Nacionalismo canario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera tricolor canaria o "bandera nacional canaria", creada por el MPAIAC en los años 60 del siglo XX.
Mapa de Canarias, con la costa del Sahara Occidental en la esquina inferior derecha.

El nacionalismo canario es una corriente ideológica que pretende la consideración del archipiélago de Canarias como nación. No obstante, a lo largo de su historia el término ha sido usado por diversidad de movimientos políticos de un amplio espectro: desde movimientos explícitamente independentistas hasta otros movimientos más moderados partidarios del federalismo dentro de España, pasando por regionalistas o simplemente autonomistas.

Incluye así mismo a muchas tendencias políticas y sociales, siendo tradicionalmente las organizaciones de izquierda las más reivindicativas.

Actualmente, la fuerza más representativa de esta ideología es Coalición Canaria (CC), al frente del Gobierno autonómico del archipiélago y con una diputada en el Congreso de los Diputados, dos senadores, amén de 391 concejales alrededor de Canarias.

Manifestación realizada en Las Palmas de Gran Canaria el 6 de marzo de 2010, por la independencia de Canarias.

Períodos de autogobierno en Canarias[editar]

En los últimos años de la Conquista de Canarias, concretamente el 30 de mayo de 1481, Tenesor Semidán, líder grancanario (posteriormente converso al cristianismo y bautizado como Fernando de Guanarteme) firmó la Carta de Calatayud junto a Fernando II de Aragón. Dicha carta establecía la creación de un "Reino de Canarias" que se integraría en el conjunto de reinos que luego darán forma a la actual España.

Graffiti nacionalista en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en la isla de Tenerife.

La Carta establecía también los derechos y deberes de los canarios, algunos de sus puntos destacables eran:

  • El reparto de tierras y otros medios de producción entre los canarios.[1] [2] [3] [4]
  • Mantenimiento de los "títulos nobiliarios" entre los canarios.[5] [1]
  • Existencia de una fiscalidad diferenciada.[1]
  • Existencia de milicias canarias.[6]
  • El derecho de placet con respecto a las leyes de la Corona.[6]
  • La acuñación de moneda propia hasta 1776.[6] [3]
  • La posibilidad de comerciar independientes del monopolio comercial español.[3] [7]
  • Mantenimiento de roles socialmente relevantes por parte de las mujeres canarias (como fue el caso de Inés Chemida) o en temas legales (como fue el caso de María de Güímar) o en temas de sucesión.[1]
  • Mantenimiento de normas civiles magas como el derecho de separación de las mujeres.[5] [8]
  • Reclamación de los derechos por parte de los canarios ante los tribunales.[1]
  • Cobro de deudas de los canarios a los colonos como se puede ver en la herencia de Fernando Tacoronte.[1]

En principio sólo formaba parte del pacto la isla de Gran Canaria, pero las otras islas lo fueron aceptando según crecía el descontento con el régimen señorial establecido inmediatamente tras la conquista castellana.

La Carta y los posteriores tratados de integración creaban unos organismos, a distintos niveles, tales como los cabildos insulares, la Audiencia de Canarias o el Obispado.

La Carta fue pasada por alto por las autoridades centrales en no pocas ocasiones[cita requerida], lo que conllevó algunos levantamientos y actos de rebeldía:

  • Levantamiento de Ichasagua en 1502.[1]
  • Mantenimiento de poblados y asentamientos tradicionales canarios en contra de las pretensiones de los colonos.[1]
  • El asalto del Cabildo de Tenerife y la quema del censo fiscal de Fernández de Lugo.[1]
  • Levantamiento de Agüimes para evitar el robo de las tierras en explotación por y para los canarios por parte de colonos españoles.[3]
  • El ajusticiamiento del Intendente Ceballos en 1720, en Santa Cruz de Tenerife.[6]
  • Levantamiento en la Aldea en 1770 por las roturaciones de tierras.[6]
  • Levantamientos en 1778 por la explotación de las tierra en Arico, Chasna y La Aldea.[6]

El vacío administrativo permitió, sin embargo, la esclavitud hasta bien entrado el siglo XVI (no obstante las prohibiciones que el Papa expidió en 1434 y 1462 y las que publicaron los Reyes Católicos en 1470, 1490 y 1499). Otro de los puntos negativos del pacto era el "impuesto de sangre" que obligaba a algunos canarios a repoblar las tierras conquistadas en América, lo cual a la larga crearía un vínculo con Sudamérica y que llevaría a la participación de canarios y descendientes de canarios en las guerras de independencia de esos territorios, sobre todo en Cuba. Dicho impuesto de sangre existió como contrapartida a la excepción canaria al monopolio de la Casa de la Contratación. En el marco de la política mercantilista de la Corona castellana, todo el comercio de Europa con las colonias americanas estaba monopolizado por la Casa de la Contratación y sujeto a un estricto control, a excepción de Canarias que podía comerciar libremente con América; ello convirtió al archipiélago en un enclave fundamental del comercio internacional y supuso además que la vinculación económica de Canarias con Inglaterra fuese más fuerte que con el resto de los territorios de la Corona. La excepcionalidad canaria, obviamente, contó con la oposición de la Casa de la Contratación, pero la burguesía y los sectores económicamente acomodados surgidos al calor del comercio supieron jugar con la apetencia de otras potencias por un territorio con una posición geoestratégica como Canarias, y el temor de la monarquía hispánica a perder Canarias a manos de una potencia extranjera.

Las garantías de autogobierno se fueron difuminando a lo largo del siglo XVIII y ya en el siglo XIX la burguesía de las islas de Gran Canaria y Tenerife se decantan mayoritariamente por participar de la política española en vías de democratización.

La llamada "Bandera del Ateneo", primera bandera nacionalista canaria, creada en 1907.

Inicios del nacionalismo canario organizado[editar]

Aunque había habido manifestaciones soberanistas tales como levantamientos y motines desde la conquista castellana, difícilmente podríamos clasificar dichas manifestaciones como nacionalistas. Es a finales del siglo XIX cuando los nacionalistas canarios empiezan a agruparse en organizaciones políticas más o menos importantes. En parte, compartiendo escenario político con el movimiento obrero, y vinculado con las comunidades canarias emigrantes en países como Cuba o Venezuela. En ese escenario nacería en Tenerife, a principios del siglo XX, el Partido Popular Autonomista (PPA), vinculado a la Asociación Obrera Canaria.

Nicolás Estévanez, José Cabrera Díaz y, sobre todo, Secundino Delgado, sufren y denuncian la que consideran como "nueva realidad colonial", derivada del incumplimiento de los pactos y el fin de la coexistencia de canarios y naturales del resto de territorios de España.

Secundino Delgado da voz al movimiento con sus publicaciones (El Guanche o Vacaguaré, entre otras), en buena parte, ilegalizadas y/o publicadas en otros países. Por ello algunos le consideran el padre del nacionalismo canario. Secundino Delgado estuvo en un primer momento vinculado al independentismo cubano de corte anarquista, fundando posteriormente un periódico independentista canario en Caracas denominado El Guanche. La escasa conciencia nacional existente en esos momentos en Canarias, unida al hecho de que el movimiento obrero canario se hallaba aún en periodo de formación (y con poca conciencia de clase), así como el temor a una invasión por parte del Reino Unido o Estados Unidos llevó a que Secundino optara por opciones más pragmáticas, intentando aglutinar a independentistas, autonomistas y federalistas.

En 1924 tiene lugar en Cuba la fundación del Partido Nacionalista Canario (PNC). Uno de sus fundadores fue José Cabrera Díaz, antiguo líder de la Asociación Obrera Canaria. El primer PNC adoptó la bandera que se izó en 1907 en el Ateneo de Aguere durante las protestas contra los excesos estatales. Duró pocos años, aunque en 1982 fue refundado y actualmente forma parte de Coalición Canaria, el partido gobernante en el Gobierno autonómico canario.

Durante la Segunda República Española, el movimiento nacionalista pasó inadvertido (aunque se llegó a proponer un Estatuto de Autonomía que no cuajó a causa de la guerra). Sin embargo, desde algunos sectores del Partido Comunista de España (PCE) llegó a defenderse la autodeterminación e incluso la independencia de Canarias, en parte por la asunción del principio leninista del "derecho a la autoderminación de los pueblos", aunque sin excluir tampoco un análisis de la realidad económica del archipiélago que llevará a autores como Guillermo Ascanio a calificar la situación de Canarias como "semicolonial". El Frente Único Revolucionario (FUR), formado en 1934 por el PCE y el PSOE, también incluyó en su programa "la liberación de Canarias de la opresión del imperialismo español y el derecho a la autodeterminación hasta su constitución en Estado independiente si tal fuese su voluntad".

Bandera adoptada por el Movimiento Canarias Libre tras su creación en 1959.

El nacionalismo canario durante el franquismo[editar]

Durante la dictadura franquista toda oposición al régimen fue duramente reprimida.

En este marco de represión, sin embargo, lograron organizarse grupos como Canarias Libre en 1959, fundado por conocidos activistas de izquierda como Fernando Sagaseta, que años más tarde sería diputado del Unión del Pueblo Canario (UPC) en el Congreso de los Diputados y uno de los fundadores del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE). Muchos de los miembros de Canarias Libre son detenidos y encarcelados, y la organización es desarticulada. La mayoría de los militantes de Canarias Libre acabarían integrándose en el PCE.

En 1964 se funda en Argelia el Movimiento Por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC). A este grupo se le atribuyen responsabilidades en la lucha armada de los Destacamentos Armados Canarios (DAC) y las Fuerzas Armadas Guanches (FAG), como contrapartida por la muerte a manos de la Policía española de dos activistas del movimiento.

Uno de los líderes históricos del MPAIAC, el abogado Antonio Cubillo, que llegó a formar parte de Canarias Libre, se convertiría en una de las principales figuras del nacionalismo canario, aunque sería expulsado finalmente del MPAIAC para fundar el Congreso Nacional de Canarias (CNC). Se le supone creador de la bandera tricolor canaria con siete estrellas verdes que, hoy por hoy, es usada por militantes de todo el espectro nacionalista canario, e incluso no nacionalistas, como la sección canaria del PCE y de Izquierda Unida.

En 1968, los Estados de la Organización para la Unidad Africana (OUA) votaron a favor del derecho de autodeterminación para Canarias, por considerar que es una parte integrante de África y no de España.

El nacionalismo canario en la Transición[editar]

La orientación eurocomunista del PCE a inicios de los años 70 supuso el descontento de algunos sectores marxistas-leninistas que terminarán organizándose en la Oposición de Izquierdas del PCE. La Oposición de Izquierdas, en la que participaron antiguos militantes de Canarias Libre, dio origen a varios partidos como el Partido de Unificación Comunista de Canarias (autodeterminista), Células Comunistas (autodeterminista), o el Partido Comunista Canario (provisional) (independentista).

Las Células Comunistas y el PCC(p) se unifican en 1977 en una coalición denominada Pueblo Canario Unido, liderada por Fernando Sagaseta y Carlos Suárez. En esos momentos también comienzan a organizarse el Sindicato Obrero Canario (SOC) y la Confederación Canaria de Trabajadores (CCT).

El MPAIAC comienza a vivir una serie de conflictos internos derivados del descontento de las posiciones de Antonio Cubillo. El intento de asesinato a Antonio Cubillo por parte de los servicios secretos españoles en 1979,[9] y el que partidos políticos y medios de comunicación responsabilizaran al MPAIAC del accidente de Los Rodeos de 1977 restaron mucha fuerza a la organización. Las divisiones internas llevaron a que en ocasiones llegaran a existir incluso dos organizaciones denominadas MPAIAC. El hasta entonces brazo político del MPAIAC, el Partido de los Trabajadores Canarios (PTC), terminará por desvincularse del anterior.

En 1979, PCU, Células Comunistas, el PCC(p), el Partido Socialista de Canarias (PSC) y el Partido de Unificación Comunista de Canarias (PUCC) forman Unión del Pueblo Canario (UPC). En ese año, UPC fue la tercera fuerza más votada en las islas y tuvo representación en el Congreso de los Diputados, siendo elegido diputado Fernando Sagaseta. La intención de UPC de intentar atraer a otras formaciones políticas más moderadas como la Confederación Autónoma Nacionalista Canaria (CANC) o Asamblea Canaria, los primeros cristianos de base y los segundos socialistas autogestionarios, supusieron el descontento de sectores como los "radicales de base de PCU". Estos conflictos supusieron la desintegración de UPC.

El nacionalismo canario en la democracia[editar]

Canarias cuenta con un Estatuto de autonomía desde 1982.

UPC se desintegró y dividió en numerosos grupos. El que mayor éxito electoral obtuvo fue Izquierda Nacionalista Canaria, procedente de la CANC y que se presentaría en coalición con Asamblea Canaria. Sin embargo, el apoyo electoral conseguido por los otros grupos resultantes de la disolución de UPC, como Unión de Nacionalistas de Izquierda (procedente del Partido de Unificación Comunista de Canarias), o el Partido Comunista del Pueblo Canario (sección canaria del PCPE) fue muy escaso.

El PTC, los "radicales de base" del PCU y otros grupos minoritarios originarían el Frente Popular por la Independencia de Canarias (FREPIC-AWAÑAK). Antonio Cubillo, por su parte, fundaría a su regreso del exilio en Argelia en 1986 el Congreso Nacional de Canarias (CNC).

En 1991, Asamblea Canaria Nacionalista, Izquierda Unida Canaria (sección canaria de IU) y Unión de Nacionalistas de Izquierda forman ICAN.

En 1992 se funda la organización juvenil Azarug, que funciona de forma asamblearia y es abiertamente independentista. Abogan por una Canarias libre y socialista.

Desde 1993, el gobierno autonómico ha recaído en el partido Coalición Canaria, coalición que aglutina diversas organizaciones como ICAN o Asamblea Majorera) y otrás más próximas al centroderecha, como ATI (Agrupación Tinerfeña Independiente), y une a nacionalistas, regionalistas e insularistas. Coalición Canaria define a Canarias como nación en su ideario y ha aceptado recientemente el uso de la bandera de las siete estrellas verdes, además de mostrar su deseo de oficializarla, aunque no defiende abiertamente la independencia de Canarias.

El nacionalismo canario hoy[editar]

Paulino Rivero, actual presidente de Canarias desde 2007, milita en Coalición Canaria, formación que se declara como "nacionalista canaria".

Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas del año 2010, el 37,6% de la población de las islas se siente más canaria que española, o únicamente canaria (7,6%), frente al 5,4% que se siente más español que canario o únicamente español (3%). La opción más amplia es la de quienes se sienten tan españoles como canarios, con un 49,9%. Con estos datos Canarias registra uno de los niveles de identificación con la autonomía más altos de España, siendo la cuarta comunidad en este sentido, por detrás de Cataluña, el País Vasco y Galicia.

Actualmente existen gran cantidad de organizaciones y partidos políticos que se autodenominan nacionalistas y la mayoría acepta la bandera de las siete estrellas, aunque sus reivindicaciones soberanistas son muy diferentes entre ellos.

Una lista de todos sería muy larga, pero, a modo de ejemplo, partidos que se consideran nacionalistas son el actualmente gobernante Coalición Canaria (CNC), el Partido Nacionalista Canario (PNC), Nueva Canarias (NC), Centro Canario (CCN) y otros más minoritarios como Alternativa Popular Canaria (APC), Alternativa Nacionalista Canaria (ANC) o Unidad del Pueblo (UP). También destacaría la organización juvenil Azarug, de tendencia izquierdista e ideológicamente cercana a la izquierda abertzale (en el ámbito de las organizaciones independentistas en España) y a la emergente izquierda latinoamericana. Cabe destacar también al Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC), sección canaria del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), que si bien no se proclaman nacionalistas ni independentistas, sí reconocen el derecho de autodeterminación para Canarias.

Electoralemente, los partidos que se autodefinen como independentistas o nacionalistas canarios sumaron en las elecciones al Parlamento de Canarias de 2007 más del 35% de los votos contabilizados.[10]

También existen corrientes sindicales nacionalistas como el Frente Sindical Obrero Canario (FSOC), la Intersindical Canaria (IC) el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Canarias (STEC) y el Sindicato de Estudiantes Canario (SEC).

En 2007 el diario El Día, uno de los periódicos más leídos de las islas,[11] ha abrazado en su contenido los principios soberanistas y en sus páginas hay cabida para opiniones y proyectos de nacionalistas canarios históricos. El fallecido Antonio Cubillo, histórico dirigente del nacionalismo canario, publicó en este rotativo un "Anteproyecto de Constitución de la República Federal Canaria", que generó debate en varios medios de las islas. Todos los partidos mayoritarios del archipiélago mostraron su rechazo a este proyecto.[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i Juan Bethencuort Alfonso, Historia del Pueblo Guanche, tomo III.
  2. Abreu Galindo.
  3. a b c d Antonio de Bethencourt Massieu, Pedro Agustín del Castillo su vida u obra.
  4. Julio Pérez Ortega, la conquista de Canarias tomo II.
  5. a b Revista de la Asociación Canaria de Estudios Rey "Fernando Guanarteme" tomo II.
  6. a b c d e f M Aranda, E. Galván y D. Alamo, Fuentes para una historia del derecho y de las administraciones públicas en Canarias
  7. Historia Popular de Canarias, El Antiguo Régimen.
  8. Luis Benitez Inglot, Instituciones Primitivas del Derecho en Canarias.
  9. Interior debe pagar 150.000 euros por el intento de asesinato de Antonio Cubillo Noticia en el diario El Día
  10. http://www.parcan.es/elecciones/
  11. Noticia sobre lectores del diario El Día según el Estudio general de medios
  12. Todos contra la independencia Noticia en Canarias 7

Bibliografía y referencias[editar]

  • Abreu Galindo, ( "Que todas las franquezas y libertades que tenían, se le guardarían" ).
  • Historia de La Conquista de las siete Islas de Canaria.
  • Ovetense ( "y así se le hizo su bautismo con gran solemnidad, como a persona real" ).
  • El pacto para Tenerife, Juan Bethencuort Alfonso, Historia del Pueblo Guanche, tomo III.
  • Abreu Galindo
  • Juan Bethencuort Alfonso, Historia del Pueblo Guanche, tomo III.
  • Luis Pérez Aguado, Revista Aguayro nº 228.
  • Pedro Cullen del Castillo, Torre de Gando.
  • Juan Bethencuort Alfonso, Historia del Pueblo Guanche, tomo II
  • Africo Amasik, El Árbol de La Nación Canaria.
  • Hupalupa, Magos, Maúros, Majoreros o Amasik.
  • 3.000 años de canariedad, AMAGA, Alternativa Maga Nacionalista.
  • El Pacto de Calatayud; Soberanía y Colonialismo en Canaria