Operación Gladio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Operación Gladio (o más comúnmente Gladio) fue una red clandestina secreta anticomunista que operó en Italia durante la Guerra Fría.

Según el autor suizo Daniele Ganser, estuvo involucrada en actos terroristas[1] durante los denominados "años de plomo" italianos (anni di piombo) de la década de 1970, en medio de la llamada "estrategia de tensión". Ésta última habría estado concebida para facilitar la llegada de un supuesto eventual régimen autoritario derechista neofascista para hacer frente a un eventual gobierno del entonces poderoso Partido Comunista Italiano (Como indicador del importante ascenso que había llegado a experimentar éste último, en las elecciones parlamentarias de junio de 1976 el PCI obtuvo un 34% del total de sufragios).

El nombre de Gladio ha sido generalmente aplicado respecto a una serie de organizaciones paramilitares de diversos países, aunque lo más común es su utilización para referirse exclusivamente a los paramilitares italianos. Fue descubierta y expuesta el 24 de octubre de 1990 - ya sobre el fin de la Guerra Fría- por Giulio Andreotti, entonces Presidente del Consejo de Ministros de Italia; tanto este país como Bélgica, Suiza y Turquía desarrollaron investigaciones parlamentarias.[2] La trama expuesta fue condenada por el Parlamento Europeo en resolución del 22 de noviembre de 1990.[3] [4]

Nadie resultó condenado por estos hechos, no se siguieron las investigaciones y se desconoce su situación actual.[5]

Sus actividades consistían básicamente en atentados y montajes contra todos aquellos grupos ideológicos (marxistas, anarquistas, nacionalistas, etc.) que podían tener apoyo social, y romper la hegemonía de los partidos políticos y grupos de poder tradicionalmente hegemónicos de los distintos países que no pertenecían al Pacto de Varsovia, la alianza militar conformada por los países socialistas del antiguo Bloque del Este.

Qué fue Gladio[editar]

Operación Gladio fue una organización terrorista secreta anticomunista desarrollada en Europa Occidental y apoyada y financiada por la CIA estadounidense. El nombre de Gladio se aplica generalmente a una serie de organizaciones paramilitares de diversos países, aunque lo más común es su utilización exclusivamente para referirse a los paramilitares italianos. Fue descubierta el 24 de octubre 1990 por el Presidente del Consejo de los Ministros italiano Giulio Andreotti; Italia, Suiza y Bélgica desarrollaron investigaciones parlamentarias. La trama fue condenada por el Parlamento Europeo en resolución del 22 de noviembre de 1990.

La Operación Gladio fue ideada después de la Segunda Guerra Mundial por la CIA y el MI6, tenía como objetivo prepararse ante una eventual invasión soviética de Europa occidental por medio de fuerzas armadas paramilitares secretas de élite dispuestas en diversos países capitalistas. Todos los países capitalistas de dicho continente poseían contingentes secretos. Muchos nazis derrotados tras la 2º Guerra Mundial fueron miembros de Gladio, que aceptaba solamente a "gente segura", es decir, militantes nacional-socialistas alejados del conservadurismo moderado y de la izquierda; librándose también de esta manera de juicios de guerra y en muchos casos manteniendo un alto nivel de vida.

Actuaciones atribuidas a Gladio[editar]

Además de prepararse ante una posible invasión, estas fuerzas de retaguardia han sido utilizadas por la CIA para influir en la política de algunos de estos países. Un caso singular fue la implicación de Licio Gelli, jefe de Propaganda Due (P2), Stefano Delle Chiaie también involucrado en la Operación Cóndor, o Vincenzo Vinciguerra en la "estrategia de la tensión" en Italia.

También en Italia, las masacres de Peteano (1972), de la Piazza Fontana (1969), de la estación de trenes de Bolonia (1980), y el golpe fallido "Golpe Borghese" (1970) fueron obra de Gladio. El asesinato del Primer Ministro Aldo Moro, llevado a cabo por las Brigadas Rojas en 1978, también se ha vinculado a la oposición de Gladio a su política de Compromiso Histórico. La investigación se tiñó de sospecha por la estrategia ocultista del estado. De hecho, el juez Felice Casson manifestó que descubrió la existencia de Gladio leyendo las cartas que Aldo Moro mandó desde su lugar de detención. Un informe parlamentario de 2000 hecho por El Olivo concluía que: la estrategia de la tensión tenía como objetivo impedir al PCI, y en menor medida al PSI, acceder al poder ejecutivo.[cita requerida]

En Grecia, las fuerzas de Gladio estuvieron involucrados en el golpe de estado de 1967.

En Turquía, la Contraguerrilla (Counter Guerilla), nombre de la rama turca de Gladio, se relacionó con la masacre de la plaza de Taksim, en 1977 en Estambul, y también con el golpe militar de 1980.

En España, miembros de la rama italiana de la operación Gladio participaron en los Sucesos de Montejurra durante la Transición. Estuvieron profundamente infiltrados en los mecanismos de la España franquista y del conjunto de la Transición.[cita requerida] Igualmente algunos autores[¿quién?] indican que el Caso Scala (montaje policial-judicial desatado contra las organizaciones anarquistas españolas) en enero de 1978, y bastantes de los atentados efectuados por los grupos ultraderechistas, fueron también apoyados, cuando no orquestados por "Gladio".

En Argentina, varios miembros de la junta de Jorge Rafael Videla eran miembros de P2, entre ellos, José López Rega, fundador de la Triple A, Raúl Alberto Lastiri y Emilio Eduardo Massera. Licio Gelli decía frecuentemente que tenía vínculos importantes con Argentina, especialmente con Perón.[cita requerida]

En Mozambique el jefe del FRELIMO, Eduardo Mondlane, fue asesinado por Aginter Press, el brazo portugués de Gladio.

En Francia la OAS fue creada por miembros del equivalente local de Gladio.

En Bélgica las masacres de Brabante (en los ochenta) fueron atribuidos al brazo belga de Gladio.

En Alemania la red fue constituida primero por Reinhard Gehlen, que era jefe de los servicios secretos alemanes, ya anteriormente involucrado en ODESSA, la organización que proporcionaba refugio a nazis retirados. El acto terrorista del Oktoberfest, en 1980 en Múnich, fue protagonizado por agentes vinculados a Gladio.

Gladio y literatura[editar]

En 2005 Miguel Ángel Rodríguez Bajón publicó una novela titulada La Trama Gladio. El título de este thriller político alude claramente a la organización y, en líneas generales, al terrorismo de estado.

En 2011, el poeta y novelista Benjamín Prado publicó su novela "Operación Gladio" (Alfaguara), incidiendo en la vinculación de esta trama criminal con la Matanza de Atocha de 1977.

En 2013, Clemente Rodríguez Navarro publicó una nueva novela ("El zulo Viriato")a propósito del descubrimiento de un depósito de armas, explosivos y fondos económicos de Gladio, en la España del 23 F.

Referencias[editar]

Notas
  1. Terrorism in Western Europe: An approach to NATO’s secret stay-behind armies ("Terrorismo en Europa Occidental: Una aproximación a los ejércitos secretos de retaguardia de la OTAN"), Whitehead Journal of Diplomacy and International Relations, South Orange, Nueva Jersey, invierno/primavera boreal de 2005, Vol. 6, N° 1.
  2. Informe oficial del parlamento belga sobre la red de retaguardia del tipo stay-behind, denominado formalmente Enquête parlementaire sur l'existence en Belgique d'un réseau de renseignements clandestin international o Parlementair onderzoek met betrekking tot het bestaan in België van een clandestien internationaal inlichtingenetwerk, literalmente "Informe parlamentario sobre la existencia en Bélgica de una red de información clandestina internacional", páginas pg. 17-22
  3. «Resolución del Parlamento Europeo sobre el asunto Gladio, publicado en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas.». Diario Oficial de las Comunidades Europeas, Serie C, 234, de 24 de diciembre de 1990, p. 201 (DO C 324 del 24.12.1990, p. 201).
  4. «European Parliament resolution on Gladio». Wikisource. Consultado el 22 de agosto de 2008.
  5. La 'red Gladio' continúa operando, según el ex agente Alberto Volo, El País, August 19, 1991
Bibliografía