Comunismo de guerra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El comunismo de guerra (en ruso: Военный коммунизм, 1918-1921) fue el sistema económico y político que existió en la Rusia soviética durante la Guerra Civil Rusa, a partir de 1917 a 1921. Según la historiografía soviética, esta política fue adoptada por los bolcheviques con el objetivo de mantener a las ciudades y al Ejército Rojo abastecidos de armas y alimentos, en condiciones en las que cualquier tipo de relaciones o mecanismos políticos normales serían destruidos por la guerra. El "Comunismo de guerra", que comenzó en junio de 1918, fue impuesto por el Consejo Superior de Economía, conocido como VSNJ (Vesenja). Terminó el 21 de marzo de 1921 con el inicio de la NEP (Nueva Política Económica), que duró hasta 1928.

Políticas[editar]

El comunismo de guerra comprendía las siguientes políticas:

  • Todas las grandes fábricas serían controladas por el gobierno.
  • La producción sería planificada y organizada por el gobierno.
  • La disciplina entre los obreros sería estricta y los huelguistas, abatidos.
  • Servicio de trabajo obligatorio para las «clases no obreras».
  • Prodrazvyorstka: requisa de los excedentes agrarios de los campesinos para distribuirlos entre el resto de la población.
  • Los alimentos y la mayoría de artículos esenciales serían racionados y distribuidos de una manera centralizada.
  • La empresa privada quedaría ilegalizada.
  • Control militar de los ferrocarriles.

Debido a que todas estas medidas se aplicaron en una época de guerra civil, eran mucho menos coherentes y coordinadas en la práctica de lo que podría aparecer en el papel. Las áreas extensas de Rusia estaban fuera del control de los Bolcheviques, y la pobre comunicación significó que incluso las regiones leales al gobierno bolchevique a menudo tuvieran que actuar por su propia cuenta, sin ninguna orden o coordinación central de Moscú. Desde hace tiempo se debate si el "comunismo de guerra" representó una política económica real en el sentido estricto de la palabra, o simplemente un conjunto de medidas desesperadas destinadas a ganar la guerra civil a cualquier costo.[1]

El arte durante comunismo de la guerra[editar]

El entusiasmo postrevolucionario, la tradición rusa del modernismo, la eliminación del zarismo y el incentivo de la Proletkult (cultura proletaria) vieron la expresión artística vanguardista prosperar en la era del comunismo de guerra.[2]

Objetivos[editar]

Los objetivos de los bolcheviques en la implementación del comunismo de guerra es un asunto de controversia. Algunos comentaristas, incluidos varios de los bolcheviques, han argumentado que su único objetivo era ganar la guerra. Lenin, por ejemplo, dijo que "la confiscación de los excedentes de los campesinos fue una medida con la que cargamos por las condiciones imperativas de los tiempos de guerra."[3] Otros comentaristas, como el historiador Richard Pipes, el filósofo Michael Polanyi,[4] y los economistas como Paul Craig Roberts[5] o Sheldon L. Richman,[6] han argumentado que el comunismo de guerra fue en realidad un intento de eliminar de inmediato la propiedad privada, la producción de mercancías y el intercambio de mercado, y de ese modo implementar la economía comunista, de la que los dirigentes bolcheviques esperaban un aumento inmediato y a gran escala en la producción económica. Esta visión también fue sostenida por Nikolái Bujarin, que dijo que "Concebimos al comunismo de guerra como universal, por así decirlo una forma 'normal' de la política económica del proletariado victorioso, y no como algo relacionado con la guerra, es decir, conforme a un Estado definido por la guerra civil".[7]

Resultados[editar]

El comunismo de guerra agravó catastróficamente las dificultades experimentadas por la población como resultado de la guerra. Los campesinos se negaron a cooperar en la producción de alimentos. Los trabajadores comenzaron a emigrar de las ciudades al campo, donde las posibilidades de alimentarse eran mayores. Entre 1918 y 1920, Petrogrado perdió el 75% de su población, mientras que Moscú perdió el 50%. En Rusia surgió un mercado negro, a pesar de la amenaza de la ley marcial contra la especulación. El rublo se desplomó y fue reemplazado por un sistema de trueque y, en 1921, la industria pesada se había reducido a niveles de producción del 20% en relación a 1913. El 90% de los salarios eran "pagados con bienes" (pago en forma de bienes, en lugar de dinero). El 70% de las locomotoras necesitaban de reparación y la requisición de alimentos, combinada con los efectos de los 7 años de guerra y una grave sequía, contribuyeron a una hambruna que causó entre 3 y 10 millones de muertes.[8]

Como resultado, una serie de huelgas obreras y rebeliones campesinas (como la Rebelión de Tambov) se desencadenaron por todo el país. El punto de inflexión fue la Rebelión de Kronstadt de 1921, en la base naval, cuyos dirigentes políticos tenían lazos con el Ejército Blanco. Tras la rebelión, se finalizó la política de comunismo de guerra y se sustituyó por la Nueva Política Económica (NEP).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. See Nicolas Werth, Histoire de l'Union Soviétique de Lénine à Staline, 1995 (en francés)
  2. Compare Naiman, Eric (1997). Sex in public: the incarnation of early Soviet ideology. Princeton University Press. p. 58 |página= y |páginas= redundantes (ayuda). ISBN 9780691026268. Consultado el 06-11-2010. «[...] the realms of literature and the arts, though pervaded by a rhetoric of homogeneity and uniformity, showed remarkable diversity throughout the period of War Communism.» 
  3. Lenin, V.I., Collected Works, volume 32, 1965. Moscow: Progress Publishers. pp. 187
  4. Polanyi, Michael. 1960. "Towards a Theory of Conspicuous Production." Soviet Survey (34, October–December):90-99.
  5. Roberts, Paul Craig. 1990 (1971). Alienation and the Soviet Economy: The Collapse of the Socialist Era, Independent Studies in Political Economy. Oakland, Ca.: The Independent Institute.
  6. Sheldon L. Richman, "War Communism to NEP: The Road From Serfdom" Journal of Libertarian Studies, Winter 1981, 5(1), pp. 89-97.
  7. Nikolai Bukharin, The path to socialism in Russia, 1967. New York: Omicron Books, pp. 178
  8. [1]