Dios Padre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Representación de Dios Padre, titular de la Hermandad de La Trinidad (Sevilla), obra atribuida a Juan de Mesa

Dios Padre es, para la Iglesia católica y para gran parte de las otras denominaciones cristianas, la primera de las tres personas de la Santísima Trinidad.

El catolicismo define así a Dios Padre: Dios (La Trinidad) es todo. Nada está fuera de Él y todo está dentro de Él. En el principio era el Verbo y frente a Dios era el Verbo y el Verbo era Dios. Ya que Él estaba frente a Dios al principio. Por Él se hizo todo y nada llegó a ser sin Él. Lo que llegó a ser tiene vida en Él.[1]

Dios Padre es el creador del mundo según la Biblia, y revela su paternidad cuando envía a Moisés a pedir la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto: Así habla el Señor: Israel es mi hijo primogénito. Yo te mando que dejes a mi hijo ir.[2]

En la Biblia se le nombra de diversas maneras, destacándose la ternura con que Jesús le llama abba (‘papá’). Este amor y ternura son recíprocos, tal como puede leerse en el libro de los Salmos: Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles.[3]

Representación de la imagen de Dios Padre[editar]

Moisés hace manar agua de la roca. Nótese en esta pintura la imagen de humano gigantesco que Tintoretto le asigna al Dios Padre

Muchas veces se han generado controversias respecto a la aproximada representación material y física del Dios Padre, debido a la vigencia del primer mandamiento entregado por Él a Moisés[4]

4 No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
5 No los adorarás ni los servirás; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
6 y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Éxodo 20:4-6
Ángel de la Guarda.jpg

Tal Mandamiento, supuso durante mucho tiempo la prohibición de generar una representación aproximada de una supuesta figura humana para Dios, razón por la cual ni el judaísmo ni el islamismo admiten dicho tipo de representaciones que son consideradas idolatría pues Dios no tiene cuerpo, ni representación, ni consistencia perceptible.[5] [6] [7] [8]

Con el catolicismo reaparece la representación de la figura humana a imagen y semejanza de Dios Padre y de su Hijo único Jesucristo. El cristianismo en primer lugar, y el arte del mundo moderno después, fueron los lugares donde se mezcló la imagen sensible de una forma y la presencia de Dios.[8]

Por eso los artistas católicos representan la imagen de Dios Padre como la de un hombre de barbas y cabellos blancos, vestido a menudo con una enorme túnica blanca, como así también se dimensiona el tamaño de su figura, suponiendo que se trata de una figura antropomórfica gigantesca, dueño y señor del cielo, de la tierra y de todo lo visible e invisible. También se le asigna un símbolo, el cual es un ojo bordeado por un triángulo de brillo dorado resplandeciente. En la cultura popular, este triángulo le es asignado a Dios en comparación con las aureolas circulares utilizadas por las almas y los ángeles del cielo. "Juan 1:1-3 en el principio era el verbo era con Dios, y el verbo era Dios todas las cosas fueron hechas y sin el nada de lo que sido hecho fue hecho"

Con la Reforma, el protestantismo también prohíbe la imagen de Dios Padre que se adora a través de las representaciones artísticas.[9]

Juan Calvino prohibía la mera representación de una imagen que representara a Dios.[10] Para Lutero, en cambio, el verdadero cristiano puede elegir libremente si venera o no venera imágenes.[9]

Revelaciones privadas[editar]

En 1932, la Madre Eugenia Ravasio, Superiora General de la Congregación de las Hermanas Misioneras de Nuestra Señora de los Apóstoles, afirmó haber recibido revelaciones de Dios Padre. Su legado más importante fue el mensaje que recibió de Dios Padre , la única revelación privada hecha personalmente por Dios Padre y reconocida como auténtica por el Vicario General de la Ciudad del Vaticano después de diez años de riguroso análisis e investigación.[11] [12]

Referencias[editar]

  1. Juan 1:1-3
  2. Éxodo 4:22-23
  3. Salmos 103:13
  4. Éxodo 20:4-6
  5. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, Shemot,Éxodo 20:4,5
  6. La representación de Mahoma, lo prohibido y lo permitido
  7. Ser judío
  8. a b La representación prohibida
  9. a b Iconoclasmo e imaginario de Santidad. Las políticas de la imagen en tiempos de la Contrarreforma, Ángel Álvarez Solís
  10. Imagen y verdad en la doctrina de Calvino, Hans Belting, Imagen y culto: Una historia de la imagen anterior a la era del arte, página 716
  11. Armada Blanca de la Virgen - Las revelaciones de Dios Padre a la Madre Eugenia Elizabeta Ravasio
  12. El Padre habla a Sus hijos

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]