Lucky Luciano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lucky Luciano
LuckyLucianoSmaller.jpeg
Nombre Salvatore Lucania
Nacimiento 24 de noviembre de 1897
Lercara Friddi (Sicilia, Italia)
Fallecimiento 26 de enero de 1962
Nápoles, Italia
Causa de muerte Infarto agudo de miocardio
Nacionalidad Estadounidense
Ocupación Crimen organizado
Obras Se le considera el padre del crimen organizado en los Estados Unidos tal como se conoce hoy en día. Fue el cerebro del gran auge del tráfico de heroína en la postguerra mundial. Oficialmente está considerado como el primer Don de la moderna familia Genovese.

Charles "Lucky" Luciano, nacido como Salvatore Lucania (24 de noviembre de 1897 en Lercara Friddi (Sicilia) – 26 de enero de 1962 en Nápoles) fue el organizador de la Mafia estadounidense. Se le considera el padre del crimen organizado tal como se conoce hoy en día. Fue el cerebro del gran auge del tráfico de heroína en la postguerra mundial. Oficialmente está considerado como el primer Don de la moderna familia Genovese.

Inicios[editar]

Nació el 24 de noviembre de 1897 en Lercara Friddi, una ciudad siciliana principalmente conocida por sus minas de azufre. Su verdadero nombre era Salvatore Lucania. Su familia emigró a los Estados Unidos en 1907. A su llegada a la Isla de Ellis, punto de recepción de los emigrantes, las autoridades sanitarias le diagnosticaron viruela, enfermedad que le dejaría marcado el rostro de por vida. Tras pasar la preceptiva cuarentena, Luciano empezó a vivir con su familia en un barrio judío de Nueva York, y se dice que allí conoció a los que más tarde serían sus socios: Meyer Lansky y Bugsy Siegel. En 1911 ya fue detenido por primera vez por robo pasando sus primeros meses en una correccional. En 1915, con 18 años de edad, ya tenía su propia banda en East Harlem. A esa edad fue sentenciado a 6 meses por vender heroína y morfina. A la salida del reformatorio comenzó su carrera criminal en la banda “Five points gang” con Frank Costello.

Hacia 1920 Luciano ya conocía a muchos de los grandes jefes de la Mafia, incluyendo a Vito Genovese y a Frank Costello, y se dedicaba con ahínco al negocio del alcohol en la época de la Prohibición en las áreas de Nueva York y Filadelfia. Eran tales sus conexiones que importaba directamente whisky de Escocia y Canadá y ron del Caribe. También controlaba el negocio del juego.

Gracias a esta banda conoció a Al Capone. Comenzó su propio negocio de prostitución con Joe Adonis como socio a principios de 1920, y en 1925 ya controlaba a la mayoría de las prostitutas con sede en Manhattan. En 1927 ya era considerado un hombre millonario. Usaba como expediente la narcoprostitución, es decir hacía a las prostitutas adictas a la heroína y les pagaba con droga.[1]

Pronto Luciano se unió a la banda de Joe Masseria,[2] que era por entonces el Don más poderoso de Nueva York. Sin embargo, esta asociación duró muy poco ya que ambos tenían puntos de vista divergentes a la hora de manejar los negocios. Masseria era un “Pete Mostacho” (Mustache Pete, en el original) que deseaba preservar los viejos ideales de la Mafia siciliana tales como el “honor”, la “tradición”, el “respeto”, y la “dignidad”. En cambio, Luciano era un “joven turco” que pertenecía al grupo de los nuevos mafiosos que querían un cambio radical en el orden establecido (Turco era en relación a la Mafia Judía, especialmente a Meyer Lansky, ya que por esos días Palestina era parte del Imperio Otomano.).

El grupo de Pete Mostachos no quería trabajar con nadie que no fuese siciliano o, al menos, italiano. Luciano y los “jóvenes turcos” pensaban, en cambio, que lo importante era ganar dinero sin que importasen los orígenes de los socios. Le parecía sorprendente, por ejemplo, que se refiriesen al Don Frank Costello como el “sucio calabrés”.

Un día de 1929 Luciano fue obligado a entrar en un coche a punta de pistola por tres hombres. Fue golpeado, marcado en la cara con una navaja y, finalmente, abandonado en una playa de la bahía de Nueva York. Su socio Lansky averiguó que el secuestro y tortura había sido ordenado por Salvatore Maranzano, enemigo de Masseria. Debido a este incidente, Luciano resolvió que estaba en el bando equivocado decidiendo deshacerse finalmente de Masseria y tomar el control de la banda. Este hecho pondría, al fin y a la postre, el punto final a la famosa guerra de Castellammarese.

Esta guerra transcurrió de 1928 a 1931 entre familias rivales y finalizó cuando Masseria fue asesinado en un restaurante de Coney Island. Los asesinos era hombres de Luciano: Bugsy Siegel, Vito Genovese y Joe Adonis. Tras este hecho, Luciano tomó el control de la banda e hizo las paces con Maranzano quien le nombró su mano derecha.

Ascensión al poder[editar]

Cadena de asesinatos[editar]

Maranzano convocó a una reunión a las cinco familias de Nueva York[2] en el Grand Concources del Bronx, garantizando la paz. Durante la reunión se autoproclamó "jefe de jefes" o "capo di tutti i capi", lo que significaba que cada Don habría de compartir los beneficios con él.

Como Maranzano sabía que la única forma de mantener su poder era eliminando a aquellos que pudieran arrebatárselo, Luciano se convirtió de facto en su primer objetivo. Este se enteró de los planes de su jefe por medio de Lansky y decidió adelantarse a los hechos. Para tal fin organizó un grupo de sicarios que, disfrazados de policías, ejecutasen a su jefe. Este grupo entró en la oficina de Maranzano quién creyó que estaba siendo arrestado: según el informe policial dejaron su cuerpo cosido a balazos. En su huida, el grupo se encontró con "Mad Dog" (Perro Loco) Coll, el asesino que tenía la orden de matar a Luciano, quien fue advertido de que había habido un asalto policial y escapó.

Luciano se había salido con la suya y estaba en la cumbre del poder: tenía participación en numerosos negocios por todo el territorio de los Estados Unidos. Pronto organizó la Comisión, de la que eran miembros los más importantes jefes de la Mafia norteamericana, siendo él mismo el líder sin discusión de la misma. A la Comisión acudían los Don y miembros relevantes de las “cinco familias” de Nueva York, el grupo de Chicago, “la oficina” de Nueva Jersey, y de las familias criminales de Kansas, Los Ángeles y Detroit.[2]

Al mismo tiempo, reorganizó su propia familia nombrando a Vito Genovese como su segundo y a Frank Costello consiglieri.[2] Caporegimes suyos eran Michael Coppola, Anthony Strollo, Joe Adonis y Anthony Carfano, mientras que Lansky y Siegel cumplían la función de consejeros especiales.[3]

The Commission[editar]

Luciano, bajo presión de Johnny Torrio, reorganizó el cuerpo gubernativo de la Mafia.

Luciano organizó la Comisión con los máximos ejecutivos de la Mafia convirtiéndose en su líder indisputado. La Comisión era el equivalente de los gángster a la Corte Suprema, y manejaba todas las disputas entre gangsters. Fue llamada la innovación más importante de Luciano.[2] La comisión decidía qué negociados ilegales recibía y en cuáles territorios. Si un individuo era un Mafioso independiente su Don tenía que ir ante la Comisión para delimitar responsabilidades y asuntos de honor. La comisión estaba constituida de representantes de las cinco familias de New York City, la Familia criminal de Philadelphia, la Familia criminal de Buffalo, y el Chicago Outfit de Al Capone; más tarde, la Familia criminal de Detroit, la Familia criminal de Los Ángeles y la Familia criminal de Kansas fueron agregadas.Todos los jefes tenían el mismo poder y supuestamente valían un voto, pero en realidad Luciano era el primero entre iguales.[2]

Cárcel[editar]

El reinado de Luciano fue relativamente breve, ya que muy pronto sufriría el acoso del Fiscal Especial Thomas E. Dewey. En 1936, Dewey consiguió una acusación formal contra Luciano por proxenetismo. Luciano se fugó a Hot Springs (Arkansas) pero, finalmente, fue encarcelado en el Clinton Correccional de Dannemora. Aún desde la prisión, Luciano continuó al mando de los negocios de la familia a través de su segundo Vito Genovese quien, en 1937, tuvo que huir a Nápoles para evitar ser encausado por asesinato, ocupando Costello su lugar.[2]

Hace un trato con el gobierno de Estados Unidos[editar]

Tras esos momentos de gloria, Luciano fue encarcelado y le fue propuesto un trato por el gobierno de los Estados Unidos: A cambio de su ayuda a la invasión aliada en Sicilia, le ofrecieron la deportación a Roma. Ya en Roma, se enteró de que la marcha de sus negocios andaba de capa caída, lo que le hizo reunirse, urgentemente, con Siegel, a quien hizo asesinar meses más tarde, debido a las sospechas de que éste robaba dinero de la familia con la excusa de financiar su hotel-casino, el Flamingo Las Vegas. Tiempo después Luciano fue visto en La Habana y las autoridades norteamericanas lo deportaron a Italia.[2]

Conferencia de La Habana[editar]

La conferencia de La Habana de 1947 fue un histórico encuentro de la mafia estadounidense y líderes de la Cosa Nostra en La Habana, Cuba. Supuestamente fue organizada por Charles "Lucky" Luciano, la conferencia se celebró para discutir asuntos políticos, normas de actuación e intereses de negocio. A la conferencia acudieron delegaciones representando a las familias del crimen de todos los Estados Unidos. Se celebró durante la semana del 22 de diciembre de 1946 en el Hotel Nacional. Se considera a esta conferencia como el encuentro más importante desde la conferencia de Atlantic City de 1929.

Magnicidio de Panamá[editar]

En octubre de 1954 se decomisó en un puerto de Colón en la zona atlántica de Panamá, un cargamento de contrabando de miles de cajas del whisky escocés Macallan, a bordo del carguero Doncella de Oriente, con bandera cubana. Los marinos empezaron a tirar algunas al mar, y estas resultaron tener heroína líquida. Al enterarse del decomiso, Luciano envió emisarios con sobornos para liberar su carga, pero fue infructuoso este intento. por lo cual dijo a su contacto en México,Irving Martin Lipstein: "Flaco, take care of the fat of Panama". "flaco, encárguense del gordo de Panamá".

El dos de enero de 1955 fue acribillado a ráfaga de ametralladora el presidente de Panamá José Remón Cantera, en plena luz del día, mientras se divertía en el Hipódromo Juan Franco (Hoy el hipódromo de Panamá lleva su nombre). El caso se manejó con mucho misterio e interferencia norteamericana cuestionable. Lipstein ingresó al país centroamericano el mismo día del crimen y fue detenido en México, pero fue liberado, siendo asesinado por su mismo jefe, unos años después.

Últimos días[editar]

Una vez en Italia, Luciano se radicó en Nápoles, donde era una celebridad especialmente con los turistas y los marineros norteamericanos. Allí en Italia pensó escribir sus memorias e incluso que se hiciera una película sobre su vida pero, en el momento de reunirse con un productor de cine, Luciano, justo antes de estrecharle la mano en el aeropuerto de Nápoles, se echó la mano al pecho y falleció de un infarto. Sus restos fueron finalmente enterrados en la cripta familiar de los Lucania en Nueva York, en el país que siempre añoró y que consideraba como su verdadero hogar. Durante años el Buró Federal de Narcóticos trató infructuosamente de construir un caso contra Luciano sobre tráfico de drogas desde Europa.

"El no [dejaba] rastro porque no [había] rastro. Pero sabemos que él [era] el hombre"

Harry J. Anslinger,[4] director del Buró Federal de Narcóticos

Referencias[editar]

Notas
Bibliografía
Cine

Enlaces externos[editar]