Denominación cristiana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una denominación, en el sentido cristiano del término, es una organización religiosa que funciona con un nombre, una estructura o una doctrina en común. El denominacionalismo es a su vez un punto de vista según el cual algunos o todos los grupos cristianos son, en algún sentido, versiones de la misma cosa, a pesar de sus características distintivas.

No todas las denominaciones enseñan esto: la gran mayoría de los cristianos pertenece a iglesias que, aunque acepten parcialmente la validez de otros grupos, consideran la multiplicación de vertientes como un problema. El fundamentalismo cristiano puede llegar a considerar la existencia de tantas denominaciones como un indicio de sectarismo. Por otra parte, el cristianismo denominacional se contrasta con el cristianismo no denominacional, que considera inaceptable la diversidad de denominaciones.

Las divisiones más básicas del cristianismo contemporáneo ocurren entre la Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa y las varias denominaciones formadas durante o después de la Reforma Protestante. Las mayores diferencias entre ortodoxia y catolicismo son culturales y jerárquicas. En cuanto a las denominaciones protestantes, estas presentan diferencias teológicas muy acentuadas con la ortodoxia y el catolicismo, así como una gran diversificación doctrinaria entre sus vertientes.

Las comparaciones entre los distintos grupos denominacionales deben ser hechas con cautela. En algunos grupos, por ejemplo, las congregaciones son parte de una organización eclesiástica monolítica; en cambio, en otros grupos, cada congregación es una organización autónoma independiente. Las comparaciones numéricas también son problemáticas: la mayoría de grupos cuentan como miembros solamente a los adultos bautizados, aunque algunos contabilizan tanto a los adultos bautizados como a los niños (sean estos bautizados o no).

Divisiones históricas[editar]

Algunas corrientes o grupos del pasado dejaron de existir formalmente con el paso de los años. Es el caso, por ejemplo, de los gnósticos (que sustentaban un modelo dualista de deidad), los ebionitas (que negaban la divinidad de Cristo), los apolinarios (que defendían que Jesús tenía cuerpo humano y mente divina), los montanistas (que pregonaban una nueva revelación concedida a ellos) y los arrianos (que argumentaban que Jesús era un ser creado, por lo tanto no coeterno con Dios Padre, los arrianos, durante bastante tiempo, fueron más numerosos en la Iglesia institucional que los no arrianos). Muchos de estos grupos primitivos, hoy considerados heréticos se extinguieron por falta de seguidores o, de manera general, suprimidos por la Iglesia institucionalizada, que en sus primeros siglos desarrolló un gran esfuerzo por unificar y definir con claridad lo que no era doctrina cristiana.

No obstante este esfuerzo, representado especialmente por los primeros Concilios ecuménicos, se fueron profundizando algunas diferencias entre las tradiciones Oriental y Occidental. Ellas se derivaron inicialmente de las diferencias lingüísticas y socioculturales entre el Imperio romano de Occidente y el Imperio bizantino. Como el mundo Occidental (es decir Europa) utilizaba el latín como su "lingua franca" y el Oriental (es decir Oriente Medio, Asia y el Norte de África) utilizaba el griego koiné para transmitir sus escritos, los desarrollos teológicos de cada parte no llegaban a la otra con fluidez, pues la traducción se hacía muy difícil por costo y logística.

La primera ruptura significativa y duradera del cristianismo histórico se produjo con la Iglesia asiria de Oriente, a consecuencia de la controversia cristológica sobre el Nestorianismo en 431. En 1994 esta Iglesia firmó una declaración cristológica de fe en común con la Iglesia católica romana por el que ambas interpretaron este cisma como un problema básicamente lingüístico, derivado de problemas de traducción de términos muy delicados y precisos del latín al aramaico y viceversa (véase Concilio de Éfeso). Después del Concilio de Calcedonia, en 451, la siguiente gran división ocurrió entre las Iglesias Siria y Alejandrina (también llamada Iglesia Egipcia o Copta), que se separaron en virtud de las doctrinas monofisitas (El Papa Juan Pablo II y el Patriarca sirio Ignacio Zakka I Iwas firmaron, a fines del siglo XX, una declaración cristológica de fe en común). Estas Iglesias monofisitas son conocidas como Iglesias no calcedonianas, diferenciándose de la Iglesia ortodoxa por aceptar solo las resoluciones de los tres primeros Concilios ecuménicos.

Aunque la Iglesia como un todo no experimentó mayores divisiones en los siglos siguientes, los grupos Oriental y Occidental llegaron a tal punto de desacuerdo, que los patriarcas de ambas familias se excomulgaron mutuamente en 1054, hecho que es conocido históricamente como el Cisma de Oriente y Occidente. Las razones políticas y teológicas del cisma son complejas, sin embargo, el punto más controvertido fue la cuestión de la primacía papal: Los cristianos de Occidente insistían en que el Patriarca de Roma debía mantener una posición especial de autoridad sobre los patriarcas de las iglesias de otras ciudades (Patriarca de Alejandría, Patriarca de Antioquía, Patriarca de Constantinopla e incluso sobre el Patriarca de Jerusalén), en cambio, los cristianos de Oriente sostenían que todos los patriarcas eran de igual autoridad, no teniendo ninguno de ellos primacía sobre jurisdicciones ajenas a la propia. El cisma se afianzó y por siglos cada iglesia consideró a la otra como causante de la división y fue solamente bajo el papado de Juan Pablo II que se hicieron las primeras reformas significativas para mejorar las relaciones entre la Iglesia de Roma y las Iglesias Orientales.

Muchos siglos después del Gran Cisma, el cristianismo Occidental (que se denominaba a sí mismo católico) experimentó una serie de movimientos reformadores geográficamente aislados que precedieron la aparición de la Reforma Protestante. Por ejemplo, en Italia, durante el siglo XII, Pedro Valdo congregó a un grupo de seguidores conocidos como los Valdenses, tal movimiento fue posteriormente absorbido por los reformadores protestantes modernos. En Bohemia, una región de mayoría ortodoxa, la ocupación por parte de los Estados Pontificios (un estado militarmente más poderoso que la posterior Santa Sede) produjo la imposición del catolicismo, pero un movimiento fue iniciado a principios del siglo XIV por Jan Hus (sus seguidores fueron llamados Husitas) para desafiar las enseñanzas de la Iglesia de Roma (Guerras Husitas). Posteriormente el grupo daría origen a los Hermanos Moravos y renacería con otros nombres pero, ya formando parte de la Reforma Protestante.

Un movimiento independiente que, años después, se alinearía también mayoritariamente con la Reforma Protestante, se comenzó a gestar cuando el rey Enrique VIII de Inglaterra se hizo declarar "Cabeza de la Iglesia de Inglaterra" mediante el Acta de Supremacía de 1534, el Anglicanismo paulatinamente fue adoptando algunas doctrinas protestantes hasta declararse inequívocamente Católico y Reformado, por lo menos en la Comunión Anglicana.

Un cisma de enormes dimensiones se produjo a consecuencia de la publicación de Las 95 tesis de Martín Lutero en la Universidad de Wittenberg, el 31 de octubre de 1517. Escritas inicialmente como una serie de reclamaciones a fin de estimular la reforma de la Iglesia Occidental, no pretendían ni remotamente alcanzar el efecto que lograron, los textos de Lutero, combinados con la obra del teólogo suizo Ulrico Zuinglio y del teólogo francés Juan Calvino, provocaron la ruptura del cristianismo católico europeo, fundando la que ha llegado a ser, probablemente, la segunda mayor rama del cristianismo moderno (después del catolicismo romano), el denominado Protestantismo.

A diferencia de otras ramas del cristianismo (Catolicismo romano, Ortodoxia, Ortodoxia Asiria, Coptismo y Anglicanismo), el Protestantismo es un movimiento con una gran variedad de estructuras gubernamentales. De esta forma, diversos grupos, como los Presbiterianos, las Iglesias Reformadas, los Luteranos, los Metodistas, los Congregacionalistas, los Anabaptistas, los Bautistas, los Adventistas, los Pentecostales, y hasta cierto punto también los llamados Restauracionistas (dependiendo del esquema de clasificación que se utilice) pueden ser agrupados dentro de esta rama del cristianismo.

Modelos de clasificación[editar]

A pesar de que en el pasado, la gran mayoría de los cristianos permanecieron por siglos unidos en una misma Iglesia (solo dividida por factores geográficos), algunos sostienen[cita requerida] que el cristianismo nunca fue una religión de creencias homogéneas. De cualquier forma, la diversidad de creencias y de grupos a inicios del siglo XXI es evidente, no obstante compartir casi todos ellos una historia y una tradición en común. El cristianismo es, actualmente, la mayor religión del mundo (sumando aproximadamente un tercio de su población), este hecho hace pertinente una clasificación comparativa de sus diversas tradiciones, que incorpore tanto las particularidades de cada tradición, como sus doctrinas, escuelas teológicas, formas de gobierno eclesiástico, formas de lenguaje y otros aspectos.

La primera categorización, en la mayoría de los modelos de clasificación, incluye las dos familias más antiguas, el cristianismo oriental y el cristianismo occidental. Dentro de estas dos familias principales encontramos las distintas ramas del cristianismo. Podemos organizarlos en seis grupos (por orden decreciente de número de fieles): Catolicismo, Protestantismo, Ortodoxia Oriental, Anglicanismo, Iglesias no calcedonianas (que siguen el "Monofisismo", como la Iglesia Armenia y la Iglesia Copta, por ejemplo), y "Nestorianismo" (específicamente la Iglesia Asiria de Oriente).

Tras estas grandes ramas, vienen las denominadas "familias denominacionales". En algunas tradiciones estas familias son definidas con precisión (como las Iglesias autocéfalas en las ramas Ortodoxas), en otras, esta precisión se pierde por la existencia de grupos ideológicos que se superponen (este es especialmente el caso del protestantismo, que incluye Anabaptistas, Adventistas, Bautistas, Congregacionalistas, Pentecostales, Luteranos, Metodistas, Presbiterianos, Reformados, y otros, que se suelen clasificar dependiendo del punto de vista del que clasifica). Existen también denominaciones que, en Occidente, han logrado una completa independencia para establecer una doctrina propia, es el caso, por ejemplo, de muchas Iglesias nacionales en la Comunión Anglicana o vinculadas a la Iglesia Luterana Sínodo de Misuri. En este punto, se vuelve muy difícil aplicar una clasificación a las iglesias orientales y católicas en virtud de la rigidez de sus estructuras jerárquicas. Unidades más precisas después de las denominaciones incluyen ciertos tipos de concilios regionales, congregaciones individuales y otros tipos de cuerpos eclesiásticos.

Grupos occidentales[editar]

Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano, importante símbolo del catolicismo romano.

El Catolicismo y el Protestantismo son las dos mayores divisiones del Cristianismo en el mundo occidental, no obstante, y aunque con frecuencia son incluidas como integrantes del segundo grupo, Iglesias pertenecientes al Anglicanismo, y algunas Iglesias bautistas, metodistas y luteranas, no siempre se identifican a sí mismas como protestantes, y estrictamente hablando, no siempre lo son (véase Comunión de Porvoo). El Anglicanismo, por ejemplo, nunca se ha identificado completamente como protestante, incluso, desde la aparición del Movimiento de Oxford, en el siglo XIX, liderado por John Henry Newman, los escritores anglicanos se vieron impulsados a definir más claramente la implicación católica de sus iglesias, caracterizando al Anglicanismo entonces como una vía media, protestante y católica al mismo tiempo.

Un elemento central de la tradición católica es su fuerte adhesión al principio de la Sucesión apostólica. Apóstol significa "aquél que es enviado". Según el concepto católico, Jesús comisionó a los doce primeros apóstoles (véase Apóstoles de Jesucristo para una lista de los doce) y ellos habrían continuado haciendo lo mismo, imponiendo las manos sobre los dirigentes subsecuentes de la Iglesia para "ordenarlos" al "sagrado ministerio". De esta forma, los católicos trazan una línea sucesoria ininterrumpida de sus jerarcas actuales hasta los primeros doce apóstoles. A este respecto, una creencia característica de los católicos es que el Papa ostenta una autoridad superior que puede ser ligada directamente a la que habría sido concedida al apóstol Simón Pedro. Con todo, existen grupos católicos, como los adheridos a la Unión de Utrecht, que rechazan el dogma católico romano de la Infalibilidad Pontificia definido por el Concilio Vaticano I en 1870, por considerarlo contrario a la tradición católica.

El catolicismo es una fe profundamente jerárquica en la cual siempre hay una autoridad suprema para materias de fe y práctica cristiana, para el catolicismo romano esto es dominio exclusivo del Papa, para otros católicos en cambio persiste la tradición de entregar esta autoridad a los Concilios episcopales.

El elemento central de la tradición protestante en cambio es su adhesión al principio de la Sola Scriptura, por el que la única autoridad suprema para materias de fe y práctica cristiana serían las Sagradas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, fuera de este punto, el protestantismo no presenta ninguna forma de organización uniforme de sus fieles, todo lo contrario, presenta una extensa tradición de divisiones consecutivas. Con todo, sus grupos suelen ser analizados a partir de sus grandes familias denominacionales. Cada movimiento protestante se desenvuelve libremente y muchos se dividieron en función de cuestiones teológicas. Un gran número de movimientos, por ejemplo, tuvo su origen a partir de los denominados "avivamientos" religiosos, como fue el caso del movimiento Metodista en la Iglesia de Inglaterra y del Pentecostalismo entre las iglesias evangélicas. Temas doctrinarios y cuestiones de conciencia también han dividido a los protestantes, la tradición Anabaptista, compuesta, entre otros, por Amish y Menonitas, rechaza la doctrina del Bautismo infantil, practicada por católicos, luteranos, anglicanos, ortodoxos, presbiterianos, metodistas y reformados. Algunos de estos grupos rechazan también la participación cristiana en actos de violencia, siendo reconocidos por su defensa radical del pacifismo (véase Iglesias de Paz). El grado de aceptación mutua entre las diversas denominaciones, iglesias y movimientos protestantes es diverso, aunque tiende a incrementarse tras la aparición de los movimientos ecuménicos cristianos durante el siglo XX y de organizaciones multilaterales como el Consejo Mundial de Iglesias. La teología protestante para cada denominación generalmente es definida por las instancias que ellas mismas establecen y sintetizada en sus respectivas Declaraciones de Fe.

Grupos orientales[editar]

En el cristianismo oriental, la mayor organización de creyentes pertenece a la Ortodoxia Oriental. La Iglesia Ortodoxa también es continuadora de la Iglesia cristiana original establecida por los seguidores de Jesús de Nazaret. De acuerdo con la comprensión oriental de la primacía papal, el Patriarca de Roma es el primero en honra entre todos los patriarcas (véase Primus inter pares), pero a diferencia del catolicismo romano actual, no creen que posea ninguna autoridad directa y absoluta sobre diócesis ajenas a la propia, ni menos infalibilidad en doctrina. Tras el Cisma de Oriente y Occidente, la primacía patriarcal de oriente pasó al Patriarca de Constantinopla, sin embargo, cada Iglesia partícipe de la Ortodoxia Oriental es autocéfala, y es por tanto responsable solo ante sí misma por cuestiones organizacionales y de práctica, mientras que corresponde al Patriarca de Constantinopla resguardar la fe y la doctrina. El Patriarca de Constantinopla (ciudad luego rebautizada como Estambul, en la moderna Turquía) es igualmente conocido como Patriarca Ecuménico, y ostenta un sitial de honra entre todos los obispos como Primus inter pares. Junto a las cuatro iglesias más antiguas, hay otras diez iglesias más o menos organizadas de acuerdo a fronteras de nacionalidad (hay controversia con respecto a la decimoquinta iglesia, la Iglesia Ortodoxa en América que aún no es reconocida como autocéfala). La mayor de todas las iglesias ortodoxas es, por número de feligreses a inicios del siglo XXI, la Iglesia Ortodoxa Rusa. Existen también algunos grupos e iglesias ortodoxas nacionales que de momento no mantienen comunión con otras iglesias ortodoxas (ni con el Patriarca de Constantinopla, requisito para formar parte de la Iglesia Ortodoxa Oriental), este es el caso de la Iglesia Ortodoxa de Macedonia y de la Iglesia Ortodoxa de Montenegro, entre otras.

Las Iglesias no calcedonianas (apodadas monofisitas por sus detractores) nacen por el llamado cisma del monofisismo, ya que rechazan el concilio de Calcedonia. En el caso de la Iglesia Copta, el Patriarca de Alejandría decide separar a su Iglesia del resto de la Iglesia Católica creándose así esta Iglesia, el surgimiento del Patriarcado ortodoxo de Alejandría es debido a la instauración de un Patriarcado paralelo griego en Alejandría que siguiera fiel a la doctrina oficial que seguía el Emperador de Bizancio, siglos después de forma similar se forma el Patriarcado Católico de Alejandría. Las Iglesia monofisitas se organizan de una manera similar a la de ortodoxos, católicos y anglicanos, con seis iglesias nacionales autocéfalas y dos organizaciones autónomas. Aunque la región de las modernas Etiopía y Eritrea mantuvo un fuerte grupo de creyentes desde la infancia del cristianismo, sus iglesias locales solo alcanzaron la autocefalía en 1963 y 1994 respectivamente. Como estos grupos, en general, son un tanto desconocidos en Occidente, la literatura sobre ellos incluye, algunas veces, a la Iglesia Asiria de Oriente como parte de las Iglesias Ortodoxas del Este, pero los asirios mantienen independencia teológica, cultural y eclesiástica con respecto a toda otra iglesia cristiana desde el año 431. Esta iglesia es administrada de acuerdo a un modelo jerárquico no muy diferente al del catolicismo romano, con un líder eclesiástico absoluto, sin embargo, con la inmensa mayoría de sus fieles viviendo en el exilio, desde 1968 dos religiosos ostentan el título de Patriarca Catolicós de Babilonia uno, electo en 1970, SS. Addai II residiría en Bagdad (más probablemente en California) y contaría con el apoyo minoritario de 5 obispos, en cambio, SS. Mar Dinkha IV, electo en 1976, es reconocido por 11 obispos y hasta por el Vaticano, ejerciendo desde su residencia en Morton Grove (Illinois). El caso de la Iglesia Copta se acerca mas a la Iglesia católica ya que también posee un Papa y bajo él dos patriarcas.

Otras denominaciones cristianas[editar]

A pesar de ser ya difícil establecer una definición precisa de lo que es la corriente principal del cristianismo, hay algunos grupos que evolucionaron incluso más allá de aquello que popularmente es definido como una organización cristiana, compartiendo no obstante, alguna conexión histórica con una comunidad más amplia de cristianos. Considerando esta diversidad, se hace casi imposible definir lo que es el cristianismo sin incurrir en alguno de estos extremos: rechazar todas las definiciones o adoptar una definición autoritaria y así, rechazar cualquier otra. En términos objetivos, ambas opciones son problemáticas.

El cristianismo, desde sus orígenes como secta del judaísmo, siempre rechazó una definición etnocéntrica, más bien fue concebido y extendido como una religión inter-étnica con ambiciones globales, expandiéndose rápidamente desde Judea hacia reinos y pueblos de todo el mundo conocido. Son sus doctrinas las que definen la esencia del cristianismo, y si a lo largo del tiempo diversos grupos étnicos han mantenido su cristianismo generación tras generación, ello se ha debido a la difusión y asimilación de esas doctrinas.

Distintos puntos de doctrina pueden variar desde un pequeño número de proposiciones simples hasta una cantidad numerosa de elementos, dependiendo de cada grupo. Algunos grupos mantienen sus doctrinas relativamente estáticas, otros en cambio, han cambiado dramáticamente sus definiciones con el correr del tiempo. Por ejemplo, antes de la Ilustración, los eruditos cristianos que negaban o cuestionaban la doctrina de la Trinidad (dogma para el catolicismo romano y doctrina ampliamente sustentada por las distintas denominaciones que trata sobre las relaciones entre Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu Santo descritas en la Biblia) eran expulsados de sus iglesias y, en algunos casos, exiliados y desprovistos de toda protección legal. Actualmente en cambio, algunas tradiciones que reivindican no ser descendientes de ninguno de los dos grupos históricos hasta aquí reseñados, no dejan de considerarse esencialmente cristianas no obstante rechazar la doctrina cristiana tradicional sobre la trinidad de Dios. Es el caso de las iglesias denominadas mormonas, la principal de las cuales (La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) es frecuentemente incluida entre las iglesias protestantes, no obstante no compartir sus doctrinas características ni identificarse a ella misma como protestante. Su origen, durante el llamado Segundo Gran Despertar, fue paralelo al surgimiento de otras innumerables religiones estadounidenses, incluyendo a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, los Testigos de Jehová y otras incluidas dentro del Restauracionismo como movimiento.

En 1980, la Iglesia Adventista del Séptimo Día alteró sus creencias fundamentales para adherirse a la doctrina de la Trinidad de Dios como una creencia básica, sin embargo, una parte de sus adherentes no estuvo de acuerdo con este cambio, por lo que perdieron su membresía en la iglesia y, bien se sumaron a alguna denominación unitarista o formaron sus propios grupos independientes.

Cristianismo esotérico[editar]

Existen algunas tradiciones cristianas que se autodenominan "religiones de misterios y están relacionadas no con una forma específica de culto religioso, sino con una tradición de autoconocimiento del ser humano como espíritu y parte integrante de Dios. Estas tradiciones son también conocidas como Cristianismo esotérico y son las únicas denominaciones cristianas que aceptan doctrinas como la reencarnación y el evolucionismo (entendido como doctrina).

Estas tradiciones defienden también la idea de que todas las formas vivientes pasan por el mundo como forma de desarrollarse, iniciándose en la inconsistencia y terminando en la más elevada conciencia. La palabra de Cristo sería, entonces, válida para la actual práctica de la humanidad y consistiría en despertar al ser humano para el amor y el altruismo, formando, a su debido tiempo, una fraternidad universal, hasta que la humanidad esté lista para dirigirse directamente Dios.

Una de las organizaciones más conocidas de entre las vinculadas al Cristianismo esotérico es la Fraternidad Rosacruz. Varias otras fraternidades rosacrucianas también se declaran cristianas y gnósticas, como es el caso de la Fraternidad Rosacruciana Antigua.

No categorizados[editar]

Algunas denominaciones que surgieron en medio de la tradición cristiana occidental, aunque se consideran cristianas, no pueden ser clasificadas ni como católicas, ni como plenamente protestantes, es el caso de la Sociedad Religiosa de los Amigos (más conocidos como Cuáqueros, pues en su seno denominacional convive una gran variedad de creencias y doctrinas. El Cuaquerismo no tiene un credo oficial, carece de sacerdotes, pastores y sacramentos, y desarrollan diferentes tipos de cultos (aunque algunas comunidades cuáqueras evangélicas hispanoamericanas si tienen pastores).

Por otro lado, la polémica teológica sobre la Trinidad dio origen al Unitarismo, cuya principal denominación en los Estados Unidos renunció a su especificidad cristiana y actualmente es una organización religiosa de carácter pluralista. A pesar de su virtual abstención ante cualquier tipo de doctrina religiosa formal, persisten denominaciones de esta tradición, especialmente en Europa, que se identifican a sí mismas como cristianas, o incluso como protestantes.

Cuadro sinóptico[editar]

Cuadro sinóptico de la relación histórica de las principales denominaciones cristianas

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]