Terrorismo de Estado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El terrorismo de Estado consiste en la utilización de métodos ilegítimos por parte de un gobierno orientados a inducir el miedo o terror en la población civil para alcanzar sus objetivos o fomentar comportamientos que no se producirían por sí mismos. Dichas actuaciones se justifican por razón de Estado.

Se ha considerado que el terrorismo de Estado adquiere una o varias de las formas siguientes:

  1. Uso de la coacción o persecución ilegítima, el secuestro, desapariciones forzosas, la tortura, el asesinato o ejecución extrajudicial.
  2. Creación, normalmente en secreto, de organizaciones terroristas clandestinas convencionales -reales o simuladas-, apoyo a las mismas o negligencia deliberada en su persecución. Estas organizaciones se presentan como extremistas de las fuerzas opositoras, lo que otorga justificación a sus promotores frente a la opinión pública.
  3. Instrucción o inducción a la tropa propia para que actúe de tal manera que cause terror en la población civil del enemigo, o negativa a introducir medidas que limiten o persigan tales acciones. La Escuela de las Américas (escuela del Ejército de los EEUU) ha sido criticada porque en dicha institución se entrenaron numerosos militares latinoamericanos, incluyendo entre ellos a posteriores miembros u organizadores de escuadrones de la muerte.
  4. Realización abierta de operaciones militares con el mismo objetivo, que se suelen denominar "encaminadas a romper la moral del enemigo", normalmente mediante el uso de Armas estratégicas u otro armamento cuyas características produzcan un grave estado de inseguridad y temor en la población civil. Actualmente, estas operaciones se enmascaran con frecuencia aduciendo que se trata de daños colaterales, de ataques realizados contra objetivos militares legítimos, cuya relevancia, sin embargo, resulta ser insignificante en comparación con el daño o pavor sufrido por la población.
  5. Creación de una política de emigración que impida a la propia población el abandono del país, bajo pena de prisión o muerte, o bien la promoción del exilio personas desafectas y críticas con el gobierno.

En el ámbito de la filosofía política existe polémica con respecto a lo que constituye actos de terrorismo de Estado o no. Por ejemplo, se ha argumentado que los bombardeos sistemáticos "de alfombra" sobre ciudades alemanas y japonesas durante la II Guerra Mundial por parte de la aviación británica y estadounidense, al igual que los bombardeos alemanes contra Londres y otras ciudades, podrían caber dentro de la definición de terrorismo de Estado, pero no suelen ser considerados como tal. [cita requerida]

También se ha llegado a considerar que las organizaciones secretas financiadas por el estado y sin control democrático de los ciudadanos, entre ellas la CIA, el KGB, el Mosad, el SECED y el CESID en España, el MI5 y MI6 de Inglaterra, el Grupo COLINA del Perú, el DGSE de Francia, el BND de Alemania, el SIS de Portugal, el SISMI de Italia y otras, han participado o participan de sabotajes, asesinatos extrajudiciales, atentados e incluso en la financiación y entrenamiento de grupos que se disponen a realizar dichas actividades. Se ha argumentado que ese fue el tipo de apoyo que se le prestó durante la guerra soviética en Afganistán a grupos islámicos (incluyendo a personalidades como Osama bin Laden) y a los Contras nicaragüense. Según ese razonamiento, muchos de los organismos y agencias de inteligencia serían, pues, organizaciones terroristas dirigidas por el respectivo estado.

África[editar]

Uganda[editar]

Durante la dictadura de Idi Amin también se practicó el terrorismo de Estado, gobernando el país con apoyo de los militares durante una década (1972-1979). Su gobierno se cobró las vidas de entre 300.000 y 500.000 ugandeses, e hizo desaparecer la minoría empresarial indo-oriental de Uganda. [cita requerida]
Solía alimentar a sus cocodrilos con la carne de sus enemigos políticos. El mismo tirano solía también alimentarse con la carne de sus opositores.

América[editar]

Argentina[editar]

El Terrorismo de Estado terminó hace años, y la situación de los derechos humanos en Argentina ha mejorado mucho. Al abrirse la posibilidad de condenar por "genocidio" los crímenes de Estado durante ese período, se ha comenzado a juzgar a militares, sacerdotes, policías, entre otros. Sin embargo, el destino de muchos de los 30.000 desaparecidos durante la guerra sucia sigue siendo un enigma. Por muchos años, leyes conciliatorias evitaron la investigación y el castigo, habiéndose condenado sólo a los jefes de las cúpulas militares, indultados años después. Finalmente han sido anuladas y algunas investigaciones comienzan a reactivarse. Niños, ahora adolescentes y jóvenes, que fueron arrancados de los brazos de sus madres desaparecidas, siguen viviendo con sus familias adoptivas (muchas veces parientes o amigos de los mismos asesinos de sus padres). Sus abuelos y familiares (nucleados en la asociación Abuelas de Plaza de Mayo) los siguen buscando.

Chile[editar]

Durante la dictadura de Augusto Pinochet se violaron sistemáticamente los derechos humanos. Según la Comisión Valech las víctimas directas ascienden a cerca de 35 mil personas, de las cuales 28.000 resultaron torturadas, 3.400 mujeres violadas,[1] y unas 3 mil resultaron fallecidas por obra de agentes del Estado. Con la vuelta a la democracia en 1990, han sido condenados algunos de los involucrados en diversos actos realizados por medio de la Dirección de Inteligencia Nacional, conocida por el acrónimo DINA. Si bien ya no existen instituciones de represión política por parte del Estado, ni actos terroristas por parte de grupos extremos, algunos sectores[¿quién?] califican como Terrorismo de Estado el trato dado al pueblo Mapuche y a algunas ONG's por su parte de financiar actividades terroristas ligadas al pueblo mapuche en pos de sus derechos y los derechos humanos.

Colombia[editar]

En el marco de la violencia y el conflicto armado, en distintas ocasiones el Estado colombiano ha sido acusado de cometer actos ilegítimos contra los nacionales de ese país y que podrían configurarse como terrorismo de Estado. Entre dichas acusaciones se encuentra como la más relevante en los últimos tiempos la alianza entre porciones de las Fuerzas Militares de Colombia y grupos armados irregulares, que han sido denominados "paramilitares",[2] alianza para combatir la subversión armada en dicho país (subversión armada que tiene como ejemplo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC- o el Ejército de Liberación Nacional -ELN-, entre otros). Los grupos paramilitares de génesis anti-subversiva, y cuyo principal actor ha sido el desaparecido grupo Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Los casos más sonados han sido el de la persecusión y exterminio físico sistemático de los miembros de la Unión Patriótica, en los años 80, autoría de grupos paramilitares que contaron con la complicidad de agentes de las Fuerzas Militares y la permisividad del gobierno colombiano, y el más reciente, el denominado Escándalo de los falsos positivos, en el que miembros del Ejército asesinaron a miles de civiles inocentes, presentándolos luego como guerrilleros dados de baja en combate.

Guatemala[editar]

Genocidio de población maya durante la guerra civil de 1960-1996, acciones de terrorismo de estado acompañaron la violencia política contra sindicatos, organizaciones estudiantiles, obreras, campesinas y eclesiásticas. Estrategia de tierra arrasada en territorios con presencia guerrillera implicaron el exterminio de comunidades rurales enteras con actos como violaciones sistemáticas, asesinato de mujeres embarazadas, dejando vivos algunos testigos para que difundieran el terror vivido.[3] [4] [5]

El Salvador[editar]

Las estrategias contrainsurgentes utilizadas por el Estado Salvadoreño durante el siglo XX constituyeron acciones de terrorismo, validando estructuras paralelas de exterminio tales como los Escuadrones de la Muerte y utilizando técnicas como la tortura y el genocidio. [cita requerida]

Es así como se suprimían todas las protestas por medio de represión sistemática de manos de los órganos de seguridad del Estado desde la supresión del levantamiento comunista de 1932 que culminó en la matanza de los pueblos indígenas, y luego -ya entrada la Guerra Civil de El Salvador-, el Gobierno salvadoreño utilizó la bandera del anticomunismo para torturar, desaparecer, asesinar y acabar con poblaciones enteras entre la cuales se mencionan muchas masacres como la de El Mozote, El Sumpul, Las Hojas, Las vueltas y otras más como práctica de las enseñanzas impartidas aplicadas a la contra-revolución y al aplastamiento del FMLN en los años 80`s. La Guerra Civil, en la cual participaron la guerrilla del FMLN y el ejército-apoyado por el gobierno estadounidense-dejó un saldo de más de 70 mil muertes, entre las cuales se incluyeron a religiosos y religiosas (por aplicar o ser cercanos a la doctrina de la Teología de la Liberación), estudiantes (por sospechas de ser semillas del comunismo internacional), campesinos y campesinas (por ser potenciales fuentes de apoyo a la guerrilla) y a población civil en general, víctima de los bombardeos, violaciones y desapariciones forzadas por parte del ejército salvadoreño.

El Estado salvadoreño tenía entre sus filas a políticos ligados con los Escuadrones de la Muerte. Uno de los más destacados alumnos de la Escuela de las Américas, patrocinada por el Gobierno de los EE UU, fue el mayor Roberto d'Aubuisson Arrieta, fundador del partido ARENA, conocido por sus instructores como Bob Thorch, por aprender la técnica de quemar con antorchas a las personas que torturaban en los interrogatorios. Posteriormente este personaje crea, organiza y dirige el asesinato del arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero, acción que se considera como la chispa que desata la Guerra Civil. Miles de personas fueron torturadas, asesinadas y desaparecidas en esos años con métodos similares a los enseñados en la Escuela de las Américas.

Estados Unidos[editar]

Los Estados Unidos han brindado ayuda en armamentos, recursos y capital financiero a UNITA en Angola, a Escuadrones de la Muerte en El Salvador, los Contras de Nicaragua y a futuros miembros de Al Qaeda contra los soviéticos en Afganistán.[cita requerida] El gobierno de los Estados Unidos apoyó a regímenes dictatoriales que tenían una política de Terrorismo de Estado como el régimen de Augusto Pinochet en Chile y en especial la Operación Cóndor, y a los gobiernos centroamericanos acusados de cometer genocidios hacia etnias y comunidades indígenas en los años 80 (Gobierno de Efraín Ríos Montt en Guatemala, al gobierno de El Salvador en la presidencia de Napoleón Duarte y Alfredo Cristiani Burkard entre otros), asimismo se recuerda el apoyo al régimen totalitario de Suharto en Indonesia y su invasión a Timor Oriental en los años 70. También ha patrocinado y permitido que algunos grupos favorables a su política exterior y acusados de terrorismo operen y residan dentro de su territorio, ejemplos de ello serían la Fundación Nacional Cubano Americana, Alpha66 y Hermanos al Rescate. [cita requerida]

Paraguay[editar]

Dictadura en el Paraguay de Alfredo Stroessner: durante su régimen (1954-1989) fueron eliminadas entre 3.000 y 4.000 personas, debido a sus tácticas de mano dura contra los comunistas y a los que se oponían al régimen, empleando la tortura, el secuestro, asesinatos políticos y el crecimiento de la corrupción.[6]

Luego de la crisis política en Paraguay de 2012, volvieron a surgir acusaciones de terrorismo de Estado respecto a la masacre de Curuguaty, en la que habrían tenido lugar detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales,[7] y respecto al asesinato posterior de líderes campesinos de la zona.[8] Desde la caída de Stroessner se registraron en Paraguay 129 asesinatos de líderes campesinos[9]

Perú[editar]

Durante los años de la violencia política, signados por una guerra interna entre el movimiento subversivo Sendero Luminoso y el Estado peruano, iniciada por Sendero Luminoso y contestada con brutalidad por el Estado, a través de una guerra sucia bajo los regímenes de Fernando Belaunde, Alan García, y Alberto Fujimori, el Estado fue responsable de varios miles de muertos y desaparecidos.[10]

México[editar]

Durante la década de 1960 y 1970 en México se vivieron episodios de terrorismo de estado. La represión de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco México D.F. es una muestra de la actitud del gobierno en turno hacia las demandas de las clases obreras y estudiantiles. Oficialmente se habla de 70 muertos, pero las cifras extraoficiales los indican en miles. Además, existieron desapariciones forzadas.

El gobierno creó agrupaciones paramilitares como el Batallón Olimpia, Los Halcones y la Brigada Blanca para "aplastar" a los “guerrilleros” o "comunistas" en México. La Brigada Especial, como se le llamó oficialmente a la Brigada Blanca, que integró en junio de 1976 un grupo con 240 elementos, entre policías del D.F. y del estado de México; militares y personal de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), así como de la Policía Judicial Federal, para “investigar y localizar por todos los medios a los miembros de la llamada Liga Comunista 23 de Septiembre.[11] [12] De acuerdo a afectados dejó un número de muertos supera los 500.[13] La Brigada Blanca fue disuelta en 1983, pero a más de 25 años de su desaparición muchas de sus actividades e ilícitos siguen impunes, a pesar de la Fiscalía Especial (creada durante el sexenio de Vicente Fox, 2000-2006) para aclarar los delitos durante la "Guerra Sucia" en México.[14]

Los diversos gobiernos mexicanos en esa etapa realizaron terrorismo de estado contra algunos sindicatos o personas de la población civil que no estaban de acuerdo con el régimen estatal. Personajes como Arturo "El Negro" Durazo o Miguel Nazar Haro son muestra representativa de los excesos policiales durante estos años.

Asia[editar]

Camboya[editar]

El régimen de Pol Pot fue responsable del genocidio camboyano. En abril de 1975, Phnom Penh fue tomada por los maoístas, que se alzaron con el poder y renombraron el Estado como Kampuchea democrática. Aproximadamente 2 millones de personas -la quinta parte de la población de la época- fue asesinada.[cita requerida]

China[editar]

Durante la Revolución China (1949-1976), liderada por Mao Tse-Tung y una vez finalizada la II Guerra Mundial, se practicó el terrorismo de Estado, asesinando y torturando a millones de personas, por diferencias políticas, religiosas, entre otras. [cita requerida] Se estima que millones de personas murieron durante su gobierno. Sin contar con la invasión del Tíbet, cerca de 70 millones de personas murieron en consecuencia directa de sus políticas, que condujeron al hambre de su pueblo, a la migración en masa de personas y a la persecución y ejecución de adversarios políticos. [cita requerida]

Iraq[editar]

Durante la dictadura de Saddam Husein, se ordenó el asesinato de casi 150 personas de la aldea chiita de Dual en 1982 y el encarcelamiento y tortura de al menos otras 1500, después de que se produjera un intento fallido de asesinato contra Hussein.[cita requerida] En 1988 fueron asesinados 7.000 kurdos en el Ataque químico a Halaba en la región del Kurdistán iraquí [cita requerida].

Irán[editar]

Después de proclamar la República Islámica de Irán, en 1979, el Ayatolá Jomeini aprovechó las circunstancias creadas por la guerra contra Irak (1980-88) para la eliminación progresiva y violenta de todos los actores no religiosos de la revolución: los liberales y los grupos de izquierda, incluidos los comunistas del Tudeh. Se calcula en dos millones las muertes producidas por el régimen islamista.[cita requerida] También en Irán hubo asesinatos de kurdos. A su vez, Irán financia a grupos terroristas como Hezbola y Hamás mediante su financiación, entrenamiento y envío de armas, además de promover y alentar el terrorismo islamista internacional de corte fundamentalista chiíta (principalmente en Irak) [cita requerida]

Israel[editar]

Una actividad del estado de Israel, condenada repetidamente por la comunidad internacional, son los llamados asesinatos selectivos o contraterrorismo: muertes decididas por el gobierno, las fuerzas armadas u otras instancias del estado israelí, en la que no se respetan ninguno de los pasos habituales en un sistema judicial (acusación, derecho a defensa, juicio y condena), y que suelen producir víctimas entre la población civil.[15]

Según los detractores de la política de Israel, estos asesinatos son ilegales según el artículo 3 de la Convención de Ginebra, que señala taxativamente en su punto 1d que están y se mantendrán prohibidos en cualquier tiempo y lugar las ejecuciones, sin previo juicio de una corte oficialmente constituida y asumiendo todas las garantías judiciales reconocidas como indispensables en los países civilizados.

Sin embargo, según los defensores de la política de asesinatos selectivos de Israel, dado que este artículo se aplica a toda persona que no tome parte activa en las hostilidades, incluyendo miembros de fuerzas armadas que hayan abandonado sus armas y aquellas personas fuera de combate por enfermedad, heridas, detención o cualquier otra causa, las "ejecuciones extrajudiciales" de los miembros de grupos armados palestinos quedarían fuera del ámbito de la aplicación de dicho artículo, al considerarlos combatientes. Así, el gobierno de Israel decide a discreción quién es terrorista y quién no, sin tener que justificarlo ante ninguna instancia neutral, para a continuación recordar que la Convención de Ginebra no establece obligación alguna de juzgar a combatientes enemigos antes de ser abatidos, y utilizando el mismo argumento para destruir los "hospitales terroristas", los "pozos terroristas", los "sembrados terroristas", los "edificios terroristas" y a los civiles que en ellos se resguardan, designándolos como "escudos humanos" de los terroristas.

La política de asesinatos extrajudiciales, o contraterrorismo, es presentada por las autoridades israelíes como acto de autodefensa frente al terrorismo, como una medida que se aplica para la eliminación miembros o líderes de organizaciones terroristas directamente involucrados en el planeamiento o ejecución de un atentado. El criterio más citado es el de bomba de tiempo, es decir, un terrorista involucrado en el planeamiento o ejecución de un atentado futuro, en cuyo caso la medida tiene un valor preventivo.

Los detractores de esta práctica denuncian la ilegalidad de estas eliminaciones puntuales o asesinatos selectivos (o ejecuciones extrajudiciales según otras interpretaciones), como son denominadas por Israel, al ser realizadas sin juicio previo, y al implicar habitualmente la muerte de civiles inocentes. Este hecho ha generado muchas protestas dentro de la propia sociedad israelí,[16] [17] en muchos casos provocando casos de desobediencia por motivos de conciencia entre los miembros del ejército involucrados en las acciones.[18] [19] [20]

Según los datos propios del Centro Palestino de Derechos Humanos, desde el inicio de la segunda Intifada hasta el 3 de marzo de 2004 el ejército israelí y los colonos han causado la muerte a 2129 civiles palestinos, de los cuales 464 eran menores de 17 años.

Del total antes mencionado, 337 murieron en estas denominadas "ejecuciones extrajudiciales", de los que 134 eran personas que se encontraban accidentalmente en el lugar del ataque, 40 de ellos niños.

El dirigente palestino más destacado abatido por Israel fue el jeque Ahmed Yassin, fundador y «líder espiritual» de la organización terrorista Hamás, responsable o instigador de la muerte de cientos de civiles israelíes en atentados terroristas suicidas. Yassin, de 66 años, parapléjico y prácticamente ciego desde su niñez, murió al ser alcanzado por misiles disparados desde un helicóptero israelí; en el ataque murieron otros siete integrantes de Hamás, y quince personas más fueron heridas, entre ellos los propios hijos de Yassin. Recientemente las ejecuciones extrajudiciales incluyen la inyección de veneno.[21]

Siria[editar]

Desde 1962 se encuentran suspendidas la gran mayoría de las leyes constitucionales que protegen a los ciudadanos. Fue entonces que el régimen instaló un estado policial, suprimiendo toda manifestación pública en discrepancia con el gobierno. Los reclamos civiles durante todos estos años fueron reprimidos con gran severidad, provocando en ocasiones decenas de miles de muertes, como en la masacre de Hama de 1982, donde fueron asesinados a manos del ejército sirio entre 20.000[22] y 40.000 (acorde al Comité de Derechos Humanos de Siria)[23] [24] ciudadanos, y donde la mayoría de las víctimas fueron civiles.[25] El ataque fue descrito como uno de "los actos individuales más mortíferos por algún gobierno árabe contra su propio pueblo en el moderno Oriente Medio".[26]

Desde enero de 2011, la población siria salie a las calles exigiendo profundos cambios en el gobierno. Como respuesta el gobierno sirio realiza desde entonces asedios, bombardeos y destrucción total o parcial de varias ciudades. Unos 7.000 civiles fueron asesinados[27] [28] [29] y otros 60.000-80.000 fueron detenidos,[30] torturados o desaparecidos.[31] [32]

Turquía[editar]

El Estado de Turquía deportó y masacró[33] a un número indeterminado de civiles armenios, calculado aproximadamente en la muerte de entre un millón y medio y dos millones de personas,[34] [35] durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1917, durante la Primera Guerra Mundial[36] y es considerado como uno de los mayores genocidios de la historia.

Desde 1991, el ejército turco bombardeó y quemó aldeas kurdas para obligar a sus habitantes a abandonarlas; otras fueron cercadas o sometidas a estrecha vigilancia para forzar a sus habitantes a mudarse. Entre 2.500 y 3.000 aldeas fueron destruidas y entre 2 y 3 millones de kurdos tuvieron que escapar y realizar desplazamientos forzados hacia las ciudades o hacia el oeste de Turquía. En Izmir, Adana y Estambul se crearon amplios asentamientos habitados por los refugiados kurdos en estas ciudades.[37]

En 1994, la diputada kurda Leyla Zana fue condenada a 14 años de cárcel por pronunciar una frase en kurdo durante un acto público. Fue liberada en 2004 y en 2005 el Tribunal Europeo dictaminó una compensación de 9.000€ a Zana por parte del gobierno turco. En sus últimas declaraciones públicas, Leyla Zana ha seguido defendiendo la autonomía del Kurdistán turco. Por esa razón fue condenada en diciembre de 2008 a una nueva pena de 10 años de prisión.

En 2009 Turquía comenzó un sistemático proceso de persecución política a las organizaciones sociales, políticas y populares del pueblo kurdo. Desde entonces se encuentra clausurado el principal partido kurdo, el DTP (Demokratik Toplum Partisi, Partido de la Sociedad Democrática) y se ha encarcelado sin debido proceso y ni cargo sólido, a miles de representantes políticos, parlamentarios, alcaldes, sindicalistas, académicos e intelectuales, estudiantes, defensores de derechos humanos, por el sólo crímen de apoyar la causa kurda o pertenecer al pueblo kurdo.[38]

En diciembre de 2011 la Fuerza Aérea de Turquía realizó un bombardeo contra supuestos separatistas kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán en el norte de Irak, motivando la masacre de 35 civiles inocentes.[39]

Europa[editar]

Alemania[editar]

En la Alemania del Tercer Reich se practicó el terrorismo de Estado, asesinando, primero en Alemania nazi y luego en el resto de la Europa ocupada, a millones de personas (se habla 6.000.000, sin embargo no hay una cantidad documentada), la mayoría judíos, por teorías racistas y supremacistas (Holocausto), y otras 5.000.000 de personas por diferencias políticas, raciales, religiosas, etc. Sus sistemas de aniquilación son bien conocidos: cámaras de gas, exámenes científicos con seres humanos, campos de concentración, etc.

España[editar]

Durante la dictadura de Francisco Franco, a partir de 1939, se practicó el terrorismo de Estado, donde, entre otras acciones, se fusiló a más de 50.000 ciudadanos por diferencias políticas, etc. y encarcelaron otros cientos de miles.

De acuerdo a publicaciones de historiadores de la talla de Julián Casanova o Paul Preston, y precisamente de este último en su libro El holocausto español, la cifra aproximada es de 150.000 víctimas inocentes a manos de los sublevados.[40] En 2008, el recuento del juez Baltasar Garzón sobre la represión en zona nacional reunió 143.353 víctimas.[40]

Durante la dictadura franquista, en España funcionaron varios campos de concentración coordinados por el Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas, creado el 8 de octubre de 1939, y dependiente del Estado Mayor del Ejército.[41] Terminaron en estos campos de concentración más de medio millón de prisioneros, desde ex combatientes del bando republicano o disidentes políticos hasta homosexuales y presos comunes. Se caracterizaron por la explotación laboral de los prisioneros, organizados en batallones de trabajadores, en los que los prisioneros políticos eran utilizados sistemáticamente como esclavos[41] [42] y donde en muchos casos los internados morían por causa de las sumamente malas condiciones de vida y trabajo a las que se encontraban subyugados. Los campos de exterminio franquistas eran, al igual que sus homólogos nazis, centros destinados fundamental y casi exclusivamente a la pura y simple ejecución de sus internados.[42]

Finalizada la dictadura se produjeron numerosos casos del denominado terrorismo tardofranquista hasta principios de los años 80. Operaron bajo diversos nombres como la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA o "Triple A"), Antiterrorismo ETA (ATE), Grupos Armados Españoles (GAE), Guerrilleros de Cristo Rey, Batallón Vasco Español (BVE) y otros de menor resonancia, como los Comandos Antimarxistas, esencialmente dedicados a la violencia callejera contra personas de ideas contrarias. En palabras de un antiguo militar que formó parte de estos grupos, «eso sólo son siglas, nombres que van saliendo y que se van utilizando conforme se necesita». La tutela de los atentados la tenían agentes del servicio secreto SECED (Servicio Central de Documentación), con dinero y manos libres para actuar al margen de la Ley.[43] Como consecuencia de sus acciones resultaron muertas unas 66 personas,[44] desde militantes de ETA hasta abogados laboralistas de izquierdas (la "matanza de Atocha") o sindicalistas de la CNT (Caso Scala), pasando por los carlistas asesinados en 1976 durante los denominados sucesos de Montejurra, y ciudadanos que no tenían ninguna relación con la política.

Estos grupos estaban constituidos por elementos civiles, policías y militares, todos ellos afectos al régimen anterior. Los grupos tuvieron vínculos más o menos estrechos con organizaciones terroristas neofascistas europeas y americanas y también con grupos derechistas legales como Fuerza Nueva. Su objetivo era eliminar a quienes consideraban "enemigos de la Patria" y contribuir a la desestabilización de la naciente democracia. Conforme ésta fue consolidándose, y tras el fallido golpe de Estado del 23-F, fueron debilitándose. En 1982 se pueden considerar desaparecidos. Se cree que muchos de los antiguos militantes del terrorismo tardo franquista fueron utilizados para constituir los primeros Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que actuaron durante los gobiernos de Felipe González.

Otros episodios de terrorismo de Estado tuvieron lugar el 15 de enero de 1978 en Barcelona. Ese día se produjo la muerte de 4 personas durante un incendio en una conocida discoteca de la ciudad, sucesos conocidos como Caso Scala, en el cual supuestamente el Estado lleva a cabo acciones para desestabilizar el creciente movimiento anarquista en Cataluña [cita requerida].

El 5 de abril de 1978, Antonio Cubillo, líder del MPAIC (organización independentista canaria que durante esa época operaba a través de grupos terroristas), resultó gravemente herido en un intento de asesinato en su domicilio en Argel (lugar donde orquestaba todas las operaciones de la organización independentista) la víspera de la cumbre en la ONU a la que este iba a asistir para hablar del "problema colonial canario". Las diligencias judiciales sobre dicho atentado consideraron probado que el intento de asesinato fue organizado desde instancias del Ministerio del Interior español.[45]

De 1983 a 1987, durante el Gobierno de España socialista de Felipe González, se llamó guerra sucia en España a las acciones desarrolladas por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que asesinaron, secuestraron y torturaron a presuntos miembros de la organización terrorista ETA, así como ciudadanos españoles y franceses sin ningún tipo de relación con la banda. Muchos de los mercenarios que habían formado parte de los escuadrones de la muerte tardo franquistas se integraron en estos grupos. El Tribunal Supremo, en Sentencia de julio de 1998, condenó[46] por el caso del secuestro de Segundo Marey al ex ministro de Interior socialista José Barrionuevo, al secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera, y al gobernador civil de Vizcaya Julián Sancristóbal a diez años de cárcel; a Francisco Álvarez, Miguel Planchuelo y José Amedo a nueve años y seis meses; a Ricardo García Damborenea, Secretario General del PSOE en Vizcaya, a siete años; a los ex policías Julio Hierro y Francisco Saiz Ojeda a cinco años y seis meses; a los ex agentes José Ramón Corujo y Luis Hens a cinco años, y a Michel Domínguez a dos años y cuatro meses. En septiembre de 1998 ingresaron en la cárcel, Barrionuevo y Vera, condenados a diez años de prisión, y tres meses después fueron excarcelados gracias a un indulto parcial del gobierno presidido por Jose María Aznar del Partido Popular.

Francia[editar]

Francia ha practicado el terrorismo de Estado en la entonces colonia francesa de Argelia. El 8 de mayo de 1945 hubo una masacre de 45.000 argelinos que tomaron las calles para demandar su independencia, mientras Europa celebraba la victoria sobre la Alemania nazi el 8 de mayo de 1945.
Las fuerzas coloniales lanzaron una ofensiva terrestre y aérea contra varias ciudades del este, en particular Setif y Guelma, en respuesta a los disturbios antifranceses, en los que murieron más de 100 europeos. La ofensiva duró varios días y según el estado argelino dejó 45.000 muertos. Los historiadores europeos sitúan la cifra entre 6.000 y 20.000. Se trata de uno de los capítulos más oscuros en la historia de Argelia y Francia, que gobernó el país norteafricano con mano de hierro desde 1830 a 1962.

También ciertas acciones, como el atentado realizado en 1985 contra el buque "Rainbow Warrior" de Greenpeace realizado por los servicios secretos franceses en el que falleció el fotógrafo Fernando Pereira, han tenido esa consideración. [1]

Unión Soviética[editar]

La represión stalinista fue responsable del asesinato de miles de personas por diferencias políticas, étnicas y religiosas. También se considera que se provocaron hambrunas organizadas por el Estado. De acuerdo a los registros desclasificados de la URSS, se sabe que habrían sido unas 800.000 personas las víctimas del autoritarismo. El Libro negro del comunismo le asigna más de 100 millones de muertes en el mundo (contando a todos los "países comunistas".[47] Tras el fallecimiento de Stalin, disminuyó en gran medida la represión del régimen.

Concepciones divergentes[editar]

En la actualidad hay varios puntos de vista sobre la definición de terrorismo de estado. El planteamiento tradicional explica el fenómeno como una situación en que los gobernantes emplean el uso sistemático de la violencia y las amenazas de violencia contra la sociedad civil.[48] Estas situaciones estarían claramente demarcadas en la historia de las naciones.

Patrocinio del terrorismo a través de los estados[editar]

El patrocinio de grupos terroristas por los estados, también es considerado Terrorismo de Estado Internacional. De esto están acusados países como Irán, Siria, Libia, Sudán, Corea del Norte o Estados Unidos,[2][3] todos considerados por diversas organizaciones y países como estados que escogen albergar, entrenar y dar apoyo táctico-estratégico a terroristas, por lo que ha recibido diversas acusaciones de co-responsabilidad sobre las acciones terroristas de los grupos cobijados.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Comisión Prisión Política y Tortura
  2. «Apoyo militar a las AUC, vieja denuncia sin oídos». Juan Diego Restrepo (Semana (Colombia)). 15 de mayo de 2007. http://semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=103662. Consultado el 06 de septiembre de 2011. 
  3. CEH, Comisión para el Esclarecimiento Histórico, Informe Guatemala Memoria del Silencio, Guatemala, Editorial Naciones Unidas/Comunidad Económica Europea/Gobierno de Guatemala, 1999, URL: http://shr.aaas.org/guatemala/ceh/mds/spanish/ (4.4.2012)
  4. REMHI; Arzobispado de Guatemala, Informe REMHI: Guatemala Nunca Más, Guatemala, Editorial Tercera Prensa, 1998. URL: http://www.odhag.org.gt/html/Default.htm (4.4.2012)
  5. Menéndez, Luis (2004): Guatemala: la persistencia del terror estatal, en: Revista Herramienta N° 27 / Oct 2004, Ediciones Herramienta, Buenos Aires URL: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-27/guatemala-la-persistencia-del-terror-estatal (4.4.2012)
  6. [PARAGUAY: LOS ARCHIVOS DEL TERROR (ALFREDO BOCCIA PAZ, ROSA PALAU AGUILAR y OSVALDO SALERNO) http://www.portalguarani.com/obras_autores_detalles.php?id_obras=6715]
  7. [Ápe Paraguay - Solidaridad Internacional: clave para comenzar a romper el cerco mediático y la abyección judical en el caso "Marina Cué" http://www.apeparaguay.org/py/solidaridad-internacional-clave-para-comenzar-a-romper-el-cerco-mediatico-y-la-abyeccion-judicial-en-el-caso-marina-cue/]
  8. [Grito de los Exluídos http://gritodelosexcluidos.org/article/no-mas-terrorismo-de-estado-en-paraguay-2/]
  9. [Tiempo Argentino - Asesinan a balazos a un líder del movimiento campesino paraguayo http://tiempo.infonews.com/2013/02/21/mundo-96859-asesinan-a-balazos-a-un-lider-del-movimiento-campesino-paraguayo.php]
  10. [Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación http://www.cverdad.org.pe/ifinal/index.php]
  11. El gobierno creó en 1976 brigada especial para "aplastar" a guerrilleros en el valle de México
  12. La Brigada Blanca existe...
  13. Dejó "Brigada Blanca" más de 500 muertos
  14. "Yo pertenecí a la Brigada Blanca"...
  15. Moratinos condena los asesinatos selectivos de Israel (elpais.com)
  16. . 
  17. http://jta.org/news/article/2009/08/10/1007154/israeli-human-rights-groups-back-robinson-pick Israelí humana light grupos back Robinson pick
  18. . 
  19. . 
  20. Rebelión de un grupo de pilotos en Israel. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=530196. Consultado el 19 de agosto de 2009. 
  21. Israelíes inyectaron veneno a líder de Hamas, La Vanguardia 31/01/2010
  22. Fisk, 2010
  23. Comité de Derechos Humanos de Siria, informe de 2005.
  24. MEMRI, 2002.
  25. Fisk, 1990.
  26. Wright, 2008: 243-244.
  27. [http://www.europapress.es/internacional/noticia-activistas-denuncian-7100-muertos-siria-ellos-mas-460-ninos-20120201135353.html
  28. http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=632967
  29. http://www.eltiempo.com/mundo/medio-oriente/proyecto-de-resolucion-de-onu-pide-a-asad-que-traspase-poder-en-siria_11035341-4
  30. Syria Opposition May Seek UN Help on Assad
  31. Represión en Siria: Muertes bajo custodia, tortura, detenciones... ¿Hasta cuándo?
  32. Syria: 'four dead' in rare demonstrations
  33. New York Times Dispatch. Lord Bryce's report on Armenian atrocities an appalling catalogue of outrage and massacre.. The New York Times, 8 de octubre de 1916.
  34. Carl Bialik, "Killings From 90 Years Ago Haunt Turkey in its EU Bid ," The Wall Street Journal, 16 de mayo de 2005.
  35. Reporte diplomático alemán
  36. Bevan, Robert (2006). «Cap. 2. Cultural Cleansing: Who Remembers The Armenians». The Destruction of Memory: Architecture at War.. Londres: Reaktion Books.. pp. 25-60. ISBN 978-1-86189-205-8. 
  37. Conflicto kurdo en Turquía
  38. Masacre de kurdos en Sirnak: el terrorismo de Estado turco en acción
  39. Denuncian una masacre de kurdos en Turquía
  40. a b SEGÚN EL NUEVO 'DICCIONARIO BIOGRÁFICO ESPAÑOL' FRANCO ERA:"Autoritario, no totalitario"
  41. a b El Canal de los Presos. Contexto Histórico
  42. a b Los esclavos del franquismo Jordi García Soler
  43. Diego Carcedo, Sáenz de Santa María. El general que cambió de bando, ISBN 84-8460-309-1
  44. El País (21-3-2010): Las otras víctimas
  45. La segunda vida de Cubillo • ELPAÍS.com
  46. Sentencia íntegra del "Caso Marey"
  47. El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión, de Stéphane Courtois, Planeta, 1998, ISDN 84-239-8628-4
  48. http://www.me.gov.ar/efeme/24demarzo/quees2.html

Bibliografía[editar]

  • Esteban Cuyas (1996). La "Operación Cóndor": El terrorismo de estado de alcance transnacional.
  • Jorge Luis Sierra Guzmán. El enemigo interno, Contrainsurgencia y fuerzas Armadas en México. ISBN 970-722-196-8
  • Noam Chomsky (2002). Understanding Power, The indispensable Chomsky. Nueva York. ISBN 84-8432-378-1
  • Diego Cárcedo, Saenz de Santamaría. El General que cambió de bando. ISBN 84-8460-309-1
  • Alexander Solzhenitsyn. Archipiélago Gulag: 1918-1956 Ensayo de investigación literaria, "El Arca de Papel", Plaza y Janés, S.A., Editores, Barcelona, 1974. ISBN 84-01-41050-9

Enlaces externos[editar]