Jacobo Árbenz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jacobo Arbenz Guzmán»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jacobo Árbenz Guzmán
Arevalopres.jpg
Coronel Jacobo Árbenz.[Nota 1]

Coat of arms of Guatemala.svg
Ministro de la Defensa Nacional
1945-1951
Presidente Juan José Arévalo

Coat of arms of Guatemala.svg
25°. Presidente de la República de Guatemala
15 de marzo de 1951-27 de junio de 1954
Canciller Luis Cardoza y Aragón
Predecesor Juan José Arévalo
Sucesor Carlos Enrique Díaz de León

Datos personales
Nacimiento 14 de septiembre de 1913
Bandera de Guatemala Quetzaltenango, Guatemala
Fallecimiento 27 de enero de 1971 (57 años)
Bandera de México Ciudad de México, México
Partido PAR - Renovación Nacional (RN)
Apodo

El Chelón

  • El soldado del pueblo
  • Coronel Morfina[Nota 2]
Padres Hans Jakob Arbenz Gröbli y Octavia Guzmán Caballeros[1]
Cónyuge María Cristina Vilanova
Hijos Arabella, Leonora y Jacobo Árbenz Vilanova
Profesión Militar
Ocupación político
Web http://www.guatemalaspring.org
[editar datos en Wikidata]

Juan Jacobo Árbenz Guzmán (Quetzaltenango; 14 de septiembre de 1913Ciudad de México; 27 de enero de 1971) fue un militar y político guatemalteco, ministro de la Defensa Nacional (1944-1951) y presidente de Guatemala (1951-1954). Perteneció al grupo de militares que protagonizaron la revolución de 1944. Es conocido como el «soldado del pueblo».[2] Fue derrocado por un golpe de Estado dirigido por el gobierno de Estados Unidos, con el patrocinio de la United Fruit Company y ejecutado por la CIA mediante la operación PBSUCCESS, que lo sustituyó por una junta militar que finalmente entregó el poder al coronel Carlos Castillo Armas.[3] Fue acusado de comunista por atacar los intereses de los monopolios fruteros norteamericanos[Nota 3] principalmente con la reforma agraria, y por dar cabida entre su círculo íntimo de asesores a los miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo, que era el partido comunista de Guatemala.[4] Tras el golpe de estado, tuvo que salir a un tortuoso exilio donde se separó de su esposa e hijos, sufrió una férrea campaña de desprestigio orquestada por la CIA y su hija Arabella se suicidó en Colombia en 1965; finalmente, murió en México en 1971.

Biografía[editar]

Arbenz y su esposa María Cristina Vilanova poco después de contraer matrimonio.

Sus padres fueron Hans Jakob Arbenz Gröbli, un inmigrante suizo alemán, y Octavia Guzmán Caballeros, guatemalteca de la sociedad quetzalteca.[1] Su padre llegó a Guatemala en el año 1901, tenía un negocio de farmacia en la Ciudad de Quezaltenango. Su familia pertenecía a la clase alta y era relativamente rica; tenía una hermana mayor, Anna Arabella y una menor, Octavia Silvia.[1] y su infancia fue descrita como «acomodada»[5] pero el negocio familiar se vino abajo debido a la addicción de su padre por la morfina. Hans Arbenz tuvo que trabajar de administrador de una pequeña finca, propiedad de un inmigrante alemán que residía en la zona.[6]

Árbenz estudió la secundaria en Quetzaltenango, en el colegio de María Bennett de Rölz.[7] Quería ser economista o ingeniero, pero como la familia ya no tenía dinero, no podía permitirse el lujo de estudiar en la universidad. La disponibilidad de una beca de estudios para los cadetes militares abrió la posibilidad de estudiar en la Escuela Politécnica en donde ingresó cadete en 1932 tras aprobar los exámenes de admisión.[5]

Árbenz se destacó en la academia militar y fue considerado «un estudiante excepcional». Ocupó el puesto de «sargento primero» de la Compañía de Caballeros Cadetes, lo cual era considerado un gran honor que, entre los años de 1924 y 1944, solamente seis cadetes habían alcanzado. Sus capacidades le valieron un inusual nivel de respeto entre los oficiales de la escuela, incluyendo el mayor John Considine, el entonces director estadounidense de la Escuela Politécnica. Árbenz se graduó en 1935.[5]

En el año de 1937, después de haberse graduado, fue llamado para servir en la Escuela Politécnica como Instructor. En cuanto a sus oficios como oficial del Ejército, se desempeñó mayormente en el Fuerte de San José Buena Vista, en la Ciudad de Guatemala y en San Juan Sacatepéquez. Allí conoció las duras condiciones de vida de la población indígena y las formas en las cuales operaba el trabajo forzoso, siendo los indígenas los sometidos. No solo le tocó cuidar cuadrillas de indígenas destinadas al trabajo forzoso en algunas fincas, sino también el cuidado de presos políticos dedicados también a este tipo de trabajos.[5]

Fue en 1938 cuando conoció a María Cristina Vilanova, una salvadoreña perteneciente a la aristocracia. Un año más tarde, teniendo él 26 y ella 24 años de edad, contrajeron matrimonio, en oposición de los padres de la novia, pues estos pensaban que el joven oficial no le podría dar la misma calidad de vida que otros pretendientes.[5] Árbenz tuvo tres hijos, Arabella, Leonora y Jacobo. En 1943, Árbenz ascendió al grado de capitán y comandó la Compañía de Caballeros Cadetes. Era entonces un oficial distinguido y le describían como un líder nato.

Árbenz actuó como triunviro de la Junta de Gobierno, después fue ministro de la Defensa durante el gobierno de Juan José Arévalo y, finalmente, fue presidente de Guatemala de 1951 a 1954.

Participación en la Junta de Gobierno[editar]

Pintura mural en Ciudad de Guatemala en memoria de Jacobo Árbenz
Miembros de la Junta Revolucionaria de Gobierno. De izquierda a derecha: Jacobo Árbenz Guzmán, Jorge Toriello Garrido y Francisco Javier Arana.
Miembros de la Junta de Gobierno en 1944.

Después de la Revolución de Octubre de 1944, con el derrocamiento de Federico Ponce Vaides, sucesor de Jorge Ubico Castañeda, el capitán Jacobo Árbenz Guzmán, Jorge Toriello Garrido y el mayor Francisco Javier Arana formaron la Junta de Gobierno.[8]

La junta legisló por medio de decretos que pretendían una modernización del Estado. Una de las medidas más importantes que tomaron en el ámbito jurídico y político fue la convocatoria a una asamblea constituyente para que elaborara una nueva constitución, para lo que se realizaron elecciones libres. La nueva Constitución Política en 1945 en la cual se incluyó:

Estos cambios iban directamente contra las políticas que habían tenido los gobiernos liberales. El triunvirato convocó a elecciones para elegir el presidente de la República. Las elecciones se llevaron a cabo en diciembre de 1944, resultando ganador el doctor Juan José Arévalo. El gobierno de Arévalo se consolidó y dirigió los destinos de la nación con algunos connatos de insurgencia que se comenzaban a dar.

Gobierno de Juan José Arévalo[editar]

Poder judicial[editar]

Durante el gobierno de Arévalo se intentó cambiar las estructuras judiciales arcaicas, consolidadas por el mantenimiento de las viejas prácticas de manipulación, sumisión y formalismo.[Nota 4] La rápida incorporación de nuevos derechos, la aparición de un Parlamento legítimo y la dinámica revolucionaria generaron tensión en un sistema judicial, quizás dispuesto a acompañar el proceso pero que se encontraba atrapado en los vicios de su estructura colonial. La creación del Código de Trabajo fue un logro evidente, pero también mostró que el sistema judicial tenía problemas para ajustarse a la rapidez del cambio.[9]

Ejército[editar]

Entre las reformas que se pusieron en marcha desde la caída del gobierno de Ponce Vaides y que se trataron de consolidar con la Constitución de 1945, la reestructuración del Ejército tuvo gran trascendencia: la suspensión del generalato, decretada desde los primeros momentos del triunfo del movimiento revolucionario, simbolizó esta transformación, que se completó con una inquietud por modernizar, profesionalizar e institucionalizar el Ejército. Por primera vez en la historia del país una Constitución concedió todo un capítulo y 13 artículos al tema del Ejército, asentando un modelo que sería retomado en las Constituciones posteriores. La norma constitucional estableció una reorganización del Ejército que resultó compleja y no siempre operativa: buscaba confirmar la autonomía funcional que por primera vez se le confería. Creó el Consejo Superior de la Defensa Nacional, órgano de consulta y colegiado, constituido por 15 miembros, algunos por elección y dentro de los cuales no se incluía al presidente de la República, a pesar de considerársele comandante en jefe del Ejército.[10]

Los cargos superiores y operativos del Ejército eran:

  • Jefe del Estado Mayor del Ejército: designado por el Congreso de la República a propuesta del Consejo Superior de la Defensa Nacional
  • Ministro de la Defensa Nacional: Árbenz fungió como ministro de la Defensa durante el gobierno de Arévalo. Fue el primer ministro de esta cartera, pues la misma anteriormente se llamaba «Ministerio de la Guerra».

Entre ambos líderes se generaron no pocas rivalidades durante los diez años de vigencia de la Constitución de 1945, como las que opusieron al mayor Francisco Javier Arana, jefe del Ejército y líder de la derecha hasta su asesinato en 1949, y al coronel Jacobo Árbenz Guzmán, ministro de la Defensa en ese tiempo, y líder de la izquierda. Por otra parte, según algunas interpretaciones, el estatus jurídico y la estructura organizativa que la Constitución de 1945 reconoció al Ejército fueron precisamente los factores que determinaron que la oficialidad entrara de lleno en el juego político. En este sentido, las votaciones para integrar el Consejo Superior de la Defensa Nacional y el propio carácter de este órgano, impulsaban la discusión para la toma de decisiones sobre la política militar que debía adoptar el Ejército de Guatemala y lo convertían en un estamento deliberativo.[10]

Aun cuando la nueva regulación pudo haber contribuido al incremento del peso político del Ejército en el país, los cambios que se produjeron en la sociedad guatemalteca y en el contexto internacional durante aquellos años generaron entre muchos oficiales la sensación de su peso político frente a la debilidad del Estado y del resto de organizaciones partidistas y sociales.[11]

Encuentro inicial con José Manuel Fortuny[editar]

En el otoño de 1947, la oposición de Árbenz como ministro de Defensa a la deportación de varios obreros acusados de comunismo intrigó al antiguo miembro del Frente Popular Libertador, José Manuel Fortuny, por lo inesperado de dicho comportamiento, y éste decidió visitarlo, descubriendo en aquella entrevista «a un hombre distinto del estereotipo del militar» centroamericano. A ese primer encuentro siguieron otros hasta que el propio Árbenz invitó a Fortuny a su casa, donde las discusiones y conversaciones se hicieron comunes prolongándose habitualmente por horas. Al igual que Árbenz, Fortuny estaba inspirado por un fiero nacionalismo y un ardiente deseo de mejorar la suerte del pueblo guatemalteco; como Árbenz, buscaba respuestas en la teoría marxista. Se trató de una relación solo comparable a la que tendría con María Vilanova; José Manuel Fortuny sería su amigo más cercano.[12]

Muerte del coronel Arana[editar]

Así lucían el Parque Central y el Palacio Nacional de Guatemala durante el gobierno del coronel Árbenz.

Antecedentes[editar]

Las prerrogativas y beneficios económicos que recibieron los mandos militares por parte de los Gobiernos revolucionarios, así como las lisonjas y el interés de ciertos dirigentes políticos por acercarlos a sus posiciones, acrecentaron las ambiciones de algunos para acercarse al poder político o al poder económico, lo que produjo divisiones y conflictos en el interior del Ejército.[13] En 1947 el Dr. Arévalo, en compañía de un amigo y dos bailarinas rusas que estaban de visita en Guatemala, tuvo un terrible accidente automovilístico en la carretera a Panajachel: cayó al barranco y quedó gravemente herido, mientras que todos sus acompañantes murieron.[14] [15] [16] Los dirigentes del partido oficial suscribieron un pacto con el teniente coronel Arana, en el que éste se comprometía a no intentar ningún golpe de estado contra el presidente convaleciente, a cambio de que los partidos revolucionarios apoyaran a Arana como su candidato oficial en las siguientes elecciones.[Nota 5] Sin embargo, la recuperación del robusto presidente fue casi milagrosa y pronto pudo hacerse cargo del gobierno nuevamente.[Nota 6] [17] Arana había aceptado este pacto porque quería ser conocido como un «héroe demócrata» de la sublevación contra Ponce y creyó que el «Pacto del Barranco» garantizaría su posición cuando llegara el momento de las elecciones a presidente.

Arana era una persona muy influyente en el gobierno de Arévalo, y había logrado ser nominado como el siguiente candidato a la presidencia, por delante del capitán Árbenz, a quien se le dijo que por su corta edad[Nota 7] no tendría problema en esperar su turno para las elecciones siguientes.[18]

El hecho[editar]

.[102]

Poco tiempo después el abuso del LSD empezó a afectar su comportamiento y Azcárraga se desentendió de ella, logrando que la expulsaran de México en octubre de 1965.[102] Arabella entonces se conoció al torero mexicano Jaime Bravo Arciga, quien en esa época se encontraba en el mejor de sus momentos como figura e iba a iniciar una gira por América del Sur.[Nota 26] Estando en Bogotá, el 5 de octubre de 1965, Arabella trató de convencer a Bravo Arciga para que no siguiera toreando, pues temía por su vida; en un lujoso club para caballeros de la capital colombiana, en donde Bravo Arciga se estaba embriagando luego de una mala faena en que fue corneado, Arabella sacó un revólver y se suicidó en un oscuro rincón del local, tras haber intentado comunicarse con el torero toda la noche.[103] La muerte de Arabella fue un golpe fortísimo para el torero y para Árbenz: ambos morirían en cuestión de cinco años.[104]

Bravo Arciga se comunicó con Jorge Palmieri vía telefónica a México, y le pidió que se encargara de los funerales. Palmieri consiguió que se permitiera enterrar a Arabella en el Panteón de la ANDA en base a que había trabajado en una película experimental y que se autorizara que Árbenz, su esposa y sus hijos Leonora y Jacobo pudiesen entrar a México para estar presentes en el entierro.[102] .

Estancia en Cuba[editar]

En Cuba, Árbenz no acomodó en los nuevos planes de la lucha de guerrillas y tuvo que soportar las humillaciones de Fidel Castro, que en cada discurso repetía que Cuba no era Guatemala, y que él no abandonaría a su pueblo sin luchar como hizo Árbenz;[102] sin respaldo político, decidió abandonar la isla caribeña a fines de 1960. Esta vez su demanda de residir en Suiza fue aceptada, pues el activo político ya había dejado de ser un peligro marxista. Árbenz se marchó de Cuba para Suiza, estableciéndose en Lucerna, donde vivió solo y alcoholizado durante cuatro años.[Nota 27]

Muerte[editar]

Pensando que su rehabilitación política pasaba por el retorno a Guatemala apoyado por la ya entonces URNG, abandonó Suiza con destino a México, donde reanudó sus contactos políticos y preparó su ingreso al país, pero ese objetivo no se realizó, pues Árbenz murió en tierras mexicanas el 27 de enero de 1971 de un paro cardiaco producto de un extraño accidente en que su radio cayó dentro de la tina en que se estaba bañando. Sus restos regresaron a la ciudad de Guatemala el 19 de octubre de 1995, durante el gobierno de Ramiro de León Carpio y fueron recibidos por las autoridades del país y por su viuda, María Cristina Vilanova. Árbenz está sepultado en un monumento junto a la entrada del Cementerio General de la Ciudad de Guatemala.

Árbenz en la literatura y el cine[editar]

  • Un testimonio de los días de la renuncia de Árbenz y de su asilo en la Embajada de México, quedó registrado en la novela Hombres con alas de cera de Óscar René Cruz Oliva.
  • La novela Week-End en Guatemala de Miguel Angel Asturias describe los días de la caída de Árbenz.
  • La película guatemalteca El Silencio de Neto cuenta una historia que se desarrolla durante los últimos días del gobierno de Árbenz.
  • La película Cuando las montañas tiemblan presenta como fue la caída del gobierno del presidente Árbenz desde el punto de visto de la guerrilla guatemalteca.[105]
  • El libro histórico Guatemala, la historia silenciada. (1944-1989) Tomo I: Revolución y liberación. de Carlos Sabino[106] presenta un estudio de los hechos ocurridos en Guatemala durante los gobiernos de Árbenz y de Carlos Castillo Armas desde la perspectiva neo-liberal.
  • Las obras teatrales El Papa Natas y La mugre (de la Revolución) del dramaturgo guatemalteco Manuel Galich cuentan la historia de una familia terrateniente guatemalteca que se ve afectada por la revolución de 1944, por los gobiernos de Arévalo y Árbenz y por la liberación de 1954.
  • Carlos Manuel Pellecer, compañero de exilio de Árbenz y agente de la CIA mientras duro dicho exilio, escribió el libro Renuncia al comunismo en 1968 y en él dio a conocer las razones que tuvo para alejarse del Partido Guatemalteco del Trabajo al que perteneció durante 14 años, dejando en claro que siempre respetó a Árbenz. Pellecer también escribió Memoria en dos geografías en 1963, donde recuerda al expresidente como el mejor capitán que tuvo en la Escuela Politécnica donde Pellecer estudió tres años pero no se graduó porque estando a pocos meses de graduarse fue capturado en marzo de 1939, durante el gobierno de Jorge Ubico por atreverse a escribir en una carta lo que pensaba de los censores de correspondencia. Finalmente, en otro libro llamado Caballeros sin esperanza de 1973, incluye un artículo sobre «El soldado del pueblo», criticando a los partidos comunistas de Cuba, Argentina, Checoslovaquia, Hungría y la Unión Soviética, por haberlo tenido como un apestado tras su derrocamiento, mientras que cuando fue presidente habían ofrecido apoyar la revolución guatemalteca pero no lo cumplieron. [107]

Información adicional[editar]

  • Jacobo Árbenz Vilanova, tras vivir fuera de Guatemala por casi cincuenta años, regresó al país y trató de incursionar en la política en 2003; iba a ser proclamado como aspirante a la primera magistratura por la Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) pero esto ya no se concretó.

Referencias[editar]

  1. a b c Kramer, 2015.
  2. Librería Sophos, s.f..
  3. Cullather, 2006.
  4. Sabino, 2007, p. 58.
  5. a b c d e Gleijeses, 1992, p. 134-137.
  6. Gleijeses, 1992, p. 132.
  7. Buenas Tareas, 2011, p. 1.
  8. Immerman, 1983, p. 41-43.
  9. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 62.
  10. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 55-58.
  11. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 53.
  12. La onda digital, 2000, p. 1.
  13. Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 59.
  14. Sabino, 2007, p. 63.
  15. Arévalo Bermejo, 1998, p. 65.
  16. Villagrán Kramer, 1993, p. 38.
  17. Barnoya García, 1979.
  18. Sabino, 2007, p. 45.
  19. Sabino, 2007, p. 48.
  20. Sabino, 2007, p. 49.
  21. Sabino, 2007, p. 46.
  22. a b c d e f g Gleijeses, 1992, p. 217.
  23. Sabino, 2007, p. 46-47.
  24. La onda digital, 2000.
  25. a b Paterson et al., 2009, p. 54.
  26. a b c d Avizora, 2001.
  27. Streeter, 2000, p. 11-12.
  28. Immerman, 1983, p. 34-37.
  29. Cullather, 2006, p. 9-10.
  30. Rabe, 1988, p. 43.
  31. McCreery, 1994, p. 316-317.
  32. Comunidades de Población en Resistencia, 2013.
  33. Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 61.
  34. Gleijenes, 1992, p. 209-210.
  35. a b Gleijenes, 1992, p. 210.
  36. Arévalo Martínez, 1945.
  37. Brolo, 2012.
  38. a b c Cach, 2014, p. 1.
  39. a b Paz Hernández, s.f., p. 10.
  40. Mertins Luna, 2009, p. 34.
  41. Mertins Luna, 2009, p. 27.
  42. Mertins Luna, 2009, p. 28.
  43. Mertins Luna, 2009, p. 35-36.
  44. Gleijeses, 1992, p. 218-219.
  45. a b c Marroquín Rojas, 1952, p. 1.
  46. a b Gleijeses, 1992, p. 219.
  47. Congreso de la República de Guatemala, 1952, p. 4.
  48. Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 67.
  49. Gleijeses, 1992, p. 208.
  50. a b c Gleijeses, 1992, p. 211.
  51. Gleijeses, 1992, p. 209.
  52. Gleijeses, 1992, p. 210.
  53. Gleijeses, 1999, p. 208.
  54. Zachrisson Girón, 2011, p. 5.
  55. a b Zachrisson Girón, 2011, p. 6.
  56. González Davison, 2008, p. 426.
  57. a b Velásquez, 2014.
  58. a b c Solano, 2012, p. 7.
  59. a b Morán Mérida, 1994, p. 11.
  60. Morán Mérida, 1994, p. 12.
  61. a b Office of the Historian, US State Department, 2003.
  62. a b c d e f g Office of the Historian, US State Department, 2003, p. 6.
  63. Martínez Peláez, 1988, p. 8.
  64. a b Esquipulas en línea, 2001, p. 1.
  65. Esquipulas en línea, 2001.
  66. Gilbert, 1998.
  67. Heredero, 2005.
  68. Alsina Thevenet, 2000.
  69. a b New York Times, 1955, p. August 13.
  70. a b Lewis, 1954.
  71. a b Kitroeff, 2003.
  72. a b Gleijeses, 1992, p. 257.
  73. Marroquín R., 1954, p. 1, 10.
  74. Smith, 2000.
  75. Rabe, 1988.
  76. a b Schoultz, 1998, p. 337.
  77. Schoultz, 1998, p. 342.
  78. Schoultz, 1998, p. 340.
  79. Schoultz, 1998, p. 338.
  80. Shoultz, 1998, p. 338.
  81. Schoultz, 1998, p. 343.
  82. Ward, s.f., p. Appendix A.
  83. Cullather, 2006, p. 90.
  84. Centro de Estudios Ché Guevara, 2001, p. 1.
  85. a b c d e Árbenz y Fortuny, 1954.
  86. Centro de Estudios Ché Guevara, 2001.
  87. Fortuny, 1989, p. 1.
  88. Silva Girón, 1997, p. 24.
  89. Gleijeses, 1991.
  90. Schlesinger y Kinzer, 1982.
  91. Sierra Roldán, 1958, p. 12.
  92. Vilanova de Arbenz y 2000, 79.
  93. Pellecer, 1997, p. 60.
  94. Fortuny, 2002, p. 23-58.
  95. Carpio Alfaro, 1996, p. 35-68.
  96. Figueroa Ibarra, 2001, p. 33.
  97. When the mountains tremble, 1982, p. 7:10-8:33.
  98. Sabino, 2007, p. 163.
  99. Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, p. Sección 86.
  100. Gleijeses, 1992, p. 216.
  101. Ward, s.f..
  102. a b c d Palmieri, 2007, p. 1.
  103. Montoya, 2014.
  104. Martínez, 2012.
  105. When the mountains tremble, 1982, p. 4:05-8:00.
  106. Sabino, 2007, p. 18-150.
  107. Batres Villagrán, 2013, p. 1.
  108. Centro de Estudios Urbanos y Regionales (USAC), 1998, p. 16.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. Una galería de imágenes del coronel Árbenz se puede encontrar en Blog de los caballeros cadetes de la Escuela Politécnica de Guatemala Consultado el 14 de agosto 2014.
  2. Este apodo se lo dieron los estudiantes universitarios en su periódico satírico El No Nos Tientes, y se originó porque su padre fue adicto a este estupefaciente, e incluso se suicidó como resultado de sus problemas familiares y de dependencia de fármacos.
  3. Cuyos accionistas tenían fuertes conexiones con el gabinete del presidente Dwight Eisenhower.
  4. véase: Servilismo durante el gobierno de Manuel Estrada Cabrera
  5. Este es el famoso «Pacto del Barranco»
  6. El periódico No Nos Tientes de la Huelga de Dolores de los estudiantes de la Universidad de San Carlos se refiere satíricamente a esta situación llamando a Juan José Arévalo «Superjuancho» por su rápida recuperación y las circunstancias de su accidente.
  7. apenas 36 años en ese tiempo
  8. Un video que recopila la multitudinaria afluencia de personas a los mítines electorales de Árbenz se encuentra en YouTube: Campaña Presidencial de Jacobo Árbenz, 1950.
  9. La cual lleva su nombre desde 2012, por decreto del presidente Alvaro Colom.
  10. El aparecimiento del Colegio de Maestros como entidad con personería jurídica es un importante de la democracia que vivía Guatemala en esa época.
  11. Gleijeses (1992). Shattered Hope. pp. 210–217. «Aprovechando la libertad de prensa del gobierno, el periodista Clemente Marroquín Rojas lo atacaba desde su periódico La Hora. Marroquín Rojas estaba anuente a aceptar reformas sociales en Guatemala y era un nacionalista que detestaba el hecho de que el país fuera una república bananera; por esta razón, los oficiales estadounidenses lo habían catalogado como izquierdista durante el gobierno de Juan José Arévalo; pero, por otro lado, detestaba el comunismo y si tenía que escoger entre reforma social con el más ligero tinte comunista y el status quo, se quedaba con el segundo.» 
  12. Un mecanismo ampliamente utilizado por la UFCO era comprar a precios bajos grandes cantidades de tierras como una herramienta para evitar que surgieran competidores y mantener así un monopolio sobre la producción de plátanos, inclusive conservando extensas zonas agrícolas sin cultivar bajo pretexto que sequías o huracanes le obligaban a mantener «en reserva» grandes extensiones de terreno sin usar.
  13. Gleijeses (1992). op.cit. p. 163-164. «Este incidente aumentó las dudas sobre la legitimidad de la Reforma Agraria, pero fue indispensable para que la misma se llevara a cabo. Este fue el único acto ilegal cometido por el Congreso de Guatemala durante todo el gobierno de Árbenz, y palicede en comparación de los abusos institucionales cometidos por los aliados estadounidenses Rafael Leonidas Trujillo y Anastasio Somoza 
  14. La Gran Flota Blanca de la UFCO era la naviera mercante del enclave bananero, que transportaba buena parte de los productos de exportación e importación del país, utilizando la logística de las otras empresas coaligadas a la casa matriz.
  15. Escuelas, hospitales, guarderías y comedores infantiles e infraestructura vial
  16. Office of the Historian, US State Department (2003). «Guatemala Foreing Policy, 1952-1954». US State Department. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2004. «International Railways of Central America (IRCA) era propiedad de la UFCO; su sindicato era muy fuerte y el más grande de Guatemala y se fue a la huelga en 1944, 1945, 1946, 1947, 1949 y 1950.» 
  17. principal terrateniente del Partido Conservador
  18. La United Fruit Company es la única corporación norteamericana que se ha sabido que tiene su propio código en la CIA.
  19. Los gobiernos de Manuel Estrada Cabrera, José María Orellana, Lázaro Chacón y Jorge Ubico.
  20. La frutera no se benefició con el derrocamiento de Árbenz. El valor de sus acciones cayó, así como su margen de ganancias. Asimismo, el gobierno de Eisenhower inició un proceso antimonopolista contra la compañía, lo que la obligó a desmembrarse en 1958. Para 1972, la compañía había vendido todos sus bienes en Guatemala, después de más de una década de fuertes pérdidas.
  21. Ciento veintidós rebeldes que pretendían capturar la ciudad de Zacapa
  22. Ernesto Guevara estuvo en una brigada que llevaba el nombre de Augusto César Sandino y estaba liderada por el voluntario nicaragüense Rodolfo Romero, al que varios años después el Che recurriría para organizar la guerrilla en Nicaragua.
  23. La presencia de fuerzas de asalto anfibias estadounidenses extendió el rumor de un desembarco de marines estadounidenses en Honduras.
  24. Luego se supo que Manuel Pellecer había sido agente de la CIA.
  25. Entre los objetivos estaba un barco mercante británico que estaba cargando algodón en el Puerto de San José.
  26. Con 33 años de edad, Jaime Bravo había triunfado en Europa, logrado un gran cartel en México
  27. Su esposa María Cristina Vilanova ya lo había abandonado llevándose a sus hijos; y su hija mayor Arabella, se había quedado en París y ya no quería tener contacto alguno con su familia.


Predecesor:
Juan José Arévalo
Coat of arms of Guatemala.svg
Presidente de Guatemala
1951-1954
Sucesor:
Carlos Enrique Díaz