de los países del primer mundo.[91]

Energía[editar]

Un sello soviético que representaba el 30 aniversario del Organismo Internacional de Energía Atómica.

La necesidad de combustible en la URSS disminuyó desde la década de 1970 hasta la de 1980,[92] tanto en rublos por tonelada de productos sociales brutos como en rublos por productos industriales. Al principio, esta disminución aumentó muy rápidamente, pero fue desacelerándose gradualmente entre 1970 y 1975.

Desde 1975 y 1980, la URSS tuvo un crecimiento lento, sólo del 2,6 por ciento.[93] El historiador David Wilson, creyó que la industria del gas representaba el 40 por ciento de la producción de combustible soviético a finales de siglo, pero su teoría no se concretó debido al colapso de la URSS.[94] Teóricamente, la Unión Soviética, habría continuado teniendo una tasa de crecimiento económico del 2 al 2.5 por ciento durante la década de 1990 debido a los campos energéticos soviéticos.[95] Sin embargo, el sector energético enfrentó muchas dificultades, entre ellas los altos gastos militares del país y las relaciones hostiles con Occidente (era pre Gorbachov).[96]

En 1991, la Unión Soviética tenía una red de ductos de 82.000 kilómetros para petróleo crudo y otra de 206.500 kilómetros para gas natural.[97] El petróleo, los productos a derivados del mismo, el gas natural, los metales, la madera, los productos agrícolas y una gran variedad de productos manufacturados, principalmente maquinaria, armas y equipos militares, fueron exportados.[98] Durante la década de 1970 y 1980, la Unión Soviética dependía fuertemente de las exportaciones de combustibles fósiles para obtener divisas.[82] En su apogeo en 1988, fue el mayor productor y el segundo mayor exportador de crudo, superada sólo por Arabia Saudita.[99]

Ciencia y tecnología[editar]

La estación MIR fue la estación espacial más avanzada construida por la humanidad hasta la consolidación de la Estación Espacial Internacional.

La Unión Soviética puso mucho énfasis en la ciencia y tecnología dentro de su economía,[100] sin embargo, los éxitos soviéticos más notables en la tecnología, como producir el primer satélite espacial, por lo general estuvieron a cargo de los militares.[84] Lenin creía que la URSS nunca superaría al mundo desarrollado si permanecía atrasada tecnológicamente como estaba. Las autoridades soviéticas demostraron su compromiso con la creencia de Lenin, mediante el desarrollo de masivas redes de organizaciones de investigación y desarrollo. En 1989, los científicos soviéticos estaban entre los mejores especialistas capacitados del mundo en diversas áreas, tales como la energía física, determinadas áreas de la medicina, las matemáticas, la soldadura y en las tecnologías militares. Debido a la rígida planificación estatal y a la burocracia, los soviéticos permanecieron muy por detrás tecnológicamente en la química, la biología y en las computadoras, en comparación con el resto de Occidente.

El Proyecto Sócrates, bajo la administración Reagan, determinó que la Unión Soviética había abordado la adquisición de la ciencia y tecnología de una manera radicalmente diferente a la que los Estados Unidos estaba utilizando en ese momento. En el caso de los Estados Unidos, la priorización económica estaba siendo utilizada para el legado de investigación y desarrollo autóctono; y lo veía como el medio para adquirir la ciencia y tecnología tanto en el sector privado como en el público. Por el contrario, la Unión Soviética fue la ofensiva y defensiva en maniobrar la adquisición y utilización de la tecnología en todo el mundo, para así aumentar la ventaja competitiva que había adquirido a partir de la tecnología, mientras prevenía que los Estados Unidos adquieran una ventaja competitiva. Además, la planificación basada en tecnología de la Unión Soviética era ejecutada de manera centralizada, centrada en el Gobierno que obstaculizaba enormemente su flexibilidad. Esta significativa falta de flexibilidad fue aprovechada por los Estados Unidos para socavar la fuerza de la Unión Soviética y así promover su reforma.[101] [102] [103]

Transporte[editar]

Bandera de la Aeroflot en la era soviética.

El transporte fue un componente clave de la economía del país. La centralización económica durante las décadas de 1920 y 1930 condujo al desarrollo de la infraestructura a gran escala, particularmente el establecimiento de Aeroflot, la mayor empresa de aviación soviética.[104] El país tenía una gran variedad de medios de transporte por tierra, agua y aire.[97] Sin embargo, debido al mal mantenimiento, la mayor parte del transporte civil por carretera, agua y aire eran anticuados y tecnológicamente atrasados en comparación con el resto de Occidente.[105]

El transporte ferroviario soviético fue el más grande y el más intensamente utilizado en el mundo,[105] también fue más desarrollado que en la mayoría de sus homólogos occidentales.[106] A finales de 1970 y comienzos de 1980, los economistas soviéticos pedían la construcción de más carreteras para aliviar parte de la carga de los ferrocarriles y mejorar el presupuesto público soviético.[107] La red de carreteras y la industria del automóvil[108] permanecieron subdesarrolladas,[109] y las rutas de tierra eran comunes en las afueras de las ciudades más importantes.[110] Los proyectos soviéticos de mantenimiento mostraron ser incapaces de hacerse cargo incluso de las pocas rutas que habían en el país. Durante la primera mitad década de 1980, las autoridades soviéticas trataron de resolver el problema de las carreteras ordenando la construcción de otras nuevas.[110] Mientras tanto, la industria automotriz estaba creciendo a un ritmo más rápido que la construcción de carreteras.[111] La red de carreteras subdesarrollados llevó a una creciente demanda de transporte público.[112]

La flota marina mercante soviética fue una de las más grandes del mundo.[97]

Formas de propiedad[editar]

En la Unión Soviética hubo dos formas básicas de propiedad, la propiedad individual y la propiedad colectiva (de propiedad conjunta, que en la práctica era cooperativa o estatal). Esta era muy diferente tanto en su contenido como en su condición jurídica. Según las teorías comunistas, el capital (los medios de producción) no podría ser de propiedad individual, aparte de algunas pequeñas excepciones. Tras el fin de la flexibilización a corto plazo de la Nueva Política Económica de Lenin, cualquier propiedad industrial y de terrenos pasó a ser propiedad común de los habitantes, o sea de la propiedad estatal, respectivamente. La propiedad individual podía ser compuesta únicamente por bienes personales, es decir, los de capital (los medios de producción) eran automáticamente de propiedad estatal o cooperativa.

Geografía[editar]

La Unión Soviética ocupó la porción oriental del continente europeo y la porción septentrional del continente asiático. La mayor parte del país quedaba al norte de 50° de latitud norte y cubría un área total de aproximadamente 22.402.200 kilómetros cuadrados (8.649.500 millas cuadradas). Debido al gran tamaño del Estado, el clima variaba mucho, desde subtropical y continental a subártico y polar. El 11% de la tierra era cultivable, 16% eran praderas y pasto, el 41% bosque, y 32% fue declarado como «otros» (incluyendo la tundra).

La Unión Soviética medía unos 10.000 kilómetros (6.200 millas) desde Kaliningrado, en el oeste, a la Isla de Ratmanova (Islas Diómedes), en el Estrecho de Bering, aproximadamente el equivalente a la distancia de Edimburgo, Escocia, al este de Nome, Alaska. Desde la punta de la Península de Taimir, en el Océano Ártico, al pueblo de Asia Central de Kushka, cerca de la frontera afgana, hay casi 5.000 kilómetros (3.100 millas) de terreno, en su mayor parte escabroso e inhóspito. La anchura total de los Estados Unidos continentales quedaría comprendida entre las extremas fronteras septentrional y meridional de la Unión Soviética.

Demografía[editar]

Principales ciudades de la Unión Soviética (1970)
Posición Ciudad Población
Moscú 7.061.000
Leningrado 3.706.000
Kiev 1.417.000
Tashkent 1.241.000
Bakú 1.196.000
Gorki 1.120.000
Novosibirsk 1.064.000
Sverdlovsk 961.000
Kuibischev 882.000
10ª Tiflis 842.000
11ª Donetsk 841.000
12ª Kazan 821.000
Evolución demográfica de la URSS (en rojo) y de los Estados postsoviéticos (en azul) de 1961 a 2009.

Los primeros cincuenta años del siglo XX en la Rusia zarista y la Unión Soviética estuvieron marcados por una sucesión de desastres, cada uno acompañado por pérdidas de grandes cantidades de población. El exceso de muertes en el transcurso de la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil Rusa (incluyendo la hambruna de la posguerra) ascendieron a un total de 18 millones,[113] unos 10 millones en la década de 1930,[25] y más de 26 millones entre 1941 y 1945. La población soviética en la posguerra fue de 45 a 50 millones menor de lo que hubiera sido si el crecimiento demográfico de la preguerra hubiese continuado.[30]

La tasa bruta de natalidad de la URSS se redujo de 44,0 por mil en 1926 a 18,0 en 1974, en gran parte debido a la creciente urbanización y al aumento promedio de la edad de los matrimonios. La tasa bruta de mortalidad demostró así una disminución gradual – de 23,7 por mil en 1926 a 8,7 en 1974. En general, las tasas de nacimiento de las repúblicas del sur en Transcaucasia y Asia Central fueron considerablemente superiores a las de la parte septentrional de la Unión Soviética, y en algunos casos incluso aumentó en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, un fenómeno atribuido en parte a las menores tasas de urbanización y a los matrimonios tradicionalmente más tempranos en las repúblicas del sur.[114] La Europa soviética se desplazó hacia la fertilidad de sub-reemplazo, mientras que la Asia Central soviética continuó mostrando un crecimiento de la población muy por encima del nivel de la fertilidad de reemplazo.[115]

Mapa de la distribución de la población de la Unión Soviética en 1974.

La década de 1960 y 1970 fue testigo de una reversión en la trayectoria decreciente de la tasa de mortalidad en la URSS y esto se notó sobre todo entre los hombres en edad de trabajar, pero también era algo común en Rusia y en otras áreas predominantemente eslavas del país.[116] Un análisis de los datos oficiales de la década de 1980 demostró que después de empeorarse a finales de la década de 1970 y principios de los 80, la mortalidad adulta comenzó a mejorar nuevamente.[117] La tasa de mortalidad infantil aumentó de 24,7 en 1970 a 27,9 en 1974. Algunos investigadores consideran que el ascenso fue real en su mayoría, a consecuencia del empeoramiento de las condiciones de salud y los servicios.[118] El aumento en la mortalidad adulta e infantil no fue explicado o defendido por los funcionarios soviéticos, y el Gobierno soviético simplemente dejó de publicar todas las estadísticas de mortalidad durante diez años. Los demógrafos y especialistas en salud soviéticos permanecieron en silencio con respecto al aumento de la mortalidad hasta finales de los años 1980, cuando se reanudó la publicación de los datos de mortalidad y los investigadores pudieron indagar en las verdaderas causas.[119]

Grupos étnicos[editar]

La Unión Soviética fue un país muy diverso étnicamente, con más de 100 grupos étnicos distintos. La población total fue estimada en 293 millones en 1991 y según una estimación de 1990, la mayoría eran rusos (50,78%), seguidos por los ucranianos (15.45%) y uzbekos (5,84%).[120]

Todos los ciudadanos de la Unión Soviética tenían su propia filiación étnica. El origen étnico de una persona era elegido a la edad de 16 años[121] por los padres del niño; si estos no estaban de acuerdo, al niño se le asignaba automáticamente el origen étnico de la madre. Debido en parte a las políticas soviéticas, algunos de los grupos étnicos pequeños eran considerados como parte de los más grandes, como los mingrelios de la RSS de Georgia, que fueron clasificados con los lingüísticamente relacionados georgianos.[122]

Nacionalidades[editar]

El extenso Estado multinacional que los bolcheviques heredaron después de su revolución fue creado por la expansión zarista durante casi cuatro siglos. Algunos grupos de naciones se unieron voluntariamente al Estado, pero la mayoría fue unida a la fuerza. Generalmente, los rusos y la mayoría de la población no rusa del imperio compartieron poco en cuanto a cultura, religión e idioma.[123] Muy a menudo, dos o más nacionalidades diversas fueron colocadas en el mismo territorio. Por lo tanto, los antagonismos nacionales se desarrollaron con los años no sólo contra los rusos, sino a menudo entre algunas de las naciones sujetas también.[124]

Durante cerca de setenta años, los líderes soviéticos habían mantenido que las fricciones entre las muchas nacionalidades de la Unión Soviética habían sido erradicadas y que la Unión Soviética consistía en una familia de naciones que vivían armoniosamente juntas. No obstante, el fermento nacional que sacudió a la Unión Soviética en los años ochenta probó que dicha afirmación no tenía mayor asidero con la realdiad, pues las religiones y culturas tradicionales reemergerían a la más pequeña oportunidad. Esta realidad que enfrentaban Gorbachov y sus colegas significó que, ante la poca confianza en el tradicional uso de fuerza, tuvieran que encontrar soluciones alternativas a fin de evitar la desintegración de la Unión Soviética.

Las concesiones otorgadas a las culturas nacionales y la autonomía limitada tolerada en las repúblicas de la Unión durante los años 1920 llevaron al desarrollo de élites nacionales y a un elevado sentido de identidad nacional. La represión subsecuente y la rusificación provocaron el resentimiento contra la dominación por parte de Moscú y promovieron el posterior crecimiento de la conciencia nacional. Los sentimientos nacionales fueron exacerbados en el Estado multinacional soviético por la competencia incrementada por los recursos, servicios y trabajos.[125]

Bienestar social[editar]

Educación[editar]

Estudiantes soviéticos durante una visita a Milovice, Checoslovaquia en 1985.

Antes de 1917, en el Imperio ruso, la educación era inaccesible o de difícil acceso para la mayor parte de la población, en especial para el proletariado urbano y las familias campesinas. No existía educación pública gratuita. Las estimaciones de 1917 registraron que desde un 75 al 85 por ciento de la población rusa era analfabeta.[cita requerida]

Luego de la revolución Anatoli Lunacharski se convirtió en el Comisariado Popular de Educación de la Rusia Soviética. Desde un comienzo, las autoridades soviéticas hicieron un gran hincapié en la alfabetización de la población. Las personas que eran alfabetizadas eran contratadas automáticamente como profesores. Durante un breve período, la calidad fue sacrificada por la cantidad. Hacia 1940, Iósif Stalin pudo anunciar que el analfabetismo había sido eliminado del país. Después de la Gran Guerra Patriótica, el sistema educativo del país se amplió considerablemente. En la década de 1960, casi todos los niños soviéticos tenían acceso a la educación primaria y secundaria, excepto aquellos que vivían en zonas remotas. Nikita Jrushchov trató de hacer la educación aún más accesible, dejándole claro a los niños que la educación estaba estrechamente vinculada a las necesidades de la sociedad. Ideológicamente, la educación era considerada fundamental para la creación del Nuevo hombre soviético.[126]

El acceso a la educación superior era limitado: sólo el 20 por ciento de todos los aspirantes eran aceptados. El resto ingresaba al mercado de trabajo o aprendía un oficio en una Escuela Técnica Vocacional o en un Technicum, otra escuela técnica superior. Además, los estudiantes de familias de dudosa confiabilidad política solían ser excluidos de la educación superior.[127] En este sentido, la administración de Brézhnev introdujo una norma que exigía a todos los aspirantes universitarios presentar una referencia del secretario local del partido Komsomol.[128] Según las estadísticas de 1986, el número de estudiantes por cada 10.000 habitantes fue de 181 para la Unión Soviética, en comparación con los 517 para los Estados Unidos.[129]

Asistencia médica[editar]

En 1917, antes de la revolución bolchevique, las condiciones de salud estaban muy por detrás de los países desarrollados. Como Lenin señaló más tarde, «O el piojo derrota al socialismo o el socialismo derrota a los piojos».[130] El principio soviético de la asistencia médica fue concebido por el Comisariado del Pueblo para la Salud Pública en 1918. La asistencia médica iba a ser controlada por el Estado y se prestaría a sus ciudadanos de forma gratuita. El artículo 42 de la Constitución soviética de 1977 le dio a todos los ciudadanos el derecho a la protección de la salud y el acceso libre a cualquier institución de salud en la Unión Soviética. Sin embargo, el sistema de salud de la Unión Soviética no pudo satisfacer todas las necesidades de su pueblo.[131] Antes de que Leonid Brézhnev llegara al poder, la medicina socializada soviética fue vista con un alto estima por muchos especialistas extranjeros. Sin embargo esto cambió; a partir de la ascensión de Brézhnev y la tenencia de Mijaíl Gorbachov como líder, el sistema de salud soviético fue criticado fuertemente por muchos errores básicos, tales como la calidad del servicio y la irregularidad en su disposición.[132] Durante el XIX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, el Ministro de la Salud Yevgueni Chazov, además de destacar el éxito soviético por tener la mayoría de los médicos y hospitales en el mundo, reconoció las deficiencias del sistema y consideró que se habían desperdiciado miles de millones de rublos soviéticos.[133]

Después de la toma de poder comunista, subió la expectativa de vida para todas las edades. Esta estadística fue utilizada por las autoridades para «demostrar» que el sistema socialista era superior al sistema capitalista. Las mejoras continuaron durante la década de 1960, cuando la esperanza de vida en la Unión Soviética superó la de los Estados Unidos. Se mantuvo bastante estable durante varios años, aunque en la década de 1970, bajó ligeramente, probablemente debido al abuso del alcohol. La mayoría de las fuentes occidentales culparon al creciente abuso del alcohol y a la mala asistencia médica; esta teoría también fue aceptada implícitamente por las autoridades soviéticas. Al mismo tiempo, la mortalidad infantil comenzó a aumentar y por esto, después de 1974, el Gobierno dejó de publicar estadísticas sobre este tema. Esta tendencia en parte puede explicarse por el drástico aumento en el número de embarazos en la parte asiática del país donde la mortalidad infantil era más alta, mientras disminuía notablemente en la parte europea más desarrollada de la Unión Soviética.[134]

Grupos religiosos[editar]

La Catedral de San Basilio ubicada en la plaza roja en Moscú fue el máximo icono de la religión en la Unión Soviética.

A. L. Eliseev escribió que en una reunión de la comisión antioreligiosa del Comité Central del Partido Comunista de toda la Unión (bolchevique) presidida por E. Laroslavskii y que tuvo lugar el 23 de mayo de 1929, los creyentes en el país fueron estimados en el 80%. No puede descartarse que este porcentaje fue algo subestimado, para demostrar el éxito de la lucha contra la religión.[135]

El cristianismo y el Islam tuvieron el mayor número de adeptos entre los ciudadanos religiosos del Estado soviético.[136] El cristianismo oriental predominaba entre los cristianos, con tradicional Iglesia ortodoxa rusa siendo la denominación cristiana más grande de la Unión Soviética. Aproximadamente el 90 por ciento de los musulmanes de la Unión Soviética eran suníes, con los chiitas concentrados en la República Socialista Soviética de Azerbaiyán.[136] Los grupos pequeños incluían, católicos, judíos, budistas y una variedad de denominaciones protestantes.[136]

La influencia religiosa había sido fuerte en el Imperio ruso y la Iglesia ortodoxa rusa gozaba de un estatus privilegiado como la Iglesia de la monarquía participando en la realización de funciones oficiales del Estado.[137] El período inmediato después del establecimiento del Estado soviético incluyó una lucha contra la Iglesia ortodoxa, a la que los revolucionarios consideraban un aliada de la ex clase dominante.[138]

En el Derecho soviético, la «libertad para celebrar servicios religiosos» estaba garantizada constitucionalmente, aunque el Partido Comunista consideraba a la religión como incompatible con el espíritu marxista del materialismo científico.[138] En la práctica, el sistema soviético se suscribió a una interpretación restrictiva de este derecho y de hecho utilizó una variedad de medidas oficiales para desalentar la religión y frenar las actividades de los grupos religiosos.[138]

El decreto de 1918 del Consejo de Comisarios del Pueblo que establecía a la República Socialista Federativa Soviética de Rusia como un Estado secular también decretó que «la enseñanza de la religión en todos [los lugares] donde se enseñen materias de aprendizaje general, está prohibida. Los ciudadanos pueden enseñar y pueden aprender religión en privado.»[139] Entre otras restricciones, las aprobadas en 1929, con media década de gobierno de Stalin, incluían prohibiciones expresas de una variedad de actividades de la iglesia, incluyendo reuniones organizadas para el estudio de Biblia.[138] Miles de establecimientos tanto cristianos como no cristianos fueron cerrados en las décadas de 1920 y 1930 y, en 1940, fueron cerradas no menos del 90 por ciento de las iglesias, sinagogas y mezquitas que habían estado operando en 1917.[140]

Convencido de que el antisovietismo religioso se había convertido en una cosa del pasado, el gobierno de Stalin comenzó a trasladarse hacia una política más moderada con respecto a la religión en la década de 1930.[141] Los establecimientos religiosos soviéticos se congregaron abrumadoramente para apoyar el esfuerzo bélico durante la guerra con la Alemania nazi. En medio de otras adaptaciones a la fe religiosa, las iglesias fueron reabiertas, la Radio Moscú comenzó a transmitir un horario religioso y en 1943 fue celebrado un encuentro histórico entre Stalin y el Patriarca Sergio I de Moscú, el líder de la Iglesia Ortodoxa en ese entonces.[141] La tendencia general de este período fue un incremento de la actividad religiosa entre los creyentes de todas las religiones.[142]

El sistema soviético se enfrentó nuevamente con las iglesias bajo el liderazgo del Secretario General Nikita Jrushchov, que tuvo la característica de ser un período donde el ateísmo fue enfatizado en el currículum educativo y donde numerosas publicaciones estatales promovieron opiniones ateas.[141] Entre 1959 y 1965, el número de iglesias cayó de 20.000 a 10.000, y el número de sinagogas descendió de 500 a 97.[143] El número de mezquitas activas también disminuyó, cayendo de 1.500 a 500 en una década.[143]

Las instituciones religiosas siguieron siendo supervisadas por el Gobierno soviético, pero todas las iglesias, sinagogas, templos y mezquitas recibieron más libertad de acción durante la época de Brézhnev.[144] Las relaciones oficiales entre la Iglesia ortodoxa y el Gobierno soviético se calentaron nuevamente hasta el punto en que el mandato de Brézhnev honró dos veces al Patriarca ortodoxo Alejo I con la Orden de la Bandera Roja del Trabajo.[145] Una encuesta hecha por las autoridades soviéticas en 1982 registró a un 20 por ciento de la población soviética como «creyentes religiosos activos».[146]

Crimen[editar]

Las estadísticas sobre delincuencia en la Unión Soviética a menudo fueron publicados de forma parcial por el gobierno, porque esta era considerada como una vergüenza ideológica para la Unión Soviética. Según los expertos occidentales, los robos, homicidios y otros delitos violentos fueron menos frecuentes en la Unión Soviética, que en los Estados Unidos porque la Unión Soviética tenía una mayor fuerza policial, estrictos controles sobre las armas y una baja incidencia en el abuso de drogas. La corrupción en la forma de soborno era frecuente, debido principalmente a la escasez de bienes y servicios en el mercado abierto.[147]

Aunque la prensa y radio soviéticas dieron amplia cobertura a la delincuencia en Occidente, la persistencia de la delincuencia en la Unión Soviética era una vergüenza ideológica a la que se le daba relativamente poca atención. Nunca se publicaron estadísticas detalladas acerca de la delincuencia de la URSS, y un periodista soviético, L. Vladimirov, que desertó a Gran Bretaña en 1966, confirmó que estaba prohibido mencionar el número de delitos en el país en su conjunto o por distritos, provincias, regiones o ciudades.[148]

Ideología[editar]

Una premisa básica del marxismo es que la delincuencia es un fenómeno socio-económico:

«La eliminación de la propiedad privada en los medios de producción, la erradicación de la explotación de una persona por otra y la resolución de los antagonismos sociales llevaron a la desaparición de raíces sociales básicas de la delincuencia».

B. A. Viktorov, Viceministro de Asuntos Internos

Los teóricos marxistas sostuvieron que las razones más inmediatas de delincuencia en la Unión Soviética fueron la influencia capitalista, el retraso mental y la mala educación.[149] [150]

Castigo[editar]

En 1989 la Unión Soviética tenía pocas prisiones. Alrededor del 99% de los criminales convictos sirvieron sus condenas en los campos de trabajo Gulag, supervisados por la Dirección General de Campos de Trabajo Correctivo que estaba bajo el MVD. Los campamentos tenían cuatro regímenes de severidad ascendente. En los campamentos de régimen estricto, los reclusos trabajaban en las tareas más difíciles, por lo general al aire libre y recibiendo raciones escasas. Los trabajos eran menos exigentes y con mejores raciones en los campamentos de los regímenes más leves. El sistema de trabajo correctivo fue considerado por las autoridades soviéticas exitoso debido a que la tasa de reincidencia era muy baja. Sin embargo, las prisiones y campos de trabajo, desde la óptica de los antiguos presos y observadores occidentales, eran conocidos por sus duras condiciones, el tratamiento arbitrario y sádico de los prisioneros y por las violaciones flagrantes de los derechos humanos. En 1989 se estuvo elaborando una nueva legislación, que hacía hincapié en la rehabilitación en lugar del castigo, para humanizar el sistema especial. Sin embargo, en 1989 las condiciones para muchos presos tuvieron pocos cambios.[151]

Pena de muerte[editar]

La pena de muerte, llevada a cabo por fusilamiento, se aplicó en la Unión Soviética sólo en los casos de traición, espionaje, terrorismo, sabotaje, ciertos tipos de asesinato y robo a gran escala de bienes del Estado por los funcionarios. De lo contrario, la pena máxima para un delincuente que delinquía por primera vez era de quince años. La libertad condicional era permitida en algunos casos después de la finalización de la mitad de la pena y las amnistías periódicas a veces también dieron lugar a la liberación anticipada.[152]

Durante el colapso de la Unión Soviética[editar]

Cerca y tras el colapso de la Unión Soviética, las estadísticas sobre la delincuencia se movieron bruscamente y uniformemente hacia arriba. Entre 1991 y 1992, el número de delitos notificados oficialmente y la tasa de delincuencia general mostró un aumento del 27 por ciento; la tasa de criminalidad casi se duplicó entre 1985 y 1992. En los comienzos de la década de 1990, el hurto, robo y otros actos contra la propiedad representaron aproximadamente dos tercios de todos los delitos en Rusia. Sin embargo, el rápido crecimiento de los delitos violentos fueron los de particular interés para los ciudadanos, incluyendo los homicidios violentos.[153]

Cultura[editar]

Obra del artista soviético Alexander Semionov, Puentes de Leningrado de 1977.

La cultura soviética pasó por varias etapas durante los 70 años de su existencia. Durante los primeros once años de Revolución (1918–1929), hubo una relativa libertad y los artistas experimentaron con varios estilos diferentes en un esfuerzo de encontrar un estilo artístico soviético distintivo. Lenin quiso que el arte fuera accesible al pueblo ruso. Por otro lado, cientos de intelectuales, escritores y artistas fueron exiliados o ejecutados, y sus trabajos prohibidos, por ejemplo Nikolái Gumiliov (ejecutado por conspirar contra el gobierno bolchevique) y Yevgueni Zamiatin (prohibido).[154]

El Gobierno alentó una variedad de tendencias. En el arte y la literatura, numerosas escuelas, algunas tradicionales y otras radicalmente experimentales, proliferaron. Los escritores comunistas Máximo Gorki y Vladímir Mayakovski estuvieron activos durante este período. El cine recibió el apoyo del Estado; muchos de los mejores trabajos del cinematógrafo Sergéi Eisenstein datan de este período.

Más tarde, durante el gobierno de Stalin, la cultura soviética se caracterizó por el auge y el dominio del estilo impuesto por el Gobierno del realismo socialista, con todas las otras tendencias siendo severamente reprimidas, con raras excepciones, por ejemplo las obras de Mijail Bulgákov. Muchos escritores fueron encarcelados y asesinados.[155]

«Tanto o más que silenciar voces incómodas, el objetivo de la sistemática liquidación de los intelectuales en las primeras décadas de la Unión Soviética era reducir el terreno de la reflexión, las dudas, la pluralidad, la ambigüedad, el subjetivismo, el retiro a esferas de pensamiento y espiritualidad privados, el eclecticismo, las contradicciones, en fin, también la vida interior y "el alma": complicaciones innecesarias en una economía socialista donde no debía haber derroche, complicaciones que convenía suprimir lo más rápidamente posible para forjar una sociedad más coherente, monolítica, eficiente y fácilmente maleable y dirigible.»[156]

Tras el deshielo de Jrushchov de la década de 1950 y 1960, la censura disminuyó. Una mayor experimentación en formas de arte fueron nuevamente permitidas, por lo que trabajos más sofisticados y sutilmente críticos comenzaron a ser producidos. El Gobierno aflojó su énfasis en el realismo socialista; así, por ejemplo, muchos protagonistas de las novelas del autor Yuri Trífonov se preocupaban por ellos mismos y los problemas de la vida cotidiana, en lugar de hacerlo con la construcción de socialismo. Una literatura disidente clandestina, conocida como samizdat, se desarrolló durante este último período. En la era de Jrushchov la arquitectura se centró principalmente en el diseño funcional en contraposición al estilo adornado de la época de Stalin.

En la segunda mitad de la década de 1980, las políticas de Gorbachov de la perestroika y glasnost ampliaron considerablemente la libertad de expresión en los medios de comunicación y prensa.[157]

Fiestas[editar]

Fecha Festividad Nombre local Notas
1 de enero Año Nuevo Новый Год
23 de febrero Día del Ejército Rojo День Советской Армии и Военно-Морского Флота Revolución de Febrero (1917) y Formación del Ejército Rojo (1918)
Actualmente se llama Día del Defensor de la Patria
8 de marzo Día Internacional de la Mujer Международный Женский День
12 de abril Día de la Cosmonáutica День космонавтики El día que Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre en el espacio en 1961.
1 de mayo Día Internacional de los Trabajadores Первое Мая - День Солидарности Трудящихся
9 de mayo Día de la Victoria День Победы Final de la Segunda Guerra Mundial, marcado por la conquista soviética de la Alemania nazi en 1945.
7 de octubre Día de la Constitución de la URSS День Конституции СССР Conmemoración del día en que la Constitución de 1977 fue aprobada
7 de noviembre La Gran Revolución Socialista de Octubre Седьмое Ноября Revolución de Octubre (1917). Se llamaba Día de la Concordia y la Reconciliación.

Nostalgia postsoviética[editar]

Bandera y contorno de la antigua Unión Soviética.

La nostalgia por la Unión Soviética es un fenómeno común en Rusia y la CEI del período postsoviético, así como entre los ciudadanos rusos en el extranjero nacidos en la URSS (incluyendo Israel, EE. UU., Canadá, etc). Esta nostalgia se expresa por el sistema político, la sociedad, la seguridad social, la cultura, o simplemente por la estética de la época soviética. A menudo, la nostalgia por la Unión Soviética se expresa por los recuerdos de la infancia y la juventud. Este es un fenómeno controvertido, que abarca una amplia gama de opiniones.

Según las encuestas realizadas en 2011, a uno de cada cinco rusos le gustaría vivir nuevamente en la Unión Soviética. El número de rusos que desean vivir nuevamente en la Unión Soviética aumentó de un 16% en 2010 al 20%.[158] El total del número de rusos que desean una unión con Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán es del 37%.[158]

La opinión positiva respecto al fenómeno[editar]

Un autobús de San Petersburgo con el retrato de Stalin. El retrato fue incluido en un montaje que conmemoraba el Día de la Victoria de la URSS en la Gran Guerra Patria.

La nostalgia por la Unión Soviética expresa una actitud positiva hacia el pasado soviético. Esto se debe probablemente al hecho de que la URSS está ligada a los recuerdos de la juventud de muchos habitantes, entre ellos todas las manifestaciones de la era soviética. La nostalgia a menudo es causada por la comparación de la situación actual con el pasado de sus vidas. La nostalgia puede hacer una diferencia entre las actitudes en la sociedad soviética, en comparación con la sociedad rusa actual: la Unión Soviética promovía los ideales de la bondad, justicia y humanismo, en una parte importante de la sociedad prevaleció el espíritu colectivo, derivado de una actitud amable hacia los demás, pero esta situación está en agudo contraste con la actual, donde predominan valores como el consumismo, el individualismo, el deseo de ganar dinero, el alcoholismo, etc. Hay descontento por el afán de lucro de los rusos y la devaluación total de los valores morales. Las personas que crecieron en la URSS y tienen nostalgia por este Estado, a menudo sienten frustración y resentimientos por los intentos, en su opinión, de distorsionar al pasado, menospreciando los ideales y valores sobre los cuales crecieron.

También juegan un papel importante los aspectos sociales. El nivel de vida la mayor parte de la población en los años posteriores al colapso de la Unión Soviética (y de las reformas económicas que le siguieron) ha empeorado de manera dramática.[159] Además, el Estado soviético concedía a los ciudadanos vivienda de forma ilimitada (la superficie habitable era la propiedad del Estado); el alquiler era pagado por el estado, en las condiciones actuales las posibilidades de conseguir viviendas gratuitas son extremadamente pequeñas y los precios de las viviendas superan considerablemente la solvencia de la mayoría de la población. El costo de los servicios públicos también aumentaron considerablemente para el ciudadano ya que los pagaba el estado. La medicina soviética era pagada por el estado, algo que contrasta agudamente con la realidad actual. Todo esto da lugar a razones objetivas para la nostalgia del pasado soviético, sobre todo para los jubilados.

La opinión negativa respecto al fenómeno[editar]

Según los críticos, la nostalgia por la URSS y el sistema soviético se expresa en la negación o subestimación de las deficiencias reales que existían en la URSS (el déficit, el igualitarismo, la coerción de masas, las colas, el robo, la supresión del libre pensamiento y la disidencia, las limitaciones en las actividades creativas, los cierres fronterizos, etc.) y la exageración de las virtudes del sistema soviético (la justicia social, la estabilidad, la seguridad, los precios bajos, la accesibilidad de la vivienda, la educación, la medicina pública y así sucesivamente.).[160]

Además, en algunos casos, la nostalgia por la Unión Soviética es una consecuencia del desorden social o la insatisfacción con la vida en la Rusia moderna, que se caracteriza por poseer una parte considerable de personas acostumbradas al modo de vida soviético. También, se sugiere que la nostalgia por la Unión Soviética se asocia a menudo con el rechazo de las ideas y los valores occidentales, muchos de los cuales son radicalmente opuestos a los que promovía Unión Soviética.[161] Los anti-capitalistas también sienten nostalgia de la U.R.S.S.[162]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Rusia es ahora la parte de todo tratado en los que la antigua Unión Soviética fue una de las partes, y tiene los mismos derechos y obligaciones que la antigua Unión Soviética, excepto en la medida que los ajustes se requieran necesariamente, por ejemplo, para tener en cuenta el cambio en la extensión territorial. [...] La Federación Rusa continúa la personalidad jurídica de la ex Unión Soviética y por lo tanto no es un Estado sucesor en el sentido recién mencionado. Las otras ex repúblicas soviéticas son los Estados sucesores.», United Kingdom Materials on International Law 1993, BYIL 1993, pp. 579 (636).
  2. Cf. Edward Reiss, Una guía para entender a Marx.
  3. Cf. Fortunato Mallimaci y Roberto Di Stefano, Religión e imaginario social.
  4. Советский Союз, Sovetski Soyuz; cf. Union of Soviet Socialist Republics. Britannica.
  5. Historical Dictionary of Socialism. James C. Docherty, Peter Lamb. Page 85. "The Soviet Union was a one-party Marxist-Leninist state.".
  6. Ideology, Interests, and Identity. Stephen H. Hanson. Page 14. "the USSR was officially a Marxist-Leninist state"
  7. The Fine Line between the Enforcement of Human Rights Agreements and the Violation of National Sovereignity: The Case of Soviet Dissidents. Jennifer Noe Pahre. Page 336. "[...]the Soviet Union, as a Marxist-Leninist state[...]". Page 348. "The Soviet Union is a Marxist-Leninist state."
  8. Leninist National Policy: Solution to the "National Question"?. Walker Connor. Page 31. "[...]four Marxist-Leninist states (the Soviet Union, China, Czechoslovakia and Yugoslavia)[...]"
  9. Bridget O'Laughlin (1975) Marxist Approaches in Anthropology Annual Review of Anthropology Vol. 4: pp. 341–70 (October 1975) (doi:10.1146/annurev.an.04.100175.002013).
    William Roseberry (1997) Marx and Anthropology Annual Review of Anthropology, Vol. 26: pp. 25–46 (October 1997) (doi:10.1146/annurev.anthro.26.1.25)
  10. a b Robert Service. Stalin: A Biography. 2004. ISBN 978-0-330-41913-0
  11. Crile, George (2003). Charlie Wilson's War: The Extraordinary Story of the Largest Covert Operation in History. Atlantic Monthly Press. ISBN 0871138549. 
  12. Mr. David Holloway (1996). Stalin and the Bomb. Yale University Press. p. 18. ISBN 978-0300066647. 
  13. Turner, 1987, p. 23
  14. Byrd, Peter (2003), «Cold War (entire chapter)», en McLean, Iain; McMillan, Alistair, The concise Oxford dictionary of politics, Oxford University Press, ISBN 0192802763, http://books.google.com/?id=xLbEHQAACAAJ, consultado el 2008-06-16 
  15. "The Russian Civil War". Evan Mawdsley (2007). Pegasus Books. p.287. ISBN 978–1–933648–15–5
  16. Richard Sakwa The Rise and Fall of the Soviet Union, 1917-1991: 1917-1991. Routledge, 1999. ISBN 0-415-12290-2, 9780415122900. pp. 140–143.
  17. Julian Towster. Political Power in the U.S.S.R., 1917-1947: The Theory and Structure of Government in the Soviet State Oxford Univ. Press, 1948. p. 106.
  18. (en ruso) Voted Unanimously for the Union.Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  19. (en ruso) Creation of the USSR at Khronos.ru.
  20. «70 Years of Gidroproekt and Hydroelectric Power in Russia».
  21. On GOELRO Plan — at Kuzbassenergo.
  22. The consolidation into a single-party regime took place during the first three and a half years after the revolution, which included the period of War Communism and an election in which multiple parties competed. See Leonard Schapiro, The Origin of the Communist Autocracy: Political Opposition in the Soviet State, First Phase 1917–1922. Cambridge, MA: Universidad de Harvard, 1955, 1966.
  23. Stéphane Courtois, Mark Kramer. Livre noir du Communisme: crimes, terreur, répression. Harvard University Press, 1999. p.206. ISBN 978–0–674–07608–7
  24. A Companion to Russian History. Abbott Gleason (2009). Wiley-Blackwell. p.373. ISBN 978–1–4051–3560–3
  25. a b Geoffrey A. Hosking (2001). "Russia and the Russians: a history". Harvard University Press. p.469. ISBN 978–0–674–00473–6
  26. (en ruso) Mel'tiukhov, Mikhail. Upushchennyi shans Stalina: Sovietskii Soiuz i bor'ba za Evropu 1939–1941. Moscow: Veche, 2000. ISBN 978–5–7838–1196–3.
  27. William J. Duiker (2009). Contemporary World History. Cengage Learning. p.128. ISBN 0-495-57271-3
  28. Denuncia del pacto de neutralidad del 5 de abril de 1945. (Proyecto Avalon en la Universidad Yale)
  29. Declaración de guerra soviética a Japón el 8 de agosto de 1945. (Proyecto Avalon en la Universidad Yale)
  30. a b Geoffrey A. Hosking (2006). Rulers and victims: the Russians in the Soviet Union. Harvard University Press. p. 242. ISBN 978-0-674-02178-5. 
  31. «Main Intelligence Administration (GRU) Glavnoye Razvedovatel'noye Upravlenie – Russia / Soviet Intelligence Agencies». Fas.org. Consultado el 24 de noviembre de 2008.
  32. "Tank on the Moon". The Nature of Things with David Suzuki. CBC-TV. 6 de diciembre de 2007.
  33. Kenneth S. Deffeyes, Beyond Oil: The View from Hubbert's Peak.
  34. The red blues — Soviet politics por Brian Crozier, National Review, 25 de junio de 1990.
  35. Origins of Moral-Ethical Crisis and Ways to Overcome it by V.A.Drozhin Honoured Lawyer of Russia.
  36. Country Profile: Russia Foreign & Commonwealth Office of the United Kingdom.
  37. Law, David A. (1975). Russian Civilization. Ardent Media. pp. 193–94. ISBN 0842205292. 
  38. Zemtsov, Ilya (1989). Chernenko: The Last Bolshevik: The Soviet Union on the Eve of Perestroika. Transaction Publishers. p. 325. ISBN 0887382606. 
  39. Knight, Amy (1995). Beria: Stalin's First Lieutenant. Princeton University Press. p. 5. ISBN 0691010935. 
  40. Hough, Jerry F.; Fainsod, Merle (1979). How the Soviet Union is Governed. Harvard University Press. p. 486. ISBN 0674410300. 
  41. Service, Robert (2009). History of Modern Russia: From Tsarism to the Twenty-first Century. Penguin Books Ltd. p. 378. ISBN 0141037970. 
  42. Конститутион оф тхе Руссиян Федератион: витх комментариес анд интерпретатион. Brunswick Publishing Corp. 1994. p. 82. ISBN 1556181426. 
  43. Ōgushi, Atsushi (2008). The Demise of the Soviet Communist Party. Routledge. pp. 31–32. ISBN 0415434394. 
  44. Taras, Ray (1989). Leadership change in Communist states. Routledge. p. 132. ISBN 0044452772. 
  45. F. Triska, Jan; Slusser, Robert M. (1962). The Theory, Law, and Policy of Soviet Treaties. Stanford University Press. pp. 63–64. ISBN 0804701229. 
  46. Deb, Kalipada (1996). Soviet Union to Commonwealth: Transformation and Challenges. M.D. Publications Pvt. Ltd. p. 81. ISBN 8185880956. 
  47. a b Benson, Shirley (2001). Nikita Khrushchev and the Creation of a Superpower. Penn State University Press. pp. XIV. ISBN 0271021705. 
  48. The Communist World. Ardent Media. 2001. p. 441. ISBN 0271021705. 
  49. Joseph Marie Feldbrugge, Ferdinand (1993). Russian Law: The End of the Soviet System and the Role of Law. Martinus Nijhoff Publishers. p. 205. ISBN 0792323580. 
  50. White, Stephen; J. Gill, Graeme; Slider, Darrell (1993). The Politics of Transition: Shaping a post-Soviet Future. Cambridge University Press. p. 108. ISBN 978-0521446341. 
  51. P. Hoffmann, Erik; Laird, Robin Frederick (1984). The Soviet Polity in the Modern Era. Transaction Publishers. pp. 313–315. ISBN 0202241653. 
  52. P. Hoffmann, Erik; Laird, Robin Frederick (1984). The Soviet Polity in the Modern Era. Transaction Publishers. pp. 315–319. ISBN 0202241653. 
  53. . Gran Enciclopedia Rusa pág. 742. Bol'shaya Rossiyskaya Enciklopediya Publisher (2005).
  54. Sakwa, Richard (1998). Soviet Politics in Perspective. Routledge. p. 106. ISBN 0415071534. 
  55. Kucherov, Samuel (1970). The Organs of Soviet Administration of Justice: Their History and Operation. Brill Archive Publishers. p. 31. 
  56. Phillips, Steve (2000). Lenin and the Russian Revolution. Heinemann. p. 71. ISBN 978-0435327194. 
  57. Encyclopædia Britannica (2005). Union of Soviet Socialist Republics. Encyclopædia Britannica, Inc. p. 1014. 
  58. Service, Robert (2009). History of Modern Russia: From Tsarism to the Twenty-first Century. Penguin Books Ltd. p. 379. ISBN 0141037970. 
  59. a b Khrushchev, Nikita (2007). Memoirs of Nikita Khrushchev, Volume 3: Statesman. Pennsylvania State University Press. p. 674. ISBN 978-0271029351. 
  60. Polley, Martin (2000). A–Z of modern Europe since 1789. Routledge. p. 88. ISBN 0415185971. 
  61. «Gorbachev's Reform Dilemma». Library of Congress Country Studies. Consultado el 16 de octubre de 2010.
  62. Polmar, Norman (1991). The Naval Institute Guide to the Soviet. United States Naval Institute. p. 1. ISBN 0870212419. 
  63. McCauley, Martin (2007). The Rise and Fall of the Soviet Union. Pearson Educación. p. 490. ISBN 0582784654. 
  64. Gobierno de la Unión Soviética: Gorbachov, Mijaíl (21 de marzo de 1972). «УКАЗ: ПОЛОЖЕНИЕ О МИНИСТЕРСТВЕ ЮСТИЦИИ СССР» (en ruso). sssr.su. Consultado el 15 de octubre de 1991.
  65. Vincent Daniels, Robert (1993). A Documentary History of Communism in Russia: From Lenin to Gorbachev. University Press of New England (UPNE). p. 388. ISBN 0874516161. 
  66. Encyclopædia Britannica. «Inquisitorial procedure (law) – Britannica Online Encyclopedia». Encyclopædia Britannica, Inc.. Consultado el 30 de octubre de 2010.
  67. a b Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. Sección Femenina, Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. Delegación Nacional de la Juventud (1975). Vida social y económica (2 edición). Doncel. p. 116. Consultado el 18-02-2012. 
  68. «Primera tripulación espacial internacional reúne por 35 º Aniversario de la Misión» (en inglés) (16 de julio de 2010).
  69. «La misión Apolo-Soyuz» (en inglés).
  70. «Primera tripulación espacial internacional reúne por 35 º Aniversario de la Misión» (en inglés) (16 de julio de 2010).
  71. «Apollo (ASTP)» (en inglés).
  72. «Acuerdo en Ginebra para seguir negociando las SALT II» (en español) (19 de Mayo de 1977).
  73. a b Sakwa, Richard. Soviet Politics in Perspective. 2nd ed. Londres – N.Y.: Routledge, 1998.
  74. Adams, Simon (2005). Russian Republics. Black Rabbit Books. p. 21. ISBN 978-1583406069. 
  75. Feldbrugge, Ferdinand Joseph Maria (1993). Russian Law: The Rnd of the Soviet system and the Role of Law. Martinus Nijhoff Publishers. p. 94. ISBN 0792323580. 
  76. Walker, Edward (2003-06). Dissolution. Rowman & Littlefield. p. 63. ISBN 978-0-7425-2453-8.  |autor= y |apellidos= redundantes (ayuda)
  77. Hughes, James; Sasse, Gwendolyn (2002). Ethnicity and Territory in the former Soviet Union: Regions in Conflict. Routledge. pp. 63 and 146. ISBN 0714652261. 
  78. a b c d e f Gregory, Paul R. (2004). The Political Economy of Stalinism: Evidence from the Soviet Secret Archives. Cambridge University Press. pp. 218–20. ISBN 0521533678. 
  79. Mawdsley, Evan (1998). The Stalin Years: The Soviet Union, 1929–1953. Manchester University Press. p. 30. ISBN 0719046009. 
  80. Wheatcroft, S. G.; Davies, R. W.; Cooper, J. M. (1986). Soviet Industrialization Reconsidered: Some Preliminary Conclusions about Economic Development between 1926 and 1941 39 (2). Economic History Review. p. 264 |página= y |páginas= redundantes (ayuda). ISBN 978-0719046001. 
  81. «Reconstruction and Cold War». Library of Congress. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  82. a b c d «Reconstruction and Cold War». Library of Congress Country Studies. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  83. FMI y OCDE (1991). A Study of the Soviet Economy 1. Fondo Monetario Internacional. p. 9. ISBN 0141037970. 
  84. a b «Economy». Library of Congress Country Studies. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  85. a b Hanson, Philip. The Rise and Fall of the Soviet Economy: An Economic History of the USSR from 1945. Londres: Longman, 2003.
  86. Bergson, Abram (1997). «How Big was the Soviet GDP?». Comparative Economic Studies 39 (1):  pp. 1–14. doi:10.1057/ces.1997.1. 
  87. Harrison, Mark (1993). «Soviet Economic Growth Since 1928: The Alternative Statistics of G. I. Khanin». Europe–Asia Studies 45 (1):  pp. 141–167. doi:10.1080/09668139308412080. 
  88. Gvosdev, Nikolas (2008). The Strange Death of Soviet communism: A Postscript. Transaction Publishers. ISBN 1412806984. 
  89. Fischer, Stanley; Easterly, Willian (1994). «The Soviet Economic Decline, Historical and Republican Data». Banco Mundial. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  90. Central Intelligence Agency (1991). «GDP – Million 1990». The World Factbook. Consultado el 12 de junio de 2010.
  91. Central Intelligence Agency (1992). «GDP Per Capita – 1991». The World Factbook. Consultado el 12 de junio de 2010.
  92. Wilson, David (1983). The Demand for Energy in the Soviet Union. Rowman and Littfield. pp. 105 hasta 108. ISBN 9780709927044. 
  93. Wilson 1983, p. 295.
  94. Wilson 1983, p. 297.
  95. Wilson 1983, p. 297–99.
  96. Wilson 1983, p. 299.
  97. a b c Central Intelligence Agency (1991). «Soviet Union – Communications». The World Factbook. Consultado el 20 de octubre de 2010.
  98. Central Intelligence Agency (1992). «Soviet Union – Economy». The World Factbook. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  99. Hardt, John Pearce; Hardt, John P. (2003). Russia's Uncertain Economic Future: With a Comprehensive Subject Index. M.E. Sharpe. p. 233. ISBN 0765612089. 
  100. «Science and Technology». Library of Congress Country Studies. Consultado el 23 de octubre de 2010.
  101. MacFarland, Margo (03-05-1990). «Global Tech Strategies Brought to U.S.». Washington Technology. 
  102. Deckert, R.A. (10-10-1990). «The science of uncovering industrial information». Business Journal of the Treasure Coast. 
  103. «U.S. Firms Must Trade Short-Term Gains for Long-Term Technology Planning». Inside the Pentagon. 07-03-1991. 
  104. Highman, Robert D.S.; Greenwood, John T.; Hardesty, Von (1998). Russian Aviation and Air Power in the Twentieth Century. Routledge. p. 134. ISBN 978-0714647845. 
  105. a b Wilson 1983, p. 205.
  106. Wilson 1983, p. 201.
  107. Ambler, Shaw and Symons 1985, p. 166–67.
  108. Ambler, Shaw and Symons 1985, p. 168.
  109. Ambler, Shaw and Symons 1985, p. 168.
  110. a b Ambler, Shaw and Symons 1985, p. 167.
  111. Ambler, Shaw and Symons 1985, p. 169.
  112. Fondo Monetario Internacional y Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico 1991, p. 56.
  113. Mark Harrison (18-07-2002). Accounting for War: Soviet Production, Employment, and the Defence Burden, 1940-1945. Cambridge University Press. p. 167. ISBN 978-0-521-89424-1. 
  114. Government of the USSR (1977). Большая советская энциклопедия (Gran Enciclopedia Soviética) (en ruso) 24. Moscú: Comité estatal para la Publicación. p. 15. 
  115. Anderson, Barbara A. (1990). Growth and Diversity of the Population of the Soviet Union 510. Annals of the American Academy of Political and Social Sciences. pp. 155–77. 
  116. Vallin, J.; Chesnais, J.C. (1970). Recent Developments of Mortality in Europe, English-Speaking Countries and the Soviet Union, 1960–1970 29. Population Studies. pp. 861–898. 
  117. Ryan, Michael (28 de mayo de 1988). «Life expectancy and mortality data from the Soviet Union». British Medical Journal 296. p. 1,513–1515. 
  118. Davis, Christopher; Feshbach, Murray. Rising Infant Mortality in the USSR in the 1970s. Washington, D.C.: United States Census Bureau. p. 95. 
  119. Krimins, Juris (3–7 de diciembre de 1990). The Changing Mortality Patterns in Latvia, Lithuania and Estonia: Experience of the Past Three Decades.  Paper presented at the International Conference on Health, Morbidity and Mortality by Cause of Death in Europe.
  120. Central Intelligence Agency (1991). «Soviet Union – People». The World Factbook. Consultado el 25 de octubre de 2010.
  121. Comrie 1981, p. 2.
  122. Comrie 1981, p. 3.
  123. Rulers and Victims: The Russians in the Soviet Union, History Today.
  124. Hosking, Geoffrey (13 de marzo de 2006). «Rulers and Victims: The Russians in the Soviet Union». History Today. Consultado el 25 de octubre de 2010. (con tarifa)
  125. Russians left behind in Central Asia, BBC News, November 23, 2005.
  126. Law, David A. (1975). Russian Civilization. Ardent Media. pp. 300–1. ISBN 0842205292. 
  127. Shelley, Louise (1996). Policing Soviet Society: The Evolution of State Control. Routledge. p. 208. ISBN 978-0415104708. 
  128. Shlapentokh, Vladimir (1990). Soviet Intellectuals and Political Power: The post-Stalin Era. I.B. Tauris. p. 26. ISBN 978-1850432845. 
  129. Pejovich, Svetozar (1990). The Economics of Property Rights: Towards a Theory of Comparative Systems. Springer Science+Business Media. p. 130. ISBN 0792308786. 
  130. Lane 1992, p. 353.
  131. Lane 1992, p. 360.
  132. Lane 1992, p. 352.
  133. Lane 1992, p. 352–53.
  134. Dinkel, R.H. (1990). The Seeming Paradox of Increasing Mortality in a Highly Industrialized Nation: the Example of the Soviet Union. pp. 155–77. 
  135. Mandelstam Balzer, Marjorie. Religion and Politics in Russia: A Reader (en inglés). M.E. Sharpe. pp. 6-7. ISBN 9780765624154. 
  136. a b c Eaton, Katherine Bliss (2004). Daily life in the Soviet Union. Greenwood Publishing Group. pp. 285 and 286. ISBN 0313316287. 
  137. Silvio Ferrari; W. Cole Durham, Elizabeth A. Sewell (2003). Law and religion in post-communist Europe. Peeters Pub & Booksellers. p. 261. ISBN 978-90-429-1262-5. 
  138. a b c d Simon 1974, pp. 64–65.
  139. Simon 1974, p. 209.
  140. Atwood, Craig D. (2001). Always Reforming: A History of Christianity Since 1300. Macon, Georgia: Mercer University Press. p. 311. ISBN 0865546797. 
  141. a b c Janz 1998, pp. 38–39.
  142. Ro'i, Yaacov (1995). Jews and Jewish Life in Russia and the Soviet Union. Londres: Frank Cass. p. 263. ISBN 0714646199. 
  143. a b Nahaylo, Bohdan & Victor Swoboda (1990). Soviet Disunion: A History of the Nationalities Problem in the USSR. Londres: Hamish Hamilton. p. 144. ISBN 0029224012. 
  144. D. Steinberg, Mark; Wanner, Catherine (10-2008). Religion, morality, and community in post-Soviet societies. Indiana University Press. p. 6. ISBN 978-0-253-22038-7. 
  145. Janz 1998, p. 42.
  146. McKay, George; Williams, Christopher (2009). Subcultures and New Religious Movements in Russia and East-Central Europe. Peter Lang. pp. 231–32. ISBN 3039119214. 
  147. http://www.country-data.com/cgi-bin/query/r-12927.html (en inglés)
  148. http://web.archive.org/web/http://www.osaarchivum.org/files/holdings/300/8/3/text/68-1-168.shtml (en inglés)
  149. Criminología marxista (artículo traducido del inglés a través del traductor de Google)
  150. http://www.osaarchivum.org/files/holdings/300/8/3/text/68-1-168.shtml (en inglés)
  151. http://www.country-data.com/cgi-bin/query/r-12927.html (en inglés)
  152. http://www.country-data.com/cgi-bin/query/r-12927.html (en inglés)
  153. http://www.country-data.com/cgi-bin/query/r-11537.html (en inglés)
  154. 'On the other hand...' Vea el índice de Stalin and His Hangmen por Donald Rayfield, 2004, Random House
  155. Rayfield 2004, pp. 317–320.
  156. Ignacio Vidal-Folch, «Recordar el horror», Revista de Libros, 161, mayo de 2010, pág. 29.
  157. «Gorbachov, Mijaíl» (en inglés). Encyclopædia Britannica Online. «Bajo su nueva política de la glasnost ("transparencia"), se llevó a cabo un mayor deshielo cultural: se ampliaron considerablemente las libertades de expresión y de información; la prensa y la radiodifusión pudo tener una franqueza sin precedentes en sus reportajes y críticas; y el legado del Gobierno totalitario estalinista finalmente fue completamente repudiado por el Gobierno del país.».
  158. a b PосБизнесКонсалтинг - Новости дня - Каждый пятый россиянин хотел бы вновь жить в СССР
  159. Гордон Л. А. — д.и.н., профессор, заместитель руководителя Центра сравнительных политических и экономических исследований Института мировой экономики и международных отношений РАН. «Социально-экономические права человека:содержание, особенности, значение для России».
  160. 10 лет без СССР «Ставропольская правда» 08 декабря 2001 г.
  161. Россия — взгляд изнутри
  162. http://kaosenlared.net/secciones/item/5951-%E2%80%98en-la-urss-todos-ten%C3%ADamos-suficiente-sol-y-pan%E2%80%99.html

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]