George W. Bush

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
George W. Bush
George W. Bush

20 de enero de 2001-20 de enero de 2009
Vicepresidente   Dick Cheney
Predecesor Bill Clinton
Sucesor Barack Obama

17 de enero de 1995-21 de diciembre de 2000
Teniente Gobernador Bob Bullock (1995-1999)
Rick Perry (1999-2000)
Predecesor Ann Richards
Sucesor Rick Perry

Datos personales
Nacimiento 6 de julio de 1946 (68 años)
Bandera de los Estados Unidos New Haven, Connecticut, Estados Unidos
Partido Republicano
Cónyuge Laura Bush
Hijos Barbara y Jenna
Profesión Empresario (petróleo y béisbol)
Alma máter Universidad Yale
Harvard Business School
Fortuna personal USD 8-21 millones[cita requerida]
Religión Metodista[1]
Residencia Crawford, Texas, Estados Unidos (privada)
Firma Firma de George W. Bush
Teniente George W. Bush mientras formaba parte de la Guardia Nacional.

George Walker Bush Acerca de este sonido pronunciación (n. New Haven, Connecticut, Estados Unidos, 6 de julio de 1946), conocido como George W. Bush o simplemente George Bush, fue el cuadragésimo tercer presidente de los Estados Unidos de América desde el 20 de enero de 2001 hasta el 20 de enero de 2009. Entre 1995 y 2000 había sido el 46o gobernador del estado de Texas. Milita en el Partido Republicano.

Antes de alcanzar la presidencia sirvió como piloto en la guardia nacional del estado de Texas y ha sido empresario tanto en la industria petrolífera como en el deporte profesional, como mánager general del equipo de béisbol de los Texas Rangers.

Bush fue elegido gobernador de Texas en 1994, siendo reelegido para dicho cargo en 1998. Ganó la nominación del Partido Republicano para presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de su país en 2000, siendo su rival el entonces vicepresidente Al Gore, del Partido Demócrata. Resultó electo Presidente de los Estados Unidos en unas elecciones generales particularmente batalladas, con controvertidas secuelas que terminaron con la intervención de la Corte Suprema.[2] Ganó las elecciones de 2004, cuando disputaba la presidencia con su rival John Kerry, del Partido Demócrata, extendiéndose su mandato hasta principios de 2009.

Miembro de una familia política, es hijo del ex presidente George H. W. Bush, hermano del ex gobernador del estado de Florida Jeb Bush y nieto del ex senador Prescott Bush. Bush es el segundo hijo de un presidente estadounidense en acceder a la presidencia de la nación (el primero fue John Quincy Adams).

Vida privada

Infancia

Bush nació en New Haven, Connecticut, siendo el primer hijo del matrimonio formado George H. W. Bush y su esposa Barbara. Desde el periodo colonial la familia Bush siempre había residido en zonas rurales, pero los Bush decidieron romper la tradición en 1948, año en que se trasladaron al estado de Texas. Allí, Bush fue criado en las ciudades de Midland y Houston, junto a sus hermanos menores Jeb, Neil, Marvin y sus hermanas Dorothy y Robin (falleciendo esta última a la temprana edad de tres años, a causa de una leucemia).[3]

Educación

Continuando con la tradición familiar, Bush asistió a la Phillips Academy en Andover, Massachusetts.También siguió los pasos de su padre al ser aceptado en la Universidad Yale, donde ingresa en la sociedad secreta conocida como Skull & Bones, y en 1968 obtiene la Licenciatura en Letras. En mayo de 1968 –momento cumbre en la Guerra de Vietnam-, Bush ingresa en la Guardia Nacional Aérea de Texas (en inglés; Texas Air National Guard), donde después de dos años de entrenamiento aprendió a volar el F-102 Delta Dagger. Sirvió como piloto del F-102 hasta 1972.[4]

En 1974 se le permitió finalizar su servicio militar de seis años con seis meses de antelación con el fin de asistir a la Harvard Business School, donde un año después consiguió el Máster de Administración de Empresas (MBA). Después de graduarse, Bush retorna a Texas y se involucra en el negocio petrolífero. Dos años más tarde, contrae matrimonio con Laura Welch, una bibliotecaria originaria de Midland, Texas. Fruto de este matrimonio nacen, en 1981, sus dos hijas gemelas Barbara y Jenna.

Juventud

El 4 de septiembre de 1976, cerca de la casa de veraneo de su familia en Kennebunkport, Maine, la policía arrestó a Bush por conducir bajo los efectos del alcohol. Se declaró culpable y fue multado con 150 dólares y una suspensión que le impedía conducir por Maine durante 30 días. Las noticias acerca de su arresto fueron publicadas cinco días antes de la elección presidencial de 2000. Bush ha descrito esos días antes de su conversión religiosa, acaecida cuando rondaba los cuarenta años, como un período "nómada" y una "juventud irresponsable", y admitió que bebía en exceso en esa época. También ha declarado que dejó la bebida en 1986 y que la responsabilidad de su cambio fue, en parte, fruto de una reunión que mantuvo en 1985 con el reverendo Billy Graham.[5]

Vida profesional

Negocios

Bush inició su carrera en la industria petrolífera cuando estableció Arbusto Energy, una empresa de exploración de petróleo y gas que financió con el excedente del fondo para su educación y con el dinero de otros inversores. Pese a algunos éxitos iniciales, en 1984 Bush vendió la compañía, dañada en la estela dejada por la crisis energética de 1979 y renombrada Bush Exploration Co., a Spetrum 7, otra petrolera de Texas. En cumplimiento de los acuerdos de venta, Bush se convirtió en CEO. Spectrum 7 perdió ingresos y fue absorbida por Harken Energy Corporation en 1986, convirtiéndose Bush en director de esta última.

Tras trabajar en la exitosa campaña de 1988 para las elecciones presidenciales de su padre, Bush se enteró a través de un compañero de Yale, William DeWill, Jr, que un amigo de su familia, Eddie Chiles quería vender la franquicia del equipo de béisbol de los Texas Rangers. En abril de 1989, Bush reunió a un grupo de inversores de entre los amigos íntimos de su padre, incluyendo su compañero de fraternidad Roland W. Betts. El grupo compró el 86% de los Rangers por 75 millones de dólares. Bush recibió un 2% por su inversión de 606.302 dólares, 500.000 de los cuales provenían de un crédito bancario. Contra el consejo de su abogado, Bush pagó el crédito vendiendo reservas de 'Harken Energy' por valor de 848.000 dólares. 'Harken Energy' obtuvo sustanciosas pérdidas en el año de esta venta, desencadenando alegaciones de operaciones con información privilegiada. El 27 de marzo de 1992, la Comisión de Valores y Cambios concluyó que Bush tenía un plan preexistente para vender, que disponía de "una posición relativamente limitada en la gestión de Harken" y que por tanto no hubo tal fraude.

Como mánager general de los Rangers, Bush asistió a las relaciones del equipo con los medios y a la construcción de un nuevo estadio. Su posición pública le proporcionó un reconocimiento por todo Texas, algo que posteriormente le repercutiría positivamente al lanzar su carrera política.

George Bush junto a su esposa Laura Bush

Carrera política

Bush inició su carrera política asistiendo a su padre en las campañas para el Senado de los Estados Unidos de 1964 y 1970. Tras dejar la Guardia Nacional en 1972, desempeñó el cargo de director político para la campaña del Senado en Alabama. En 1978 optó a la Cámara de Representantes, pero perdió ante su oponente, el demócrata Ken Hance (actualmente miembro del Partido Republicano).

En 1994, Bush cogió una excedencia en los Rangers para optar a Gobernador de Texas, contra la conocida Gobernadora del momento, la demócrata Ann Richards. Bush se impuso fácilmente en las primarias republicanas y el 8 de noviembre de 1994 derrotó a Richards con un 53% de los votos frente al 46% que ella consiguió. Como Gobernador, Bush fraguó una alianza legislativa con el demócrata Bob Bullok. En 1998 Bush se presentó a la re-elección y consiguió una amplia victoria, con el 69% de los votos, convirtiéndose en el primer Gobernador de Texas en ser elegido dos veces consecutivas para ocupar el cargo cuatro años cada una.[6] Durante su mandato, Bush llevó a cabo significativos cambios en justicia criminal, leyes civiles y financiación escolar. Bush tomó una línea dura respecto a la pena de muerte y recibió muchas críticas de sus detractores, que esperaban su abolición. Durante su mandato, la tasa de encarcelamiento fue de 1014 internos por 100.000 en 1999, la segunda mayor de la nación, debido principalmente a la estricta aplicación de las leyes antinarcóticos. La tradición familiar de Bush le ayudó también a avanzar en su carrera política hacia el nivel nacional.

Campañas presidenciales

Elección de 2000.

Campaña de 2000

En la campaña para la elección presidencial de 2000, Bush se declaró "conservador compasivo". Hizo campaña para, además de otras cuestiones, permitir a las organizaciones benéficas religiosas participar en los programas de fondos federales, hacer recortes en los impuestos, promocionar el uso de cupones educativos (que permiten, con el pago de impuestos, que los padres escojan un colegio para sus hijos distinto al público que les es asignado), permitir las prospecciones petrolíferas en el Refugio nacional de vida salvaje del ártico, mantener un presupuesto general equilibrado y reestructurar las Fuerzas Armadas. En política exterior, aseguró que estaba en contra de usar las Fuerzas Armadas estadounidenses en intentos de reconstruir naciones en el extranjero.[7]

George Bush en el Salón Oriental de la Casa Blanca.

Tras derrotar al senador John McCain en las primarias republicanas, Bush venció al candidato demócrata y vicepresidente Al Gore. Fueron unas elecciones muy reñidas en las que se hallaron irregularidades en las papeletas que se usaron en ciertas zonas de Florida, a la sazón, el estado que decidiría las elecciones. Tras varios recuentos el Tribunal Supremo dictaminó que el vencedor había sido Bush. Bush ganó con 271 votos electorales, contra los 266 de Gore, aunque éste ganó en número de votos. Sin embargo, Bush había sido el vencedor en 31 de los 50 estados. Ninguno de los candidatos recibió la mayoría de los aproximadamente 105 millones de votos emitidos. Bush recibió 50.456.002 votos (47,9%) y Gore 50.999.979 (48,4%). El resto de los votos se los repartieron los candidatos minoritarios Ralph Nader (2,7%), Pat Buchanan (0,4%) y Harry Browne (0,4%).

La elección presidencial de 2000 fue la primera desde la de Benjamin Harrison en 1888 en la que salió un vencedor que no recibió la mayoría de los votos. Fue la primera desde Rutherford Hayes, elegido Presidente en 1876, en la que la Corte Suprema tuvo que tomar partido. El recuento de votos de Florida, que favoreció a Bush en los escrutinios iniciales, fue impugnado con alegaciones de irregularidades en el sistema de votación. Al Gore, que había reconocido la victoria de Bush en una llamada telefónica, rectificó unas horas más tarde.

Se dieron una serie de casos en los juzgados sobre la legalidad de los recuentos en Estados concretos y en el conjunto del país. Tras el recuento automático y manual en cuatro estados, y con Bush todavía por delante, la Corte Suprema de Florida ordenó un recuento manual en todos los estados. Pero la Corte Suprema de Justicia revocó la decisión y paró todos los recuentos. Tras el fallo judicial, Gore repitió su reconocimiento. Meses más tarde, el recuento manual de todos los estados fue completado por un grupo de periodistas que determinó que Bush habría ganado en Florida según algunos criterios de recuento y habría perdido frente a Gore según otros. Dado que la Corte Suprema de Florida no definió de un modo preciso el criterio de recuento que debía ser usado en el recuento manual de todos los estados, permanece disputado quién habría ganado el estado si el recuento no hubiese sido parado por la Suprema Corte de Justicia.[8] [9]

En el recuento oficial final, Bush ganó en Florida por 573 votos (2.912.790 para Bush, y 2.912.253 para Al Gore), siéndole asignados los 25 votos electorales del Estado y la presidencia del país.[10] Bush fue investido el 20 de enero de 2001.

Campaña de 2004

Elección de 2004.
George W. Bush habla en un acto de su campaña por la presidencia en 2004.

En la campaña por su reelección en 2004, Bush consiguió ganar en 31 de los 50 estados y obtuvo 286 votos electorales. Un récord de asistencia de votantes le reportaron más votos populares que a cualquier candidato presidencial anterior (62.040.610 votos, 50,7%), siendo Karl Rove su director de campaña y hombre a quién se atribuyó la estructura que permitió el segundo triunfo electoral del presidente Bush. Su oponente, el senador demócrata John Kerry, sólo obtuvo 20 estados y 251 votos electorales (59.028.111 votos, 48,3%).[11] Un elector desleal, comprometido con Kerry, votó al candidato demócrata a la vicepresidencia, John Edwards, dándole un voto electoral. Ningún otro candidato consiguió alguno de los votos electorales en disputa. Algunos de estos candidatos minoritarios fueron Ralph Nader (0,4%), Michael Badnarik (0,3%), Michael Peroutka (0,1%) y David Cobb (0,1%). El Congreso debatió potenciales irregularidades en la elección, incluidas alegaciones de irregularidades de voto en Ohio y fraude en las máquinas electrónicas de votación.

Bush fue investido para su segundo mandato el 20 de enero de 2005. El juramento fue realizado ante el Juez Presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, William Rehnquist. El discurso de investidura de Bush estuvo centrado en el tema de la difusión de la libertad y la democracia por todo el mundo.

Desde la perspectiva de un solo día, incluido este día de entrega, los temas y cuestiones frente a nuestro país son muchos. Desde el punto de vista de siglos, las cuestiones que vienen a nosotros son reducidas y pocas. ¿Ha avanzado nuestra generación la causa de la libertad? ¿Y ha dado crédito nuestro carácter a esa causa?

Presidencia de los Estados Unidos

Política exterior y de seguridad

Durante su primera visita presidencial a Europa en junio de 2001, los líderes europeos criticaron a Bush por su rechazo del Protocolo de Kioto. En 2002, Bush se reafirmó en su rechazo al tratado por considerarlo perjudicial para el crecimiento de la economía estadounidense, diciendo que: "Mi opinión es que el crecimiento económico es la solución, no el problema".[12] La Administración estadounidense también discutió las bases científicas del tratado.[13] En noviembre de 2004, Rusia ratificó el tratado, reuniendo la cuota de naciones requerida para sacarlo adelante sin la ratificación de Estados Unidos.

El programa de Bush en política exterior preveía una mayor relación tanto económica como política con Hispanoamérica, especialmente con México, y reducía las implicaciones en re-construcciones nacionales y otros compromisos militares menores indirectamente relacionados con los intereses estadounidenses. También mantuvo buenas relaciones con el Perú, manteniendo su apoyo al presidente Alejandro Toledo Manrique con quien suscribió el Tratado de Libre Comercio Perú-Estados Unidos. Sin embargo, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el Departamento de Estado puso como prioridad Oriente Próximo. No obstante, y a pesar de las prioridades fijadas, la mejor relación internacional que su Administración mantuvo es probablemente con el gobierno colombiano, con el que se propuso firmar un Tratado de Libre Comercio. El Presidente Álvaro Uribe es uno de los escasos mandatarios que se reunió con Bush en su rancho de Texas; cabe también señalar que Colombia recibe una considerable ayuda militar a través del Plan Colombia, cuyo objetivo es acabar con el narcotráfico auspiciado por las FARC. Por ese motivo se ha dicho desde múltiples ámbitos que Colombia es el país que mejores relaciones mantuvo con la administración Bush de entre los estados hispanoamericanos.

Terrorismo

El 11 de septiembre de 2001, dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York y uno contra el Pentágono en Washington. El cuarto avión se estrelló en Pensilvania. Este terrible y premeditado acto dejó 2.986 muertos y sacudió la confianza de los Estados Unidos. Bush dio un discurso junto a los restos de las Torres Gemelas en el que dio señales de la primera respuesta que iba a dar su administración: "un castigo justo". La CNN relataba que, "subido en un montón de escombros en Manhattan, algunas personas que trataban de escucharle decían que no podían oírle". En respuesta, Bush dijo que quienes habían derribado esos edificios "nos oirán muy pronto a todos nosotros".

Discurso de Bush con los trabajadores de la Zona cero en Nueva York, 14 de septiembre de 2001: "Puedo escucharte, el resto del mundo te escucha, y las personas que derribaron estos edificios muy pronto nos escucharán."
Guerra de Afganistán

Estados Unidos recibió muy pronto el apoyo y simpatía internacionales. El 7 de octubre de 2001, con apoyo internacional, Bush lanzó la "guerra contra el terrorismo". Su primera acción fue dirigida hacia el régimen talibán de Afganistán, donde se escondía el cerebro de los terroristas, Osama bin Laden, un yemení nacido en Arabia Saudita. En un momento en el que la unidad nacional estadounidense parecía fundamental, algunos críticos cuestionaron el despliegue de una fuerza militar contra el régimen talibán. A pesar del derrocamiento del régimen y la conclusión de los esfuerzos militares, Bin Laden no fue nunca capturado. Los subsecuentes esfuerzos para la reconstrucción de Afganistán con las Naciones Unidas y el presidente afgano Hamid Karzai han tenido resultados variados. Las elecciones democráticas se celebraron el 9 de octubre de 2004. Los observadores internacionales llamaron a las elecciones "bastante democráticas" en la "amplia mayoría" de los centros de votación a pesar de que 15 de los 18 candidatos presidenciales amenazaron con la retirada con alegaciones de fallos en el sistema de registro y validación.

Después de la caída de los talibán, los suministros de opio, restringidos por el autoritario régimen musulmán, se han incrementado significativamente, aumentando los problemas de drogadicción en el oeste.

Como respuesta a la preocupación por terrorismo, Bush retiró el Tratado sobre misiles anti-balísticos de 1972 para promocionar un nuevo sistema de defensa de misiles, argumentando que los beneficios del tratado en la Guerra fría ya no eran relevantes.[14] La Sociedad Estadounidense de Física criticó este cambio en la política, citando dudas sobre la efectividad del sistema. Bajo el mandato de Bush, el gasto militar total se ha incrementado hasta un nivel comparable al de la Guerra fría, volviendo a los niveles que alcanzó el presidente Eisenhower en 1961.

Guerra de Irak

Poco después de los ataques del 11 de septiembre, la administración Bush promovió una acción urgente en Irak, señalando que dicho país contaba con armas de destrucción masiva, que Saddam Hussein era una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, desestabilizaba Oriente próximo, incendiaba el conflicto árabe-israelí y financiaba terroristas. Sus críticos dijeron que los intereses económicos en los recursos petrolíferos iraquíes eran el motivo real.

Asegurando que Hussein podría pretender proveer a los terroristas con armas de destrucción masiva y presentando documentos de una supuestas compras de material nuclear en Níger, basándose en informes que posteriormente se demostrarían falsos, Bush urgió a la ONU a que obligase a Irak a cumplir los resoluciones sobre desarme, precipitando una crisis diplomática. Hay que señalar que ningún servicio secreto de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU consideraba que tales informes fueran falsos, ya que coincidían con los que ellos tenían. La diferencia entre estos países era la vía a seguir al respecto.

El 13 de noviembre de 2002 bajo la resolución 1441, Hans Blix y Mohamed El Baradei dirigieron a los inspectores de armamento de la ONU en Irak quienes no fueron capaces de encontrar armas de destrucción masiva.[15] La administración Bush trató de desacreditar la eficacia de las inspecciones aduciendo falta de cooperación por parte de las autoridades iraquíes. Los inspectores, por su parte, pedían más tiempo para poder demostrar sin lugar a dudas la ausencia de tales armas. No se tuvieron en cuenta sus demandas y los equipos de inspección de la ONU abandonaron Irak tras el aviso dado por Estados Unidos dando cuatro días antes de empezar las hostilidades a escala total.[16]

El Secretario de Estado Colin Powell había recomendado a sus colegas en la Administración Bush evitar una guerra sin la aprobación clara de la ONU. Entre las causas aducidas en favor de la guerra se incluía el genocidio kurdo realizado con armas químicas, el entorpecimiento de Hussein a las inspecciones de armamento, la violación de las condiciones del alto al fuego de 1991 y numerosas violaciones de las resoluciones del Consejo de Seguridad.

La administración trató de conseguir una resolución favorable del Consejo de Seguridad de la ONU autorizando la fuerza militar según el capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas pero, vista la vigorosa oposición de naciones clave como Alemania, Rusia y Francia, incluida la amenaza de un embarazoso veto por parte de estas dos últimas así como probablemente de China, se descartó esa opción y, con un pequeño grupo de países, se preparó para la guerra.

Las hostilidades militares empezaron el 20 de marzo de 2003 sobre el argumento de evitar el despliegue de armas de destrucción masiva iraquíes y derrocar del poder a Saddam Hussein (Véase Invasión de Iraq de 2003). El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y otros líderes mundiales cuestionaron la legalidad de la guerra. Bush declaró la victoria el 1 de mayo de 2003 pero el despliegue estadounidense continuó hasta el presente, siendo sometidos los soldados al constante hostigamiento de la resistencia iraquí.[17] En 2005 fue encontrado Saddam Hussein, cuya captura no hizo disminuir las hostilidades contra la coalición ocupante. En la actualidad, la violencia entre kurdos, chiíes y suníes ha descendido considerablemente, en parte debido al refuerzo de tropas que ordenó en 2007 la Administración Bush, medida respaldada y promovida abiertamente por el senador John McCain.

Discurso del presidente George W. Bush a los marinos y a la nación desde la cubierta del USS Abraham Lincoln en la costa de San Diego, California. 1 de mayo de 2003.

El 30 de septiembre de 2004 el informe final del Grupo de investigación de Irak concluyó que "El Grupo de investigación de Irak no ha encontrado evidencias de que Saddam Hussein haya poseído una reserva de armas de destrucción masiva en 2003, pero la evidencia disponible de esta investigación -incluyendo entrevistas a presos y documentación- nos deja abierta la posibilidad de que algunas armas existieran en Iraq aunque no con una capacidad militar significativa".[18] El informe de la comisión del 11-S no encontró evidencias creíbles de que Saddam Hussein poseyera armas de destrucción masiva, aunque el informe concluye que el gobierno de Hussein estuvo tratando activamente de adquirir la tecnología que permitiría a Irak producirlas tan pronto como se levantaran las sanciones de las Naciones Unidas.[19] Además, la comisión del 11-S concluyó que a pesar de los contactos entre Irak y Al-Qaeda en 1996, no surgió "ninguna relación de colaboración".[20]

El presidente Bush con Ryan Philips, en la Estación naval aérea de North Island en San Diego, para volar al USS Abraham Lincoln y pronunciar un discurso. 1 de mayo de 2003.

Otros temas debatidos han incluido cuestiones acerca de una selección parcial o distorsión de los informes de inteligencia previos a la guerra, la democratización de Oriente próximo, la relación con la Guerra contra el terrorismo, el efecto en la relación de los Estados Unidos con las potencias europeas y sobre el rol y función en las Naciones Unidas, el debate sobre la reconstrucción de países y el impacto sobre naciones cercanas como Irán, Siria, Líbano y Turquía. Todavía ahora Bush defiende su decisión argumentando que "El mundo es más seguro hoy".

El proceso de toma de decisión en la administración Bush fue el tema principal de un documento británico clasificado de 22 de julio de 2002, conocido como "Downing Street Memo", que fue hecho público en mayo de 2005. En él, el jefe del Servicio Secreto de Inteligencia Británico (MI5 y MI6), Sir Richard Dearlove, cuenta su visita a Washington D. C. en verano de 2002:

"La acción militar es vista como inevitable. Bush quiere derrocar a Saddam a través de una acción militar, justificándola con el terrorismo y las armas de destrucción masiva. Pero los datos de los servicios de inteligencia y los hechos están siendo tergiversados."

El Consejo de Seguridad Nacional no tuvo paciencia con el camino de la ONU ni entusiasmo para publicar los documentos del régimen iraquí. Hubo una pequeña discusión en Washington sobre las secuelas tras una acción militar.

Algunos críticos dijeron que el memorándum de Downing Street era una "pistola humeante" (smoking gun), como sinónimo de prueba concluyente, reivindicando que eso probaba que Bush ya se comprometió a atacar Irak en el momento en que públicamente decía que todavía no se le había pasado por la cabeza. La existencia de este debate, sin embargo, no niega los eventos contextualmente opuestos que le precedieron; Bush niega este aspecto del memorándum de Downing Street y vuelve a asegurar que no se le había pasado por la cabeza ir a la guerra en ese momento. Varios expertos en política han dicho que algunas frases del memorándum son ambiguas y que no insinúan que la administración estuviera manipulando las pruebas, sino que simplemente significa que la administración estaba preparando la inteligencia para presentarla.

El 14 de diciembre de 2008 durante una visita sorpresa a Irak un reportero de televisión, Muntadar al-Zeidi, le lanzó dos zapatos y lo insultó con las siguientes palabras: «¡Toma tu beso de despedida, pedazo de perro!». En la cultura árabe arrojar los zapatos está considerado como una de las mayores ofensas. Bush más tarde bromeó «Era una talla 43».[21]

Inmigración

Durante su mandato, George Bush ha planteado un proyecto de ley migratoria en la cual se expande el uso de las visas de trabajo temporal, permitiéndole a empleadores estadounidenses la contratación de trabajadores extranjeros por un periodo de hasta 6 años. Sin embargo dichos trabajadores no podrían optar a la residencia permanente (también conocida como Green Card) o ciudadanía. En el Senado el proyecto de ley ha encontrado resistencia por parte de muchos senadores demócratas incluyendo a Barbara Boxer y a Edward Kennedy.

Bush también hizo públicas sus intenciones de asegurar aún más la frontera entre los Estados Unidos y México, y también sus propósitos de agilizar los procesos de deportación, incluyendo la construcción de más centros penitenciarios para los inmigrantes ilegales y la instalación de equipamiento más sostificado en las fronteras. También estuvo de acuerdo con “incrementar el número anual de residencias permanentes (green card) con el propósito de obtener nuevos ciudadanos”, pero no apoyó ninguna amnistía para aquellos que se encontraban en el país ilegalmente, argumentando que solo serviría para incentivar la inmigración ilegal.[22]

VIH/SIDA

En el mensaje de “Estado de la Nación” de enero de 2003, Bush presentó un plan estratégico de 5 años para ayudar a la lucha global contra el sida. Bush solicitó 15.000 millones de dólares para este esfuerzo, y el Congreso apoyó dicha petición. El programa de ayuda contra el sida es liderado conjuntamente por el Embajador estadounidense Randall L. Tobias, el coordinador global del sida y el Departamento de Estado. 9.000 millones de dólares fueron destinados a nuevos programas de ayuda en los 15 países más afectados por VIH/SIDA. Otros 5.000 millones fueron asignados a continuar la lucha contra el sida en más de 100 países, donde los Estados Unidos poseen programas bilaterales establecidos. Y mil millones de dólares adicionales fueron consignados para ayudar a la Fundación Mundial de Lucha contra el sida, la Tuberculosis y Malaria.[23] Este presupuesto representó la mayor cifra de dinero contribuido a la lucha mundial contra el sida, más que todo lo donado por los restantes países del mundo.

Comercio

La imposición por parte de Bush de un nuevo arancel al acero importado y a la madera de coníferas canadiense fue muy controvertida, en especial por sus propias políticas de apoyo al libre comercio en otras áreas. Este hecho le granjeó fuertes críticas por parte de sus compañeros conservadores y de las naciones afectadas. El arancel al acero importado fue más tarde anulado bajo la presión de la Organización Mundial de Comercio, pero la disputa sobre la madera canadiense continua debatiéndose actualmente.

Asistencia al desarrollo mundial

El Departamento de Estado y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) publicó un plan estratégico para el periodo 2004-2009. Los principales propósitos están establecidos en la estrategia de Seguridad Nacional de Bush: diplomacia, desarrollo y defensa. La nueva política de Bush, incrementará en un 50% la asistencia a aquellas naciones que asuman la responsabilidad de su propio desarrollo “gobernando justamente, invirtiendo sabiamente en su gente e incentivando la libertad económica”. La asistencia al desarrollo también es dependiente de la Política Exterior de los Estados Unidos, la cual afirma que USAID brindara apoyo y asistencia a “aquellos países que están comprometidos a un gobierno democrático, economías abiertas e inversiones acertadas en la educación, salud y potencial de sus pueblos”.[24]

Crítica y opinión del público

Los grados de aprobación de Bush desde febrero de 2001 hasta el junio de 2006. Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la invasión de Iraq de 2003, estos números han disminuido constantemente.

Al comienzo de su primer mandato, la legitimidad de la elección de Bush fue puesta en tela de juicio por algunas personas, tanto a raíz de su ajustada victoria en el estado de Florida como de su controvertido triunfo electoral, que incluyó acusaciones de supresión de votos y de falsificación.

Frecuentemente, los opositores de George Bush alegan que son el vicepresidente Dick Cheney, así como sus asesores Paul Wolfowitz o Condoleezza Rice quienes realmente poseen el control del gobierno de los EE. UU. Además, de cuando en cuando, las capacidades intelectuales de George W. Bush han sido cuestionadas por los medios de comunicación y por otros líderes políticos. Sus detractores acostumbran a citar los numerosos errores lingüísticos cometidos por Bush durante sus discursos públicos.[cita requerida] Además, la tendencia de Bush a no pronunciar claramente ha sido frecuentemente ridiculizada tanto por los medios como por la cultura popular.

Bush ha contado también con el rechazo frontal de importantes celebridades de su país, quienes no han ahorrado esfuerzos en mostrar la oposición a su política. El documental Fahrenheit 9/11 de Michael Moore acusa a Bush de utilizar los sentimientos públicos posteriores al 11-S con fines políticos, así como de mentir al pueblo estadounidense acerca de las causas de la guerra de Irak. Otro cineasta, en este caso Spike Lee, muestra en su documental When the Levees Broke: A Requiem in Four Acts (Cuando se rompieron los diques, un requiem en cuatro actos), las desastrosas consecuencias de la gestión que las autoridades hicieron para paliar los efectos del Huracán Katrina.

Bush fue igualmente criticado fuera de las fronteras de su país, convirtiéndose en el primer objetivo de las campañas por la paz y anti-globalización. Su política internacional fue objeto de numerosas críticas durante las elecciones alemanas de 2002 y canadienses de 2006. Además, ha sido abiertamente criticado por varios líderes internacionales como Gerhard Schröder, Jean Chrétien, José Luis Rodríguez Zapatero, Romano Prodi, Hugo Chávez y Vladímir Putin. Por otra parte, las visitas diplomáticas llevadas a cabo por George Bush han estado constantemente acompañadas de protestas masivas.

Cartel alusivo a George Bush en una calle de Buenos Aires llamando a la movilización ante la visita del mandatario estadounidense a la capital argentina en noviembre de 2005

A pesar de sus numerosos detractores, George W. Bush disfrutó de un fuerte apoyo entre los estadounidenses más conservadores con lo que, en las elecciones de 2004, recibió el apoyo de entre un 95% y un 98% de los electores republicanos. Con este apoyo, consiguió derrotar al candidato demócrata John Kerry por más de tres millones y medio de votos de diferencia en las elecciones de 2004. No obstante, la aprobación de las bases conservadoras decreció posteriormente debido sobre todo a la creciente frustración republicana, tanto por el gran gasto público de la Administración Bush, como por el problema de la inmigración ilegal. Así pues, tras haberle brindado su apoyo, muchos republicanos comenzaron a criticar a Bush por sus actuaciones en Irak, Irán e Israel. [cita requerida]

Algunas personas como Benjamín Ferencz, que fue fiscal jefe de los juicios de Núremberg, han expresado que Bush debería ser juzgado junto con Saddam Hussein, por empezar una guerra de agresión, crimen supremo según los principios de Nuremberg. Otros expertos han calificado igualmente la guerra de Irak como ilegítima. “No había autorización del Consejo de Seguridad de la ONU […] y eso la convierte en un crimen contra la paz “ dijo el profesor de derecho internacional Francis Boyle, quién también especificó que el manual de campo del Ejército de los Estados Unidos requiere de dicha autorización para comenzar una guerra ofensiva.

Sin embargo, los historiadores destacan que cada uno de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU ha mantenido al menos una guerra sin el permiso o aprobación del Consejo. Por otra parte, muchas de las actuaciones militares anteriores de los Estados Unidos han carecido de semejante permiso por parte de las Naciones Unidas, como son prueba las situaciones de Vietnam, Haití, Kosovo, Panamá, Granada o el intento de rescate de los rehenes estadounidenses de la Embajada Iraní durante la Revolución Islámica en ese país.[cita requerida]

Acusado de crímenes de guerra

El 23 de noviembre de 2011 un tribunal de Malasia decidió condenar al ex presidente George W. Bush y al ex premier británico Tony Blair por crímenes de guerra. El Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur los encontró culpables de genocidio y crímenes contra la paz después de una investigación que llevó casi tres años. Todo comenzó en 2009, luego de que se constituyera la Comisión de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur. Su misión era investigar los crímenes de guerra cometidos durante la invasión estadounidense a Irak, tomar testimonio a las víctimas y sobrevivientes. En mayo de este año, y tras más de dos años de trabajo, presentó sus conclusiones.

Según informó la cadena internacional Press TV, el tribunal, encabezado por el prestigioso juez malayo Abdul Kadir Sulaiman, condenó en ausencia a los ex mandatarios por haber violado las leyes internacionales en marzo de 2003, incluidas las resoluciones de Naciones Unidas en su contra, cuando decidieron invadir unilateralmente Irak. Para los fiscales y la Comisión, Bush y Blair cometieron abuso de poder y un acto de agresión que llevó al asesinato masivo de miles de iraquíes.

"Vamos a continuar nuestros esfuerzos para llevar a Bush y Blair ante la Justicia y ponerlos en la cárcel", dijo Francis Boyle, el fiscal del juicio. En su sentencia, el tribunal sostuvo que Estados Unidos, bajo el liderazgo de Bush, falsificó documentos para afirmar que Irak tenía armas de destrucción masiva y proceder a la invasión en contra de todas las leyes internacionales.

Para el tribunal sobre ellos recae la responsabilidad por los métodos sistemáticos utilizados en la tortura y detención ilegal de personas en Irak durante la invasión. Además, según la Fundación para la Criminalización de la Guerra de Kuala Lumpur que ha impulsado el proceso contra Bush y Blair, el tribunal considera que el estatus de jefe de Estado no constituye una defensa ni puede esgrimirse como bandera de inmunidad. Para los jueces, las víctimas de los crímenes de Guerra en Irak no han sido redimidas en ningún tribunal internacional y eso es una deuda pendiente que han tratado de enmendar. Los participantes en el proceso pidieron que las conclusiones del tribunal sean puestas a disposición de los miembros del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y que los nombres de los ex mandatarios se inscriban en el registro de criminales de guerra.

En el año 2012, el mismo tribunal de Kuala Lumpur tiene previsto poner en marcha una segunda parte de este juicio en el que evaluará la participación en la guerra de otros funcionarios de la Era Bush como el ex vicepresidente de Estados Unidos Dick Chenney y el ex Secretario de Defensa de los Estados Unidos Donald Rumsfeld.

El 1 de diciembre de 2011 la organización Amnistía Internacional urgió a los gobiernos de Tanzania, Etiopía y Zambia a detenerlo en su gira por estos países para enjuiciarlo por crímenes de guerra. El ex mandatario se encontraba en la región hasta el 5 de diciembre, como parte de la iniciativa del programa de salud global del Instituto George W. Bush (GWBI) para promover la lucha contra cáncer de mama y de útero, los más extendidos entre las mujeres de África Subsahariana y América Latina y en su gira en Tanzania para visitar varios proyectos de ayuda humanitaria vinculados a la lucha contra el sida, financiados por la organización estadounidense USAID y por su propia fundación. Amnistía Internacional consideró que estas naciones tienen la "obligación" de detener a Bush porque existen "pruebas suficientes" para investigar su responsabilidad en casos de tortura. "Etiopía, Tanzania y Zambia deben aprovechar la oportunidad de cumplir con sus obligaciones y acabar con la impunidad de la que George W. Bush ha disfrutado hasta ahora", señaló Pollard. La organización hizo la misma petición a Canadá el pasado octubre cuando Bush viajó para participar en un foro económico.[25] [26]

Memorias

Las memorias de George W. Bush, Momentos decisivos o Decision points, entremezcla asuntos relacionados con su gestión política, su llegada al poder y sus años de gobierno con aspectos personales como la decisión de superar el alcoholismo en los años ochenta. En los aspectos político-personales del ex presidente aparece el gran aliado de Bush en los años de la invasión de Iraq, el ex presidente español José María Aznar, al que califica como un "visionario" de la política mundial.

En sus memorias tituladas Decision Points, Bush Justifica la tortura justifica el uso de prácticas como el 'waterboarding'. El 'waterboarding' o el 'submarino' consiste en un ahogamiento simulado para obligar a los sospechosos a confesar su vinculación con redes terroristas o informar de inminentes atentados.

Además en el libro él expresa que no se arrepiente de la invasión y guerra de Irak y se que se siente muy enfadado al no encontrarse armas de destrucción masiva.[27] Los únicos errores que -reconoce- cometió durante su presidencia al frente del país más poderoso del mundo tienen que ver con el desastre de Nueva Orleans provocado por el Huracán Katrina en 2005 y además cree que debió comunicar mejor sus preocupaciones y la gestión realizada a la población.[28]

Véase también

Referencias

  1. Cooperman, Alan (16 de septiembre). «Openly Religious, to a Point» (en inglés). The Washington Post. Consultado el 28 de junio de 2010.
  2. El largo camino hacia la Casa Blanca —Tom Carver, BBC, 14 de diciembre de 2000 (en inglés)
  3. George Walker BushFamosos tejanos (en inglés)
  4. F-102 en Vietnam (En inglés)
  5. El año del cambio de vida de Bush, The Washington Post, 25 de julio de 1999 (En inglés)
  6. El Gobernador de Texas, George W. Bush, consigue una victoria arrolladora, CNN, 3 de noviembre de 1998 (En inglés)
  7. La Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América —Hecha pública por la Casa Blanca, septiembre de 2002 (En inglés) (En formato PDF)
  8. Examen del recuento de Florida: Bush todavía ganaCNN, 2001. (En inglés)
  9. El error de los votantes de Florida cuesta a Gore la elecciónUSA Today, 11 de mayo, de 2001 (En inglés)
  10. Resultados oficiales de las elecciones generales a la presidencia de 2000 —Comisión electoral federal, publicados el 7 de noviembre de 2001(En inglés)
  11. Kerry: "Está claro que no pudimos ganar"BBC. 3 de noviembre de 2004
  12. El presidente anuncia iniciativas sobre el cambio climático mundial —Comunicado de prensa de la Casa Blanca, 14 de febrero de 2002 (En inglés)
  13. El presidente Bush trata sobre el Cambio Climático Mundial —Comunicado de prensa de la Casa Blanca, 11 de junio de 2001
  14. El presidente Bush habla sobre Defensa de misiles —Transcripción de conferencia en la Universidad de Washington, 1 de mayo de 2001 (En inglés)
  15. Blix escéptico con las Armas de Destrucción Masivas iraquíesBBC, 16 de diciembre de 2003 (En inglés)
  16. Estados Unidos aconseja a los inspectores de armas que dejen IraqUSA Today, 17 de marzo de 2003 (En inglés)
  17. El presidente Bush anuncia que las principales operaciones de combate en Irak han concluido —Comunicado de prensa de la Casa Blanca, 1 de mayo de 2003 (En inglés)
  18. Informe final del Grupo de Investigación de Irak2004 (En inglés)
  19. Informe de la Comisión del 11-S —Comisión del 11-S (En inglés) (En formato PDF)
  20. El enlace Al Qaeda-Hussein está descartado —Walter Pincus y Dana Milbank, Washington Post, 17 de junio de 2004 (En inglés)
  21. «Un periodista iraquí tira sus zapatos a Bush: 'Toma tu beso de despedida, pedazo de perro'».
  22. Bush hace un duro discurso sobre la inmigración en TexasCNN, 29 de noviembre de 2005 (En inglés)
  23. Un cuarto de los 15.000 millones de dólares de Bush para el sida recalan en grupos cristianos —Associated Press, The Huffington Post, 29 de enero de 2006
  24. Comunicado del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Consultado el 20 de febrero de 2006.
  25. Bush y Blair, condenados por crímenes de guerra Clarín - 23 de noviembre de 2011
  26. AI pide detención de Bush durante gira africana por crímenes de guerra EFE - 1 de noviembre de 2011
  27. George Bush Justifica las Torturas RT
  28. 'Decision Points' las memorias y mentiras de George W. Bush Leer más en Suite101: 'Decision Points' las memorias y mentiras de George W. Bush | Suite101.net http://suite101.net/article/ decision-pointslasmemoriasyconfesionesdegeorgewbush Suite101.net

Enlaces externos


Predecesor:
Ann Richards
Seal of Texas.svg
Gobernador de Texas
1995-2000
Sucesor:
Rick Perry
Predecesor:
Bill Clinton
Seal of the President of the United States.svg
Presidente de los Estados Unidos
2001-2009
Sucesor:
Barack Obama