Medios de producción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un medio de producción o capital físico es un recurso económico que posibilita a los productores la realización de algún trabajo, generalmente para la producción de un artículo. El término abarca recursos naturales, redes de transporte y energía, fábricas, máquinas y herramientas.

Medios de producción por sistema económico[editar]

Medio de producción capitalista[editar]

En el modo de producción capitalista hay sujetos que poseen los medios de producción, llámense burgueses (quienes lo pusieron en práctica para sustituir al (modo de producción feudal) capitalistas, terratenientes o empresarios, según sea el momento histórico. Para hacer funcionar los medios de producción, contratan una fuerza de trabajo, la cual está formada por los trabajadores los cuales sólo cuentan con eso, su fuerza de trabajo, y hacen funcionar los medios de producción de los cuales no son dueños. Hay ocasiones, en donde el trabajador cuenta con los medios, pero no tiene el capital suficiente para trabajar por sí mismo, por lo que necesita vender su trabajo a un comprador, el cual se convierte en cliente y patrón al mismo tiempo. 6

Medio de producción socialista[editar]

En el modo de producción socialista los medios de producción pertenecen a los propios trabajadores que los utilizan y se estatuye que cada uno de ellos sea retribuido con el fruto mismo de su trabajo o una cantidad equivalente. Por otro lado, en el socialismo de estado de corte bolchevique, los medios de producción son en teoría, de todos y para todos, es decir, no hay propietarios individuales de los medios de producción, aunque quien ostenta el poder (Clase política gobernante) es quien en la práctica decide y actúa como dueño. La sociedad pone en funcionamiento los medios de producción que son para beneficio de la comunidad y no de una élite que detenta su propiedad para su beneficio particular.

En el socialismo de Marx los medios de producción no pertenecen a los capitalistas (empresarios), sino que pertenecen a los mismos trabajadores, que son los que realmente poseen la fuerza de trabajo capaz de hacer que tales medios produzcan bienes y servicios. De esta forma, no existe explotación capitalista y el excedente de la producción, en teoría, retorna íntegramente a los trabajadores.

Perspectiva marxista[editar]

Denominados en alemán como produktionsmittel, los medios de producción son, según la teoría marxista, la conjunción de los medios y los sujetos del trabajo. Concretamente eso incluye máquinas, herramientas, la tierra, las materias primas, las unidades de producción de bienes (fábricas) y en general todo aquello que media entre el trabajo humano en el acto de transformación de la naturaleza y la naturaleza misma.

Desarrollo conceptual[editar]

El término es construido por Karl Marx quien explícitamente lo diferencia del capital. Para Marx, los medios de producción son los instrumentos y materiales del trabajo independientemente del modo de producción y de apropiación de la ganancia. Sólo se convierten en capital dentro de relaciones sociales particulares: cuando los mismos participan en el proceso de explotación en pos del plusvalor (por tanto, cuando sirven, a la vez, como medios de explotación y de sojuzgamiento del trabajador). Dentro de los medios de producción existe la siguiente distinción:

Medios de producción directos: Intervienen directamente en el proceso productivo, siendo la producción el resultado obtenido del conjunto de:

  • Los operarios.
  • El material.
  • La maquinaria.

Medios auxiliares de producción: No intervienen directamente en el proceso productivo, pero sin ellos el proceso no se puede llevar a cabo. Los más importantes son los siguientes:

  • Servicios generales
  • Oficinas
  • Talleres
  • Almacenes de materias primas

La propiedad de los medios de producción, según la teoría marxista, determina la posición dominante de la burguesía en el modo de producción capitalista. La dictadura del proletariado se definiría por la expropiación de estos medios de producción, que pasarían a ser apropiados por el proletariado que de esta manera alcanzaría su emancipación. Según distintas modalidades del socialismo, en la etapa socialista los medios de producción serán gestionados por el Estado (por ejemplo, en la ex Unión Soviética) o mediante autogestión de los propios trabajadores (por ejemplo, en la ex Yugoslavia).

Bajo el capitalismo, los medios de producción son propiedad privada del capitalista, es decir, un medio de explotar el trabajo asalariado. Los trabajadores carecen de tales medios y se ven obligados a vender su fuerza de trabajo y a crear para éstos plusvalía.

Medios de producción y desindustrialización[editar]

El proceso de la economía se convirtió en un obstáculo para la profundización conceptual de los mecanismos de explotación capitalista, las estructuras en las que dirigía su referencialidad se trasladaron al espectro del capitalismo financiero y, junto a lo anterior, se agravó con la desintegración de las estructuras productivas clásicas. Desde el marxismo contemporáneo se habla de que "hoy, más que nunca, los medios de producción están en manos del gran capitalista pero con la diferencia que no se dejan huellas de su apropiación". Por ejemplo, con la diferenciación de las políticas con que el Estado grava a las empresas en el neoliberalismo, se ajustan mecanismos para que se puedan renovar descontando el valor restante por cada recambio. En algunos países esas políticas circulan con el nombre de depreciación, normal o acelerada. Por otro lado, con el proceso de desindustrialización se consolida el monopolio de las economías centrales por sobre las economías periféricas, no teniendo la capacidad de construir sus propias pesqueras, maquinaria para el agro, la industria mediana, etc. Es decir, elementos básicos para el desarrollo económico dependen de la importación a países avanzados. Por eso, dentro de la dispersión de clase producida por las transformaciones del fin de la modernidad, se puede encontrar a obreros, profesionales y capitalistas medianos en condiciones de similar precarización frente al gran capital financiero y monopólico.