Prisciliano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Prisciliano de Ávila (¿Gallaecia?, aprox. 340 – Civitas Treverorum, actual Tréveris, 385), obispo hispano, junto a otros compañeros, fue el primer sentenciado a muerte acusado de herejía, ejecutado por el gobierno secular, en nombre de la Iglesia Católica.

Orígenes y primeros pasos[editar]

Según Próspero de Aquitania, se cree que nació en la provincia romana de Gallaecia, en el entorno de una familia senatorial.[1] Pero, por las referencias a su origen noble, es probable su ligación con la Bética o Lusitania, donde había mayor desarrollo de fundus aristocráticos que en la Gallaecia, aunque otros autores han señalado una mayor importancia de este tipo de latifundios en el noroeste de la Península Ibérica de la considerada hasta ahora.[2] En torno al año 370 llegó a Burdigala (Burdeos) para formarse con el retórico Delphidius.[3] A las afueras de esta ciudad fundó una comunidad de tendencia rigorista junto a su mentor y la mujer de éste, Eucrocia. Se le reconoce una relación con la hija de ambos, Prócula, aunque San Jerónimo hace mención a una mujer llamada Gala como su pareja oficial.[4] Su principal adversario, Itacio de Ossonoba,[5] atribuye sus conocimientos de astronomía y magia a un tal Marcos de Memphis. Sin embargo, este nombre parece remitir a un mago alejandrino del siglo I citado por San Ireneo en su Adversus haereses. Hacia 379, durante el consulado de Ausonio y de Olybrio, volvió al noroeste peninsular y comenzó su período predicante.[6] Sus ideas obtuvieron gran éxito, en especial entre las mujeres y las clases populares,[7] por su rechazo a la unión de la Iglesia con el Estado imperial y a la corrupción y enriquecimiento de las jerarquías. Ante la rápida extensión de sus enseñanzas, Higinio de Córdoba, el sucesor de Osio, envió una carta informando de la situación al obispo de la sede metropolitana de Augusta Emerita (Mérida, capital de la Dioecesis Hispaniarum), Hidacio, también llamado Itacio.

El conflicto[editar]

Estos dos obispos e Itacio de Ossonoba convocaron el Concilio de Caesaraugusta (actual Zaragoza) en 380 (otras fuentes lo sitúan unos años antes, en 378),[8] con el fin de condenar las ideas priscilianistas. A este sínodo acudieron dos obispos aquitanos y diez hispanos, lo que parece indicar una fuerte y rápida expansión del movimiento ascético iniciado por Prisciliano. Sin embargo, la ausencia de los dos principales obispos acusados de priscilianistas, Instancio y Salviano, evitó la condena en firme. Las actas dicen que el obispo de Astorga, Simposio (padre de Dictinio, quien años más tarde ocupó esa sede) abandonó el Concilio al segundo día. Este prelado ocupó años después un lugar relevante entre los discípulos del hereje galaico. El obispo Valerio, anfitrión del sínodo, recogió las recomendaciones de Dámaso, obispo de Roma, de evitar la condena in absentia. Poco después esos dos obispos (Instancio y Salviano) elevaron a Prisciliano a la sede vacante de Abula (Ávila).

En un intento de acercar posturas, Instancio y Salviano viajaron a Augusta Emerita (Mérida) para entrevistarse con Hidacio, pero tuvieron que huir de una turba de exaltados arengada por el obispo metropolitano.

Hubo entonces un nutrido cruce de acusaciones epistolares entre priscilianistas y ortodoxos. Hay que tener en cuenta que la extensión de las enseñanzas de Prisciliano se dio en todos los estratos sociales, incluyendo muchas familias influyentes de casi todas las provincias hispanas. Finalmente, una carta enviada por Hidacio a Ambrosio, obispo de Mediolanum (Milán), donde se encontraba instalada la corte imperial, convenció a éste para obtener un rescripto del emperador Graciano excomulgando y desterrando de sus sedes a Prisciliano y sus seguidores.

El viaje[editar]

En 382 Prisciliano decidió viajar a Roma para defenderse, pero el obispo de Roma, Dámaso (en plena pugna por obtener la primacía de la sede romana y convertirse, así, en el primer Papa «oficial»), y también de familia oriunda de Hispania, se negó a recibirle por no considerarse competente para anular un rescripto del emperador. Finalmente fue a Milán, y aprovechó la ausencia de Graciano para convencer a su magister officiorum (Mayordomo Mayor) Macedonio de anular el anterior decreto imperial.

De este modo regresó a Hispania, reafirmando la situación de su grupo y consiguiendo, de paso, que Itacio fuera acusado de perturbador de la Iglesia. El procónsul Volvencio ordenó la detención del obispo antipriscilianista y éste se vio obligado a huir a Civitas Treverorum (Tréveris), bajo el amparo del obispo Britto.

En el año 383 el también hispano Magno Clemente Máximo, gobernador de Britania, cruzó a las Galias al mando de 130.000 soldados haciendo huir al emperador Graciano, a quien finalmente asesinó en una emboscada en los bosques de Lugdunum (Lyon). Sus legiones lo nombran nuevo imperator de Occidente, pero este nombramiento no fue visto con buenos ojos por Teodosio, emperador de los territorios Orientales. Esta situación delicada lo obligó buscar apoyos en la Iglesia Católica, a su vez necesitada de amparo institucional para enfrentarse a los numerosos movimientos disidentes que la asediaban (arrianos, rigoristas, binionitas, patripasianos, novacianos, nicolaítas, ofitas, maniqueos, homuncionitas, catáfrigos, borboritas, o los propios priscilianistas).

La condena[editar]

Según Orosio, en su texto contra Prisciliano, Communitorium de errore Priscillianistarum et Origenistarum «Prisciliano enseñó que los nombres de los Patriarcas corresponden a las partes del alma, y de modo paralelo, los signos del Zodíaco se corresponden con partes del cuerpo».

En esa alianza de conveniencia se encuadra el desarrollo posterior de los acontecimientos: la Iglesia oficial[9] se enfrenta a un movimiento popular muy extendido por toda la península Ibérica y buena parte de las Galias, y Máximo desea ofrecer una mano tendida en forma de condena oficial al priscilianismo. Pero la aplicación de una sentencia por herejía conlleva la confiscación por parte del Estado de todos los templos de la secta, lo que no interesa a la jerarquía eclesiástica ni sirve a los intereses del emperador. De este modo se diseña un proceso judicial ad hoc que pretende condenar a los obispos hispanos por maleficium (brujería). Esta sentencia, más favorable a las arcas del nuevo emperador, incluye la requisa de todas las propiedades personales de los acusados, quienes, recordemos, pertenecen a pudientes familias hispanas, sin afectar al patrimonio eclesiástico.

Se convoca, entonces, un nuevo concilio en Burdeos[10] al que deciden acudir Prisciliano y varios de sus seguidores, y en el que se condena de nuevo la herejía priscilianista, pero del que sólo se obtiene de facto la deposición de Instancio de su sede. Durante la celebración de este cónclave, una multitud enajenada lapida a Urbica, una discípula de Prisciliano. Éste abandona el cónclave y se dirige al norte, a Tréveris, en la Germania Superior, donde Máximo ha establecido su corte, para convencer al emperador de que tercie a favor de su grupo, sin saber que allí Itacio de Ossonoba ya ha tejido la red que acabará con su vida.

En el año 385 Prisciliano llega a Tréveris, donde es acusado, a través de Evodio, prefecto del emperador, de la práctica de rituales mágicos que incluyen danzas nocturnas, el uso de hierbas abortivas y la práctica de la astrología cabalística.

Tras obtener mediante tortura una confesión del mismo Prisciliano,[11] es decapitado junto a sus seguidores Felicísimo, Armenio, Eucrocia (la viuda de Delphidius), Latroniano,[12] Aurelio y Asarino. Todos ellos se convierten en los primeros herejes ajusticiados por una institución civil (secular) a instancias de obispos católicos.

Corpus ideológico del priscilianismo[editar]

Prisciliano fundó una escuela ascética, rigorista, de talante libertario, precursora del movimiento monacal, y opuesta a la creciente opulencia de la jerarquía eclesiástica imperante en el siglo IV. Los aspectos más polémicos, en cuestiones formales, son el nombramiento de «maestros» o «doctores» a laicos, la presencia de mujeres en las reuniones de lectura y su marcado carácter ascético.

Códices de Wurzburgo[editar]

Durante muchos años, las doctrinas realmente defendidas por Prisciliano no fueron conocidas y solamente se sabía de ellas por los ataques y condenas de sus enemigos. Pero en 1885, el erudito Georg Schepss encontró en la biblioteca de la Universidad de Würzbourg un códice de finales del siglo V, que reproduce once textos de Prisciliano o de los priscilianistas:[13] *Liber Apologeticus, se dedica a refutar las acusaciones en el sentido de que Prisciliano defendía ideas gnósticas, maniqueas, patripasianas o de la otra lista de herejías que le imputaban.[13]

  • Liber ad Damasum obispum, da una versión diferente a la de sus contrincantes, sobre lo acontecido en los concilios hispanos y contradice otra vez las acusaciones de herejía.
  • Benedictio super fideles, una exhortación moral a los fieles, con estilo oratorio, basado en los escritos de Hilario de Poitiers.
  • Tractus at populum I, sermones al pueblo cristiano.
  • Tractus at populum II, sermones.
  • Tractus Genesis, defiende la creación del universo por Dios y rechaza tanto la idea de la eternidad del mundo, como la divinización de los astros y la demonización de la naturaleza. Sigue una interpretación alegórica del relato de la creación y el pecado.
  • Tractus Exodus, expone su ideal ascético y la prefiguración de Cristo en la Pascua.
  • Tractus Paschae, una exhortación espiritual para el tiempo pascual.
  • Lyber de fide et apocryphis, defiende la conveniencia de la lectura por los cristianos de los apócrifos del Antiguo Testamento.
  • Comentario al Salmo 1.
  • Comentario al Salmo 3, estos comentarios a los dos salmos se centran en el sentido alegórico y en la propuesta de una renovación interna que convierta a la persona en "templo digno de Cristo".

Cuando Schepss examinó estos escritos priscilianistas, encontró que en gran parte sus puntos de vista estaban basados en Hilario de Poitiers, cuyo método alegórico de interpretación de la Biblia siguen y cuya doctrina y frases a veces reproducen.[13] Schepss opinaba que Prisciliano fue la primera víctima de la inquisición española. El teólogo Friedrich Paret, por entonces profesor del Seminario Evangélico de Tübingen, publicó (en alemán) el libro "Prisciliano: un reformador en el siglo IV", en el cual considera que Prisciliano fue un precursor de la reforma protestante.[14]

Menéndez y Pelayo, aunque discrepa de la posición priscilianista dice:

"Quizás algún teólogo muy sabio y atento podrá descubrir en estos opúsculos alguna proposición que tenga que ver con las doctrina imputadas de antiguo a Prisciliano; yo no he acertado a encontrar sino el ascetismo más rígido, un gran desdén hacia la sabiduría profana y cierto singular estudio en evitar la acusación de maniqueismo, acaso por ser la que con más frecuencia se fulminaba contra él.[15]

A la vez, Menéndez y Pelayo critica a Prisciliano porque:

"se presenta como un teólogo protestante que no acata más autoridad que la de la Biblia y se guía al interpretarla por los dictámenes de la propia razón".[15]

Liturgia[editar]

Las fuentes principales que informan de la particular liturgia del priscilianismo son los cánones promulgados en los sucesivos concilios. En el concilio de Caesaraugusta de 380, por ejemplo, se hace referencia a costumbres indeseables como «mujeres que asisten a lecturas de la Biblia en casas de hombres con quienes no tienen parentesco; el ayuno dominical y la ausencia de las iglesias durante la cuaresma; la recepción de las especies eucarísticas en la iglesia sin consumirlas de inmediato; el apartamiento en celdas y retiros en las montañas; andar descalzos (nudis pedibus incedere)».[16]

Sus reuniones, frecuentemente nocturnas, en bosques, cuevas o en villae alejadas de las ciudades, y con el baile como una parte importante de la liturgia, incluían tanto a hombres como a mujeres. Sustituyó la consagración oficial con pan y vino por leche y uvas; acogió a las mujeres y los esclavos en las sesiones de lectura de textos bíblicos (incluyendo apócrifos).

Eclesiología[editar]

Intentó la reforma del clero a través del celibato y la pobreza voluntaria, y posteriormente amplió la reforma a todos los fieles. Abogó por la interpretación directa de los textos evangélicos, planteando el principio del libre examen. Exigió que la Iglesia volviera a unirse a los pobres. Enfatizó el estudio de los símbolos y la superación del literalismo en la interpretación de la Biblia.

Condenas[editar]

No es fácil separar las aserciones genuinas de Prisciliano de las atribuidas a él por sus enemigos, ni de las que posteriormente hicieron grupos que fueron etiquetados como "priscilianistas". Para lograr su condena, fue acusado de usar magia (delito castigado por la ley romana), de reuniones nocturnas con mujeres, gnosticismo y maniqueísmo, y posteriormente de negar que las tres personas de Dios son distintas y con ello negar el misterio de la Trinidad. Incorporó el concepto del emanatismo: el alma «surge» de una especie de almacén y debe descender hasta el mundo terrenal, donde es inevitablemente corrompida por el maligno. Este origen divino del alma, junto con la concepción sabeliana del dogma de la Trinidad, son los principales motivos de controversia teológica con los sectores más ortodoxos de la Iglesia.

Poema[editar]

Quiero desatar y quiero ser desatado.

Quiero salvar y quiero ser salvado.
Quiero ser engendrado.
Quiero cantar; cantad todos.
Quiero llorar: golpead vuestros pechos.
Quiero adornar y quiero ser adornado.
Soy lámpara para ti, que me ves.
Soy puerta para ti, que llamas a ella.
Tú ves lo que hago. No lo menciones
La palabra engañó a todos, pero yo no fui
completamente engañado.

—Himno a Jesucristo, atribuido a Prisciliano.

Priscilianismo[editar]

Tras la ejecución de Prisciliano, un movimiento de sus seguidores se mantuvo en vigor durante al menos dos siglos más, sobre todo en su Gallaecia de origen, como lo demuestran los sucesivos concilios convocados para tratar el tema.

Inmediatamente después del proceso de Tréveris, Máximo envía dos comisarios a Hispania para depurar las sedes episcopales de todo rastro de priscilianismo, iniciándose una cadena de ejecuciones y deportaciones que acabaron por despertar las iras de sectores de la iglesia oficial descontentos con el curso de los acontecimientos. Martín de Tours, Jerónimo en Roma y Ambrosio de Milán representaban un sector, dentro del cuadro de ortodoxos leales a Roma, que se había opuesto desde un principio a la injerencia imperial en asuntos eclesiásticos y a matar a los herejes. Son estos padres de la Iglesia, en especial Martín,[17] quienes detienen el desproporcionado movimiento itaciano, denominado así por su principal impulsor, Itacio, el obispo de Ossonoba.

San Agustín de Hipona, uno de los padres de la iglesia más activos contra el priscilianismo.

En el año 388 Máximo es derrotado y decapitado por Teodosio, y la situación da un vuelco hasta el punto de que el propio Itacio es excomulgado en el 389 por su implicación directa en el juicio secular contra Prisciliano. En este año, según Sulpicio Severo, varios discípulos viajan hasta Tréveris con el permiso de Roma para exhumar los restos de su líder y llevarlos a su Gallaecia natal. A la cabeza de esta delegación se encuentra Dictinio,[18] autor de uno de los pocos opúsculos priscilianistas de los que se conoce su existencia (aunque no se conserva ningún ejemplar). De ese libro, titulado Libra, se conservan tan sólo referencias indirectas en la obra de San Agustín de Hipona Contra mendacium. Refiere este autor que los priscilianistas consideran lícito mentir para proteger su existencia, hasta el punto de que se recoge un santo y seña mediante el que se reconocen: Iura, periura, secretum prodere noli (juramento de inviolabilidad de los secretos del grupo, aun a costa de mentir).

En el año 396 se convoca un Concilio en Toledo en el que los seguidores de Prisciliano abjuran de sus ideas y declaran "haber abandonado los errores de la secta", pero la constatación de la pervivencia de costumbres priscilianistas (consagración de la eucaristía con leche y uvas, ayuno, la presencia de clérigos con el pelo largo...) obliga a la celebración de un nuevo concilio en Toletum en el año 400.[19] En este sínodo se asegura que once de los doce obispos de la Gallaecia eran priscilianistas. El único obispo no priscilianista era el de la diócesis de Bretoña, no galaica, sino británica. (Entre los siglos IV y V miles de celtas de la provincia romana de Britania bajo el mando del obispo Maeloc cruzan a Armórica, en la Galia, y a Gallaecia, fundando la provincia-obispado de Bretoña. Un par de siglos después será también un monje bretón, Pelagio, el que anuncie el descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago). Las actas de ese concilio recogen el testimonio de abjuración de su herejía de Simposio, su hijo Dictinio y el presbítero Comasio.[20]

Tras la muerte de Máximo, Teodosio se proclama emperador de Oriente y Occidente; pero su muerte en el 395 deja de nuevo el imperio dividido entre sus dos hijos. Al mayor, Arcadio, le corresponden los territorios orientales y al joven Honorio, con apenas once años, el imperio occidental, tutelado por Estilicón. El movimiento priscilianista se ha ido transformando en este tiempo, por fuerza de la persecución, en una sociedad secreta, que ejerce el suficiente poder en el noroeste peninsular para que el papa Inocencio I decrete la Regula fidei contra omnes hereses, maxime contra Priscillianistas en el año 404. Entre las filas del movimiento priscilianista algunos autores han incluido a Baquiario, un monje itinerante de finales del siglo IV, y a Egeria, autora de la primera crónica de viajes a tierra santa del cristianismo escrita por una mujer.

En el año 409 Honorio define su política decantándose en contra del movimiento priscilianista, condenando a sus seguidores a perder sus bienes y derechos civiles, llegando a imponer multas a los funcionarios civiles remisos a perseguir la herejía.

Es el año en que los bárbaros se desbordarán por el imperio, y el priscilianismo sobrevivirá en el noroeste peninsular, sobre todo en el entorno rural, al amparo de la independencia política de Roma. A mediados del siglo V, Santo Toribio, obispo de Astorga, se aplicó a arrebatar de manos de los fieles todos los libros priscilianistas y, comprendiendo que todavía este remedio era ineficaz, remitió al papa San León el Magno el Communitorium, enumeración de los errores consignados en los libros apócrifos, y el Libellus, donde refutaba el priscilianismo. San León aconsejó la celebración de un concilio en Toledo, o un sínodo de obispos galaicos, si lo anterior fuese imposible por el estado de independencia política de Gallaecia respecto a Roma y el conflicto generalizado en la Península Ibérica. Se convocó el sínodo de Aquis Caelenis (actual Caldas de Reyes), donde los heterodoxos, aún aparentando admitir la Assertio fidei, perseveraron en sus doctrinas y prácticas, hasta mediado el siglo VI. Finalmente el primer Concilio de Braga (561) vuelve a hacer referencia al problema, condenándose en siete de sus diecisiete cánones las proposiciones priscilianistas.[21] El segundo concilio de Braga, celebrado varios años después, aún refleja en sus actas alusiones a la secta, e incluso aparece una alusión en el IV concilio de Toledo (683), en el que se condena, como lacra priscilianista, el «delirante pecado» de no cortarse el pelo de la clerecía gallega.

Tumba[editar]

Catedral de Santiago de Compostela — ¿Tumba de Prisciliano?

En el año 813 un ermitaño llamado Payo comunica a Teodomiro, obispo de Iria Flavia, que en el bosque de su diócesis llamado Libredón se ven unas luces extrañas. El obispo referirá después al rey Alfonso II el Casto que buscando el origen de las luces halló un sepulcro, que no duda en atribuir inmediatamente al apóstol Santiago. La noticia se hace oficial con el Papa León III.

En el año 1900 el hagiógrafo Louis Duchesne publica en la revista de Toulouse Annales du Midí un artículo bajo el título « Saint Jacques en Galice» en el que sugiere que el que realmente está enterrado en Compostela es Prisciliano, basándose en el viaje que sus discípulos hicieron con los restos mortales del hereje hasta su tierra natal. Posteriormente Sánchez-Albornoz y Unamuno se hacen eco de esta hipótesis que ha pasado a convertirse en una hipótesis muy popular, alternativa a la tradición católica.

Oponiéndose a esta teoría, Monseñor Guerra Campos indica la existencia de un lugar que podría ser el lugar de enterramiento de Prisciliano: Los Martores (en gallego, Os Martores), perteneciente a la parroquia de San Miguel de Valga, en la provincia española de Pontevedra. Ahí hay una ermita, dedicada a San Mamede, en cuyo interior han aparecido sarcófagos antropoideos tallados en piedra que bien pudieran pertenecer al siglo IV. La teoría de Guerra Campos se basa en la denominación popular con la que se conoció a los discípulos ajusticiados en Tréveris, hasta mucho tiempo después de su muerte: Los mártires (en gallego: Os mártires, gallego dialectal Os mártores), siendo este el único topónimo de estas características en toda Galicia. Una última teoría, planteada por Celestino Fernández de la Vega, establece el posible lugar de enterramiento de Prisciliano en Santa Eulalia de Bóveda, localidad próxima a Lugo.[22]

Los intentos de relacionar la tumba de Compostela con Santiago el Apóstol[23] siguen produciéndose.

Prisciliano en la cultura[editar]

  • También, la novela Peregrinos de la herejía (en inglés Pilgrimage to Heresy) es un cuento de la vida posible de Prisciliano. Autora: Tracy Saunders, publicado por Editorial Boveda (Anaya), 2009, ISBN: 84-936-6844-3.

Referencias[editar]

  1. «...ab his Priscillianus est institutus, familia nobilis, praedives opibus, acer, inquies, facundus, multa lectione eruditus, disserendi ac disputandi promptissimus...», Sulpici Severi Chronica 46, 3.
  2. Francisco Javier Fernández Conde (2004), Prisciliano y el priscilianismo. Historiografía y realidad. Clio & Crimen,1: pp. 43-85.
  3. Attius Tiro Delphidius rhetor.
  4. San Jerónimo, Carta a Ctesifonte (Epist. 133,4).
  5. Itacio Claro, San Isidoro de Sevilla, Viris illustribus.
  6. Consta esta fecha por el Cronicón de San Próspero de Aquitania.
  7. En un contexto social de revueltas campesinas (bagaudas, circumcelliones...).
  8. En las actas de este Concilio se menciona únicamente un 4 de octubre como fecha de celebración, sin indicarse el año: Conc. Caesar. I (378/380), Rodríguez, p. 292. Frente a la datación tradicional de este concilio en el año 380, M. V. Escribano, Iglesia y Estado, cit., p. 218-220 y EAD., En torno a una ley de Graciano contra la herejía (CTh. XVI, 5, 4), en Estudios en homenaje al Dr. Antonio Beltrán Martínez, Zaragoza 1986, pp. 833-849, propone —aunque, como ella misma indica, la cuestión sigue sin estar definitivamente resuelta— el año 378 a partir de la identificación del rescripto de Graciano contra los pseudoobispos y maniqueos con Cod. Theod., 16, 5, 4 (376 [378?]), Mommsen-Meyer, I, 2, p. 856 y de la mención de Prisciliano como obispo por Próspero de Aquitania en el año 379: Prosper, Epit. Chron., a. 379, MGH aa 9, Chronica minora 1, p. 460. Para más detalles, ver: J. Vilela Un obispo-pastor de época teodosiana.
  9. Recientemente autoafirmada en el primer concilio de Nicea en el año 325, y que en el breve espacio de pocos años ha pasado de ser perseguida a ser tolerada y, finalmente, a convertirse en la única religión imperial.
  10. Suplicius Severus, Chron., 2, 49, 6-7, CSEL 1, p. 102.
  11. Según una carta de Máximo al obispo de Roma Siricio (Dámaso muere en 384), Prisciliano, como los demás encausados, no es declarado culpable como resultado de argumentaciones débiles, sospechas o inciertas, sino por su propia confesión en el transcurso de los juicios: Maximus Aug., Ep. ad Siricium papam, 4, Coll. Auell., 40, CSEL 35, 1, p. 91.
  12. San Jerónimo, en su obra De viris illustribus, le describe así: «Latroniano, de la Provincia de España, varón muy erudito y comparable en la poesía con los clásicos antiguos, fue decapitado en Tréveris con Prisciliano, Felicísimo, Juliano, Eucrocia y otros del mismo partido. Tenemos obras de su ingenio, escritas en variedad de metros».
  13. a b c Schepps, Georg (Ver.) 1889. "Priscilliani quae supersunt". Corpus Scriptorum Ecclesiasticorum Latinorum XVIII. Vienna: F. Tempsky; Leipzig: G. Freytag.
  14. Paret, Friedrich (1891) Priscillianus: Ein Reformator Des Vierten Jahrhunderts: Eine Kirchengeschichtlich Studie Zugleich Ein Kommentar Zu Den Erhaltenen Schriften Priscillians. A. Stuber's Verlagsbuchhandung.
  15. a b Menéndez y Pelayo, Marcelino (1899) "Opúsculos de Prisciliano y modernas publicaciones acerca de su doctrina"; Historia de los heterodoxos españoles Red ediciones, 2009, Tomo I, p.p. 210-234. ISBN 978-84-9816-626-2
  16. Henry Chadwick, Prisciliano de Ávila: ocultismo y poderes carismáticos en la Iglesia primitiva, 1978, pp. 34-35.
  17. Sulpicio Severo, Chron., 2, 50, 3-5, CSEL 1, p. 103; cf. Id., Dial., 3, 11-12, ibid., pp. 208-210.
  18. Hijo del obispo Simposio, ver más arriba. Dictinio ocupará la sede de Astorga, pasando su padre a ocupar la pequeña sede de Aquae Urentes (Orense).
  19. A este concilio se le llama Primer concilio de Toledo por no conservarse las actas del anterior.
  20. Actas del Primer Concilio de Toledo.
  21. «Si alguno, además de la Santa Trinidad, introduce otros nombres de la Divinidad, diciendo que en la misma divinidad hay la Trinidad de la Trinidad, como afirmaron los gnósticos y Prisciliano, sea anatema.
    Si alguno no venera verdaderamente la natividad de Cristo según la carne, sino que finge honrarla ayunando en aquel día y en domingo, porque no cree que Cristo nació con verdadera naturaleza de hombre, como afirmaron Cedón, Marción, Maniqueo y Prisciliano, sea anatema.
    Si alguno dice que las almas humanas pecaron primeramente en las moradas celestiales, y que por eso fueron arrojadas a la tierra en cuerpos humanos, como afirmó Prisciliano, sea anatema.
    Si alguno cree que el diablo ha hecho en el mundo algunas criaturas y que él de propia autoridad produce los truenos, relámpagos, tempestades y sequías, como afirmó Prisciliano, sea anatema.
    Si alguno cree que los doce signos siderales, que suelen ser observados por los astrónomos, están dispuestos por cada uno de los miembros del alma o del cuerpo, y que se les aplican los nombres de los Patriarcas, como lo afirmó Prisciliano, sea anatema.
    Si algún clérigo o monje tiene en su compañía algunas otras mujeres como adoptivas, que no sean la madre, hermana, o tía, u otras unidas a él con parentesco próximo y convive con ellas, como enseñó la secta de Prisciliano, sea anatema.
    Si alguno condena los matrimonios humanos, y aborrece la procreación de los que van a nacer, como afirmaron Maniqueo y Prisciliano, sea anatema».
  22. Fernández de la Vega, Celestino: voz «Lugo», en Gran Enciclopedia Gallega, Editorial Silverio Cañada, Oviedo, 1974.
  23. El Faro de Vigo. «Un profesor navarro descubre el nombre hebreo "Jacob" en la tumba de Santiago» 25 de junio de 2011. Consultado el 6 de noviembre de 2011.
  24. Ficha técnica de La Vía Láctea.

Bibliografía comentada[editar]

  • En 1885 Georg Schepss descubre en Baviera, en la Biblioteca de la Universidad de Würzburgo un manuscrito en el que encuentra once tratados. El Director de la biblioteca, Doellinger, le sugiere la autoría de Prisciliano, que finalmente confirma, y los tratados se publican en 1889. Los títulos de esos once tratados son: Liber Apollogeticus, de carácter doctrinal y en el que defiende su ortodoxia; Liber ad Damasum, escrito al Obispo de Roma, Dámaso, y similar al anterior; Liber de fide et Apocryphis, en el que defiende la lectura de textos apócrifos; Tractatus Paschae; Tractatus Genesis; Tractatus Exodi; Tractatus primi Psalmi; Tractatus tertii Psalmi; Tractatus ad populum I (incompleto) y II y Benedictio super fideles. Sus tratados y cánones se publicaron en España en 1975. Ya en 1882, Marcelino Menéndez Pelayo había publicado algunos de ellos en la Historia de los heterodoxos españoles.
  • Sobre su vida y pensamiento destacan obras de carácter histórico, como los de Juliana Cabrera (Estudios sobre el Priscilianismo en la Galicia antigua); Henry Chadwick (Prisciliano de Avila: ocultismo y poderes carismáticos en la Iglesia primitiva) y Virginia Burrus (Priscillianus: The making of a Heretic).
  • El teólogo gallego Xosé Chao Rego escribió una biografía que se puede considerar una de las obras más completas (Prisiciliano: profeta contra o poder ISBN 84-89976-72-4).

Otras obras de interés sobre Prisciliano, o que tratan el tema:

  • Tratados y cánones, Prisciliano. Biblioteca de Visionarios, heterodoxos y marginados. Editora Nacional. ISBN 84-276-1421-9.
  • Sulpicio Severo, Obras Completas, Editorial Tecnos. ISBN 83-309-1412-9.
  • Andrés Olivares Guillem, Prisciliano a través del tiempo. Historia de los estudios sobre el priscilianismo, Fundación Pedro Barrié de la Maza. ISBN 84-95892-28-6.
  • Javier Arce, Bárbaros y Romanos en Hispania, Marcial Pons, Ediciones de Historia. ISBN 84-96467-02-3.
  • F. Sánchez-Dragó, Gárgoris y Habidis. Una historia mágica de España, Editorial Planeta. ISBN 84-08-03817-6.
  • Ramón López Caneda, Prisciliano. Su pensamiento y su problema histórico, 1966, CSIC-Inst. Sarmiento. Santiago de Compostela, viii+203 pp. 4º. Historia. 04368.
  • Francisco Javier Fernández Conde, catedrático de la Universidad de Oviedo, ha publicado con la editorial TREA el libro Prisciliano y el priscilianismo. Historiografía y realidad. ISBN 978-84-9704-345-8.
  • José María Ramos y Loscertales, Prisciliano: Gesta Rerum, 1952, Universidad de Salamanca
  • Tracy Saunders, Peregrinos de la herejía, una novel de Prisciliano y el Camino de Santiago, Editorial Bóveda, 2008, ISBN 978-84-936684-4-0. También c.f. Pilgrimage to Heresy, iUniverse (2007)
  • Paloma Sánchez-Garnika, El Alma de las Piedras, Editorial Planeta, 2010, ISBN 978-84-08-09384-8 La figura de Prisciliano y La Inventio del hallazgo de la tumba de Santiago Apóstol como trasfondo histórico de la novela.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]