Relaciones Internacionales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La ONU es uno de los organismos interestatales más representativos de las Relaciones Internacionales en la actualidad

Los términos Relaciones Internacionales y Estudios Internacionales (este último del inglés International Studies; en español con mayúscula porque se refiere al nombre del área académica) hacen referencia a la disciplina académica que trata sobre el estudio de los asuntos extranjeros y de las grandes cuestiones del Sistema Internacional en materia política, económica, jurídica y diplomática: el papel de los Estados, el de las organizaciones internacionales, el de las organizaciones no gubernamentales (ONG), y el de las empresas multinacionales.

Según Rafael Calduch, son "todas aquellas relaciones sociales, y los actos que las generan, que gozan de la cualidad de la internacionalidad por contribuir de modo eficaz y relevante a la formación, dinámica y desaparición de una sociedad internacional considerada como una sociedad diferenciada.[1]

Así, relaciones internacionales puede aplicarse tanto al objeto de estudio como a la disciplina académica. En español, por eso se asigna el nombre en minúsculas al conjunto de relaciones ya señaladas y en mayúsculas -Relaciones Internacionales- al corpus académico.[2] Si bien la perspectiva inicial fue histórico-política, en la actualidad, se privilegian el resto de los componentes como los económicos, culturales, sociológicos, entre otros.[3]

Aunque se la ha considerado una rama de la Ciencia Política, la tendencia es resaltar esta disciplina como un campo de estudio interdisciplinario, multidisciplinario y transcisciplinario.[4] Si bien las relaciones internacionales han sido estudiadas desde la época de Tucídides, los estudios formales que dieron paso a la creación de una licenciatura universitaria, y con ello, en una disciplina definida, sucedió hasta el siglo XX.[2]

Su campo de aplicación es amplio, destacándose el análisis y formulación de la política exterior de los Estados. Asimismo, existen otros campos como el de la Economía Política Internacional desarrollada desde los años setenta, el Derecho Internacional, la Filosofía, la Geografía (a través de la Geopolítica), la Sociología, la Antropología, la Psicología, por mencionar algunas.

En la actualidad, destacan los siguientes temas revisados por esta disciplina: la globalización, el Estado, la ecología y el desarrollo sostenible, el terrorismo y el crimen organizado, el desarme y el control de armamento, el nacionalismo, el desarrollo económico, las finanzas internacionales, los derechos del Hombre, y otros.

Por extensión, el término relaciones internacionales también se aplica al ámbito o espacio donde se establecen y desarrollan dichas relaciones entre Estados y/o entre organismos internacionales.

Perspectiva histórica[editar]

Historia[editar]

En general, la tradición sitúa el comienzo de las Relaciones Internacionales en los tratados de Westfalia de 1648, momento en el que surge el Estado Moderno. Anteriormente, la organización política de la Europa Medieval reposaba bajo un vago orden religioso jerarquizado. Los tratados de Westfalia son instituidos bajo el concepto legal de soberanía, es decir, las legislaciones nacionales son la última autoridad en el interior del territorio nacional: no tienen parangón entre los conciudadanos ni normas de superior rango en el exterior. Si en las Antiguas Grecia o Roma la autoridad de las ciudades estaban en torno a ellas, solo hasta el sistema de Westfalia se desarrolla la noción de soberanía nacional.

Los tratados de Westfalia impulsaron la construcción de los Estados Nación independientes a través de la institucionalización de la diplomacia y de los ejércitos. Este sistema europeo fue exportado hacia América, África y Asia a través de la colonización. El sistema actual resulta de las descolonizaciones que tuvieron lugar durante la Guerra Fría. Si el Estado Nación es considerado «moderno», varios Estados no lo han adoptado, mientras que otros que lo han hecho podrían ser calificados como «posmodernos». La Relaciones Internacionales modernas intentan explicar las relaciones entre estos diferentes tipos de estados en cuestión. Los « niveles de análisis » constituyen un modo de abordar el sistema internacional e incluyen: un nivel individual; el Estado, un nivel internacional; el de los asuntos trasnacionales e intergubernamentales, y un nivel mundial global.

Esto, que es explícitamente reconocido como la teoría de las Relaciones Internacionales, no se desarrolla antes de la Primera Guerra Mundial. En cualquier caso, la teoría de las Relaciones Internacionales ha sido alimentada por las aportaciones de otras áreas. Numerosos autores citan la historia de las Guerras del Peloponeso de Tucídines como el punto de partida de la teoría realista que es seguida por el Leviathan de Thomas Hobbes y El príncipe de Maquiavelo. De modo similar, la teoría liberal de las Relaciones Internacionales ha sido influida por Emmanuel Kant y por Jean Jacques Rousseau. Sin embargo, la noción actual de los derechos del Hombre es considerablemente diferente de la sostenida por los seguidores de la ley natural que fue testigo de los primeros esfuerzos emprendidos para afirmar ciertos derechos generales sobre la base de una humanidad común. Por otra parte, en el siglo XX, el marxismo ha tenido una cierta influencia sobre la fundación de la disciplina de las Relaciones Internacionales.

Estudio de las Relaciones Internacionales Inicialmente, las Relaciones Internacionales vistas como un campo de estudios distintos fue una especificad británica. La primera cátedra de Relaciones Internacionales fue creada en 1919 en la universidad de Aberystwyth y confiada a Alfred Zimmern gracias a un donativo de David Davies. A comienzos de los años veinte otra cátedra fue igualmente creada en la London School of Economics a petición del premio Nobel Noël-Baker. La primera universidad consagrada plenamente a las Relaciones Internacionales fue el Institut de hautes études internationales, fundado en 1927 en Ginebra por William Rappard. Tenía por objetivo formar los diplomáticos asociados a la Sociedad de Naciones y fue uno de los primeros en expedir doctorados en Relaciones Internacionales.

La Edmund A. Walsh School of Foreign Service de la Universidad de Georgetown es la facultad más antigua dedicada a las Relaciones Internacionales de los Estados Unidos. El Committee on International Relations de la Universidad de Chicago fue en 1928 la primera en expedir diplomas universitarios en estos campos. Entre las otras escuelas podemos citar: la School of International Service de la Universidad Americana, la School of International and Public Affairs de la Columbia University, la School of International Relations de la Universidad de St Andrews, l’Elliot School of International Affairs de la George Washington University, la Fletcher School de la Tufts University y la Woodrow Wilson School of Public and International Affairs de la Princeton University.

Entre otras cosas en forma general como licenciado en relaciones internacionales podrás:

Desarrolla actividades de inteligencia estratégica, sobre temas de política exterior, relaciones internacionales y seguridad internacional.
  • Detecta y analiza un problema internacional, sus causas y posibles consecuencias, y plantea alternativas de solución.
  • Fomenta la aproximación y la comunicación con los diferentes actores de la sociedad internacional.
  • Desempeña actividades de representación del país en foros internacionales de carácter gubernamental y no gubernamental.
  • Desarrolla actividades públicas y privadas en el campo de las relaciones comerciales externas.
  • Diseña y evalúa planes, programas y proyectos sectoriales vinculados con la cooperación técnica internacional.
  • Asesora y brinda apoyo en los procesos de elaboración y sanción de las leyes, en temas relativos a la política exterior y las relaciones internacionales.
  • Desarrolla actividades de investigación en el campo de las Relaciones Internacionales en instituciones públicas y privadas, del país o del exterior
  • Realiza tareas de asesoramiento en los medios de comunicación visuales, orales y escritos, sobre temas vinculados a las relaciones internacionales.
  • Realiza actividades de consultoría privada sobre la situación internacional para la toma de decisiones.
  • Desarrolla actividades políticas en el ámbito de los partidos políticos, instituciones sectoriales y organizaciones no gubernamentales.
  • Participa en la administración de instituciones de carácter internacional.

El estudio de las Relaciones Internacionales desde el ángulo de la política[editar]

Para los liberales, las relaciones internacionales son percibidas como un factor de progreso y de cambio. Tanto en el nivel internacional como en el nivel nacional, los liberales ponen el acento en la noción de poder contra poder. Ellos insisten en el rol de la opinión pública, el derecho y las instituciones internacionales, que vienen a limitar el poder de los Estados. En nuestros días, este debe hacer frente a las fuerzas del capitalismo mundial que socavan la aparente «victoria» de la democracia liberal tras el fin de la Guerra Fría. Esta rama está primordialmente basada en las ideas de Immanuel Kant expuestas en su libro "Sobre la Paz Perpetua".

Idealismo político[editar]

El final de la Primera Guerra Mundial implicó una revolución paradigmática en el estudio de la política mundial. Dos perspectivas sobre las Relaciones Internacionales, tales como el marxismo y el nacional-socialismo (fascismo), competían entre sí. No obtante, la perspectiva conocida como idealismo político, liderada por Woodrow Wilson, comenzó a dominar los estudios sobre las Relaciones Internacionales.

Los idealistas compartían una perspectiva sobre el mundo basada en ciertas creencias:

  • (1) la naturaleza humana es esencialmente altruista y, por lo tanto, las personas son capaces de ayudarse y colaborar mutuamente;
  • (2) el mal comportamiento humano es resultado de instituciones y arreglos estructurales, no proviene de la naturaleza misma de los humanos;
  • (3) por consecuencia, la guerra es evitable, ya que es producto de ciertas instituciones que la promueven, que podrían ser neutralizadas;
  • (4) la sociedad internacional debería reorganizarse para reconocer a la guerra como un problema internacional y eliminar aquellas instituciones que la promuevan, en favor de aquellas que fomenten la paz.
Banderas de los Estados-miembro de Naciones Unidas en la sede principal de Nueva York.

Los programas principales de reformas idealistas consistían principalmente en tres grupos. Un grupo abogaba por la creación de instituciones internacionales para reemplazar el sistema anárquico de equilibrio de poder que predominaba la época anterior a la Primera Guerra Mundial. Este nuevo sistema estaría basado en el principio de la seguridad colectiva, el cual pretende que un acto de agresión por parte de cualquier Estado sería percibido como agresión hacia todos los Estados. La Sociedad de Naciones encarnó este principio, al reflejar el énfasis idealista en la posibilidad de la cooperación internacional como mecanismo principal para resolver problemas globales. Un segundo grupo de programas idealistas subrayaba el control legal de la guerra. Se buscaba resolver disputas a través de mecanismos legales, tales como la mediación y el arbitraje. Ejemplos de estos programas fueron la Corte Permanente de Justicia Internacional y la ratificación del Pacto Kellog-Briand de 1928, el cual prohibía la guerra como instrumento de política nacional. Un tercer grupo de programas idealistas se concentraba en reducir la inversión armamentista de los Estados a través de acuerdos de control de armas y otros medios.

Suele considerarse que la primera obra representativa del idealismo es La paz perpetua, de Immanuel Kant.

Realismo político[editar]

El realismo como teoría política se construyó a base de entender la Historia como el resultado de la tendencia natural del ser humano a codiciar el poder y desear la dominación de otros. Siguiendo este supuesto, se determinó que la posibilidad de erradicar el instinto por el poder es una aspiración utópica. Esto lleva a percibir la política internacional como una lucha interminable por el poder entre los actores en el escenario internacional que intentan dominar el mundo y aquellos que intentan resistir este dominio externo.

El realismo político asume que el Sistema Internacional es anárquico, en el sentido de que no existe una autoridad superior a los Estados capaz de regular efectivamente las relaciones entre ellos. Además, supone que los Estados soberanos son los actores principales que componen el Sistema Internacional en vez de serlo las instituciones internacionales, organizaciones no gubernamentales o corporaciones multinacionales. Según el realismo, cada Estado es un actor racional que busca maximizar su posición política dentro del sistema mediante la acumulación de recursos de poder militares. Estos intentos de maximizar el poder llevan en última instancia a un equilibrio de poder entre los actores y a la estabilidad en el Sistema Internacional.

Ejercicios militares 2007, India, Japón, EEUU.

Esta perspectiva realista, también conocida como realismo clásico, comenzó a formularse en las décadas de 1940 y 1950 bajo las tensiones crecientes de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Los postulados del realismo clásico acerca de que la estructura del Sistema Internacional y el deseo de acumular poder determinan el comportamiento de todos los Estados parecían muy persuasivas, considerando el ambiente de la época.

En los años siguientes, el realismo clásico comenzó a ser atacado por críticos que apuntaban hacia comportamientos en el Sistema Internacional que no podían explicarse adecuadamente por los argumentos realistas. Por ejemplo, las nuevas instituciones que cobraban vigor en Europa Occidental, en donde predominaba la búsqueda cooperativa de lograr ventajas mutuas en vez de intentos individuales de maximizar poder, resultaban contrarias a los supuestos del realismo clásico.

A pesar de estas críticas, el realismo continúa teniendo relevancia a través de nuevas teorías realistas ajustadas a la actualidad contemporánea. Por ejemplo, el neorrealismo o realismo estructural propone que la estructura del Sistema Internacional, en vez del deseo de acumular poder, dicta exclusivamente las decisiones de política exterior de los líderes políticos.

La obra de Hans Morgenthau , especialmente Política entre las naciones, se considera una síntesis representativa del realismo político.

Escuela inglesa[editar]

La escuela inglesa encuentra sus fuentes a comienzos del siglo XIX con autores como Graham Wallas o Alfred Zimmern. Su enfoque no es positivista sino más bien racional y normativo. Analiza las Relaciones Internacionales bajo el ángulo de la Gran Sociedad o sociedad internacional. Sobre estos puntos, se trata de una variante idealista de la escuela liberal que, a diferencia de los realistas, no se focaliza exclusivamente sobre las relaciones interestatales. Dos grandes variantes son perceptibles:

• Una corriente solidaria preeminente que pone el acento sobre el Derecho Internacional y sobre la seguridad colectiva.

• Una corriente particularista que pone más el acento en la cooperación interestatal.

Algunos autores importantes de este movimiento son: Henry Bull, Barry Buzan, Thimothy Dunne, Martin Wight.

Neorrealismo estructural[editar]

Según el Profesor de Geopolitica de la Universidad de las Américas con sede en la ciudad de Quito, el Estado no continúa siendo un actor importante, mas no es el único determinante ya no que adquiere relevancia el sistema internacional, pues se considera que es posible utilizar la guerra para lograr la paz, pero con límites. En este periodo surge la teoría de la sospecha y, por consiguiente, la guerra preventiva. Por tanto, se hace necesario realizar acuerdos regionales y supranacionales. Además surgen nuevos actores en el contexto internacional, como las organizaciones internacionales, las empresas transnacionales y actores atípicos como el terrorismo. Uno de los autores más representativos de esta corriente es Kenneth Waltz.

Neoliberalismo[editar]

El neoliberalismo cree que la ONU al igual que otras instituciones internacionales juegan un papel muy importante para solucionar conflictos, ya que su objetivo es conseguir una mejor cooperación internacional y que el trabajo a largo plazo sea para una mejora en las relaciones internacionales, es decir no enfocarse tanto hacia los logros individuales en un corto periodo.Los neoliberales creen que las naciones pueden cooperar, porque es una forma positiva de conseguir sus intereses y objetivos.

A diferencia del liberalismo, que concibe a los Estados como los actores principales de las relaciones internacionales, el neoliberalismo afirma que hay una comunidad global gobernada por otros actores que gozan de mayor importancia, como las organizaciones no gubernamentales (ONG), las organizaciones internacionales y las organizaciones intergubernamentales (OIG), entre otros. Sus autores más representativos son Robert Keohane y Joseph Nye.

El Neolibealismo a diferencia del Liberalismo que concibe a los Estados como los actores principales en la Relaciones Internacionales, afirma que la comunidad global es gobernada por otros actores que tienen mayor importancia, como son las Organizaciones no Gubernamentales ( ONG ), Las Organizaciones Internacionales, y Las Organizaciones Intergubernamentales ( OIG ). A partir de esto se elabora el modelo de Interdependencia Compleja, con tres características principales. 1.- Existencia de múltiples canales que conectan a las sociedades; Relaciones interestatales, Relaciones transgubernamentales y Relaciones transnacionales. 2.- La seguridad militar no domina la agenda. Muchos problemas surgen de la política interior y la distinción entre problemas internos y externos se diluye. 3.- La fuerza militar no es usada entre los gobiernos, cuando prevalece la Interde pendencia Compleja .

Interdependencia compleja[editar]

A partir de los postulados se elabora un modelo ideal de la política mundial opuesto al modelo característico del realismo político. Se trata del modelo de interdependencia compleja. En la mayor parte de los casos, la realidad internacional responderá, según estos autores, a una situación intermedia entre ambos modelos, lo que no impide la necesidad del modelo de interdependencia compleja para analizar adecuadamente esa realidad.

Este modelo tiene tres características principales:

  • a. La existencia de múltiples canales que conectan a las sociedades: se trata de las relaciones interestatales, las relaciones transgubernamentales y las relaciones transnacionales.
  • b. La agenda de las relaciones interestatales consiste en múltiples problemas que no están ordenados en una jerarquía clara y consistente. Esta ausencia de jerarquía entre los problemas significa, entre otras cosas, que la seguridad militar no domina consistentemente la agenda. Muchos problemas surgen de lo que normalmente se considera política interior, y la distinción entre problemas internos y externos se diluye.
  • c. La fuerza militar no es utilizada por los gobiernos, respecto de otros gobiernos dentro de la región o respecto de los problemas, cuando prevalece la interdependencia compleja. Sin embargo, puede ser importante en las relaciones de estos gobiernos con gobiernos de fuera de la región o respecto de otros problemas.

Estas tres características de la interdependencia compleja originan procesos políticos distintos, que traducen los recursos de poder en poder como control de resultados. Los objetivos variarían también en función de las áreas de problemas, al igual que la distribución de poder.

Regímenes internacionales[editar]

La palabra régimen se refiere al modo de gobernarse en una cosa. Incluye a instituciones, reglamentos o prácticas de un gobierno en general. Se trata del conjunto de condiciones regulares o estables que acompañan o causan una sucesión de los fenómenos.

Las relaciones de interdependencia tienen lugar con frecuencia, y se ven afectadas en el marco de un conjunto de normas y procedimientos que regularizan el comportamiento y controlan sus efectos. Estas series de acuerdos de gobiernos que afectan las relaciones de interdependencia constituyen lo que los expertos denominan regímenes internacionales.

En cuanto a la expresión de la interdependencia compleja que caracteriza hoy a las Relaciones Internacionales, marcadas por el juego conjunto de las relaciones diplomático–estratégicas y de las relaciones económico-internacionales, la teoría de los regímenes internacionales constituye uno de los desarrollos teóricos más interesantes de la década de los años ochenta del siglo XX.

La teoría de los regímenes internacionales pretende explicar, en un contexto complejo en el que el conflicto continúa siendo una realidad, las situaciones de orden existentes en un campo concreto de actividad internacional. Keohane y Nye definen los regímenes internacionales, en este sentido como redes de reglas, normas y procedimientos que regulan el comportamiento y controlan sus efectos.

La teoría de los regímenes internacionales viene a representar, de alguna forma, una aproximación o reconciliación entre las interpretaciones realista e idealista, o mejor, neorrealista y globalista de las relaciones internacionales, entrando de lleno en la corriente actualmente dominante en este campo que afirma el pluralismo paradigmás.

Organización del Sistema Internacional[editar]

Estado soberano, actor principal de las R.I, su actividad está basada en la posesión de su soberanía y su marco jurídico es Convención de Viena de relaciones diplomáticas de 1961 y consulares de 1963.

Organismos internacionales, como ejemplo: ONU y OEA.

ONGs, como Greenpeace.

Derecho internacional público, es un conjunto normativo que regula las relaciones entre sujetos internacionales. Su marco jurídico son los tratados y acuerdos, sus principios básicos son:

  1. Respeto a la soberanía de los Estados.
  2. La no intervención e injerencia.
  3. Respeto a los acuerdos y tratados.

Referencias[editar]

  1. Calduch, Rafael (2001). «Concepto y método de las Relaciones Internacionales». En Cid Capetillo, Ileana. Lecturas básicas para introducción al estudio de Relaciones Internacionales. UNAM. pp. 7–29. ISBN 9683674291. Consultado el 26 de marzo de 2013. 
  2. a b Cárdenas Elorduy, Emilio (2001). «El camino hacia la teoría de relaciones internacionales». En Cid Capetillo, Ileana. Lecturas básicas para introducción al estudio de Relaciones Internacionales. México: UNAM. pp. 65–91. ISBN 9683674291. Consultado el 26 de marzo de 2013. 
  3. Schwarzenberger, Georg (1969). «Más allá de la política del poder». La reestructuración de la sociedad internacional. México: UNAM. pp. 67–102. Consultado el 26 de marzo de 2013. 
  4. Peña Guerrero, Roberto (2001). «Interdisciplinariedad y Cientificidad en Relaciones Internacionales». En Cid Capetillo, Ileana. Lecturas básicas para introducción al estudio de Relaciones Internacionales. UNAM. pp. 179–192. ISBN 9683674291. Consultado el 26 de marzo de 2013. 

Enlaces externos[editar]