Statu quo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Statu quo (pron. [estátu-kuó])[1] es una locución latina, que se traduce como «estado del momento actual», que hace referencia al estado global de un asunto en un momento dado. Normalmente se trata de asuntos con dos partes interesadas más o menos contrapuestas, en los que un conjunto de factores dan lugar a un cierto «equilibrio» (statu quo) más o menos duradero en el tiempo, sin que dicho equilibrio tenga que ser igualitario (por ejemplo, en una situación de dominación existe un statu quo a favor del dominador).

Gramaticalmente, «statu quo» se analiza como: statu, ablativo singular del sustantivo masculino status, statūs (‘estado’) y quo, ablativo masculino singular del pronombre relativo qui, quae, quod (el que, la que, lo que).

Relacionada con ella, la frase «mantenimiento del statu quo» hace referencia a la continuación de la situación de equilibrio, aunque los factores individuales pueden cambiar, pero de forma complementaria, haciendo que se mantenga el estado de equilibrio global.

El concepto proviene del término diplomático in statu quo ante bellum, que significa «como era antes de la guerra» (literalmente: «en - el estado - en el cual - antes de - la guerra») en el sentido de recuperar la situación de poder y liderazgo que había antes de una guerra.

En el ámbito de la política y la diplomacia, el término «statu quo» se utiliza frecuentemente con el objetivo de mantener la ambigüedad sobre la situación a la que se refiere, de forma que se evita explicitar los factores de enfrentamiento que existen, aunque los interlocutores saben de qué se trata. En otras ocasiones simplemente se busca simplificar la conversación, como resumen de los distintos elementos que intervienen.

En otras ocasiones, se habla del «statu quo» en el sentido de una situación profundamente estancada, cuya enorme inercia hace muy difícil cambiarla. Peter Senge (1999) dijo: «La colaboración es vital para mantener los cambios realmente profundos, ya que sin ella, las organizaciones son abrumadas por las fuerzas del statu quo».

En forma más sarcástica, Laurence J. Peter, el autor del Principio de Peter, dijo en una ocasión: «La burocracia defiende el statu quo mucho tiempo después de que el quo haya perdido su statu».

En la antigua Roma, al hecho de separar los poderes entre los más ilustres personajes relevantes del gobierno se le llamaba crear un statu quo[cita requerida].

Forma correcta[editar]

Aunque se utiliza a menudo, y con el mismo sentido, la forma status quo (posiblemente por confusión con la misma locución, pero en idioma inglés, (status quo), de acuerdo con la Real Academia Española la forma correcta en español es «statu quo».[1]

También es conveniente puntualizar que la locución es invariable en plural, por lo que se diría «los statu quo», y, en ningún caso «los status quo».

Nótese que se pronuncia [estátu-kuó] y no [estátu-kúo], como se pronuncia generalmente.

Notas[editar]

Véase también[editar]