Clase dirigente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Clase dominante»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Clase dirigente o clase dominante es la clase social que decide la política de una sociedad determinada.

La clase dirigente es un particular sector de la clase alta que se adhiere a circunstancias muy específicas: tiene tanto la mayor parte de la riqueza material como la más amplia influencia sobre las otras clases, y escoge ejercer activamente ese poder para marcar las directrices de una localidad, país, o del mundo entero. La mayor parte de la clase alta no encajaría en esa descripción, aunque sí una parte.

Los grupos más estables entre los animales sociales, incluyendo al hombre, tienen una clase dirigente visible e invisible. Los que toman las decisiones en el grupo pueden cambiar de acuerdo con el tipo de decisión o el tiempo de observación. Por ejemplo, se suele asumir que las sociedades modernas fueron patriarcales y que los más ancianos tomaban las decisiones, incluso aunque muchas economías de mercado se enfocan sobre las decisiones de cada sector particular del mercado (considerablemente menor), que pueden ser de hecho mujeres o niños.

El sociólogo C. Wright Mills argumentaba que la clase dirigente difiere de la élite de poder. Esta última simplemente se refiere al pequeño grupo de personas que tiene el mayor poder político. La mayor parte son políticos, directivos de empresas y líderes militares.

El concepto de clase dirigente tiende a usarse de forma peyorativa, marcando su poco respeto por los derechos y la situación social de las clases inferiores.

Ejemplos de clase dirigente[editar]

En otros modos de producción hay otras clases dirigentes: en el modo de producción feudal fueron los señores feudales (la nobleza y el clero). En el modo de producción esclavista eran los propietarios. En la sociedad feudal, los señores feudales tenían poder sobre sus siervos debido a su control sobre el feudo, lo que les otorgaba el poder político y militar sobre sus habitantes. En la sociedad esclavista, al pertenecer al propietario todos los derechos sobre la persona del esclavo, en sus manos estaba todo el poder y la organización de la producción. En ambos casos, el estado de las fuerzas productivas correspondía a un estadio agrícola, y la tecnología estaba poco desarrollada.[1]

La clase dirigente no pertenece necesariamente a la mayoría étnica de una sociedad. En algunos casos es una minoría que se mantiene en la cúspide social ejerciendo la discriminación racial, como el apartheid sudafricano del siglo XX, que separaba legalmente por razas el derecho de ciudadanía.[2] El nazismo puede entenderse como una disfunción de la clase dirigente.[3]

Un reciente estudio de Mattei Dogan sobre sociedades pluralistas contemporáneas ha mostrado que en ellas, precisamente por su complejidad y heterogeneidad, y particularmente por la división social del trabajo y los múltiples niveles de estratificación social, no hay o no puede haber una clase dirigente coherente, incluso si en el pasado hubo sólidos ejemplos de tal cosa, como fue el régimen zarista ruso, el turco otomano y los regímenes totalitarios del siglo XX (comunistas y fascistas). clases dominantes son más que tienen el poder de un lugar así como en el gobierno el poder lo tiene el gobernador

Según el marxismo[editar]

En terminología del materialismo histórico (marxismo), clase dirigente (muy habitualmente utilizado en plural: clases dirigentes) se refiere al segmento o clase social (o agrupación de clases) dentro de la formación económico social que acumula la mayor parte del poder económico, y sólo en segundo lugar el político. En el modo de producción capitalista, la clase dirigente son los capitalistas, denominados también burguesía, y se definen por poseer y controlar los medios de producción a través de los cuales dominan y explotan a la clase trabajadora, de la que extraen la plusvalía, la base de su beneficio y renta. La renta de la propiedad (de la tierra o del capital) puede ser usada para la acumulación del capital, y acumular más poder, para extender aún más su dominación de clase.

El poder económico de una clase le proporciona un extraordinario poder político, tanto que el estado o las políticas del gobierno siempre reflejan los intereses percibidos de esa clase. Esa relación se formula como la determinación de la superestructura político-ideológica por la estructura económica y social, y ha sido objeto de matizaciones críticas dentro del mundo intelectual marxista, en un sentido menos determinista.

Según el anarquismo[editar]

Para los anarquistas, las élites dirigente, políticas y/o económicas surgen no de la economía sino del poder de coaccionar (poder público). El poder coactivo sobre las personas proviene de cualquier institución involuntaria, por tanto para los anarquistas, son los grupos que imponen por la fuerza un sistema e impiden a otros ejercer libremente su voluntad los que forman una clase dirigente. Así el origen de las castas plutocráticas y burocráticas, por ejemplo, no surgen en principio de la acumulación propiedad sino esencialmente del control del Estado, que utilizan inevitablemente para su beneficio a través de privilegios gubernamentales.

La base misma del Estado es el monopolio (para los anarquistas, imposición) de la justicia y la seguridad, al que este nos obligaría.

Clase dirigente y distopía[editar]

Hay varios ejemplos de películas, novelas y series de televisión que pueden incluirse en el género de la distopía (o utopía negativa), que presenta escenarios sombríos ligados al control opresivo de una clase dirigente sobre la sociedad. En la novela Brave New World (Un mundo feliz) de Aldous Huxley, todos son clasificados por su constitución genéticamente determinada, y los Alfa son la clase dirigente. 1984, de George Orwell, muestra un mundo controlado por el ubicuo Big Brother. La novela del fundador de la cienciología, L. Ron Hubbard, Battlefield Earth, habla de la imposición de una clase dirigente extraterrestre, los Psychlos.

En películas más recientes se insiste en tratamientos similares, como Gattaca o V de Vendetta. The Ruling Class es una comedia que no tiene que ver con este género, sino con la situación de los señores feudales.

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Slave Ownership
  2. OHCHR
  3. Nazi Beliefs

Bibliografía[editar]

  • Dogan, Mattei (ed.), Elite Configuration at the Apex of Power, Brill, Leiden, 2003.

Véase también[editar]