Prácticas sexuales lésbicas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las prácticas sexuales lésbicas pueden ser muy variadas. En este cuadro de Édouard-Henri Avril se ve un ejemplo de sexo oral entre mujeres.

Las prácticas sexuales lésbicas son muchas y muy variadas. Como la mayoría de las conductas interpersonales, cualquier expresión física de la intimidad depende del contexto de la relación, al igual que de otras influencias como las sociales y culturales.[1]

Conductas[editar]

Las investigaciones de Shere Hite, educadora sexual y feminista, pese a sus limitaciones metodológicas mostraron que "el sexo como lo definimos es una práctica cultural, no biológica", que muchas mujeres necesitan una estimulación del clítoris o externa para llegar a un orgasmo, que puede ser "sencillo de conseguir y poderoso, dada una estimulación correcta", y que la mayoría de mujeres llegaban al orgasmo más fácilmente a través de la masturbación.[1] [2]

Hite observó que una de sus sujetos experimentales había escrito que "el sexo con una mujer incluye: tocarse, besarse, sonreír, mirarse seriamente, abrazarse, hablar, penetración digital, caricias, cunnilingus, desvestirse, mordiscos suaves a veces, llorar a veces y suspirar a la vez".[3] Otras formas notables de expresiones íntimas entre lesbianas pueden ser el tribadismo, la utilización de un dildo y más raramente el anilingus.[4] [5]

Riesgos para la salud[editar]

Como otras conductas sexuales, estas actividades pueden llevar asociadas un aumento del riesgo de enfermedades de transmisión sexual y otras enfermedades patógenas.[6] El Centers for Disease Control de Estados Unidos destacó que existe muy poca información disponible sobre el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual entre mujeres.[7] Sin embargo, señalaron que patógenos como la tricomoniasis, el VIH, el virus del papiloma humano (VPH), que se ha relacionado en casi todos los casos de cáncer cervical) y la sífilis pueden contagiarse a través del contacto sexual entre mujeres.[7]

Aunque los índices de estas patologías se desconocen, un estudio mostró que el 30% de las lesbianas y mujeres bisexuales tenían un historial clínico médico en el que constaban enfermedades de transmisión sexual.[8] Esto no implica que las lesbianas sexualmente activas estén expuestas a mayores riesgos para la salud que la población general. Health Canada señaló que "la prevalencia de todos los tipos del virus del papiloma humano (los que causan cáncer y los que no) en diferentes grupos de mujeres canadienses se sitúa entre el 20%–33%" y una universidad estadounidense encontró que el 60% de las mujeres sexualmente activas fueron infectadas con el VPH en algún momento de los últimos tres años.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Hite Research, The Hite Reports: What do they say?, consultado el 27 Nov 2007
  2. University of California, Berkeley, Philip B. Stark, Statistics Tools for Internet and Classroom Instruction, consultado el 27 nov 2007
  3. Hite Research, Shere Hite, Lesbianism: Women's Sexual Expression Together, consultado el 27 nov 2007
  4. About.com, Kathy Belge with Felice Newman, Steps of Tribadism, consultado el 27 nov 2007
  5. Journal of the Gay and Lesbian Medical Association, Allison L. Diamant1, Janet Lever and Mark A. Schuster, Lesbians' Sexual Activities and Efforts to Reduce Risks for Sexually Transmitted Diseases (abstract), consultado el 27 nov 2007
  6. LesbianSTD.com, consultado el 27 nov 2007
  7. a b Centers for Disease Control, «Women Who Have Sex with Women (WSW)»., consultado el 27 Nov 2007
  8. Western Journal of Medicine, Rita Lee, Health care problems of lesbian, gay, bisexual, and transgender patients, junio 2000, consultado en nov 2007.
  9. Teach2Wait, Stephen J. Genuis, Managing the sexually transmitted disease pandemic: A time for reevaluation, consultado el 27 nov 2007