Discurso secreto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Secretario General del PCUS Nikita Jrushchov realizó el discurso durante el XX Congreso partidario.

El llamado «Discurso secreto», cuyo nombre oficial es Acerca del culto a la personalidad y sus consecuencias, es una famosa intervención del político soviético Nikita Jrushchov durante el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, el 25 de febrero de 1956. En éste se denuncian los crímenes de Stalin y la represión durante la llamada Gran Purga en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Este discurso significó la ruptura de la línea oficial del Partido con los postulados reflejados en el llamado estalinismo, de manera que se intenta regresar al PCUS a su leninismo oficial e inicial, repudiando el culto a la personalidad.

Su nombre lo adquiere de la sesión en la cual fue pronunciado, ya que era una sesión reservada en la cual no participaron los invitados extranjeros del Congreso. Además su texto original sólo fue publicado en su totalidad en la gaceta oficial del Comité Central del Partido el 3 de marzo de 1989, como producto de la apertura realizada por Gorbachov en el proceso conocido como glásnost.

Historia[editar]

Al contrario de lo que se cree, el discurso secreto no significó la primera ruptura de los nuevos gobernantes de la Unión Soviética con Stalin. Antes del discurso ya se habían dado los primeros pasos hacia el fin de la estructura represiva que reinaba en el país. De hecho, el discurso mismo se basa en parte en las conclusiones obtenidas por el grupo llamado «Comisión Shvérnik». Esta comisión especial del Comité Central (CC) del PCUS había sido creada el 31 de enero de 1955, con el fin de investigar la represión ejercida en contra de los delegados del XVII Congreso del Partido de 1934. Ésta logró reunir suficientes pruebas para denunciar que entre los años 1938 y 1939, durante el momento álgido de la Gran Purga, más de un millón y medio de miembros del Partido habían sido acusados de realizar «actividades antisoviéticas», de ellos al menos 680.000 fueron ejecutados. Esta macabra cifra, sin embargo, se considera en la actualidad como el número mínimo de muertes del período, ya que estudios contemporáneos la han elevado al menos a más del doble. De hecho, esta cifra fue elaborada a partir de las listas que había firmado el mismo Stalin.

Para 1956, la nueva generación de dirigentes del Estado comunista se enfrentaba a un lento proceso de rehabilitación de los llamados «viejos bolcheviques», mientras que el proceso de liberación de los prisioneros de los campos de trabajo forzados era demasiado lento. Pese a los logros anteriores, las víctimas pertenecientes al grupo conocido como «procesos de Moscú» solamente fueron rehabilitados plenamente en 1988.

Noticias del discurso[editar]

Poco después de que el discurso fuera pronunciado en el Congreso del Partido, llegaron a Occidente noticias de él por de un periodista de la agencia Reuters llamado John Rettie, quien supo de su existencia al poco tiempo, ya que se le informó de él antes de que viajara a Estocolmo. Así, el discurso fue conocido en los países capitalistas desde mediados de marzo. Rettie por su parte creía que se trataba de un discurso redactado por Jrushchov pero leído por otro intermediario.

El 5 de marzo de 1956, el Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética ordenó a todas las organizaciones del Partido, al igual que a los miembros del Komsomol, que el informe de Jhrushchov fuera leído en todas las reuniones, tanto en presencia de los militantes como de los no miembros. Así el contenido del discurso fue ya conocido por casi toda la población soviética en el mismo año en que fue pronunciado. Por lo anterior, el término discurso secreto debe ser considerado errado, ya que nunca lo fue para la población rusa. Aun así, el texto completo del discurso no se publicó hasta 1989.

Poco después de haberse leído el discurso, se remitieron copias a los principales dirigentes de los partidos Comunistas de Europa Oriental. A los dirigentes o militantes de otros partidos no se les informó de su existencia hasta que fue publicado por la prensa estadounidense.

La forma en que llegó a ser conocido su texto fuera de la órbita soviética fue curiosa. El documento fue recibido por los líderes de los países comunistas europeos. En el caso de Polonia, fue recibido también por el primer secretario del Partido Comunista, Edward Ochab. Una de sus secretarias, Lucía Baranowski, se lo prestó a su novio judío Viktor Grayevsky, periodista y a quien le habían llegado rumores de su existencia. Al tener el discurso en sus manos, lo llevó a la embajada de Israel en Varsovia donde se lo prestó, sin saberlo, a un agente de la inteligencia hebrea de nombre Yaakov Barmor, quien lo fotografió y remitió a Jerusalén, adónde llegó el 3 de abril de 1956. Los servicios secretos israelíes tenían un pacto secreto de colaboración con la inteligencia estadounidense y ante tamaño documento, le remitieron una copia a Allen Dulles, director de la CIA, quien —una vez comprobada su autenticidad— informó al presidente de los Estados Unidos Eisenhower del texto titulado XX Congreso del Partido, el discurso del camarada Jrushchov, quien autorizó que la información fuera transferida al New York Times para su publicación.

Estructura del discurso[editar]

La estructura del discurso es la siguiente (parcial):

  • Denuncia del culto a Stalin.
    • Citas de los textos clásicos de marxismo-leninismo por los que se ataca al culto al individuo.
    • Citas del testamento de Lenin y de escritos de Nadezhda Krúpskaya en los cuales se ataca el carácter de Stalin.
    • Antes de Stalin la disputa ideológica con el trotskismo era puramente intelectual, y fue él quien introdujo el concepto de «enemigo del pueblo».
    • Violación por parte de Stalin de las normas del liderazgo colectivo.
      • Represión contra los militantes comúnmente llamados «viejos bolcheviques» y de los delegados del XVII Congreso. De los 1 966 delegados, 1 108 fueron acusados de ser contrarrevolucionarios, siendo ejecutados 848 de ellos. De los 139 miembros y candidatos del Comité Central, 98 fueron declarados «enemigos del pueblo».
      • Después de la brutal represión, Stalin dejó de tener en cuenta las opiniones colectivas.
    • Ejemplos de la represión estalinista:

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]