Lesbianismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Lesbiana»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La palabra lesbiana puede hacer referencia a una identidad, un deseo o una determinada conducta entre mujeres. (Safo y Erina en un Jardín en Mitilene por Simeon Solomon)

Lesbianismo es el término empleado en español para hacer referencia a la homosexualidad femenina. La palabra lesbiana se utiliza para hacer referencia a una mujer homosexual que siente atracción sexual, física, emocional y sentimental hacia las mujeres únicamente.

A finales del siglo XIX los sexólogos publicaron sus observaciones sobre el deseo y conducta hacia personas del mismo sexo y distinguieron a las lesbianas en la cultura occidental como una entidad distintiva. Desde entonces los historiadores han reexaminado las relaciones entre las mujeres y cuestionan qué es lo que hace que una mujer o una relación puedan calificarse de lesbianas. El resultado de este debate ha introducido tres componentes a la hora de identificar a las lesbianas: conducta sexual, deseo sexual, o identidad sexual.

La sexualidad de las mujeres a lo largo de la historia ha sido en su mayor parte construida por varones, los cuales han limitado el reconocimiento del lesbianismo, como posibilidad o expresión válida de sexualidad, debido a la ausencia de varones en una relación lésbica. Los primeros sexólogos basaron sus caracterizaciones de las lesbianas en sus creencias de que las mujeres que desafiaban sus estrictamente definidos roles de género estaban mentalmente enfermas. Desde entonces, muchas lesbianas han reaccionado a su designación como marginadas inmorales mediante la construcción de una subcultura basada en la rebelión de los roles de género. El lesbianismo ha estado en ocasiones de moda a lo largo de la historia, lo que afecta a cómo las lesbianas son percibidas por los demás, y cómo se perciben a sí mismas. Algunas mujeres que realizan conductas homosexuales pueden rechazar la identidad lésbica por completo, y rechazar definirse a sí mismas como lesbianas o bisexuales.

Las diferentes maneras en las que las lesbianas han sido representadas en los medios de comunicación sugiere que la sociedad occidental en su conjunto ha estado simultáneamente intrigada y amenazada por las mujeres que desafían los roles de género femeninos, y fascinada y asombrada con las mujeres que se relacionaban románticamente con otras mujeres. Sin embargo, las mujeres que adoptan la identidad lésbica comparten experiencias que conforman un panorama similar al de la identidad étnica: como homosexuales, están unidas por la discriminación y el rechazo potenciales que sufren por parte de sus familias, amistades y otros. Como mujeres, tienen preocupaciones distintas a las de los varones. Las lesbianas tienen la posibilidad de encontrarse con problemas de salud específicos. Las condiciones políticas y las actitudes sociales también continúan afectando la formación de relaciones y familias lésbicas.

Etimología y desarrollo de la palabra[editar]

Pintura de una mujer vestida con túnicas griegas sentada en un banco de mármol con árboles y agua en la distancia
Safo de Lesbos, aquí representada en una pintura de 1904 de John William Godward, dio a la palabra «lesbiana» la connotación de deseo erótico entre mujeres.

La palabra «lesbiana» está derivada del nombre de la isla griega de Lesbos, hogar en el siglo V a.C. de la poetisa Safo.[1] De los escritos que se han conservado, los historiadores han deducido que un grupo de mujeres jóvenes estaban a cargo de Safo para su instrucción y diversión.[2] No ha sobrevivido mucha de la poesía de Safo, pero la que se conoce refleja los temas sobre los que escribió: las vidas diarias de las mujeres, sus relaciones y rituales. Se centraba en la belleza de las mujeres y proclamaba su amor por las jóvenes.[3] Antes de finales del siglo XIX, la palabra «lesbiano/a» era una adjetivo que normalmente calificaba a aquello que derivaba de Lesbos, incluyendo un tipo de vino.[nota 1] Sin embargo, el término «lesbienne» con el sentido moderno ya viene usándose en la literatura francesa desde el siglo XVI. En Inglaterra se puede rastrear el uso de «lesbian» con el sentido moderno desde el siglo XVII, como documenta Emma Donoghue en Passions between women (1993).[4] En 1890 la palabra fue usada en un diccionario médico como adjetivo para describir el tribadismo (como «amor lésbico»): gratificación sexual de dos mujeres a través de la simulación del coito. «Lesbianismo», para describir la relación erótica entre mujeres, fue documentado en 1870. El término era intercambiable con «sáfica» y «safismo» hacia principios del siglo XX. El uso de «lesbiana» en la literatura médica comenzó a ser prevalente; hacia 1925 la palabra está documentada como un sustantivo para referirse al equivalente femenino de un sodomita.[1]

Retrato Richard von Krafft Ebing. Un varón mayor, con barba blanca recortada.
La subcultura lesbiana se desarrolló en respuesta a la categorización del lesbianismo como un problema médico por sexólogos como Richard von Krafft-Ebing.

El desarrollo del conocimiento médico fue un factor importante para las connotaciones que iba a incluir la palabra. A mediados del siglo XIX, los divulgadores médicos trataron de establecer formas de identificar la homosexualidad masculina, que era vista como un problema social considerable en la mayoría de las sociedades occidentales. Categorizando el comportamiento sexual, sexólogos como el alemán Magnus Hirschfeld se referían a la «inversión» como un comportamiento sexual normal para varones y mujeres, por lo que los varones y las mujeres variaban desde el «tipo sexual masculino perfecto» hasta el «tipo sexual femenino perfecto».[5] La cantidad de literatura médica dedicada a la homosexualidad femenina era mucho menor que la dedicada a la homosexualidad masculina, ya que los profesionales médicos no lo consideraban un problema significativo. En algunos casos, ni siquiera reconocían su existencia.

Sin embargo, los sexólogos Richard von Krafft-Ebing de Alemania y Havelock Ellis del Reino Unido escribieron algunas de las categorizaciones más tempranas y duraderas de la homosexualidad femenina, considerándola un tipo de locura.[6] Krafft-Ebing, que consideraba el lesbianismo (que llamaba «uranismo») una enfermedad neurológica y Ellis, que estaba influenciado por los escritos de Krafft-Ebing, creían que la condición no era permanente. Ellis creía que muchas mujeres que profesaban amor por otras mujeres cambiaban sus sentimientos después de haberse casado y tener una «vida real».[7] Sin embargo, Ellis admitía la existencia de «auténticas invertidas» que pasarían toda su vida en relaciones eróticas con otras mujeres. Éstas eran miembros del «tercer sexo», que rechazaba el papel subalterno, femenino y doméstico de las mujeres.[8] La palabra «invertida» calificaba a la que realizaba los roles de género opuestos a su sexo y la atracción por mujeres, en lugar de por varones; debido a que las mujeres de la época victoriana eran consideradas incapaces de iniciar encuentros sexuales, las mujeres que lo hacían con otras mujeres se consideraba que tenían deseos sexuales masculinos.[9]

Las obras de Krafft-Ebing y Ellis tuvieron una gran circulación y ayudaron a crear una conciencia pública sobre la homosexualidad femenina.[nota 2] Las afirmaciones de los sexólogos de que la homosexualidad era una anomalía congénita, por lo general, eran bien aceptadas por los varones homosexuales; indicaban que su comportamiento no estaba inspirado ni debía ser considerado un vicio criminal y era ampliamente admitida. En ausencia de otro material para describir sus emociones, los homosexuales aceptaron la designación de «diferente» o «pervertido» y usaron su estatus de proscritos para formar círculos sociales en París y Berlín. «Lesbiana» y «lesbianismo» comenzaron a describir elementos de una subcultura.[10]

Identidad y género[editar]

Las lesbianas, en particular en la cultura occidental, a menudo consideran que tienen una «identidad» que se define por su propia sexualidad individual, así como por la pertenencia a un grupo que comparte características comunes.[11] A través de la historia, las mujeres de muchas culturas han tenido relaciones sexuales con otras mujeres, pero rara vez eran consideradas como parte de un grupo específico de personas que se definía por el tipo de relaciones sexuales. Debido a que las mujeres han sido una minoría política en las culturas occidentales, la designación adicional como homosexuales produjo el desarrollo de una identidad subcultural entre las lesbianas.[12]

Construcción de la identidad lésbica[editar]

Para algunas mujeres, darse cuenta de que participaban en comportamientos o relaciones que podían clasificarse como «lésbicas» provocó que las rechazaran u ocultaran, como la catedrática Jeannette Marks en el Mount Holyoke College, que vivió con la directora del College, Mary Woolley durante 36 años. Marks desaconsejaba a las mujeres jóvenes tener «amistades» anormales e insistía que la felicidad sólo podía ser alcanzada con un varón.[12] [nota 3] Otras mujeres, sin embargo, aceptaron la distinción y emplearon su singularidad para distinguirse de las mujeres heterosexuales y los varones gais.[13]

Portada de la revista alemana con el título "Die Freundin" mostrando a dos mujeres vestidas con la moda de la época, con vestidos de talle bajo
Edición de la revista lésbica alemana Die Freundin («La novia / amiga»), 1928.

Berlín tenía una vibrante cultura homosexual en la década de 1920, existiendo incluso un himno, Das lila Lied, que las lesbianas también sentían como propio. Había unos 50 clubs y bares para mujeres, que iban desde los grandes y lujosos cabarés y cafés, como el famoso «Eldorado», visitado por estrellas como Marlene Dietrich, o «Chez ma belle-soeur», pasando por los mixtos, con todo tipo de público, como el «Dorian Gray» en la Bülowstrasse, y populares como el «Club des amies», que realizaba fiestas tres veces por semana, hasta los más sórdidos, como el «Café Olala», al que también acudían varones travestidos, o el «Tavern», que tenía una habitación reservada para las damas. En 1928, un libro titulado Berlins lesbische Frauen («Las mujeres lésbicas de Berlín») de Ruth Margarete Roellig popularizó la capital alemana como centro de la cultura lésbica europea.[14] Las fiestas y eventos eran publicados en diversas revistas, que funcionaban como vínculo de unión para la comunidad.[15] También se produjo una auténtica explosión de la cultura lésbica como dan muestra artistas de la talla de Claire Waldoff, Jeanne Mammen, Christa Winsloe o Anna Elisabet Weirauch, autora de la trilogía Der Skorpion, la novela lésbica por excelencia de la época. La homosexualidad masculina estaba prohibida por el artículo 175, pero la policía de ciudades como Berlín y Hamburgo solía mirar hacia otro lado. La lucha por la eliminación del artículo permitió articular el primer movimiento homosexual, del que las mujeres, menos afectadas, formaron sólo una parte marginal. Aun así, las mujeres del entorno del Comité Científico Humanitario realizaron una contribución notable a la lucha por la emancipación tanto de la mujer como de los y las homosexuales, pudiéndose mencionar a Theo Anna Sprüngli, la primera activista lesbiana de la historia,[16] Johanna Elberskirchen y Emma (Külz-) Trosse.[17]

Entre las décadas de 1890 a 1930 la heredera estadounidense Natalie Clifford Barney mantuvo un salón literario semanal en París al que se invitaba a las grandes celebridades artísticas y que se centraba en temas lésbicos. Combinando influencias griegas con el erotismo contemporáneo francés, intentó crear una versión actualizada e idealizada de Lesbos en su salón.[18] Entre sus contemporáneas se incluían artistas como Romaine Brooks, que pintaba a las mujeres en su círculo; las escritoras Colette, Djuna Barnes, Gertrude Stein y la novelista Radclyffe Hall. París también tenía una notable escena lésbica, sobre todo en la zona de Montmartre, que era conocida por ello desde el siglo XIX, Pigalle y Montparnasse. Uno de los primeros clubs nocturnos fue «Le monocle» abierto por Lulu de Montparnasse, al que acudían mujeres vestidas con esmoquin y pelo corto o moño.[19] Otro local famoso fue el abierto por la cantante Suzy Solidor, «La vie parisienne»; aunque visitado por artistas como Tamara de Lempicka, que pintó un famoso retrato de la cantante, y Colette, Solidor no recibió la aprobación de la intelligentsia lésbica parisina.[20] También se celebraban grandes fiestas a las que acudían parejas de gais y lesbianas, como el de la «Montagne de Sainte-Geneviève», que evolucionó hasta convertirse un gran baile el día de Mardi Gras.[19]

En 1928, Radclyffe Hall, una aristócrata británica, publicó la novela El pozo de la soledad. Su trama se centra en torno a Stephen Gordon, una mujer que se identifica como invertida tras leer el Psychopathia Sexualis de Krafft-Ebbing y vive dentro de la subcultura homosexual de París. La novela incluía una introducción de Havelock Ellis y pretendía ser una llamada a favor de la tolerancia para los invertidos, publicando las desventajas y accidentes de haber nacido invertido.[21] Hall seguía las teorías de Krafft-Ebbing y Ellis y rechazaba las de Freud que afirmaba que la atracción homosexual estaba causada por traumas infantiles y era curable. La publicidad que Hall recibió fue provocada por consecuencias inesperadas; la novela fue juzgada por obscenidad en Londres, un escándalo espectacular descrito por la profesora Laura Doan como «el momento en el que cristalizó la construcción de una subcultura lésbica moderna inglesa».[22] Los periódicos ingleses divulgaron que el libro incluía «relaciones sexuales entre mujeres lesbianas» y la fotografía de Hall pasó a acompañar todas las historias sobre lesbianismo publicadas por los grandes periódicos durante los seis meses siguientes.[23] Hall reflejaba la apariencia de la mujer masculina europea en la década de 1920, la garçonne: pelo corto por la nuca, traje chaqueta (a menudo con pantalones) y monóculo, que se convirtió en un bien conocido «uniforme» asociado con el lesbianismo, aunque versiones menos extremas, las flapper, se pusieron de moda entre las mujeres «modernas».[24]

Foto publicitaria de una recia mujer afroamericana vestida con un esmoquin blanco con cola y sombrero de copa, llevando un bastón blanco en la mano y su firma en la esquina inferior derecha
La habitante del Harlem, Gladys Bentley, era conocida por sus blues sobre sus amoríos con mujeres.

En los Estados Unidos, la década de 1920 fue de experimentación social, especialmente en cuestiones de sexo. El hecho estaba muy influido por las teorías de Sigmund Freud, que afirmaba que el deseo sexual se expresaba de forma subconsciente, a pesar de la voluntad del individuo de ignorarlo. Las teorías de Freud eran mucho más populares en Estados Unidos que en Europa. Grandes ciudades que poseían una vida nocturna eran inmensamente populares y las mujeres comenzaron a buscar aventuras sexuales. La bisexualidad se puso de moda, especialmente en los primeros barrios gais de Estados Unidos.[25] Ningún otro lugar ofrecía tantas posibilidades al visitante como Harlem, el barrio de Nueva York que estaba habitada mayoritariamente por personas de origen africano. Estos visitantes eran los llamados slummers, blancos que disfrutaban del jazz y los clubs nocturnos. Las cantantes de blues Ma Rainey, Bessie Smith, Ethel Waters y Gladys Bentley cantaban sobre sus aventuras con mujeres a visitantes como Tallulah Bankhead, Beatrice Lillie y la que pronto se llamaría Joan Crawford.[26] [27] Los homosexuales comenzaron a comparar su nuevo estatus de minoría reconocida con el de los negros.[28] Entre los residentes de Harlem, las relaciones lésbicas eran comunes y toleradas, aunque no aceptadas abiertamente. Algunas mujeres realizaban fastuosas ceremonias de boda, incluso solicitando licencias de matrimonio en la ciudad de Nueva York, usando nombres masculinos.[29] Sin embargo, la mayoría de las mujeres estaban casadas con varones, aunque participasen regularmente en relaciones con otras mujeres; la bisexualidad era más aceptada que el lesbianismo.[30]

Al otro lado de la ciudad de Nueva York, en el Greenwich Village, también estaba aumentando la comunidad homosexual; tanto en Harlem como en Greenwich Village se ofrecían habitaciones para varones y mujeres solteros, lo que fue uno de los factores principales para su desarrollo como centros de la comunidad homosexual.[31] Pero el ambiente era diferente en el Greenwich Village. Los intelectuales bohemios que rechazaban los ideales victorianos se concentraban en el Village. Los homosexuales eran en su mayoría varones, aunque figuras como la poeta Edna St. Vincent Millay y la anfitriona Mabel Dodge eran conocidas por sus amoríos con mujeres y la promoción de la tolerancia hacia la homosexualidad.[32] Las mujeres que no podían visitar Harlem o vivir en el Greenwich Village, pudieron por primera vez visitar bares en la década de 1920 sin ser consideradas prostitutas. La existencia de espacios públicos en los que las mujeres podían socializar, que incluso servían a lesbianas, «se convirtieron en la manifestación pública más importante de la subcultura durante muchas décadas», según palabras de la historiadora Lillian Faderman.[33]

Durante las décadas anteriores a la Guerra Civil Española también hubo un cierto florecimiento de la cultura y la visibilidad lésbica en España. Cipriano Rivas Cherif estrenó en 1929 con su grupo de teatro El Caracol en Madrid su obra Un sueño de la razón[34] sobre una pareja de mujeres que buscan un varón para tener un hijo.[35] Lucía Sánchez Saornil, la fundadora de la sección feminista de la CNT, Mujeres Libres, también publicó algunos poemas dedicados a mujeres bajo el seudónimo «Luciano de San-Saor». En novela fue Carmen de Burgos quien introdujo el lesbianismo en sus tramas.[36] Incluso se llegó a formar un círculo sáfico en Madrid en torno a Victorina Durán, como lugar de encuentro y tertulia para mujeres.[37] Entre las lesbianas que tuvieron una cierta relevancia en la época se pueden mencionar a Victoria Kent,[38] [39] [40] primera mujer en actuar como abogada en un juicio en España, Carmen Conde, primera académica de la lengua, Ana María Sagi o Irene Polo.[41] [42] A ellas hay que unir a la famosa bailarina y musa de las artes Carmen Tórtola Valencia, que vivió casi treinta años, hasta su muerte en 1955, con su amante Ángeles Vila-Magret, a la que adoptó para cubrir las apariencias.[43] Ninguna vivió su homosexualidad de forma abierta o pública, aunque en algunos casos era un secreto a voces.

La Gran Depresión[editar]

La mujer como madre del pueblo ario. Típica imagen de propaganda en la Alemania nazi. Aquellas que no se conformaban al rol asignado, eran consideradas «asociales».[44]

El principal componente necesario para animar a las lesbianas a tener vida pública y buscar a otras mujeres era la independencia económica, que prácticamente desapareció en la década de 1930 con la Gran Depresión. La mayoría de las mujeres en los Estados Unidos creyeron necesario casarse con un varón para mantener la «fachada», a menudo un varón gay, para que ambos pudiesen mantener relaciones homosexuales con discreción, pero también con un varón que esperaba a una mujer tradicional. A las mujeres independientes en la década de 1930 se les echaba en cara que mantenían trabajos que debían realizar varones.[45] Esta actitud social produjo comunidades pequeñas, estrechamente relacionadas en grandes ciudades, centradas en torno a bares, mientras que las mujeres de otros lugares permanecían aisladas. Hablar de homosexualidad en cualquier contexto era tabú y las mujeres rara vez discutían el lesbianismo incluso entre ellas; se referían a las personas abiertamente gais como in the Life («en la vida»).[46] [nota 4] La teoría psicoanalítica de Freud era omnipresente en la comunidad médica, teoría que consideraba la homosexualidad como una neurosis que afectaba a mujeres inmaduras.

En Alemania, la situación social con respecto a las mujeres lesbianas era similar, aunque todavía más opresiva. El partido nazi ya había conseguido en 1930 ser la segunda mayor fuerza en el parlamento y las SA comenzaban a actuar en las calles, amenazando a todo aquel que no fuese conforme a sus ideales. A finales de la década de 1920 el movimiento homosexual estaba en decadencia y con la llegada de Hitler al poder en enero de 1933 se precipitaron los acontecimientos: en febrero, el Ministerio del Interior de Prusia ordenó el cierre de todos los locales y revistas que estuviesen relacionadas con los homosexuales; en mayo el Institut für Sexualwissenschaft fue cerrado, saqueado y su biblioteca ardió junto a otras obras «contrarias al espíritu alemán» el 10 de mayo de 1933. En junio se disolvieron definitivamente las asociaciones de homosexuales.[47] Y a pesar de todo, el «club de bolos» Die lustige Neun («El nueve divertido»), creado en Berlín en 1924, consiguió organizar fiestas de lesbianas en las que participaban entre 200 y 300 mujeres por lo menos hasta abril de 1940. No se sabe si las fiestas, conocidas por las descripciones de las actas de la Gestapo que las vigilaba de cerca, continuaron durante los años de la Guerra.[48]

En Suiza, el Damen-Club Amicitia de mujeres, junto con el Excentric-Club Zürich para varones, crearon en 1932 la revista Freundschafts-Banner («Bandera de la amistad»), órgano del «movimiento de la amistad suizo». La revista y el movimiento estuvieron desde su principio dominado por mujeres, sobre todo por Anna Vock, Mammina, hasta principios de la década de 1940, un desarrollo inusual, quizás impulsado por la ilegalidad de la homosexualidad femenina en algunos cantones. La revista, heredera del movimiento homosexual alemán, evolucionó en 1942 a Der Kreis - Le Cercle - The Circle, única revista para homosexuales que se editó durante la II Guerra Mundial y semilla de lo que sería el movimiento homófilo tras la Guerra.[49]

La II Guerra Mundial[editar]

En Alemania, en general, se puede afirmar que el lesbianismo como tal no fue perseguido por el sistema durante la II Guerra Mundial, a pesar de que juristas aislados pedían un castigo y el movimiento lésbico y feminista fuera prohibido. Existen informes de casos individuales de lesbianas que fueron secuestradas y llevadas a prostíbulos en los campos de concentración, pero los hechos son tan vagos —y en algunos casos contradictorios— que se ha dudado de su autenticidad.[50] [44] [51] Las dificultades de las lesbianas durante la Guerra fueron debidas a la amenaza de persecución, que produjo una gran inseguridad, y sobre todo a la prohibición de realizar trabajos «de prestigio» a mujeres. Todas las mujeres quedaron en consecuencia relegadas a mano de obra barata, lo que en el caso de las lesbianas, sin ayuda del sueldo de un marido, fue especialmente duro para su supervivencia.[44] El nazismo era tan patriarcal que en 1942 el Ministerio de Justicia todavía consideraba que la homosexualidad femenina era más discreta y por tanto difícil de descubrir, por lo que, si se decidía ilegalizarla, se corría el peligro de condenar a mujeres inocentes. Además decían que al tener menos relevancia pública, el lesbianismo no era tan peligroso como la homosexualidad masculina, que podía servir para chantajear a cargos públicos. Finalmente, el Ministerio afirmaba que habitualmente el lesbianismo no era permanente.[50] Austria sí tenía un artículo, el §129, que incluía el lesbianismo como delito. A pesar de ello, no se puede hablar de persecución sistemática y como máximo un 5% de los casos perseguidos por el §129 entre 1938 y 1945 eran de mujeres.[52]

Una foto de la época de la II Guerra Mundial de cinco mujeres trabajando en taladros, todas vestidas con pantalones, camisas de trabajo, sobreros y mandiles.
La experiencia de las mujeres como obreras y fuerzas militares durante la II Guerra Mundial les dio posibilidades económicas y sociales que les ayudaron a formar la subcultura lesbiana.

El inicio de la II Guerra Mundial produjo un enorme cambio en la vida de los estadounidenses, ya que la movilización militar implicó a millones de varones. Las mujeres también fueron aceptadas en el ejército, el Women's Army Corps (WACs) y la marina, el Women Accepted for Volunteer Emergency Service (WAVES), de los EE.UU. Al contrario que el procedimiento implementado por el ejército estadounidense desde el inicio de su creación para eliminar a los homosexuales masculinos, no se introdujeron métodos equivalentes para eliminar a las lesbianas; se fueron introduciendo poco a poco durante la Guerra. A pesar de la actitud habitual frente al rol femenino en la década de 1930, mujeres independientes y masculinas eran reclutadas por el ejército en la década de 1940, y la fragilidad rechazada. Algunas mujeres pudieron llegar a la estación de reclutamiento vestidas con traje de varón, responder negativamente a la pregunta de si habían estado enamoradas de otra mujer, y ser aceptadas con facilidad.[53] De todas formas, la actividad sexual estaba prohibida y las «licencias azules» (blue discharge) eran casi seguras si una mujer se identificaba como lesbiana. Según se iban encontrando unas a otras, las lesbianas formaban grupos compactos en la base, socializaban en clubes de servicio y comenzaron a usar palabras en clave. El historiador Allan Bérubé documenta que los homosexuales en las fuerzas armadas consciente o inconscientemente rechazaban identificarse como homosexuales o lesbianas, y tampoco hablaban sobre la orientación sexual de los demás.[54]

Las mujeres más masculinas no eran necesariamente frecuentes, pero eran visibles, así que tendían a atraer a mujeres interesadas en encontrar a otras lesbianas. Las mujeres debían abordar el tema de su interés por otras mujeres de forma cuidadosa, a veces se tardaba días en desarrollar un entendimiento sin preguntar y sin decir nada con claridad.[55] Se apelaba agresivamente a las mujeres que no se habían apuntado al ejército para que realizasen trabajos en la industria que habían dejado vacantes los varones, para mantener la productividad nacional. El incremento de movilidad, sofisticación e independencia de muchas mujeres durante y después de la Guerra, convirtió en una opción el vivir sin marido, algo que no hubiese sido posible bajo circunstancias económicas y sociales distintas, conformando aún más las redes y ambientes lésbicos.[56]

La Posguerra[editar]

Tras la II Guerra Mundial, en EE.UU. hubo un deseo general de volver a la situación social de la preguerra tan pronto como fuese posible.[57] Unido a la creciente paranoia sobre el comunismo y la teoría psicoanalítica que se había convertido omnipresente en la comunidad médica, en 1950 la homosexualidad se convirtió para el Gobierno estadounidense en una característica indeseable para sus funcionarios. Se creía que los homosexuales eran vulnerables al chantaje y el Gobierno eliminó de sus filas a todos los homosexuales conocidos, comenzando un amplio esfuerzo por conseguir información sobre la vida privada de los empleados.[58] Los gobiernos de los estados y ciudades siguieron el ejemplo, arrestando a personas en bares y parques, y publicando leyes contra el travestismo tanto masculino como femenino.[59] El ejército y el gobierno realizaron numerosos interrogatorios, preguntando a mujeres si habían tenido relaciones sexuales con otras mujeres y básicamente identificando experiencias únicas en una identidad criminal, separando de forma estricta heterosexuales y homosexuales.[60] En 1952 la American Psychiatric Association incluyó la homosexualidad en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales entre los desequilibrios emocionales patológicos.[61] La opinión de que la homosexualidad era una enfermedad curable estaba muy extendida en la comunidad médica, la población en general e incluso entre muchas lesbianas.[62] Las actitudes y prácticas para descubrir a homosexuales entre los funcionarios públicos se extendió a Australia[63] y Canadá;[64] el lesbianismo había sido prohibido en el Reino Unido en 1921.[65]

Había muy poca información sobre el lesbianismo, aparte de los textos médicos y psiquiátricos. Los encuentros de la comunidad lésbicas se reducían a los bares, que eran asaltados a menudo por la policía (una vez al mes de media), con la consiguiente publicidad en los periódicos para aquellos que habían sido arrestados. En respuesta, ocho mujeres de San Francisco se encontraban en sus salones en 1955 para socializar y tener un lugar en el que bailar. Cuando decidieron hacer de ello una reunión regular, se convirtieron en la primera organización lésbica de los Estados Unidos, llamada Daughters of Bilitis (DOB). DOB comenzó a publicar una revista llamada The Ladder en 1956; en la primera página se encontraba la declaración de objetivos, el primero de los cuales era «educación de la variante» y que pretendía dar información sobre la homosexualidad a las mujeres, específicamente sobre el lesbianismo, y sobre lesbianas famosas en la historia. Sin embargo, hacia 1956, el término «lesbiana» tenía un significado tan negativo, que DOB rechazaba su uso como descripción, empleando la palabra «variante» (variant) en su lugar.[66] DOB se extendió a Chicago, Nueva York y Los Ángeles, y The Ladder era enviado por correo a cientos —incluso a miles— de miembros de DOB, con discusiones sobre la homosexualidad, a veces desafiando la idea de que era una enfermedad, con lectoras ofreciendo sus propias razones de por que eran lesbianas y sugiriendo formas de llevarlo o de sobrellevar el rechazo social.[62] Las lesbianas británicas siguieron con la publicación de Arena Three en 1964, con una misión similar.[67]

Como reflejo de las estrictas categorías sexuales definidas por el gobierno y la sociedad en general, la subcultura lésbica desarrolló roles de género extremadamente rígidos entre mujeres, particularmente en las clases trabajadoras en los Estados Unidos y Canadá. Aunque muchos municipios habían publicado ordenanzas contra el travestismo, algunas mujeres iban a bares vestidas de varón, las llamadas butch: con ropas de varón y reflejando el comportamiento tradicional del varón. Otras llevaban la ropa típica de las mujeres y asumían comportamientos más modestas, típicos de mujeres. Los modelos de socialización butch y femme estaban integradas de tal forma en los bares lésbicos, que las mujeres que se negaban a elegir entre uno de los dos modelos eran ignoradas o por lo menos no conseguían citas; no era aceptable que mujeres masculinas, butch, tuvieran relaciones románticas con otras mujeres masculinas, al igual que no era aceptable que mujeres femeninas, femme, tuvieran relaciones con otras femmes.[68] Las mujeres masculinas no eran una novedad de la década de 1950, sin embargo, los roles eran omnipresentes en las décadas de 1950 y 60, y no estaban limitados a Estados Unidos: de 1940 a 1970, la cultura butch/femme floreció en el Reino Unido, aunque había menos distinciones de clase.[69] La distinción entre lesbianas masculinas y femeninas era considerada como basta por las lesbianas estadounidenses de clase alta de la época. Muchas mujeres ricas se casaban para satisfacer las obligaciones familiares y otras escapaban a Europa para vivir como expatriadas.[70]

A pesar de la falta de información sobre la homosexualidad en textos académicos, o quizás precisamente debido a ello, otro foro para aprender sobre el lesbianismo se fue abriendo. Una novela barata titulada Women's Barracks, describiendo las experiencias de mujeres en las Fuerzas francesas libres, se publicó en 1950. El libro contenía una relación lésbica que la autora había visto. Se vendieron 4,5 millones de copias y como consecuencia fue incluido en la lista de material pornográfico, Current Pornographic Materials, por el House Select Committee en 1952.[71] Su editorial, Gold Medal Books, continuó con la publicación de la novela Spring Fire en 1952, que vendió 1,5 millones de copias. Gold Medal Books, abrumado con el correo de mujeres escribiendo sobre el asunto, decidió proseguir con la publicación de más libros, creando el género de la ficción pulp lésbica.[72] Entre 1955 y 1969, más de 2000 libros con temática lésbica fueron publicados y vendidos en las tiendas de la esquina, estaciones de tren, paradas de autobús y quioscos de prensa de todo Estados Unidos y Canadá. La mayoría eran escritas y dirigidas al público masculino. Palabras en clave e imágenes eran empleadas en las cubiertas; en lugar de «lesbiana», se empleaban palabras como «extraño», «crepúsculo», «extravagante» o «tercer sexo» en el título, y la ilustración de la cubierta era inevitablemente voluptuosa.[73] Un pequeño grupo de autoras de ficción pulp lésbica eran mujeres que escribían para lesbianas, entre las que se encontraban Ann Bannon, Valerie Taylor, Paula Christian y Vin Packer/Ann Aldrich. Bannon, que también leía ficción pulp lésbica, afirmó más tarde que las mujeres identificaban las novelas por la ilustración de la cubierta.[74] Muchos de los libros empleaban referencias culturales: dando lugares, términos, describiendo modos de vestir y otros códigos a mujeres aisladas. Como resultado, este tipo de literatura ayudó a la proliferación de la identidad lésbica, tanto entre lesbianas, como entre los lectores heterosexuales.[75]

La segunda ola del feminismo en Estados Unidos[editar]

La rigidez social de la década de 1950 y principios de los 60 produjo una respuesta de movimientos sociales que trataban de mejorar la situación de los afroamericanos, los pobres, las mujeres y los gais. Los dos últimos, el movimiento de liberación gay y movimiento feminista, conectaron tras los violentos disturbios de Stonewall ocurridos en Nueva York.[76] Lo que siguió fue un movimiento que se caracterizó por un surgimiento del activismo gay y de la conciencia feminista que transformaron la definición de lesbiana.

Durante la revolución sexual de la década de 1970 se produjo la diferenciación entre identidad y comportamiento sexual para las mujeres. Muchas mujeres aprovecharon sus nuevas libertades sociales para tener nuevas experiencias. Las mujeres que anteriormente se habían identificado hasta el momento como heterosexuales, probaron acostarse con otras mujeres, aunque muchas mantuvieran su identidad heterosexual.[77] Sin embargo, con la llegada de la segunda ola del feminismo, el lesbianismo creció hasta convertirse en una identidad política que describía una filosofía social entre las mujeres, a menudo haciendo sombra a los aspectos sexuales como característica definitoria. Una organización feminista militante llamada Radicalesbians publicó en 1970 un manifiesto titulado The Woman-Identified Woman («La mujer identificada con la mujer») que declaraba que «una lesbiana es la rabia de todas las mujeres condensada hasta el punto de la explosión».[78] [nota 5] Las feministas militantes expresaron su desdén por una sociedad intrínsecamente sexista y patriarcal, y concluyeron que la forma más efectiva de superar el sexismo y llegar a la igualdad de las mujeres era negar a los varones cualquier tipo de poder o placer sobre las mujeres, incluyendo la sexualidad. Para las mujeres que seguían esta filosofía —autodenominadas feministas lesbianas— «lesbiana» era un término elegido por las mujeres para describir a cualquier mujer cuya interacción social y motivación política se consagrase al bienestar de la mujer. El deseo sexual no era una característica definitoria de una lesbiana feminista, sino que lo era su compromiso político. La independencia de los varones, definidos como opresores, era un dogma central del feminismo lésbico, y muchas «creyentes» aspiraban a separarse física y económicamente de la cultura tradicional centrada en el varón. En la sociedad ideal, llamada Nación Lésbica, «mujer» y «lesbiana» eran intercambiables.[79]

En 1980, la poetisa y ensayista Adrienne Rich expandió el significado político de lesbiana proponiendo un continuo de la existencia lésbica basado en la «experiencia identificada con la mujer» (woman-identified experience).[80] Todas las relaciones entre las mujeres, proponía Rich, tienen algún elemento lésbico, independientemente de si reivindican una identidad lésbica: madres e hijas, mujeres que trabajan juntas y mujeres que se cuidan unas a otras, por ejemplo. Esa percepción de las relaciones entre mujeres las conecta a través de la historia y las culturas, y Rich consideraba la heterosexualidad una condición que había sido impuesta por la fuerza por los varones a las mujeres.[80] Varios años antes, las fundadoras de DOB, Del Martin y Phyllis Lyon, relegaron de igual forma los actos sexuales como innecesarios para determinar lo que es una lesbiana, dando su propia definición: «una mujer cuyos intereses eróticos, psicológicos, emocionales y sociales están principalmente en el propio sexo, incluso cuando ese interés no sea expresado de forma abierta.»[81]

Aunque el feminismo lésbico fue un cambio importante, no todas las lesbianas estuvieron de acuerdo. El feminismo lésbico era un movimiento orientado a la juventud: sus miembros eran principalmente universitarias con experiencia en la Nueva Izquierda y causas radicales, pero que no tuvieron éxito en convencer a las organizaciones radicales para que retomasen la causa de las mujeres.[82] Muchas lesbianas mayores que habían descubierto su sexualidad en una época más conservadora preferían mantener sus formas de sobrellevar un mundo homófobo. Daughters of Bilitis desapareció en 1970 a causa de una discusión sobre si el foco debía colocarse sobre los temas gais o los temas feministas.[83] Como la igualdad era una prioridad para las feministas lésbicas, la diferencia de roles entre el varón y la mujer, o butch y femme, eran consideradas patriarcales. Evitaban los roles de género que habían sido omnipresentes en los bares, así como lo que percibían como chovinismo de los varones gais; muchas se negaban a trabajar con los varones gais o tomar parte en sus causas.[84] Pero las lesbianas que tenían un punto de vista más esencialista, y consideraban que habían nacido homosexuales y empleaban el término «lesbiana» para definir una atracción sexual, a menudo consideraban las opiniones separatistas y airadas de feministas lésbicas como perjudiciales para la causa de los derechos de los homosexuales.[85]

En otros países[editar]

Europa[editar]

La Constitutio Criminalis Carolina, una de las pocas leyes europeas que condenaba el lesbianismo, tuvo una gran influencia en las legislaciones posteriores. Así, Hirschfeld nombraba en 1914 seis países europeos en los que la homosexualidad femenina era ilegal. Entre estos países se encontraban Suecia (desde 1864) y Finlandia (desde 1889), cuyas leyes contra la sodomía estaban redactadas de forma neutral. Las cifras de persecución eran mucho menores que las de los varones: en Suecia, entre 1880 y 1944, un 0,8% de las personas juzgadas fueron condenas por lesbianismo y en Finlandia, entre 1894 y 1971, un 5%. Dinamarca modificó sus leyes en 1933 para incluir a las mujeres en las leyes anti-homosexuales, al igual que hizo Islandia en 1940. En Noruega el lesbianismo nunca estuvo prohibido y a partir de 1854 no se persiguió a mujeres por este delito. Los países escandinavos fueron de los primeros en Europa en legalizar los actos homosexuales consentidos entre adultos a mediados del siglo XX: Dinamarca y las Islas Feroe en 1933, Islandia en 1940, Suecia en 1944; Finlandia en 1971 y Noruega en 1972, lo hicieron algo más tarde. La equiparación en la edad legal de consentimiento se hizo en los países nórdicos con un retraso de 30 a 40 años, respecto a la legalización de los actos sexuales entre adultos. Con la excepción de Noruega, estas legalizaciones se hicieron sin que el movimiento de liberación LGBT ejerciese mucha influencia política. Desde mediados del siglo XIX, Dinamarca ha sido la pionera y Copenhague el centro cultural de los homosexuales escandinavos.[86]

En Francia, la homosexualidad femenina fue «capaz de evitar una condena moral seria» al mantenerse en privado y «habitando en las áreas prohibidas entre los límites éticos» de la sociedad, como hace notar Catherine van Casselaer. No es que pudiesen librarse de la regulación social, ni de la censura homófoba, pero desde la Revolución Francesa se beneficiaban de una fuerte tradición de libertad individual. Una interpretación alternativa a la relativa falta de persecución de las lesbianas podría ser debido al la poca importancia dada culturalmente a la mujer y la negación general a tomar la sexualidad femenina en serio. En la década de 1970 lesbianas y gay se unieron en organizaciones como la Frente Homosexual de Acción Revolucionaria para luchar, entre otras cosas, por la equiparación de la edad de consentimiento sexual, la única ley discriminatoria que permanecía vigente en Francia.[87] Nombres importantes del feminismo y lesbianismo francés de la segunda mitad del siglo XX fueron Françoise d'Eaubonne, Colette, Simone de Beauvoir, Monique Wittig y Geneviève Pastre.

En Alemania Occidental, el movimiento LGBT moderno surge de la película Nicht der Homosexuelle ist pervers, sondern die Situation, in der er lebt (1971) de Rosa von Praunheim, tras la que se formaron, entre otros, el Homosexuelle Aktion Westberlin (HAW). El HAW formó en 1972 una sección de lesbianas, que en 1973 realizaron la primera manifestación de lesbianas del país, protestando por una serie de artículos en los periódicos que las difamaban. Los grupos lésbicos fueron creciendo en número y visibilidad y en la década de 1990 el movimiento estaba completamente articulado. Alemania es en la actualidad uno de los lugares más liberales y tolerantes del planeta, en los que lesbianas están protegidas por leyes contra la discriminación y, aunque todavía no existe el derecho a matrimonio para los homosexuales, existe la posibilidad de la unión civil.[88]

Latinoamérica[editar]

En América Latina la consciencia y el asociacionismo lésbico apareció en la década de 1970 y ha ido ampliándose a medida que los diversos países han alcanzado la democracia o, en el caso de los que ya la tenían, la reformaron. Pero aun así, hasta finales del siglo XX, ningún régimen de la zona, democrático o no, ha respetado los derechos de gais o lesbianas. Pese a ser legal en la mayoría de los países, durante mucho tiempo se han empleado tácticas de intimidación y acoso, cuando no se empleaban las leyes de «corrupción de menores» o de «faltas a la moral o las buenas costumbres» para perseguir a homosexuales.[89] En el ámbito hispánico, el conflicto con la lesbofobia de las feministas y la misoginia de los gais ha generado una trayectoria difícil para las lesbianas y sus asociaciones.[90]

Argentina fue el primer país de Latinoamérica en contar con un grupo LGBT, Nuestro Mundo (NM), organizado en 1969. NM creó en 1971 el Frente de Liberación Homosexual (FLH), junto con otras cinco organizaciones, todo de forma clandestina y en casas particulares. Hacia 1972-73, entre sus formantes se encontraba la organización lésbica Safo. De la actividad inicial en Buenos Aires, se pasó pronto a colaborar con las feministas en Córdoba, Mendoza y Mar del Plata, e incluso en Tucumán.[91] Las persecuciones y el acoso fueron constantes y se agravaron con la llegada de la dictadura en 1976, cuando se disolvieron todos los grupos a causa del Terrorismo de Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980. El movimiento lésbico autónomo comenzó en 1986 con la creación del Grupo Autogestivo de Lesbianas (GAL) y la revista Codo con codo, ambos de poca duración. En 1987 comenzaron a publicarse los Cuadernos de Existencia Lesbiana, que seguían publicándose en 2000. El V Encuentro Feminista fue el catalizador para la creación en 1990 de los grupos Frente Sáfico (Fresa), Las Lunas las Otras y el Grupo de Reflexión de Lesbianas. La aparición en la televisión de Ilse, fructificó en la creación en 1991 de Convocatoria Lesbiana, del que más tarde surgieron los grupos Buenas Amigas y Sentimientos. Los grupos lésbicos se unieron posteriormente en el Frente de Lesbianas para superar sus dificultades con el heterofeminismo y colaborar con la Comunidad Homosexual Argentina.[92]

México ha sido el país de América Latina en el que el movimiento lésbico ha estado más vivo. Una de sus figuras principales fue Nancy Cárdenas, vocera del Frente de Liberación Homosexual (FLH), la primera organización LGBT del país, aún a pesar de que la mayoría de los miembros del FLH fueran gais. Cárdenas también fue protagonista en 1973 de la primera entrevista a una persona homosexual en la televisión pública mexicana. Hacia 1975, Año Internacional de la Mujer, existía el sentimiento de que los varones, tanto hetero, como homosexuales, centraban su sexualidad en el falo, símbolo de placer y poder, punto de visto rechazado por las lesbianas. Hubo varios intentos del entorno de Cárdenas de crear una organización lésbica propia, pero las leyes y el menosprecio social abortaron el proyecto. La primera organización lésbica de México se llamaba Lesbos y se fundó en 1977, surgida de la necesidad de defender sus intereses dentro del movimiento feminista, que, a pesar de intentos de acercamiento de la nueva organización, las rechazó por miedo a ser identificadas con ellas. En 1978 surgió Oikabeth, una organización más agresiva, que luchaba por la visibilidad de las lesbianas y que, tras una breve colaboración, se separó del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria a causa de su misoginia, convirtiéndose en el primer grupo independiente tanto del movimiento homosexual como del feminista, que abrió las puertas a numerosos otros. Las tendencias separatistas siguieron siendo evidentes en el primer Encuentro de Feministas Lesbianas de América Latina y el Caribe, celebrado en 1987 en México, de cuyas polémicas nació la Coordinadora Nacional de Lesbianas (CNL), que se asoció más tarde con la Coordinación de Feministas de la Ciudad de México. A principios de 1997 existían 13 grupos lésbicos en la Ciudad de México, pero, a pesar de todo, las organizaciones lésbicas han tenido poca influencia tanto en el movimiento homosexual, como en el feminista.[93]

En Chile, la dictadura impidió la creación de una asociación lésbica hasta 1984, fecha de la creación de Ayuquelén, el primer grupo de su tipo. El punto de inflexión fue el asesinato a golpes de una lesbiana en plena calle y ante numerosos testigos, a grito de «¡Maldita lesbiana!». La asociación estuvo desde sus inicios ligada al movimiento feminista, aunque sus relaciones fueron difíciles. En 1987 realizaron su primera entrevista en un periódico, que les dio visibilidad, pero produjo problemas con las feministas que temían una identificación de ambos movimientos. En esa época entraron en contacto con el ILIS y el ILGA y más tarde colaboraron con el MOVILH en algunos temas como la abolición de artículo 365 del código penal. Hoy existe una Coordinación de Lesbianas que edita la revista Amazonas.[90]

En Nicaragua comenzó a formarse la consciencia lésbica todavía más tarde, en 1986, cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) expulsó de sus filas a gais y lesbianas. La persecución del estado evitó que se formaran asociaciones, hasta la aparición del sida, cuando los esfuerzos educativos del gobierno impulsaron el asociacionismo. La primera organización lésbica fue Nosotras, fundada en 1989. Un intento de visibilización del colectivo LGBT en 1991/92 llevó al gobierno a ilegalizar la homosexualidad en 1994. El golpe dejó al movimiento exhausto y no volvió a recuperarse hasta 2004, con la creación de Grupo Safo / Grupo de Mujeres Lesbianas de Nicaragua, cuatro años antes de la legalización de la homosexualidad.[94] [95]

Los Encuentro de Feministas Lesbianas de América Latina y el Caribe, a veces simplificado como Encuentros de Lesbianas, han sido desde finales de la década de 1980 un importante centro de intercambio de ideas para las lesbianas latinoamericanas. De sede cambiante y ritmo bianual, sus principales fines son la creación de redes de comunicación, cambiar la situación de las lesbianas en Latinoamérica, tanto desde el punto de vista legal como social, aumentar la solidaridad entre las lesbianas y tratar de destruir los mitos sobre ellas.[96]

Homosexualidad femenina sin identidad[editar]

Los diferentes significados de lesbiana desde comienzos del siglo XX han impulsado a algunos historiadores a revisar las relaciones históricas entre mujeres antes de que el uso de la palabra tuviera mayoritariamente connotaciones eróticas. Discusiones entre historiadores han llevado a poner en duda todavía más aquello que puede denominarse como relación lésbica. Tal como han afirmado feministas lésbicas, un componente sexual no es necesario para declararse lesbiana si sus principales y más estrechas relaciones son con mujeres. Cuando se consideran relaciones del pasado dentro de un contexto histórico adecuado, ha habido épocas en las que el amor y el sexo eran nociones separadas y no relacionadas.[97] Además de las dificultades de esta cualificación, la sexualidad femenina, a menudo, no está representada de forma adecuada en textos y documentos. Hasta muy recientemente, mucho de lo que estaba documentado sobre la sexualidad femenina había sido escrito por varones, en el contexto de la comprensión masculina y relevante para las asociaciones de las mujeres con los varones, en su función de esposas, hijas o madres, por ejemplo.[98] A menudo, representaciones de la sexualidad femenina sugieren tendencias o ideas de forma poco precisa, dando a los historiadores pistas de lo extendida y aceptada que estaban las relaciones eróticas entre mujeres.

Grecia antigua y Roma[editar]

La historia se analiza a menudo a través de ideologías contemporáneas; la Antigua Grecia, como tema, gozó de gran popularidad entre las clases dominantes en la Gran Bretaña del siglo XIX. Basándose en sus prioridades sociales, los primeros estudiosos interpretaron la Antigua Grecia como una sociedad occidental, blanca y masculina, y básicamente quitaron a las mujeres cualquier importancia histórica.[99] Las mujeres en Grecia se recogían entre sí, al igual que los varones. En este ambiente homosocial, las relaciones eróticas y sexuales entre varones eran comunes y están recogidas en la literatura, el arte y la filosofía. No existen prácticamente testimonios sobre la actividad homosexual entre mujeres. Existen especulaciones sobre la existencia de relaciones similares a las masculinas entre mujeres adultas y jóvenes. El poeta Alcmán de Esparta empleó el término aitis, como la forma femenina de aites — que era la denominación oficial para el miembro más joven de una relación pederasta.[100] Aristófanes, en El banquete de Platón, menciona a las mujeres que aman a otras mujeres, pero usa el término trepesthai (estar centrado sobre) en lugar de eros, que era la palabra empleada para otras relaciones eróticas entre varones y entre varones y mujeres.[101]

La historiadora Nancy Rabinowitz afirma que imágenes de jarrones rojos antiguos griegos mostrando a mujeres con sus brazos en torno al talle de otras mujeres o recostándose sobre el hombro de otras mujeres pueden ser interpretadas como una expresión de deseo romántico.[102] Gran parte de la vida diaria de las mujeres en la Grecia antigua es desconocida, específicamente la expresión de su sexualidad. Aunque los varones participaban en relaciones pederastas fuera del matrimonio, no hay evidencias claras que a las mujeres les fuese permitido o que se apoyase que tuvieran relaciones homosexuales antes o durante el matrimonio, mientras cumpliesen con las obligaciones maritales. Las mujeres que aparecen en la cerámica griega están representadas con afecto y en las ocasiones en que las mujeres aparecen con otras mujeres, sus imágenes están erotizadas: bañándose, tocándose, con representaciones de consoladores cerca de la escena, a veces con imágenes que también se ven en representaciones de matrimonios heterosexuales o de seducción pederasta. No se sabe si estas representaciones son para el observador o una representación exacta de la vida de las mujeres.[100] [103]

Las mujeres en la Antigua Roma estaban sometidas de forma similar a la definición masculina de la sexualidad. Los estudios modernos indican que los varones veían la homosexualidad femenina con hostilidad. Consideraban a las mujeres que tenían relaciones sexuales con otras mujeres como rarezas de la naturaleza que intentarían penetrar a mujeres — y a veces también a varones — con sus clítoris «monstruosamente aumentados».[104] De acuerdo al estudioso James Butrica, el lesbianismo «no sólo desafiaba la visión de sí mismo del varón como dador exclusivo de placer sexual, sino que también desafiaba los fundamentos básicos de la cultura Romana dominada por los varones.» No existe documentación histórica sobre mujeres que tuviesen como compañeras sexuales a otras mujeres.[105]

Edad Media[editar]

Capitel de una ventana del ábside de la Colegiata de Cervatos, s. XII. La sensibilidad medieval era muy distinta de la actual.

En la Edad Media europea, la condición homosexual fue reprimida y ocultada. Por lo tanto es difícil encontrar casos y datos con referencias históricas sobre relaciones erótico-amorosas entre mujeres.[106] Las principales fuentes son los archivos eclesiásticos (sermones, homilías, encíclicas, concilios, catecismos) y jurídicos (procesos judiciales, denuncias, sentencias). Los Concilios de París (1212) y Ruan (1214) prohibían a las monjas, a fin de evitar la tentación, dormir juntas y se exigía que una lámpara ardiese toda la noche en los dormitorios.[107]

Hasta época reciente se creía que el lesbianismo había sido ignorado por las leyes civiles medievales. Estudios más modernos tienden a desmentir el hecho, a pesar de que todavía es necesaria mucha más investigación. La primera ley civil que condenaba el lesbianismo fue el código de Orléans, el Li Livres de jostice et de plet (1260):[108]

Feme qui le fet doit à chescune foiz perdre membre, et la tierce doit estre arsse.
Mujer que lo hace debe perder cada vez un miembro[nota 6] y a la tercera deber ser quemada.

Li Livres de jostice et de plet (1260)

Sin embargo, sería Cino da Pistoia quien en 1314, con la publicación de su Comentario, interpretaría por primera vez el derecho romano de forma condenatoria para el lesbianismo. Da Pistoia interpretó una oscura ley de Diocleciano y Maximiano, la Lex foedissiman de 287 d. C., que condenaba la prostitución y las mujeres libertinas, para condenar a las mujeres que tienen relaciones con otras mujeres. En 1400 Bartolomeo de Saliceto retoma esta interpretación de la Lex foedissiman para condenar el lesbianismo con la pena de muerte. Las Lecturas de Saliceto se convertirían en una referencia para toda Europa, cuya legislación se basaba en la romana, hasta el siglo XVIII.[109] En general, se han encontrado pocos casos en los que se aplicaran estas leyes y no parece que existiera una persecución generalizada.[110]

El lesbianismo aparece también en la literatura, aunque sea de forma muy escasa. En el Cancionero de la Biblioteca Vaticana se encuentra la siguiente cantiga de escarnio:

Mari'Mateu, ir-me quer'eu d'aquem,
porque non poss'un cono baratar;
alguen que mh'o daria non o tem,
e alguem que o tem non mh'o quer dar;
  Mari'Mateu, Mari'Mateu,
  tan desejosa ch'es de cono com'eu!
 
E foi deus ja de conos avondar
aquí outros que o non am mester,
e ar fezer muyto desejar
a min e ty, pero que ch'és molher;
  Mari'Mateu, Mari'Mateu,
  tan desejosa ch'es de cono com'eu!
Mari'Mateu, irme quiero de aquí
porque no puedo un coño negociar;
alguien que me lo daría no lo tiene,
y alguien que lo tiene no me lo quiere dar;
  Mari'Mateu, Mari'Mateu,
  ¡tan deseosa de coño como yo!
 
E hizo Dios de coños abundar
aquí otros que no lo tienen menester,
y hacerlo mucho desear
a mí y a ti, pero que eres mujer;
  Mari'Mateu, Mari'Mateu,
  ¡tan deseosa de coño como yo!
Afonso de Cotom, Cancionero Vaticano, Cántiga n.º 1115[111]

Europa moderna[editar]

Una ilustración renacentista de frente y de espalda de un hermafrodita, mostrando a una persona con características faciales femeninas, pechos y lo que parece ser un pequeño penis o gran clítoris. Lleva una pequeña capucha y una toga atada en varios puntos alrededor de las piernas, que se abre por el frente. La apariencia por la parte trasera es de una concha de algún tipo, en la que faltan dos rectángulos en la cabeza y el torso. No tiene glúteos.
El lesbianismo y el hermafroditismo, mostrados en este grabado de hacia 1690, eran conceptos muy similares durante el renacimiento.

La homosexualidad femenina no recibió a lo largo de la historia el mismo tipo de respuesta negativa de las autoridades religiosas o criminales como la homosexualidad masculina o el adulterio. Mientras que la sodomía entre varones, entre varones y mujeres y entre varones y animales era condenada a muerte en prácticamente todos los países de Europa, en muchos el reconocimiento del contacto sexual entre mujeres era prácticamente inexistente en los textos médicos y legales, como era el caso en Gran Bretaña. En España, Italia y el Sacro Imperio, la sodomía entre mujeres (habitualmente, el uso de instrumentos fálicos para la penetración) estaba incluida entre los actos considerados contra natura y castigables con la hoguera.[112]

En España está documentado un caso de principios del siglo XVII en el que dos mujeres conocidas como Las Cañitas fueron juzgadas por la Inquisición Española en Salamanca por «bujarronas» —según la expresión utilizada por el tribunal—. En el acta se especificaba que «trataba la una a la otra con un artificio de caña en forma de natura de hombre». Halladas culpables fueron azotadas y condenadas al destierro, aunque años más tarde llegó el perdón real.[113]

Sin embargo, el homoerotismo femenino era tan común en la literatura y el teatro ingleses que los historiadores han sugerido que estuvo de moda durante algún tiempo en el Renacimiento.[114] Una consecuencia de la Masacre holandesa de sodomitas de 1731/32, fue el comienzo de la persecución de las tríbades en los Países Bajos. De 1731 a 1811, fecha de la introducción del código penal francés, sólo en Ámsterdam, se juzgó a 23 mujeres por ese delito.[115]

Las ideas sobre la sexualidad femenina estaban unidas a la comprensión contemporánea de la fisiología femenina. La vagina era considerada una versión cóncava del penis; donde la perfección natural creó al varón, se pensaba a menudo que la naturaleza intentaba corregirse, convirtiendo la vagina en un pene en algunas mujeres.[116] Es el caso de Juan Huarte de San Juan, médico y psicólogo español cuyo Examen de ingenios para las ciencias tuvo una influencia considerable en toda Europa. Huarte opinaba que si un feto masculino era sometido al frío, sus genitales se retraerían para convertirse en una vagina, creando a una niña fisiológicamente femenina, pero psicológicamente masculina.[117] Más tarde se pensó que estos eran casos de hermafroditismo, que se convirtió en sinónimo del deseo homosexual femenino. La consideración médica del hermafroditismo dependía de las mediciones del clítoris; se pensaba que las mujeres usaban este clítoris más largo y protuberante para penetrar a otras mujeres. La penetración era el principal foco de preocupación en todos los actos sexuales y una mujer de la que se consideraba que tenía un deseo incontrolable debido a su gran clítoris era llamada tríbade (literalmente, «frotadora»).[118] No sólo eran los clítoris grandes los que se creía que producían deseos en algunas mujeres, lo que las llevaba a masturbarse, sino que algunos panfletos advertían a las mujeres que la masturbación podía producir estos clítoris aumentados. Durante algún tiempo, la masturbación femenina y el sexo lésbico fueron sinónimos.[119]

Las diferencias de clase pasaron a estar relacionadas con el lesbianismo cuando la moda del homoerotismo pasó. Las tríbades eran consideradas a la vez miembros de las clases más bajas, tratando de arruinar a mujeres virtuosas, y representantes de una aristocracia arruinada por el libertinaje. Los escritores satíricos comenzaron a sugerir que sus rivales políticos (o más a menudo sus esposas) eran tribades para arruinar su reputación. Por ejemplo, existían rumores de que Ana I de Gran Bretaña tenía un apasionado romance con Sarah Churchill, que se convirtió en duquesa de Marlborough gracias a su proximidad con la reina. Cuando Churchill fue desbancada como la favorita de la reina, la misma Churchill esparció rumores de que la reina tenía relaciones con sus damas de compañía.[120] También hubo rumores sobre María Antonieta durante algunos meses entre 1795 y 1796,[121] y sobre la reina Maria Carolina, hermana de la anterior y esposa del rey Fernando I de las Dos Sicilias, de la que se decía que era amante de lady Emma Lyon.[122]

Esposos femeninos[editar]

Pintura de una mujer del Renacimiento vestida como varón, de pie y mirando hacia la izquierda, mientras una mujer vestida como tal sentada a su derecha, le toma de la mano y la mira implorante, todo sobre un fondo bucólico.
La confusión del sexo fue un recurso dramático muy popular en los siglos XVI y XVII, como esta escena de Noche de reyes de Shakespeare, pintada por Frederick Pickersgill.

El hermafroditismo había aparecido en la literatura médica tan a menudo que se consideraba conocimiento común, aunque los casos eran raros. Los elementos homoeróticos en la literatura eran muy frecuentes, específicamente la confusión de un sexo por otro para engañar y seducir a una mujer inocente. Quizás el ejemplo más extraordinario de la literatura en español sea el que aparece en Los siete libros de la Diana del portugués Jorge de Montemayor. En la escena, Ismenia es un varón que se hace pasar por una mujer vestida de varón que enamora a una pastora. Aunque Ismenia sea un varón, la pastora no lo sabe y a pesar de ello acepta el cortejo, los besos y arrumacos.[123] Este tipo de recurso dramático fue muy común en España durante el Siglo de Oro, como muestran las obras Don Gil de las calzas verdes (1615) de Tirso de Molina o Las manos blancas no ofenden de Calderón de la Barca. En Inglaterra estos papeles se llamaban breeches role y fueron empleados con frecuencia por autores teatrales, como Shakespeare en su Noche de reyes (1601) o Edmund Spenser en The Faerie Queene (1590).[124]

Existen casos documentados excepcionales de mujeres renacentistas que tomaron el papel de varones sin ser detectadas durante años o décadas.[nota 7] Si eran descubiertas, los castigos iban desde la muerte, un tiempo en la picota, hasta simplemente ser castigadas a llevar ropa de mujer. Uno de los casos más conocidos es el de Catalina de Erauso, que incluso llegó a conseguir permiso papal para vestir de varón. En 1746, Henry Fielding escribió un panfleto titulado The Female Husband («El marido femenino»), basado en la vida de Mary Hamilton que se casó con diferentes mujeres en tres ocasiones y fue condenada a latigazos públicos. Ejemplos similares son los de Catharine Linck en Prusia en 1717, ejecutada en 1721; y la suiza Anne Grandjean, que se casó y se trasladó a Lyon, pero fue denunciada por una mujer con la que había tenido una aventura amorosa anteriormente y sentenciada al cepo y a la cárcel.[125] La tendencia de la reina Cristina de Suecia a vestir de varón era bien conocida en su época y excusada por su noble cuna; fue criada como un varón y en la época se especulaba con que fuese un hermafrodita. Incluso después de que abdicase del trono en 1654 para evitar el matrimonio, le son conocidos relaciones amorosas con otras mujeres.[126]

Algunos historiadores contemplan los casos de mujeres travestidas como manifestaciones de mujeres que se reclaman un poder que naturalmente no hubiesen podido disfrutar vestidas de mujeres o como su forma de racionalizar su deseo por otras mujeres. Lillian Faderman afirma que la sociedad occidental se sentía amenazada por las mujeres que rechazaban su papel femenino. Las mujeres que eran acusadas de usar consoladores, como dos monjas españolas del siglo XVI, ejecutadas por usar instrumentos materiales, eran castigadas más severamente que aquellas que no usaban elementos de penetración.[125] [127] Existen documentos sobre dos matrimonios entre mujeres en Cheshire, Inglaterra en 1707 (entre Hannah Wright y Anne Gaskill) y 1708 (entre Ane Norton y Alice Pickford), sin ningún comentario sobre el hecho de que ambas partes fuesen femeninas.[128] [129] Informes de clérigos con estándares laxos que realizaron bodas y más tarde escribieron sobre sus sospechas de que el marido era una mujer continúan apareciendo hasta finales del siglo siguiente.

Fuera de Europa, las mujeres pudieron vestir de varones y pasar inadvertidas durante largo tiempo. Deborah Sampson luchó en la Revolución estadounidense como un varón, bajo el nombre de Robert Shurtleff, teniendo relaciones con mujeres.[130] Edward De Lacy Evans nació como mujer en Irlanda, pero tomó un nombre masculino en un viaje a Australia, viviendo 23 años como varón en Victoria, casándose en tres ocasiones.[131] Percy Redwood produjo un escándalo en Nueva Zelanda en 1909 cuando se descubrió que era Amy Bock, que se había casado con una mujer de Port Molyneaux; los periódicos discutían si se trataba de un signo de locura o de un defecto inherente de carácter.[132] En España, en 1901, Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga se casaban en la iglesia de San Jorge en La Coruña, con Sánchez Loriga adoptando el papel masculino; aunque el matrimonio no se llegó a anular, ambas tuvieron que huir a Argentina al ser perseguidas por la justicia.[133]

Reexaminando la amistad romántica[editar]

Foto en blanco y negro de dos mujeres sentadas en una hamaca, vestidas con la moda de principios del siglo XX; una está reclinada y la otra está sentada a su cintura y la abraza, ambas mirándose.
Intimidad entre mujeres estuvo de moda entre los siglos XVII y XIX, aunque la sexualidad era admitida públicamente en contadas ocasiones.

Durante los siglos XVII a XIX, el hecho de que las mujeres expresasen amor apasionado entre sí estaba de moda, era aceptado e incluso era fomentado.[129] Estas relaciones se llamaban amistades románticas o sentimentales y eran muy comunes en los Estados Unidos y Europa. Estas amistades están documentadas con una gran cantidad de correspondencia escrita por mujeres. Si este tipo de relaciones incluía una componente genital no era algo discutido públicamente, pero las mujeres podían formar relaciones estrechas y exclusivas y seguían siendo consideradas virtuosas, inocentes y castas; una relación similar con un varón hubiese arruinado su reputación. De hecho, estas relaciones eran fomentadas como una alternativa y como un ejercicio previo al matrimonio con un varón.[134] [nota 8]

En el mundo hispano se pueden rastrear amistades románticas entre mujeres desde el siglo XVII, como la de María de Zayas y Sotomayor, novelista, y Ana de Caro, dramaturga y ensayista. Ambas vivían juntas en Madrid, ganando su sustento como escritoras, independientes de cualquier varón.[135] Pero quizás las más conocidas son las formadas por Sor Juana Inés de la Cruz y las virreinas Leonor Carreto de Toledo, marquesa de Mancera, y María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, marquesa de la Laguna de Camero Viejo, a las que dedicó encendidos poemas. A María Luisa Manrique de Lara le dio los sobrenombres de Lisi, Lísida, Fili o Filis.[136]

Yo, pues, mi adorada Filis,
que tu deidad reverencio,
que tu desdén idolatro
y que tu rigor venero:
[...]
Ser mujer, ni estar ausente,
no es de amarte impedimento;
pues sabes tú que las almas
distancia ignoran y sexo.

op.cit. Villena p. 108

En Francia el caso más conocido quizás sea el de madame de Staël, quien, a pesar de sus varios matrimonios, mantenía una intensa amistad con mademoiselle Juliette Récamier:

Eres lo primero en mi vida. Cuando te vi, me pareció que ser amada por ti sería como ser una con el destino. Me bastaría si pudiera verte. Tu eres la reina de mi corazón, dime que nunca me harás daño; precisamente ahora tendrías en tu mano hacerme terriblemente daño.
Adiós, mi amada y adorada. Te abrazo en mi corazón. Mi ángel, dime al final de tu carta: te amo. El sentimiento que tendré al leer esas palabras me hará creer que te estoy abrazando.

op.cit. Feustel p. 71
Un grabado de dos robustas damas inglesas sentadas en una biblioteca privada con su pelo recogido en moños y vestidas de esmoquin. Están sentadas en una mesa muy ornamentada con relieves sobre la que reposan varios objetos. En primer plano, un gato está sentado en una silla.
Eleanor Butler y Sarah Ponsonby tuvieron una relación que fue considerada devota y virtuosa, después de fugarse de Gales y vivir 51 años juntas .

En el Reino Unido también eran muy frecuentes este tipo de amistades. En 1709 Lady Mary Wortley Montagu escribía a Anne Wortley que «nadie era tan completamente y sinceramente tuya [...] no creo posible que un hombre sea tan sincero como yo.»[137] La poetisa Anna Seward tuvo una profunda amistad con Honora Sneyd, a la que dedicó multitud de poemas.[138] También Mary Wollstonecraft, escritora y filósofa, estuvo relacionada con otra mujer llamada Fanny Blood.[nota 9] La primera novela de Wollstonecraft, Mary: A Fiction, en parte trataba de su relación con Fanny Blood.[139] Quizás la amistad romántica más conocida en el Reino Unido fuera la que unió a Eleanor Butler y Sarah Ponsonby, llamadas las señoritas de Llangollen. Butler y Ponsonby se fugaron en 1778, para alivio de la familia de Ponsonby (preocupada por su reputación, si se hubiese fugado con un varón),[140] para vivir juntas en Gales durante 51 años, siendo consideradas «excéntricas».[141] Su historia fue considerada «el epítome de las amistades románticas virtuosas» e inspiró la poesía de Anna Seward y Henry Wadsworth Longfellow.[142] La diarista[nota 10] Anne Lister, cautivada por Butler y Ponsonby, recogió sus relaciones con mujeres entre 1817 y 1840. Parte estaba codificado, dando detalles de sus relaciones sexuales con Marianna Belcombe y Maria Barlow.[143] Tanto Lister como Eleanor Butler eran consideradas masculinas en escritos contemporáneos y, aunque había sospechas de la naturaleza sáfica de estas relaciones, a pesar de ello fueron alabadas en la literatura.[144] [145]

En Estados Unidos las amistades románticas más intensas solían llamarse «matrimonios de Boston». La poetisa Emily Dickinson escribió más de 300 cartas y poemas a Susan Gilbert, quien más tarde se convirtió en su cuñada, y estuvo envuelta en otra amistad romántica con Kate Scott Anthon. Anthon rompió su relación el mismo mes en que Dickinson decidió aislarse para el resto de su vida.[146] En Hartford, Connecticut, dos mujeres negras nacidas libres, Addie Brown y Rebecca Primus, dejaron rastros de su amor en cartas: «Ningunos besos como los tuyos».[147] En Georgia, Alice Baldy escribía a Josie Varner en 1870, «¿Sabes que si me tocas o me hablas, no hay un nervio en mi cuerpo que no responda con un estremecimiento de placer?»[148]

Hacia principios del siglo XX el desarrollo de la educación superior abrió muchas posibilidades a las mujeres. En el Reino Unido, en ambientes completamente femeninos, se desarrolló una cultura de búsqueda de romance en los colegios femeninos. Las estudiantes mayores hacían de mentoras de las más jóvenes, les hacían visitas sociales, las llevaban a bailes de mujeres y les enviaban flores, tarjetas y poemas que declaraban su amor eterno.[149] Se escribía sobre estos llamados smash (choque, golpe) o spoon (cuchara) de forma bastante franca en historias para muchachas que aspiraban a entrar en la universidad, en publicaciones como Ladies Home Journal, una revista infantil llamada St. Nicholas y la colección Smith College Stories, sin ninguna crítica.[150] Lealtad, devoción y amor duradero eran partes de estas historias y los actos sexuales, más allá de un beso, estaban siempre ausentes.[149] Las mujeres que tenían la posibilidad de estudiar una carrera en lugar de casarse se llamaban a si mismas nuevas mujeres y se tomaban esta posibilidad muy en serio.[nota 11] Faderman denomina a este periodo como «el último soplo de inocencia» antes de 1920, cuando se caracteriza la afección femenina como relacionada con la sexualidad, convirtiendo a las lesbianas en un grupo único y a menudo poco apreciado.[149] De forma específica, Faderman relaciona el aumento de la independencia de la mujer y el comienzo del rechazo de los roles estrictamente prescritos de la era Victoriana con la designación científica del lesbianismo que implicaba un tipo de comportamiento sexual aberrante.[151]

Fuera de Occidente[editar]

Mientras el comportamiento homosexual femenino puede estar presente en todas las culturas, el concepto de lesbiana como mujer que se junta exclusivamente con otras mujeres no lo está. La actitud frente al comportamiento homosexual femenino depende del rol de la mujer en cada sociedad y de la definición que cada cultura hace del sexo.

Oriente Medio y Próximo[editar]

Las mujeres de Oriente Medio y Próximo han estado históricamente segregadas de los varones. En los siglos VII y VIII algunas mujeres extraordinarias vestían con ropas masculinas, cuando los roles de cada sexo eran menos estrictos, pero los roles sexuales que acompañaban a las mujeres europeas no estaban asociados a las mujeres islámicas. En la corte califal de Bagdad había mujeres que vestían ropas de varón, incluyendo vello facial falso, aunque competían unas con otras por obtener la atención de los varones.[152] Las mujeres muy inteligentes, según los escritos del siglo XII de Sharif al-Idrisi, tenían una mayor probabilidad de ser lesbianas; su poder intelectual las ponía en una posición más a la par con los varones.[152] Algunas mujeres de al-Ándalus privilegiadas tenían acceso a la educación y existen dos antologías modernas de poesía escrita por mujeres, de Teresa Garulo y de Maḥmud Subḥ,[153] [154] en las que el amor entre mujeres aparece tratado con normalidad.[155]

Las relaciones entre las mujeres que vivían en los harenes y los temores de que las mujeres tuvieran relaciones íntimas en los baños turcos fueron expresados en los escritos de varones. Las mujeres, sin embargo, guardaban mayoritariamente silencio y los varones rara vez hablaban de relaciones lésbicas. No está claro que las pocas veces que el lesbianismo es mencionado en la literatura sea una representación histórica exacta o si más bien servía de fantasía a los varones.

Un tratado de 1978 sobre la represión en Irán afirmaba que las mujeres eran silenciadas por completo: «En toda la historia de Irán, [a ninguna mujer] se le ha permitido hablar sobre estas tendencias [...] Admitir deseos lésbicos sería un crimen inaceptable.»[152] Aunque los autores de Islamic Homosexualities («Homosexualidades islámicas») afirmaban que esto no implica que las mujeres no pudieran tener relaciones lésbicas, una antropóloga lésbiana visitó en 1991 Yemen e informó que en la ciudad que visitó las mujeres no eran capaces de entender su relación romántica con otra mujer. De las mujeres de Pakistán se espera que se casen con un varón; aquellas que no lo hacen son marginadas e ignoradas socialmente. Las mujeres, sin embargo, pueden tener relaciones íntimas con otras mujeres mientras cumplan con sus deberes conyugales, mantengan sus asuntos privados con discreción y la mujer con la que están involucradas esté relacionada de alguna forma lógica o sea de la familia.[156]

América indígena y precolombina[editar]

Tras el primer encuentro de los conquistadores europeos con el continente americano, se comienza un registro a modo de crónica sobre el comportamiento de los nativos, siendo la sexualidad uno de los aspectos que más escandaliza. En estos textos se menciona la sodomia foeminarum, lo cual representa una prueba fehaciente de la existencia de prácticas homosexuales en varias etnias del continente americano. Puntualmente, el jesuita Pêro Correa escribe:[157]

Hay aquí muchas mujeres que realizan oficios de hombres y tienen otras mujeres con las que están casadas

Pêro Correa, 1551.

Hacia 1576, Pêdro de Magalhães de Gândavo se refiere a relaciones homosexuales de mujeres tupinambás

Algunas indias de esta región juran y prometen castidad y así no se casan ni conocen hombre de ninguna calidad, ni lo consentirán aunque por eso las maten. Estas dejan todas las actividades de mujeres e imitan a los hombres y realizan sus oficios como si no fuesen mujeres. Traen el cabello <cortado como los machos, van a la guerra y de cacería con arcos y flechas ... y cada una tiene una mujer a su servicio y que le hace de comer como si estuviesen casadas.

Pêro de Magalhães de Gândavo, 1576.[157]

Durante el siglo XVIII otros europeos, misioneros y exploradores describían a personas del tercer sexo como berdaches, tanto en los casos femeninos como masculinos. Para las mujeres específicamente, se relata que vestían ropas de hombre y participaban en actividades guerreras, de caza y otras que su cultura consideraba masculinas, como la confección de armas; pero además tenían esposas o compañeras duraderas.[158] Los zuñi llaman a las mujeres que toman el rol masculino katsotse[159] y los mojave les dan el nombre de hwame.[160] Estos roles transgénero tienen menos que ver con la sexualidad que con la espiritualidad y la ocupación. Un dos espíritus femenino que tiene una relación con una mujer que no es transgénero se considera como una relación «heterogénero».[161]

África[editar]

Los roles transgénero y los matrimonios entre mujeres también han sido documentados en más de 30 sociedades africanas.[162] Las mujeres se pueden casar con otras mujeres, criar sus hijos y ser consideradas generalmente como varones en sociedades de Nigeria, Camerún y Kenia. Los hausas de Sudán poseen un término similar al de lesbiana, kifi, que también se puede aplicar a varones, con el significado de «ninguna de las partes insiste en un rol sexual particular».[163] Cerca del río Congo, entre los nkundo, una mujer que participa en una relación emocionalmente fuerte o sexual con otra mujer es conocida como yaikya bonsángo («una mujer que se aprieta contra otra mujer»). Las relaciones lésbicas también son conocidas en las sociedades matriliniales de Ghana entre los pueblos akan. En Lesoto, mujeres realizan lo que se considera habitualmente en Occidente como sexo: se besan, duermen juntas, frotan sus genitales y mantienen relaciones exclusivas. Pero como las personas en Lesoto creen que para que exista sexo es necesario un pene, no consideran este comportamiento sexual, ni las mujeres se consideran lesbianas.[164]

La colonización de África ha tenido como resultado un cambio de valores; la sexualidad aborigen ya no era considerada fluida y dinámica, sino binaria y fijada de por vida. Tras la colonización, algunas mujeres que se identificaban como lesbianas fueron sometidas a violaciones con la idea de que el sexo con varones podía «curar» el lesbianismo.[165] A pesar del cambio de paradigma, el gobierno de Sudáfrica fue el primero del mundo que prohibió la discriminación basada en la orientación sexual en su constitución.[166] Además, Sudáfrica fue el primer país africano (y quinto del mundo) en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Asia[editar]

China, antes de su occidentalización, era una sociedad en las que los varones y las mujeres vivían separados. Históricamente, la cultura china no reconoce el concepto de orientación sexual, o un marco que divida a las personas basándose en la atracción por otras personas del mismo sexo o del opuesto.[167] Aunque existía una cultura significativa rodeando al varón homosexual, no había ninguna para la mujer. Fuera de sus obligaciones de dar hijos a su marido, se consideraba que las mujeres no tenían ninguna sexualidad.[168] Esto no significa que las mujeres no pudiesen mantener relaciones con otras mujeres, sino que ese tipo de relaciones no podía ponerse por delante de las relaciones con varones. Una de las escasas referencias al lesbianismo ha sido transmitida por Ying Shao, que llama a las relaciones homosexuales entre mujeres de la corte imperial, que se comportaban como marido y mujer, dui shi(comida en pareja). Las asociaciones de la orquídea dorada en el sur de China se mantuvieron hasta el siglo XX y realizaban matrimonios entre mujeres a las que se les permitía adoptar a niñas.[169] La occidentalización trajo nuevas ideas, entre ellas, la que decía que todo comportamiento sexual que no resultase en reproducción era aberrante.[170] La libertad que conllevaba un empleo en las fábricas de seda a partir de 1865 permitió a algunas mujeres convertirse en tzu-shu nii (que nunca se casan) y vivir en comunidad con otras mujeres. Otros chinos las llamaban sou-hei (que se peinan a sí mismas) porque adoptaban el peinado de las mujeres casadas. Estas comunas desaparecieron a causa de la Gran Depresión y fueron desalentadas por el gobierno comunista como una reliquia de la China feudal.[171] En la sociedad contemporánea china, tongzhi (mismo fin o espíritu) es el término usado para referirse a los homosexuales; la mayoría de los chinos prefieren no clasificarse con más detalle como lesbianas.[172]

En Japón, en la década de 1920, se empleaba la palabra rezubian como equivalente de «lesbiana». La occidentalización trajo más libertad a las mujeres y permitió a algunas japonesas llevar pantalones.[173] La palabra tomboymarimacho») es empleada en las Filipinas, sobre todo en Manila, para denominar a las mujeres que son masculinas.[174] Las mujeres virtuosas de Corea colocan sus prioridades en la maternidad, la castidad y la virginidad; fuera de estos aspectos, muy pocas mujeres son libres de expresarse a través de la sexualidad, aunque existe una creciente organización lésbica llamada Kkirikkiri.[175] El término pondan es usado en Malasia para denominar a los varones gais, pero, como no existe un contexto histórico de referencia para lesbianas, el término también es empleado para las mujeres homosexuales.[176] Al igual que en muchos países asiáticos, la homosexualidad masculina pública es desalentada a muchos niveles, de forma que los malasios llevan doble vida.[177] Una mención del siglo XIV de una pareja lésbica que tuvieron un hijo tras hacer el amor recogida en un texto de la India es una excepción al silencio general sobre la homosexualidad femenina. Esta invisibilidad desapareció con el estreno de la película Fire en 1996, lo que provocó que algunos cines fuesen atacados en la India por fanáticos. Los términos para nombrar a los homosexuales son rechazados a menudo por los activistas indios, por ser el resultado de una influencia imperialista, pero la mayoría del discurso sobre la homosexualidad se centra en los varones. Los grupos de defensa de los derechos de la mujer en la India continúan debatiendo si la inclusión de los asuntos lésbicos en sus plataformas es legítimo, ya que las lesbianas y la información sobre la homosexualidad femenina es suprimida a menudo.[178]

Demografía[editar]

Informe Kinsey[editar]

El más amplio de los primeros estudios sobre homosexualidad femenina lo llevó a cabo el Instituto Kinsey para la investigación sexual, que publicó un informe en profundidad sobre las experiencias sexuales de las mujeres de 1953. Alfred Kinsey y sus colaboradores entrevistaron a más de 8.000 mujeres plasmando los resultados en el libro Comportamiento sexual de la mujer, segundo tomo del conocido popularmente como Informe Kinsey. El tratamiento objetivo de la homosexualidad del informe como una forma más de comportamiento sexual humano fue revolucionario para la época. Antes de este estudio sólo los médicos y los psiquiatras habían estudiado el comportamiento sexual, y casi siempre los resultados habían sido interpretados desde un punto de vista moral.[179]

La escala Kinsey establece una gradación en la orientación sexual, con varios grados de bisexualidad, indicándose en azul la proporción de prácticas homosexuales.

Kinsey publicó que el 28% de las mujeres se habían sentido atraídas sexualmente por otra mujer, y el 19% habían tenido algún contacto sexual con otra mujer.[180] [nota 12] De las que habían tenido contacto sexual con otra mujer, entre la mitad y dos tercios habían tenido un orgasmo. Las mujeres solteras tenían una tasa mayor de contactos sexuales con otras mujeres, seguidas de las mujeres viudas, divorciadas o separadas. La tasa más baja la presentaban las mujeres casadas, aquellas que habían mantenido experiencias homosexuales anteriores informaban que se habían casado para terminar con esas actividades.[181] La mayoría de las mujeres que afirmaban haber tenido prácticas homosexuales las habían experimentado menos de diez veces. El cincuenta y uno por ciento de las mujeres con prácticas homosexuales las habían realizado sólo con una pareja.[182] Las mujeres con educación universitaria tenían las tasas de experiencias homosexuales más altas, seguidas por las mujeres con educación secundaria; la prevalencia más baja estaba en las mujeres con educación primaria (inferior a 8º grado).[183]

Kinsey estableció una escala para representar la orientación sexual de las personas, en la que el 0 representaba una persona exclusivamente heterosexual y el 6 a una persona exclusivamente homosexual, los números entremedias corresponden a los distintos gradientes en la prevalencia de prácticas sexuales con ambos sexos. El 6% de las entrevistadas se encuadraron en el 6, exclusivamente homosexuales, y el 71% se asignaron al 0, exclusivamente heterosexuales. De los demás grados el más común fue el 1 (15%),[184] mujeres predominantemente heterosexuales que alguna vez habían mantenido algún contacto lésbico. Aunque el informe Kinsey remarcaba que la clasificación describía un periodo de la vida de la persona y que la orientación podría cambiar.[184] Entre las críticas que recibió el informe Kinsey se encuentra la del muestreo que realizó el instituto que se considera que proporcionó una sobre-representación de mujeres con comportamientos homosexuales, por lo que la magnitud de sus datos no es compartida por muchos investigadores posteriores.[179]

Informe Hite[editar]

En 1976, veintitrés años después, la sexóloga Shere Hite publicó otro informe de un estudio realizado sobre una encuesta realizada a 3.019 mujeres, bajo el título The Hite Report (el informe Hite). Las preguntas del cuestionario de Hite se diferenciaron de las de Kinsey en que se centraban más en cómo se identificaban las propias mujeres, o qué preferían ellas más que en lo que habían experimentado. Las encuestadas por Hite indicaron que el 8% prefería el sexo con mujeres y el 9% contestó que se identificaban como bisexuales o que habían tenido experiencias sexuales tanto con varones como con mujeres y rechazaban tener preferencia.[185] Las conclusiones de Hite se basan más en los comentarios de las encuestadas que en los datos cuantificables. Encontró sorprendente que muchas mujeres que no habían tenido experiencias lésbicas indicaran que estaban interesadas en el sexo con otras mujeres, particularmente porque no se hacía esa pregunta en el cuestionario.[186] Hite encontró dos diferencias significativas entre las encuestadas con experiencias con varones y las que las tenían con mujeres en la importancia que le daban a la estimulación clitorídea, y la mayor implicación emocional y respuestas orgásmicas en las últimas.[187] Como Hite realizó su estudio durante el auge del feminismo de los años 1970 ella misma admitió que algunas mujeres podrían haber asumido la identidad de lesbiana por motivos políticos.

Encuestas de población[editar]

Se estima que en EEUU las lesbianas representan el 2,6% de la población, según una encuesta completada en el año 2000 del National Opinion Research Centers (Centros nacionales de investigación de opinión) sobre sexualidad activa en adultos que hayan tenido experiencias homosexuales en el último año.[188] Una encuesta sobre parejas homosexuales en EEUU muestra que entre 2000 y 2005, el número de personas que afirmaban tener relaciones homosexuales se había incrementado un 30 %, cinco veces la tasa de incremento de población de EEUU. El estudio atribuye este salto a que la gente se siente más cómoda que antes autoidentificándose como homosexual ante el gobierno federal.[nota 13] El gobiero del Reino Unido no pide a sus ciudadanos que definan su sexualidad, pero estima que está entre el 5–7%.[189] El cálculo no hace una diferenciación de las lesbianas como lo hace el censo de EEUU, incluyendo en él a gais, lesbianas y bisexuales. Pero las encuestas en Australia registran una tasa de mujeres que se autodefinen como lesbianas o bisexuales de entre el 1,3 % y 2,2 % de la población total femenina.[190]

Lesbianas y sexualidad[editar]

La necesidad de existencia de una práctica efectiva de sexo con otras mujeres o de mantener una relación sentimental para ser definida como lesbiana sigue debatiéndose. Según la escritora feminista McCormick la sexualidad femenina ha sido construida por los varones, para los cuales el principal indicador de la orientación sexual lésbica son las experiencias sexuales con otras mujeres, aunque no se exija la práctica sexual con varones para definir a una mujer como heterosexual. McCormick afirma que las conexiones emocionales, mentales e ideológicas con otras mujeres son tan importantes o más como la genital.[191] Sin embargo en los años 80 un significativo movimiento rechazó la de-sexualización del lesbianismo realizado por las feministas, lo que causó una gran polémica denominada Guerras del sexo.[192] Se retomaron los papeles Butch y femme, aunque no de forma tan estricta como en los años 50. A partir de los años 90 se convirtió en una forma optativa para expresar la propia sexualidad. Una vez más las mujeres se sintieron seguras para ser más sexualmente aventureras, y la flexibilidad sexual se hizo más aceptable.[193]

Uno de los tópicos que han centrado el debate sobre la sexualidad lésbica es un fenómeno descrito por la sexóloga Pepper Schwartz en 1983. Schwartz registró en un estudio que las parejas lésbicas de larga duración mantenían contactos sexuales con menos frecuencia que las parejas heterosexuales u homosexuales masculinas, denominando a este fenómeno muerte de la cama lésbica. Aunque las lesbianas han discutido esta teoría por la definición que se hace en el estudio de contacto sexual, y apuntan que existen otros factores más profundos entre las mujeres que unen a las parejas más que la mera repetición de relaciones sexuales, como puede ser una mayor fluidez de las relaciones sexuales que diferencia las relaciones lésbicas de las heterosexuales o gais. Otros argumentos afirman que el estudio es erróneo y está desactualizado ya que desde 1983 la situación ha cambiado y muchas lesbianas se sienten más libres para expresar su sexualidad.[194]

Otros debates sobre género y orientación sexual atañen a cómo se denominan o se ven muchas mujeres. La mayoría de gente de las culturas occidentales han sido educados en que la heterosexualidad es una cualidad innata de todo el mundo. Cuando una mujer pone en práctica su atracción sexual o romántica por otras mujeres puede producirle una «crisis existencial» y muchas van más allá y adoptan la identidad de lesbiana, desafiando lo que la sociedad ofrece en estereotipos homosexuales, y aprenden cómo desenvolverse en la subcultura homosexual.[195] Las lesbianas de las culturas occidentales generalmente comparten una identidad cultural similar a las étnicas, que se han construido por experiencias discriminatorias parecidas y que han llevado a muchas lesbianas a rechazar los principios heterosexuales. Esta identidad es distinta a la de los varones gais y la de varones y mujeres heterosexuales, lo que a menudo puede no ser compartido con las mujeres bisexuales.[196] Algunos teóricos de la sociología han destacado que el comportamiento y la identidad no siempre coinciden, que hay mujeres que se denominan como heterosexuales que mantienen relaciones sexuales con otras mujeres, mujeres que se autodenominan lesbianas pueden tener relaciones sexuales con varones, u otras que creían que tenían una orientación sexual inmutable que ha cambiando a lo largo del tiempo. Un artículo de 2001 sobre la diferenciación de las lesbianas en los estudios médicos sugiere la identificación de las lesbianas tanto por identidad como por comportamiento sexual. El artículo declina incluir el deseo o la atracción como método ya que raramente ha sido mensurable como un asunto de salud o psicológico.[197]

Salud[editar]

Física[editar]

En lo relativo a cuestiones médicas, a las lesbianas se las conoce como mujeres que se acuestan con otras mujeres (MAM) debido a los prejuicios y creencias acerca de la sexualidad de las mujeres, y debido también a la reticencia de las mujeres a la hora de relatar de manera exacta su historial sexual incluso a sus propios médicos.[198] Muchas lesbianas que se auto-identifican como tal no llegan a ir al médico porque no tienen relaciones heterosexuales y no requieren métodos anticonceptivos, factores principales a la hora de que las mujeres busquen consultar a un ginecólogo cuando son sexualmente activas.[199] Por consiguiente, muchas lesbianas no se hacen regularmente la prueba de Papanicolaou. En Estados Unidos, el gobierno señala que algunas lesbianas no se hacen esta prueba al carecer de seguro de salud debido a que muchas empresas no lo ofrecen a las parejas de hecho.[200]

La carencia de información médica en las MAM surge de la percepción por parte de los profesionales médicos y de algunas lesbianas de que estas mujeres tienen un riesgo menor de contraer una infección de transmisión sexual o distintos tipos de cáncer. Cuando las mujeres acuden a consulta, los profesionales médicos no llegan a tomar una historia médica completa. En un estudio reciente con 2,345 lesbianas y mujeres bisexuales, sólo el 9.3% afirmó haber sido preguntada acerca de su orientación sexual por parte de su médico. Un tercio de ellas señalaba que creían que contar su historial sexual provocaría una reacción negativa, y el 30% habían recibido una reacción negativa por parte de su médico tras haberse identificado como lesbianas o bisexuales.[201] El historial completo de un paciente ayuda a los profesionales médicos a identificar las áreas de mayor riesgo y corrige los prejuicios existentes sobre las historias personales de las mujeres. En una encuesta similar con 6,935 lesbianas, el 77% había tenido contactos sexuales con uno o más varones, y el 6% había tenido ese contacto durante el año anterior.[201] [nota 14]

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, las cardiopatías son la primera causa de muerte para las mujeres. Los factores de riesgo de las enfermedades del corazón incluyen la obesidad y el fumar, ambos más prevalentes en las lesbianas. Los estudios muestran que las lesbianas tienen una mayor masa corporal y en general están menos preocupadas por problemas de peso que las mujeres heterosexuales, y que las lesbianas encuentran más que las heterosexuales que las mujeres con índices de masa corporal más elevados son más atractivas. Las lesbianas tienden a ejercitarse más regularmente que las heterosexuales, y generalmente no por razones de estética, como las heterosexuales.[202] Hace falta más investigación para determinar las causas específicas de la obesidad en las lesbianas.[200] [201]

  • Recomendaciones para el sexo seguro entre mujeres:
    • «Evitar el contacto con el periodo menstrual y con lesiones genitales visibles.
    • Cubrir los juguetes sexuales que penetran más de una vagina o ano con un nuevo condón para cada persona; considere usar distintos juguetes para cada persona.
    • Use una barrera (ej., látex, un condón abierto, un envoltorio de plástico) durante el sexo oral.
    • Use guantes de látex o de vinilo y lubricante para el sexo manual que pudiera producir sangre.»
Sally A. Mravack[201]

La falta de diferenciación entre mujeres homosexuales y heterosexuales en los estudios médicos que tratan sobre la salud de las mujeres distorsiona los resultados para las lesbianas y para las que no lo son. Los informes sobre la prevalencia del cáncer de mama en lesbianas son inconcluyentes.[201] Sin embargo, se ha determinado que el menor número de lesbianas que se hacen la prueba de Papanicolau hace más difícil detectar el cáncer de cérvix en sus etapas iniciales en las lesbianas. Los factores de riesgo para desarrollar el cáncer de ovarios son más elevados en lesbianas que en heterosexuales, quizá porque muchas lesbianas carecen de factores protectores como el embarazo, el aborto, los métodos anticonceptivos o dar el pecho al bebé.[203]

Algunas enfermedades de transimisión sexual se pueden transmitir entre mujeres, como el virus del papiloma humano (VPH) (en concreto, las verrugas genitales), tricomoniasis, sífilis y el virus del herpes simple (VHS). La transmisión de infecciones de transmisión sexual específicas depende entre las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres depende del tipo de prácticas sexuales que hayan mantenido. Cualquier objeto que entre en contacto con las secreciones del cérvix, la mucosidad vaginal o el periodo menstrual, sean los dedos o un objeto penetrante, puede transmitir infecciones de transmisión sexual.[204] El contacto oral con los genitales puede indicar un mayor riesgo de contraer VHS,[205] incluso en mujeres que no hayan tenido ninguna relación sexual previa con varones.[206] La vaginosis bacteriana (VB) aparece con mayor frecuencia en las lesbianas, pero no está claro si la VB se transmite mediante el contacto sexual; aparece en mujeres célibes y en mujere sexualmente activas. La VB frecuentemente aparece en las dos mujeres que componen la relación lésbica;[207] un estudio reciente de mujeres con VB halló que el 81% tenían parejas con VB.[208] Las lesbianas no se incluyen como una categoría de frecuencia de transmisión del VIH, aunque la transmisión es posible mediante las secreciones vaginales y cervicales. La mayor tasa de transmisión del VIH en lesbianas ocurre en las mujeres que participan en la toma de drogas por vía intravenosa o que tienen relaciones sexuales con varones bisexuales.[209] [210]

Mental[editar]

Desde que la literatura médica comenzó a describir la homosexualidad, la aproximación realizada ha sido frecuentemente la de intentar encontrar una psicopatología inherente como su causa principal, siguiendo las teorías de Sigmund Freud. Aunque él consideraba que la bisexualidad era inherente a todo el mundo, y que la mayoría pasan por fases de atracción o experimentación homosexual, Freud atribuía la atracción exclusiva por personas del mismo sexo a un desarrollo detenido debido a un trauma o a conflictos paternos.[211] [nota 15] Mucha literatura de salud mental se centraba en su depresión, abuso de sustancias y suicidio. Aunque estos temas se dan en las lesbianas, el debate sobre sus causas sufrió un cambio al retirarse la homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en 1973. En su lugar, el ostracismo social, la discriminación legal, la internalización de estereotipos negativos y las estructuras de apoyo limitadas indican factores que los homosexuales hacen frente en sociedades occidentales que frecuentemente afectan de manera adversa su salud mental.[212] Las mujeres que se autodefinen como lesbianas informan sentirse significativamente distintas y aisladas durante la adolescencia;[212] [213] se ha citado que estas emociones aparecen de media a los 15 años en las lesbianas y a los 18 en mujeres que se autodefinen como bisexuales.[214] En conjunto, las mujeres tienden a trabajar de manera interna en el desarrollo de un autoconcepto propio, o con otras mujeres con las que son íntimas. Las mujeres también limitan a quién divulgan su identidad sexual, y frecuentemente ven el ser lesbiana como una elección, al contrario que los varones gais, que trabajan más externamente y que ven que ser gay es algo fuera de su control.[213]

Los trastornos de ansiedad y la depresión son los problemas de salud mental más frecuentes para las mujeres. Las tasas de depresión en lesbianas son similares a las de mujeres heterosexuales,[215] aunque el trastorno de ansiedad generalizada tiende a aparecer en mayor proporción en lesbianas y mujeres bisexuales que en mujeres heterosexuales.[212] [nota 16] La depresión es un problema mucho más significativo en las mujeres que piensan que deben esconder su orientación sexual de sus amigos o familia, o que experimentan conjuntamente disciminaciones por etnia o religión, o que soportan problemas de pareja sin un sistema de apoyo.[216] Se ha comprobado que el modelamiento por parte de los varones de la sexualidad de las mujeres tiene un efecto en cómo las lesbianas perciben sus propios cuerpos. Los estudios muestran que los varones heterosexuales y las lesbianas tienen estándares diferentes a la hora de considerar a una mujer atractiva. Las lesbianas que se ven a sí mismas según los estándares masculinos de belleza femenina pueden experimentar una baja autoestima, trastornos alimentarios y una mayor incidencia de depresiones.[202] Más de la mitad de las encuestadas en un estudio de 1994 sobre problemas de salud mental en lesbianas contestaron que tenían pensamientos suicidas, y el 18% había intentado suicidarse.[217]

Un estudio basado en la población llevado a cabo por el Centro de Investigación de Alcohol Nacional de EEUU (National Alcohol Research Center) encontró que las mujeres que se identifican como lesbianas o bisexuales tienen menos probabilidades de abstenerse del alcohol. Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen mayor probabilidad de informar sobre problemas con el alcohol, y de que no están satisfechas con el tratamiento de los programas de abuso de sustancias.[218] Muchas comunidades de lesbianas se localizan en bares, y beber alcohol es una actividad que se correlaciona con la participación en la comunidad para lesbianas y mujeres bisexuales.[219]

Familias y política[editar]

Aunque la homosexualidad femenina se ha dado en muchas culturas a lo largo de la historia, un fenómeno reciente es la creación de familias entre parejas del mismo sexo. Antes de la década de 1970, la idea de que personas del mismo sexo formaran relaciones comprometidas a largo plazo era completamente desconocida para mucha gente. La mayoría de lesbianas (entre un 60% y un 80%) informan estar en una relación a largo plazo.[220] Los sociólogos asocian el alto número de parejas de mujeres a la socialización del rol de género: la inclinación de las mujeres a comprometerse en una relación se duplica en una unión lesbiana. Al contrario que en las relaciones heterosexuales que tienden a dividir el trabajo basándose en los roles sexuales, las relaciones lésbicas dividen las tareas equitativamente entre las dos personas. Los estudios también señalan que los lazos emocionales son más estrechos en las relaciones lésbicas y gais que en las relaciones heterosexuales.[221]

Los asuntos relacionados con las familias fueron una preocupación importante para las lesbianas cuando el activismo gay se volvió más vocal en las décadas de 1960 y 1970. Los problemas de custodia en particular resultaban de interés ya que frecuentemente los tribunales no otorgarían la custodia a las madres que fueran abiertamente homosexuales, incluso aunque el procedimiento general entendiera que la custodia se otorgaba a la madre biológica.[222] [223] Varios estudios realizados como consecuencia de los conflictos de custodia observaron cómo los menores crecían con progenitores del mismo sexo en comparación con madres solteras que no se identificaban como lesbianas. Encontraron que la salud mental del menor, su felicidad y su adaptación en general eran similares a la de los menores de madres divorciadas que no eran lesbianas. La orientación sexual, identidad de género y roles sexuales de los menores que crecen con madres lesbianas no sufren ningún efecto. Las diferencias encontradas incluyen el hecho de que las lesbianas divorciadas tienden a vivir con una pareja, que los padres visitan a las madres lesbianas divorciadas más frecuentemente que a las madres divorciadas no lesbianas, y que las madres lesbianas informan de un mayor miedo a perder a sus hijos a través de medios legales.[222]

El mejorar las oportunidades para formar familias para las parejas del mismo sexo ha perfilado el paisaje político en la última década. Un movimiento a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo en países occidentales ha sustituido otros objetivos políticos. En 2012, once países, diez jurisdicciones de EE.UU, dos estados de México y una jurisdicción de Brasil permiten el matrimonio homosexual. Además, las uniones civiles se presentan como una opción en varios países de Europa y estados y municipios de EE.UU. La posibilidad de adoptar o proporcionar un hogar a menores también es una prioridad familiar y política para muchas lesbianas, al igual que el mejorar el acceso a la inseminación artificial.[224]

Cultura[editar]

En la cama, de Henri de Toulouse-Lautrec, 1892.

La cultura lesbiana ha crecido tradicionalmente incluida dentro de la tradición femenina, y más específicamente en la cultura feminista. Durante muchos años y en épocas más difíciles que las actuales, la cultura de las mujeres se ha desarrollado en diferentes campos; de esta forma ha habido músicas, poetas, escritoras y artistas, etc.

Dado que las lesbianas son consideradas un grupo social minoritario, se habla muy a menudo de subcultura lesbiana, lo cual no significa una situación de inferioridad presupuesta, sino algo que es parte de la propia especificidad de las lesbianas, respecto al mundo heterosexual mayoritario.[225]

Literatura[editar]

Además de la obra de Safo,[nota 17] la historiadora literaria Jeannette Howard Foster incluye el Libro de Rut,[226] y la tradición mitológica antigua como los primeros ejemplos de lesbianismo en la literatura. En las historias griegas sobre divinidades a menudo se mencionan figuras femeninas cuya virtud y virginidad están intactas, que están interesadas por actividades masculinas, y que están seguidas por un devoto grupo de doncellas. Foster cita a Camilla y Diana, Artemisa, Calisto, Iphis y Ianthe como ejemplos de figuras mitológicas femeninas que muestran una inclinación por las mujeres o desafían los papeles tradicionales del género femenino.[227] También se debe a los griegos la difusión de la historia de una mitológica raza de mujeres guerreras, las Amazonas. En-hedu-ana, una sacerdotisa de Mesopotamia dedicada a la diosa sumeria Inanna, tiene el honor de haber firmado la primera poesía lésbica de la historia, donde ella misma se calificaba como la esposa de Inanna.[228]

Durante los diez siglos siguientes a la caída del imperio romano el lesbianismo desaparece de la literatura.[229] Foster apunta a la visión particularmente estricta que se tenía de Eva, representante de todas las mujeres y causante de la caída de la humanidad, por lo que el pecado original entre las mujeres era una preocupación mayor, y debían cuidar su castidad especialmente por ser consideradas la fuente de la vida.[230] Durante este periodo la mayoría de las mujeres eran analfabetas y no se les permitía acceder a la cultura, así que los varones eran quienes se encargaban de establecer las ideas sobre la sexualidad.[231] En el siglo XVI las descripciones de las relaciones entre mujeres de los escritores ingleses y franceses (Vida de las damas galantes de Brantôme de 1665, la erótica Memorias de una mujer de placer de John Cleland de 1749 o El espía inglés de varios autores de 1778) presentan una actitud que va desde la sorprendida tolerancia hasta la excitación, aunque un personaje masculino debía participar para completar el acto. Las relaciones físicas entre mujeres eran a menudo alentadas, los varones no veían amenaza en que las mujeres mantuvieran relaciones sexuales con otras mujeres cuando no había varones disponibles, al considerar que no serían tan satisfactorias como las de un varón con una mujer.[232] En el peor de los casos si una mujer se enamoraba de otra se convertía en una figura trágica. La satisfacción física y por lo tanto emocional se consideraba imposible sin la intervención de un falo natural. La intervención masculina en una relación entre mujeres se hacía necesaria cuando las mujeres actuaban como varones y demandaban los mismos privilegios sociales.[233]

En Europa el lesbianismo se convirtió en un tema casi exclusivo de la literatura francesa en el siglo XIX, basándose en la fantasía masculina y el deseo de impresionar los valores morales burgueses.[234] Honoré de Balzac, en La chica de los ojos de oro (1835), usó el lesbianismo en su historia sobre tres personas que describía la degeneración de Paris, y lo repitió en La prima Bette y Séraphîta. Su obra influyó en la novela de Théophile Gautier Mademoiselle de Maupin, que tiene la primera descripción física del tipo que se asociaría a las lesbianas: «alta, ancha de hombros, estrecha de caderas y de inclinación atlética .»[235] Charles Baudelaire usará el lesbianismo como tema recurrente en sus poemas "Lesbos", "Femmes damnées 1" ("Mujeres malditas"), y "Femmes damnées 2".[236] Criticando la sociedad francesa, además de utilizarlas como personajes chocantes, muchos de los personajes lésbicos de la literatura francesa del XIX eran prostitutas y cortesanas: personificaciones del vicio que morían temprano, con muertes violentas y con moraleja final.[237] El poema de Samuel Taylor Coleridge "Christabel" (1816) y la novela Carmilla (1872) de Joseph Sheridan Le Fanu presentan el lesbianismo asociado al vampirismo.[238] Estas representaciones de la homosexualidad femenina no fueron las únicas que formaron la conciencia europea sobre el lesbianismo, Krafft-Ebbing menciona las personajes de Gustave Flaubert en Salambó (1862) y Ernest Feydeau en El conde de Chalis (1867) como ejemplos de lesbianas ya que ambas novelas muestran protagonistas femeninas que no siguen las normas sociales y que expresas sentimientos sexuales contradictorios, aunque de ninguna de ellas se muestra deseos o comportamientos homosexuales.[239] Havelock Ellis usó ejemplos literarios de Balzac y varios poetas y escritores franceses para desarrollar su obra principal sobre la inversión de la identidad sexual en las mujeres.[240]

Gradualmente las mujeres empezaron a ser escritoras plasmando sus propios pensamientos sobre las relaciones lésbicas en sus obras. Hasta la publicación de El pozo de la soledad la mayoría de las obras sobre lesbianismo habían sido escritas por varones. Foster sugiere que las mujeres habían sido reacias a escribir sobre sus propias vidas o utilizar el tema de la homosexualidad, y que algunas escritoras como Louise Labé, Charlotte Charke y Margaret Fuller habrían masculinizado los personajes de sus obras literarias o habrían plasmado las relaciones de forma ambigua.[241] La escritora George Sand fue representada como personaje en varias obras del siglo XIX. El escritor Mario Praz acreditó la popularidad del lesbianismo como tema con la aparición de Sand en la sociedad parisina de la década de 1830.[242] [nota 18] La novela de Charlotte Brontë Villette (1853) inició el género de las historias de internados con temas homoeróticos.[243]

Retrato de Virginia Woolf.

A comienzos del siglo XX tanto en Londres como en París, en una atmósfera y un clima intelectual y artístico resplandeciente, se crearon las primeras comunidades de mujeres poetas, escritoras y artistas. Algunas de las mujeres parisinas más conocidas fueron: Marguerite Yourcenar (primera mujer elegida para integrar la Academia francesa), Natalie Clifford Barney, Gertrude Stein, Tamara de Lempicka, Colette y sus amigas Natalie Clifford Barney y Liane de Pougy; algunas de las mujeres lesbianas londinenses más conocidas en ese entonces fueron Virginia Woolf y Katherine Mansfield. En otros países, sin embargo, el tema sencillamente se ignoraba: una excepción a la regla sería por ejemplo Carmen de Burgos Colombine, escritora y periodista española de principios del siglo XX, que abordó sin reservas en sus obras la vida sexual de un colectivo sexualmente alternativo y favoreció el descubrimiento literario de la homosexualidad femenina en España.[244] La primera obra española en tratar del tema fue Zezé (1909) de Ángeles Vicente.[245] En 1929 se estrenó la primera obra teatral que trataba del tema, Un sueño de la razón de Cipriano Rivas Cherif.[246] La única que se atrevió a publicar versos homoeróticos fue Lucía Sánchez Saornil.

Las escritoras de mediada la primera década del siglo XX utilizaban frecuentemente mensajes cifrados como una forma de enmascarar la temática lesbiana; personajes que cambian de sexo como en el Orlando de Virginia Woolf, muchas novelas con historias entre varones gais, como Marguerite Yourcenar; historias abiertamente lésbicas, pero algunas de ellas escritas bajo un seudónimo, como el caso de Patricia Highsmith y su libro El precio de la sal de 1951 firmado como Claire Morgan, dan cuenta de esta situación.

Otras escritoras como Amy Lowell, H.D., Vita Sackville-West y Gale Wilhelm también abordaron en sus obras relaciones lésbicas o transformaciones de género como tema. Otras como Mary Renault y Carson McCullers escribieron o tradujeron obras de ficción que se centraron en los varones homosexuales, aunque ambas mantuvieron relaciones lésbicas sus principales amigos fueron varones gais.[247]

Cuando los libros en rústica se pusieron de moda, los temas lésbicos quedaron relegados a la pulp fiction. Muchas de estas novelas de pseudoliteratura presentaban tópicamente a mujeres muy infelices, o relaciones que terminaban trágicamente. Marijane Meaker posteriormente escribió que le aconsejaron terminar negativamente la historia de Spring Fire porque los editores estaban preocupados porque de no ser así los libros podrían ser confiscados por el servicio postal de los EEUU.[248]

Tras los disturbios de Stonewall los temas lésbicos se hicieron mucho más diversos y complejos, desplazando el tema del lesbianismo del erotismo para varones heterosexuales a obras escritas para las lesbianas. Las revistas feministas como The Furies y Sinister Wisdom reemplazaron a The Ladder. Escritoras serias incluyeron personajes y tramas lésbicas en sus obras, como Rita Mae Brown en Rubyfruit Jungle (1973), que presenta una heroína feminista que elige ser lesbiana.[249] La poetisa Audre Lorde se enfrentó a la homofobia y el racismo en sus obras y Cherríe Moraga es la principal responsable de llevar la perspectiva latina a la literatura lésbica. El cambio de valores es evidente en los escritos de Dorothy Allison, que se centró en el abuso sexual de menores y los temas deliberadamente provocativos como el sadomasoquismo lésbico.[250]

En décadas recientes han proliferado las escritoras que tocan temas lésbicos como Jeanette Winterson, el mundo fantástico proyectado en los libros de Marion Zimmer Bradley. También se suman escritoras de habla española como Ana María Moix, Silvia Molloy, Ena Lucía Portela, Esther Tusquets, Rosamaría Roffiel, Susana Guzner, Zoé Valdés, Lola Vanguardia, Lucía Etxebarria, Isabel Franc, Thaís Morales, Odette Alonso, Isabel Prescolí y Cristina Peri Rossi.

Cine[editar]

Marlene Dietrich ataviada de forma masculina en 1933.

El lesbianismo explícito o sugerido aparece muy pronto en la filmografía. Las lesbianas serán representadas en el cine de la misma forma que la literatura de la época. Curiosamente los argumentos con mujeres que desafiaban los roles femeninos eran más fácilmente aceptados por la audiencia que el de los varones que transgredieran los masculinos. Aparecen actrices vestidas como varones por diversas causas tan pronto como 1914 en A Florida enchantment con Edith Storey, en Marruecos (1930) donde Marlene Dietrich además besaba a otra mujer en los labios, Katharine Hepburn finge ser un varón en Christopher Strong de 1933 y Sylvia Scarlett (1936). El Hollywood de la época sigue la moda que llevaba al público a ver espectáculos sofisticados y ambiguos a Harlem en los que se sugería bisexualidad.[251] Aunque no se atreverán a representar una relación homosexual femenina explícitamente hasta 1929 en la película alemana La caja de Pandora, entre los personajes interpretados por Louise Brooks y Alice Roberts. Pero la primera película cuya trama principal es una historia lésbica es la también alemana Mujeres de uniforme (1931), que trata del amor de una adolescente por una profesora en un internado.[252]

A partir de 1930 el código Hays censuró la mayoría de las referencias a la homosexualidad en las películas producidas en Hollywood, prohibiendo la representación de «perversiones sexuales», por lo cual el lesbianismo será eliminado de las películas e incluso de las adaptaciones de obras literarias con tramas lésbicas o personajes que son lesbianas declaradas. Por ejemplo en la adaptación de la obra teatral de Lillian Hellman The children's hour la pareja lésbica se transformó en un triángulo amoroso heterosexual, cambiándose el título a Esos tres. La película biográfica La reina Cristina de Suecia de 1933, protagonizada por Greta Garbo, disimuló las escenas que sugerían los devaneos de la reina con mujeres.[252] La homosexualidad o el lesbianismo nunca se mencionaban explícitamente en las películas estadounidenses mientras estuvo en vigor el código Hays. Las razones aducidas por los censores para eliminar una escena lésbica en Olivia (1954) fueron que era: «Inmoral, podría inducir a corromper la moral».[253] La aplicación del código se relajó alrededor de 1961, cuando William Wyler volvió a adaptar The children's hour en La calumnia, con Audrey Hepburn y Shirley MacLaine. En ella después de que el personaje interpretado por MacLaine admite su amor por el de Hepburn se suicida ahorcándose, siendo uno de los primeros ejemplos de la costumbre que se asentará durante mucho tiempo de finalizar de forma infeliz todas las historias homosexuales.[254] Será frecuente matar a los personajes homosexuales al final de la película como en el caso del personaje de Sandy Dennis en la película de 1968 La zorra. Cuando no son infelices víctimas, las lesbianas son representadas como villanas o personajes moralmente corruptos, como las madames de prostíbulo interpretadas por Barbara Stanwyck en La gata negra (1962) y Shelley Winters en The balcony (1963). Se representa a las lesbianas como depredadoras en Rebeca (1940), en películas carcelarias como Sin remisión (1950), o en personajes como el de Rosa Klebb en Desde Rusia con amor (1963).[255] Reaparecen los temas de vampiras lesbianas en películas como La hija de Drácula (1936), Blood and roses (1960) y El ansia (1983).[256] Continúa esta costumbre de representaciones negativas Basic Instinct (1991), que muestra una asesina bisexual interpretada por Sharon Stone, una de las muchas películas que ocasionaron protestas por la representación de los homosexuales como asesinos.[257]

Still shot of a film trailer showing Shirley MacLaine looking down at the left and Audrey Hepburn to her right staring at her, in a bedroom. The words "Can an ugly rumor destroy what's beautiful?" obscure much of MacLaine's face
La censura obligó a que no se mencionaran los términos lesbianismo u homosexualidad en La calumnia (1961) aunque era el rumor por el cual el personaje de Shirley MacLaine se suicida.

A pesar de que también lo hace de forma bastante negativa, la primera película que intenta representar el lesbianismo con cierta profundidad es El asesinato de la hermana George en 1968, en la que algunos de sus escenarios eran auténticos clubs de lesbianas de Londres. En ella por primera vez un personaje se define como lesbiana. El historiador cinematográfico Vito Russo considera que la película representa de forma compleja a un personaje con múltiples facetas que es obligada a permanecer en silencio por otras lesbianas.[258] En Personal Best (1982) y Lianna (1983) se trata a las lesbianas y las relaciones lésbicas de forma más amable y aparecen escenas de sexo lésbico, aunque ninguna de las dos representa relaciones felices. Personal Best fue criticada por mostrar el tópico de la mujer que tras estar con mujeres vuelve a una relación con un varón, dando a entender que el lesbianismo es una fase, además de por tratar la relación lésbica con «manifiesto voyeurismo».[259] En esa época también aparecieron personajes y relaciones lésbicas representados de forma ambigua, como en Silkwood (1983), El color púrpura (1985) y Tomates verdes fritos (1991), en argumentos en los que el lesbianismo era uno de los temas principales.[260]

El cine independiente hizo posible que se abordaran nuevos temas. Barbara Hammer rodó varias películas experimentales de tema lésbico como Dyketactics (1974), Superdyke (1975) y Nitrate kisses (1992). Desert Hearts de 1985 fue una de las que tuvo más éxito. Dirigida por la lesbiana Donna Deitch, está libremente basada en la novela de Jane Rule Desert of the heart. No recibió muy buenas críticas en su época pero sí las ha obtenido en las revisiones de prensa gay.[261] Al final de la década de los años 80 e inicio de los 90 aparecen películas en los que se tratan los temas homosexuales con seriedad, producidos por los propios gais y lesbianas, denominado New Queer Cinema.[262] Entre las películas que tratan de lesbianas destacan la innovadora comedia romántica Go Fish (1994) de Rose Troche y la primera películas sobre lesbianas afroamericanas The watermelon woman (1995) de Cheryl Dunye.[263] El realismo de las películas que representan lesbianas da paso a otro tipo de representaciones como las historias románticas como The incredibly true adventure of two girls in love y Cuando cae la noche, ambas de 1995, Better than chocolate (1999), sátiras sociales como But I'm a cheerleader de 2001, o incluso el realismo mágico de El niño pez (2009).[264] También han reaparecido temas recurrentes como la lesbiana asesina en películas como Criaturas celestiales (1994) de Peter Jackson, Monster (2003) de Aileen Wuornos, o la exploración y descubrimiento de la orientación sexual y el primer amor en películas como Fucking Åmål (1998), Besando a Jessica Stein (2001) y Persiguiendo a Amy (1997).[265] [266] [267]

Entre las cineastas lesbianas más reconocidas de la actualidad se encuentran Jamie Babbit (But I'm a cheerleader), Patricia Rozema (Cuando cae la noche), Léa Pool (Lost and Delirious), Rose Troche (The L Word) y Barbara Hammer. La película Las horas (2002) enfoca el lesbianismo y su impacto social en tres épocas diferentes de la historia, algo parecido a lo que hace la película If These Walls Could Talk 2 (2000). En el año 2004 la película D.E.B.S. cuenta la historia de una ladrona y una espía que tiene una relación lésbica.

Televisión[editar]

La homosexualidad empezó a tratarse en la televisión mucho más tarde que en el cine. Algunos talk shows de televisiones locales de Estados Unidos trataron el tema invitando a equipos de expertos (por lo general ninguno de ellos era homosexual) para discutir los problemas de los varones gais en la sociedad. Raramente se mencionaba el lesbianismo. La primera vez que se representó a una lesbiana en una serie de televisión fue en el drama psiquiátrico de la NBC The eleventh hour al principio de los 60. En el episodio una actriz se siente perseguida por su directora y la angustia la lleva a acudir al psiquiatra, que le explica que tiene sentimientos lésbicos reprimidos que le hacen sentir culpable. Sin embargo tras hacérselo ver el tratamiento se orientará a que pueda mantener relaciones heterosexuales.[268]

La invisibilidad de las lesbianas continuará durante los años 70 cuando el tema de la homosexualidad empieza a representarse en las series, al principio en dramas médicos (The bold ones, Marcus Welby, M.D., Medical Center), en las generalmente se muestra a pacientes gais que se confiesan con los médicos o el personal sanitario. Esto permitía que se discutiera clínicamente la homosexualidad: el protagonista solía guiar a los atribulados personajes gais, o bien corregía a los antagonistas homófobos, mientras que se comparaba a la homosexualidad con la psicosis, el comportamiento delictivo o el abuso de drogas.[269]

Otro tipo de argumentos en los que aparecían personajes homosexuales en los años 70 fueron los dramas policiales. Podían ser víctimas del chantaje o de la violencia homofobica, pero lo más frecuente era que fueran delincuentes. Empezó al final de la década de los 60 en series como N.Y.P.D., Police story y La mujer policía, y la utilización de historias homosexuales fue haciéndose más frecuente a medida que creció el activismo LGBT.[270] Las lesbianas se incluían como villanas asesinas, inclinadas al crimen por sus deseos, por haber interiorizado la homofobia o por miedo a ser expuestas públicamente como homosexuales. Un episodio de La mujer policía provocó protestas de la National Gay Task Force antes de ser emitido por representar a un trío de lesbianas asesinas que mataban jubilados para robarles su dinero.[271] A causa de las protestas la NBC editó el episodio para modificarlo, lo que no evitó una sentada en las oficinas centrales de la NBC.[272] A mediados de la década de 1970, los gais y las lesbianas empezaron a aparecer como agentes de policía y detectives, haciento frente al tema de la salida del armario. En 1991 apareció una abogada bisexual interpretada por Amanda Donohoe en La ley de Los Ángeles, que protagonizaría el primer beso lésbico famoso de una serie de máxima audiencia, junto a Michele Greene,[nota 19] que causó polémica a pesar de ser calificado como «casto» por el The Hollywood Reporter.[273]

Ellen DeGeneres en 1994, unos años antes de que su carrera corriera peligro al salir del armario en 1997. Estuvo varios años sin trabajo a raíz del revuelo mediático,[274] hasta que consiguió su propio programa, The Ellen DeGeneres Show, que tuvo un gran éxito.

Aunque las series de televisión no empezaron a tener personajes homosexuales entre el reparto permanente hasta el final de los años 80, algunas comedias de situación anteriores tenían un personaje que Stephen Tropiano denomina "gay-hetero". Era un personaje secundario extravagante que no cumple con las normas de género o que tiene una vida personal ambigua, que «para todos los efectos debería ser homosexual» aunque no se explicita. Entre estos se incluye a Zelda de The many loves of Dobie Gillis, Miss Hathaway de The Beverly Hillbillies y Jo de The Facts of Life.[275] Desde mediados de los años 80 y en los 90 las comedias de situación suelen tener un episodio de salida del armario, donde un amigo de los personajes protagonistas se declara homosexual, provocando que los protagonistas traten el tema. En Designing Women, The Golden Girls y Friends aparecieron lesbianas de esta forma.[276] También se recurrió a personajes lésbicos que salían del armario en Married with Children, Mad about you y Roseanne. En este último el episodio Don't Ask, Don't Tell despertó el temor entre los ejecutivos de la ABC de que el beso entre Roseanne y Mariel Hemingway podría bajar la audiencia y hacer que se retiraran los anunciantes. En cambio ese episodio fue el de mayor audiencia de la semana.[277]

De lejos la comedia de situación americana con mayor impacto para la imagen de las lesbianas fue Ellen. La publicidad que supuso en 1997 la salida del armario de la protagonista tanto en la ficción como en la realidad fue enorme. Ellen DeGeneres apareció en la portada de la revista Time la semana antes de la emisión del "Episodio del cachorro" con el titular «Yep, I'm Gay » (Sip, soy homosexual). Se organizaron reuniones en muchas ciudades de Estados Unidos para ver el episodio, y las protestas de las organizaciones conservadoras fueron intensas. El guion ganó un Emmy, pero cuando la serie continuó con el personaje de Ellen Morgan como lesbiana cada semana, la audiencia bajó, y los ejecutivos de la cadena se sintieron incómodos con la dirección que el programa estaba tomando y lo cancelaron.[278]

Las series dramáticas, de fantasía y ciencia ficción ocasionalmente incorporan temas homosexuales y alguna trama continuada lésbica como en Relativity, Picket Fences, Star Trek: The Next Generation y Deep Space Nine. En estás dos últimas se han explorado los límites de la orientación sexual y el género.[279] Entre éstas destacan la serie inglesa Torchwood donde sus dos protagonistas femeninas, Gwen y Toshiko, han tenido contactos sexuales tanto con mujeres como con personajes femeninos tan diversos como extraterrestres o robots humanoides. La serie para adolescentes Buffy the Vampire Slayer también tuvo tramas lésbicas. En la cuarta temporada Willow y Tara se enamoran la una de la otra y su relación continúa a lo largo de la serie hasta que matan a Tara.[280] Este suceso trastorna tanto a Willow que por un tiempo es atraída al mal y usa sus poderes mágicos para la venganza. Tras volver a la normalidad encontrará consuelo en una nueva relación con Kennedy.

A estas apariciones ocasionales y tramas secundarias le siguieron series de temática específicamente homosexual. Inició este género la británica Queer as Folk (1999) seguida por su versión estadounidente más larga, con cinco temporadas emitidas del 2000 al 2005. En ambas series dos de sus personajes principales eran una pareja de lesbianas, llamadas Lindsay y Melanie en la versión americana de Queer as Folk. Showtime, la productora de esta última, promocionó la serie con lemas como «Sin límites», y en la serie se abordaron gráficamente muchos temas sobre homosexualidad. La calidad de la serie y su agresiva publicidad consiguió que tras la primera temporada su audiencia doblara a la de cualquier otro programa de la cadena.[281] En 2004 Showtime estrenó The L Word ("La Palabra L" en Latinoamérica, "L" en España), una serie dramática protagonizada por un grupo de mujeres lesbianas y bisexuales, que se emitió hasta 2009.

Las series médicas han seguido introduciendo personajes y relaciones lésbicas, pero ya no sólo entre los pacientes que aparecen esporádicamente, sino también entre el personal de las plantillas sanitarias del reparto permanente. Tal es el caso de ER, House, Anatomía de Grey y la española Hospital Central. En esta última destaca la trama lésbica por implicar a dos de los personajes protagonistas, Maca y Esther.[282] Más adelante, en la serie también española, "Los hombres de Paco" se formaría otra relación lésbica, con Pepa Miranda y Silvia Castro de protagonistas.

En Japón destaca la presencia del Yuri, que muestra en el manga y el anime el amor entre mujeres. Series como Maria-sama ga Miteru, Shōjo Kakumei Utena o Sasameki Koto emplean el yuri como elemento central, mientras que otras como Sailor Moon (con la conocida pareja Haruka/Michiru) lo emplean como un elemento secundario.

Latinoamérica no estuvo ajena a estos cambios. En Argentina, durante al año 2002, fue emitida por canal 13 de Buenos Aires, una serie televisiva policiaca titulada 099 Central. En la misma, los personajes de Marisa (representada por Carolina Peleritti), y Silvina (Eugenia Tobal), son dos mujeres policía que se descubren lesbianas. Marisa tiene asumida su identidad lésbica desde hace mucho tiempo, pero Silvina no. Ambos personajes tienen que superar muchos obstáculos y apoyarse mutuamente para seguir juntas. La serie fue traducida al inglés y vendida a medio oriente.

Deporte[editar]

Desde hace años, la lucha por el reconocimiento y la entrada al mundo del deporte y la perseverancia y el triunfo en eventos deportivos ha sido parte esencial de la historia de la cultura lésbica. Sin embargo, la homofobia existente disuadió a muchas deportistas de hacer pública su orientación sexual mientras estaban en activo. La primera deportista que públicamente reconoció ser lesbiana fue la tenista Billie Jean King en 1981. Ganadora del Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon (en seis ocasiones) y el US Open (en cuatro ocasiones), tuvo que hacer pública su orientación forzada por las circunstancias: había mantenido una relación extramarital con su asistente Marilyn Barnett, quien amenazaba con demandarla y publicar las cartas de amor que King le había escrito. Los juzgados finalmente desestimarían la demanda. Para King fue un periodo difícil, pues su familia era muy homófoba y estaba muy preocupada por cómo se tomarían la noticia, que tuvo una gran repercusión en los medios de comunicación.[283]

Más tarde ese mismo año, la tenista Martina Navratilova también admitió estar relacionada sentimentalmente con la escritora Rita Mae Brown. Navratilova llegó a ganar en tres ocasiones el Abierto de Australia, en nueve el torneo de Wimbledon, se hizo con el US Open en cuatro ocasiones y consiguió por partida doble alzarse con la victoria en Roland Garros, lo que la convierte en una de las mejores tenistas de la historia de este deporte. Su salida del armario le hizo ganarse el respeto de la gente, pero paralelamente perdió mucho dinero de los patrocinadores que decidieron no apoyarla por miedo a las posibles consecuencias comerciales de asociarse a una persona abiertamente homosexual.[284]

En 1999, la tenista francesa Amélie Mauresmo hizo pública su homosexualidad. Lo hizo tras vencer en la semifinal del Abierto de Australia con 19 años a Lindsay Davenport, que la acusó de jugar "como un varón", y tras perder en la final contra Martina Hingis, quien había acusado a Mauresmo de ser una "medio-varón". Mauresmo celebró el haber sido la primera francesa en llegar a la final desde 1922 en la pista al correr a abrazar a su novia, y posteriormente recibió muestras de apoyo de medios de comunicación y aficionados, que se revolvieron contra la actitud de Hingis.[285] Posteriormente ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y la Copa Federación con Francia, y alcanzó el número 1 de la WTA ese mismo año, para después alzarse con el triunfo en Wimbledon en 2005 y el Abierto de Australia en 2006.

Desde 1982 se celebran cada cuatro años los Gay Games, un evento deportivo y cultural a semejanza de los Juegos Olímpicos. El Comité Olímpico Internacional no permite el uso del término Gay Olympics, lo cual ha generado controversia.[286] El principal objetivo de los Gay Games es "promocionar y aumentar el autorespeto de lesbianas y varones gais del mundo, y generar respeto y comprensión del mundo no gay".[287]

Música[editar]

La cantante canadiense de pop y country k.d. lang, ganadora de cuatro premios Grammy, salió del armario en 1992 en una entrevista en la revista The Advocate. Más tarde, en 1993, protagonizaría una portada transgresora junto a Cindy Crawford en la revista Vanity Fair, mostrando su lado más butch. En 2008 admitió que recibió cierta presión por parte de su compañía discográfica para no salir del armario, pero cree que gracias a esa decisión su carrera terminó de despegar.[288]

Melissa Etheridge, cantante de rock ganadora de dos premios Grammy en 1992 y 1994, y de un Óscar en 2006 por la canción I need to wake up (del documental Una verdad incómoda), salió del armario en 1993 durante la gala presidencial del primer mandato de Bill Clinton.[289] Férrea activista de los derechos homosexuales, declaró tras la aprobación de la proposición 8 que le impedía casarse con su pareja Tammy Lynn Michaels (con la que tiene gemelos) que como medida de protesta se negaría a pagar sus impuestos al no ser "una ciudadana del todo".[290]

El grupo español Mecano escribió la famosa canción "Mujer contra mujer" sobre la homosexualidad femenina. La canción "Sol, noche y luna" de Chenoa hace referencia también a este tema. Asimismo, el dúo ruso t.A.T.u. hizo referencia al lesbianismo en sus declaraciones públicas y en varias de sus canciones, entre las que destaca su éxito All the things she said.

Revistas[editar]

La primera revista LGBT del mundo fue Uranus, publicada en 1870 por el alemán Karl Heinrich Ulrichs.[291] Sólo tuvo una edición. La primera revista exclusivamente lésbica de la que se tiene constancia fue Die Freundin (1924-1933; «La amiga»), editada en Alemania por Friedrich Radszuweit.[292] Llegó a haber cinco revistas para lesbianas en Alemania durante la República de Weimar, además de Die Freundin, Ledige Frauen (1928-1929), Frauenliebe (1926-1930), Frauen, Liebe und Leben (1938), Garçonne-Junggesellin (1930-1932), la única publicada exclusivamente por mujeres, y Blätter idealer Frauenfreundschaft (1924-1927).[293] [15]

En Estados Unidos, la pionera fue Vice Versa, publicada en 1947 por Lisa Ben (anagrama de Lesbian, Lesbiana en inglés).[294] The Ladder fue la primera distribuida a nivel nacional en ese país. En España, por otra parte, la primera revista lésbica fue Femme fatal, publicada en 2004.[295]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Un intento de los nativos de la isla de Lesbos (llamada Mitilene en Grecia) en 2008 de reclamar en los tribunales griegos la palabra como exclusiva de los habitantes de Lesbos no tuvo éxito. Los habitantes afirmaron que el uso de «lesbiana» y «lesbianismo» para referirse a la homosexualidad femenina violaba sus derechos humanos y los «avergonzaba en todo el mundo». (Lesbos locals lose lesbian appeal, BBC News Europe [22 de julio de 2008]. Consultado el 3 de febrero de 2009.)
  2. En Alemania, entre 1898 y 1908, se publicaron más de mil artículos sobre la homosexualidad. (Faderman [1981], p. 248) Entre 1896 y 1916, se publicaron 566 artículos sobre las «perversiones» femeninas en los Estados Unidos.(Faderman, [1991], p. 49.)
  3. Otras figuras históricas que fueron etiquetadas como lesbianas a pesar de su comportamiento: Djuna Barnes, autora de Nightwood, una novela sobre su aventura amorosa con Thelma Wood, le ganó la denominación de «escritora lésbiana», a lo que ella contestó: «No soy una lesbiana. Sólo amaba a Thelma.» Virginia Woolf, que basó el héroe/heroína de su novela Orlando en Vita Sackville-West, con quien estaba teniendo una relación amorosa, se distanció de las mujeres que querían relaciones con otras mujeres escribiendo «Estas safistas aman mujeres; la amistad nunca está completamente libre de amorosidad.» (Castle, p. 4–5.)
  4. El historiador Vern Bullough publicó un artículo basado en un estudio inacabado de características mentales y físicas realizado por una lesbiana en Salt Lake City en las décadas de 1920 y 1930. La compiladora del estudio informó sobre 23 de sus colegas, indicando que existía una comunidad lésbica clandestina en la ciudad conservadora. Bullough señala que la información estaba siendo usada para apoyar la actitud de las lesbianas que no eran anormales o inadaptadas, pero también reflejaba que las mujeres incluidas en el estudio se esforzaban de todas las formas posibles por adaptarse a las expectativas del rol de género, tratando con hostilidad a cualquiera que traspasase los límites de la respetabilidad. Bullough escribió, «de hecho, su éxito disimulando su orientación sexual al mundo exterior nos lleva a la hipótesis de que el lesbianismo era más prevalente en el pasado de lo que las fuentes parecen indicar, ya que la sociedad era tan confiada.» (Bullough, Vern; Bullough, Bonnie [verano 1977]. "Lesbianism in the 1920s and 1930s: A Newfound Study", Signs, p. 895–904.)
  5. Una declaración similar apareció en un panfleto feminista aparecido en Leeds, en Inglaterra, afirmando que «Nuestra definición de una lesbiana política es una mujer identificada con la mujer que no jode con varones. No significa una actividad sexual obligatoria con mujeres.» (Jennings, p. 177.)
  6. No está claro que significa exactamente «perder cada vez un miembro»; Crompton, p. 202
  7. Existe una discusión en la sociología contemporánea sobre si estos casos deben ser descritos con mayor exactitud como transgénero, basándose en los detalles individuales de cada caso.
  8. En una de las raras ocasiones en las que la sexualidad era un punto central de la amistad romántica, dos profesoras de escuela escocesas de principios del siglo XX fueron acusadas por estudiantes de dormir en la misma cama, besarse y hacer que la cama se moviese. La abuela de los estudiantes informó a las autoridades, que no creían que sus acciones fuesen de naturaleza sexual o que se extendiese más allá de la amistad normal: «¿Debemos decir que toda mujer que ha formado una amistad íntima y que ha dormido en la misma cama con otra es culpable? ¿Donde está la mujer inocente en Escocia? »(Aldrich, p. 233.)
  9. Wollstonecraft y Blood fundaron una escuela privada para niñas, de forma que pudiesen vivir y trabajar juntas, y Wollstonecraft bautizó a su primer hijo con el nombre de Blood.
  10. «diarista», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=diarista 
  11. La primera dama Eleanor Roosevelt intercambió anillos y escribió cartas a la periodista Lorena Hickok, expresándole su amor y su deseo de besarla; sus escritos estaban dentro del estilo de la amistad romántica. La idea de que la relación de Roosevelt con Hickok pudiera ser sexual, y por lo tanto calificada como lésbica, creó polémica entre los biógrafos de Roosevelt. (Faderman [1981], p. 297–313.)
  12. Contacto sexual según el informe Kinsey incluía los besos en los labios, los besos profundos en la boca, tocamientos en el cuerpo, la estimulación manual de los pechos o los genitales, la estimulación oral de pechos o genitales y la penetración vaginal con objetos. (Kinsey, p. 466–467.)
  13. El estudio estima que la población total de gais, lesbianas y bisexuales es de 8,8 millones, pero no hace distinción entre varones y mujeres. (Gates, Gary [octubre de 2006]. "Same-sex Couples and the Gay, Lesbian, Bisexual Population: New Estimates from the American Community Survey", The Williams Institute on Sexual Orientation Law and Public Policy, University of California Los Angeles, p. 1–25.)
  14. Otro estudio que resumía las encuestas y estudios existentes encontró que entre el 80% y el 95% de las mujeres que se autodefinían como lesbianas había tenido algún contacto sexual previo con un varón, y en algunos casos conductas sexuales de riesgo.(King, p. 221.)
  15. Un estudio de 1966 sobre la literatura psicológica de la homosexualidad comenzó con la teoría de 1924 de Freud de que se trataba de una fijación en el padre del sexo opuesto. Como las opiniones de Freud eran la base de la psicoterapia, los artículos posteriores estaban de acuerdo con esto, incluyendo uno de 1951 que afirmaba que los homosexuales eran heterosexuales que jugaban con ambos roles de género, y que los homosexuales intentaban perpetuar "fijacion(es) infantiles, incestuosas" en relaciones prohibidas. (Zucker, Luise [July 1966], "Mental Health and Homosexuality", Journal of Sex Research 2 (2), p. 111–125.)
  16. Las lesbianas y las mujeres bisexuales también tienen más probabilidades de informar sobre síntomas de trastornos múltiples el trastorno depresivo mayor, ataques de pánico y abuso de alcohol y drogas.(Cochran, et al., 2003)
  17. Además Safo ha servido como personaje en muchas obras literarias escritas tanto por autores anónimos como por reconocidos como John Donne, Alexander Pope, Pierre Louÿs que han interpretado sus relaciones tanto con varones como con mujeres. Se ha usado su figura como la personificación del deseo homosexual, y usado en personajes libremente basados en su vida. (Castle, pp. 125, 208, 252, 319, 566.)
  18. La vestimenta masculina de Sand fue también objeto de varios sonetos de Elizabeth Barret Browning.(Castle, p. 426–427.)
  19. En 21 Jump Street hubo un beso entre el personaje regular de Holly Robinson Peete y el de Katy Boyer en el episodio "A Change of Heart" (1990) pero no despertó ninguna atención de la crítica ni del público. (Capsuto, p. 235)

Referencias[editar]

  1. a b "Lesbian", Oxford English Dictionary, Second Edition, 1989. Retrieved on January 7, 2009.
  2. Foster, p. 18.
  3. Aldrich, p. 47–49.
  4. Norton, Rictor (27 de mayo de 2010). F*ck Foucault. How Eighteenth-Century Homosexual History Validates the Essentialist Model.  pp. 65. http://rictornorton.co.uk/fuckfouc.pdf. Consultado el 5 de abril de 2014. 
  5. Aldrich, p. 168.
  6. Faderman (1981), p. 241.
  7. Faderman (1981), p. 242.
  8. Faderman (1981), p. 240.
  9. Jennings, p. 77.
  10. Aldrich, 178–179.
  11. Rust, Paula C. (noviembre de 1992). "The Politics of Sexual Identity: Sexual Attraction and Behavior Among Lesbian and Bisexual Women", Social Problems, 39 (4), p. 366–386.
  12. a b Aldrich, p. 239.
  13. Zimmerman, p. 383.
  14. Tamagne, p.39-42
  15. a b Tamagne, p.77-80
  16. Neumann, Caryn E. (6 de abril de 2004). «Rüling, Anna (Theo Anna Sprüngli) (1880-1953)» (en inglés). glbtq.com. Consultado el 30 de octubre de 2009.
  17. «enlace». Einführung (en alemán). Lesbengeschichte. Consultado el mayo de 2008. 
  18. Edsall, p. 234.
  19. a b Tamagne, p.50-53
  20. Latimer, Tirza True (2005). «Suzy Solidor and her likes». Women together/women apart: portraits of lesbian Paris. Rutgers University Press. p. 211. ISBN 9780813535951. 
  21. Faderman (1981), p. 320.
  22. Doan, p. XIII.
  23. Doan, p. XV.
  24. Doan, p. 64–66.
  25. Faderman (1991), p. 63–67.
  26. Faderman (1991), p. 71.
  27. Zimmerman, p. 354.
  28. Faderman (1991), p. 68.
  29. Faderman (1991), p. 73.
  30. Zimmerman, p. 355.
  31. Norton, p. 181.
  32. Faderman, p. 82–83.
  33. Faderman (1991), p. 79–80.
  34. Rivas Cherif, Cipriano (2003). «Un sueño de la razón». En Agustín Muñoz-Alonso López. Teatro español de vanguardia. Volumen 274 de Clásicos Castalia Series. Castalia. p. 676. ISBN 9788497400886. Consultado el 11 de octubre de 2009. 
  35. O'Connor, Patricia W. (2008). «María Martínez Sierra's bold experiment». En Swislocki, Marsha; Valladares, Miguel. Estrenado con gran aplauso: teatro español, 1844-1936 (en inglés). Iberoamericana. p. 9788484893592. ISBN 9788497400886. Consultado el 11 de octubre de 2009. 
  36. Angie Simonis (6 de diciembre de 2007). «Lesbofilia: asignatura pendiente del feminismo español» (en español). Algarabia: Colectivo LGTB de Tenerife. Consultado el 19 de noviembre de 2009.
  37. Shirley Mangini (16 de diciembre de 2005). «El Lyceum Club de Madrid un refugio feminista en una capital hostil» (en español). Asparkía. Consultado el 25 de octubre de 2009.
  38. M. Lorenci (28 de enero de 2007). «Un libro del periodista Miguel Ángel Villena rescata del olvido la figura de Victoria Kent» (en español). El Norte de Castilla. Consultado el 25 de octubre de 2009.
  39. Luis Fernando Moreno Claros (abril de 2007). «La gran olvidada» (en español). Letras Libres. Consultado el 25 de octubre de 2009.
  40. Alfonso Armada (22 de marzo de 1999). «El Cervantes de Nueva York recupera cien colecciones completas de la revista «Ibérica»» (en español). ABC. Consultado el 25 de octubre de 2009.
  41. J. Fernández (6 de diciembre de 2007). «"Tener referentes serios de lesbianas elimina estereotipos"» (en español). El País. Consultado el 11 de octubre de 2009.
  42. Xavier Rius Xirgu. «Margarida Xirgu lesbiana?» (en español). Margarita Xirgu. Consultado el 11 de octubre de 2009.
  43. María Pilar Queralt del Hierro (16 de octubre de 2005). «La musa del “jabón” que enamoró a los poetas» (en español). El Mundo. Consultado el 11 de octubre de 2009.
  44. a b c USHMM (19 de febrero de 2008). «enlace». Lesbians and the Third Reich (en inglés). Washington, D.C.: United States Holocaust Memorial Museum. Consultado el mayo de 2008. 
  45. Faderman (1991), p. 94–96.
  46. Faderman (1991), p. 105–112.
  47. Herrn, p.32-33
  48. Dobler, Jens (2003). «Lesbische Berliner Subkultur im Nationalsozialismus» (en alemán). Lesbengeschichte. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  49. Sternweiler, p.133-134
  50. a b Feustel, p.138
  51. Para más información véase Schoppmann, Claudia (1996). Days of masquerade: the lives of lesbians during the Third Reich (en inglés). Columbia University Press. ISBN 3922166946. 
  52. Schoppmann, Claudia (2002). «Lesben und Nationalsozialismus. Zum aktuellen Forschungsstand über lesbische Frauen im Nationalsozialismus (2002).» (en alemán). Lesbengeschichte. Consultado el 10 de febrero de 2010.
  53. Berube, p. 28–33.
  54. Berube, p. 104.
  55. Berube, p. 100.
  56. Faderman (1991), p. 129–130.
  57. Adam, p. 56.
  58. Edsall, p. 277.
  59. Adam, p. 59.
  60. Faderman (1991), p. 150–155.
  61. Edsall, p. 247.
  62. a b Esterberg, Kristin Gay (febrero de 1990). "From Illness to Action: Conceptions of Homosexuality in The Ladder, 1956–1965", The Journal of Sex Research, 27 (1), p. 65–80.
  63. Willett, p. 10–11; .
  64. Warner, p. 27.
  65. Jennings, p. 109–114.
  66. Gallo, p. 3.
  67. Jennings, p. 153–158.
  68. Faderman (1991), p. 167–168.
  69. Jennings, p. 141–143.
  70. Faderman (1991), p. 175–178.
  71. Stryker, p. 49.
  72. Stryker, p. 54–57.
  73. Zimet, p. 17–24.
  74. Forbidden Love: The Unashamed Stories of Lesbian Lives. Dir. Fernie, L., Weissman. Videocassette. Women Make Movies Home Video, 1994.
  75. Nestle, Joan (1983). "Desire So Big It Had to Be Brave", Lesbian Herstory Archives.
  76. Aldrich, p. 212–216.
  77. Faderman (1991), p. 203.
  78. Schlager, p. 70.
  79. Faderman (1991), p. 218–219.
  80. a b Rich, Adrienne (Summer 1980). "Compulsory Heterosexuality and Lesbian Existence", Signs, 5 (4), p. 631–660.
  81. Martin y Lyon, p. 7.
  82. Schlager, p. 11.
  83. Esterberg, Kristen (September, 1994). "From Accommodation to Liberation: A Social Movement Analysis of Lesbians in the Homophile Movement." Gender and Society, 8, (3) p. 424–443.
  84. Faderman (1991), p. 210–211.
  85. Faderman (1991), p. 217–218.
  86. Wolfert, Raimund (2008). «Jens Rydstöm und Kati Musola (Hg.): Criminally Queer. Homosexuality and Criminal Law in Scandinavia 1842-1999». Invertito. Jahrbuch für die Geschichte der Homosexualitäten (1 edición). Hamburgo: Männerschwarm Verlag. ISBN 978-3-939542-33-9. «Recensión» 
  87. Brett Farmer (6 de abril de 2007). «France» (en inglés). glbtq.com. Consultado el 20 de marzo de 2010.
  88. Alex Hunnicutt (24 de noviembre de 2006). «Alemania» (en inglés). glbtq.com. Consultado el 20 de marzo de 2010.
  89. Mogrovejo (2004), p. 103
  90. a b Mogrovejo (2004), p.85-100
  91. Mogrovejo (2000), p.281-284
  92. Mogrovejo (2000), p.290-294
  93. Mogrovejo (2004), p.88-94
  94. Mogrovejo (2004), p.100-103
  95. Alberto (6 de noviembre de 2009). «ENTREVISTA A SAMIRA MONTIEL (Grupo Safo): “Las lesbianas nicaragüense han roto el silencio, han salido de la invisibilidad para demandar sus derechos como mujeres y como ciudadanas.”» (en español). Dos Manzanas. Consultado el 11 de febrero de 2011.
  96. Rachid, p.260
  97. Rothblum, p. 4–7.
  98. Rabinowitz, p. 2.
  99. Rabinowitz, p. 11.
  100. a b Bremmer, p. 27–28.
  101. Aldrich, p. 47.
  102. Rabinowitz, p. 115.
  103. Rabinowitz, p. 148.
  104. Verstraete, p. 238.
  105. Verstraete, p. 239–240.
  106. Peñalver, Ángeles. «Arte en el armario» (en español). Ideal.es. Consultado el 24 de enero de 2008.
  107. Isla de Mujeres; ALDARTE. «Historia del lesbianismo en occidente» (en español). Consultado el 16 de octubre de 2007.
  108. Crompton, p. 202
  109. Crompton, p. 203
  110. Norton, p. 192
  111. Texto completo en «Mari'Mateu, ir-me quer'eu d'aquén» en Wikisource en portugués
  112. Aldrich, p. 130.
  113. Roger Salas (5 de mayo de 2013). «Juicio por lesbianismo en el siglo XVII». El País. 
  114. Jennings. p. 1.
  115. Theo van der Meer (1991). «Tribades on Trial: Female Same-Sex Offenders in Late Eighteenth-Century Amsterdam» (en inglés). Journal of the History of Sexuality. Consultado el 7 de julio de 2007.
  116. Jennings, p. 12.
  117. Crompton, p.303
  118. Jennings, p. 14–16.
  119. Aldrich, p. 129.
  120. Aldrich, p. 137.
  121. Jennings, p. 17–18.
  122. Lavinia Capogna (10de noviembre de 2004). «Emma Lyon» (en italiano). CulturaGay.it. Consultado el 23 de octubre de 2009.
  123. Montemayor, Jorge (2004). «Libro primero». Los siete libros de la Diana. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: Edición digital basada en la de Barcelona, en casa de Jayme Cortey, 1561. 
  124. Jennings, pp. 1–11, 22–24.
  125. a b Faderman, p. 51–54.
  126. Faderman, p. 54–55.
  127. Norton, p. 191
  128. Jennings, p. 30.
  129. a b Aldrich, p. 136.
  130. Katz, p. 212–214.
  131. Aldrich, p. 224.
  132. Coleman, Jenny (2001). "Unsettled Women: Deviant Genders in Late Nineteenth and Early Twentieth Century New Zealand", Journal of Lesbian Studies, 5 (1/2), p. 13–26.
  133. García Solano, Manuel (30 de junio de 2002). Son dos mujeres y se casaron en 1901. El Mundo. http://www.elmundo.es/2002/06/30/cronica/1172762_imp.html. Consultado el 19 de septiembre de 2007. 
  134. Faderman (1981), p. 74–77.
  135. Richard G. Mann. «Madrid» (en inglés). glbtq. Consultado el 11 de noviembre de 2007.
  136. Cuarón, p. 628
  137. Faderman (1981), p. 119.
  138. Faderman (1981), p. 132–136.
  139. Foster, p. 55–60.
  140. Faderman, p. 75.
  141. Aldrich, p. 227–229.
  142. Jennings, p. 45–46.
  143. Castle, p. 390.
  144. Aldrich, p. 233.
  145. Castle, pp. 339, 400.
  146. Foster, p. 145–148.
  147. Aldrich, p. 234.
  148. Aldrich, p. 232.
  149. a b c Faderman (1981), p. 297–313.
  150. Foster, p. 255.
  151. Faderman (1991), p. 45–49.
  152. a b c Murray and Roscoe, p. 98–104.
  153. Garulo, Teresa (1986). Diwan de las poetisas de al-Andalus. Madrid: Hiperión. 
  154. Subḥ, Maḥmud [Sobḥ, Maḥmud] (1994). Poetisas arábigo-andaluzas. 2nd ed. Granada: Diputación Provincial de Granada. 
  155. Daniel Eisenberg (1999). «Homosexuality in Spanish history and culture» (en inglés). Consultado el 30 abril de 2007.
  156. Murray y Roscoe, p. 283–284.
  157. a b Trevisan, João Silvério (2000). Editora Record, ed. Devassos no Paraíso: Homossexualidade no Brasil Colônia a Atualidade (3º ed. ampliada edición). Brasil. p. 588. ISBN 85-01-05066-0. 
  158. Mondimore, Francis Mark (1998). Paidós, ed. Una historia natural de la homosexualidad (1.ª ed. edición). Barcelona. p. 296. ISBN 84-493-0527-6. 
  159. Aldrich, p. 147.
  160. Aldrich, p. 226.
  161. Aldrich, p. 149.
  162. Aldrich, p. 262.
  163. Aldrich, p. 259.
  164. Aldrich, p. 237–238.
  165. Muthien, Bernadette (2007). "Queering Borders: An Afrikan Activist Perspective", Journal of Lesbian Studies, 11 (3/4), p. 321–330.
  166. Your Rights: Gay and Lesbian Rights, Constitutional Court of South Africa. Retrieved on June 9, 2009.
  167. Sullivan y Jackson, p. 29.
  168. Aldrich, p. 311.
  169. Norton, p. 187.
  170. Sullivan y Jackson, p. 30–31.
  171. Norton, p. 195.
  172. Sullivan and Jackson, p. 28.
  173. Aldrich, p. 246.
  174. Sullivan y Jackson, p. 122.
  175. Sullivan y Jackson, p. 75.
  176. Sullivan y Jackson, p. 145.
  177. Sullivan y Jackson, p. 148–150.
  178. Vanita, Ruth (2007). "Lesbian Studies and Activism in India", Journal of Lesbian Studies, 11 (3/4), p. 245–253.
  179. a b Bullough, Vern (May 1998). "Alfred Kinsey and the Kinsey Report: Historical Overview and Lasting Contribution", The Journal of Sex Research, 35 (2), p. 127–131.
  180. Kinsey, p. 453.
  181. Kinsey, p. 453–454.
  182. Kinsey, p. 458.
  183. Kinsey, p. 460.
  184. a b Kinsey, p. 468–473.
  185. Hite, p. 261.
  186. Hite, p. 262.
  187. Hite, p. 274.
  188. Wright, John, ed. "Homosexuality in the U.S., 1998–2000", The New York Times Almanac (2009), Penguin Reference. ISBN 0-14-311457-3, p. 314.
  189. How many lesbian, gay and bisexual people are there? Stonewall.org (2008). Revisado el 27 de enero de 2009.
  190. Wilson, Shaun (December 2004). "Gay, lesbian, bisexual and transgender identification and attitudes to same-sex relationships in Australia and the United States", People and Place 12 (4), p. 12–22.
  191. McCormick, p. 60–61.
  192. Faderman (1991), p. 246–252.
  193. Faderman, Lillian (April 1992). "The Return of Butch and Femme: A Phenomenon in Lesbian Sexuality in the 1980s and 1990s", Journal of the History of Sexuality, 2 (4), p. 578–596.
  194. Nichols, Margaret (November, 2004). "Lesbian Sexuality/Female Sexuality: Rethinking ‘Lesbian Bed Death’", Sexual and Relationship Therapy, 19 (4), p. 364–371.
  195. Schlager, p. 93.
  196. Rust, Paula C. (November 1992). The Politics of Sexual Identity: Sexual Attraction and Behavior Among Lesbian and Bisexual Women, Social Problems, 39 (4), p. 366–386.
  197. Brogan, Donna, Frank, Erica, Elon, Lisa, O'Hanlon, Katherine (January 2001). "Methodological Concerns in Defining Lesbian for Health Research", Epidemiology, 12 (1), p. 109–113.
  198. King, p. 219.
  199. Zimmerman, p. 359.
  200. a b "Frequently Asked Questions: Lesbian Health", womenshealth.gov. U.S. Department of Health and Human Services. Consultado 12 de enero de 2009.
  201. a b c d e Mravack, Sally A. (July 2006)."Primary Care for Lesbians and Bisexual Women", American Family Physician 74 (2) p. 279–286.
  202. a b Haines, Megan; et al. (2008). "Predictors and Effects of Self-Objectification in Lesbians", Psychology of Women Quarterly 32, p. 181–187.
  203. Vo, Christine, Carney, Michael (December 2007). "Ovarian Cancer Hormonal and Environmental Risk Effect", Obstetrics and Gynecology Clinics34 (4) p. 687–700.
  204. Women Who Have Sex with Women (WSW), Centers for Disease Control, 2006 (MMWR 4 de agosto de 2006 / Vol. 55 / No. RR--11). Consultado el 9 de enero de 2009.
  205. Frenkl, Tara Lee, Potts, Jeannette (February 2008). "Sexually Transmitted Infections", Urologic Clinics of North America, 35 (1) p. 33–46.
  206. King, p. 226.
  207. Risser, Jan M.H., Risser, William L., Risser, Amanda (December 2008). "Epidemiology of Infections in Women", Infectious Disease Clinics of North America, 22 (4), p. 581–599.
  208. King, p.229.
  209. Zimmerman, 360.
  210. HIV/AIDS Surveillance Report: Cases of HIV Infection and AIDS in the United States and Dependent Areas, 2006. Centers for Disease Control. Consultado el 9 de enero de 2009.
  211. Edsall, p. 242.
  212. a b c Cochran, Susan; Sullivan, J; Mays, Vickie (Febrero de 2003). "Prevalence of Mental Disorders, Psychological Distress, and Mental Heath Services Use Among Lesbian, Gay, and Bisexual Adults in the United States", Journal of Consulting and Clinical Psychology, 71 (1), p. 53–61.
  213. a b Schlager, p. 153.
  214. Rust, Paula, (Marzo de 1993). "Coming out" in the Age of Social Constructionism: Sexual Identity Formation among Lesbian and Bisexual Women", Gender and Society, 7 (1), p. 50–77.
  215. Solarz, p. 69.
  216. Schlager, p. 157–158.
  217. Solarz, p. 70.
  218. Drabble, Laurie, Trocki, Karen (2005). "Alcohol Consumption, Alcohol-Related Problems, and Other Substance Use Among Lesbian and Bisexual Women", Journal of Lesbian Studies, 9 (3), p. 19–30.
  219. Solarz, p. 81.
  220. Schlager, p. 117.
  221. Schlager, p. 118–119.
  222. a b Schlager, p. 125–126.
  223. Jennings, p. 182.
  224. Schlager, p. 128–129.
  225. Aldarte. [http://www.aldarte.org/comun/imagenes/documentos/lesmedios.htm Medios de comunicación y mujeres lesbianas. Consultado el 20 de febrero de 2013.
  226. Foster, p. 22–23. Terry Castle también incluye al Libro de Rut en la lista de ejemplos de los comienzos del lesbianismo en la literatura (Castle, p. 108.)
  227. Foster, p. 24–27.
  228. Norton, p. 189.
  229. Castle, p. 11.
  230. Foster, p. 30–31.
  231. Castle, p. 6.
  232. Faderman (1981), p. 26–28.
  233. Faderman (1981), p. 29.
  234. Faderman (1981), pp. 264, 268.
  235. Foster, p. 51–65.
  236. Castle, p. 435.
  237. Faderman (1981), p. 281–283
  238. Faderman (1981), p. 277, 288–289.
  239. Foster, p. 72.
  240. Faderman (1981), p. 254.
  241. Foster, p. 116–127.
  242. Faderman (1981), p. 263.
  243. Castle, p. 429.
  244. Aldarte Historia del Lesbianismo en Occidente Ciudad de Mujeres. 6 de mayo de 2006. Consultado el 22 de junio de 2012.
  245. M.ª Ángeles Cabré (26 de mayo de 2010). «Biblioteca lésbica». La Vanguardia. Consultado el 13 de junio de 2010.
  246. Mira, Alberto (2002). «Sueño de la razón, Un». Para entendernos. Ediciones de la Tempestad. p. 798. ISBN 9788479489595. Consultado el 31 de octubre de 2009. 
  247. Norton, p. 182.
  248. Packer, Vin (Marijane Meaker). Spring Fire, Introducción. 2004, Cleis Press.
  249. Schlager, p. 377.
  250. Schlager, p. 379.
  251. Benshoff, p. 27–28.
  252. a b Russo, p. 58.
  253. Russo, p. 102.
  254. Russo, p. 139.
  255. Russo, p. 143–156.
  256. Russo, p. 49.
  257. Brenshoff, p. 250–151.
  258. Russo, p. 170–173.
  259. Benshoff, p. 185–186.
  260. El celuloide oculto. Dir. Epstein, R., Friedman, J. DVD, Home Box Office, 1996.
  261. Brenshoff, p. 194–195.
  262. Brenshoff, p. 237.
  263. Brenshoff, p. 241–242.
  264. Brenshoff, p. 270.
  265. Brenshoff, p. 274–280.
  266. «Fucking Åmål (1998)».
  267. «Amazon.com: Show Me Love: Alexandra Dahlström, Rebecka Liljeberg, Erica Carlson, Mathias Rust, Stefan Hörberg, Josefine Nyberg, Ralph Carlsson, Maria Hedborg, Axel Widegren, J...».
  268. Tropiano, p. 7–9.
  269. Tropiano, p. 13–44.
  270. Russo, p. 186–189.
  271. Tropiano, p. 68.
  272. Tropiano, p. 69.
  273. Tropiano, p. 89.
  274. Vejnoska, Jill (20-04-2007). «Ellen DeGeneres and Laura Dern Reunite». Atlanta Journal-Constitution. Consultado el 18-11-2008. 
  275. Tropiano, p. 185–186.
  276. Tropiano, p. 202–204.
  277. Schlager, p. 394, 399.
  278. Tropiano, p. 245–249.
  279. Tropiano, p. 128–136.
  280. Tropiano, p. 183–184.
  281. Tropiano, p. 150–152.
  282. La Pareja de Lesbianas de Hospital Central Agita el Primetime en España
  283. The Big Interview: Billie Jean King Times Online (09-12-2007). Consultado el 12-10-2009.
  284. Martina Navratilova-Tennis Player BBC (02-08-2001). Consultado el 12-10-2009.
  285. In Melbourne, Stars Old and New (and Drug Issue) / Vantage Point : Open Leaves a Lot to Ponder The New York Times (02-02-1999). Christopher Clarey. Consultado el 12-10-2009.
  286. Bell, Daniel (1998). «Why can't the Gay Games be the Gay Olympics?». International Games Archive. Consultado el 04-01-2006.
  287. Federation of Gay Games-Concept and Purpose Gay Games. Consultado el 2006-11-25
  288. Emine Saner 'I'm mistaken for a man every day' The Guardian. 16-07-2008. Consultado el 19-10-2009.
  289. Peter Castron A House in Harmony People.com 05-09-1994. Consultado el 18-11-2009.
  290. Adam Bryant Melissa Etheridge Refuses to Pay Taxes Over Gay-Marriage Ban TV Guide. 16-07-2008. Consultado el 17-11-2009.
  291. Didier Eribon, Michael Lucey Insult and the making of the gay self: An unspeakable vice P. 157. GoogleBooks. 1999. Consultado el 19-11-2009.
  292. Herrn, p.28
  293. Schader, Heike (2000). «Kontruktionen weiblicher Homosexualität in Zeitschriften homosexueller Frauen in den 1920er Jahren». En Fachverband Homosexualität und Geschichte e.V. Homosexualitäten in der Weimarer Republik 1919 bis 1933. Invertitio. Jahrbuch für die Geschichte der Homosexualitäten (en alemán). Hamburgo: MännerschwarmSkript Verlag. p. 214. ISBN 3-928983-98-X |isbn= incorrecto (ayuda). 
  294. Marjorie Bryer Introduction: Gay Rights Collection: Series 9: Gay and Lesbian Community Support and Spirit: Parts 1-3 Microformguides. 2005 Consultado el 19-11-2009.
  295. Nace la primera revista española de lesbianas Gaceta de prensa. 01-12-2004. Consultado el 19-11-2009.

Bibliografía[editar]

  • Adam, Barry (1987). The Rise of a Gay and Lesbian Movement, G. K. Hall & Co. ISBN 0-8057-9714-9
  • Aldrich, Robert, ed. (2006). Gay Life and Culture: A World History, Thames & Hudson, Ltd. ISBN 0-7893-1511-4
  • AA.VV. (1997). Sternweiler, Andreas; Hannesen, Hans Gerhard, ed. Goodbye to Berlin? 100 Jahre Schwulenbewegung (en alemán). Berlín: Verlag Rosa Winkel. ISBN 3-86149-062-5. 
  • Berube, Allan (1990). Coming Out Under Fire: The History of Gay Men and Women in World War II, The Free Press. ISBN 0-7432-1071-9
  • Bremmer, Jan (ed.) (1989). From Sappho to de Sade: Moments in the History of Sexuality, Routledge. ISBN 0-415-02089-1
  • Brenshoff, Harry, Griffin, Sean (2006). Queer Images: A History of Gay and Lesbian Film in America, Rowman & Littlefield Publishers, Inc. ISBN 0-7425-1971-6
  • Castle, Terry, ed. (2003). The Literature of Lesbianism: A Historical Anthology from Ariosto to Stonewall, Columbia University Press. ISBN 0-231-12510-0
  • Crompton, Louis (2006). Homosexuality & Civilization. Cambridge y Londres: Belknap. 0-674-02233-5. 
  • Cuarón, Beatriz Garza; Chang-Rodríguez, Raquel (2002). Historia de la literatura mexicana: desde sus orígenes hasta nuestros días. Siglo XXI. p. 752. ISBN 968-23-2404-1. 
  • Doan, Laura (2001). Fashioning Sapphism: The Origins of a Modern English Lesbian Culture, Columbia University Press. ISBN 0-231-11007-3
  • Edsall, Nicholas (2003). Toward Stonewall: Homosexuality and Society in the Modern Western World, University of Virginia Press. ISBN 0-8139-2211-9
  • Faderman, Lillian (1981). Surpassing the Love of Men: Romantic Friendship and Love Between Women from the Renaissance to the Present, Quill. ISBN 0-688-00396-6
  • Faderman, Lillian (1991). Odd Girls and Twilight Lovers: A History of Lesbian Life in Twentieth Century America, Penguin Books. ISBN 0-14-017122-3
  • Feustel, Gotthard (1995). Die Geschichte der Homosexualität (en alemán). Leipzig: Albatros. ISBN 3-491-96077-0. 
  • Foster, Jeannette H. (1985). Sex Variant Women in Literature, Naiad Press. ISBN 0-930044-65-7
  • Gallo, Marcia (2006). Different Daughters: A History of the Daughters of Bilitis and the Rise of the Lesbian Rights Movement, Seal Press. ISBN 1-58005-252-5
  • Hamer, Diane, Budge, Belinda, eds. (1994). The Good, The Bad, and the Gorgeous: Popular Culture's Romance with Lesbianism, Pandora. ISBN 0-04-440910-9
  • Herrn, Rainer (1999). Anders bewegt. 100 Jahre Schwulenbewegung in Deutschland (en alemán) (Waldschlösschen edición). Hamburgo: MännerschwarmSkript Verlag. p. 80. ISBN 3-92-898378-4. 
  • Holmes, King, Sparling, P., et al., eds. (2008). Sexually Transmitted Diseases, McGraw-Hill Medical. ISBN 0-07-141748-6
  • Hite, Shere (1976). The Hite Report: A Nationwide Study on Female Sexuality , MacMillan. ISBN 0-02-551851-8
  • Institute for Sex Research (Kinsey, et al.) (1953). Sexual Behavior in the Human Female, Saunders.
  • Jennings, Rebecca (2007). A Lesbian History of Britain, Greenwood World Publishing. ISBN 1-84645-007-1
  • Katz, Jonathan (1976). Gay American History: Lesbians and Gay Men in the U.S.A. Thomas Y. Crowell Company. ISBN 0-690-01165-2
  • Martin, Del, Lyon, Phyllis (1991). Lesbian / Woman, Volcano Press. ISBN 0-912078-91-X
  • McCormick, Noami (1994). Sexual Salvation: Affirming Women's Sexual Rights and Pleasures, Praeger Publishers. ISBN 0-275-94359-3
  • Mogrovejo, Norma (2000). Un amor que se atrevió a decir su nombre. Plaza y Valdés. p. 397. ISBN 9789688567258. Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  • Mogrovejo, Norma (2004). «Relevancia de las lesbianas en América Latina: la recuperación de nuestra historia». En Drucker, Péter; Mercad, Enrique. Arco iris diferentes. Siglo XXI. p. 263. ISBN 9789682324864. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  • Murray, Stephen O. and Roscoe, Will (1997). Islamic Homosexualities: Culture, History and Literature, New York University Press. ISBN 0-8147-7468-7
  • Norton, Rictor (1997). The Myth of the Modern Homosexual: Queer History and the Search for Cultural Unity. London: Cassell. ISBN 0-304-33892-3
  • Rabinowitz, Nancy, Auanger, Lisa, eds. (2002). Among Women: From the Homosocial to the Homoerotic in the Ancient World, University of Texas Press. ISBN 0-292-77113-4
  • Rachid, María (2000). «Encuentros de Lesbianas». En Haggerty, George; Zimmerman, Bonnie. Encyclopedia of lesbian and gay histories and cultures (en inglés) 1. Taylor & Francis. p. 862. ISBN 9780815319207. Consultado el 29 de noviembre de 2009. 
  • Rothblum, Esther, Brehoney, Kathleen, eds. (1993). Boston Marriages: Romantic But Asexual Relationships Among Contemporary Lesbians, University of Massachusetts Press. ISBN 0-87023-875-2
  • Russo, Vito (1987). The Celluloid Closet: Homosexuality in the Movies, Harper & Row. ISBN 0-06-096132-5
  • Schlager, Neil, ed. (1998). Gay & Lesbian Almanac. St. James Press. ISBN 1-55862-358-2
  • Solarz, Andrea L. (ed), (1999). "Lesbian Health: Current Assessment and Directions For the Future", Committee on Lesbian Health Research Priorities, Neuroscience and Behavioral Health Program [and] Health Sciences Policy Program, Health Sciences Section, Institute of Medicine. ISBN 0-585-04728-6
  • Streitmatter, Rodger (2009). From 'Perverts' to 'Fab Five': The Media's Changing Depiction of Gay Men and Lesbians, Routledge. ISBN 0-7890-3670-3
  • Stryker, Susan (2001). Queer Pulp: Perverted Passions from the Golden Age of the Paperback, Chronicle Books, LLC. ISBN 0-8118-3020-9
  • Sullivan, Gerard, Jackson, Peter, eds. (2001). Gay and Lesbian Asia: Culture, Identity, Community, Harrington Park Press. ISBN 1-56023-146-7
  • Tamagne, Florence (2006). A history of homosexuality in Europe. Berlin, London, Paris 1919-1939 (1ª edición). Algora. p. 476. ISBN 0-87586-355-8. 
  • Tropiano, Stephen (2002). Prime Time Closet: A History of Gays and Lesbians on TV, Applause Theater and Cinema Books. ISBN 1-55783-557-8
  • Verstraete, Beert; Provencal, Vernon (eds.) (2005). Same-Sex Desire and Love in Greco-Roman Antiquity and In the Classical Tradition of the West, Harrington Park Press. ISBN 1-56023-604-3
  • Villena, Luis Antonio de (Ed.) (2002). Amores iguales. Antología de la poesía gay y lésbica. Madrid: La Esfera. 84-9734-061-2. 
  • Warner, Tom (2002). Never Going Back: A History of Queer Activism in Canada, University of Toronto Press. ISBN 0-8020-8460-5
  • Willett, Graham (2000). Living Out Loud: A History of Gay and Lesbian Activism in Australia, Allen & Unwin. ISBN 1-74115-113-9
  • Zimet, Jaye (1999). Strange Sisters: The Art of Lesbian Pulp Fiction, 1949–1969, Viking Studio. ISBN 0-14-028402-8
  • Zimmerman, Bonnie, ed (2003). Lesbian Histories and Cultures: An Encyclopedia, Garland Publishers. ISBN 0-203-48788-5

Enlaces externos[editar]