Capital (política)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
París, capital de Francia.
Madrid, capital de España.
Londres, capital del Reino Unido.
Washington D.C, capital de EE.UU.
Tokio, capital de Japón.

Una capital nacional o, simplemente, capital (del latín caput, capitis, 'cabeza') es la ciudad o localidad donde residen el gobierno central, los ministerios y todos los organismos supremos de la administración del Estado.[1] Según los países, las capitales pueden existir en diferentes niveles o jerarquías.

En un sentido más amplio, una capital es la ciudad que tiene la preeminencia en un campo social, económico, cultural o de otra índole (por ejemplo Milán es la capital de la moda y, en otro caso, Jerez la capital del vino).[2] [3]

En urbanismo se denomina capital o cabecera al centro urbano (pueblo, villa, ciudad), siendo denominada así por su carácter económico-administrativo, normalmente agrupando diversas competencias para su mejor gestión.

Historia[editar]

Europa[editar]

Tras la disolución del Imperio romano y las invasiones germánicas, la Alta Edad Media presencia el asentamiento del Imperio carolingio, el Califato de Córdoba, los Estados Pontificios y el Imperio bizantino. Todos ellos poseen capitales indiscutibles (Aquisgrán, Córdoba, Roma, Bizancio).

Siglos más tarde, la disolución de esas cuatro entidades es evidente; mientras tanto el concepto de capital no es funcional para la Baja Edad Media, ni siquiera para Londres o París. Aunque eran las ciudades de referencia de las más poderosas monarquías feudales: Inglaterra y Francia, sus reyes estaban siempre viajando por sus reinos, atendiendo a las guerras o cualquier asunto político o dinástico, y muchas veces ni la controlaban, sobre todo con la guerra de los cien años y luego la Guerra de las Dos Rosas. Tampoco es válida para el caso más extremo: Roma (con el Cisma de Occidente el papa estaba en Aviñón o incluso en Peñíscola).

Características[editar]

Es común que la capital también sea el centro cultural y económico de su área territorial, o que sea la ciudad más poblada, pero no siempre es así. Por ejemplo, la ciudad de Nueva York es la ciudad más grande de Estados Unidos, pero no es ni siquiera capital de su estado homónimo (Nueva York, ya que lo es Albany). Casos semejantes se repiten por todo el mundo.

Casos especiales de capitalidad[editar]

Es muy difícil cambiar o trasladar una capital de una ciudad a otra, pues aquella que es la actual capital se resiste a perder importancia e influencia en los asuntos nacionales. Pero muchas veces, priman los intereses nacionales por sobre los intereses locales. Ante la necesidad de cambiar la capital de sede, los países han buscado diversas soluciones:

  • Alemania: la capital, históricamente, ha sido Berlín. Tras la derrota en la II Guerra Mundial, Alemania quedó dividida en dos zonas: Alemania Occidental (bajo influencia estadounidense) y Alemania Oriental (bajo influencia soviética). Iba a ser una división temporal, pero la Guerra Fría hizo que se prolongara por décadas. Alemania Occidental fijó su capital en Bonn. Con la caída el comunismo, en 1989, y la unificación del país, al año siguiente, la capital regresó a Berlín, pero algunos ministerios quedaron en Bonn, para contentar a sus habitantes, preocupados por la pérdida de importancia de su ciudad.
  • Australia: a finales del siglo XIX, dos ciudades se disputaban ser la capital del país, Sídney y Melbourne. El gobierno australiano optó por una solución salomónica: ni una ni otra, sino una ciudad equidistante de las dos, Canberra.
  • Bolivia: La capital es Sucre, redactado en la constitución política del Estado Plurinacional de Bolivia, pero en 1898, a consecuencia de una guerra civil, la sede ejecutiva y legislativa se trasladó a La Paz quedando esta como sede administrativa de facto hasta nuestros días. En Sucre se encuentra la sede de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal Constitucional, del Consejo de la Judicatura y de la Fiscalía General del Estado Plurinacional.
  • Brasil: a mediados del siglo XX el gobierno brasileño veía con preocupación que el progreso económico de la nación, y gran parte de la población, se concentraba excesivamente en el sud-oeste. A fin de desarrollar el interior, en 1960 la capital fue trasladada de Río de Janeiro a una nueva y ultramoderna ciudad, construida en el Cerrado, Brasilia.
  • Chile: la capital es Santiago, sede de los poderes ejecutivo y judicial, pero no del poder legislativo. La sede del Congreso Nacional de Chile está desde 1988 en Valparaíso, ciudad y puerto distante 120 km al oeste. Otros órganos del Estado también han fijado su sede en Valparaíso, como la dirección general de la Armada, la Subsecretaría de Pesca y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.
  • Honduras: durante toda la dominación hispánica en América, las distintas entidades político-administratias que representó lo que hoy es Honduras tuvieron su sede en Comayagua. No obstante, esta población tenía una rival: Tegucigalpa. En el siglo XIX, cuando Honduras pasó a ser una república independiente, ambas localidades se disputaron la capitalidad de la nación, hasta que en 1880, el presidente de entonces, Marco Aurelio Soto, decidió trasladar, casi en secreto, el título de capital de Comayagua a Tegucigalpa. Actualmente, Tegucigalpa ostenta la capitalidad junto a Comayagüela con el nombre oficial de Municipio del Distrito Central.[6]
  • Nicaragua: un caso muy similar al hondureño. Durante la época hispánica, la actual Nicaragua fue una provincia con distintas competencias a lo largo del tiempo dentro del Reino de Guatemala. La sede de los poderes políticos fue siempre en esta época León. Pero Granada fue una ciudad de igual importancia a aquella y siempre hubo disputas por la hegemonía en el territorio entre ambas. Cuando Nicaragua se convirtió en república independiente, ambas poblaciones entraron en una larga disputa por la capitalidad del país. El Estado decidió terminar con esa riña estableciendo la capital en Managua, una localidad ubicada a medio camino entre aquellas ciudades, la cual era a penas un villorrio de poca importancia para la época.
  • Países Bajos: la capital oficial y constitucional de los Países Bajos es Ámsterdam, pero la sede del gobierno, de los ministerios, de ambas cámaras del parlamento, la corte suprema y la residencia real es La Haya.
  • Turquía: la capital era Estambul, pero en 1923, los revolucionarios que establecieron la república trasladaron la capital a Ankara. A pesar de ello, las administraciones del senado y las administraciones del gobierno residen en Estambul.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Varios autores. Atlas Geografía e Historia. (Madrid, Editorial Acueducto, S. L., 2000, pág. VI. ISBN 84-95523-00-0). Siendo esta definición académicamente aceptada.
  2. La capital de la moda está en Milán; pero también se dice de París o Nueva York. En España hay una rivalidad entre Madrid (pasarela Cibeles) y Barcelona (pasarela Gaudí).
  3. Jerez de la Frontera. Capital del vino y del caballo y cuna del cante flamenco; pueden encontrarse muchas otras ciudades que se atribuyen el mismo título, sólo en España Haro, Valdepeñas...
  4. Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 en wikisource
  5. Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 en el sitio web oficial del Gobierno de Canarias
  6. http://www.latribuna.hn/2012/10/23/c-a-p-i-t-a-l/