Agencia Central de Inteligencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Central Intelligence Agency»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Agencia Central de Inteligencia
Central Intelligence Agency
US-CentralIntelligenceAgency-Seal.svg
Información
Acrónimo CIA
Tipo Agencia de inteligencia
Fundación 18 de septiembre de 1947
Ámbito Mundial
Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Sede Langley, Virginia, Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos 38°57′6″N 77°8′48″O / 38.95167, -77.14667Coordenadas: 38°57′6″N 77°8′48″O / 38.95167, -77.14667
Empleados Clasificado.[1] [2] 21 575 en 2013[3]
Presupuesto anual Clasificado.[4] [5] 14 700 millones de dólares en 2013.[6] [3] [nota 1]
Ministros Fran P. Moore
(Director Nacional de Inteligencia)
Dirección John O. Brennan[7]
Dependiente de Agencia independiente de Estados Unidos
Relacionados Parte de la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos
Cronología
Office of Strategic Services ◄ Actual ►
Sitio web
CIA.gov
Notas
Lema: The Work of a Nation. The Center of Intelligence
El Trabajo de una Nación. El Centro de Inteligencia.

La Agencia Central de Inteligencia, cuyo nombre original en inglés es Central Intelligence Agency, más conocida por sus siglas CIA, es una de las mayores agencias de inteligencia del gobierno de Estados Unidos. La CIA tiene sus cuarteles generales en Langley, Virginia, a pocos kilómetros de la capital estadounidense, Washington DC.[8] Sus empleados por lo general operan en las embajadas de Estados Unidos de todo el mundo.[9] [10] Es la única agencia de inteligencia estadounidense que goza de independencia, pues sólo debe rendir cuentas al Director Nacional de Inteligencia.[11] Por el poder del que goza la agencia, ha llegado a ser considerada como un Estado dentro del Estado.[12]

La CIA tiene tres actividades principales y por las que tradicionalmente se ha distinguido, estas son recopilar información sobre gobiernos extranjeros, corporaciones e individuos, analizar esa información junto a los otros datos recogidos por sus agencias hermanas y proporcionar una evaluación sobre inteligencia para la seguridad nacional, para que así Estados Unidos enfoque correctamente sus políticas. La CIA también se encarga de realizar o supervisar actividades encubiertas y otras operaciones tácticas. Los ejecutores de estas actividades pueden ser miembros de la agencia, militares del ejército de EE.UU. u otros socios gubernamentales o privados.[13] [14] [15] [16] [17] La agencia tiene una considerable influencia en política exterior gracias a sus divisiones tácticas, como la División de Actividades Especiales.[18]

Los presupuestos y el número de empleados de la CIA son información clasificada. En 2013, último año del que se tiene registro, gracias a las revelaciones sobre vigilancia mundial de Edward Snowden, ex trabajador de la CIA y la NSA, se pudo conocer el presupuesto de las grandes agencias estadounidenses, incluyendo a la CIA, que para 2013 tenía a su disposición 14 700 millones de dólares y la integraban unos 21 575 empleados.[3] Esto la sitúa como la agencia de inteligencia con mayor presupuesto, superando a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en casi un 50%.[3] [19] La agencia posee la entidad de capital riesgo In-Q-Tel, que ayuda a financiar y desarrollar tecnologías de interés para la agencia, como aviones de reconocimiento y satélites espía.[20] La CIA desarrolla operaciones encubiertas paramilitares[3] y posee divisiones específicas para la lucha contra el terrorismo u operaciones cibernéticas, como la Information Operations Center (IOC).[21]

Documentos desclasificados por la propia CIA o revelaciones hechas por el Senado de Estados Unidos a través del Comité Church[22] demuestran que, a lo largo de su historia, la CIA ha planeado, intervenido, dirigido o ejecutado numerosos asesinatos e intentos de asesinato de importantes personalidades políticas,[23] golpes de Estado,[24] derrocamientos de gobiernos contrarios a las posiciones de Estados Unidos,[24] entrenamiento y financiación de organizaciones terroristas o paramilitares, torturas[25] vigilancia masiva de individuos[26] o secuestros selectivos.[25] Por otro lado, periodistas y medios de todo el mundo han acusado a la agencia de haber violado las Convenciones de Ginebracrímenes de guerra.[27] También se le imputa la violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, haber realizado experimentos en humanos en contra de su voluntad,[28] haber cooperado en el tráfico de drogas con organizaciones criminales,[29] haber aplicado técnicas de interrogatorio mejoradas, haber cometido asesinatos selectivos (incluyendo el uso de drones)[30] y rendiciones extraordinarias.[31]

Origen y propósito[editar]

La CIA tiene sus orígenes en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), un servicio de inteligencia creado durante la Segunda Guerra Mundial para coordinar las actividades de espionaje y otras operaciones secretas contra las Potencias del Eje dentro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. La Acta de Seguridad Nacional de 1947 estableció oficialmente la Agencia Central de Inteligencia, delimitando sus funciones y alcance —no police or law enforcement functions, either at home or abroad—.[32] [33] De esta forma, la CIA se convirtió en la primera agencia de inteligencia establecida en tiempos de paz.[33]

El Presidente Harry Truman firmando unas enmiendas a la National Security Act, 1949

De acuerdo con sus presupuestos fiscales del año 2013, filtrados, la CIA tiene en los últimos tiempos cinco prioridades:

La CIA ha sido y es objeto de muchas críticas en relación a sus fallos en seguridad y contrainteligencia, sus errores en los análisis de datos, problemas de derechos humanos, investigaciones externas y desclasificación de documentos comprometedores, intentar influir en la opinión pública mediante la propaganda y los medios de comunicación, el tráfico de drogas y mentir al Congreso. En cambio, otras voces, como el desertor del Bloque Oriental, Ion Mihai Pacepa, han defendido las actuaciones de la CIA, describiéndola como «la mejor organización de inteligencia del mundo» y argumentando que «las actividades de la CIA están sometidas y controladas por un escrutinio incomparable con las otras agencias de inteligencia del mundo.»[35]

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

La Office of Strategic Services (OSS) y la Oficina de Inteligencia Naval (ONI), una madre y la otra hermana de la CIA, establecen relaciones con los dirigentes de la Mafia italiana e inicia una labor de reclutamiento en los bajos fondos de Nueva York y Chicago para que sus miembros, entre los que se cuentan Lucky Luciano, Meyer Lansky, Joe Adonis, Sam Giancana, Santo Trafficante y Frank Costello, ayuden a estas agencias a contactar con los capos de la Mafia siciliana que se encontraban exiliados por orden de Benito Mussolini.

Encarcelado en Nueva York, Lucky Luciano es indultado por los servicios prestados durante la guerra y es deportado a Italia, donde comienza a construir un imperio basado en la heroína; en un principio mediante la diversión de suministros procedentes del mercado legal y, más tarde, creando una serie de conexiones con traficantes libaneses y turcos para que le proporcionen morfina base para sus laboratorios sicilianos.

Al tiempo, la OSS y la ONI colaboraron estrechamente con el hampa china, que dominaba la producción de opio, morfina y heroína, ayudando a la creación del tercer punto en el comercio de la heroína en la posguerra: el Triángulo Dorado, una región formada por las zonas fronterizas de Tailandia, Birmania, Laos y la provincia china de Yunan. La heroína que la OSS traficaba crecía allá y era refinada en Shanghái.

Origen[editar]

La CIA fue creada el 18 de septiembre de 1947[36] por el presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, en reemplazo de la Office of Strategic Services (OSS, Oficina de Servicios Estratégicos) de la Segunda Guerra Mundial. Esta nueva agencia adoptaría muchos procedimientos y agentes de su antecesora, creada durante la guerra para ejecutar misiones de espionaje y apoyo a la resistencia tras las líneas alemanas. En 1949, la CIA recibió poderes para investigar expedientes administrativos y fiscales, sin necesidad de autorización judicial

La filosofía de la organización consiste en dotar al Presidente de un segundo punto de vista, elaborado por civiles, frente al aportado por los militares de la Agencia de Seguridad Nacional.

Por la gran cantidad de ex alumnos de Yale entre sus empleados, recibió el nombre en código de «Campus». Incluso el sistema de almacenamiento de datos fue el mismo que el de la Biblioteca de Yale.

El SR-71 Blackbird fue desarrollado a partir del A-12, utilizado por la CIA.

Época de mayor auge[editar]

Durante la mayor parte de su existencia, la agencia estuvo abocada a la Guerra Fría, en la cual sus mayores contrincantes fueron la KGB soviética y la Stasi de Alemania Oriental. Llegó a contar con un gran entramado de agentes, era reconocida como la mejor pagadora y disponía de grandes incineradoras capaces de quemar toneladas de papel al día con información innecesaria. Sin embargo, no todas sus acciones fueron de espionaje. La agencia estuvo detrás de múltiples tareas de entrenamiento de insurgentes y desestabilización de gobiernos contrarios a las políticas de la Casa Blanca.

Entre los fiascos se cuentan la invasión de Bahía de Cochinos. Los éxitos mayores no los sabemos, porque la operación más exitosa es aquella que cumple sus objetivos sin que la agencia haya sido identificada como la autora. Sin embargo, sí se reconoce por haber aportado información estratégica de gran utilidad durante la Guerra Fría como las advertencias de que la Guerra de Vietnam no podía ser ganada únicamente con la potencia de fuego o, también, la cuantificación del potencial nuclear real soviético.

Fachada del cuartel general de la CIA en 1991.

Problemas de adaptación[editar]

Con la caída del muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética, la agencia perdió gran parte de su razón de ser, por lo que su número de agentes se vio reducido drásticamente. Durante los años 1990, cometió errores graves, como la utilización de mapas anticuados de Belgrado que llevó al bombardeo de la Embajada de China al considerarla un centro gubernamental.

Pese a seguir afirmando que el reclutamiento de agentes no es un tema prioritario, la CIA inició durante los años 1990 una oficina de colaboración con la industria cinematográfica, según cuenta David L. Robb en su libro Operación Hollywood, con el objetivo de cambiar la imagen negativa de la Agencia y de la actuación de sus agentes y, al mismo tiempo, conseguir más candidatos; a cambio, la organización ofrecía sus instalaciones para filmar, personal como extras del reparto, banderas y sellos oficiales. Así, películas como Juego de patriotas con Harrison Ford muestran localizaciones reales de la Agencia.

Open Source Intelligence[editar]

Captura de pantalla de 2010 de la página web de la CIA, donde puede consultarse distinto material y publicaciones, como The World Factbook

La CIA ofrece una amplia variedad de mapas no clasificados y otros documentos de referencia tanto a la Comunidad de Inteligencia como al público en general.[37]

Durante la Administración Reagan, Michaek Sekora (perteneciente al DIA) trabajó junto a todas las agencias de inteligencia estadounidenses, incluyendo a la CIA, para desarrollar un sistema de estrategia competitiva basado en el Proyecto Sócrates. Sócrates fue un programa destinado a evaluar la competitividad económica y tecnológica de los Estados Unidos. El Proyecto Sócrates apoyó programas como la Iniciativa de Defensa Estratégica y otros proyectos del sector privado.[38] [39]

Hasta la reorganización de la Comunidad de Inteligencia estadounidense en 2004, uno de los "servicios de interés general" que tenía la CIA era la Open Source Intelligence, dependiente del Foreign Broadcast Information Service (FBIS) y dedicada a fomentar la transparencia de la agencia de cara al público.[40] FBIS, quien había absorbido al Joint Publication Research Service, una organización militar dedicada a la traducción de documentos, se fusionó con la National Open Source Enterprise, dependiente del Director Nacional de Inteligencia.

Como parte de sus esfuerzos por reunir toda la información de inteligencia posible, la CIA invierte cada vez más esfuerzos en la búsqueda de información a través de la red y medios de comunicación sociales. El director del DNI Open Source Center (OSC), Doug Naquin, declaró en la sede de la CIA:

We're looking at YouTube, which carries some unique and honest-to-goodness intelligence Estamos viendo YouTube, que proporciona inteligencia única y de la buena[41]

En junio de 2014, la CIA abrió una cuenta oficial en la red social Twitter;[42] su primer mensaje en esta red puede representar, en clave de humor e ironía, aunque algunos medios también lo calificaron de cinismo, la relación de la agencia con el gran público: no podemos confirmar ni negar que este sea nuestro primer tuit (We can neither confirm nor deny that this is our first tweet).[43] [44]

The World Factbook[editar]

Una de las publicaciones más conocidas y extendidas de la Agencia Central de Inteligencia es The World Factbook, también conocido como CIA World Factbook. Se trata de una publicación que contiene información básica tipo almanaque acerca de la mayoría de países del mundo.[45] Aunque en un principio sus contenidos eran clasificados y sólo estaban disponibles para determinados funcionarios del gobierno de Estados Unidos, actualmente se encuentra en el dominio público y en constante actualización.[45] A pesar de que ha sido objeto de críticas por falta de información o errores puntuales, The World Factbook es un referente habitual en trabajos de investigación, artículos académicos y otros artículos de prensa.[45]

Relación con otras agencias de inteligencia[editar]

La CIA es la agencia de inteligencia estadounidense que dedica mayores esfuerzos a inteligencia humana (HUMINT) y análisis. Las 16 agencias de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos son dirigidas y coordinadas por el Director Nacional de Inteligencia. La agencia también obtiene información de otras agencias del gobierno, fuentes comerciales de información y servicios de inteligencia extranjeros.

Agencias de Estados Unidos[editar]

Los empleados de la CIA también forman parte de la Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO), una agencia federal creada originalmente entre la CIA y la Fuerza Aérea para operar los satélites espía de Estados Unidos. Actualmente la NRO es una de las «cinco grandes» agencias de EE.UU.[46] y cuenta con un presupuesto de más de 10 000 millones de dólares,[3] aunque su escaso personal hace que la mayoría de las tareas de la agencia las realicen empleados de sus agencias hermanas[47] y sus «decenas de miles» de contratistas privados.[48]

El Servicio de Recolecciones Especiales de los Estados Unidos (SCS) es una oficina operada conjuntamente por la CIA y la NSA, encargada de realizar labores de vigilancia electrónica clandestina en embajadas y territorios hostiles en todo el mundo. Gracias a las filtraciones de Edward Snowden de 2013 se descubrió que el SCS es una de las organizaciones implicadas en la red de vigilancia mundial, colaborando en el programa de vigilancia de alto secreto Stateroom (y antiguamente en ECHELON) junto a los miembros de la comunidad UKUSA.[49]

Servicios de inteligencia extranjeros[editar]

El papel y las funciones que desempeña la CIA son más o menos equivalentes a las que realiza, por ejemplo, el MI6 en Reino Unido, el ASIS en Australia, el Mossad en Israel o el ISI pakistaní. Si bien la CIA y estas agencias se dedican a recoger y analizar información, algunos departamentos del gobierno estadounidense como el Bureau of Intelligence and Research, dependiente del Departamento de Estado, se dedican exclusivamente al análisis de datos.[50]

El ex director de la CIA, Robert Gates, reunido con el ministro ruso de Defensa y ex oficial de la KGB, Sergei Ivanov, en 2007

La inteligencia estadounidense tiene vínculos muy estrechos con las agencias de inteligencia de países de habla inglesa, destacando Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido. Estos países poseen varias redes de comunicación, como Five Eyes o Cinco Ojos, para el intercambio de información de inteligencia.[51] Como indicativo de esta estrecha colaboración, la red principal de comunicaciones militares de Estados Unidos incorporó recientemente un nuevo sello para la distribución de sus comunicaciones. Anteriormente, los mensajes marcados como NOFORN (es decir No Foreign Nationals o No para extranjeros) requería un sello especial que precisara que países podían recibir la información. En cambio, ahora existe la advertencia USA/AUS/CAN/GBR/NZL Five Eyes, que, utilizado principalmente en mensajes de inteligencia, indica de una manera sencilla y rápida que la información puede ser compartida entre Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido y Nueva Zelanda.

La agencia de inteligencia alemana, el Bundesnachrichtendienst, posee una división llamada «Verbindungsstelle 61» que se encarga de mantener contacto permanente con la oficina de la CIA en Irlanda[52] (ambas colaboran en una unidad de inteligencia militar conocida como G2),[53] pues estas agencias tienen un estrecho contacto, aunque Alemania no está dentro de UKUSA y Cinco Ojos.

Subcontratación y privatizaciones[editar]

Desde hace unos años, muchas funciones y actividades de las agencias de la Comunidad de Inteligencia, incluyendo a la CIA, están siendo progresivamente externalizadas y confiadas a empresas privadas. Mike McConnell, ex Director Nacional de Inteligencia estuvo a punto de dar a conocer un informe de investigación sobre la externalización de la inteligencia estadounidense a petición del Congreso.[54] Sin embargo, finalmente el informe fue clasificado y no se pudo conocer su contenido.[55] [56] El periodista R.J. Hillhouse denunció en 2007 la presunta externalización a gran escala del espionaje estadounidense, afirmando que empresas privadas como Abraxas, Booz Allen Hamilton, Lockheed Martin o Raytheon desempeñan funciones clave dentro de la CIA y otras agencias, además de absorber la mayoría del presupuesto dado por el gobierno a la Comunidad de Inteligencia. Hillhouse también especulaba que los contenidos del informe eran los siguientes:

De acuerdo con el periodista de investigación Tim Shorrock:

..what we have today with the intelligence business is something far more systemic: senior officials leaving their national security and counterterrorism jobs for positions where they are basically doing the same jobs they once held at the CIA, the NSA and other agencies — but for double or triple the salary, and for profit. It's a privatization of the highest order, in which our collective memory and experience in intelligence — our crown jewels of spying, so to speak — are owned by corporate America. Yet, there is essentially no government oversight of this private sector at the heart of our intelligence empire. And the lines between public and private have become so blurred as to be nonexistent. ..lo que hoy en día tenemos con el negocio de la inteligencia es algo mucho más sistémico: los altos funcionarios están dejando sus puestos de trabajo en seguridad nacional y contraterrorismo para acceder a trabajos que son, básicamente, los mismos que desempeñaban en la CIA, la NSA u otras agencias, pero con una diferencia: su sueldo es el doble o el triple y trabajan para organizaciones con fines de lucro. Esta privatización del más alto nivel, provoca que nuestra memoria colectiva y la experiencia de inteligencia —nuestras joyas de la corona del espionaje,[nota 2] por así decirlo— son ahora propiedad de las corporaciones privadas estadounidenses. Además, no existe ninguna supervisión gubernamental de este sector privado, que ahora es el corazón de nuestro imperio de inteligencia. La línea entre lo público y lo privado se ha vuelto tan borrosa, que aparentemente es inexistente.[58] [59]

El Congreso de Estados Unidos solicitó el 30 de marzo de 2008 un informe sobre la contratación de agentes externos.[57]

The Director of National Intelligence has been granted the authority to increase the number of positions (FTEs) on elements in the Intelligence Community by up to 10% should there be a determination that activities performed by a contractor should be done by a US government employee. Se le ha concedido al Director Nacional de Inteligencia la facultad de aumentar en hasta un 10% el personal privado de la Comunidad de Inteligencia que pueda realizar actividades realizadas por empleados del gobierno de Estados Unidos.[57]
Un avión de la empresa militar privada Academi lanzando suministros en Afganistán; anteriormente llamada y más conocida como Blackwater, Academi es un importante contratista militar y de inteligencia de Estados Unidos

Según Hillhouse, uno de los problemas de la subcontratación reside en las limitaciones que el Congreso impone en el número de empleados de la Comunidad de Inteligencia. Según Hillhouse, esto ha dado lugar a que un 70% de la fuerza laboral del Servicio Nacional Clandestino de la CIA sean contratistas privados. Tras años en que se creyó y dependió de los contratistas, el Congreso ahora está creando un marco para la conversión de estos contratistas en empleados del gobierno federal, más o menos.[57]

Como la mayoría de las agencias gubernamentales, los equipos humanos encargados de la fabricación de material son subcontratados al sector privado. La Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO), responsable del desarrollo y operatividad de sensores aéreos o espaciales, colaboró durante mucho tiempo en esta tarea con la CIA y el Departamento de Defensa. En uno de los proyectos, la NRO, que en ese entonces se encontraba bajo la autoridad del DCI, contrató a Boeing, una empresa sin experiencia en este campo. El proyecto (llamado Future Imagery Architecture) a desarrollar era un satélite de nueva generación ; cuando el proyecto finalizó, los sobrecostos del contrato concedido a Boeing sobrepasaban los 4000 millones de dólares.[60] [61]

En algunas ocasiones, por culpa de las agencias o de grupos de trabajo se producen sobrecostes o duplicaciones.[62]

Formación[editar]

Logo del Sherman Kent School, uno de los centros de formación asociados con la CIA

La CIA posee centros donde sus empleados y candidatos realizan distintos cursos de formación; la agencia también cuenta con otras organizaciones asociadas. La CIA estableció su primer centro de formación, la Office of Training and Education, en 1950. Tras el final de la Guerra Fría, el presupuesto para formación se redujo, lo que tuvo un efecto negativo en la retención de sus empleados.[63] [64] El director de la CIA, George Tenet, estableció la CIA University en 2002.[63] [65] La CIA University imparte entre 200 y 300 cursos al año para la formación de nuevos empleados, agentes con experiencia y personal de apoyo de la agencia.[63] [64] Los cursos de formación se realizan en colaboración con la National Intelligence University, que incluye a la Sherman Kent School for Intelligence Analysis.[65] [66]

Para etapas posteriores del entrenamiento de los agentes, existe por lo menos un área de entrenamiento de carácter secreto en Camp Peary, cerca de Williamsburg, Virginia. Los aspirantes son evaluados y seleccionados. En Harvey Point, Carolina del Norte, se realizan cursos de entrenamiento adicional para preparar a los agentes para determinadas misiones.[67]

El centro de entrenamiento de la Oficina de Comunicaciones es el Warrenton Training Center, ubicado cerca de Warrenton, Virginia. El centro se fundó en 1951 y ha sido utilizado por la CIA, al menos, desde 1955.[68] [69]

Empleados[editar]

El número de empleados de la agencia es información clasificada.[1] Los documentos secretos filtrados en 2013 situaban la cifra de empleados en 21 575 personas.[3] En la década de 2000, antes de conocerse la cifra exacta, el número se estimaba en 20 000, cifra que, como se comprobaría, no iba muy desencaminada.[70] Robert Baer, analista de la CNN y ex agente de la CIA, declaró que normalmente un empleado de la agencia se somete a un examen con polígrafo (detector de mentiras) cada tres o cuatro años.[71]

Presupuestos y desglose[editar]

Imagen de uno de los documentos secretos filtrados, donde el gobierno estadounidense hacía el desglose básico de los presupuestos de la CIA de 2013 para presentarlos al Congreso. También se puede ver la evolución de su presupuesto entre 2004 y 2013 y sus reservas financieras. Para ver el PDF clasificado completo pinche aquí

Los detalles de los presupuestos globales de inteligencia en Estados Unidos son información clasificada, salvo contadas excepciones.[4] En virtud de la Ley de la Agencia Central de Inteligencia de 1949 (Central Intelligence Agency Act), el Director Central de Inteligencia es el único empleado del gobierno federal que puede hacer un un-vouchered sin el dinero del gobierno.[72] El gobierno de Estados Unidos hace públicos los gastos totales de la inteligencia no militar desde 2007.

Gracias a las revelaciones sobre la vigilancia mundial de 2013, se pudo saber por primera vez en décadas no sólo el presupuesto de la CIA para el año fiscal 2013, sino a que se destinan estos fondos. De acuerdo con los documentos de alto secreto filtrados por Edward Snowden, el presupuesto total de la inteligencia estadounidense fue de 52 600 millones de dólares.[73] De ellos, 14 700 millones fueron a la CIA, siendo la agencia de inteligencia mejor retribuida, con casi un 50% más de presupuesto que la segunda agencia por presupuesto, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).[73] Los documentos de Snowden publicados por The Washington Post hacían el siguiente desglose en cuatro grandes categorías: 11 500 millones de dólares para operaciones de recolección de datos, 1800 millones para gastos de gestión e instalaciones, 1100 millones en análisis de datos y 387 millones en procesamiento y explotación de datos.[73] A su vez se hacía un desglose más detallado que agrupaba 15 categorías de gasto para la CIA en 2013, de ellas las más destacadas eran: 2300 millones de dólares para HUMINT, 1700 millones para SIGINT, 2500 millones en gastos de seguridad y logística en sus misiones u 850 millones para operaciones informáticas y contrainteligencia. Los programas de "acciones encubiertas", que incluyen operaciones con aviones no tripulados o actividades contra el programa nuclear iraní, están dotados con un presupuesto de 2600 millones.[73] Según las previsiones remitidas al Congreso de Estados Unidos en 2012, la CIA recibirá entre 2013 y 2017 unos 64 568 millones de dólares.[73]

A lo largo de la historia de la CIA ha habido numerosos intentos por desvelar y obtener información general sobre sus presupuestos.[74] Como resultado, se reveló que en 1963 el presupuesto de la CIA fue de 550 millones de dólares, lo que ajustado a la inflación equivaldría a 4200 millones para 2014.[75] También se conoce el presupuesto que tuvo la inteligencia estadounidense en 1997, 26 600 millones, lo que ajustado a la inflación serían 39 100 millones en 2014.[76] También ha habido revelaciones accidentales: Mary Margaret Graham, ex funcionaria de la CIA y Subdirectora Nacional de Inteligencia dijo que el presupuesto para 2005 de las agencias era de 44 000 millones de dólares;[77] en 1994, el Congreso publicó por error el presupuesto total de las agencias de inteligencia, 43 400 millones ajustados a la inflación de 2012 para el Programa no militar de Inteligencia Nacional, incluyendo 4800 millones destinados a la CIA.[73] Según el libro Legado de Cenizas, historia de la CIA, escrito por el periodista estadounidense Tim Weiner, ganador del Premio Pulitzer por sus trabajos periodísticos sobre los servicios secretos estadounidenses, ya en la década de 1940 el gobierno estadounidense permitió a la CIA el uso de 200 millones de dólares de la época provenientes del Exchange Stabilization Fund (un fondo para emergencias del Tesoro estadounidense) para intenar influir en las elecciones de Europa, centrándose en Italia —probablemente para perjudicar al poderoso Partido Comunista de Italia, el más grande de los partidos comunistas en países capitalistas de Europa y que durante décadas fue el segundo partido más votado en Italia.[78] Según el mismo libro, el 5% del presupuesto del Plan Marshall fue puesto a disposición de la CIA, unos 685 millones de dólares de la época.[79]

Comparación de su presupuesto[editar]

Informe y estadísticas comparando los presupuestos de la CIA con las otras cuatro grandes agencias de inteligencia de Estados Unidos y dividiéndolo en cuatro grandes categorías, datos de 2013 y en millones de dólares, último año del que se tiene un registro tan completo de las agencias:

Agencias / Programas Gestión e infraestructura Recopilación de datos Procesamiento y explotación de datos Análisis de datos Presupuesto total
CIA.svg Central Intelligence Agency (CIA) 1800 11 500 387 1100 14 787
National Security Agency.svg National Security Agency (NSA) 5200 2500 1600 1500 10 800
US-NationalReconnaissanceOffice-Seal.svg National Reconnaissance Program (NRO) 1800 6000 2500 10 300
US-NationalGeospatialIntelligenceAgency-2008Seal.svg National Geospatial-Intelligence Program (NGIA) 2000 537 1400 973 4910
US Defense Intelligence Agency (DIA) seal.png General Defense Intelligence Program (DIA) 1700 1300 228 1200 4428
Total 12 500 21 837 6115 4773 45 225[73]

A lo largo de su historia, la CIA ha estado considerada como la agencia de inteligencia con mayor presupuesto del mundo y la mejor pagadora. Aunque desde el final de la Guerra Fría y los atentados del 11 de septiembre la forma en que se distribuye su presupuesto ha cambiado drásticamente, al tiempo que su presupuesto se ha reducido en favor de agencias hermanas de EE.UU.[73]

Controversias[editar]

Guerra de Irak[editar]

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, la agencia enfocó sus esfuerzos hacia la lucha contra el terrorismo internacional. En el 2004, se denunció su supuesta connivencia al proporcionar inteligencia dudosa sobre armas de destrucción masiva en Irak para justificar el inicio en marzo de 2003 de una invasión a ese país. Meses más tarde, los inspectores designados no encontraron pruebas de que existieran las pretendidas armas de destrucción masiva. Incluso, después de la invasión, el grupo de investigación en Irak llegó a la conclusión de que Irak había terminado sus programas para desarrollar dichas armas, en 1991 y no había ninguna en el momento de la invasión, pero que tenían la intención de reanudar la producción siempre y cuando se levantaran las sanciones.

Asimismo, su éxito en la lucha contra el terrorismo está en entredicho. A mediados de los años 2000, sus propios agentes confirmaban, según el New York Times, que les resultaba casi imposible aportar información estratégica y que eran consultados mayoritariamente para cuestiones tácticas (como la resistencia de determinado puente o el estado de tal o cual carretera).

Cárceles ilegales[editar]

En 2006, organizaciones de derechos humanos (como Amnistía Internacional) acusaron a la CIA de utilizar aeropuertos europeos para transportar presos ilegalmente y de tener múltiples cárceles secretas por toda Europa, donde tenían detenidas a diversas personas que estarían siendo torturadas. En la misma línea, esta organización ha denunciado la tolerancia o colaboración táctica de varios gobiernos como Hungría, España[80] y Suecia.[81]

Un informe del Parlamento Europeo confirmó en 2006 que la CIA ha sido «directamente responsable del rapto, el traslado, el secuestro y la detención de sospechosos de terrorismo» en Europa.[82]

En ese mismo año, tras la revelación del presidente George W. Bush de que efectivamente existían centros secretos de detención de la CIA para sospechosos de terrorismo, los eurodiputados solicitaron que se aclarase la posible implicación de gobiernos de la Unión Europea (UE) en la detención y traslado ilegal de prisioneros por parte de la CIA, así como si existían prisiones de este tipo en territorio comunitario.[83]

Finalmente, en 2007, Dick Marty, el senador suizo que investigaba desde el Consejo de Europa las actividades ilegales de la CIA tras los atentados del 11-S, emitió un segundo informe sobre el tema, en el que se daba por probado que Polonia y Rumanía habían albergado centros ilegales de detención de la agencia estadounidense de inteligencia entre 2003 y 2005, donde presuntos terroristas islámicos fueron sometidos a técnicas de interrogatorio «equivalentes a torturas».[84]

En febrero de 2009, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, nombró al economista Leon Panetta como Director en funciones de la Agencia[85] y en 2011 designó como nuevo Director al general David Petraeus.

Véase también[editar]

Operaciones de la CIA

Notas[editar]

  1. En el año 2013, el presupuesto de la CIA para ese año, que una vez más era secreto, se conoció gracias a las revelaciones del ex analista de la CIA y de la NSA, Edward Snowden. Parte de los documentos, publicados por The Washington Post, revelaron que las 16 agencias de espionaje que forman los servicios de inteligencia de Estados Unidos cuentan con un total de 107 035 empleados y unos presupuestos confidenciales (black budget en inglés) para 2013 que suman más de 52 600 millones de dólares. Gracias a estas filtraciones, también se pudo conocer en detalle los presupuestos de las otras agencias de inteligencia para ese año. De todas estas agencias, era la CIA la que tenía un mayor presupuesto. Los últimos presupuestos desclasificados, los de 1997 y 1998, situaban los presupuestos totales de la inteligencia estadounidense en 26 600 millones de $ y 26 700 millones respectivamente. (ver U.S. spy network’s successes, failures and objectives detailed in ‘black budget’ summary)
  2. Shorrock hace referencia a la gran colección de documentos secretos desclasificados en 2007 conocidos como Joyas de la familia.

Referencias[editar]

  1. a b «CIA Frequently Asked Questions». cia.gov (28 de julio de 2006). Consultado el 4 de abril de 2008.
  2. «Public affairs FAQ». cia.gov (28 de julio de 2006). Consultado el 4 de julio de 2008. Aunque fue público muchos años a finales de los noventa. En 1997 se estimaba entre 26.600 millones de $ y en 1998 de 26.700 M de $
  3. a b c d e f g Gellman, Greg, Barton, Miller (29 de agosto de 2013). «U.S. spy network’s successes, failures and objectives detailed in ‘black budget’ summary». The Washington Post. Consultado el 28 de octubre de 2013. 
  4. a b Kopel, Dave (28 de julio de 1997). «CIA Budget: An Unnecessary Secret». Consultado el 15 de abril de 2007.
  5. «Cloak Over the CIA Budget».
  6. «Cloak Over the CIA Budget» (en inglés) (29 de noviembre de 1999). Consultado el 28 de octubre de 2013.
  7. «Leadership». Central Inteligence Agency. Consultado el 14 de noviembre de 2012.
  8. «McLean CDP (Virginia)» (en inglés). U.S. Census Bureau (2009). Consultado el 12 de mayo de 2014.
  9. Adam J. Hebert, Senior Editor (agosto de 2006). «Presence, Not Permanence» (en inglés). Internet Archive (Air Force Magazine). Consultado el 12 de mayo de 2014.
  10. Adam J. Hebert (2006). «Bases mundiales de la CIA» (en inglés). Air Force. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  11. Richard A. Best (3 de septiembre de 2012). «Director of National Intelligence Statutory Authorities: Status and Proposals» (en inglés). Congressional Research Service. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  12. Colombani, Jean-Marie (17/4/2014). «La CIA, un Estado dentro del Estado». El País. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  13. Caroline Wilbert. «How the CIA Works». HowStuffWorks. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  14. Aftergood, Steven (octubre de 2011). «Reducing Overclassification Through Accountability». Federation of American Scientists Secrecy News. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  15. Woodward, Bob (noviembre de 2011). «Secret CIA Units Playing Central Combat Role». Washington Post. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  16. «World Leaders-Paraguay». United States Central Intelligence Agency. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  17. Eimer, Charlotte (2005). «Spotlight on US troops in Paraguay». BBC News. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  18. Phillips, Tom (23/10/2006). «Paraguay in a spin about Bush's alleged 100,000 acre hideaway». The Guardian. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  19. Commission on the Roles and Capabilities of the United States Intelligence Community (1989-2013). «Chapter 13 - The Cost of Intelligence» (en inglés). Preparing for the 21st Century: An Appraisal of U.S. Intelligence. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  20. Rick E. Yannuzzi. Central Intelligence Agency, with permission from the Defense Intelligence Journal (ed.): «In-Q-Tel: A New Partnership Between the CIA and the Private Sector».
  21. Gellman, Barton; Ellen Nakashima (31 de agosto de 2013). «U.S. spy agencies mounted 231 offensive cyber-operations in 2011, documents show». WP: National Security (The Washington Post). Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  22. Encyclopedia of Espionage, Intelligence, and Security (1975). «Church Committee» (en inglés). Consultado el 12 de mayo de 2014.
  23. Encyclopedia of the Central Intelligence Agency. W. Thomas Smith Jr. Facts On File, Inc. 2003
  24. a b Saiz, Eva (19/9/2013). «La CIA reconoce su implicación en el golpe de Estado de Irán de 1953». Washington (El País). Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  25. a b Human Rights Watch (2007). «Ghost Prisoner: Two Years in Secret CIA Detention» (en inglés). HRW Publications. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  26. Mazzeti, Savage (2013). «La CIA recopila de forma masiva datos sobre transferencias internacionales». El País (vía New York Times). Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  27. Torres de la Llosa, Luís (2008). «EU podría ser juzgado por crímenes de guerra». NY (El Nuevo Diario). Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  28. U.S. Government Printing Office (1977, 2010). «Project MKUltra, the Central Intelligence Agency's Program of Research into Behavioral Modification. Joint Hearing before the Select Committee on Intelligence and the Subcommittee on Health and Scientific Research of the Committee on Human Resources, United State Senate, Ninety-Fifth Congress, First Session» (en inglés). Gobierno de Estados Unidos, NY. Times. Consultado el 12 de mayo de 2014.
  29. Rodney Stich (2007). Drugging America: A Trojan Horse. Silverpeak Enterprises. pp. 433–434. ISBN 978-0-932438-11-9. Consultado el 11 de marzo de 2012. 
  30. John Glaser (24 de mayo de 2014). «Former CIA Official: Drone War Kills Innocents, Creates Terrorist Safe Havens» (en inglés). Consultado el 12 de mayo de 2014.
  31. Mayer, Jane (2005). «Outsourcing Torture: The secret history of America's 'extraordinary rendition' program». The New Yorker. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  32. Kinzer, Stephen (2008). All the Shah's men. ISBN 0-471-26517-9. 
  33. a b CIA, documentos desclasificados (1952). «Office of Policy Coordination 1948–1952» (en inglés). Consultado el 7 de junio de 2014.
  34. a b c d e Barton, Miller, Gellman, Greg (29/8/2013). «US spy network's successes, failures and objectives detailed in 'black budget' summary». The Washington Post. Consultado el 7 de junio de 2014. 
  35. Pacepa, Ion Mihai (2004). «A Matter of Trust». National Review. Consultado el 7 de junio de 2014. 
  36. Fecha de creación de la CIA en la Hemeroteca de ABC
  37. Agencia Central de Inteligencia. «CIA Maps & Publications» (en inglés). ISBN 1-4220-0825-8. Consultado el 13 de junio de 2014.
  38. Smith, Esther (5 de mayo de 1988). «DoD Unveils Competitive Tool: Project Socrates Offers Valuable Analysis». Washington Technology. 
  39. Wrubel, Robert (10 de julio de 1990). «The Frontal Assault: A Conversation with Michael Sekora». Financial World. 
  40. Stephen Mercado (17 de abril de 2007). «Reexamining the Distinction Between Open Information and Secrets» (en inglés). Central Intelligence Agency Center for the Study of Intelligence. Consultado el 13 de junio de 2014.
  41. Thomas Claburn (6 de febrero de 2008). «CIA Monitors YouTube For Intelligence» (en inglés). InformationWeek. Consultado el 13 de junio de 2014.
  42. Pereda, Cristina. F. (8 de junio de 2014). «Tarde y con una dosis de humor, la CIA estrena cuenta en Twitter». El País. Consultado el 13 de junio de 2014. 
  43. Valdés Aragonés, Isabel (10 de junio de 2010). «¿Qué espera que le diga la CIA?». El País. Consultado el 13 de junio de 2014. 
  44. CIA (6 de junio de 2014). «Primer tweet de la CIA en Twitter» (en inglés). Consultado el 13 de junio de 2014.
  45. a b c CIA (5 de abril de 2006). «Press Release: CIA World Factbook 2006 Now Available» (en inglés). Consultado el 13 de junio de 2014.
  46. Foley, John (1/10/2013). «Intelligence Agencies Must Operate More Like An Enterprise». Information Week. Consultado el 14 de junio de 2014. 
  47. NRO. «Career Opportunities» (en inglés). Consultado el 14 de junio de 2014.
  48. «Preparing for the 21st century: an appraisal of U.S. Intelligence». Gobierno de Estados Unidos. 1996-presente. Consultado el 14 de junio de 2014. 
  49. Poitras, Laura (26 de agosto de 2013). «Codename 'Apalachee': How America Spies on Europe and the UN». Der Spiegel. Consultado el 14 de junio de 2014. 
  50. Gobierno de Estados Unidos. «Bureau of Intelligence and Research» (en inglés). Departamento de Estado de los Estados Unidos. Consultado el 15 de junio de 2014.
  51. Departamento de Defensa de Estados Unidos (1999). «DMS GENSER Message Security Classifications, Categories, and Marking Phrase Requirements» (en inglés). PDF. Consultado el 15 de junio de 2014.
  52. «Spiegel Online on February 8, 2013: "Verbindungsstelle 61": Ermittlungen gegen Chef von geheimer BND-Gruppe». Der Spiegel. 8/2/2013. Consultado el 15 de junio de 2014. 
  53. «Secret army squad keeps watch on 60 Al Qaeda in Ireland». Daily Star Ireland. 26/3/2013. Consultado el 15 de junio de 2014. 
  54. Congreso de Estados Unidos (6/12/2007). «Intelligence Authorization Act for Fiscal Year 2008, Conference Committee Report» (en inglés). Intelligence authorization act for fiscal year 2008. Consultado el 4 de julio de 2014.
  55. a b Hillhouse, R.J. (8 de julio de 2007). «Who Runs the CIA? Outsiders for Hire.». washingtonpost.com. Consultado el 5 de julio de 2014. 
  56. Keefe, Patrick Radden (25 de junio de 2007). «Don't Privatize Our Spies». The New York Times. Consultado el 5 de julio de 2014. 
  57. a b c d Hillhouse, R.J. (18/12/2007). «CIA Contractors: Double or Nothin» (en inglés). Hollywood and bin Laden. Consultado el 5 de julio de 2014.
  58. Shorrock, Tim (29/5/2008). «Former high-ranking Bush officials enjoy war profits» (en inglés). Salon.com. Consultado el 5 de julio de 2014.
  59. Hurt III, Harry (15/6/2008). «The Business of Intelligence Gathering». New York Times. Consultado el 5 de julio de 2014. 
  60. Butler, Amy (20 de marzo de 2005). «SBIRS High in the Red Again». Aviation Week. http://www.aviationweek.com/aw/generic/story_generic.jsp?channel=awst&id=news/03215p02.xml. 
  61. Taubman, Philip (11 de noviembre de 2007). «In Death of Spy Satellite Program, Lofty Plans and Unrealistic Bids». The New York Times. Consultado el 5 de julio de 2014. 
  62. Rich, Ben R. (1996). Skunk Works: A Personal Memoir of My Years of Lockheed. Back Bay Books. ISBN 0-316-74330-5. 
  63. a b c Wendt, Jeff. «A feature interview with Frans Bax, President, CIA University». Today's Campus. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  64. a b Kelly, Mary Louise (28 de mayo de 2004). «Inside CIA University: Higher Ed for Operatives». NPR (National Public Radio). Consultado el 10 de junio de 2014. 
  65. a b Central Intelligence Agency (2013). «History» (en inglés). Internet Archive. Consultado el 10 de junio de 2014.
  66. CIA (abril de 2013). «Training Resources» (en inglés). Archivo. Consultado el 10 de junio de 2014.
  67. Weiner, Tim (20 de marzo de 1998). «Is the Explosion-Noisy Base a C.I.A. Spy School? What Base?». New York Times. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  68. Pike, John (2001). «Warrenton Station B». Federation of American Scientists. Archivado desde el original el 5 de junio de 2009. Consultado el 18 de marzo de 2013.
  69. CIA-RDP86B00269R000100110003-5, Central Intelligence Agency, 31 de octubre de 1954, http://www.foia.cia.gov/sites/default/files/document_conversions/5829/CIA-RDP86B00269R000100110003-5.pdf, consultado el 27 de marzo de 2013 
  70. Crile, George (2003). Charlie Wilson's War. Grove Press.
  71. «Exclusive: Dozens of CIA operatives on the ground during Benghazi attack». CNN. 2/8/2013. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  72. Pedlow, Gregory W.; Welzenbach, Donald E (1992). «The Central Intelligence Agency and Overhead Reconnaissance: The U-2 and OXCART Programs, 1954-1974» (en inglés). Washington DC: History Staff, Central Intelligence Agency. pp. 43–44. Consultado el 9 de mayo de 2014.
  73. a b c d e f g h Gellman; Greg, Barton; Miller (29/9/2013). «U.S. spy network’s successes, failures and objectives detailed in ‘black budget’ summary». The Washington Post. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  74. «Declaration of Steven Aftergood» (en inglés). Case No. 02-1146 (RMU) (5 de mayo de 2003). Consultado el 9 de mayo de 2014.
  75. CIA (1 de septiembre de 1965). «CIA Cost Reduction Program» (en inglés). Consultado el 9 de mayo de 2014.
  76. FAS (20 de marzo de 1998). «CIA Discloses FY 1998 Intelligence Budget Total» (en inglés). FAS. Consultado el 9 de mayo de 2014.
  77. Shane, Scott (8/11/2005). «Official Reveals Budget for U.S. Intelligence». The New York Times. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  78. Tim Weiner, Legacy of Ashes, p. 27.
  79. Tim Weiner, Legacy of Ashes, p. 28.
  80. Hungría, España
  81. Suecia
  82. La CIA, "directamente responsable" de algunas acciones ilegales en Europa, señala el Parlamento Europeo
  83. Los eurodiputados reclaman una aclaración sobre las cárceles secretas de la CIA
  84. Fernando Pescador (2007), La OTAN permitió a la CIA instalar cárceles secretas en Polonia y Rumanía tras el 11-S, lavozdigital.es
  85. Nuevo Director de la CIA (Febrero de 2009)

Bibliografía recomendada[editar]

Enlaces externos[editar]