Sequía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los suelos resecos suelen agrietarse debido a la falta de lluvia.

La sequía se puede definir como una anomalía transitoria en la que la disponibilidad de agua se sitúa por debajo de los requerimientos estadísticos de un área geográfica dada. El agua no es suficiente para abastecer las necesidades de las plantas, los animales y los humanos.

La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, este fenómeno se denomina sequía meteorológica y si perdura, deriva en una sequía hidrológica caracterizada por la desigualdad entre la disponibilidad natural de agua y las demandas naturales de agua. En casos extremos se puede llegar a la aridez.

Si el fenómeno está ligado al nivel de demanda de agua existente en la zona para uso humano e industrial hablamos de escasez de agua.

Tipos de sequía[editar]

Sequía hidrológica: Un barco encallado por el repliegue del mar de Aral.

Cuando persiste la sequía, las condiciones circundantes empeoran gradualmente y su impacto en la población local se incrementa. Se tiende a definir la sequía en tres formas principales:[1]

  1. La sequía meteorológica se produce cuando ocurre un período prolongado con menos precipitación que la media. La sequía meteorológica suele preceder a las otras formas de sequía.
  2. La sequía agrícola es la que afecta a la producción de cultivos o la ecología del área biogeográfica. Esta condición también puede surgir independientemente de cualquier cambio en los niveles de precipitación, cuando las condiciones del suelo y la erosión provocada por actividades agrícolas mal planificadas causan un déficit en el agua disponible para los cultivos. Sin embargo, por lo general una sequía agrícola tradicional es causada por un período prolongado en la cual la precipitación cae debajo del promedio.
  3. La sequía hidrológica se produce cuando las reservas de agua disponibles en fuentes como acuíferos, ríos, lagos y presas caen por debajo de la media estadística. La sequía hidrológica tiende a aparecer más lentamente porque se trata de agua almacenada que se utiliza pero no se repone. Aunque una sequía hidrológica suele ser provocada por una precipitación deficiente, también pueden tener otras causas. Por ejemplo, Kazajistán recientemente recibió fondos del Banco Mundial para restaurar el agua del mar de Aral que se había desviado hacia otras naciones durante la época de la Unión Soviética.[2] Circunstancias similares también ponen al lago Baljash, su lago más grande, en riesgo de secarse por completo.[3] Sin embargo, es necesario señalar que, en el caso del Mar de Aral, cuya única fuente de alimentación es la que constituyen los ríos Amu Daria y Syr Daria la causa de su desecamiento progresivo ha sido el uso tan intenso que se ha hecho de sus aguas para el riego de la zona desértica de las cuencas de dichos ríos. De hecho, la gran cantidad de poblaciones existentes en sus riberas, no se explicarían si no fuera por sus aguas ([4] )

Consecuencias[editar]

Una gacela de Mongolia muerta debido a la sequía.

Los períodos de sequía pueden tener importantes consecuencias para el ambiente, la agricultura, la economía, la salud, y la sociedad. Los efectos varían dependiendo de la vulnerabilidad. Por ejemplo, los agricultores de subsistencia son más propensos a migrar durante una sequía, ya que no tienen fuentes alternativas de alimentos. Las áreas con poblaciones que dependen de la agricultura de subsistencia como fuente principal de alimento son más vulnerables a la hambruna.

Las consecuencias más comunes de la sequía incluyen:

Fenómeno global[editar]

La sequía es una característica normal y recurrente del clima en la mayor parte del mundo. Es uno de los eventos climáticos más antiguos documentados, presente en la Epopeya de Gilgamesh y en la historia bíblica de la llegada de Josué en el antiguo Egipto, y el Éxodo.[6] Migraciones de cazadores-recolectores en Chile en 9500 a. C. fueron vinculados con este fenómeno climático,[7] al igual que el éxodo de los primeros seres humanos fuera de África hacia el resto del mundo hace alrededor de 135.000 años.[8]

El hombre moderno tiene la capacidad de mitigar la mayor parte del impacto de las sequías a través del riego y la rotación de cultivos. Si se omite el desarrollo de estrategias adecuadas de mitigación de sequías en la era moderna, el costo humano suele ser muy alto, que puede verse agravado por una creciente densidad de población.

Regiones afectadas[editar]

Las áreas afectadas durante la sequía del Sahel de 2012.

Las sequías recurrentes que conducen a la desertificación en el Cuerno de África crearon graves desastres ecológicos, y provocaron hambrunas generalizadas que persisten en la actualidad.[9] En el noroeste de la región del Cuerno de África, el conflicto de Darfur en Sudán, que afectó también a Chad, fue alimentado por décadas de sequía; la combinación de sequía, desertificación y sobrepoblación son algunas de las causas del conflicto de Darfur, ya que los nómadas baggara de origen árabe, en busca de agua para su ganado tornaron hacia el sur, en tierras principalmente ocupadas por agricultores no árabes.[10]

Según un informe de la ONU sobre el clima, los glaciares del Himalaya, que forman las fuentes de los principales ríos de AsiaGanges, Indus, Brahmaputra, Yangtsé, Mekong, Salween y Amarillo— podrían desaparecer para el año 2035 debido al calentamiento global.[11] Aproximadamente 2,4  mil millones de personas viven en la cuenca de drenaje de estos ríos.[12] En las próximas décadas, la India, China, Pakistán, Bangladés, Nepal y Birmania podrían experimentar inundaciones seguidas de sequías. Las sequías que afectarían el río Ganges en India son motivo de especial preocupación, ya que el río proporciona agua potable y agua de riego para más de 500 millones de personas.[13] [14] [15] La costa oeste de América del Norte, que obtiene gran parte de su agua de los glaciares que se encuentran en cordilleras tales como las Montañas Rocosas y la Sierra Nevada, también se vería afectada.[16] [17]

En 2005, partes importantes de la cuenca del Amazonas experimentaron la peor sequía en 100 años.[18] [19] Un estudio del Woods Hole Research Center de 2006 sugiere que en su forma actual el bosque en la cuenca del Amazonas sólo podría sobrevivir tres años de sequía.[20] [21] Los científicos del Instituto Nacional de Pesquisas da Amazônia (INPA) argumentan que esta vulnerabilidad a la sequía, junto con los efectos de la deforestación sobre el clima regional, están empujando la selva hacia un "punto de inflexión" donde comenzaría a morir de forma irreversible. Llegan a la conclusión de que el bosque está al borde de convertirse en sabana o desierto, con consecuencias catastróficas para el clima del mundo. De acuerdo con el WWF, la combinación del cambio climático y la deforestación aumenta el efecto del secado de los árboles muertos el cual alimenta los incendios forestales.[22]

Causas[editar]

Las antiguas civilizaciones mesoamericanas pueden haber amplificado las sequías por la deforestación.

En general, las precipitaciones se relacionan con la cantidad de vapor de agua transportada por la atmósfera y el punto de rocío, determinado por la temperatura del aire, en combinación con el movimiento ascendente de la masa de aire que contiene vapor de agua. Si estos factores combinados no soportan volúmenes de precipitación suficientes que alcanzan la superficie de la tierra, el resultado es una sequía. Esto puede ser provocado por un elevado nivel de reflexión de luz solar (alto albedo), y sobre todo la persistencia, superior al promedio, de vientos de sistemas de alta presión llevando aire continental (más seco) en lugar de aire oceánico (más húmedo), así como barras de áreas de alta presión cuyas conductas impiden o restrinjan el desarrollo de tormentas eléctricas o lluvias sobre una determinada región.

Los ciclos climáticos oceánicos y atmosféricos, como El Niño-Oscilación del Sur, hacen de la sequía una característica recurrente y regular de las Américas y Australia. Otra oscilación climática, conocida como la Oscilación del Atlántico Norte, ha sido atada a las sequías en el noreste de España.[23]

La actividad humana puede directamente desencadenar factores agravantes —tales como la sobre-explotación de la tierra, el riego excesivo,[24] y la deforestación— que fomentan la erosión y afectan negativamente a la capacidad de la tierra de capturar y retener el agua.[25] Mientras que los efectos de éstos factores tienden a ser relativamente aislados en su alcance, se prevé que las actividades que conducen al cambio climático global pueden desencadenar sequías con un gran impacto en la agricultura a nivel global,[26] y especialmente en países subdesarrollados.[27] [28] [29] En general, el calentamiento global se traducirá en un aumento de las precipitaciones en el mundo.[30] Junto con las sequías en algunas zonas, las inundaciones y la erosión se incrementarán en otros.

Protección y mitigación[editar]

Distribución de agua en las Islas Marshall durante El Niño.

Existen varias estrategias para protegerse contra las sequías, o mitigar sus efectos:

  • Presas - Presas y embalses permiten suministrar agua en épocas de sequía.
  • Monitoreo de sequías - la continua observación de los niveles de lluvia, y comparaciones con los niveles actuales del uso de agua, pueden contribuir a la prevención de sequías causadas por actividades humanas. Por ejemplo, el análisis del uso del agua en Yemen reveló que el nivel de agua subterránea del país está en grave riesgo como resultado del uso excesivo para el riego de los cultivos de khat.[31] Un monitoreo preciso de los niveles de humedad, utilizando parámetros tales como los del índice de sequía de Keetch-Byram.[32] o índice de sequía de Palmer, también puede ayudar a predecir el riesgo de incendios forestales.
  • Uso de la tierra - La rotación de cultivos, si es cuidadosamente planeada, puede contribuir a minimizar la erosión y permite que, durante los años más secos, los agricultores siembren cultivos con una menor demanda de agua.
  • Captación de agua pluvial - Recogida y almacenamiento de agua de lluvia de los techos u otras zonas de captación adecuadas.
  • Trasvase - Incluye la construcción de acueductos, canales, e incluso la redirección de ríos, para el riego y abastecimiento de agua de las zonas propensas a la sequía.
  • Agua reciclada - aguas residuales que han sido tratados y purificados para su reutilización.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. NOAA factsheet. Consultado el 10 de abril de 2007.
  2. BBC article on the World Bank loan to save the Aral Sea.
  3. BBC article from 2004 concerning the risk of Kazakhstan losing the lake.
  4. Wikimapia.
  5. C.Michael Hogan. 2010. Abiotic factor. Ed. Emily Monosson. Encyclopedia of Earth. National Council for Science and the Environment, Washington DC
  6. BBC - Weather Centre - Features - History and Religion - Weather in the Bible - Drought and Famine.
  7. Ancient Chile Migration Mystery Tied to Drought.
  8. Drought pushed ancient African immigration.
  9. Sara Pantuliano and Sara Pavanello (2009). Taking drought into account Addressing chronic vulnerability among pastoralists in the Horn of Africa. Overseas Development Institute.
  10. Looking to water to find peace in Darfur.
  11. Vanishing Himalayan Glaciers Threaten a Billion.
  12. Big melt threatens millions, says UN.
  13. Ganges, Indus may not survive: climatologists
  14. Glaciers melting at alarming speed.
  15. Himalaya glaciers melt unnoticed.
  16. Glaciers Are Melting Faster Than Expected, UN Reports
  17. Water shortage worst in decades, official says. Los Angeles Times.
  18. Environmental News Service - Amazon Drought Worst in 100 Years.
  19. Drought Threatens Amazon Basin - Extreme conditions felt for second year running.
  20. Amazon rainforest 'could become a desert' . The Independent, 23 de julio de 2006. Consultado 28 de septiembre de 2006.
  21. Dying Forest: One year to save the Amazonia, The Independent, 23 de julio de 2006. Consultado el 28 de septiembre de 2006.
  22. Climate change a threat to Amazon rainforest, warns WWF. World Wide Fund for Nature. 9 de marzo de 2006. Consultado el 28 de septiembre de 2006.
  23. Sergio M. Vicente-Serrano & José M. Cuadrat (14 de marzo de 2007). «North Atlantic oscillation control of droughts in north-east Spain: evaluation since 1600 A.D.». Climatic Change 85 (3-4):  pp. 357-379. doi:10.1007/s10584-007-9285-9. https://www.cfa.harvard.edu/~wsoon/ChristopherMonckton08-d/Vicente-SerranoCuadrat07-NAOonNESpainDroughts.pdf. Consultado el 23 de noviembre de 2010. 
  24. A biblical tragedy as Sea of Galilee faces drought. Belfast Telegraph.
  25. Kenya: Deforestation exacerbates droughts, floods.
  26. NOAA Drought and climate change: implications for the West. December 2002.
  27. Record rise in wheat price prompts UN official to warn that surge in food prices may trigger social unrest in developing countries.
  28. Fuel costs, drought influence price increase.
  29. Nigerian Scholar Links Drought, Climate Change to Conflict Africa Oct, 2005.
  30. Is Water the New Oil?
  31. BBC's From Our Own Correspondent on khat water usage.
  32. Texas Forest Service description of the Keetch-Byram Drought Index (KBDI) from 27 December 2002.
  33. Disappearing Lakes, Shrinking Seas.
  34. Shrinking African Lake Offers Lesson on Finite Resources.

Bibliografía[editar]

  • Glosario del UNDRO, de la Oficina del Coordinador de las Naciones Unidas para el socorro en casos de desastres.

Enlaces externos[editar]