Prueba de Papanicolaou

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La prueba de Papanicolaou (llamada así en honor de Georgios Papanicolaou, médico griego que fue pionero en citología y detección temprana de cáncer), también llamada citología exfoliativa o citología vaginal, se realiza para diagnosticar el cáncer cervicouterino.

El objetivo de esta prueba consiste en encontrar los cambios de las células del cuello uterino que son precursoras del cáncer, antes de que empiecen a causar síntomas y permitiendo que los tratamientos sean eficaces. El cáncer cervicouterino es una enfermedad 90% prevenible, si la prueba de Papanicolaou se realiza regularmente. Esta prueba deben realizársela todas las mujeres que hayan iniciado su vida sexual una vez al año durante dos o tres años consecutivos, y si los resultados son negativos se repetirá cada tres a cinco años en caso de no haber factores de riesgo y hasta los 65 años. Si existen factores de riesgo para cáncer de cuello de útero (Factores hereditarios, edad, inicio a temprana edad de relaciones sexuales, infección por VPH o historia personal de ETS, tabaquismo, multiparidad, inmunodepresión o toma de anticonceptivos orales) el seguimiento tendrá que ser anual.

Análisis[editar]

Las muestras utilizadas para esta prueba se toman de tres sitios:

  • Endocérvix, que es el orificio que comunica con el útero.
  • Cérvix, que es la parte más externa del útero, y que comunica directamente con la vagina.
  • Vagina

Si el estudio se realiza durante el embarazo, la muestra no se tomará del endocérvix, sino únicamente del cuello uterino externo y la vagina.

Aunque se trata de una prueba con baja sensibilidad (50-60%) y una alta tasa de falsos negativos (30%), en muchos casos se trata de errores en la toma de muestra o del laboratorio. Puede mejorarse la técnica usando la citología en medio líquido que consiste en diluir la muestra en una solución fijada para su procesamiento (eso permite además el estudio de infección por VPH).

Si el resultado es positivo, según las circunstancias particulares y el resultado concreto de cada caso, existen diversas opciones: puede realizarse de nuevo la toma después de transcurridos seis meses o incluso realizarse un examen llamado colposcopia, que permite observar la lesión sospechosa in situ y tomar biopsia. Un profesional de la salud es quien debe orientar a la paciente, teniendo en cuenta todos los datos de la historia clínica.

La prueba de Papanicolaou es un examen barato, fácil y simple que cualquier médico o enfermera puede realizar y que contribuye eficazmente al diagnóstico precoz del cáncer del cuello uterino. La muestra obtenida debe ser analizada por médicos especializados en anatomía patológica con formación específica. Su uso ha reducido las muertes por cáncer de cérvix en más del 50%.

La irrupción de las vacunas contra el VPH podría cambiar en los próximos años las estrategias en el diagnóstico precoz del cáncer de cérvix y por tanto modificar la relevancia de esta técnica en favor de la detección de VPH.

Para obtener la muestra[editar]

La muestra no debe tomarse durante el ciclo menstrual. La paciente debe evitar el estarse aplicando óvulos por vía vaginal. En el periodo de posparto se deberá esperar de seis a ocho semanas, para dar tiempo a los cambios reparativos en el cuello del útero. En la postmenopausia, si a la primera muestra no se observaron células endocervicales, debe aplicarse una crema a base de estrógenos intravaginal como tratamiento por tres semanas; después se tomará una muestra nuevamente.

Bibliografía[editar]

  • Lacruz Pelea, César. Citología Ginecológica de Papanicolaou a Bethesda. Editorial Complutense, 2003. (ISBN 84-7491-717-4)
  • Apgar,Brotzman, Spitzer Colposcopía Principios y Práctica Editorial Mac Graw Hill, 2003 (ISBN 970-103642-5)