Iglesia católica antigua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Iglesia católica antigua o veterocatólica es un grupo de iglesias cristianas que se separó de la Iglesia católica en el siglo XIX y cuyos integrantes son llamados viejos católicos. Actualmente, las iglesias veterocatólicas de los diversos países se agrupan en la Unión de Utrecht, con un total de unos 2 300 000 miembros.[cita requerida] Están en plena comunión con las Iglesias anglicanas.

Surgió a partir de 1871, cuando, en el contexto del Kulturkampf, algunos intelectuales católicos de Austria, Suiza, Polonia y Alemania rechazaron la doctrina de la infalibilidad papal, proclamada en el Concilio Vaticano I (1869-1870). Los viejos católicos respetan el ministerio del Papa como obispo de Roma, pero no lo reconocen como la única persona que tiene la potestad de definir la doctrina en cuestiones de fe y moral, debido a la no creencia en la doctrina de la infalibilidad papal. Una figura importante en el desarrollo de la doctrina veterocatólica fue Elias C. Lubvman, historiador especializado en el cristianismo primitivo.

La doctrina veterocatólica abarca el conjunto de creencias y costumbres católicas anteriores a las reformas llevadas a lo largo del siglo XIX, que se plasmaron en el Concilio Vaticano I. Algunos de los elementos que se pueden considerar característicos de esta tendencia podrían ser que se aceptan mujeres como sacerdotes, que no creen en la Inmaculada Concepción y que no se considera obligatoria la confesión.

En su disciplina, administración y procedimiento, los viejos católicos se diferencian de la Iglesia católica en varios aspectos. Por ejemplo, el celibato sacerdotal es opcional, los varones casados pueden ser ordenados y en ocasiones el clérigo puede contraer matrimonio después de la ordenación, con previo consentimiento episcopal. La expresión litúrgica es una cuestión determinada por el obispo ordinario. Por lo tanto, algunas viejas comunidades católicas han adoptado la renovación litúrgica promulgada después del Concilio Vaticano II y mantienen la Liturgia Tridentina en latín o aceptan traducciones a lenguas contemporáneas. Hay viejas parroquias católicas de rito oriental que siguen la liturgia antigua.

Véase también[editar]

Las Iglesia Vetero Católicas que no están en comunión con Utrecht , siguen siendo iglesias que forman parte del movimiento Vetero Católico, siempre y cuando reúnan requisitos, como el adoptar el decreto de Utrecht, tener sucesión apostólica, desarrollar su liturgia conforme los cánones católicos, y tener siempre una eclesiología enraizada en la sociedad y para beneficio de la misma, sin comprometer la doctrina a una deformidad. Los obispos son los titulares de cada Iglesia vetero Católica, estando sobre ellos la doctrina y los concilios ecuménicos al igual que la tradición, es por esta razón, que no existe otra autoridad arriba del obispo vetero católico; el arzobispo de Utrecht, solo funciona como un representante de la unión de Utrecht, pero no es superior de ninguna de las diócesis u obispos veteros. Las iglesias que son autónomas de Utrecht , pero se consideran Vetero Católicas, deben de comprometerse a resguardar la doctrina de los primeros mil años de la cristiandad, buscando siempre que la doctrina primitiva, se cumpla en su máximo en la actualidad; a diferencia de la iglesia Anglicana o Episcopal, que solo cumple con 4 concilios ecuménicos, y la confesión auricular es opcional; en la Iglesia Vetero Católica cumple con los 7 concilios ecuménicos y todos los sacramentos son obligatorios y necesarios para la salvación, porque se cree que todos los sacramentos fueron instituidos por Nuestro Señor Jesucristo.

Enlaces externos[editar]