Iglesia ortodoxa rusa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iglesia ortodoxa rusa
Русская православная церковь
St Basils Cathedral-500px.jpg
Catedral de San Basilio
Fundador(es) Andrés el Apóstol, Vladímir I de Kiev
Autocefalía/Autonomía 1488
Reconocimiento 1589 por parte del Patriarcado ecuménico de Constantinopla
Primado actual Patriarca Cirilo
Sede Moscú, Rusia Flag of Russia.svg
Territorio principal Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Kazajistán.
Lenguas litúrgicas Eslavo eclesiástico
Calendario Juliano

La Iglesia ortodoxa rusa (en ruso: Русская Православная Церковь, Rússkaya Pravoslávnaya Tsérkov), liderada por el Patriarcado de Moscú (Московский Патриархат, Moskovski Patriarjat),[1] es una Iglesia cristiana autocéfala integrada en la comunión ortodoxa. Su cabeza es el Patriarca de Moscú y de toda Rusia, que a su vez está en comunión con los otros 14 patriarcas y primados de las otras Iglesias ortodoxas orientales.

La Iglesia ortodoxa rusa es la mayor de las Iglesias ortodoxas orientales del mundo. Incluyendo todas las iglesias autocéfalas bajo su supervisión, su número de seguidores es superior a los 150 millones en todo el mundo, cerca de la mitad de los 300 millones de fieles estimados de la Iglesia ortodoxa oriental. Entre las Iglesias cristianas, la Iglesia ortodoxa rusa es la segunda tras la Iglesia católica en cuanto al número de seguidores. En Rusia, los resultados de una encuesta de 2007 por el VTsIOM indican que alrededor del 75% de la población se considera a sí mismos cristianos ortodoxos.[2] Hasta el 65% de los rusos étnicos[3] [4] y un porcentaje similar de bielorrusos y ucranianos se identifican como "ortodoxos".[2] [3] [5] Sin embargo, según una encuesta publicada por respetada revista eclesiástica Pravmir en diciembre de 2012, sólo el 41% de la población rusa se identificaba con la Iglesia ortodoxa rusa.[6] Pravmir también publicó una encuesta en 2012 por la organización Levada que indicaba que el 74% de los rusos se consideran ortodoxos.[7] De acuerdo con cifras dadas a conocer el 2 de febrero de 2010, la Iglesia cuenta con 160 diócesis, incluyendo 30 142 parroquias atendidas por 207 obispos, 28 434 sacerdotes y 3 625 diáconos. Hay 788 monasterios, incluyendo 386 para hombres y 402 para mujeres.[8]

No se debe confundir con la Iglesia ortodoxa en América (OCA), parte autónoma de la Iglesia ortodoxa rusa que tiene su existencia en Norteamérica desde la época de los misioneros ortodoxos rusos en Alaska en el siglo XVIII y el asentamiento ruso en Fort Ross, en la costa del Pacífico en California en el siglo XIX. La Iglesia ortodoxa rusa OCA más antigua de los cuarenta y ocho estados, establecida en 1857, es la Catedral de la Santísima Trinidad en San Francisco. Después de la Revolución rusa, en 1920, la Iglesia ortodoxa rusa en América comenzó a funcionar de hecho como una iglesia autocéfala y alcanzó, de jure, status de autocéfala en 1970.

La Iglesia ortodoxa rusa tampoco debe confundirse con la Iglesia ortodoxa rusa fuera de Rusia (también conocida como la Iglesia ortodoxa rusa en el Extranjero), con sede en Nueva York. Fue instituida en 1920 por las comunidades rusas fuera de la entonces Rusia comunista, que se negó a reconocer la autoridad del Patriarcado de Moscú, dirigido por el Metropolitano Sergius Stragorodsky. Las dos Iglesias se conciliaron el 17 de mayo de 2007 y la Iglesia ortodoxa rusa fuera de Rusia es ahora una parte autónoma de la Iglesia ortodoxa rusa.

Historia[editar]

Desde la introducción del cristianismo hasta la Revolución rusa[editar]

El cristianismo penetró en Rusia, según el relato de Néstor el Cronista, desde el siglo I, siendo San Andrés el primer evangelizador del país. San Andrés recorrió la región situada al norte del mar Negro, llegando hasta el río Dniéper, lugar donde se encuentra la ciudad de Kiev, la actual capital de Ucrania.

En el siglo IV existían varias diócesis en la Rusia meridional. La expansión definitiva del cristianismo por todo el país tuvo lugar en el siglo IX, cuando los pueblos bajo el mandato de Kiev iniciaron relaciones con las autoridades de Constantinopla. Además en esta fecha comenzó el comercio entre los rusos y griegos.

Bautizo del príncipe Vladímir por Víktor Vasnetsov, 1885-1893.

Fue en el año 988 que Vladímir, al contraer matrimonio con la hermana del emperador Basilio II, se bautizó, adoptando oficialmente la religión del Imperio bizantino como religión estatal para el reino de Rus. Por ello, en 1988, la Iglesia ortodoxa rusa celebró su milenario.

La Santa Rusia, por Mijaíl Nésterov, 1901-1905.

La Iglesia ortodoxa rusa en sus inicios era dependiente del Patriarcado ecuménico de Constantinopla. Los obispos de la ciudad de Kiev, (capital rusa en aquel tiempo), recibían su consagración del Patriarca Ecuménico; todos ellos eran griegos. El primer obispo ruso nombrado para la ciudad de Kiev fue Hilario (1051). Cuando la capital fue trasladada a Moscú, en 1328, a causa de la destrucción de Kiev por los mongoles, su arzobispo usó el título de "Arzobispo de Kiev y Moscú", hasta que, en 1461, se convirtió en el jefe supremo de la iglesia rusa con el título de "Metropolita de Moscú y de toda Rusia".

Durante el siglo XIV, la Iglesia ortodoxa tuvo un papel capital en la supervivencia de la nación rusa. Destacadas figuras, como Sergio de Rádonezh o el Metropolitano Alexéi, ayudaron al país a soportar los años de la opresión mongola y a crecer tanto espiritual como económicamente.

Durante el siglo XVII tuvo lugar un acontecimiento trascendental para la historia y cultura de Rusia: un cisma en la Iglesia ortodoxa rusa. En 1652 el patriarca Nikon reformó la liturgia y ritos de la Iglesia ortodoxa rusa para adecuarlos a la Iglesia ortodoxa griega contemporánea. Esta reforma supuso también una subordinación mayor del estamento eclesiástico al Estado, lo que impulsó una fuerte y tenaz resistencia por la parte del pueblo que fue más tarde denominada Viejos creyentes, autores del cisma religioso.

Desde los tiempos de Pedro el Grande hasta Nicolás II, la Iglesia ortodoxa rusa fue administrada por el Santísimo Sínodo Gobernante bajo la estricta supervisión del Estado. A pesar de este manejo secular de la Iglesia, en el siglo XIX hubo un fuerte resurgimiento teológico, de la espiritualidad y de la vida monástica en toda Rusia.

En 1914, antes de la Gran Guerra y la Revolución de octubre, la Iglesia ortodoxa rusa reunía al 70% de los habitantes del Imperio ruso. Unos 150 obispos, 113.000 sacerdotes y diáconos y 95.000 monjes y monjas regentaban 84.500 iglesias y capillas, 1.025 monasterios y conventos y casi 41.000 escuelas parroquiales.

Época soviética[editar]

Después de la Revolución bolchevique de 1917, aproximadamente un millón de rusos tuvieron que marchar al exilio, disgregándose en varios países. Aún más tuvieron que huir de Rusia después de la derrota del ejército Blanco (pro-zarista) en su intento por destruir al nuevo régimen, junto a ellos debieron abandonar el país numerosos clérigos.

Es debido a esta situación que el Patriarca Tijon decide otorgar autonomía tanto a la clerecía exiliada como a las misiones ortodoxas rusas situada fuera de sus fronteras, esto hasta que se estabilizara políticamente el país.

La situación cambió con la muerte del Patriarca Tijon y con la coronación del Patriarca Sergio. En efecto, este primado a nombre del Patriarcado de Moscú y toda Rusia, decidió en 1927 proclamar su lealtad al gobierno soviético y llamar a la Iglesia exiliada a colaborar con el nuevo orden político. Esta declaratoria de lealtad al régimen soviético tuvo por consecuencia que el clero en el destierro decidiera desconocer la autoridad del Patriarca Sergio haciéndose extensiva en lo futuro a todos los Patriarcas de Moscú, hasta la retractación de la declaración de lealtad), provocando un cisma en la ortodoxia de ese país eslavo.

La persecución religiosa en la Unión Soviética tomó formas diferentes en períodos diferentes; virtualmente, todos los teólogos y demás líderes de la Iglesia ortodoxa rusa fueron exiliados durante la década de 1920 o ejecutados en la década de 1930. Para dar una idea cabal de la tragedia sufrida por esta Iglesia, basta mencionar que, entre 1917 y 1937, fueron detenidos 136.000 clérigos de los cuales 95.000 fueron asesinados.

En el período comprendido entre 1917 y 1939 de 80 a 85% de los clérigos de la época pre-revolucionaria desaparecieron. Los templos como la Catedral de San Basilio y las catedrales del Kremlin de Moscú fueron convertidos en museos. Algunos fueron demolidos como la Catedral de Cristo Salvador (erigida en el siglo XIX en señal de gratitud por la victoria sobre Napoleón) y la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, del siglo XVII.

Las cosas mejorarían un poco durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial: en efecto, la invasión alemana del 22 de junio de 1941 hizo que el gobierno soviético "olvidara" por un tiempo el obligado ateísmo del Partido Comunista de la Unión Soviética PCUS, cancelando la propaganda ateísta. Stalin autorizó a los obispos y sacerdotes a bendecir en ceremonias públicas las banderas de los regimientos que partían al frente; para que ellos sirvieran como capellanes en las Fuerzas Armadas y les administraran los sacramentos a los combatientes. Los templos fueron reabiertos. Muchos obispos y sacerdotes fueron liberados de los gulágs. El 4 de septiembre de 1943 hubo una reunión de Stalin con los metropolitas Serguéi Starogorodski, Alexéi Simanski y Nikolái Yarushévich en el Kremlin para restablecer el Santo Sínodo de Moscú y el patriarcado; la Iglesia colaboró con el gobierno soviético haciendo colectas de dinero para la fabricación de armas, tanques, cañones, etcétera. Muchos clérigos combatieron contra el enemigo.

Toda esta situación duró hasta la muerte de Stalin, ya que su sucesor Nikita Jrushchov comenzó nuevamente a intensificar la persecución. Sin embargo, el 29 de abril de 1988 hubo una reunión de metropolitas con Mijaíl Gorbachov, en el Kremlin, para celebrar a inicios de junio de ese año el milenario de la conversión de Rusia.

Época post-soviética[editar]

La Catedral de Cristo Salvador de Moscú, la más grande de los templos ortodoxos.

Las conversaciones para la reunificación comenzaron tan pronto se desintegró la Unión Soviética el 25 de diciembre de 1991 y terminaron el jueves 17 de mayo de 2007 con la firma del "Acta de comunión canónica" entre el Patriarca Alexei II (Patriarcado de Moscú y toda Rusia) y el Metropolitano Laurus (Iglesia rusa en el exilio). Este histórico evento contó con la presencia del presidente ruso Vladímir Putin y otras destacadas personalidades de ese país, poniendo fin a casi 90 años de cisma. La firma tuvo lugar en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú reconstruida en 1994 durante el mandato del presidente Borís Yeltsin y en la cual se dieron sus exequias, al morir el 23 de abril de 2007.

Según esta Acta, el Patriarcado de Moscú reconoce la autonomía de la Iglesia ortodoxa rusa en el exterior (ROCOR) en asuntos pastorales, administrativos, patrimoniales, pero en unidad canónica con toda la Iglesia ortodoxa rusa. Para efectos prácticos, la ROCOR elegirá a su primer Metropolitano de acuerdo a su propio reglamento, pero esa elección deberá ser ratificada por Su Santidad y el Santo Sínodo del Patriarcado de Moscú.

Otra cosa interesante es la participación de la Iglesia en los funerales de Yeltsin en 2007, siendo la primera vez que ésta participa en un funeral de Estado desde la muerte del zar Alejandro III en 1894, algo que no sucedió durante la existencia de la extinta Unión Soviética.

En 2007 la Iglesia ortodoxa rusa se organizaba en 142 diócesis con casi 28.000 parroquias (13.000 fuera de Rusia). El clero lo componen unos 30.000 sacerdotes (presbíteros y diáconos) y seminaristas. El clero regular se agrupa en torno a unos 732 monasterios (350 masculinos y 382 femeninos) que acogen a unos 10.000 monjes y monjas. La formación del clero, y de los creyentes, se lleva a cabo en 39 seminarios, 44 preseminarios, 2 institutos teológicos, 6 academias eclesiásticas y 2 universidades ortodoxas.[9]

En diciembre de 2008,[10] el número de diócesis se elevó a 157, incluyendo 203 obispos y 30.670 clérigos. Comparado con el año anterior, el número de escuelas dominicales pasó de 10.141 a 11.051 y el de parroquias de 27.942 a 29.268. Las ermitas son 65. Los monasterios alcanzan 804, incluyendo 142 monasterios masculinos y 153 femeninos en los países pertenecientes a la Comunidad de Estados Independientes y 3 masculinos y 3 femeninos en otros países. Además, existen actualmente 25 monasterios estauropégicos (con directa subordinación al Patriarca de Moscú). El número de escuelas teológicas de la Iglesia ortodoxa rusa llega a 87. La Iglesia ortodoxa rusa fuera de Rusia tiene 16 monasterios masculinos y 9 femeninos.

Lista de los Patriarcas de Moscú[editar]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]