Batalla de Manchuria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Tormenta de Agosto
Segunda Guerra Mundial
Fecha 8 de agosto - 25 de agosto de 1945
Lugar Manchuria, Mongolia Interior, isla de Sajalín, Corea y las islas Kuriles.
Resultado Victoria soviética decisiva
Cambios territoriales Buena parte de Manchuria y el Norte de Corea pasan a control soviético.
Beligerantes
Fuerzas del Eje:
Bandera de Japón Imperio del Japón
Bandera de Manchukuo Manchukuo
Menjiang Flag (1945).svg Mengjiang
Aliados:
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Flag of the People's Republic of Mongolia (1940-1992).svg Mongolia
Comandantes
War flag of the Imperial Japanese Army.svg Otozo Yamada Prisionero de guerra
Bandera de Manchukuo Zhang Jinghui Prisionero de guerra
Bandera de la Unión Soviética A. Vasilevsky
Bandera de la Unión Soviética Maksim Purkayev
Bandera de la Unión Soviética Rodión Malinovski
Bandera de la Unión Soviética Kiril Meretskov
Fuerzas en combate
Ejército Imperial Japonés
• 1.040.000 soldados
• 6.700 piezas de artillería
• 1.000 tanques
• 1.215 vehículos
• 1.800 aviones
Ejército Rojo
• 1.577.225 soldados
• 26.137 piezas de artillería
• 1.852 artillería ligera
• 5.000 tanques
Fuerza Aérea Soviética
• 5.368 aviones
Bajas
Fuentes japonesas:
21.000 muertos
Fuentes soviéticas:
83.737 muertos
594.000 prisioneros de guerra
Fuentes japonesas:
+20.000 muertos
+50.000 heridos
Fuentes soviéticas:
8.219 muertos
22.264 heridos

La Operación Tormenta de Agosto, o la Batalla de Manchuria comenzó el 8 de agosto de 1945, con la invasión soviética del estado títere japonés de Manchukuo; la invasión más grande incluiría el vecino Mengjiang, así como el norte de Corea, el sur de isla de Sajalín y las islas Kuriles. Marcó la primera y única acción militar de la Unión Soviética contra el Imperio del Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

La invasión comenzó dos días después del lanzamiento de la primera bomba atómica sobre Hiroshima por los Estados Unidos, y un día antes del lanzamiento de la segunda bomba atómica sobre Nagasaki. Esta invasión fue producto de la Conferencia de Yalta, donde Stalin había aceptado las peticiones de los Aliados para romper el Pacto de Neutralidad con Japón y entrar en el Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial en los tres meses posteriores al fin de la guerra en Europa.

Antecedentes[editar]

Después de la derrota japonesa en la batalla de Khalkhin Gol en 1939, el Imperio de Japón renunció a cualquier intento de expandirse hacia Mongolia y Siberia, lo que quedó expresado en el Pacto de Neutralidad firmado dos años después y que debía durar cinco años. Por esta razón, Adolf Hitler no pudo contar con el apoyo japonés en la invasión de la Unión Soviética en 1941. Peor aún, el espía alemán pro-soviético Richard Sorge alertó al Stavka soviético que los japoneses no planeaban atacar a la Unión Soviética, y el General Georgi Zhúkov pudo retirar tropas del Lejano Oriente ruso y trasladarlas a Moscú, que estaba siendo atacada por la Alemania Nazi (véase Batalla de Moscú).

El Ejército Rojo estuvo ocupado combatiendo a la Wehrmacht alemana entre 1941 y 1945, y durante este tiempo Stalin rechazó la idea de abrir el frente del Lejano Oriente. Finalmente, en la Conferencia de Yalta en 1945, Stalin acordó, con el Presidente estadounidense Franklin Roosevelt y el Primer ministro británico Winston Churchill, que la Unión Soviética entraría en guerra con Japón tres meses después de la derrota alemana en Europa. Inicialmente, Stalin solicitó la isla de Sajalín y las Kuriles, no obstante, después solicitó mayores privilegios en Manchuria, ya que de lo contrario, según sus propias palabras: «sería muy difícil para mí y Molotov explicarle al pueblo soviético porque Rusia estaba entrando a la guerra con Japón».[1] La cuestión de Corea no fue definida claramente en esta conferencia.

Fuerzas en combate[editar]

Fuerzas soviéticas[editar]

Dispuesto a cumplir su palabra, Stalin colocó al Mariscal Aleksandr Vasilevsky a cargo de tres Frentes soviéticos (Grupos de Ejércitos), que deberían rodear Manchuria y aniquilar al Ejército Guandong apostado allí. La planificación se inició en abril, y se empezaron a movilizar distintas unidades ubicadas en Europa a 10.000 km al este. Si bien la mayoría de la reorganización de las unidades se realizó entre mayo y julio, al iniciarse la campaña, continuaban llegando tropas desde Europa.

  1. 17º Ejército Soviético
  2. 36º Ejército Soviético
  3. 39º Ejército Soviético (proveniente de la batalla de Königsberg)
  4. 53º Ejército Soviético (proveniente de la batalla de Praga)
  5. 6º Ejército Soviético de Tanques de la Guardia (proveniente de la batalla de Praga)
  6. Grupo de Caballería Mecanizada de Mongolia, comandado por Issa Pliyev
  7. 12º Fuerza Aérea Soviética
  1. 2º Ejército de la Bandera Roja
  2. 15º Ejército Soviético
  3. 16º Ejército Soviética (Reserva), el LVI Cuerpo de Rifles participó en la toma de la isla de Sajalín
  4. 10º Fuerza Aérea Soviética
  5. Grupo Operacional Kuriles
  1. 1º Ejército de la Bandera Roja
  2. 5º Ejército de Guardias Soviético (proveniente de la batalla de Königsberg)
  3. 25º Ejército Soviético
  4. 35º Ejército Soviético
  5. X Cuerpo Mecanizado
  6. Grupo Operacional Chuguevsk
  7. 9º Fuerza Aérea Soviética
  8. Flotilla del río Amur

En total se contabilizaban unas 80 divisiones. De los 5.000 tanques que poseían, unos 3.700 eran los famosos T-34s. Un tercio de los casi millón y medio de hombres apostados fueron utilizados para servicios o soporte. Entre las fuerzas navales se contaban con 78 submarinos y 12 buques de guerra, así como numerosos vehículos anfibios. No obstante, el factor más importante era la experiencia de los oficiales, obtenida durante la Gran Guerra Patria.

Los nipones se dieron cuenta de la llegada de tropas, y ni siquiera el hecho de que los altos oficiales soviéticos se vistieran como oficiales junior logró engañar al enemigo. No obstante, los japoneses subestimaron la amenaza, y algunos estrategas sugirieron que el ataque se realizaría en la primavera de 1946.

Fuerzas japonesas[editar]

Disposición de las fuerzas soviéticas y japonesas antes de la invasión
Ejércitos Soviéticos en amarillo
Ejércitos Japoneses en rojo

La fuerza que se opondría al Ejército Rojo sería el Ejército Guandong, acostumbrado a victorias fáciles contra el Ejército Nacional Revolucionario de China, aunque prevenido por la derrota ante los soviéticos en 1939. Las derrotas niponas en otros frentes (Birmania, Filipinas), habían motivado desde fines de 1944 el traslado de veteranos desde Manchuria, y los reemplazos japoneses enviados a dicha zona solían ser conscriptos, reservistas o tropas de calidad inferior. El General Otsuzo Yamada comandaba este ejército, que se encontraba distribuido en un amplio territorio, unos 1.5 millones de km², aunque las principales unidades se encontraban en el centro de Manchuria y Corea. El General Yamada estaba a cargo de dos Ejércitos de Área (Grupo de Ejércitos) y un Ejército independiente, aunque luego recibió un Ejército y un Ejército de Área.

Fuerzas Iniciales:

  • 1º Ejército de Área: comandado por el General Seiichi Kita. Sus ejércitos eran los siguientes:
  1. 3º Ejército Japonés: 3 divisiones de infantería.
  2. 5º Ejército Japonés: 3 divisiones.

En total, el General Kita contaba con 10 divisiones de infantería y una brigada mixta. Sus efectivos llegabana a 222.157 hombres, y era responsable del este de Manchukuo.

  • 3º Ejército de Área: comandado por el General Jun Ushiroku. Sus ejércitos eran los siguientes:
  1. 30º Ejército Japonés: 4 divisiones de infantería, una brigada mixta y una brigada de tanques.
  2. 44º Ejército Japonés: 3 divisiones de infantería, una brigada mixta y una brigada de tanques.

En total, el General Ushiroku contaba con 8 divisiones de infantería, 4 brigadas mixtas, y dos brigadas de tanques. Sus efectivos llegabana a 180.971 hombres, y era responsable del centro y oeste de Manchukuo.

  • 4º Ejército: comandado por el Teniente General Mikio Uemura, era responsable del norte y del noroeste de Manchukuo. Contaba con tres divisiones de infantería y cuatro brigadas mixtas. En total, comandaba 95.464 efectivos.

Fuerzas adicionales: (asignadas después del inicio de las hostilidades)

  • 17º Ejército de Área: consistía en siete divisiones de infantería y dos brigadas mixtas.
  • 34º Ejército: consistía en dos divisiones de infantería, unos 50.104 hombres.

Manchuria era muy importante para el esfuerzo bélico japonés, ya que contaba con la mayor concentración de industrias niponas fuera de Japón, además que el territorio manchuriano era mucho más difícil de alcanzar por los bombardeos estadounidenses. Dándose cuenta de la baja calidad del otrora excelente Ejército Guandong, el estado mayor japonés ordenó que en caso de un ataque soviético se debían mantener las fronteras de Manchukuo con pocas tropas, mientras que el grueso de las fuerzas japonesas se retirarían a las zonas más industrializadas del centro y la frontera de Corea. No obstante, estas órdenes llegaron muy tarde, y para agosto de 1945, no se ejecutaron.

Estrategia[editar]

Después de los desastres soviéticos de la operación Barbarroja, el pensamiento estratégico soviético evolucionó rápidamente. La errónea idea de responder a un ataque con un contraataque sin considerar la capacidad enemiga o la posición real de sus tropas, fue erradicada poco a poco, así como la idea de dirigir una ofensiva exitosa sin restricciones. En efecto, en Kursk, los soviéticos respondieron a la ofensiva alemana con una intrincada defensa, y luego, cuando el enemigo se agotó, respondieron con dos contraataques (operación Kutuzov y operación Rumyantsev), que fueron limitados, para no sobreextender los flancos.

En efecto, los generales soviéticos habían aprendido de sus errores y ahora mostraban más iniciativa, gracias a que Stalin había atenuado el control político del Ejército Rojo (véase Gran Purga). Finalmente, en la operación Bagration y en la ofensiva del Vístula-Óder, los oficiales soviéticos parecieron haber entendido a plenitud la "teoría de combate profundo" del General Mijaíl Tujachevsky, ejecutado por órdenes de Stalin antes de la guerra y luego rehabilitado. La coordinación de todas las fuerzas armadas en un campo de batalla más amplio demostró la madurez militar soviética. En Manchuria, esta madurez sería probada al máximo, en un terreno difícil y variado. Siguiendo las teorías soviéticas de aquella época, que estipulaban que la victoria solamente podía conseguirse a través de una ofensiva, los estrategas soviéticos se vieron necesitados de planificar una ofensiva amplia y rápida, que se adaptara a los cambios geográficos de Manchuria. Se consideró necesario que en las ofensivas se utilizaran todas las fuerzas posibles, quedando pequeñas reservas para repeler contraataques enemigos. La concepción simple del ataque soviético se valía de la sorpresa para lograr sus objetivos, ya que se debía confundir al enemigo, además, los generales debían contar con iniciativa, ya que en caso de que la estrategia de su ataque fuera descubierto, el general debería improvisar otra estrategia, con el objetivo de mantener al enemigo a la expectativa.

En Manchuria se incrementó la importancia de la infantería como unidad básica de ataque. Se consideró que el apoyo de la artillería, de los tanques y de los aviones solamente era utilizado para compensar la pérdida de infantería y para facilitar su avance. Se recomendó a los tanques que sólo atacaran a la infantería enemiga, evitando siempre una batalla de tanques, relegándose a la artillería y a las armas antitanques la tarea de destruir los vehículos enemigos. No obstante, como parte de la iniciativa mostrada por los oficiales, los tanques soviéticos entraron en combate con tanques enemigos, pero solamente cuando contaban con aplastante superioridad numérica. Conscientes de que una gran fuerza de tanques podría acabar con formaciones de infantería atacándolas por los flancos y que podían asaltar posiciones fortificadas, asistiendo a ingenieros, los soviéticos prohibieron que las unidades pequeñas de tanques fueran fragmentadas. También se prohibió tajantemente la fragmentación de un cuerpo mecanizado.

La estrategia seleccionada fue el doble cerco. El frente de Transbaikal (bloque T en el mapa) atacaría desde el oeste de Manchuria, mientras que el 1º Frente del Lejano Oriente atacaría desde el este. Estos frentes soviéticos convergerían entre Mukden y Harbin. El 2º Frente del Lejano Oriente brindaría apoyo a los dos ataques principales, atacando desde el norte de Manchuria, enlazando con el grueso de los ejércitos en Harbin. Las operaciones de invasión del sur de la isla de Sajalín y las islas Kuriles quedarían sujetas al progreso de la ofensiva terrestre.

El frente soviético más poderoso, el Frente de Transbaikal, debía avanzar por el sur, evitando en lo posible a las fortificaciones japonesas. No podía retrasarse, ya que se le había exigido un avance de 33 km por día a las unidades mixtas y de 70 km a las unidades blindades, entre las que destacaba el 6º Ejército de Tanques de la Guardia. La operación estaba llena de riesgos, ya que no toleraba retrasos, esto incluía a las líneas de suministros, que deberían moverse igual de rápido.

El 1º Frente del Lejano Oriente se enfrentaba a las mayores defensas niponas, no obstante, contaba con grandes recursos y sus líneas de suministros no se extenderían tanto como las del Frente de Transbaikal, ya que su punto de partida estaba cerca de Vladivostok. Al 25º Ejército se le encargó la importante tarea de cortar la ruta de escape japonés a Corea. A pesar de la alta densidad enemiga en la región, a este frente se le exigió que avanzara 10 km al día, siendo su primer objetivo Mudanjiang.

Después de que los frentes de Transbaikal y 1º del Lejano Oriente se encontrasen en el área de Changchun, juntos avanzarían hacia Port Arthur, para acabar con la resistencia japonesa restante.

El 1º Frente del Lejano Oriente debería encargarse del 4º Ejército Japonés, desplegado en el norte de Manchuria, y debería evitar que éste se retirase para asistir al grueso de las fuerzas niponas al sur.

El doble cerco de la Operación Tormenta de Agosto implicaba la rápida destrucción de las tropas niponas en Manchuria. Los enlaces terrestres con Corea y el resto de China serían cortados, y las aisladas fuerzas japonesas serían atacadas por todos los flancos, obligadas a pasar a la defensiva en todos los flancos.

Campaña[editar]

La operación se ejecutó sobre un extenso territorio, mayor al de Europa Occidental.

Oeste y Noroeste de Manchuria[editar]

Diez minutos antes del 8 de agosto, el Frente de Transbaikal cruzó la frontera con Manchuria y Mongolia Interior. A excepción de los ejércitos 36º y 39º, las fuerzas soviéticas no encontraron resistencia y llegaron a avanzar entre 70 a 150 km el primer día. El 36º Ejército logró penetrar las líneas de defensa japonesas que se le oponían y se dirigió a Hailar, llegando el 9 de agosto, tomando algunos sectores de la ciudad. El 39º Ejército esquivó las posiciones fuertes japoneses, dirigiéndose al sur, ya que se planeó cortar la línea férrea de suministros y aislar a los atrincherados japoneses. El 6º Ejército de Tanques de la Guardia llegó a las faldas de las montañas del Gran Khingan el primer día, adelantándose al tiempo estimado.

El 10 de agosto el 53º Ejército recibió la orden de cruzar la frontera desde Mongolia, con el objetivo de explotar la victoria conseguida por el 6º Ejército de Tanques de la Guardia, no obstante, esta unidad estaba muy distante. Dándose cuenta de la inutilidad en defender las fronteras, el General Yamada ordenó la retirada general a la retaguardia y la construcción de una línea defensiva. El General Ushiroku, comandante del 3º Ejército de Área, emitió otra orden que contradecía a la de Yamada, ya que demandaba que se defendiera las regiones al norte y sur de Mukden, con el objetivo de proteger a la población nipona. Estas órdenes solamente causaron más confusión en unas tropas que se retiraban rápidamente.

En la noche del 9 de agosto, luego de haber esperado en vano la respuesta japonesa, el comandante del 6º Ejército de Tanques de la Guardia ordenó el inicio del dificultoso cruce por las montañas del Gran Khingan, ya que las unidades que le seguían ya estaban llegando a la cadena montañosa en otros puntos. Después de detenerse un rato para sacar de la vanguardia al IX Cuerpo Mecanizado y colocar en su lugar al V Cuerpo de Tanques de la Guardia, se continuó el avance. El IX Cuerpo Mecanizado presentó problemas de abastecimiento de combustible, ya que utilizaba tanques estadounidenses Sherman, de mayor consumo que los T-34s, utilizados por el V Cuerpo de Tanques de la Guardia. En la madrugada del 11 de agosto los dos cuerpos acorazados de vanguardia del 6º Ejército de Tanques de la Guardia cruzaron el paso del Gran Khingan, y entraron a la gran llanura de Manchuria, territorio más favorables para los tanques. Ese día el V Cuerpo de Tanques de la Guardia llegó a Lupei, sin haber entablado combate. Después de avanzar 350 km, los tanques se encontraron con problemas de suministro, ya que el avance había sido demasiado rápido. Se empezó a despachar combustible por aire entonces, pero los días 12 y 13 fueron improductivos.

Para el cuarto día desde el inicio de las operaciones, las fuerzas del Frente de Transkaibal habían alcanzado los objetivos planificados para el quinto, sin encontrar oposición seria, a excepción de la toma de Hailar, que duró hasta el 18 de agosto. Contrariado por los desastres de Hiroshima y Manchuria, el Emperador de Japón emitió una orden de cese de fuego el 14 de agosto, orden que no fue transmitida por el General Yamada al frente y razón por la cual los soviéticos continuaron la ofensiva. Para el 14 de agosto, las montañas del Gran Khingan habían sido cruzadas por todos los ejércitos soviéticos y el Mariscal Malinovsky ordenó la captura de Kalgan, Chihfeng, Mukden, Changchun, y Tsitsihar antes del 23 de agosto.

El 18 de agosto, el Grupo de Caballería Mecanizada Mongola llegó a Kalgan, y después de capturar la ciudad, cruzaron la Gran Muralla China y se dirigieron a Beiping, entregando en su camino equipo enemigo capturado al 8º Ejército del Partido Comunista Chino, que estaba en guerra con la República de China. Ese mismo día, las tropas del 17º Ejército soviético, agobiadas por el calor, llegaron finalmente a la costa del Mar de Bohai.

El 21 de agosto, el 6º Ejército de Tanques de la Guardia ocupó Changchun y Mukden, aunque tropas aerotransportadas habían llegado a las ciudades dos días antes. Debido a la escasez de combustible, se decidió que las tropas que participarían en la toma de Port Arthur se trasladarían por tren.

Marineros soviéticos izan la bandera de la Armada Soviética tras tomar Port Arthur.

Después la resistencia japonesa disminuyó apreciablemente y se consideró la campaña finalizada. El hecho de que el paso por las montañas del Gran Khingan haya sido entregado con tanta facilidad es un error imperdonable de los generales japoneses. La falta de coordinación entre los mismos también contribuyó al rápido cierre del frente. Los japoneses entregaron el oeste de Manchuria con mucha facilidad, sin ofrecer resistencia, como si ocurrió en Hailar. Los posteriores problemas de abastecimiento soviéticos no fueron aprovechados por el enemigo, incluso cuando el 6º Ejército de Tanques de la Guardia se mantuvo inactivo por casi dos días.

Este de Manchuria[editar]

La tarea del 1º Frente del Lejano Oriente era más compleja. A 80 km al oeste de la frontera con la Unión Soviética, los japoneses habían construido una serie de grandes y complejas fortalezas, y habían dejado tropas de diversión en la frontera. La frontera defendida por el 1º Ejército de Área era más corta que cualquier otra, e iba desde el norte del lago Janka al Mar de Japón. Los planificadores soviéticos decidieron cruzar la línea defensiva enemiga en regiones poco defendidas, al considerarse no aptas para el cruce de grandes unidades, y aislar a las fortificaciones defensivas. El grueso de las fuerzas soviéticas continuaría avanzando al oeste, para preevenir la formación de una nueva defensa coherente japonesa.

El ataque soviético se inició en la medianoche del 8 de agosto, y al igual que el Frente de Transbaikal, este frente soviético no disparó su artillería contra la frontera. Una tormenta repentina empapó a los atacantes, y la lluvia no cesó hasta la madrugada del 9 de agosto. No obstante, la lluvia hizo creer a los japoneses que los soviéticos no atacarían en esas condiciones, y muchos guardias de fronteras fueron sorprendidos.

El 5º Ejército lideró la ofensiva, ejecutando un ataque de dos olas. La primera ola pasó por la región fortificada de Volynsk, dejando aislados a los defensores nipones, quienes fueron reducidos por la segunda ola en tres días, dicha ola incluía a zapadores y artillería auto-propulsada. Para la noche del 9 de agosto, el 5º Ejército había abierto una brecha de 35 km en las líneas defensivas japonesas, y había avanzado entre 16 y 22 km más allá de las mismas.

Mientras tanto, en el flanco derecho del 5º Ejército, el 1º Ejército de la Bandera Roja se abría paso a través de un espeso bosque de doce km de longitud. Delante de los tanques de éste ejército avanzaban tres divisiones de Rifles, abriendo caminos en el bosque para los tanques. Para el mediodía del 10 de agosto, las unidades soviéticas salieron del bosque y el avance soviético se disparó. Los japoneses entregaron Linkou relativamente fácil, retirándose a posiciones defensivas previamente preparadas al norte y noroeste de Mudanjiang.

Enfrente del lago Janka, el 35º Ejército repitió las mismas tácticas de toma de "regiones fortificadas" que otras unidades soviéticas ejecutaron. En efecto, avanzando por terreno pantanoso e inundado, los soldados del 35º Ejército aislaron a las fortalezas japonesas y cruzaron los ríos que se interponían en su camino, intentando no reducir el ritmo de avance. Cuando los japoneses se percataron que era inútil defender su sección de la frontera, se retiraron a Mudanjiang. Después del 13 de agosto, la resistencia japonesa en la zona casi desapareció.

En vista del rápido avance soviético, mayor al planificado, se ordenó al 5º Ejército que adelantara la fecha de todos sus objetivos. Presionado, el comandante de este ejército envió a la 76º Brigada de Tanques a la vanguardia, mientras que el resto de las fuerzas le siguieron en una columna. No sería hasta la mañana del 12 de agosto que esta fuerza de vanguardia encontraría fuerte resistencia y se despacharían refuerzos inmediatamente desde la retaguardia, con ataque de artillería previo. Después de abrir una brecha de sólo 4 km en las posiciones niponas, los soviéticos siguieron avanzando, en dirección a Mudanjiang. Dándose cuenta de los planes enemigos, los japoneses se retiraron a la ciudad, donde improvisaron un perímetro defensivo.

En la noche del 13 de agosto, unidades del 5º Ejército alcanzaron las primeras fortificaciones en Mudanjiang. Al día siguiente unidades del 1º Ejército de la Bandera Roja se acercaron desde el norte. La ciudad era clave, ya que era el centro de comunicaciones del este de Manchuria, y era el Cuartel General del 1º Ejército de Área japonés.

La batalla de Mudanjiang duró casi dos días, y el 1º Ejército de la Bandera Roja realizó casi todo el asalto, ya que el 5º Ejército fue limitado a operaciones de soporte. Durante la batalla, varias divisiones de infantería niponas fueron diezmadas a casi una fracción simbólica de sus efectivos. Al finalizar la batalla, el 5º Ejército se dirigió al suroeste, mientras que el 1º Ejército de la Bandera Roja se dirigió a Harbin, al noroeste. El 18 de agosto se anunció la capitulación japonesa, y todas las unidades soviéticas interrumpieron temporalmente sus operaciones, preparadas para recibir la capitulación de cada unidad japonesa. El 20 de agosto, en Harbin, unidades del 1º Frente del Lejano Oriente se encontraron con unidades del 2º Frente del Lejano Oriente.

Mientras tanto, en el sur, el 25º Ejército del 1º Frente del Lejano Oriente no encontró seria resistencia en su avance a Tungning, desde donde cortarían la retirada japonesa a Corea. Debido a que los japoneses esperaban el avance enemigo por aquella sección, el 25º Ejército inició su avance casi 24 horas después que el resto de los ejércitos, en un intento de sorprender al enemigo. La oscura noche y la fuerte lluvia relajó a los guardias nipones, y el 10 de agosto, unidades del 25.º Ejército entraron a Tungning.

En este punto, el Mariscal Meretskov consideró que a pesar de que todos sus ejércitos habían ganado las batallas fronterizas, el frente del 25º Ejército era el más favorable para una ruptura definitiva del frente. Por lo tanto, Meretskov ordenó a tres Cuerpos, uno de ellos acorazado, que atacase por esa región. Los tanques tuvieron que avanzar entonces lentamente, a través de la única carretera local, mientras que cuerpos de ingenieros se encontraban en la vanguardia limpiando el camino de minas terrestres. No obstante, a pesar de que el cuello de botella que se formó dejó a los soviéticos en una situación frágil, la resistencia nipona no se materializó. Para el 16 de agosto, las ciudades norteñas coreanas de Unggi, Najin y Ch'ŏngjin habían caído ante los soviéticos, y las operaciones en Corea finalizaron.

El 19 de agosto, la capitulación japonesa fue radiada a todas las unidades en Manchuria, y desde ese día, las unidades empezaron a rendirse individualmente. El 20 de agosto, soldados soviéticos aterrizaron en aéreodromos en Harbin y Jilin, para tomar las rendiciones de las guarniciones japonesas apostadas allí. El 25º Ejército continuó entonces su avance por Corea, y a finales de agosto alcanzó el paralelo 38º, que era la frontera acordada por los estadounidenses y los soviéticos para el avance de sus ejércitos en Corea. Las últimas posiciones fuertes japonesas no fueron neutralizadas sino hasta el 25 de agosto, aunque algunas unidades niponas, que habían quedado incomunicadas o habían desobedecido la orden de capitulación, continuaron luchando por unos días más.

La ofensiva del 1º Frente del Lejano Oriente probó ser eficaz, y distrajó a muchas unidades enemigas del sector occidental del Frente de Transbaikal. Los japoneses, carentes de tanques y fuego anti-tanque, no tuvieron oportunidad frente a las unidades acorazadas soviéticas. Los oficiales japoneses habían confiando en la dificultad del terreno, que sería aprovechada por los soldados de infantería para neutralizar a los tanques en misiones casi suicidas, pero no contaron en la maniobrabilidad soviética, que permitió que los puntos fuertes de la infantería serían aislados y superados sin mucha dificultad. En efecto, los casos de heroísmo y fanatismo japonés en el este de Manchuria fueron cuantiosos, pero improductivos frente a un enemigo con mayor capacidad móvil.

Noreste de Manchuria[editar]

A pesar de que las acciones del 2º Frente del Lejano Oriente eran de carácter secundario, involucraban una serie de complejas maniobras, y el avance por cientos de kilómetros con tiempo limitado. El 2º Ejército de la Bandera Roja y el 15º Ejército cruzarían el río Amur apoyado por la flotilla del Amur, que les proveería el transporte fluvial a las tropas. Un importante cuerpo de rifles, el LVI, invadiría el sur de la isla de Sajalín. Los dos ejércitos soviéticos involucrados en Manchuria actuarían por separado, ya que grandes pantanos los separarían, sin contar a las altitudes menores de las Montañas Khingan.

A la 1 de la madrugada del 9 de agosto, destacamentos de vanguardia y reconocimiento del 15º Ejército cruzaron el Amur y tomaron las principales islas del mismo, sin contar con respaldo de la artillería. Al iniciarse la mañana, ya se habían establecidos cabezas de playa en la ribera sur del río, que fueron consolidadas y extendidas durante el día. La fuerte lluvia convirtió el campo de batalla en un lodazal y complicó la ofensiva soviética. Durante los siguientes dos días, las unidades principales soviéticas cruzarían el Amur lentamente, mientras que al mismo tiempo se terminaba de limpiar el sur del Amur de defensores japoneses.

Consecuencias[editar]

El resultado fue el triunfo completo del Ejército Rojo sobre la fuerzas militares japonesas, consolidando con ello la recuperación de la soberanía soviética sobre la isla Sajalín, las islas Kuriles y la finalización de las pretensiones japonesas sobre la ciudad soviética de Vladivostok.

Referencias[editar]

  1. Toland, John (2003). The Last 100 Days. Modern Library. pp. 99–101. 0-8129-6859-X. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]