Religión en Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Constitución de la Federación Rusa establece que el país es un Estado laico, sin embargo, la Ley del Parlamento Ruso (Duma) sobre religión de 1997, establece que las cuatro religiones tradicionales de la Federación Rusa son la Iglesia Ortodoxa Rusa, el Islam, el budismo (principalmente lamaísta) y el judaísmo, por lo que todas tienen un derecho automático a predicar y practicar pública y privadamente su religión, mientras que otras religiones deben realizar trámites de inscripción. Es también uno de los países con mayor cantidad de ateos y agnósticos del mundo, probable producto de haber sido un estado comunista.

Bautizo del príncipe Vladímir por Víktor Vasnetsov, 1885-1893.

La religiosidad en Rusia es algo muy étnico, ya que la confesión religiosa suele estar relacionada con un grupo étnico.[1] Así, la mayoría de los cristianos ortodoxos son eslavos, la mayoría de los musulmanes son túrquicos, la mayoría de los budistas son mongoles (predominantemente seguidores del budismo mongol) y los judíos que representan un grupo étnico per se.

También hay minorías de católicos, protestantes, mormones, testigos de Jehová, neopaganos esteuropeos, animistas, hare krishnas y bahais.[2]

El Cristianismo[editar]

La catedral del Cristo Salvador en Moscú, la más grande de los templos ortodoxos.

El cristianismo penetró en Rusia, según el relato de Nestorio, desde el siglo I, siendo San Andrés el primer evangelizador del país. San Andrés recorrió la región situada al norte del Mar Negro, llegando hasta el Río Dnieper, lugar donde se encuentra la ciudad de Kiev, la actual capital de Ucrania.

En el siglo IV existían varias diócesis en la Rusia meridional. La expansión definitiva del cristianismo por todo el país tuvo lugar en el siglo IX, cuando los pueblos bajo el mandato de Kiev iniciaron relaciones con las autoridades de Constantinopla.

Fue en el año 988 que Vladímir, al contraer matrimonio con la hermana del emperador Basilio II, se bautizó, adoptando oficialmente la religión del Imperio bizantino como religión estatal para el reino de Rus. Por ello, en 1988, la Iglesia Ortodoxa Rusa celebró su milenario.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, el 43.3% de los adultos se considera adherente de la Iglesia Ortodoxa Rusa, mientras el 50.6% se considera sencillamente cristiano. Alrededor del 60% de los rusos (unos 90 millones) se siente vinculado culturalmente al cristianismo ortodoxo aunque no sean observantes, sin embargo otras iglesias cristianas operan en minoría en el país, como la Iglesia Apostólica Armenia, la Iglesia Católica, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), los Testigos de Jehová y diversas iglesias protestantes. A lo largo de la historia rusa han surgido movimientos cristianos reformistas surgidos al margen de la predominante Iglesia Ortodoxa Rusa como los Jlystý, los Dujoborys y los Viejos creyentes.

Antes de la Revolución rusa, la jerarquía de la Iglesia Ortodoxa tenía un poder enorme directamente relacionado con las autoridades zaristas. Aunque en los periodos postreros de la monarquía el prelado con mayor poder político fue Grigori Rasputín, un monje de origen sencillo que llegó a manipular legendariamente a la familia imperial, los Románov.

Durante el periodo de la Unión Soviética, especialmente bajo el gobierno de Stalin, el Estado soviético persiguió furiosamente a la Iglesia (y a todas las demás religiones) provocando irreparables daños.

Es difícil definir exactamente el número de cristianos ortodoxos porque, como en casi todos los países industrializados, muchos adultos se sienten culturalmente vinculados a una religión sin ser practicantes activos (como sucede con el anglicanismo en Inglaterra ó con el budismo y el shinto en Japón).

Algunas organizaciones católicas y protestantes aseguran que el Estado ruso discrimina a las iglesias cristianas que pueden hacer competencia al cristianismo ortodoxo.[3]

El Islam[editar]

El Islam, mayoritariamente sunní, es la segunda religión de Rusia.[4] [5] Es liderado por el Concejo de los Muftíes de Rusia. El número exacto de musulmanes rusos es desconocido, pues algunas fuentes oscilan de entre 7 y 14 millones. La mayoría de los musulmanes son étnicamente túrquicos, tanto nacidos en Rusia como inmigrantes provenientes de ex repúblicas soviéticas como Kazajistán y Uzbekistán.

Los musulmanes son mayoría en diversas regiones de Rusia, principalmente en la zona del Cáucaso y Volga.

Uno de los casos más destacados de enfrentamiento bélico con los musulmanes fue el conflicto étnico[6] de Chechenia, tras los intentos fallidos de parte de los chechenos de declaran la independencia de Rusia, lo que llevó a dos violentas guerras.

El Budismo[editar]

Monasterio de Ivolga.
Las áreas en Rusia con una mayoría budista.

El budismo es la tercera religión de Rusia en número de adherentes, y es la mayoritaria en las repúblicas de Buriatia, Kalmukia y Tuvá. La mayoría de los budistas rusos son de origen mongol y, por ende, seguidores del budismo mongol, que es en realidad una forma de budismo tibetano, por lo cual los lamas rusos están teóricamente bajo la autoridad del Jebtsundamba Kutuktu, máximo líder del lamaísmo mongol designado por el Dalái Lama, aunque es la Sangha Tradicional Budista Rusa la principal organización del budismo ruso. La tradición lamaísta mayoritaria es la Gelug.

Su Santidad el Dalái Lama visitó Rusia en el 2004 (la visa le fue denegada previamente por presiones de China). El término para designar los monasterios budistas rusos es Datsan.

El ajedrecista de nivel mundial y político ruso Kirsán Iliumzhínov es budista.

El Judaísmo[editar]

Se calcula que hay unos 228.000 judíos étnicos en Rusia (menos del 1% de la población) y su número ha disminuido notablemente por una fuerte emigración de judíos de la ex Unión Soviética hacia Israel.

Los judíos en el Imperio ruso representaron una de las minorías más importantes y también perseguidas. Las autoridades zaristas los observaban con sospecha, y el término pogromo (referencia al masivo linchamiento y agresión de judíos ó alguna minoría étnica) es de origen ruso precisamente por los frecuentes ataques violentos contra esta población. Fue en Rusia donde se publicaron por primera vez los Protocolos de los Sabios de Sion.

Muchos de los líderes de la Revolución rusa eran judíos étnicos como Lenin, Trotsky y Stalin (por parte de madre), pero la propia Unión Soviética realizó feroces persecuciones antisemitas, y poco después de la fundación de Israel, la URSS se alineó con los palestinos y los árabes viendo a Israel como un aliado de los Estados Unidos. De allí que la URSS apoyara, por ejemplo, al Egipto socialista de Nasser contra Israel en la Guerra del Sinaí.

Las autoridades soviéticas bajo gobierno de Stalin crearon en 1928 el Óblast Autónomo Hebreo como una República Soviética para judíos. Se planeó originalmente para Ucrania y Crimea pero la población local se opuso, por lo que se escogió Birobidján en la inhóspita frontera con China que tenía un clima extremo. El idioma oficial de la república hebrea era el yidish, se intentó reemplazar el alfabeto cirílico por el hebreo, y se intentó sustituir el nacionalismo judío manifiesto en el sionismo y la religión judía (ambos contrarios a los ideales socialistas soviéticos) por un socialismo judío. Sin embargo, el proyecto fracasó y los judíos nunca llegaron a ser realmente mayoría en el territorio.

Tras la caída del comunismo en Rusia, y por ende, la liberalización de la inmigración, los judíos rusos emigraron masivamente a Israel y actualmente son una de las comunidades más grandes de este país, donde tienen barrios de habla rusa, periódicos en ruso y su propio partido político Israel Beytenu.

El Neopaganismo[editar]

Altar pagano eslavo.

Como en casi todos los países europeos existen movimientos de reconstruccionismo pagano ó neopaganismo.[7] El neopaganismo esteuropeo es el que se enfoca principalmente en la reconstrucción de las religiones paganas de los pueblos eslavos, y tienen una fuerte presencia en Rusia y en Ucrania (en esta última han recibido algo de apoyo estatal). Los neopaganos eslavos por lo general se basan en la mitología eslava y sus diferentes ritos, así como en textos mitológicos como el Libro de Veles.

Los primeros neopaganos rusos fueron intelectuales disidentes del período soviético. Entre ello aparecen los autores del periódico nacional patriótico Veche (de Veche), Anatole Ivanov (con el seudónimo de Maliuta Skurátov gran pintor del neopaganismo), Constantino Vassiliev y Alexis Dobrovolskiy, conocido con el nombre de Dobroslav quien será una figura de suma importancia para el movimiento neopagano ruso, de tendencias nacionalistas. En los años '80 se les aproximan los académicos Valery Emelianov y Víctor Bezvekhiy.

En la actualidad, los neopaganos están divididos en dos organizaciones principales, la Unión de las Comunidades de la Fe Patriarcal Eslava y el Círculo de la Tradición Pagana. La Unión de la Fe Patriarcal Eslava se conformó en su origen con cinco comunidades que se habían reunido para un congreso en 1997 a orillas del río Kaloujka, es de tintes nacionalistas y racistas, sus miembros deben ser étnicamente eslavos y el liderazgo es muy centralizado.

El Círculo de la Tradición Pagana nace en el año 2002. Tiene una estructura no centralizada donde cada grupo miembro tiene independencia de elección de liderazgo, rituales, panteón, etc. El ecologismo está muy fuertemente arraigado, y es muy crítica de la Iglesia Ortodoxa Rusa a la que considera que busca teocratizar Rusia. Cuenta con varios miles de miembros, principalmente jóvenes. [8]

Otras religiones[editar]

Si bien el Estado ruso reconoce únicamente como «confesiones tradicionales» a las tres religiones monoteístas; el judaísmo, el cristianismo (ortodoxo ruso) y el islamismo, así como al budismo (básicamente al lamaísmo), existen otras agrupaciones religiosas no tradicionales y nuevos movimientos religiosos que operan en Rusia incluyendo a hare krishnas (seguidores de la escuela ISKCON del hinduismo), seguidores del bahaísmo y el animismo ó chamanismo, practicado principalmente entre los pueblos de Siberia y Chukotka.[9]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]