United Fruit Company

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada de la entrada del viejo edificio United Fruit en la avenida St. Charles, Nueva Orleans, Luisiana, EE. UU..

La United Fruit Company (UFC) (18991970) era una firma comercial multinacional estadounidense, fundada en 1899 que producía y comercializaba frutas tropicales (principalmente banano) cultivados en América Latina, y que se convirtió en una fuerza política y económica determinante en muchos países de dicha región durante el siglo XX, influenciando decisivamente sobre gobiernos y partidos para mantener sus operaciones con el mayor margen posible de ganancias, al extremo de auspiciar golpes de estado y sobornar políticos. Esta empresa es conocida por una disputa en el territorio de Colombia llamada la Masacre de las Bananeras en el año 1928. Actualmente es conocida con el nombre de Chiquita Brands International.

Surgimiento[editar]

El empresario estadounidense Minor Keith se estableció en Costa Rica en 1871. Costa Rica era entonces un país con una economía casi exclusivamente agrícola, y Keith había empezado sus actividades empresariales dedicándose a los ferrocarriles, apoyando los negocios de su tío, el empresario de ferrocarriles Henry Meiggs hasta la muerte de éste en 1877.

En tanto el tráfico de pasajeros y mercancías en Costa Rica no era lo suficientemente rentable, Keith descubrió pronto que su ferrocarril podría usarse para transportar bananos para su exportación a EE. UU., reduciendo significativamente su costo de transporte, por lo cual en la década de 1880 se dedicó al negocio de siembra y exportación de plátanos comprando para ello vastas fincas agrícolas situadas a los costados de su vía férrea y creando la empresa Tropical Trading and Transport Company que años después controlaría gran parte de la producción de plátanos en Costa Rica, Guatemala y Nicaragua, Panamá y Honduras, además de piña y ciruelas), en plantaciones de América Central.

A cambio de negociar con banqueros de Gran Bretaña nuevas condiciones de pago de la deuda externa de Costa Rica, Keith logró que en 1884 el gobierno de dicho país, presidido por Próspero Fernández Oreamuno, le otorgara una gran concesión de casi 800 hectáreas de tierra cultivable. Poco después las propiedades de Keith abarcaban grandes extensiones de Centroamérica y el Caribe donde la empresa era conocida como "Mamita Yunai" (nótese que Yunay es una deformación al castellano del término inglés United). Éstas frutas eran vendidas en Estados Unidos y Europa.

Pronto Keith amplió sus negocios a El Salvador, y Honduras, aprovechando que en el mercado estadounidense los frutos tropicales como el plátano alcanzaban altos precios al ser considerados bienes exóticos y de elevado costo para el público, mientras que en 1890 concluía la línea de ferrocarril para transportar dichos productos. No obstante, Keith quedó endeudado ante la banca de Nueva York sufriendo la bancarrota en 1899 y debió buscar un socio con suficente capital para sostener su negocio.

La United Fruit Company o UFC nació así en 1899, cuando Minor Keith debió fusionar su empresa Tropical Trading and Transport Company y con una importante compañía competidora: la Boston Fruit Company de su compatriota Andrew W. Preston.

Apogeo[editar]

Keith y Preston se repartieron los cargos de presidente y vicepresidente de la UFC, complementando sus respectivas empresas pues Preston poseía una vasta flota de buques mercantes (conocida como la "Gran Flota Blanca" o Great White Fleet) así como contactos de gran importancia en los mercados del norte de EE. UU., junto con plantaciones en islas del Caribe. Por su parte, Keith aportaba extensiones de cultivo mucho más vastas que poseía hace años en América Central, una amplia red de ferrocarriles en dichas regiones y además su dominio de los mercados de frutas del Sur de EEUU, lo cual hacía la fusión muy atractiva también para Preston.

La empresa resultante, la United Fruit Company, empezó a comprar acciones de empresas rivales por consejo de su asesor legal, el abogado Bradley Palmer, ofreciendo a sus competidores acceso al 80% del mercado de frutas tropicales de Estados Unidos (que las extintas Tropical Trading and Transport Company y Boston Fruit Company ya controlaban), logrando así dominar el accionariado de 14 empresas rivales y obteniendo así un casi monopolio del mercado de frutos tropicales en el sur de EE.UU.

Hacia 1930 la UFC había logrado absorber a unas 30 empresas estadounidenses en América Central, creciendo aún más su poderío económico y penetración financiera en la región, habiendo sido su última adquisición en 1930 la empresa Cuyamel Fruit Company del estadounidense Samuel "Sam" Zemurray.

No obstante, debido a la Gran Depresión de 1929 y el estancamiento del mercado de frutas tropicales en EEUU, el valor de las acciones de la United Fruit Company empezó a disminuir aceleradamente. Al reducirse el valor de mercado de la empresa, Zemurray lanzó una oferta hostil contra United Fruit Company en 1933 y compró la mayor parte de acciones de dicha empresa, tomando Zemurray el control pleno sobre ella.

Sam Zemurray trasladó la sede central de United Fruit Company a Nueva Orléans, desde la cual se dirigiría todas las operaciones agrícolas y comerciales en el extranjero, y fue desde mediados de la década de 1930 cuando la UFC alcanzó su mayor poderío financiero y político en América Central.

Operaciones en América Central[editar]

Desde su fundación en 1899 la UFC ya era propietaria de grandes extensiones de tierras dedicadas al cultivo del plátano, destinado casi en su totalidad a la exportación al mercado de Estados Unidos, aunque posteriormente fue diversificando sus cultivos de frutas. Inclusive, aprovechando su poderío financiero la UFC había establecido la primera gran red ferroviaria de Guatemala y El Salvador, administrando junto con ello el servicio postal guatemalteco desde 1908, aunque dicha vía férrea era destinada casi exclusivamente al transporte de frutas en sus inicios; posteriormente esta red ferroviaria fue transformada en un monopolio con autorización del gobierno guatemalteco.

Un mecanismo ampliamente utilizado por la UFC era comprar a precios bajos grandes cantidades de tierras en América Central. Esto era una herramienta para evitar que surgieran competidores y mantener así un monopolio sobre la producción de plátanos, inclusive conservando extensas zonas agrícolas sin cultivar bajo pretexto que sequías o huracanes le obligaban a mantener «en reserva» grandes extensiones de terreno sin usar.

No obstante, los detractores de la empresa sostuvieron que la finalidad de esta compra masiva de tierras era evitar una sobreproducción capaz de reducir los precios del plátano, eliminar competidores del mercado; otra meta era forzar a que los campesinos más pobres abandonaran el cultivo en pequeñas propiedades individuales y se tornaran en peones de la UFC, como mano de obra muy barata debido a los sueldos artificialmente bajos que abonaba la UFC. Tal política implicaba una oposición frontal de la United Fruit Company a todo tipo de reparto de tierras en Centroamérica, inclusive si tales repartos afectaban a sus fincas que llevaban varios años sin cultivar.

De igual forma otra preocupación constante de la empresa era mantener unos reducidos costos tributarios y laborales, siendo acusada de sobornar masivamente líderes políticos de América Central para liberarse de toda presión de pago de impuestos y obtener beneficios y exenciones de tributos, así como para obtener de las autoridades locales un "trato preferencial" en cuanto a aranceles a cambio que la UFC financiara diversos regímenes de toda especie, siempre que éstos cuidaran en simultáneo de los intereses de la empresa.

La reducción de costos afectaba también los salarios de los peones agrícolas que eran mantenidos bastante bajos por la UFC con ayuda de las autoridades nacionales de cada país, criticadas frecuentemente por emitir leyes sólo para "satisfacer" a la «estructura de costos» de la United Fruits Company sin importar el destino de los peones locales. Del mismo modo, una preocupación de la UFC era impedir toda formación de sindicatos de trabajadores y reprimir violentamente toda protesta laboral, contando para esto con el decidido apoyo de las autoridades locales de cada país, dependientes del dinero aportado por la UFC en tributos y sobornos. Un ejemplo sucedió cuando en 1904 el dictador guatemalteco Manuel Estrada Cabrera concedió a la UFC una amplia exención de impuestos por varios años, el monopolio de los ferrocarriles atlánticos de su país, y unas concesiones de tierras que duplicaban las posesiones originales de la empresa, a cambio de su apoyo financiero para gobernar. Poco después la UFC pidió a Estrada Cabrera "solucionar" una huelga de peones mediante una matanza polcial de huelgusitas, a lo cual el dictador accedió.

El monopolio de exportación de plátano y las necesidades de la UFC de asegurarse un «ambiente favorable de negocios» motivaron que esta empresa necesariamente se envolviera en la política doméstica de los países de América Central, apoyada por su condición de mayor empleador de la región con el impacto que esto generaba en la sociedad, imponiendo su influencia sobre los gobiernos de la zona para que éstos emitieran leyes favorables a las intereses y necesidades de la UFC.

Asimismo, aunque los tributos que la UFC pagaba eran comparativamente bajos, constituían la mayor parte de los ingresos por exportación que percibían los gobiernos de América Central, que se mantenían así preocupados en mantener una relación "amistosa" con United Fruits Company. La participación de la UFC en los monopolios de ferrocarriles y correos aumentaban el poder de la empresa, que con el control de estas dos indispensables vías de comunicación podía fácilmente presionar y amenazar a las autoridades locales o estatales que se mostrasen poco colaboradoras con la empresa.

Acusaciones contra la UFC[editar]

Diversas actuaciones ilegales han salpicado su historia, como en Colombia en 1928, donde ante las protestas de los trabajadores agrícolas (aproximadamente unos 25.000) demandando mejoras laborales en la ciudad de Ciénaga, la United Fruit Company logró que las autoridades locales reprimiesen la manifestación a tiros, asesinando cerca de 3000 peones colombianos. Es lo que se conoce como la «Masacre de las Bananeras», denunciada en el Congreso colombiano por Jorge Eliécer Gaitán.

Luego, en 1948 el embajador estadounidense en Argentina, Spruille Braden, conocido por su intervención durante las elecciones argentinas de 1946 (donde requirió públicamente a los votantes argentinos a no votar por Juan Domingo Perón), percibió un sueldo como lobbista de la compañía en América Central.

En Cuba la UFC era una de las compañías estadounidenses que controlaban la producción de azúcar y fueron expulsados en 1959, tras la revolución cubana que un año más tarde, el 1 de enero de 1960, nacionalizaría todas sus posesiones sin derecho a compensación. Ante ello la UFC ofreció algunos de sus barcos a los exiliados cubanos que intentaron derrocar a Fidel Castro en la Invasión de Bahía de Cochinos de 1961, pero la oferta no fue aceptada.

Golpe de estado en Guatemala[editar]

En 1954 en Guatemala, cuando el presidente Jacobo Arbenz Guzmán intentó aplicar una ley a favor de la expropiación de las grandes propiedades (afectando a las tierras sin cultivar para repartirlas en pequeñas propiedades), a las que indemnizaría con bonos a largo plazo, fue depuesto por el militar Carlos Castillo Armas, gracias a la colaboración del gobierno de Washington, tras una serie de protestas formuladas por la UFC ante el gobierno de EE.UU. contra el nuevo presidente guatemalteco.

De hecho, la United Fruit Company acusaba a Arbenz de "pretender alinear a Guatemala con la Unión Soviética", para lo cual se ofrecía a apoyar financieramente su derrocamiento, invocando que un golpe de estado era necesario "en beneficio de los intereses de los Estados Unidos". Para sustentar la acusación, el director de la CIA estadounidense, Allen Dulles, acusó al régimen de Arbenz de «tentáculo del comunismo» y justificó así que EEUU patrocinase su derrocamiento en concordancia con la Doctrina Truman.

Se dio un conflicto de intereses evidente en este caso ya que el propio Allen Dulles, siendo director general de la CIA, era al mismo tiempo socio de la firma de abogados que patrocinaba a United Fruit Company en Estados Unidos, siendo acusado desde entonces que su verdadera motivación para acusar a Arbenz de "amenaza comunista" era simplemente proteger los beneficios de su cliente, aun causando un golpe de estado y una gravísima crisis política en el extranjero para conseguir este fin. De hecho las presiones de la UFC lograron formar un lobby lo bastante fuerte para que el gobierno estadounidense apoyase el golpe de estado contra Arbenz.

Muchos de los empleados gubernamentales vinculados al Departamento de Estado de EE. UU., y con influencia en la política exterior estadounidense, tenían en esa época intereses personales en la UFC al ser simultáneamente sus abogados, lobbystas, o representantes, lo cual hizo dudar prontamente de los reales motivos del gobierno de EEUU para derrocar a Jacobo Arbenz.

Cambios en la UFC[editar]

En 1969 fue comprada por Zapata Corporation, empresa de propiedad del magnate estadounidense Eli M. Black y luego relacionada con George H. W. Bush, formando así una nueva empresa denominada United Brands Company. La empresa sufrió serias pérdidas por la mala administración de Black, quien creía que la UFC poseía más liquidez de la realmente existente.

Eli M. Black se suicidó en Nueva York en 1975 al considerar inviable restaurar las ganancias de la empresa a sus niveles pasados de las décadas de 1950-1970. Poco antes la prensa estadounidense había acusado a la UFC de pagar sobornos al gobierno de Honduras, presidido por el general Oswaldo López Arellano, a cambio que éste aboliera ciertas leyes tributarias que elevaban los impuestos a la empresa.

Ese mismo año la empresa American Financial Group, del millonario Carl Lindner Jr., compró las acciones de United Brands Company y cambió el nombre de la empresa a Chiquita Brands International y hasta el día de hoy opera bajo este nombre, aunque la diversificación de las importaciones de frutas a EEUU causaron que la empresa perdiera gran parte de su cuota de consumidores en la década de 1970, con su consiguiente pérdida de rentabilidad e influencia en América Central. La participación de nuevas empresas en el comercio internacional de las frutas tropicales, así como la apertura del mercado estadounidense de frutas a otros países ajenos a América Central causaron que Chiquita Brands perdiera paulatinamente la influencia política y económica que mostraba a mediados del siglo XX, manteniendo sus actividades comerciales en un nivel mucho más reducido.

En 2007 Chiquita Brands enfrentó un juicio en Estados Unidos por haber financiado grupos de "autodefensa paramilitar" en Colombia que fueron responsables de la masacre de sindicalistas y campesinos; la compañía tuvo que pagar una multa a las autoridades de su país pero ahora las autoridades colombianas buscan cooperación de Estados Unidos para que extraditen a los funcionarios responsables de estos delitos y sean juzgados en el país.[1] [2]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Bucheli, Marcelo (2005). Bananas and Business: The United Fruit Company in Colombia, 1899-2000 (en inglés). Nueva York: New York University Press. 

Enlaces externos[editar]