Crisis política en Paraguay de 2012

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El expresidente Fernando Lugo.

La Crisis política en Paraguay de 2012, también llamada por numerosos críticos, políticos y medios de comunicación: «Golpe de Estado parlamentario»,[1] [2] [3] [4] [5] se desató a raíz de la moción de censura contra el entonces presidente Fernando Lugo por la Cámara de Diputados de Paraguay. Este órgano parlamentario acusó al gobernante electo en el 2008 por mal desempeño de funciones, acusándolo -entre otras cosas- de responsabilidad política por los enfrentamientos entre campesinos y policías ocurridos días antes en Curuguaty, departamento de Canindeyú, con un saldo de diecisiete muertos. Posteriormente, una mayoría de 115 parlamentarios de 5 partidos políticos diferentes sobre un total de 125 congresistas decidió destituirlo de su cargo.

Mientras que los apologistas del juicio político alegan el cumplimiento formal de lo establecido por el Art. 225° de la Constitución del Paraguay; sus críticos, fundamentándose en el derecho internacional y en el Art. 17° de la misma Constitución, denunciaron: que se habrían cometido serias violaciones al debido proceso, la falta de pruebas reales, la presentación de acusaciones falsas y la celeridad con la cual el se había realizado el juicio, durando en total menos de 48 horas y dando solo dos horas a la defensa para la presentación oral de su descargo en el Senado.

La comunidad internacional ha actuado de distintas maneras ante los sucesos, pero han predominado los rechazos y/o condenas en América Latina. Los demás países miembros plenos del Mercosur: (Argentina, Brasil y Uruguay), además de la mayoría de los países de la región (como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua) se manifestaron expresamente en contra de la destitución de Lugo, retirando -los que tenían- a sus embajadores.[6] Además, Paraguay, fue suspendido como miembro del MERCOSUR. Además países como Estados Unidos[7] y Canadá[8] señalaron una aceptación reservada de los hechos, llamando al respeto de la institucionalidad democrática. El estado de la Ciudad del Vaticano[9] era el primer estado que ha reconocido directamente al nuevo gobierno encabezado por el hasta ese momento vicepresidente paraguayo, Federico Franco.

La Unión Europea[10] y la Organización de Estados Americanos[11] enviaron comitivas al Paraguay para recabar datos sobre la situación. A diferencia del golpe de Estado en Honduras de 2009 (evento también considerado como parte de un neogolpismo incipiente por sus críticos), el Consejo Permanente de la OEA, en su sesión del 22 de agosto de 2012, no pudo obtener un acuerdo sobre una sanción al Paraguay, medida respaldada por 8 países y rechazada por 26.[12]

Ante la proximidad de las siguientes elecciones generales fijadas para el 21 de abril de 2013,[13] el principal interés manifiesto por organismos internacionales consistió en observar la constitucionalidad y transparencia del proceso pre-electoral y electoral.[12] [14] Luego de celebrada la misma, que fue ganada por el colorado Horacio Cartes y que permitió la elección de Lugo como senador nacional (su alianza de partidos de izquierda acabó en 3° lugar),[15] [16] los países de la región reconocieron al triunfador, ordenaron el retorno de embajadores (en algunos casos, todavía vacantes) y anularon la suspensión al país de participar en el MERCOSUR y en la UNASUR; por lo mismo, Cartes, confirmó su retorno a la UNASUR en agosto de 2013 y su intención de volver al MERCOSUR pero tras un arreglo diplomático sobre la situación del ingreso de Venezuela al bloque.[17]

Sucesos de Curuguaty[editar]

En mayo de 2012, la finca Campos Morumbí de la localidad de Curuguaty, a 240 km al noreste de Asunción, en litigio entre Blas N. Riquelme (expresidente del Partido Colorado[18] ) y el Estado Paraguayo, fue ocupada por un centenar de campesinos para protestar por la escasez de tierras agrícolas en el departamento de Canindeyú.

Tras tres semanas de toma, el viernes 15 de junio de 2012 el Ministerio del Interior ordenó el desalojo de la propiedad, resultando en enfrentamientos violentos entre ocupantes y la fuerza policial. Desde el comienzo del gobierno de Lugo se llevaba a cabo un innovador proceso, que ya había sido utilizado con éxito en otras oportunidades: una vanguardia delegada por los cuerpos policiales ―sin armas― planteaba un desalojo pacífico con intención de que los campesinos ocuparan en otro lugar donde el Estado les asignaría tierras. En este caso los policías fueron aparentemente emboscados por una parte de los campesinos (sigue el proceso judicial para determinar que paso exactamente ese día) y acribillados en el lugar, a lo que el grupo de apoyo de la policía respondió con severidad. En el ataque murieron 17 personas (11 campesinos y 6 policías). Este suceso provocó fuertes críticas en el país, provocando la dimisión del ministro del Interior, Carlos Filizzola, y del comandante de la Policía, Paulino Rojas.

Fuentes policiales dijeron que los efectivos fueron emboscados cuando intentaban establecer las tratativas,[19] sospechándose que miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo estaban infiltrados entre los campesinos.[20] Otras fuentes consideran que este episodio fue en realidad un montaje que sirvió de pretexto para pedir la destitución de Lugo.[21]

El expresidente Fernando Lugo manifestó su «absoluto respaldo» a las fuerzas de seguridad en un breve comunicado y extendió sus pésames a los familiares de los policías fallecidos. Tras los incidentes el mandatario ordenó que las fuerzas armadas se sumen a la policía para respaldar el operativo que se desarrollaba.[22]

El sábado 16 de junio de 2012 designó a un nuevo ministro del Interior, el ex Fiscal General del Estado Rubén Candia Amarilla, quien ocupó el cargo dejado en la noche del viernes 15 de junio por Carlos Filizzola. El mandatario también reemplazó al comandante de la Policía Nacional,[19] y anunció la creación de una comisión para investigar lo ocurrido en Curuguaty con el apoyo a la OEA (Organización de los Estados Americanos).[18]

Juicio político y destitución de Lugo[editar]

Palacio Legislativo de Asunción, sede de ambas cámaras del Congreso del Paraguay

El miércoles 20 de junio de 2012, Luis Gneiting (diputado del opositor Partido Colorado), presentó una propuesta de someter a juicio al presidente de la República por la responsabilidad política respecto a los sucesos de Curuguaty, sumándose a la moción las bancadas parlamentarias de los partidos Patria Querida y del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), cogobernante de la Alianza Patriótica para el Cambio, coalición política que llevó al poder en 2008 a Fernando Lugo y a su vicepresidente Federico Franco. La propuesta fue finalmente aprobada con 76 votos a favor, uno en contra y tres ausencias.

Tras apoyar el juicio político, el PLRA pidió a sus militantes con cargos en el gabinete de Lugo que renunciaran en masa, abandonando el gobierno los titulares de los ministerios de Justicia y Trabajo, Industria y Comercio, Deporte, Educación y Cultura, y Agricultura y Ganadería.[23]

El libelo acusatorio presentado al Senado sostenía que Lugo ha gobernado de manera «impropia, negligente e irresponsable», generando «la constante confrontación y lucha de clases sociales, que como resultado final trajo la masacre entre compatriotas, hecho inédito en los anales de la historia desde nuestra independencia nacional hasta la fecha, en tiempo de paz».[24]

Los cinco hechos de los cuales se acusó al presidente, fueron:

  • Haber autorizado el uso de las dependencias del Comando de Ingeniería de las Fuerzas Armadas de la Nación en el año 2009, para un acto considerado político partidario, durante el llamado Campamento Latinoamericano de Jóvenes por el Cambio.
  • Ser el único responsable como instigador y facilitador de las recientes invasiones de tierras en la zona de Ñacundaí (departamento de Alto Paraná), utilizando a las fuerzas militares para generar un estado de pánico en la región.
  • Haber sido absolutamente incapaz de desarrollar una política y programas que tiendan a disminuir la creciente inseguridad ciudadana.
  • Apoyar el protocolo regional sobre el compromiso con la democracia en el Mercosur (conocido como Ushuaia II), el cual sería una violación a la soberanía. Significativamente, el pacto firmado indicaba que se excluiría de Mercosur a cualquier país miembro donde hubiera algún tipo de golpe de Estado. Los diputados acusadores esgrimieron que «a través de ese documento, los países vecinos podrían cortar el suministro de energía a la República del Paraguay».[25]
  • Falta de reacción frente a la muerte de 11 campesinos y 6 policías en el enfrentamiento de Curuguaty.

En Paraguay se utilizó un mecanismo contemplado en la Constitución, pero fue aplicado de tal manera que viola no solo el espíritu de esa Constitución sino toda práctica constitucional del mundo democrático. En ningún caso encontramos el más mínimo interés en la oposición de dialogar con nosotros [los cancilleres de Unasur] y de buscar una opción a la ejecución sumaria de un presidente. Y eso que les dijimos claramente que estábamos allí para respetar, al mismo tiempo, la soberanía de Paraguay y los documentos internacionales que todos habíamos firmado. Y quiero aclarar algo que les dijimos a los dirigentes de la oposición a Lugo. No solo Paraguay estaba obligado a cumplir con los acuerdos firmados. También cada uno de los otros países. Nosotros también estamos obligados a cumplir con los acuerdos. Debemos aplicarnos las cláusulas incluso a nosotros mismos.

Héctor Tímerman (canciller de Argentina)[26]

Como fiscales acusadores fueron elegidos Carlos Liseras, José López Chávez, Jorge Ávalos Mariño, Óscar Tuma y Clemente Barrios. De acuerdo al artículo 225 de la Constitución del Paraguay de 1992, que establece el juicio político al jefe de Estado y a los ministros de la Corte Suprema de Justicia, la acusación deberá pasar al Senado, quien se encargará de reglamentar el juicio político contra el mandatario.[27]

El presidente Fernando Lugo confirmó su sometimiento al juicio político, aclarando que no presentaría su dimisión anticipadamente. «Este presidente anuncia que no va a presentar renuncia al cargo y que se somete con absoluta obediencia a la Constitución y las leyes a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias», sostuvo Lugo en un mensaje a la nación, reconociendo que Paraguay atraviesa un «momento sensible para la vida democrática» debido, en parte, a que la «tensión» se ha convertido en un «elemento dominante».[28]

La mañana del viernes 22 de junio de 2012, la defensa de Fernando Lugo recurrió de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia, con el fin de frenar el juicio político, aduciendo que no se respetaron los trámites procesales, principalmente en lo que refiere al tiempo que otorgó el Congreso para preparar la defensa, veinticuatro horas. El escrito presentado pidió como medida de urgencia, la suspensión del juicio hasta tanto se den las garantías constitucionales, solicitando unos 18 días como mínimo para la preparación de la defensa.[29] La defensa de Lugo durante el juicio político en el Senado se constituyó con Jorge Rivas y Estela Kobs, representantes de la Presidencia ante el Consejo de la Magistratura, el procurador Enrique García, el abogado Adolfo Ferreiro, el asesor jurídico de la Presidencia, Emilio Camacho y el representante legal Luis Samaniego.[30]

Les contesté [a varios miembros de la oposición]: «Están hablando de un jefe de Estado que asumió con la representación popular. Por otra parte, no veo a nadie en la calle, y menos con ánimo violento». [...] Otros cancilleres les decían que el Congreso estaba inventando un reglamento. Nos repusieron que no había que probar los hechos porque eran de público y notorio conocimiento. Y lo repetían a cada momento: público y notorio. [...] Les dije: «Señores, se vienen épocas muy duras para el Paraguay porque nosotros vamos a tener que aplicar la cláusula democrática». No pareció conmoverlos nada.

Nos fuimos [...] con Antonio Patriota (canciller de Brasil), a conversar con [el vicepresidente] Federico Franco. [...] «Mire, no queda mucho tiempo. ¿Usted cree que es justo lo que están haciendo? ¿Piensa que el mundo va a reconocer la destitución de esta manera como un procedimiento correcto?». Recuerdo su contestación [de Franco]: «En Paraguay un vicepresidente tiene tres tareas: presenciar la reunión de gabinete, actuar como nexo con el Congreso y asumir en caso de enfermedad, muerte y destitución del presidente. Voy a cumplir con la Constitución paraguaya». Le pregunté si dos horas para preparar una defensa le parecía un tiempo suficiente. Me dijo: «Solo Dios sabe el tiempo que le di». Le pedí que nos acompañara a los cancilleres al Congreso y que dijera delante de nosotros que su compañero de fórmula [Lugo] no había tenido tiempo de preparar la defensa y que, por lo tanto, en caso de destitución él [Franco] no asumiría la presidencia. «Es que es mi obligación asumir», dijo Franco. Uno de los acólitos [de Franco] comentó entonces que Fernando Collor de Mello [presidente destituido de Brasil] tuvo licencia por seis meses. Le pregunté si ―en caso de que pudiéramos convencer a Lugo de pedir licencia―, le darían seis meses para preparar su defensa. Entonces me dijo una frase que ya habíamos escuchado de otros dirigentes: «Este gobierno es inviable. Aquí comienza la violencia mañana». Le dijimos que había poca gente en la calle y que no habría quien quisiera generar violencia. «No, ya es tarde», repetía Franco. Yo le dije: «[...] Paraguay sufrirá y quedará aislado y usted deberá gobernar en condiciones difíciles». Me contestó: «Soy médico y estoy acostumbrado a tomar decisiones». Le repliqué que los médicos juran hacer el menor daño posible a los pacientes y que él le estaba por hacer el mayor daño posible al Paraguay y a la democracia. También le dijimos que Paraguay se convertiría en un caso Honduras 2. Contestó: «¡Pero ahí sacaron a un presidente en pijama!». Le pedimos que no se confundiera, que la cuestión no era cómo está vestido un presidente cuando es destituido irregularmente sino la irregularidad de la destitución.

Fuimos otra vez a ver a Lugo en la casa de Gobierno. Cuando llegamos no solo no había violencia: había menos gente en la calle. Los cancilleres de Unasur y el secretario Alí Rodríguez nos quedamos hablando con Lugo, para no dejarlo solo. Vimos la votación por televisión y cuando terminó la destitución le dijimos: «Presidente, nos vamos porque no queremos estar cuando asuma Franco. La Argentina ofrece asilo a cualquiera que lo solicite». Lugo anunció que se quedaría en Paraguay y que no llamaría a un levantamiento porque quería evitar muertos. Le dije que Juan Perón había hecho lo mismo en 1955 y que si no hay muertos siempre se puede volver. Media hora antes del fin de la destitución aparecieron en el palacio de gobierno militares que hasta ese momento no estaban. Lugo pensó que se trataba de una forma de presión y nos contó que retomaría el trabajo en las bases y recorrería el país. Alí Rodríguez le dijo: «La retirada es el primer paso de la ofensiva». Yo le comenté: «Evidentemente, usted es el presidente que nunca debió haber sido, porque va en contra de la tradición de Paraguay». Nos pidió que no abandonáramos al pueblo paraguayo y que los ayudáramos a defender los derechos humanos y las libertades cívicas. A las seis de la tarde nos abrazamos y nos fuimos. Había poca gente en la calle.

Héctor Tímerman (canciller de Argentina)[26]

La tarde del viernes 22 de junio de 2012, tras constituirse en tribunal del juicio, el Senado paraguayo, presidido por Jorge Oviedo Matto, declaró culpable por 39 votos contra 4 a Fernando Lugo de los cargos esgrimidos en el libelo acusatorio[31] y, minutos después, se tomó posesión en su reemplazo al vicepresidente Federico Franco, del Partido Liberal Radical Auténtico.

Tras conocer su destitución, Lugo declaró en conferencia de prensa desde el Palacio de los López:

Me someto a la decisión del Congreso y estoy dispuesto a responder siempre por mis actos. Hago un profundo llamado a que cualquier manifestación sea con aristas pacíficas, que la sangre de los justos no se derrame nunca más por causa de intereses mezquinos [...] Este ciudadano paraguayo quiere agradecer profundamente a todos los paraguayos y paraguayas.

Fernando Lugo[31]

Al gabinete de Fernando Lugo solo le restaban nueve meses para concluir su mandato de cinco años. Hay dudas en diferentes ámbitos académicos y de análisis acerca del porqué de provocar su destitución ahora. Algunas hipótesis establecen como plausible «la connivencia entre los medios de comunicación nacionales y los intereses empresariales del agronegocio y la explotación latifundista».[32]

Movilizaciones sociales[editar]

El 10 de Diciembre de 2012, en ocasión del Día Internacional de los Derechos Humanos, tuvo lugar en Asunción (Paraguay) una marcha denunciando principalmente la destitución del presidente Lugo, considerada como un Golpe de Estado, y exigiendo el esclarecimiento de la Masacre de Curuguaty.
En Paraguay, luego de la destitución del presidente Fernando Lugo, se desató una ola de grafitis denunciando a los responsables de los que para muchos fue considerado un Golpe de Estado. En este caso el presidente Federico Franco, sucesor de Lugo.

Durante el proceso parlamentario, varios miles partidarios de Fernando Lugo aguardaron el resultado en la Plaza de Armas frente al Congreso. Tras la decisión del Congreso, se registraron incidentes entre partidarios de Lugo y la policía, la cual hizo uso de gases lacrimógenos y chorros de agua.[33] [34] Horas más tarde cientos de personas se congregaron frente al edificio de TV Pública Paraguay, protestando de manera pacífica en contra del nuevo gobierno de Federico Franco y del Congreso Nacional.[35]

La televisora estatal fue tomada durante esa noche por agentes de la policía paraguaya, quienes irrumpieron en el canal acompañados del Director de Comunicaciones del nuevo gobierno, Cristian Vázquez, quien ordenó que no se transmitieran imágenes de los incidentes protagonizados por los manifestantes que apoyan a Lugo, por considerar que atentan contra la ciudadanía. La intervención ha supuesto además la destitución del director de la cadena, Marcelo Martinessi, quien denunció el hecho, según informó la cadena regional TeleSur.[36]

Durante los días posteriores a la destitución, adherentes de Fernando Lugo continuaron manifestándose en el lugar, y participaron junto a otras personas en transmisión directa por este canal a través de un programa denominado "micrófono abierto".[37] Por su parte, el director de dicho medio fue removido sin motivo válido y cambiado por uno partidario a Franco.

Con el objetivo de guiar las movilizaciones a favor de Lugo, en Asunción se creó el Frente por la Defensa de la Democracia, con representantes de partidos de izquierda, movimientos sociales, campesinos, agrarios e indígenas, así como de centrales sindicales y de trabajadores rurales, quienes desconocieron el nuevo gobierno y declararon su resistencia. La coordinadora Magui Valbuena expresó que «creemos que vendrán represiones a los grupos sociales y perderemos todas las garantías de derechos humanos que Lugo nos daba».[38]

Mientras tanto en Ciudad del Este, se conformó el Frente Ciudadano de Resistencia por la Democracia, conformado por dirigentes de los partidos que conforman el Frente Guasú y representantes de organizaciones sociales, de asentamientos urbanos y campesinos. La naciente organización decidió mantener movilizaciones en rechazo a la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia de la República, entre las que prevén el cierre de la Ruta Internacional 7, que une al país con Brasil.[39]

El lunes 25 de junio de 2012, Lugo conformó un Gabinete de Restauración Democrática, formado por excolaboradores y exministros, y se reunió con la Central Nacional de Trabajadores para acordar el inicio de una serie de manifestaciones de carácter pacífico, entre las que se anunciaron «cortes de ruta, mítines y reparto de propaganda» e incluso una gran marcha en Asunción.[40]

Juicio ético al Parlamento paraguayo[editar]

El 22 de octubre del mismo año y con la participación de unas cien personas, se inició un juicio ético contra el mismo Parlamento que destituyó a Lugo, promovido por organizaciones sociales tales como la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (CONAMURI), el Movimiento Universitario Popular (MUP), el Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC-PY), el Servicio Paz y Justicia (Serpaj), SOBREVIVENCIA Amigos de la Tierra Paraguay, y el Servicio Jurídico Integral Para el Desarrollo Agrario (SEIJA).[41]

Dicho Congreso Nacional fue acusado (en síntesis) de:

  • a) Sanción de leyes contrarias al interés general.
  • b) Incumplimiento de deberes constitucionales (no reglamentación efectiva de derechos reconocidos constitucionalmente orientados a una mayor justicia social, a garantizar la independencia del Poder Judicial, y a garantizar la transparencia y la rendición de cuentas en el ejercicio de la función pública, y de los partidos políticos; actuaciones contrarias a los sectores populares, en especial a las comunidades campesinas e indígenas; política internacional anti integracionista; y, Responsabilidad institucional respecto de hechos ocurridos en Curuguaty).
  • d) Uso arbitrario del juicio político.

El equipo investigador estuvo a cargo de la abogada Milena Pereira, quien realizó la pesquisa junto con la abogada Mirta Moragas y el economista Luis Rojas.[42]

Reacciones internacionales[editar]

     Retiraron a sus embajadores      Llamaron a consultas a sus embajadores      No reconocen al gobierno de Franco (no tienen embajador en el país)      Ofreció asilo político a Lugo (no tiene embajador en el país)      Posiciones críticas al proceso (ninguno ha reconocido)[43] [44] ]]

El secretario general de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), Alí Rodríguez, junto a una comitiva de cancilleres de la Unión que se encontraban participando de la Conferencia de desarrollo sostenible de Naciones Unidas en Río de Janeiro, viajaron durante la noche a Asunción buscando una salida a la crisis institucional de Paraguay. El grupo estuvo compuesto por los cancilleres Héctor Tímerman (de Argentina), Antonio Patriota (de Brasil), Alfredo Moreno (de Chile), María Ángela Holguín (de Colombia), Ricardo Patiño (de Ecuador), Rafael Roncagliolo (de Perú), Luis Almagro (de Uruguay) y Nicolás Maduro (de Venezuela), así como Nemesia Achacollo (ministra de Desarrollo Rural de Bolivia) y delegados de Surinam y Guyana.[45] Tras la reunión que sostuvo la delegación con el presidente Lugo antes de su destitución, Alí Rodríguez comentaba que «uno de los principios rectores de la democracia es la recta administración de justicia y dentro de la misma respetar el debido proceso, donde se establezcan todas las debidas garantias para defenderse el acusado, principalmente cuando se trata de un presidente de elección popular», agregando que lo ocurrido en Paraguay afecta a la democracia regional dado que el país ejerce actualmente la presidencia pro témpore de Unasur.[46] De todos modos, tras entrevistarse con Lugo, con Federico Franco, con dirigentes políticos de diversos partidos y autoridades administrativas, la delegación de cancilleres expresó que no se ofrecieron las garantías necesarias que se solicitaron y que el proceso aplicado para el juicio político al presidente de la República constituye una amenaza al orden democrático, por lo que la Unasur podría interrumpir la cooperación con Paraguay.[47]

El portavoz para América Latina del Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, William Ostick, declaró que «es críticamente importante que esas instituciones actúen de una manera transparente, y que los principios del debido proceso y los derechos de los acusados sean escrupulosamente respetados». Ostick notó que tanto el secretario de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, y el canciller brasileño, Antonio Patriota, mostraron «sus preocupaciones» por los eventos en Paraguay.[48] En un primer momento, Insulza se refirió a la situación diciendo que «la ley nunca puede amparar la violación de los principios», puesto que se habrían violado los principios democráticos referidos a una legítima defensa.[49] Tras una visita al país y conversaciones mantenidas con las distintas partes en julio, Insulza manifestó que «no hubo un golpe de Estado, hubo una terminación anticipada de mandatos» delegando al Consejo de la OEA el estudio del caso.[50]

La Cumbre de los Pueblos, por su parte, aprobó una moción de apoyo al cesado presidente de Paraguay, Fernando Lugo. «Pese a que se están respetando los trámites burocráticos del Congreso paraguayo, el proceso (juicio político) es sospechoso por una manipulación nunca vista antes. Por eso sospechamos que se trata de un intento de golpe blanco», afirmó Carlos Henrique Painel, uno de los coordinadores de la Cumbre de los Pueblos y miembro del Foro Brasileño de las ONG.[51] El español Bartomeu Meliá, antropólogo y lingüista sistematizador de la gramática guaraní, dijo que el Estado paraguayo va a ser salvado por el campesinado y repudió la represión policial contra manifestantes pacíficos.[52]

Tras la asunción de Federico Franco, varios gobiernos latinoamericanos anunciaron acciones diplomáticas en contra del nuevo gobierno paraguayo. Tanto Argentina,[53] como Ecuador,[54] [55] Cuba,[56] Venezuela y Bolivia[57] retiraron a sus embajadores en Asunción. Incluso el presidente venezolano, Hugo Chávez instruyó el cese del envío de petróleo producto del acuerdo energético de Caracas.[58] Asimismo, los gobiernos de Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Perú,[59] [60] México[61] y República Dominicana[62] llamaron a consultas a sus embajadores,[63] mientras que Costa Rica declaró su rechazo a la decisión parlamentaria y ofreció asilo político a Lugo y a los miembros de su gabinete.[64] Por su parte, Cuba y Nicaragua consideraron que la destitución de Lugo se trató de un golpe de Estado;[65] [66] el ALBA anunció que no reconocerá al nuevo gobierno,[67] y Bolivia reconoció que apoyaría la expulsión del país del Mercosur.[68] En cuanto a este, se decidió suspender la participación de Paraguay tanto de la Cumbre de Presidentes como de sus reuniones preparatorias a realizarse en la ciudad argentina de Mendoza entre el 25 y 29 de junio.[69]

Luego de varios meses Colombia, México y Chile decidieron retornar a sus respectivos embajadores al Paraguay; en el caso de este último, expresaron que lo hicieron para que se "mire de cerca el desarrollo del proceso [electoral]"[70]

Algunos políticos y analistas uruguayos consideraron que la destitución fue legal según la constitución paraguaya, entre ellos Juan Carlos Doyenart,[71] Julio María Sanguinetti[72] y Sergio Abreu.[73] En tanto, el presidente de Uruguay José Mujica y analistas políticos como Oscar Bottinelli opinaron que la destitución fue inconstitucional.[74] [75]

Reacción ciudadana[editar]

En el transcurso de los acontecimientos en junio y julio de 2012, la organización cívica que realiza acciones internacionales Avaaz recogió 55.000 firmas, y planteó como muy grave la evolución de los hechos, solicitando medidas en Mercosur y Unasur.

Nosotros, ciudadanos de América Latina, preocupados por el golpe de Estado en Paraguay contra el presidente legítimamente electo Fernando Lugo, les pedimos que suspendan a Paraguay del Mercosur y Unasur, hasta que se restablezca el orden democrático en este país. Exigimos que utilicen todo su poder diplomático como bloque continental para exigirle a Paraguay que realice una investigación independiente y exhaustiva de los hechos que dieron lugar al juicio exprés en contra de Fernando Lugo, y que aún no han sido comprobados.

Avaaz[76]

Europa ante la crisis[editar]

El Vaticano reaccionó enviando a su nuncio apostólico en Paraguay, Eliseu Ariotti, a reunirse con Federico Franco en el Palacio de los López, siendo el primer encuentro del nuevo jefe de Estado con un representante oficial de la comunidad internacional.[77] Por su parte, el Ministro de Cooperación Económica y de Desarrollo de Alemania expresó que el proceso de cambio fue «normal»[78] Ante críticas manifestadas por opositores alemanes como la diputada Heike Hänsel del partido izquierdista Die Linke, la Oficina Exterior de Alemania declaró que se trataba de una "primera impresión" por parte de Niebel[79] como había sido citado por la prensa paraguaya.[80]

Mientras, España pidió el «pleno respeto a la institucionalidad democrática» en Paraguay y «salvaguardar la convivencia pacífica del pueblo paraguayo». En ese sentido, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, indicó que «subrayamos ahí nuestra preocupación por la, entre comillas, “debilidad de las garantías procesales”».[81] [82]

El 23 de junio, la Unión Europea, por medio de su Alta Representante Catherine Ashton manifestó su preocupación por la destitución de Lugo y llamó a respetar la voluntad democrática de los paraguayos.[83] Tras la visita de una delegación del Parlamento Europeo, el jefe de la delegación, Luis Yáñez-Barnuevo llamó a que todas las partes colaboren para que el periodo de transición hasta las elecciones de abril de 2013 se desarrolle en un marco de paz social y resaltó su complacencia con la voluntad de las nuevas autoridades de Paraguay de invitar a la Unión Europea a enviar observadores para los comicios.[14]

Intereses transnacionales[editar]

Investigadores independientes y organizaciones sociales manifestaron que existiría una relación entre el respaldo o aceptación del gobierno de Canadá a Franco y, el proyecto de inversión de la empresa transnacional Rio Tinto Alcan para crear una fábrica en el país, idea que fue reactivada inmediatamente después del ascenso de Franco al poder.[84] [85] [86] [87] [88]

Referencias[editar]

  1. Carvallo, Pelao (29 de junio de 2012). El ciudadano (ed.): «Golpe de Estado parlamentario en Paraguay». Consultado el 31 de agosto de 2012.
  2. Periódico Marcha (ed.): «Paraguay: Golpe de Estado (parlamentario)» (22 de junio de 2012). Consultado el 31 de agosto de 2012.
  3. Equipo Otra América (ed.): «El Senado destituye a Lugo en un golpe de Estado parlamentario e incendia Paraguay» (22 de junio de 2012). Consultado el 31 de agosto de 2012.
  4. Pereyra Mele, Carlos (25 de junio de 2012). Dossier Politico (ed.): «Golpe de Estado Parlamentario en Paraguay». Consultado el 31 de agosto de 2012.
  5. Agencia EFE (25 de junio de 2012). Diario Abc (ed.): «Mujica dice que en Paraguay se produjo un "golpe de Estado parlamentario" 25-0». Consultado el 31 de agosto de 2012.
  6. «Varios países de la región retiran a sus embajadores en Paraguay». Radio Uchile (Chile) (24 de junio de 2012).
  7. «EEUU se niega a condenar golpe de Estado en Paraguay». AVN (Venezuela) (22 de junio de 2012).
  8. «Statement on Situation in Paraguay». Department of Foreign Affairs and International Trade Canada (Canadá) (23 de junio de 2012).
  9. «Nuncio del Vaticano visitó al nuevo presidente de Paraguay», artículo en la agencia AFP, del 23 de junio de 2012.
  10. «La UE sigue el mismo paso que la OEA frente a crisis en Paraguay». Paraguay.com (Paraguay) (22 de agosto de 2012).
  11. «Embajador ratifica que Paraguay no será sancionado por la OEA». Última Hora (Paraguay) (22 de agosto de 2012).
  12. a b «OEA enviará misión a Paraguay pese a desacuerdo interno por salida de Lugo». El Nuevo Herald (Miami, EEUU) (23 de agosto de 2012).
  13. «Paraguay oficializará convocatoria a elecciones generales de abril de 2013». Última Hora (Paraguay) (23 de agosto de 2012).
  14. a b «Paraguay: Europarlamento insta a mantener la “paz social” hasta las elecciones de 2013». Infolatam (18 de julio de 2012).
  15. Última Hora Los presidenciales de ANR y PLRA tuvieron más votos que su partido. 11 mayo 2013. Consultado el 21 de mayo de 2013.
  16. Amambay 570 (ed.) Por 62 votos PLRA ganó una banca más en el senado. 10 de mayo de 2013. Consultado el 21 de mayo de 2013.
  17. Oviedo, Susana (24 de agosto de 2013) ABC de España (ed.) Tras un año de suspensión, Paraguay volverá a la Unasur, pero no al Mercosur. Consultado el 26 de agosto de 2013.
  18. a b «Lugo creó una comisión civil para investigar masacre en Curuguaty». Crónica (Asunción) (20 de junio de 2012).
  19. a b «Paraguay nombra nuevos jefes de seguridad para descomprimir crisis que dejó 16 muertos». EMOL.com (21 de junio de 2012).
  20. «Dantesco enfrentamiento en colonia de Curuguaty». diario ABC Color (Asunción) del 15 de junio de 2012..
  21. «El golpe anunciado». Semanario Brecha (Montevideo) (22 de junio de 2012).
  22. «Seis policías muertos y 80 heridos tras desalojo de tierras en Paraguay». EMOL.com (15 de junio de 2012).
  23. «Los ministros del PLRA presentan su dimisión por el respaldo del partido al juicio político contra Lugo». El Digital de Madrid (22 de junio de 2012).
  24. «Juicio político: Sesión extra del Senado». La Nación (Paraguay) (21 de junio de 2012).
  25. «Seis claves para entender por qué destituirían a Fernando Lugo». El Dínamo (Santiago de Chile), 22 de junio de 2012..
  26. a b [www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-197104-2012-06-24.html «Entrevista al canciller Héctor Tímerman: “Es triste lo que ocurrió”»,] artículo del periodista Martín Granovsky en el diario Página/12 (Buenos Aires) del 24 de junio de 2012. Consultado el 10 de julio de 2012.
  27. «Juicio político: Sesión extra del Senado». La Nación (Paraguay) (21 de junio de 2012).
  28. «“No renunciaré y me someteré al juicio”». diario ABC Color (Asunción) del 21 de junio de 2012..
  29. «Lugo recurrió a una acción de inconstitucionalidad». La Nación (Paraguay) (22 de junio de 2012).
  30. «Defensor de Lugo califica de “circo” juicio político». diario ABC Color (Asunción) del 21 de junio de 2012..
  31. a b «Destituyen a Lugo y Franco asumirá la Presidencia». diario La Nación (Asunción) del 22 de junio de 2012..
  32. «Medios empresariales legitiman el golpe». diario E’a (Paraguay) del 22 de junio de 2012..
  33. «Policía repele a luguistas». diario ABC Color (Asunción) del 23 de julio de 2012..
  34. «El Senado de Paraguay destituye al presidente Lugo en un juicio político». diario El País (Madrid) del 23 de junio de 2012..
  35. «Continúan las manifestaciones frente a la TV pública». diario La Nación (Asunción) del 24 de junio de 2012..
  36. «Fernando Lugo convoca un 'gabinete por la restauración democrática'». EITB, del 24 de junio de 2012..
  37. «La gente pudo expresarse con el micrófono abierto». diario ABC Color (Asunción) del 2 de julio de 2012..
  38. «Camponeses veem “golpe de estado” no Paraguai e preparam resistência» (en portugués). diario Globo (Brasil) del 23 de junio de 2012..
  39. «Partidarios de Lugo resolvieron manifestarse toda la semana». diario La Nación (Paraguay) del 24 de junio de 2012..
  40. «Paraguay, entre indiferencia y resignación ante la crisis política». diario El Tiempo (Colombia) del 26 de junio de 2012..
  41. APC (eds.) Paraguay: Las organizaciones sociales promueven Juicio Ético al Parlamento (Documento completo). Consultado el 27 de octubre de 2012.
  42. E'a (eds.) Juicio Ético al Parlamento: por la condena. 26 de octubre de 2012.
  43. «Países latinoamericanos no reconocen nuevo gobierno de Paraguay». La Verdad (Venezuela) (24 de junio de 2012).
  44. «Rechazo internacional apunta a aislamiento de gobierno paraguayo». Prensa Latina (24 de junio de 2012).
  45. «Cancilleres de Unasur se reúnen para buscar una salida a crisis en Paraguay». EMOL.com (22 de junio de 2012).
  46. «Unasur respetará soberanía». ABC Color (22 de junio de 2012).
  47. «Unasur podría interrumpir cooperación con el Paraguay por proceso aplicado en juicio político a Lugo». La Nación (Paraguay) (22 de junio de 2012).
  48. «EE. UU. llamó a respetar el debido proceso en juicio a presidente de Paraguay». La Nación (Asunción) (22 de junio de 2012).
  49. «La OEA considera que se violaron los principios de legítima defensa de Lugo». Diario Última Hora (23 de junio de 2012).
  50. «Hubo terminación anticipada de mandatos, no un golpe de Estado». Diario ABC Color (11 de julio de 2012)..
  51. «Cumbre de los pueblos apoya moción contra juicio político a Lugo». EFE (España) (23 de junio de 2012).
  52. «El nuevo gobierno es un gobierno espurio». E'a (Paraguay) (22 de junio de 2012).
  53. «Argentina retira a su embajador de Paraguay». Informador.com.mx (23 de junio de 2012).
  54. «Ecuador anuncia el retiro de su embajador en Paraguay». Última Hora (24 de junio de 2012).
  55. «Canciller Patiño anuncia el retiro de embajador de Ecuador en Paraguay». El Universo (24 de junio de 2012).
  56. «Cuba retira a su embajador en Paraguay como rechazo a la destitución de Lugo», artículo en el Diario Vasco del 26 de junio de 2012. Consultado el 26 de junio de 2012.
  57. «Evo Morales retira embajador boliviano en Paraguay», artículo en el diario El Informador de Guadalajara (México) del 2 de julio de 2012. Consultado el 2 de julio de 2012.
  58. «Chávez ordena retiro de embajador en Paraguay y cese de envío de petróleo». La Tercera (Santiago de Chile), 24 de junio de 2012..
  59. «Perú llama a consulta a su embajador en Paraguay por destitución de Lugo». La Nación (Asunción) del 24 de junio de 2012..
  60. «Gobierno del Perú decidió llamar en consulta a su embajador en Paraguay». RPP.com (24 de junio de 2012).
  61. «México llama a consultas a su embajador en Paraguay». La Tercera (24 de junio de 2012).
  62. «R.Dominicana llama a consulta a su embajador Paraguay por destitución de Lugo». Diario Ideal (25 de junio de 2012). Consultado el 26 de junio de 2012.
  63. «Dura respuesta diplomática en la región a la remoción de Fernando Lugo». Infobae.com (24 de junio de 2012).
  64. «Crise política no Paraguai» (en portugués). UOL Noticias (24 de junio de 2012).
  65. «Cuba condena golpe de Estado contra Lugo no Paraguai» (en portugués). Terra.com.br (24 de junio de 2012).
  66. «Paraguay president Fernando Lugo impeached by Congress» (en inglés). The Telegraph (22 de junio de 2012).
  67. «Paraguay divide a la región tras la destitución de Lugo», artículo en el diario El Universal (Venezuela) del 23 de junio de 2012. Consultado el 25 de junio de 2012.
  68. «Bolivia apoya expulsión de Paraguay de foros suramericanos». El Universal (24 de junio de 2012).
  69. «Mercosur suspende la participación de Paraguay en la Cumbre de Presidentes». Infobae.com (24 de junio de 2012).
  70. UPI Noticas (ed.)Embajador de Chile en Paraguay visita al canciller Fernández. 15 de noviembre de 2012. Consultado el 16 de noviembre de 2012.
  71. "Jurídicamente no es un golpe de Estado" - El Observador, 22 June 2012
  72. Sanguinetti criticó actitud del Mercosur por crisis paraguaya - El País, 24 June 2012
  73. Partido Nacional recibe a delegación - El País, 27 June 2012
  74. Mujica dijo que "de fondo es un golpe de Estado orquestado por acuerdo político" - El País, 24 de junio de 2012
  75. Salida de Paraguay del Mercosur afectaría los equilibrios internos - El Observador, 25 de junio de 2012
  76. «No al Golpe de Estado en Paraguay: no a la destitución ilegal del presidente de Paraguay».
  77. «Núncio do Vaticano visita o novo presidente do Paraguai» (en portugués). Angola Press (24 de junio).
  78. «Para Alemanha, processo de impeachment de Lugo foi “normal”.» (en portugués). G1 (23 de junio de 2012).
  79. «Aufregung um Niebels Paraguay-Patzer». SPIEGEL (26 de junio de 2012).
  80. «Alemania mira con “preocupación” a Paraguay». ABC Color (25 de junio de 2012).
  81. «España dice que apoyará a Mercosur y Unasur en crisis paraguaya». Abc.es (26 de junio de 2012).
  82. «Espanha apóia impeachmento de Lugo» (en portugués). R7 Notícias (23 de junio de 2012).
  83. «UE pide respetar “la voluntad democrática” en Paraguay». ABC Color (23 de junio de 2012).
  84. Núñez, Silvio (28 de junio de 2012) Paraguay: Canadá, la transnacional Rio Tinto Alcán y el Golpe de Estado. Consultado el 23 de agosto de 2012.
  85. La Nación (ed.) Lugo: Rio Tinto es buena “carnada”. 17 de diciembre de 2011. Consultado el 23 de agosto de 2012.
  86. Paley, Dawn (9 de julio de 2012) The Dominion (ed.) Express Coup Rattles Paraguay. Consultado el 2 de septiembre de 2012. (en inglés)
  87. IndustiAll Global Union (ed.) La IndustriALL cuestiona la función de Rio Tinto en Paraguay. 30 de julio de 2012. Consultado el 2 de septiembre de 2012.
  88. Oliva, Francisco de Paula Federico Franco y Río Tinto Alcán. 3 de julio de 2012. Consultado el 2 de septiembre de 2012.

Enlaces externos[editar]