Juan Crisóstomo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Juan Crisóstomo
Arzobispo de Constantinopla
398-404
John Chrysostom (Dionisius).jpg
Arquidiócesis Constantinopla
Iglesia Iglesia ortodoxa de Antioquía
Iglesia ortodoxa de Constantinopla
Predecesor Nectario
Sucesor Arsacio
Información personal
Títulos Arzobispo de Antioquía
Arzobispo de Constantinopla
Padre del la Iglesia Oriental
Doctor de la Iglesia
Santo megalo-mártir de la Iglesia ortodoxa griega
Nacimiento 347
Antioquía, Bandera de Imperio bizantino Imperio bizantino
Fallecimiento 14 de septiembre, ca. 407
Comana Pontica, Bandera de Imperio bizantino Imperio bizantino
Alma máter Escuela de Antioquía
Santidad
Festividad
Atributos Vestiduras de Obispo griego, libro
Venerado en Iglesia Católica, Iglesia Ortodoxa, Comunión Anglicana, Iglesia Luterana Sínodo de Misuri
Patronazgo Constantinopla. Pío X lo declaró patrono de los predicadores
Santuario Catedral Patriarcal de San Jorge, Estambul Bandera de Turquía Turquía

San Juan Crisóstomo o Juan de Antioquía (Antioquía, Siria; 34714 de septiembre de 407) fue un clérigo cristiano eminente, patriarca de Constantinopla, considerado por la Iglesia católica uno de los cuatro grandes Padres de la Iglesia del Oriente. La Iglesia ortodoxa griega lo valora como uno de los más grandes teólogos y uno de los tres pilares de esa Iglesia, juntamente con Basilio el Grande y Gregorio Nacianceno. Por su formación intelectual y su origen, es el único de los grandes Padres orientales que procede de la Escuela de Antioquía.[2]

Este Padre de la Iglesia fue famoso por sus discursos públicos y por su denuncia de los abusos de las autoridades imperiales y de la vida licenciosa del clero bizantino. Su enfrentamiento con la corte del emperador Arcadio y de su esposa Elia Eudoxia resultó en su destierro. Reinstalado en su sede episcopal temporalmente, fue por último depuesto y exiliado hasta su muerte.[2] Un siglo después, Juan de Constantinopla recibió el título por el que le conoce la posteridad: Juan Crisóstomo.[3] Ese término proviene del griego, chrysóstomos (χρυσόστομος), y significa ‘boca de oro’ (chrysós, 'oro', stoma, 'boca') en razón de su extraordinaria elocuencia que lo consagró como el máximo orador entre los Padres griegos.[2]

Biografía[editar]

Primeros años y su formación[editar]

Nació en Antioquía (Siria), en el año 347. En aquel entonces, dicha ciudad era la segunda más importante del Imperio Romano de Oriente. El padre de Juan, Secundo, era un alto oficial del ejército sirio y murió poco tiempo después del nacimiento de Juan por lo que su hermana mayor y él quedaron totalmente a cargo de Antusa, la madre cristiana de ambos.

Juan fue bautizado en 370, a la edad de 23 años y fue ordenado lector (una de las órdenes menores de la Iglesia). Comenzó estudios con el filósofo Andragatio y continuó con Libanio, que entonces era un famoso orador y el más ferviente partidario del feneciente paganismo romano.

Libanio quedó maravillado con la elocuencia de su discípulo y previó para el mismo una brillante carrera como estadista o legislador. Sin embargo, un encuentro con el obispo Meletio resultó decisivo en la vida de Juan, quien comenzó a estudiar teología con Diodoro de Tarso (uno de los líderes de la antigua escuela de Antioquía) mientras mantenía un ascetismo extremo.

Eremita y sacerdote[editar]

No obstante, las ansias de una vida más perfecta lo llevaron a convertirse en un eremita (alrededor de 375) condición en la que permaneció hasta que su quebrantada salud por excesivas vigilias y ayunos durante el invierno lo obligaron a volver a Antioquía donde retomó su actividad como lector. Crisóstomo fue siempre un admirador de un monasticismo activo y utilitario y se pronunció contra los peligros de una contemplación ociosa.

En 381 fue ordenado diácono por Meletio de Antioquía y en 386 fue ordenado sacerdote por el obispo Flaviano I de Antioquía. Al parecer fue éste el momento más feliz de su vida. Su principal tarea durante doce años consistió en predicar. Adquirió gran popularidad por su elocuencia. Dignos de mencionar son los comentarios que hizo a pasajes bíblicos y la exposición de enseñanzas morales muchas de ellas recopiladas en sus Homilías.

Con el transcurso del tiempo Crisóstomo llegó a ser el sucesor de Flaviano I. Durante su misión como obispo mostró gran preocupación por las necesidades espirituales y materiales de los pobres. También se pronunció en contra de los abusos de los poderosos y de la propiedad personal. Su interpretación directa de las Escrituras (en contraste con la tendencia de Alejandría donde se recurría a una interpretación alegórica) lo condujo a seleccionar para sus charlas temas eminentemente sociales que explicaban el concepto de la vida cristiana.

A la muerte de Nectario el 27 de septiembre de 397 fue instituido de cierta forma en contra de su voluntad como metropolitano de Constantinopla (por su calidad de villa imperial, el metropolitano de Constantinopla recibió posteriormente el título de Patriarca). Para poder abandonar la ciudad de Antioquía, en donde era tan querido, una escolta militar tuvo que acompañarlo para así evitar la conmoción del pueblo. Quedó instituido como metropolitano el 26 de febrero de 398 por Teófilo, patriarca de Alejandría, quien con gran desgano llevó a cabo el pedido del emperador Arcadio.

Obispo de Constantinopla[editar]

Relieve bizantino de Juan Crisóstomo (Siglo XI) en el museo de Louvre.

Constantinopla, construida por Constantino I el Grande en 330 en el lugar de Bizancio, al convertirse en la capital del Imperio Romano de Oriente pasó a ser la principal sede episcopal del Oriente y se convirtió en el centro de la teología oficial, las intrigas palaciegas y las controversias teológicas. A Crisóstomo le desagradaban los privilegios que le habían sido conferidos por su condición de metropolitano. Durante su mandato se negó a ofrecer recepciones suntuosas y criticó el alto nivel de vida que llevaba el clero. Sus esfuerzos por reformar la Iglesia de Constantinopla chocaron con la oposición de los poderosos y del clero corrupto y tuvieron poco éxito aunque incrementaron su popularidad entre las personas comunes. Su estancia en Constantinopla resultó muy difícil.

Oposición, deposición y muerte[editar]

Teófilo, el patriarca de Alejandría, quería someter a Constantinopla a su poder y se opuso al liderazgo de Crisóstomo. Como era un fuerte oponente de las enseñanzas de Orígenes, Teófilo acusó a Crisóstomo de parcialidad ante las enseñanzas de ese maestro y sacó provecho del episodio de cuatro monjes de Egipto, los llamados cuatro hermanos largos (Dióscoro, Ammón o Ammonio, Eusebio y Eutimio, conocidos por su saber y su piedad), a quienes había condenado por su apoyo a las teorías de Orígenes. Dichos monjes huyeron de la represalia de Teófilo y fueron acogidos por Crisóstomo en Constantinopla. Además Crisóstomo se ganó a otro enemigo en la persona de la emperatriz Elia Eudoxia, esposa de Arcadio, que se vio identificada con las críticas del metropolitano contra las extravagancias en el vestir de las mujeres.

Se puede decir que Crisóstomo se caracterizó por la falta de tacto y temeridad al denunciar las ofensas de las instancias superiores y su actidud condujo a que se creara una alianza en su contra entre Eudoxia, Teófilo y el clero molesto quienes convocaron un sínodo en 403 y acusaron a Crisóstomo de favorecer las enseñanzas de Orígenes. El Sínodo de la Encina (Synodus ad quercum) se pronunció por la deposición de Crisóstomo.

Sin embargo al poco tiempo fue restituido por Arcadio temeroso de la ira del pueblo y porque un incidente que ocurrió en palacio la emperatriz lo atribuyó a la ira de Dios. Sin embargo la paz fue corta. Una estatua de plata que Eudoxia se hizo erigir frente a la catedral fue denunciada por Crisóstomo y una vez más fue suspendido y enviado a una región lejana en la frontera con Armenia.

Cuando el papa Inocencio supo las circunstancias de la deposición de Crisóstomo presentó su protesta pero no fue escuchado. Crisóstomo continuó escribiendo cartas que resultaban de gran influencia dentro de Constantinopla y como su vida se prolongaba más de lo deseado por sus adversarios, se determinó desterrarlo a un extremo fronterizo cerca del Cáucaso. No obstante este nunca llegó a su nuevo destino porque murió en el viaje el 14 de septiembre de 404. Sus últimas palabras fueron: Doxa to theo panton heneken (Gloria a Dios por todo) [Palladius, xi. 38].

Las frecuentes deposiciones de las que fue objeto en vida demuestran la influencia del poder temporal sobre la Iglesia de Oriente en dicho período, a la par de la rivalidad entre Constantinopla y Alejandría por ser reconocidas como la sede principal del Oriente. Las hostilidades entre los patriarcas de ambas urbes fueron causa de grandes sufrimientos y rupturas dentro de la Iglesia.

Las homilías de Juan Crisóstomo y el antisemitismo[editar]

Para la erudición moderna, Juan Crisóstomo fue sin duda alguna un hombre poseedor de una gran cultura, extraordinaria oratoria y férreo liderazgo; era reverenciado por las multitudes de Antioquía y temido por los políticos de Constantinopla. Sus comentarios de los Evangelios son dueños de una belleza tal que todavía son leídos y estudiados por la Iglesia ortodoxa griega. Esto hace sumamente difícil explicar que un hombre de su relieve haya caído en lo que diferentes autores consideran un antisemitismo cruel.[4] [5] Sus ocho homilías escritas en el año 387 E.C., tituladas Adversus Judaeos (traducida a menudo como Contra los Judíos) constituyen el monumento máximo del antijudaísmo postniceno. En ellas no hay escarnio suficientemente cruel ni mofa excesivamente sangrienta que no merezcan los hijos de Jacob. No hay texto demasiado remoto que no pueda ser torcido por la supuesta confusión hebrea ni blasfemia excesivamente monstruosa que Israel no haya cometido. Sus homilías no poseen ningún material que pueda utilizarse para el estudio del judaísmo de su tiempo porque acontecimientos y creencias ya anacrónicas por varios siglos son citados y aceptados como contemporáneos. Tal es el caso de su interpretación del salmo 106:37 donde afirma: «Sacrificaron a sus hijos e hijas a los demonios, ultrajaron la naturaleza y derribaron de sus fundamentos las leyes familiares. Son peor que las bestias salvajes y sin razón alguna asesinan a su propia descendencia para rendir culto a los vengativos demonios, los cuales son los enemigos de nuestra vida». No obstante, en otros casos las acusaciones están tan fuera de la realidad que sólo pueden ser clasificadas de delirantes: «Las sinagogas de los judíos son las casas de la idolatría y los demonios, aun cuando no tengan imágenes en ellas»; «Los judíos no adoran a Dios sino a los demonios»; «Todas sus solemnidades son inmundas»; «Dios los odia y siempre los ha odiado. Desde que mataron a Cristo no les ha dado tiempo para el arrepentimiento».[6] [7]

Sin embargo, el primer editor benedictino de las homilías, Bernard de Montfaucon, incluyó la siguiente nota al título Adversus Judaeos: «Un discurso contra los judíos, pero pronunciado contra aquéllos que fueron judaizantes y mantenían los ayunos con ellos [los judíos]».[8] Como tal , se afirmó que el título original tergiversa el contenido de los discursos, los cuales muestran que los objetivos primarios de Juan Crisóstomo eran aquellos miembros de su propia congregación que continuaban observando las fiestas y ayunos judíos. Sir Henry Savile, en su edición de 1612 de las Homilías 27, Volumen 6, daba también el título: Discurso de Crisóstomo contra aquellos que eran judaizantes y observaban sus ayunos.

Según algunos estudiosos de la Patrística, la oposición a cualquier punto de vista particular a finales del siglo IV se expresó convencionalmente a través de la utilización de la forma retórica conocida como psogos,[9] cuyas convenciones literarias consistían en vilipendiar a los opositores de manera inflexible, por lo que calificar a Juan Crisóstomo como un «antisemita» es anacrónico, e incongruente con el contexto y registro histórico.[10] Avery Dulles retomó la argumentación de Wilken que señalaba que sería mejor llamar a esas predicaciones Homilías contra los judaizantes, ya que los principales adversarios eran los cristianos que observaban aspectos de la ley judía y celebraban las fiestas con los judíos.[11]

Rehabilitación, conmemoraciones y títulos[editar]

En el proceso de paulatina rehabilitación de Juan Crisóstomo cabe señalar, ya en el año 428, la institución por parte de la corte imperial de una festividad el 26 de septiembre en su honor. Posteriormente se celebró el solemne traslado y deposición de sus restos mortales en la iglesia de los Santos Apóstoles (donde yacía Eudoxia desde el año 404), el 27 de enero de 438.

Varios monasterios del monte Athos llevan su nombre. El Martirologio Romano y los sinaxarios orientales fijan la festividad de Juan Crisóstomo el 27 de enero, aniversario del retorno de sus restos mortales a Constantinopla. Se lo festeja el 30 de enero con Basilio Magno y Gregorio Nacianceno quienes, al igual que él, habían sido oradores de gran fama. En la reciente edición del calendario romano, la festividad de Juan Crisóstomo se trasladó al 13 de septiembre.

En 1568, Pío V lo declaró doctor de la Iglesia. Es uno de los cuatro doctores orientales. Por su parte, Pío X lo declaró patrono de los predicadores.


Predecesor:
Nectario
Patriarca de Constantinopla
398404
Sucesor:
Arsacio

Referencias[editar]

  1. Arquidiócesis ortodoxa griega de Buenos Aires (Patriarcado Ecuménico). Los tres Grandes Padres de la Iglesia Basilio Magno, Gregorio Teólogo y Juan Crisóstomo
  2. a b c Orlandis Rovira, José (2012). Historia de la Iglesia I: La Iglesia antigua y medieval (12ª edición). Madrid: Ediciones Palabra. p. 121. ISBN 978-84-9840-615-3. Consultado el 16 de septiembre de 2014. 
  3. González, Justo (2003). Historia del Cristianismo I. Miami, Florida: Editorial Unilit. p. 209. 
  4. «John Chrysostom, Discourses against Judaizing Christians». The Fathers of the Church 68. Traducido por Paul W. Harkins (Washington: Catholic University of America Press). 1979. 
  5. Martínez, Francisco (2012). La Salvación viene de Los Judíos. Palibrio. pp. 198–199. ISBN 978-1-4633-1696-9. 
  6. Grissom, Fred Allen (1979). Chrysostom and the Jews: studies in Jewish-Christian relations in fourth-century Antioch, Thesis (Ph. D.). Southern Baptist Theological Seminary. 
  7. Meeks, Wayne A.; Wilken, Robert L. (1978). Jews and Christians in Antioch in the first four centuries of the common era. Scholars Press for the Society of Biblical Literature. 
  8. John Chrysostom (1839). «Adversus Judaeos». En de Montfaucon, Bernard. Johannis Chrysostomi, Opera Omnia (en griego y latín). Vol.1. París: Gaume Brothers. 
  9. Jeffreys, Elizabeth (marzo de 2001). Rhetoric in Byzantium: Papers from the Thirty-fifth Spring Symposium of Byzantine Studies. Exeter College, University of Oxford: Society for the Promotion of Byzantine Studies (Great Britain). ISBN 978-0-7546-3453-9. 
  10. Wilken, Robert Louis (1983). John Chrysostom and the Jews: rhetoric and reality in the late fourth century. Berkeley: University of California Press. p. 124-126. ISBN 978-0-520-04757-0. 
  11. Dulles, Avery (2005). A History of Apologetics. San Francisco: Ignatius Press. p. 69. ISBN 978-0-89870-933-9. 

Enlaces externos[editar]