Cultura de la Unión Soviética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La cultura de la Unión Soviética pasó por varias etapas durante los 69 años de existencia de la Unión Soviética. Que fue enriquecida por personas de distintas nacionalidades de cada una de 15 repúblicas de la Unión, aunque la mayoría de ellos eran rusos. El Estado soviético apoyó a las instituciones culturales, pero también llevó a cabo una estricta censura.

Historia[editar]

Los años de Lenin[editar]

La principal característica de las actitudes comunistas hacia el arte y los artistas en el período entre 1918 y 1929, fue la libertad y la experimentación significativa con varios y diversos estilos en un esfuerzo de encontrar un estilo soviético distintivo del arte.

Al principio los artistas y los escritores obtuvieron una gran cantidad de libertad pero muchos huyeron de Rusia a causa de su oposición al gobierno bolchevique. Lenin era un hombre tradicional en el arte. Odiaba a los nuevos "ismos" (futurismo, expresionismo) y quería que el arte fuera conservado de la forma tradicional, sin embargo, no hizo nada para disuadir a la difusión del futurismo en Rusia. Mostró su apoyo a la escena del arte y quería que este fuera accesible a las masas. Nacionalizó muchas colecciones de arte privadas y creó el Museo de Arte Contemporáneo Occidental de Moscú. Lenin quería desde el comienzo tener control completo del sistema del arte y designó a Izo-Narkompros para tomar el control. El movimiento Proletkult ("cultura proletaria") se originó luego de la Revolución de febrero. Sus miembros querían hacer un arte más comprensivo para las masas y fomentar una mayor participación en las artes. Muchos estudios de arte nuevos se establecieron en muchas ciudades. Estos movimientos fueron progresivo y sus miembros pro-revolucionarios.

El poeta futurista Vladímir Mayakovski.

En muchos aspectos, el período de la NEP fue una época de relativa libertad y de experimentación para la vida social y cultural de la Unión Soviética. El gobierno toleró una variedad de tendencias en estos campos, siempre y cuando no fueran abiertamente hostiles al gobierno. En el arte y la literatura, numerosas escuelas, algunas tradicionales y otras radicalmente experimentales, proliferaron. Los escritores comunistas Maksim Gorki y Vladimir Mayakovsky fueron activos durante este tiempo, pero otros autores, que muchas de sus obras fueron reprimidas más tarde, publicaron trabajos que carecían de contenido político socialista. El cine, como medio para influir a una sociedad mayoritariamente analfabeta, recibió el estímulo del Estado; muchos de los mejores trabajos del cineasta Sergéi Eisenstein datan de este período.

La educación, bajo el comisario Anatoli Lunacharski, entró en una fase de experimentación basada en las teorías de aprendizaje paulatino. Al mismo tiempo, el Estado amplió el sistema escolar primario y secundario e introdujo las escuelas nocturnas para los adultos que trabajaban. La calidad de una educación superior sufrió, en parte, debido a las políticas de admisiones preferentes hacia los aspirantes de la clase proletaria sobre aquellos de orígenes burgueses, sin importar las calificaciones de los aspirantes.

Bajo la NEP el Estado facilitó su activa persecución de la religión iniciada durante el comunismo de guerra pero continuó para hacer campaña a favor del ateísmo. El partido apoyó el movimiento de reforma "Viviendo la Iglesia" dentro de la Iglesia Ortodoxa Rusa, con la esperanza de que socavaría la fe en la iglesia, pero el movimiento se extinguió a finales de 1920.

En la vida familiar, las actitudes llegaron a ser generalmente más permisivas. El Estado legalizó el aborto, e hizo que el divorcio fuera progresivamente más fácil de obtener. En general, las actitudes tradicionales de las instituciones tales como el matrimonio fueron cambiando lentamente mediante la promoción del partido de los ideales revolucionarios.

Durante la era de Stalin[editar]

Las artes durante el gobierno de Iósif Stalin se caracterizaron por el aumento y la dominación del estilo impuesto por el gobierno del realismo socialista, con el resto de las tendencias siendo severamente reprimidas y con raras excepciones (como por ejemplo, muchas obras notables de Mijaíl Bulgákov - sin embargo, su obra completa El maestro y Margarita fue publicada únicamente en 1966). Muchos escritores fueron duramente reprimidos pro el estalinismo, siendo ejemplos, Osip Mandelstam, Isaak Bábel y Borís Pilniak. Andréi Platónov debió trabajar como vigilante y no se le permitió publicar. Después de un corto período de renacimiento de la literatura ucraniana, más de 250 escritores soviéticos de Ucrania, murieron durante la Gran Purga (por ejemplo, Valeran Pidmohyl'nyi (1901-1937)) (denominado El Renacimiento Ejecutado). Las obras de los autores encarcelados fueron confiscadas por el NKVD y algunas de ellas fueron publicadas más tarde. Los libros fueron retirados de las bibliotecas y destruidos.

A finales de la Unión Soviética[editar]

Vitaliy Peskov. Caricatura de la vida soviética (de los años 1970).

En los años 60, 70 y 80, la época de Brézhnev, un período distintivo en el desarrollo de la cultura soviética caracterizado por una vida pública conformista y un enfoque intenso en la vida personal. En los últimos años de la Unión Soviética su cultura popular se caracterizó por la entrada de la cultura popular estadounidense ejemplificada por la moda de los pantalones vaqueros.

En las Artes, la liberalización de todos los aspectos de la vida desde el deshielo de Jrushchov creó la posibilidad de que las distintas formas de arte disidentes y no formales evolucionaran.

Una mayor experimentación en las formas de arte llegaron a ser admisibles en la década de 1970, resultando en la producción de obras más sofisticadas y sutilmente críticas. El gobierno aflojó las restricciones del realismo socialista; así, por ejemplo, muchos protagonistas de las novelas del autor Yuri Trífonov se preocupaban más por ellos mismos con los problemas de la vida cotidiana que con la construcción del socialismo. En la música, aunque el Estado continuó frunciendo el ceño ante los géneros occidentales como el jazz y el rock, comenzó a permitir que los grupos musicales occidentales especializados en estos géneros hicieran apariciones limitadas. Sin embargo, el compositor nativo de baladas populares Vladímir Vysotski, fue muy popular en la Unión Soviética y se le negó el reconocimiento oficial por sus letras iconoclastas.

Véase también[editar]

Referencias y lecturas adicionales[editar]