Partido Comunista de Alemania

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Partido Comunista de Alemania
Kommunistische Partei Deutschlands
Flag of the Communist Party of Germany.svg
Fundación 1918 [1]
Disolución 1933 [2]
1946 [3]
1956 [4]
Ideología política Comunismo
Marxismo-Leninismo
Internacionalismo
Posición en el espectro Extrema izquierda
Sede Berlín y Bonn
Organización juvenil Juventud Libre Alemana (1936-1946)
Afiliación internacional Internacional Comunista
Publicación Die Rote Fahne
1 A partir de la Liga Espartaquista.
2 Ilegalizado por las autoridades nazis.
3 Integración de su sección oriental en el Partido Socialista Unificado de Alemania (SED).
4 Ilegalizado en la RFA por el Tribunal Constitucional de Alemania.

El Partido Comunista de Alemania (KPD, en alemán Kommunistische Partei Deutschlands) fue un importante partido político de ideología comunista en Alemania durante la República de Weimar, y luego un partido minoritario en Alemania Occidental durante la posguerra hasta su ilegalización en 1956.

Formado en diciembre de 1918 a partir de la Liga Espartaquista, que originalmente formaba el ala revolucionaria del Partido Socialdemócrata (SPD), y del grupo Internacional Comunista de Alemania (IKD). Ambas facciones se opusieron a la Primera Guerra Mundial argumentando que era un conflicto imperialista en el cual la clase obrera no tenía ningún interés que defender. La Liga Espartaquista estaba dirigida por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, quienes fueron asesinados en enero de 1919. La organización se escindió posteriormente, cuando el IKD formó el Partido Comunista Obrero de Alemania (KAPD) en abril de 1920. Durante la dictadura nazi, el KPD fue brutalmente suprimido, y sus dirigentes, militantes y conocidos simpatizantes fueron enviados a campos de concentración como parte del Holocausto.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en la zona soviética de ocupación el KPD y el SPD se unificaron para formar el Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), que gobernaría la República Democrática Alemana hasta la reunificación de 1990. A partir de entonces el SED se convirtió en el Partido del Socialismo Democrático (PDS), refundado en 2007 bajo el nombre de Die Linke (La Izquierda), que continúa siendo una fuerza política relevante en Alemania hoy, muy especialmente en el este.

Historia[editar]

Periodo fundacional[editar]

Póster electoral del KPD para las elecciones federales de Alemania de 1932.

Técnicamente, su formación original fue como grupo La Internacional, basado en un periódico del mismo nombre que rápidamente fue suprimido por las autoridades. La corriente se convirtió en la Liga Espartaquista después de ser publicadas una serie de artículos de Rosa Luxemburgo, su teórica más preeminente, con la firma de Espartaco. Cuando comenzó el periodo revolucionario en Alemania en la segunda mitad de la Primera Guerra Mundial, muchas secciones del SPD giraron a la izquierda y se escindieron para formar el Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania (USPD). La Liga Espartaquista se unió al nuevo partido como corriente autónoma. Pronto surgiría el debate sobre la necesidad de formar un Partido Comunista en Alemania que llevase la misma política, tuviese el mismo programa y se aliase a los bolcheviques de Rusia. Del mismo modo que la Liga, los IKD, que habían llegado a esta conclusión, tomaron parte en la fundación del KPD.

El Partido fue dirigido desde el comienzo por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, aunque una parte importante de la militancia estaba en desacuerdo con algunas de sus posiciones, como la necesidad de trabajar en los sindicatos de clase mayoritarios o participar en el Parlamento. Pronto, parte de este sector se escindió para formar el Partido Comunista Obrero de Alemania (KAPD). El fracaso de la Revolución en Berlín, llevada a cabo un mes después de la fundación del KPD, en enero de 1919, fue realizado contra la instrucciones de Luxemburgo y Liebknecht. Los socialdemócratas se unieron a las milicias ultraderechistas Freikorps y a lo que quedaba del Ejército alemán para suprimir la insurrección. Liebknecht y Luxemburgo fueron entonces capturados, torturados y asesinados. Después de la escisión del KAPD, el KPD fue dirigido por Paul Levi, partidario de ganar para la causa comunista a los trabajadores socialdemócratas. Sus esfuerzos fueron recompensados cuando una importante parte del USPD se unió al KPD, convirtiéndole en un gran partido de masas. Otros importantes dirigentes de ese periodo fueron Leo Jogiches, Clara Zetkin, Paul Levi, Paul Frolich, Hugo Eberlein, Willi Münzenberg, Franz Mehring y Ernst Meyer.

La República de Weimar[editar]

Militantes del KPD repartiendo propaganda en Berlín durante las elecciones federales alemanes de 1924.

A comienzos de los años 20, la dirección expulsó a la Oposición del Partido Comunista (KPO), partidaria de las ideas de Bujarin, y ya dirigido por Ernst Thälmann, aplicó la línea de la Internacional Comunista, sosteniendo que el capitalismo estaba entrando en una profunda crisis, y que los sindicatos y el SPD eran organizaciones socialfascistas y el principal enemigo político, antes incluso que los nazis. En el periodo de la República de Weimar, el KPD se mantuvo como una fuerza electoral sólida, ganando 100 diputados en las elecciones de 1932. En las presidenciales de ese mismo año, Thälmann obtuvo un 13,2% de los votos.

A pesar de ello, en el mismo periodo el KPD siguió la política del Tercer Periodo, argumentando que el principal enemigo eran los socialdemócratas. Esta política evitó una alianza de la izquierda contra el nazismo que podría haber impedido la subida de Hitler al poder sin violencia.

El periodo de los nazi[editar]

Poco después del nombramiento de Hitler como canciller, el Reichstag fue incendiado. Los nazis acusaron públicamente a los comunistas de ello, "ahora en general considerada obra del débil mental Martinus van der Lubbe, pero en todo caso muy conveniente para el régimen" (Paul Johnson, Tiempos Modernos, Vergara, 2000, pág. 221). Utilizaron esta situación como pretexto para introducir las leyes para la ilegalización de los partidos políticos y los sindicatos. El Acta Habilitante, que legalmente proporcionó a Hitler poderes absolutos en Alemania, fue votada en el Reichstag después de que los diputados comunistas fueran arrestados y encarcelados.

El KPD cambio de táctica con la llegada de los nazis al poder, siendo muchos de sus militantes, simpatizantes y dirigentes encarcelados en campos de concentración, torturados y asesinados, como Ernst Thälmann o Werner Seelenbinder los cuales eran judíos. Otros lograron partir al exilio, como Walter Ulbricht, o sobrevivieron a la prisión, como Erich Honecker. Otro contingente de militantes comunistas de este partido se unierón al Frente Negro de Otto Strasser.

Guerra fría[editar]

Tras la Segunda Guerra Mundial, las organizaciones orientales del SPD y el KPD se unieron para dar lugar al Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), una fuerza poderosa de casi dos millones de militantes, que ganó las elecciones en la zona oriental y logró el establecimiento de la República Democrática Alemana, gobernando hasta 1990. Tras la reunificación alemana, fue reorganizado como Partido del Socialismo Democrático.

En la República Federal Alemana, el KPD mantuvo una presencia relevante hasta que en 1956 fue ilegalizado por la Corte Constitucional Federal, como parte de una ofensiva general en el contexto de la Guerra Fría contra las organizaciones comunistas. Más tarde, en 1968, parte de su militancia logró fundar el Partido Comunista Alemán (DKP), que aún hoy existe.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]