Capitalista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Capitalista es un término propio de la economía cuyo empleo se extendió al debate político y social.

Designa al agente económico que posee o controla los medios de producir riqueza.[1]

El capitalismo es un sistema político-económico que defiende el libre mercado y funciona gracias a empresarios e inversores que, incitados por la competencia, se ven obligados por reto personal a hacer mejor sus productos o sus compañías para enriquecer a sus empleados y también para beneficio propio. Tanto la clase obrera como las clases altas ven aumentado su nivel de vida y mejoran su situación económica con respecto a otros países que no defienden este sistema y ,por tanto, avanzan mucho más despacio. Así, las condiciones de vida hoy en día de una familia de la clase social más baja son similares a las de una familia rica hace 70 años.

La economía de libre mercado apoyada por el capitalismo mejora la situación económica de todos los sectores. Es un sistema de méritos en el que prospera el que se lo ha ganado. Al contrario de lo que se piensa este sistema no genera desigualdad social sino que aumenta incluso los niveles de vida de las clases sociales más bajas. Los empresarios son los que generan la riqueza y hacen prosperar la economía. Totalmente contrario a otras políticas como el comunismo, en el que literalmente se acaba con aquellos que generan la riqueza para repartir el poco dinero que quede entre todos y llevar a todas las clases sociales a la pobreza, el capitalismo ayuda a mejorar la economía personal de todos.

Es de difícil definición la figura del empresario, que no necesariamente coincide con los propietarios del capital (que puede habérselo dado en préstamo al propietario de una empresa individual o formado una sociedad en la que los socios capitalistas -en su caso, accionistas- participan de los beneficios en función de las acciones que posean, mientras que la empresa es dirigida por ejecutivos), lo que implica una diferencia de consideración de la remuneración que recibe cada uno de ellos (interés para el capital, beneficio para el empresario individual, dividendos para los accionistas, las muy diferentes formas de remunerar a la función ejecutiva de los directivos de las empresas, etc.), así como de su justificación (el riesgo, el disfrute de un monopolio temporal o ventaja competitiva -el poder de la escasez-, la necesidad de incentivar la creatividad empresarial, etc.).[2]

El primer uso de la palabra capitalista (capitalist en inglés) parece deberse a Arthur Young en su obra de 1792 Travels 1787–89; undertaken with a view of ascertaining the cultivation, etc. of the kingdom of France,[3] que se refería con ese término a aquel que posee capital.

Capitalista, es por tanto, el inversor (por ejemplo capitalista de riesgo es el que invierte en capital riesgo).

Ser capitalista en este sentido originario no implica necesariamente ser partidario del sistema económico y social denominado capitalismo; mientras que posteriormente capitalista ha pasado a ser utilizado como epíteto que designa al defensor de la ideología del libre mercado. Ese uso se realizó primero con intención peyorativa por parte del movimiento obrero y después (sobre todo desde la caída del muro de Berlín en 1989 y la desaparición de la Unión Soviética en 1991), asumido con orgullo por sus partidarios (como por ejemplo, en la declaración de intenciones de la revista Forbes).

Notas[editar]

  1. Shepard, Jon; Robert W. Greene (2003). Sociology and You. Ohio: Glencoe McGraw-Hill. pp. A–22. ISBN 0078285763. 
  2. Tim Harford El economista camuflado (2006); La lógica oculta de la vida (2008).
  3. Oxford English Dictionary

Bibliografía[editar]

  • Josephson, Matthew, "The Money Lords; the great finance capitalists, 1925-1950", New York, Weybright and Talley, 1972.