Terror Rojo (Rusia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Entierro de Moissei Urizki, Petrogrado. Pancarta reza: „Muerte a los burgueses y sus ayudantes. Viva el Terror Rojo.“ (Comienzos de septiembre de 1918)

En el contexto de la Revolución Rusa, Terror Rojo hace referencia al conjunto de detenciones y ejecuciones realizadas por el bando bolchevique. En la historiografía soviética, el terror rojo se describe como se anunció oficialmente el 2 de septiembre de 1918 por Yákov Sverdlov y terminó hacia octubre de 1918. Sin embargo muchos historiadores, empezando por Serguéi Melgunov, aplican este término a la represión durante todo el período de la Guerra Civil Rusa, de 19181922.[1] Las represiones masivas se llevaron a cabo sin un proceso judicial por la policía, la Checa, junto con elementos de la agencia de inteligencia militar bolchevique, el GRU.[2]

Origen del término[editar]

El término Terror Rojo fue originalmente[3] utilizado para describir las últimas seis semanas del Reino del Terror de la Revolución Francesa, hasta el 28 de julio de 1794 cuando ocurre la ejecución de Robespierre, para distinguirlo del siguiente período del Terror Blanco[4] (históricamente este período se ha conocido como el Gran Terror (en francés: la Grande Terreur).

Propósito[editar]

Ideológicamente el Terror Rojo fue presentado como una respuesta al Terror Blanco llevado a cabo por el Movimiento Blanco desde que los Soviets asumieron el control del gobierno. El propósito declarado de esta campaña era la lucha con los contrarrevolucionarios a quienes los bolcheviques consideraban enemigos del pueblo. Muchos comunistas rusos proclamaron abiertamente que el Terror Rojo era necesario para la eliminaciòn de las anteriores «clases dirigentes». El líder comunista Grigori Zinóviev declaró a mediados de septiembre de 1918:

Para superar a nuestros enemigos, debemos tener nuestro militarismo socialista propio. Tenemos que llevar con nosotros 90 de los 100 millones de habitantes de la Rusia soviética. En cuanto al resto, no tenemos nada que decirles. Deben ser aniquilados.[5]

Historia[editar]

El 8 de agosto de 1918, Vladimir Ilich Lenin escribió a Fedorov para expresarle la necesidad de terror de masas para "construir el orden revolucionario".

En Nizhni está claro que se prepara una rebelión de los guardias blancos. Debemos ejercer todo esfuerzo posible para que tres dictadores (Usted, Markin, etc) de manera inmediata introduzcan el terror de las masas, disparen y eliminen cientos de prostitutas, soldados borrachos, antiguos oficiales, etc. No se puede perder un minuto.[6]

La campaña de represiones masivas se inició oficialmente como represalia por el asesinato del líder de la Checa de Petrogrado, Moiséi Uritski y del intento de asesinato contra Lenin de Fanni Kaplán el 30 de agosto de 1918. Mientras se recuperaba de sus heridas, Lenin dictó: «Es necesario, secretamente y urgentemente preparar el terror».[7] Incluso antes de los asesinatos, Lenin estaba enviando telegramas «para introducir el terror de masas» en Nizhni Nóvgorod, en respuesta a un levantamiento civil sospechoso allí, y «aplastar» a los propietarios de tierras en Penza que protestaron, a veces violentamente, a la requisa de su grano por destacamentos militares.

Quinientos «representantes de las clases derrocadas» fueron ejecutados de inmediato por el gobierno comunista bolchevique tras el asesinato de Uritski.[8] El primer anuncio oficial del Terror Rojo, publicado en Izvestia, «Llamamiento a la clase obrera», el 3 de septiembre de 1918 pidió a los trabajadores:

(...) Aplastad la hidra de la contrarrevolución con el terror masivo. Cualquiera que se atreva a difundir el rumor más leve contra el régimen soviético será detenido de inmediato y enviado a un campo de concentración.[cita requerida]

Esto fue seguido por el decreto En el Terror Rojo, publicado el 5 de septiembre de 1918 por la Checa.

El 15 de octubre un trabajador de la Checa, Gleb Bokiy, resumió que el Terror Rojo había terminado oficialmente, informó que en Petrogrado 800 supuestos enemigos habían sido fusilados y encarcelados otro 6.229.[7] Las bajas en los dos primeros meses fueron entre 10.000 y 15.000 sobre la base de listas del sumario personas ejecutadas publicada en el periódico Checa Semanal y otros pulsos oficiales.

Según el escritor Donald Rayfield, el comunista húngaro Béla Kun, con la aprobación de Lenin, habría hecho ejecutar a 50.000 prisioneros de guerra blancos tras la derrota del general Piotr Wrangel a manos de los anarquistas del Ejercito Negro, a finales de 1920.[9]

El 16 de marzo de 1919, todos los destacamentos militares de la Checa se combinaron en un solo cuerpo, las «Tropas de Defensa Interior de la República» cuyo número era de 200.000 en 1921. Estas tropas vigilaban los campos de trabajo, incrementando el sistema de Gulag, llevado a cabo los pedidos de alimentos, derribar las rebeliones campesinas, inspiradas por los trabajadores, y los motines al interior del Ejército Rojo.

Uno de los principales organizadores del Terror Rojo para el gobierno bolchevique fue comisario del Ejército de segundo grado, Yan Karlovich Berzin (18891938), cuyo verdadero nombre era Pēteris Ķuzis. Participó en la Revolución de Octubre y posteriormente trabajó en el aparato central de la Checa.[2] Durante el Terror Rojo, Berzin inició el sistema de tomar rehenes y ejecutarlos[2] para detener las deserciones y otros «actos de deslealtad y de sabotaje». El jefe de un departamento especial del Ejército Rojo Letón, (más tarde del día 15 del Ejército Rojo), Berzin desempeñó un papel en la represión del motín de los marineros rusos en Kronstadt en marzo de 1921.[2] En particular, se distinguió en el curso de la persecución, captura y asesinato de los marineros capturados.

Represiones[editar]

«Libertad bolchevique» con una ley de León Trotsky. Propaganda polaca durante la Guerra Polaco Soviética.

Campesinos[editar]

Las tropas de Interior de la Checa, para infundir el terror, practicaban la táctica de tomar y ejecutar numerosos rehenes, a menudo en relación con las deserciones de los campesinos movilizados forzosamente. Un número imposible de determinar de desertores fueron asesinados.

En septiembre de 1918, en sólo doce provincias de Rusia, 48.735 desertores y 7.325 bandidos fueron detenidos, 1.826 murieron y 2.230 fueron ejecutados. Un informe típico de un departamento de la Checa declaró:

Provincia de Yaroslavl, 23 de junio de 1919. El levantamiento de los desertores en el volost de Petropavlovskaya se ha derribado. Las familias de los desertores han sido tomadas como rehenes. Cuando comenzamos a disparar a una persona de cada familia, los Verdes empezaron a salir de los bosques y se rindieron. Treinta y cuatro desertores fueron fusilados como ejemplo.

[cita requerida]

En ocasiones, cárceles enteras fueron vaciadas de reclusos a través de fusilamientos en masa antes de abandonar una ciudad a las Fuerzas Blancas.[10] [11]

Obreros industriales[editar]

El 16 de marzo de 1919, la Checa irrumpió en la fábrica Putilov. Más de 900 trabajadores que fueron a la huelga fueron detenidos. Más de 200 de ellos fueron ejecutados sin juicio durante los próximos días. Hubo numerosas huelgas en la primavera de 1919 en las ciudades de Tula, Oriol, Tver, Ivánovo y Astracán. Los trabajadores hambrientos trataron de obtener las raciones de alimentos correspondientes a las de los soldados del Ejército Rojo. También exigieron la eliminación de los privilegios para los comunistas, la libertad de prensa y elecciones libres. Todas las huelgas fueron reprimidas sin piedad por la Checa mediante arrestos y ejecuciones.[12]

Sin embargo, continuaron las huelgas. Lenin estaba preocupado por la tensa situación en relación con los trabajadores de la región de los Urales. El 29 de enero de 1920, envió un telegrama a Vladímir Smirnov que indicaba:

Me sorprende que usted está tomando el asunto tan a la ligera, y no tiene efecto inmediato la ejecución de un gran número de huelguistas por el delito de sabotaje.

Libro negro, página 90.[13]

El 6 de junio de 1920, las mujeres trabajadoras en Tula que se negaron a trabajar el domingo fueron arrestados y enviados a campos de trabajo. La negativa a trabajar durante el fin de semana se decía ser una «conspiración contrarrevolucionaria fomentados por los espías polacos». Las huelgas fueron detenidas finalmente tras una serie de detenciones, ejecuciones, y tomas de rehenes.

Atrocidades[editar]

Soldados del Ejército Rojo con un rehén muerto.
Víctimas de la Checa en Járkov, verano de 1919.

En estos momentos, existían numerosos informes de que los interrogadores Checa utilizaban métodos de tortura. En Odesa la Checa ataba a los oficiales blancos a las tablas y poco a poco les daba de comer en los hornos o tanques de agua hirviendo; en Járkov, la grava a mano eran comunes: la piel se les quitaba de las manos de las víctimas a la producción de «guantes»; la Checa de Vorónezh laminaba gente desnuda alrededor de barriles tachonados con clavos internos, las víctimas fueron crucificadas o lapidadas hasta la muerte en Yekaterinoslaf, la Checa en Kremenchuk empalaba miembros del clero y enterraba vivos a campesinos rebeldes, en Orel, se derramaba agua fría sobre los prisioneros desnudos obligados a caminar en las calles de invierno hasta que se congelaban, en Kiev, el Regimiento Chino del ejército rojo colocaba las ratas en tubos de hierro cerrados en un extremo con tela metálica y el otro colocado junto al cuerpo de un prisionero, con los tubos que se calentaban hasta que las ratas roían las entrañas a través de la víctima en un esfuerzo por escapar.[14]

Las ejecuciones tuvieron lugar en las bodegas de prisión o patios, o en ocasiones en las afueras de la ciudad, durante el Terror Rojo de Rusia y la guerra civil. Después de los condenados eran despojados de su ropa y otras pertenencias, eran ametrallados en lotes de forma individual con un revólver. La gente a la que se le mataba en la cárcel fue por lo general con un disparo en la parte posterior del cuello al entrar en la bodega de ejecución. Las víctimas que iban morir fuera de la ciudad eran transportados por camión, atadas y amordazadas, a su lugar de ejecución, donde a veces se hicieron cavar sus propias tumbas.[15]

Según Edvard Radzinski, «se hizo una práctica común para tomar como rehenes a un esposo y esperar a su esposa a entrar y comprar su vida con su cuerpo».[8] La Checa de Piatigorsk organizó un «día de Terror Rojo» para ejecutar a 300 personas en un día. Ordenaron a las organizaciones del Partido Comunista local elaborar listas de ejecución. De acuerdo con uno de los trabajadores de la Checa, «este método poco satisfactorio dio lugar a una gran cantidad de sedimentación privada de viejas cuentas... En Kislovodsk, a falta de una mejor idea, se decidió a matar a personas que estaban en hospitales».[cita requerida]

Los miembros del clero fueron objeto de abusos particularmente brutales. De acuerdo con documentos citados por el difunto Aleksandr Nikoláevich Yákovlev, el entonces titular de la Comisión Presidencial para la Rehabilitación de las Víctimas de la represión política, sacerdotes, monjes y monjas fueron crucificados, arrojados a calderos de ebullición de alquitrán, les quitaron el cuero cabelludo, les estrangularon, teniendo en cuenta la comunión con el plomo fundido y se ahogó en agujeros en el hielo.[16] Se estima que 3.000 fueron condenados a muerte en el 1918.[16]

Interpretaciones[editar]

Algunos historiadores creen que el Terror Rojo era necesario para que los bolcheviques se mantuviesen en el poder porque no tenían suficiente apoyo popular.[17] Los bolcheviques recibieron menos de un cuarto de los votos en las elecciones de la Asamblea Constituyente celebrada poco después de la Revolución de Octubre.

Para los bolcheviques del momento, el Terror Rojo era una respuesta necesaria al Terror Blanco, realizado por las fuerzas contra-revolucionarias desde el principio mismo de la revolución.

Robert Conquest llegó a la conclusión de que el «terror sin precedentes, parece necesario que a los intentos de motivación ideológica para transformar la sociedad de forma masiva y rápida, en contra de sus posibilidades naturales».[cita requerida]

El académico anticomunista polaco-estadounidense Richard Pipes, considera que el despotismo y la violencia eran propiedades intrínsecas de cada régimen comunista en el mundo.[17] También argumentó que el terror comunista se desprende de la enseñanza del marxismo, que considera la vida humana como material fungible para la construcción de la sociedad de futuro más brillante. Citó Marx quien una vez escribió que:

La generación actual se asemeja a los judíos que Moisés condujo por el desierto. No sólo debe conquistar un nuevo mundo, sino que también debe perecer con el fin de hacer un cuarto para las personas que son aptos para un mundo nuevo.

Karl Marx.[17]

El controvertido historiador Orlando Figes señala que el terror rojo estaba implícito en el régimen desde el principio. Él señala que Kámenev y sus partidarios advirtieron que los bolcheviques que no tendría más remedio que gobernar por el terror después de la toma violenta del poder por Lenin y su rechazo de la democracia. Los bolcheviques se vieron obligados a recurrir cada vez más al terror para silenciar a sus políticos críticos y subyugar a una sociedad en la que no podía controlar por otros medios.[18]

Edvard Radzinsky tomó nota de que el mismo Iósif Stalin escribió una nota que decía: «El terror es la forma más rápida de la nueva sociedad» al lado de el paso siguiente en un libro de Marx:

Sólo hay una manera de acortar y facilitar las convulsiones de la vieja sociedad y los sangrientos dolores de parto del nuevo, terror revolucionario.[8]

El marxista Karl Kautsky reconoció que el Terror Rojo representa una variedad de terrorismo, porque era indiscriminada, la intención de asustar a la población civil, e incluyó toma y ejecución de rehenes. Dijo:

Entre los fenómenos para los cuales el bolchevismo ha sido el responsable, terrorismo, que comienza con la abolición de toda forma de libertad de prensa, y termina en un sistema de ejecución extrajudicial, es sin duda el más llamativo y el más repelente de todos.

[cita requerida]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sergei Melgunov, The Red Terror in Russia, Hyperion Pr (1975), ISBN 0-88355-187-X. See also: The Record of the Red Terror
  2. a b c d Suvorov, Viktor, Inside Soviet Military Intelligence, New York: Macmillan (1984)
  3. Jan ten Brink (1899). English translation by J. Hedeman "Robespierre and the Red Terror", reprinted in 2004, ISBN 1-4021-3829-6
  4. French Revolution
  5. George Leggett. The Cheka: Lenin's Political Police Oxford University Press, 1986. ISBN 0-19-822862-7, p. 114
  6. Lenin. Obras Completas. Tomo L. Pág. 52 (en ruso)
  7. a b Christopher Andrew y Vasili Mitrokhin (2000). The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West. Gardners Books. ISBN 0-14-028487-7, p. 34.
  8. a b c Edvard Radzinsky. Stalin: The First In-depth Biography Based on Explosive New Documents from Russia's Secret Archives, Anchor, (1997) ISBN 0-385-47954-9, pp. 152–155
  9. Donald Rayfield. Stalin and His Hangmen: The Tyrant and Those Who Killed for Him. Random House, 2004. ISBN 0-375-50632-2, p. 83
  10. Gellately, Robert (2007). Lenin, Stalin, and Hitler: The Age of Social Catastrophe. Knopf. p. 59. ISBN 1400040051. 
  11. Figes, Orlando (1998). A People’s Tragedy: The Russian Revolution: 1891–1924. Penguin. p. 647. ISBN 0-14-024364-X. 
  12. Black Book, pp. 86–87
  13. Black Book, p. 90.
  14. George Leggett. The Cheka: Lenin's Political Police, Oxford University Press, 1986. ISBN 0-19-822862-7, pp. 197–198
  15. George Leggett. The Cheka: Lenin's Political Police Oxford University Press, 1986. ISBN 0-19-822862-7, p. 199
  16. a b Alexander Nikolaevich Yakovlev. A Century of Violence in Soviet Russia. Yale University Press, 2002. ISBN 0-300-08760-8, p. 156
  17. a b c Richard Pipes. Communism: A History (2001), ISBN 0-8129-6864-6, p. 39.
  18. Orlando Figes. A People's Tragedy: The Russian Revolution 1891–1924. Penguin Books, 1997. ISBN 0-670-85916-8, p. 630